Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 18 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 18 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:02 pm

LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) - No voy a referirme al neoliberalismo y mucho menos a los barriles de petróleo que consume diariamente Estados Unidos, sino a “la compleja realidad nacional”, como denominó a nuestro país el jefe ideológico del Comité Central del Partido Comunista, durante las sesiones del reciente VIII Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba.

Para hacerlo, no me basaré en el paisaje cotidiano que veo a diario. Utilizaré la propia prensa oficialista de los últimos días que, bajo la consigna de “Más Socialismo“, está reflejando las graves complejidades actuales de nuestra sociedad.

Pese a los tiempos de paz, el régimen castrista multiplica los fusiles, pretende subir el precio al pasaporte más caro del mundo, reconoce que en la Isla decrece la población, que continúan desapareciendo cubanos en el Estrecho de Florida y sobre todo, clausura decenas de fábricas clandestinas con el decomiso de sus artículos de primera necesidad, que las fabricas estatales no producen.

Pero hay mucho más: El pasado 17 de junio el periódico Juventud Rebelde nos hizo saber que la señora Blanca Núñez, vecina de Heredia 257 en el reparto Santos Suárez, en La Habana, denunció que en su patio hay un foco de aguas albañales desde 1978, lo que ha ocasionado que hasta los cimientos de la casa hayan cedido y la cisterna de agua permanezca contaminada ¡durante treinta años! Casos como este se repiten a diario sin que el gobierno, a través de Aguas de La Habana, encuentre la solución.

¿Y qué decir de la higiene de la ciudad habanera? En Granma, órgano del Partido Comunista, se publicó esta nota: “La situación en diferentes municipios de la ciudad, con la presencia de micro vertederos y algunos no tan micro, tiene un efecto en el estado de ánimo de la población de un incalculable valor político, que comienza cuando no pocos dicen: Esto no hay quien lo arregle”.

¿Y qué decir de las decenas de miles de cubanos que suben a diario veinte pisos durante años y años? No importa si son niños o ancianos. Se trata de antiguos y modernos edificios, de propiedad estatal, cuyos ascensores norteamericanos, franceses y soviéticos dejaron de funcionar hace mucho tiempo.

Y por último me pregunto: si Fidel Castro calificó de bárbaro el hecho de que la policía de la anterior dictadura asaltara y destruyera el estudio del escultor Fidalgo, tal como lo denunció en las páginas de la Revista Bohemia en 1953, ¿cómo llamar entonces al socialismo cubano, con una capital que yace a oscuras, entre ruinas, escombros y basura; a nuestras playas, donde los desechos se apoderan del espacio, según su propia prensa?


Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:05 pm

LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – Un viejo cuplé que interpretó en sus años de gloria Sara Montiel, aconseja: “Agua que no has de beber, déjala corre, déjala, déjala”. Y eso es lo que pasa en una casa donde el agua de la cisterna ya repleta, corre hacia la calle.

Pasé por frente a esa vivienda donde residen esos afortunados habitantes cuando caminaba hacia la casa de unos familiares para ir a bañarme. No crea que iba allá porque tienen piscina. El asunto es que en donde vivo no tengo agua ni para bañarme. ¡Y con las temperaturas que nos cocinan!

No es menos cierto que en los diarios nos exhortan a que cuidemos la higiene del entorno. Pero, ¿quién cuida por mi higiene si no yo? ¡Hace la friolera de seis años que la poca agua que utilizo la traen camiones cisternas (conocidas por pipas)! Ducharme es un lujo impensable para, aunque en el noticiero de la televisión se anuncie la elaboración de una vacuna contra el cáncer de pulmón, flamante éxito de la biotecnología nacional. Las autoridades del acueducto del sur son incapaces de resolver el problema técnico en nuestra cuadra.

Quizás alguien acepte que el gobierno cubano es muy bueno y solidario con los habitantes de otros países por el cumplimiento de misiones a zonas en catástrofe. Tan es así que la falta de médicos es patente en muchos lugares en la isla. ¡Ellos cumplen misión en otros países! Pero el desastre del agua en mi cuadra es tal que estamos a punto de pescar una buena sarna por bañarnos a medias.

