Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 48 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 48 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

CUBA Y MIAMI: LA AMARGURA Y LA TRISTEZA DE PERDER ALLA;EL UTRAJE Y LA IMPOTENCIA DE PERDER AQUI.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CUBA Y MIAMI: LA AMARGURA Y LA TRISTEZA DE PERDER ALLA;EL UTRAJE Y LA IMPOTENCIA DE PERDER AQUI.

Mensaje por Ricardo_333 el Miér Jul 09, 2008 12:42 am

CUBA Y MIAMI: LA AMARGURA Y LA TRISTEZA DE PERDER ALLÁ;
EL ULTRAJE Y LA IMPOTENCIA DE PERDER AQUÍ.


Por Diego Trinidad III, Ph.D. (Primera parte)

Esto no le va a gustar a casi nadie. Pero es la conclusión final y lógica de un proceso que lleva ya varios años andando y que está a punto de cristalizar en el peor de los resultados para los cubanos de aquí y de allá que llevamos casi cincuenta años soñando con reconstruir a Cuba como siempre debió ser, como una república ejemplar y próspera, donde el imperio de la ley y la justicia bajo un estado de derecho, y la libertad de la nación y de todos los cubanos brillara por todos los tiempos.

El año pasado, en un artículo titulado “Cuba, su Futuro y su Libertad: Negros como Alas de Totí”, visualizando un futuro tétrico para nuestra pobre patria, dejé espacio para una leve esperanza: que una buena parte de la cúspide gobernante decidiera abandonar el barco que se hundía para salvar las grandes fortunas robadas durante medio siglo y dejar que otros con más sentido común—o más deseos de convertirse en la nueva nomenklatura—tomaran el control del gobierno, y quizás se produjeran los cambios necesarios para, con mayor o menor rapidez, lograr la anhelada libertad. Este año, después de las “elecciones” del 24 de febrero, en otro artículo titulado “Felicidades al Exilio Histórico”, solamente pude ya prever un final peor, antes de poder lograr uno mejor: que la “caldera de presión” creada por las medidas tomadas por el “nuevo” gobierno oficialmente encabezado por la bestia menor, Raúl Castro, explotara estrepitosamente en un Gotterdamerung sangriento y limpiador que permitiera que se hiciera justicia y se saldaran cuentas antes de comenzar una reconstrucción sobre buenas bases. Pero ahora confieso que ya no veo ni un ápice de esperanza para el futuro de una Cuba libre.

¿Qué ha pasado es estos cinco meses para que se disipara toda esperanza sobre el futuro de Cuba y su libertad? Nada. No ha pasado nada. Y ese es uno de los grandes problemas. Pero si han habido cambios internos en Cuba. El “hermanísimo” ha consolidado completamente su poder y su control sobre el gobierno. Todos los hombres de la “vieja guardia” que lo rodean son incondicionales de casi una vida. Y aparentemente todos se han convencido de que únicamente cerrando filas en torno a la bestia menor, solo así pueden salvarse y seguir aferrados al poder. Evidentemente no estamos aquí lidiando con personas racionales que quizás pudieran ver las cosas de manera mas realista y por fin, ya afianzados en el poder, ensayar algunas aperturas importantes, siquiera por sobrevivir económicamente, puesto que de la manera que han decidido “jugársela”, las probabilidades son enormes que Cuba nunca saldrá del atascadero en que se encuentra. Pero esta gentuza es simplemente incapaz de reaccionar como personas pensantes. Su único afán es aferrarse al poder. Ya bien los ha descrito el amigo economista cubanoamericano Jorge Sanguinetty como piratas y mafiosos, más que como dirigentes políticos inteligentes y efectivos. Excepto que hasta los piratas y especialmente los mafiosos tienen mas sentido común que la nomenklatura cubana.

