Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 33 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 33 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Similitudes con el castrismo y su herencia..

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Similitudes con el castrismo y su herencia..

Mensaje por jose gonzalez el Jue Jul 31, 2008 3:07 pm

Nicolae Ceauşescu (Scorniceşti, Rumania, 26 de enero de 1918 - Târgovişte, Rumania, 25 de diciembre de 1989), político, comunista y dictador rumano.



Biografía




Nació en la villa de Scorniceşti, Oltenia, Rumania. Según algunas versiones, mientras era empleado de un zapatero estaba vagando en una estación de ferrocaril y robó una maleta, lo que fue descubierto por la policía. La maleta resultó estar repleta de panfletos del Partido Comunista Rumano por lo que fue llevado preso a Doftana, junto con otros comunistas. Se dice que éste fue su primer contacto con el comunismo.


Fue miembro del ilegal Partido Comunista Rumano (PCR) en el período anterior a la Segunda Guerra Mundial. Ceauşescu estuvo preso entre 1936 y 1940 por sus actividades. Después de la guerra, cuando Rumania empezó a caer bajo la influencia soviética, Ceauşescu ejerció como secretario de la Unión de Juventudes Comunistas (1944-45). Después de que los comunistas tomaron el poder en Rumania en 1947, asumió el cargo de ministro de Agricultura y después sirvió como ministro subrogante de las Fuerzas Armadas en el gobierno leninista de Gheorghe Gheorghiu-Dej. Ceauşescu eventualmente ascendió hasta la segunda posición en la jerarquía del Partido.


Con la muerte de Gheorghiu-Dej en marzo de 1965, Ceauşescu se convirtió en líder del PCR y en 1967 llegó a la presidencia del Consejo del Estado. Rápidamente se convirtió en una figura popular, gracias a su política independiente, que desafiaba la supremacía de la Unión Soviética en el país.

En los años 1960 terminó con la participación activa de Rumania en la alianza militar del Pacto de Varsovia, destacando su condena a la invasión de Checoslovaquia en 1968. En 1974 Ceauşescu se convirtió en presidente de Rumanía, manteniendo su posición independiente en las relaciones internacionales. Por ello, en 1984, su país fue uno de los dos países pertenecientes al eje comunista que participaron en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984. Además, el país fue el primero del bloque del este en tener relaciones oficiales con la Comunidad Europea.


Sin embargo, Ceauşescu rehusó realizar reformas liberales. La evolución de su régimen siguió la ruta leninista impuesta por Gheorghiu-Dej. Su oposición al control soviético fue mayormente determinado por su falta de voluntad de cambiar su política estalinista. La policía secreta rumana (Securitate), mantuvo un firme control sobre la libertad de expresión y los medios de comunicación y no toleró la existencia alguna de oposición. Esto se intensificó en los años 1980.


Para pagar la deuda externa acumulada producto de la industrialización acelerada en la década anterior, ordenó la exportación de gran parte de la producción agrícola e industrial del país. El resultado fue la escasez de comida, energía y medicamentos, que provocó que la vida diaria de los rumanos fuera una lucha por la supervivencia. Ceauşescu además instituyó un culto a su persona, dándose a sí mismo el título de Conducator, teniendo incluso un cetro hecho para él como presidente. También múltiples miembros de su familia tuvieron importantes posiciones en su gobierno, como su mujer Elena Ceauşescu.