Tal vez un recién duchado revolucionario me riposte con las mil y una sinrazones que la burocracia partidista deposita en los oídos de sus creyentes fundamentalistas. Cuando escucho o leo en la prensa acerca de las campañas de salud contra los mosquitos y los salideros de agua, me pregunto: ¿Y por qué tengo que sufrir la escasez de agua?
En diciembre durante las elecciones fui testigo de un milagro. El agua limpió las cañerías. Turbia primero, menos turbia después, bajó hasta mis manos como una de las maravillas de la civilización sin necesidad de que el gitano Melquíades viniera a revelarme el prodigio del agua corriente a casi cincuenta años de soledad. Pero las familias vecinas y yo que vivimos bajo el designio de la indiferencia burocrática de los ineficientes ingenieros de la empresa Aguas del Sur de La Habana y los gobernantes municipales, no tenemos derecho a la esperanza.

Tendremos que seguir cargando el agua en cubos, vertida por una manguera en un jardín de al doblar la esquina para calmar la sed provocada por estos meses de agobiante calor. No importa que vivamos en el paraíso de los trabajadores, ni que paguemos el recibo que la empresa de acueductos envía mensualmente con puntualidad prusiana. Probar a vivir en un medio casi desértico de manera artificial, es sin duda una prueba para prepararnos a cumplir alguna misión en un país del Sahara.

Ya estaremos preparados entonces para vivir con tres galones de agua para todas las necesidades del día y luchar contra el derroche y el consumismo que significa sentir rodar por el cuerpo el agua fresca de una buena ducha. Déjala correr. ¡Felices los mortales elegidos, mío será el reino del socialismo tropical!

Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:05 pm

Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:09 pm

Fidel Castro es un bastardo. No soy ni ofensivo ni bromista. Cuando nació Castro, en los años veinte, ser bastardo en Cuba quería decir ser un paria social de por vida. Sin ninguna esperanza, aquellos que nacieren naturales eran registrados en el Registro Civil como SOA, sin otro apellido. Contrario a la usanza española, los bastardos no tenían derecho a tener dos apellidos.

Ser bastardo en Cuba era ser descastado. Consideren ahora, por favor, las implicaciones del caso Castro. Su madre y la madre legítima de sus hermanos y hermanas compartían la misma casa. La situación se volvía psicológicamente compleja cuando la madre, la feroz Lina Ruz, era la criada de la madrastra. La trama era un drama –rural porque vivían en el campo–. El sitiero o el sitio se hizo pedazos cuando Castro, un muchacho llamado Fidel por un mercante local, creció y se hizo hombre.

( Fidel Castro en su temprana juventud; nota y foto publicada por el blogguista )

Recuerdo una noche en la oficina del director del periódico Revolución, que era el vocero de Castro, y éste entró echando humo (entonces el Máximo Líder fumaba) para gritar ya desde la puerta: “¡Franqui, quiero que en tu primera plana llames a ese hermano mío bastardo!”. Ramón Castro, ése era su hermano, había declarado que la reforma agraria era injusta. (Ramón, que era el hermano mayor, había heredado la finca de su padre, el jefe del clan Castro). Sus declaraciones habían sido primera plana del periódico de la noche cuyo nombre era anatema para Castro. Cuando Castro llamó bastardo a su hermano, nos miramos asombrados. ¿Quién se creía que era? ¿El hermano bastardo de su hermano que no era bastardo? Raúl, hermano menor, no era bastardo. Pero los hermanos Castro se convirtieron en una dinastía. Ramón, perdonado por Fidel (familia obliga), corre con una granja llamada Cuba. La mujer de Raúl es una suerte de cuñada Macbeth, y Raúl, por su parte, está obligado a ser Mr. Hyde para el Dr. Jekyll Castro. Pero ahora, viendo a Castro firmar un documento que prometía la democracia, la libertad y la defensa de los derechos humanos, yo sabía que su pluma estaba cargada con tinta invisible. No se le podría llamar, técnicamente, tinta simpática porque es, siempre ha sido para él, tinta antipática. Este hombre nunca ha creído en elecciones ni en libertades que él llama, al uso comunista, burguesas, ni respeta los derechos humanos porque cree que sólo debe haber un hombre libre en Cuba: él mismo.

Castro, el que se preciaba de cruzar cualquier salón político con tres zancadas militares, ahora subía las escaleras vacilante y atravesó toda la conferencia a pasos cortos, sus pasos largos acortados por la edad y el peso de un terco terno hecho en Holanda. El traje estaba hecho a su medida, pero las mangas le quedaban largas. Exactamente como su presencia en Chile. Al final firmó un documento que hablaba de democracia, libertad y derechos humanos: todo lo que ha estado ausente de Cuba durante el largo de su demasiado largo mandato. Las mangas nunca mienten y dan la verdadera medida de su dueño.