Ahora bien. ¿Tiene esa cúpula—de la manera que ellos lo ven—algunas posibilidades de seguir, aunque malamente, a flote, apoyados, como por medio siglo, en las espaldas colectivas del pueblo cubano? Sí, ¿pero cómo? Primero, están apostando a que el embargo económico se levante el próximo año. Con las mayores esperanzas puestas en el triunfo del candidato del Partido Demócrata (lo que demuestra una vez más la abismal ignorancia del sistema político americano en las altas esferas cubana, pues aunque es verdad que por medio siglo han manipulado muy habilidosamente la política americana hacia Cuba, manipular no es conocer, y ocasionalmente ese desconocimiento les ha traído grandes fracasos), consideran seguro el venidero levantamiento del embargo. Yo también, excepto que creo sería mas fácil para John McCain lograr ese tremendo cambio. De todas maneras, el embargo es inconsecuente y nunca se ha aplicado debidamente. Pero lo que en realidad quieren los dirigentes cubanos—y muchos “mercachifles”, como los bautizó Roberto Luque Escalona hace tiempo, tanto americanos como cubanoamericanos de Miami, es más importante que levantar el embargo económico. Necesitan conseguir que los bancos y organismos financieros, americanos e internacionales, garanticen y financien el comercio con Cuba. Así es como piensan compartir el “botín” cubano y todos enriquecerse. Y repito, puede que el año próximo al fin lo logren. Aunque la alianza “anti-embargo” forjada por la delegación cubanoamericana en el Congreso de EU es extraordinariamente fuerte, nadie contaba con el factor X en la ecuación: el alza en el precio del petróleo. Las presiones que tendrá que enfrentar el nuevo Congreso, casi seguro más firmemente en manos Demócratas, para levantar el embargo por razones económicas, serán muy fuertes. Y el nuevo Presidente, quien sea, aunque quisiera vetar el levantamiento, difícilmente lo conseguiría.



Pero aun si el embargo no se levanta, ya Cuba no necesita esas potenciales nuevas fuentes de ingreso. El excedente del petróleo enviado gratis por el mono presidente venezolano, más conocido como Hugo Chávez, el cual Cuba vende a exorbitantes precios en el mercado mundial, le dan una enorme y segura fuente de ingreso. De mucha mayor importancia son los ingresos provenientes de las “remesas” enviadas a la isla por los cubanos residentes en el exterior, principalmente EU, calculadas en mas de $1 billón ($1000 millones en terminología española) al año y quizás la mayor fuente de ingresos para el régimen. Ingresos por este concepto, lejos de cesar, sin duda aumentará substancialmente el año próximo, gane quien gane. Igualmente las entradas por concepto de “viajes familiares” aumentarán también, ya que esas dos son de las pocas políticas en que los dos candidatos presidenciales están de acuerdo: en “liberalizar” los viajes de “familiares” (léase primos terceros) a Cuba y permitir el aumento de esas remesas. Además, muy importante es el papel que ya, según el conocido analista local y buen amigo, Jesús Marzo Fernández, está jugando Brasil como el más notable socio comercial de Cuba, sobre todo en las futuras relaciones entre Cuba y EU. Y no olvidemos las inversiones y asesoramientos de capitales brasileros en la que potencialmente será la mayor fuente de ingresos futuros para Cuba: el etanol destilado de la caña de azúcar. Finalmente, Cuba ni siquiera necesitará tanto de Venezuela y su petróleo. Raúl Castro no tiene buenas relaciones con Chávez y preferiría aminorar las conexiones comerciales, previendo además la posible caída del régimen venezolano. Cuba tiene, potencialmente, más y mejor petróleo que Venezuela y quizás su comercialización está a cinco años vista. Nuevas relaciones establecidas con Angola, Irán y Rusia (sí, Rusia otra vez) para obviar la prevista disminución del petróleo venezolano, más las grandes inversiones de China en la isla, otro de los nuevos socios comerciales, apuntan a una estabilización económica del régimen, lo cual debe hacer posible algún incremento en la comida disponible para el pueblo. Algunas otras mejoras cosméticas que hagan pensar que hay un poco mas de “libertad” en el sistema político, son perfectamente factibles y hasta probables. La liberación de unos pocos presos políticos siempre es una apuesta segura para atraer apoyo en la Unión Europea y conseguir más ayuda económica. En fin, solo se ven apuntalamientos para el régimen por doquier.