En 1978 Ion Mihai Pacepa, un experimentado miembro del Securitate, desertó a Estados Unidos, lo que fue un duro golpe para el régimen y lo llevó a rediseñar la arquitectura de la policía secreta. El libro de Pacepa, Horizontes rojos: Crónicas de un espía comunista (1986), señala que el régimen de Ceauşescu colaboró con terroristas árabes y realizó espionaje a industrias de países occidentales.Empezando en 1972, Ceauşescu instituyó un programa de sistematización, que fue promulgado como una forma de construir una «sociedad socialista desarrollada multilateral». El programa de demolición, construcción y reubicación empezó en las zonas rurales, terminando con el intento de remodelar completamente la capital. Un quinto de las construcciones de Bucarest, incluyendo iglesias y edificios históricos, fueron demolidos, y reemplazados por edificaciones que seguían el estilo personalista del régimen. Mucha gente murió durante la construcción del Palacio del Pueblo (Casa Poporului), en Bucarest, el que actualmente ocupa el Parlamento y que es el segundo edificio más grande del mundo, después del Pentágono. También planificó la demolición de múltiples villas para mover a sus habitantes a edificios de bloques en las ciudades, como parte de su programa de urbanización e industrialización.


LA SECURITATE:LA STASI RUMANA

Para sobrevivir 24 años al frente del partido comunista -21 de ellos como presidente de Rumanía- Nicolae Ceaucescu impuso un régimen de terror. El principal brazo ejecutor de ese régimen fue la Securitate, una policía secreta que llegó a superar en brutalidad y número de agentes e informadores a la mismísima Stasi, la temida agencia de espionaje de la República Democrática Alemana.

El director de esa bestia durante la mayor parte del régimen, Nicolae Andruta Ceaucescu, teniente general en la reserva y hermano del dictador, falleció el jueves de cáncer de hígado en el Hospital Titán de Bucarest. Llevaba casi seis años sobreviviendo a la cirrosis y a la diabetes en ese y en otros hospitales rumanos.

En 1990, Nicolae Andruta Ceaucescu fue condenado por el Tribunal Supremo de Rumanía a 15 años de cárcel como «cómplice en el genocidio» del régimen de su hermano. Fue acusado de ordenar la muerte de centenares de personas en la revuelta popular que acabó con el caudillo y su esposa Elena. Varios testigos le acusaron de haber disparado personalmente contra los manifestantes en la plaza de la Universidad el 21 de diciembre de 1989.


Al menos uno de cada 50 rumanos trabajó para la Securitate, la policía política comunista. La colaboración iba desde prestar su casa para reuniones entre informantes y agentes hasta quienes denunciaban y perseguían sistemáticamente a sus conciudadanos. Podrían ser muchos más, hasta un informante por cada 23 ciudadanos Los archivos que guardan esos secretos fueron abiertos en 2001 y revelan la relación entre la dictadura de Nicolae Ceausescu y la elite que hoy reina política y económicamente en Rumania.Debido a esto hay un fuerte lobby en Rumania para impedir que se revelen dichos archivos,dado que muchos ex-agentes de la Securitate,tienen importantes cargos en empresas,o bien reciben generosas pensiones del Estado,e incluso tienen carreras políticas.

Mientras los miembros de la nomenclatura "sufren" porque se revele su pasado, las víctimas del comunismo padecen la falta de justicia, un proceso lento que cuando se da es a cuentagotas. La familia Tacu es un caso paradigmático. Alexander (Iasi, 1931) fue preso político durante la década de los 50 y posteriormente fue tachado de disidente y vigilado por la Securitate hasta el 21 de diciembre de 1989. Su hija Alina fue espiada por sus compañeros de clase desde que tenía 15 años. Su otro hijo, Malin, fue asesinado por la Securitate cuando apenas tenía 17 años. El jueves pasado se cumplió su vigésimo aniversario luctuoso.

Alexander Tacu demandó al Gobierno rumano hace tres años por los daños que sufrió durante la dictadura. Exigía una compensación de tres millones de euros y el tribunal de primera instancia aceptó, en septiembre de 2004, resarcirle con 100.000 euros. El Gobierno, sin embargo, recurrió la sentencia por considerar que el delito había prescrito y "por miedo a sentar un precedente jurídico que abriese la puerta a demandas de otras víctimas que costarían millones de euros al Gobierno", afirma la abogada de Alexander, Liliana Poenaru.