( Ramón Castro, Boris, Fidel Castro y Raúl Castro ( sentado; nota y foto publicada por el blogguista))

Lo que Castro nunca ha entendido son los límites del poder. Habrá podido enviar guerrillas a Venezuela, Colombia y Argentina con idénticos resultados desastrosos y envió a su supuesto álter ego, Che Guevara, a la muerte en Bolivia, y ha enviado ejércitos a Angola, el Congo y, asombroso, Etiopía, porque en definitiva las decisiones han sido suyas, ya que gobierna solo. No hay nadie en Cuba capaz de oponerse a sus decisiones personales, y aun los que lo han hecho de manera renuente han corrido la suerte peor que la muerte de un juicio abyecto, y en el caso de su general y héroe de la revolución, Arnaldo Ochoa, los dos destinos. Pero el poder unipersonal siempre corre el riesgo de terminar cuando termina la persona que lo detenta. Aunque Raúl Castro ha sido siempre el Mr. Hyde del Dr. Jekyll de Castro, nunca podrá gobernar solo en Cuba y siempre será, delfín o infante, un heredero dudoso. Para terminar con el poder de Castro habrá que terminar con Castro. No importa si su fin es vertical o será horizontal, la posición definitiva de Ceausescu. En todo caso, la nación, la república, la isla tardará mucho tiempo en recobrarse, en volver a ser ella misma como siempre lo quisieron Martí y Maceo, los protagonistas del aparente fracaso de la lucha contra el poder colonial español. Pero Cuba, la llamada “isla de corcho”, flotará, y una vez más la geografía determinará la historia.

Contrariamente a lo que se dice y a veces se piensa, las últimas fintas de Fidel Castro no cambiarán una jota el desesperado presente cubano ni alterarán el inevitable futuro de la isla. Las apariciones de Castro son el adiós de un actor que se despide.

Castro es ahora gallego, cuando su desastrosa aventura de Angola fue afrocubano; hace poco, para refutar a Colón, reclamó antepasados indios, y, por supuesto, cuando era íntimo de Olof Palme se hizo el sueco. Pocos políticos ha habido en el siglo más oportunistas, y decir que es un camaleón es insultar a los camaleones por tener los colores fijos. Hay una interpretación borgiana tal vez menos conocida, pero más justa: Castro es un hombre de sucesivas y opuestas lealtades.

Con La Habana en ruinas, con la economía cubana hecha trizas, con la isla demolida, ¿qué es lo que sostiene a Castro en el poder? Físicamente, la permanente policía política; personalmente, el orgullo desmedido, pero también la conducta de un criminal que sabe que la revelación de la escena del crimen le será aún más onerosa que la permanencia. Hitler, con la guerra perdida, lanzó sus últimas campañas suicidas para evitar que, con su derrota, se revelaran todos los crímenes del nazismo, como sucedió al terminar el conflicto. Castro no hace menos, y las revelaciones de lo que ha ocultado su largo gobierno servirán para hacer conocer al mundo, con la vergüenza de los que lo han apoyado hasta el amargo final, el horror de su régimen.

© Guillermo Cabrera Infante, 2004.


Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:11 pm

En 1950, Akira Kurosawa estrenó Rashomon, una inquietante película ambientada en el siglo XII, en la que cuatro protagonistas de un horrendo crimen aportaban sus versiones contradictorias sobre lo que realmente había sucedido. Para enfrentarse a la situación cubana actual y a su posible desenlace, tal vez sea un buen procedimiento adoptar la técnica del director japonés e intentar colocarnos en el papel de cada uno de los actores fundamentales de este viejo e inacabable drama.


Fidel Castro, visión y misión

Comencemos por Fidel Castro. Es el más vistoso, ubicuo e inevitable de todos los cubanos. Le dio sentido y forma a la revolución. Lleva medio siglo instalado en los titulares de toda la prensa y su pintoresca imagen es la más conocida de toda la fauna política planetaria. A sus casi 82 años, agoniza lentamente en La Habana devorado por un cáncer intestinal que hizo metástasis, y del que fue necesario operarlo (sin mucha fortuna) en verano del 2006. En diciembre del 2007, finalmente, aceptó que no podía volver a dirigir el gobierno, pero no se resigna a perder el poder: un poder que ha ejercido sin limitaciones ni contrapesos desde 1959. Ante esta situación, su hermano y heredero, el general Raúl Castro, cuando asumió la presidencia propuso consultarle todos los asuntos fundamentales que debe afrontar el país. Para formalizar el acuerdo, le pidió autorización al parlamento cubano que, de inmediato, se lo concedió, obviamente, por unanimidad.