Con la sociedad incipiente entre “mercachifles” cubanoamericanos y el estable control político a seguir siendo ejercido por la cúpula raulista ¿Qué razón hay para sentirse optimista en referencia a la tan anhelada transición hacia la libertad política y económica en Cuba? Ninguna. Todo lo contrario. Otro medio siglo casi igual al que ya pasó es la probabilidad. Después de todo, este escenario, como ha sido presentado por el celebre economista cubanoamericano y también buen amigo, el profesor Antonio Jorge(foto arriba, a la izquierda), ya hace varios años, es exactamente lo que ha sucedido en los países de la antigua Asia Oriental Soviética, tales como Kazakhstan. Antonio considera que en Cuba la situación será parecida. O sea, un enquilosamiento económico de casi cero crecimiento económico y un régimen político casi tan totalitario y despótico como bajo el desaparecido sistema comunista. Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami, otro amigo de cuarenta años, concuerda con este penoso escenario para la Cuba de un futuro a décadas por venir, excepto que Jaime no está tan seguro del levantamiento del embargo, el cual como ya mencionamos es relativamente inconsecuente de no conseguirse el crédito, financiamiento y garantías bancarias que el régimen espera y necesita. Como bien lleva Jaime señalando por mucho tiempo, sin cambios políticos no puede haber ninguna apertura económica. Y el régimen raulista no se puede dar el lujo de ofrecer esos necesarios cambios políticos por temor a perder el control del poder. Por consiguiente que se puede esperar? Más de lo mismo por muchos años mas.

¿Qué le queda por hacer al Exilio Histórico de Miami ante esta trágica, amarga y triste situación? Solo dos alternativas. Dejado fuera de jugar cualquier papel dentro de Cuba, sin influencia política de ninguna clase en la isla (excepto alguna con la inofensiva y minúscula oposición), solo queda tratar de influenciar, leve y sutilmente, el camino que, como ya se ha planteado será a muy largo plazo, que puedan tomar generaciones futuras en la isla. O sea, la de poco a poco tratar de educar, y esto casi seguro a larga distancia, al pueblo cubano. Enseñarle con disimulo la historia verdadera de Cuba, falseada y ocultada por el régimen durante medio siglo, inculcar valores ya olvidados por muchos, quizás revivir la instrucción religiosa. En fin, una labor larga, ardua, pasiva y sin ninguna garantía de triunfo, ya que depende enteramente, como siempre, de lo que el régimen permita hacer o no hacer a los exiliados cubanos. Para esto, obviamente, se necesita el mayor posible contacto entre el exilio y la isla. Pero, una vez más, todo depende de lo que permita el régimen. ¿Se arriesgaran a permitir esa tan anhelada (por los nuevos emigrantes y sus “compinches” cubanoamericanos en Miami) “liberalización”? Está por ver y los antecedentes no son propicios. Después de todo, cuando en 1979 los “viajes de la comunidad” se convirtieron en una potencial amenaza al régimen por el malestar social que estaban empezando a causar, fueron restringidos y luego cancelados enteramente por el régimen.

La otra alternativa es la de aceptar la realidad: que perdimos y ellos ganaron, que se perdió para siempre el sueño de reconstruir una Cuba mejor que la que el viento se llevó en enero de 1959 y lavarse las manos y olvidarse del futuro de Cuba. No hay deshonra en aceptar la realidad. No hay falta de hombría ni de patriotismo cuando la única forma posible de hacer cambiar al régimen es la antes mencionada. Que otros tomen ese camino si quieren; yo no puedo, ni quiero aceptar esa primera opción. De manera que me lavo las manos, me olvido de la Cuba futura que, como apunta ser, no me interesa ni conocer, y prefiero entonces dedicarme a investigar el pasado y quizás llegar a saber por que pasaron las cosas como pasaron. Quizás ese legado de investigar, de buscar la verdad histórica, sea hasta más importante y eventualmente valga más que el de ser educador pasivo, para lo que no tengo el temperamento ni la inclinación. Quizás algún día generaciones futuras se den cuenta de lo que fue Cuba y por que se perdió. Pero no juzgo a otros. Es simplemente mi decisión no cooperar de ninguna manera con el régimen que por otro medio siglo creo que seguirá negándole la libertad a Cuba. (Continuará mañana, con la segunda parte de este artículo)