Los Tacu viven anclados al recuerdo de Malin. Un chaval inquieto que desde los 16 años mostró su inconformidad con la vida tras el telón de acero. El crimen que le costó la vida fue escribir a un amigo canadiense relatándole aspectos no tan idílicos de la Rumania de Ceausescu. Además, solicitó asilo político a las embajadas de Canadá y Estados Unidos. La Securitate leía toda la correspondencia de los disidentes y, obviamente, tenía pinchados los teléfonos de las embajadas occidentales.

Cuando Malin tenía 17 años fue detenido y llevado a la comisaría por dos agentes de la Securitate. Tras un interrogatorio le obligaron a beber un vaso de agua. Unas horas después volvía a casa y había olvidado el incidente... "Hasta el 21 de diciembre [de 1986]", recuerda su padre. "Ese día habíamos terminado de cenar e íbamos a ver una película cuando Malin se sintió mal. Fue al baño a vomitar y luego se desmayó", relata Alexander, sentado frente a la lápida de su hijo en el cementerio de Iasi. Malin no volvió a despertar y murió de leucemia, según uno de los tres certificados de defunción que emitió el Ministerio de Sanidad para ocultar el crimen.

"Ceausescu usaba el Servicio K de la Securitate, responsable de la contrainteligencia en el sistema penitenciario. En ocasiones liquidaba a los reos secretamente, simulando un suicidio o utilizando veneno para aparentar una muerte natural. En la primavera de 1970 el servicio K añadió a su arsenal letal sustancias radiactivas -provistas por el KGB soviético-, que generaban distintos cánceres mortales", denunció Ion Mihai Pacepa, ex director de la Securitate que desertó a EE UU, en su libro Red Horizons.

"En las semanas siguientes a la muerte de Malin, por la ciudad circulaban historias de que pertenecíamos a una secta que nos impedía ir al médico y que fue nuestra negligencia la que le costó la vida a Malin", recuerda irritada su madre, Ana.

La figura de Malin está presente en todos los rincones del piso, en un bloque de viviendas de la era soviética, que tienen frente a la Plaza Kirily de la ciudad de Iasi, a 400 kilómetros de Bucarest, cerca de la frontera con Moldavia. La mesa del comedor, que sirve también como despacho de Alexander, está presidida por un retrato de Malin y todos los expedientes que han pedido a la CNSAS desde 2001.

El Tribunal Supremo dio un duro golpe a este recuerdo el pasado 7 de diciembre cuando desechó las pruebas presentadas y determinó que el juicio debe de volver a empezar el próximo 9 de febrero. Alexander debe presentar una serie de pruebas que ningún tribunal había solicitado en los tres años de litigio. "Desafortunadamente el Tribunal Supremo está en manos de personas con una mentalidad comunista", afirmó tras conocer el fallo, pero anunció que no renunciaría a la búsqueda de justicia para su familia.

continua....

jose gonzalez
Fundador

Cantidad de mensajes : 2692
Valoración de Comentarios : 142
Puntos : 261
Fecha de inscripción : 28/08/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Similitudes con el castrismo y su herencia..

Mensaje por jose gonzalez el Jue Jul 31, 2008 3:09 pm

Las víctimas del comunismo tienen hoy una relación curiosa con su pasado. Víctimas y verdugos conviven día a día. Alexander, por ejemplo, no tiene problemas en saludar a quienes informaron sobre él si se los encuentra en la calle: "Vivo en un mundo que no puedo rechazar", explica. Después recuerda, nostálgico, que el comandante de la prisión de Onesti en la que estuvo recluido era un judío sobreviviente de Auschwitz. "No trabajábamos los domingos, nos dejaba leer libros y periódicos y en invierno estábamos exentos de trabajar
[en la construcción de una central termoeléctrica] cuando la temperatura era menor de 20 grados bajo cero".