Pero había (y hay) un problema fundamental. El Comandante no estaba dispuesto a quedarse como un consejero pasivo que ofrece sus recomendaciones humilde e incondicionalmente a sus herederos. Por otra parte, mientras gobernó, Castro jamás fue un líder dedicado a solucionar los problemas cotidianos de la sociedad cubana -más bien los agravaba con iniciativas enloquecidas como dotar a cada familia con una vaca enana-, sino fue un héroe épico, gallardamente empeñado en arreglar las injusticias del mundo, todas ellas derivadas, según su diagnóstico, del desventurado capitalismo y del comportamiento malvado y codicioso de las potencias capitalistas encabezadas por Estados Unidos, el flagelo de la especie humana.

Como era previsible, de esa visión de sí mismo como un San Jorge tropical derivó la misión que le asignó a su gobierno: luchar en todos los frentes contra su enemigo americano y el resto de los países que se opusieran a su cruzada. A lo largo de su prolongado paso por el poder, Fidel Castro envió sus ejércitos a África (1), incluida una larga guerra que duró quince años. Mandó una brigada de tanques a las alturas del Golam para enfrentarse a Israel en la guerra de 1973, y, mientras pudo, colaboró con golpes de estado en lugares tan extraños como Zanzíbar y Yemen, al tiempo que adiestraba y remitía guerrillas, terroristas y conspiradores a veinte naciones, convirtiendo a Cuba en un incansable foco subversivo. Su lema era muy claro: “el deber de todo revolucionario era hacer la revolución en cualquier lugar del mundo”.

¿Qué le queda a Fidel Castro de aquellos sueños de conquista planetaria y de su rol como temible factótum del tercer mundo? Le queda una construcción retórica basada en una lectura deliberadamente deformada de la realidad cubana. Según el panglosiano discurso de este Fidel Castro terco y crepuscular, la sociedad cubana es un paradigmático modelo de educación, igualitarismo y salubridad, en el que una población esencialmente culta y satisfecha disfruta de las ventajas del sistema puesto en práctica por él a partir de 1959. Esa sociedad, fundamentalmente feliz, que no desea cambiar nada, que no necesita consumir porque está dotada de una gran fuerza espiritual, además, ha conseguido resistir los embates del imperialismo norteamericano, se sobrepuso al “desmerengamiento” del bloque socialista, y hoy, llena de ilusiones, construye junto a Chávez el socialismo del siglo XXI para prolongar por otras vías la vieja batalla contra el imperialismo y sus podridos agentes y secuaces. Para Castro, pues, la lucha no ha terminado, y la Cuba que le quiere legar a sus herederos es la que él construyó pacientemente: la revolucionaria, deseosa de clonarse incesantemente, la heroica, la que jamás se rendirá ni bajará la guardia. Y, en consecuencia, aunque senil y enfundado en un ridículo atuendo deportivo, ése el mensaje con que tiñe cada una de sus intervenciones y consejos sobre los asuntos de Estado que le llegan a su lecho de enfermo terminal: ¡hasta la victoria siempre!


Raúl Castro o la lucidez inútil.

Para su hermano Raúl esto es un problema grave. El general Raúl Castro es otro tipo de persona. Nunca tuvo el menor inconveniente en darle un balazo en la cabeza a un adversario molesto, y jamás le quitó el sueño encerrar a un enemigo en una celda espantosa durante varias décadas (como hizo con Mario Chanes y Huber Matos, sus compañeros de lucha), pero es una persona realista. Fidel lo arrastró a todas las aventuras que le pasaron por la cabeza -el ataque al Moncada, la Sierra Maestra, la conquista de África-, pero él no es su hermano, y su sentido común y su experiencia le dejan ver con toda claridad que su papel como gobernante no consiste en enderezar los torcidos destinos de la humanidad, sino lograr que la gente en Cuba pueda tomarse un vaso de leche después de sobrepasar la edad de los siete años, peligrosa frontera a partir de la cual la desnutrición parece que está oficialmente autorizada en el país.