Ricardo_333
VIP

Cantidad de mensajes : 2776
Edad : 49
Localización : Donde menos se imaginan mis enemigos y donde saben los amigos
Valoración de Comentarios : 235
Puntos : 210
Fecha de inscripción : 04/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CUBA Y MIAMI: LA AMARGURA Y LA TRISTEZA DE PERDER ALLA;EL UTRAJE Y LA IMPOTENCIA DE PERDER AQUI.

Mensaje por Ricardo_333 el Miér Jul 09, 2008 12:44 am

CUBA Y MIAMI: LA AMARGURA Y LA TRISTEZA DE PERDER ALLÁ;
EL ULTRAJE Y LA IMPOTENCIA DE PERDER AQUÍ.


Por Diego Trinidad III, Ph.D. (Segunda y última parte)



Ahora pasemos a la realidad de Miami. Hace unas noches, viendo el bochornoso espectáculo de cientos de cubanos en el aeropuerto de Miami, cargados de bultos gigantescos, como mercaderes árabes de la antiguas caravanas en el Medio Oriente, y esperando pacientemente, pero protestando airosamente, en largas “colas” para abordar otro de esos viajes “familiares”, los cuales de pronto se vieron amenazados por una nueva ley estatal patrocinada por el Representante David Rivera, fue que decidí escribir este trabajo. Me dije, ya basta. Alguien se tiene que atrever a condenar públicamente tanto descaro, tanta desfachatez. Además, hace algunas semanas supe de las nuevas estadísticas avanzadas por Andy Gómez, también de ICCAS, quien encontró que por primera vez, los cubanos llegados a Miami desde 1990 constituyen hoy en día la mayoría en nuestra comunidad: el 51%. Las consecuencias de este sorprendente hecho pueden ser catastróficas para el Exilio Histórico. Aunque muchos no sean todavía ciudadanos de EU y votantes registrados, estos emigrantes cubanos (sí, emigrantes, como los bautizó el traidor gobierno de Bill Clinton y lo que por años me repugnó) tienen ya un notable peso político en la comunidad del sur de la Florida. Y las ideas políticas de estos emigrantes económicos (como ya bien se conoce, casi ninguno habla de libertad, pero si de viajes unificadores al año de ser recibidos como refugiados políticos y si de remesas ilimitadas a primos terceros a quienes tienen que ayudar, sin importar que la mayoría de esas remesas pasa a las arcas del gobierno de Cuba) ya son, y seguirán siendo con el paso del tiempo, muy diferentes a las del Exilio Histárico. A esta gente no le importa mucho la libertad para Cuba, nada tienen, en su mayoría, de “hermanos” nuestros—por lo menos no míos. Nacidos y crecidos en el “paraíso de los trabajadores” creado en enero de 1959 (de lo cual, por supuesto, no son culpables), estos cubanos piensan y sienten distinto a nosotros (por nosotros, léase cubanos post-1985, pues casi todos los refugiados que llegaron por Mariel se adaptaron a nuestras ideas y principios y se integraron plenamente a la comunidad en todo sentido de la palabra), hablan distinto a nosotros, no están interesados siquiera en regresar a reconstruir una Cuba nueva en el caso que fuera posible. Solo quieren salir del infierno castrista. . . para regresar de “visita” al año y un día. Se acostumbraron a “resolver” (léase a robar) casi desde que tuvieron uso de razón. Y aquí creen que resuelven “ayudando” a sus familiares allá, sin pensar ni importarles que esa “ayuda” principalmente beneficia al régimen del cual supuestamente quisieron escapar. No hay visión política futura ni para aquí ni para allá en estos emigrantes económicos. Pero amenazan con destruir todo lo que el Exilio Histórico ha logrado aquí en esta gran ciudad. Esta ciudad que en 1960 era casi una aldea que solo abría sus puertas por la temporada de invierno a turistas norteños.