Alexander Tacu ingresó en la lista negra de la Securitate en 1954 durante el servicio militar. Tiró su arma al suelo y le espetó al comandante: "No soy comunista, nunca lo seré y nadie en mi familia lo será jamás". Fue trasladado a un cuartel donde lo torturaron durante 28 días para que revelara quién le había entrenado para decir eso y para que delatara a más anti comunistas. "El día 29 no me pegaron y me asusté mucho. Los golpes se habían vuelto mi día a día, lo que le daba sentido a mi vida y la falta de palizas me desconcertaba", recuerda. La respuesta vino pronto y fue trasladado a una de las 350 prisiones políticas que llegaron a operar en los años dorados del comunismo.

"El odio contra el comunismo mantiene mi espíritu joven", señala al recordar aquellos tiempos. Después se queda pensando y remata: "Solo me arrepiento de no ser joven otra vez para ir a una prisión como Onesti". Su hija, preocupada, aclara: "El síndrome de Estocolmo es muy común entre los ex presos políticos".

Los rumanos son testigos de una cacería de brujas mediática que salpica incluso a quienes parecían limpios. El caso más paradigmático es el de Mona Musca. Profesora universitaria en la década de los setenta, que durante la transición se consolidó como una de las políticas con más credibilidad del país. Musca impulsó sin éxito la apertura de los archivos y la aprobación de leyes que impidieran a los colaboradores de la Securitate acceder al poder. El CNSAS publicó en septiembre pasado su ficha de colaboración con la policía secreta.

"Es sólo una ficha técnica. En la universidad estaba en contacto con extranjeros y por ley debíamos de informar a las autoridades", argumenta Musca en su oficina del Parlamento

Veintitrés kilómetros de archivos duermen en Popesti Lerodeni, a 45 minutos de Bucarest, y traen de cabeza a la sociedad rumana. El Consejo Nacional para el Estudio de los Archivos de la Securitate (CNSAS, por sus siglas en rumano) carece de medios para acoger los archivos que llegarán el 31 de diciembre. "Hay 60.000 peticiones de información prioritarias que tenemos que resolver", explica Cazimir Ionescu, portavoz del CNSAS. Trabajan 200 personas aunque en enero contratarán a 100 más. "Ahora tenemos dos trabajadores por escritorio. Si vienen 100 más sólo caben en el techo".

La Stasi, policía secreta de Alemania oriental, legó 188 kilómetros de archivos de una población de 14,5 millones. De la Securitate que vigilaba a una población de 23 millones de habitantes, apenas se han entregado 20 kilómetros de expedientes, a falta de lo que reciban en los próximos días. Los empleados del CNSAS están ansiosos porque no saben qué recibirán ni dónde lo guardarán.

Torturados y torturadores


Golpes, descargas eléctricas, ejecuciones, inmovilización en posturas incómodas, comida insuficiente, abusos sexuales..., la lista de formas de tortura que empleaban los oficiales de la Securitate es larga. Pero quizás el episodio más macabro se produjo en la cárcel de Pitesti, donde se puso en marcha en los años cincuenta el experimento Pitesti, que consistía en reeducar a los enemigos del comunismo a base de torturarlos para que torturaran a sus compañeros.
"Era muy joven, tenía 20 años, y fue muy difícil; sólo nos daban cereales con gusanos para comer", recuerda Lazar Stelian, de 75 años, que acabó en uno de los 72 campos de trabajos forzosos que instaló la dictadura por crear una asociación anticomunista. "Pensábamos que vendrían los americanos a liberarnos, pero no vinieron", se lamenta. En realidad, entre 1945 y 1989 el país fue un gran campo de concentración (además de los campos de trabajo, se registraron en esos años 61 locales de interrogatorio, 44 cárceles, 63 centros de deportación)EL FIN

Las imágenes de la ejecución sumarísima del matrimonio Ceaucescu, el 25 de diciembre de 1989, son, junto con las de la caída del Muro, las que más impactaron a la opinión pública mundial.