En efecto: cuando Raúl Castro mira la realidad cubana, al contrario de su hermano, lo que ve es una sociedad miserable, en la que abunda la prostitución, y en la que casi todas las personas practican el comercio ilícito o el robo para sobrevivir, con graves dificultades para alimentarse o transportarse, hacinada en unas humildes casas despintadas, llenas de goteras y mal iluminadas, que literalmente se están cayendo a pedazos, en las que la electricidad y el agua potable son intermitentes. Raúl Castro sabe que el sistema económico es sádicamente improductivo, que los cubanos perciben como una cruel estafa que les paguen en una moneda devaluada con la que no pueden comprar nada que valga la pena. No ignora que el nivel de infelicidad y desdicha de la población es altísimo, que los jóvenes sólo añoran largarse del país, y que todos viven fingiendo cínicamente unas devociones políticas que realmente no sienten porque las condiciones de vida materiales son espantosas.

Por otra parte, Raúl Castro, supongo que embargado por la melancolía, tampoco desconoce que esa sórdida realidad material -parece que no toma demasiado en cuenta la emocional-, que no deja espacio a la esperanza, se alivia con medidas extraídas de la economía de mercado: suprimiendo el clientelismo y los subsidios, liquidando la esquizofrenia de las dos monedas, descentralizando y desideologizando la toma de decisiones, reintroduciendo los derechos de propiedad, aceptando la lógica de los precios, permitiendo que los cubanos pongan en marcha empresas privadas, otorgando incentivos de acuerdo con resultados, liquidando el igualitarismo y el paternalismo estatal, dos formas letales de corromper a la población, abriéndose realmente al mercado y a las inversiones extranjeras, aligerando la decrépita, ociosa y lenta burocracia, y poniendo fin al permanente estado de hostilidad entre la Isla y Estados Unidos, el socio natural que tiene Cuba para despegar económicamente en un periodo relativamente breve. Es verdad que todo eso significa el entierro sin gloria de la revolución, pero si la realidad es profunda y testarudamente contrarrevolucionaria, oponerse a ella no es otra cosa que dogmatismo, estupidez y voluntarismo, precisamente las actitudes que han hundido al país en la miseria y se han convertido en las señas de identidad de lo que allí llaman, pomposamente, “el proceso revolucionario”.

Raúl Castro, en fin, que es una persona inteligente, sabe lo que hay que hacer para comenzar a arreglar el inmenso desaguisado provocado por medio siglo de disparates comunistas sumados a las excentricidades de Fidel, pero, al mismo tiempo, se da cuenta, como se dan cuenta todos los cubanos, que sus objetivos y los de su hermano son contradictorios. Fidel insiste en matar el dragón con su lanza. Raúl, además de retener el poder (su objetivo prioritario), quiere que Cuba se convierta en un país normal y deje de ser una fracasada fábrica de utopías, sacrificios y frustraciones, aunque para ello tenga que ponerse de acuerdo con el dragón. Fidel Castro, tras su muerte, quiere dejarle a la humanidad el ejemplo de un país revolucionario que venció a todos sus enemigos y le enseñó a la especie humana el rutilante camino de la felicidad. Raúl Castro, tras su muerte, quiere dejar una sociedad razonablemente esperanzada, sin sobresaltos, capaz de transmitir la autoridad pacíficamente dentro de las estructuras partidistas, para que sus familiares y amigos no corran peligros innecesarios, y puedan, además, tomarse un vaso de leche aunque tengan más de siete años de edad.

Los reformistas silenciosos

Raúl Castro, naturalmente, posee una correa de transmisión para ejercer el mando y, al menos teóricamente, la columna vertebral de ese mecanismo es el Partido Comunista, de donde supuestamente son o deben ser segregadas y supervisadas todas las estructuras del poder. Sin embargo, en la experiencia cubana, a lo largo de medio siglo, ninguna de las instituciones oficiales ha jugado el menor rol en el diseño de las directrices de gobierno. Cuba ha sido una autocracia, un triste sultanato comunista regido por la más repetida de las consignas revolucionarias: “Comandante en Jefe, ordene”. Allí ha mandado Fidel como le ha dado la gana, sin contención ni control, y cada vez que surgió un foco de autoridad remotamente crítico -la microfracción dentro del Partido, Carlos Aldana dentro del gobierno, el general Arnoldo Ochoa dentro del ejército-, lo ha cercenado de un tajo.