Vista áerea de Miami en 1959

Esta ciudad en que desde el downtown hasta la avenida 27, subiendo por la calle 8 y la calle Flagler, se veían la mitad de los comercios y viviendas clausurados por falta de actividad económica. Esta ciudad que en dos generaciones los cubanos la hicieron a su imagen y semejanza, en el mejor sentido de la palabra. Donde el Exilio Histórico, con un trabajo y un esfuerzo titánico—y sí—patriótico, llegó a lograr, por primera vez en la historia de EU, que una minoría pudiera dominar plenamente, política y económicamente, una comunidad entera de americanos, muchos de los cuales, como detestaban a los cubanos, tuvieron ellos— los dueños!—que mudarse para el Condado de Broward. Una ciudad que, con un 10% de la población de la isla, ha producido 1000 veces más riquezas en 50 años que Cuba con la dirección de sus “genios” colectivistas y “hombres nuevos”. ¿Y ahora vamos a perder también aquí, vamos a perder también lo que se ha creado en casi el mismo tiempo que duró la República de Cuba, después de tanto esfuerzo y sacrificio? ¿O será que ya es demasiado tarde, que ya perdimos aquí también?

Este es el ultraje y la frustración a que me refiero en el título del trabajo. La demográfica mencionada por Andy Gómez anteriormente no nos favorece: ya somos una minoría en la comunidad, aunque todavía mantenemos el control económico y político. Tampoco nos favorecen las tendencias que se visualizan para el futuro inmediato, ni la edad promedio de los exiliados históricos. Además, la alianza de cada vez mas políticos y empresarios cubanoamericanos del área, principalmente miembros del Partido Demócrata, con los nuevos emigrantes cubanos arribados desde 1990 es ominosa para el Exilio Histórico. ¿Hay algo que todavía podamos hacer por salvar a la única Cuba que quedará para la posteridad (o por lo menos hasta que nuestra generación desaparezca), esa “Cuba Eterna” conque mi gran amigo Pepito Sánchez Boudy sigue soñando? ¿Podemos nosotros, ahora ya una minoría en nuestra comunidad por increíble que parezca, hacer algo para proteger nuestros valores, nuestros principios históricos, nuestro control político y hasta nuestros derechos antes que las hordas de los “hombres nuevos” de Miami prevalezcan? Es posible, pero muy difícil. Si todavía existe la voluntad política de tomar difíciles y muy impopulares decisiones entre nosotros, se puede aun ganar. ¿Como? Hay que empezar por advocar, por desagradable que se nos haga, la abrogación de la Ley de Ajuste Cubano, todavía que tenemos el control político Ya no existe la mínima razón de mantener vigente esta farsa. Estos nuevos arrivistas no son—ni quieren ser—exiliados políticos. Aquí no vienen a buscar libertad, sino a “resolver”. Pues que sean tratados entonces como cualquier otro grupo de inmigrantes. Esto tendría la ventaja adicional de conseguir el apoyo y la simpatía de algunos grupos hispanos de la comunidad, quien por años han visto con malos ojos el tratamiento preferencial recibido por los emigrantes cubanos. Es necesario revocar el status legal de residentes americanos a los emigrantes cubanos llegados en los últimos cinco años. Que vuelvan a ser parolees, como por los primeros tiempos, hasta 1966, fuimos todos los cubanos en EU, deportables a Cuba por cometer cualquier delito, como lo son todos los demás inmigrantes. La residencia permanente debe ser otorgada por méritos y solo después de cinco años de permanencia en EU, durante los cuales, para viajar, incluyendo a Cuba a visitar primos terceros, necesiten pedir permisos y pasar por los tramites burocráticos comunes y corrientes para todos los demás grupos. Nótese que no se habla de prohibir viajes ni discriminar, solamente de tratar a los “nuevos cubanos” como a cualquier otro grupo inmigrante. Después de todo, en eso consiste la igualdad ante la ley, como se practica en EU. Que se acabe el trato preferencial a los nuevos cubanos emigrantes de una vez por todas. Solo de esa manera se puede postergar el tiempo que necesitan para hacerse ciudadanos americanos y votantes. Y solo así se puede evitar que oportunistas políticos cubanoamericanos puedan influenciar y controlar esos votos, votos con los cuales pretenden someter al Exilio Histórico y conseguir los “cambios” deseados por ellos y la nomenklatura raulista para la creación de la nueva sociedad cooperativista “mercachifle-raulista”, el nuevo paradigma político para todos los cubanos que desean imponernos estos grandes “líderes” de nuestra comunidad . . .y de la de allá.

