Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 34 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 34 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

“””CUBA, EL COSTO DE SU REVOLUCION. (LOS SINDICATOS)”””

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“””CUBA, EL COSTO DE SU REVOLUCION. (LOS SINDICATOS)”””

Mensaje por EstebanCL el Lun Jul 28, 2008 10:02 am

“””CUBA, EL COSTO DE SU REVOLUCION. (LOS SINDICATOS)”””



”Es decir que si quieren que la Revolución, el Gobierno Revolucionario tenga confianza en la organización de los trabajadores, la barrida tiene que ser completa” (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES)… Fidel Castro 21 de Nov. De 1959 en el teatro de la CTC.



La historia de lucha del movimiento sindical cubano además de rica es muy extensa, tiene sus primeras manifestaciones cuando Cuba era colonia española y alcanza su máxima expresión una vez obtenida la independencia. En la década de los cincuenta aparece una mancha negra en su expediente que logra crear divisiones en su seno, sin embargo, su corto período de tiempo no logra eclipsar su brillante trayectoria.

Debe suponerse que la unión de los trabajadores en torno a una organización creada por ellos, haya tenido como fines la defensa de los intereses de la clase trabajadora y fiel exponente de sus demandas. Casi siempre encaminadas a mejoras salariales, jornadas de ocho horas de trabajo, buenas condiciones laborales, trato humanizado por parte de los empleadores, etc. Valiéndose de diferentes armas, los trabajadores han logrado parte de sus objetivos, unas veces por medio de arbitraje y otras, utilizando mecanismos de presión y fuerza conocidos, hablemos de brazos caídos, huelgas, manifestaciones y en último caso la violencia.

A pesar de los gobiernos corruptos existentes en la historia de nuestra república, la C.T.C (Confederación de Trabajadores de Cuba) logró poderío y supo traer a su seno a la mayoría de los sindicatos existentes en la isla. Varios de sus líderes gozaron de reputación y respeto dentro de la clase obrera y se destacaron por sus valientes posiciones, pagando incluso con el precio de sus vidas aquellos ejemplares liderazgos.



No tiene como objetivo realizar un estudio histórico sobre el movimiento sindical cubano el trabajo que hoy les traigo, mi propósito es hablar del actual sindicato, el creado a partir de la llegada de la revolución. Para nadie es un secreto los intereses manifiestos del comunismo internacional en convertir a los sindicatos en una organización con su tendencia política, enmascarados como defensores de la clase obrera, pero buscando el objetivo que siempre han perseguido, el apoyo de esa parte tan importante de cualquier sociedad. En Cuba, este detalle aparece reflejado en varias partes de la historia del movimiento sindical criollo, las labores de penetración ideológica de los comunistas al movimiento obrero, tiene sus orígenes mucho antes de la llegada de Castro al poder, uno de sus más destacados exponentes lo fue el polaco Fabio Grobart, cumpliendo órdenes de los “comunistas” de su tiempo.



Castro, una persona con destacadas dotes para la manipulación oportuna, fue quien le dio el tiro de gracia al movimiento sindicalista cubano. Participa con un discurso en la apertura del X Congreso de la CTC el 18 Noviembre del 1959, acción que no había realizado gobernante alguno hasta la fecha. Tres días después y alertado sobre las contradicciones que existieron en aquel congreso, Castro retorna y ofrece un discurso de clausura donde aniquila a todos sus adversarios con un discurso de corte populista y amenazador.

…Los que estén de acuerdo conque sea el compañero David Salvador (LOS COMPAÑEROS LEVANTAN LAS MANOS). Yo quisiera que se compruebe si es por unanimidad el acuerdo o es por mayoría.

- Compañeros: Hay la proposición del voto de confianza a David Salvador.

-Un momento, compañeros. Siéntense todos. Que levanten la mano los que estén de acuerdo con el voto de confianza, levantando la tarjeta azul (LOS COMPAÑEROS LEVANTAN LAS MANOS)…

Esto ocurrió en aquel congreso mientras Fidel les dirigía un discurso, quedó elegido el nuevo líder sindical cubano por el método de “manos alzadas”. La jugada realizada puede considerarse magistral, casi perfecta. Pocos años después él sería el único elector, quita y pone a los líderes sindicales a su antojo.