La Rumania comunista fue el país de la gran mentira. Su no participación en el aplastamiento de la Primavera de Praga junto con las tropas del Pacto de Varsovia, fue una de las muchas patrañas inventadas por Nicolae Ceaucescu para mantener su halo de santidad ante un Occidente rico y vigilante.

El conducator, que nunca pasó de ser un oscuro apparatchik comunista, también se inventó un pasado de heróico resistente antifascista.

El supuesto pacifismo de Ceaucescu, su alejamiento de la órbita soviética, el acercamiento a China y las buenas relaciones con Israel, le valieron a Rumania sustanciosas ayudas económicas de EEUU. Estas ayudaron a aplazar el hundimiento de la ineficiente economía rumana que amenazaba con barrer su reinado.
Todo ello no evitó que, en diciembre de 1989, un engaño, una inexistente matanza de miles de civiles inocentes en la localidad de Timisoara, provocara un levantamiento popular, aprovechando una de las manifestaciones de adhesión convocadas por el régimen. La lucha se extendió a las calles de Bucarest y esta vez los muertos fueron reales. Los Ceaucescu, entre ellos.
Existen rumores de que esto fue un montaje que pudo ser orquestado tanto por la URSS como por EEUU.

LO QUE DEJO CEAUCESCU

Rumania es hoy día uno de los países mas pobres de Europa.Al fin de la Era Ceaucescu,existió una sobrepoblación ,causada por un maquiavélico plan de planificación familiar impuesto desde el régimen,mediante el cual a cada familia rumana se le exigía tener 4 hijos como mínimo "como deber patriótico".A raiz de estó y de la crisis económica ,que se produjó una vez que cesaron las ayudas económicas,aumentó la cantidad de niños en orfanatos,y los abortos clandestinos.El SIDA es otro del los fragelos que afecta al país .El régimen criminalmente negaba la existencia de SIDA en el país.Después del Golpe de Estado,se supo que por lo menos 1000 de los niños que se encontraban en orfanatos tenía el virus VIH.
A todo esto se agregan la falta de material médico mínimamente actual y la desnutrición que padece buena parte de la población infantil según un portavoz de Médicos Sin Fronteras.-

tomado de El Opositor

jose gonzalez
Fundador

Cantidad de mensajes : 2692
Valoración de Comentarios : 142
Puntos : 261
Fecha de inscripción : 28/08/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Similitudes con el castrismo y su herencia..

Mensaje por Invitado el Jue Jul 31, 2008 9:48 pm

Gracias Jose,por compartir informacion.....


Lo unico que resta,es decir...Dios los cria y el diablo los junta..

Esperemos que el dia que tengamos libertad,la Isla no sea una segunda Rumania,llena de delincuentes y pobresa,algunos lugares no logran recuperar la buena forma,despues de un "terremoto comunista"

Un abrazo,Sandra

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Similitudes con el castrismo y su herencia..

Mensaje por PLACETA el Jue Jul 31, 2008 10:27 pm

Yo recuerdo que en los 80, mas o menos 82, yo estudiaba en la frontera con Rumania, en la parte que divide el hermoso Rio Danubio, lo que se contaba de Rumania era atroz y fijence que lo contaban los ucranianos, no habia señal de tv solo los domingos en la mañana pero antes el carnicero se dirigia a sus esclavos, despues ponian algunos muñequitos muy antiguos, norteamericanos eso si y algunas peliculas, rumanas claro esta, todo en blanco y negro, a menudo se encontraban algunos que cruzaban la frontera medio ilegal para comprar cosas, en muy mal estado, zapatos rotos etc, esto lo vi yo, no me lo contaron, a la gente se le podia notar el miedo en la cara. Saludos

PLACETA
VIP

Cantidad de mensajes : 5781
Edad : 57
Valoración de Comentarios : 1111
Puntos : 3420
Fecha de inscripción : 07/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Similitudes con el castrismo y su herencia..

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:34 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.