Antes de terminar quiero hacer una aclaración y mencionar una posibilidad para explicar parcialmente lo que lleva ocurriendo en Miami hace varios meses. Primero, cuando me refiero a los emigrantes cubanos que son el tema del segmento anterior, de ninguna manera creo que todos los cubanos en la isla son así, como son los que llegan. Naturalmente, los emigrantes vienen de Cuba, y su llegada aquí no los transforma. Pero aun así, estoy seguro que hay en Cuba todavía muchos cubanos que si quieren la libertad para su patria. Y tampoco son los “disidentes, palabra detestable que siempre debía haber sido los opositores (desde hace muy poco comenzaron a autollamarser así: opositores); mucho menos los más conocidos lideres “disidentes”. Sé por amigos que tienen contacto directo con opositores en la isla que, sobre todo en la juventud existe un gran descontento y también un gran anhelo por conseguir más libertad (sino La Libertad, que es algo un poco distinto) de los que oprimen al pueblo hace tanto tiempo. Honorables ejemplos como el de “Antúnez” y el Dr. Darsi Ferrer, y del economista Oscar Espinosa Chepe, por mencionar solo tres nombres, son muy distintos a estos a quienes me refiero anteriormente que están haciendo tanto daño al Exilio Histórico. O sea, quedan muchos en Cuba quienes también comparten los sueños nuestros sobre un mejor futuro para Cuba.

Y es enteramente posible, por mucho que yo como historiador profesional dude de las teorías de conspiración, las cuales por supuesto han existido y existen (la mejor prueba es la conspiración más grande y exitosa de la historia: el movimiento comunista internacional), que mucho de este mal de fondo que hay en la comunidad cubana del sur de la Florida sea provocado, o por lo menos atizado, por la enorme cantidad de agentes castristas que viven entre nosotros, especialmente el peligroso trafico de inmigrantes que por meses hemos visto en el área, y el cual definitivamente cuenta con la ayuda y respaldo del gobierno cubano (más el respaldo de Buena parte del “exilio Nuevo”). Pero creo que estos agentes provocadores, en el mejor de los casos contribuyen a la situación, no son enteramente responsables de ella.

Ahora, para concluir ¿Habrá estómago, valor y voluntad política para respaldar, apoyar y finalmente adoptar estas medidas, duras, pero perfectamente justas y necesarias, en el Exilio Histórico? Esa es la pregunta y de la respuesta depende que ganemos o perdamos aquí también. Pero eso sí, que todos estemos concientes de lo que está en juego: que los únicos cubanos merecedores del nombre se salven o desaparezcan para siempre. Si la respuesta es negativa, o si aun tratando terminamos perdiendo, entonces también tendremos que aceptar esa realidad y saber perder. Pero perderemos con dignidad, con honor y con la satisfacción que dimos la pelea, que hicimos lo correcto, que cumplimos con nuestro deber. Con el favor y la ayuda de Dios, todavía nos queda, al menos aquí en el Miami que nosotros creamos, esa esperanza de prevalecer.

Ricardo_333
VIP

Cantidad de mensajes : 2776
Edad : 49
Localización : Donde menos se imaginan mis enemigos y donde saben los amigos
Valoración de Comentarios : 235
Puntos : 210
Fecha de inscripción : 04/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.