A nivel de base el “partido” elige quién ocupará la plaza de secretario del sindicato, como es obvio, debe ser un militante de esa organización. Posteriormente se le baja una orientación a las organizaciones subordinadas a ellos, me refiero a la UJC y FMC donde se les ordena votar por la persona seleccionada. En la asamblea del centro de trabajo, uno de sus militantes hace la proposición que inmediatamente es apoyada por el resto de la militancia. Situación que es aceptada por el resto de los trabajadores por indiferencia, miedo, etc.

¿Qué es el sindicato cubano en la actualidad? Solo existe una respuesta, un órgano gubernamental utilizado para reprimir a los trabajadores, una maquinaria al servicio del gobierno y el partido, una fuente de información para los órganos de seguridad del estado, un policía vestido de civil. Cuba fue convertida en uno de los pocos lugares del mundo donde el obrero es “obligado” a pagar a sus verdugos..

El actual y sometido sindicato, se ha comportado como cómplice directo de la dictadura cubana y coautor de cuantas medidas se impusieron en contra de la clase obrera. Han sido ellos los principales promotores o vehículos utilizados en la supresión de logros alcanzados por los trabajadores al precio de innumerables sacrificios y batallas. Fue el actual sindicato “revolucionario” quien llevó a efecto la eliminación de las horas extras, horas extras pesadas, nocturnidad, escalafón, antigüedad y otras de las ventajas logradas por los trabajadores cubanos antes de 1959.

Hundidos en la miseria durante medio siglo, muchos artículos de primera necesidad incluyendo la vivienda, eran repartidos por “méritos laborales” de acuerdo a un programa establecido por el gobierno y en apariencias creado por el sindicato. Poco importaban las condiciones infrahumanas en la que pudiera vivir una familia cubana para optar por uno u otro de esos artículos. Se premiaba la incondicionalidad al sistema y se condenaba a otros infelices por los supuestos errores de sus padres, convirtiendo de esa forma a la “revolución” en una fábrica de producción continua de enemigos. Para los cubanos no es secreto alguno la enajenación y aberración experimentada en aquellas asambleas donde se discutía el derecho a comprar un efecto eléctrico, una vivienda o sencillamente un descanso en una base de campismo. Todos los aspirantes terminaban como enemigos en aquellas degradantes asambleas donde salían a la luz trapos sucios ajenos a la vida laboral, material de difamación para una demanda judicial en cualquier país civilizado del mundo.

Durante medio siglo Castro ha quitado y colocado a los dirigentes sindicales conforme a sus caprichos e intereses. Ellos, la máxima dirigencia de la clase obrera cubana, ha formado parte de la élite del gobierno con todos los privilegios comprendidos a ese nivel. Nunca se ha encontrado tan desamparada la clase obrera cubana y por mucho que se acuda a la figura de Mujal cuando se hace referencia a traiciones, las posiciones serviles asumidas por la dirigencia del movimiento sindical cubano a partir de 1959, comenzando por el fundador de la CTC y me refiero a Lázaro Peña, estremecerían las tumbas de Jesús Menéndez, Aracelio Iglesias, Margarito Iglesias y todos aquellos valientes hombres, recordados con admiración por los viejos trabajadores cubanos.

La pérdida de esa larga historia de lucha de nuestros movimientos sindicales, su actual pasividad y complicidad con el régimen, es otro de los altos precios pagados por los cubanos en esa loca aventura llamada “revolución”.



… De ahí la importancia del aparato, porque si el aparato no fuera importante no habría ocurrido lo que ocurrió en estos siete años, que en los obreros había una tremenda inconformidad y, sin embargo, los obreros no podían hacer absolutamente nada porque el aparato estaba al servicio de la tiranía… Fidel Castro, 21 de Nov. De 1959. Discurso de clausura del X Congreso de la CTC.



¡Hummm! Los obreros llevan cincuenta años sin poder hacer absolutamente nada, el aparato se rompió.









Esteban Casañas Lostal.

Montreal..Canadá.

2008-07-19

Y si tenéis por rey a un déspota, deberéis destronarlo, pero comprobad que el trono que erigiera en vuestro interior ha sido antes destruido.
Jalil Gibrán.

Otros trabajos pueden encontrarse en las sig. direcciones:


http://www.conexioncubana.net/
http://www.conexioncubana.net/blogs/esteban/
http://www.conexioncubana.net/blogs/escorado/

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.