Raúl heredó intacto ese poder, incluso con una variante que le favorece: él mismo controla directamente al gobierno, al partido comunista, a las fuerzas armadas y a los muy extendidos servicios secretos. No obstante, el talón de Aquiles de su régimen está en la sucesión: detrás de él no hay nadie. Él no tiene un Raúl que lo sustituya, como su hermano lo tenía a él. No existe en el país ninguna figura que aglutine al sector oficialista y al inmenso aparato estatal. Sus hombres de confianza -los generales Abelardo Colomé Ibarra y Julio Casas Regueiro, y el Dr. José Ramón Machado Ventura- son unos viejos y oscuros aparatchicks, competentes y leales, necesariamente provisionales, dada la avanzada edad que tienen, cuestionados por algunas zonas de la estructura de poder y desconocidos por la población, dirigentes, en fin, que no pueden contar con la obediencia del resto de las instituciones del país, y muy especialmente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y de los sindicatos, donde los parlamentarios, aunque hoy no se atrevan a abrir públicamente la boca (en privado algunos sí lo hacen), están cansados de ser un afinado coro de papagayos amaestrados, dedicado a cantar alabanzas a sus preclaros gobernantes, mientras los líderes sindicales se avergüenzan de ejercer, en realidad, como los verdugos de las aspiraciones legítimas de los trabajadores.

Por eso Raúl se propone reinstitucionalizar la revolución a toda marcha. Quiere que, tras su desaparición de la escena -calcula que le quedan unos cuatro o cinco años de vida útil para cumplir con esa tarea-, el Partido, como en China o en Vietnam, pueda asumir la dirección de la vida pública. Pero sucede que ese partido está, como todo el país, profundamente desmoralizado, ya no cree en las premisas ideológicas del marxismo (como no cree en ellas el propio Raúl Castro), y la inmensa mayoría de los cuadros y militantes desea cambios profundos que atentan contra la esencia del discurso revolucionario porque no excluyen la apertura política y el pluripartidismo.

Eso se vio claramente en los miles de debates propiciados por el régimen a lo largo del año 2007: los militantes comunistas, o, simplemente, revolucionarios, quieren libertades. Libertades para viajar, vivir de acuerdo con sus preferencias sexuales, informarse sin controles y manifestar sin miedo sus criterios. Quieren libertades para estudiar lo que desean y trabajar en lo que quieran, incluidas actividades productivas privadas. Están cansados de ser tratados como menores de edad o retardados mentales. Por primera vez, la tolerancia y la aceptación del derecho a la divergencia se hicieron transparentes como un deseo compartido por la ciudadanía, incluidos los comunistas. En el discurso públicamente pronunciado el 2 de abril del 2008 en el Séptimo Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), Eusebio Leal lo dijo sin ambages: el país se prepara para una nueva etapa. El país está lleno de expectativas y todas se orientan hacia el deseo de una intensa ampliación del ámbito de las libertades individuales.

Sencillamente, el grueso de la militancia comunista está compuesta por reformistas que ansían un cambio profundo y radical, totalmente alejado de la dictadura inmovilista que les quiere dejar Fidel Castro como herencia, y también del exótico modelo chino o vietnamita con que Raúl Castro se entretiene durante sus noches de insomnio.

Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:14 pm

Montaner dice:

¨Raúl, además de retener el poder (su objetivo prioritario), quiere que Cuba se convierta en un país normal y deje de ser una fracasada fábrica de utopías, sacrificios y frustraciones ... ¨

Tengo la opinión de que un país normal es un país donde hay libertad y democracia y Raúl Castro no desea la libertad ni la democracia para Cuba; sí estoy de acuerdo en que retener el poder es su objetivo prioritario. Como la persona tan pragmática que dice que es, seguirá usando los mismo puntales que le aseguró el poder a su hermano durante casi medio siglo: represión, levantar falsas esperanzas, adoctrinamiento político sin escatimar los recursos del Estado, la desinformación, el miedo al Cambio, etc.....
Photobucket


Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:14 pm

Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:14 pm

Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:15 pm

Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:18 pm

LAS PALABRAS SOBRAN, VEAN ESTAS IMAGENES DE ASESINOS:

Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:24 pm

Irán compra cientos de monos en África para sus "laboratorios secretos"


Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:25 pm

(Libertad Digital) Una investigación de la edición dominical de The Times, de la que se hace eco el blog barcepundit, ha descubierto que la prohibición de investigación con monos en Reino Unido ha provocado que muchos de estos primates sean enviados a otros países del mundo.

Un comerciante de Tanzania que se dedica al tráfico de estos animales comentó al periódico que en los últimos años se han enviado a distintos laboratorios unos 4.000 monos, a un precio aproximado de 100 euros cada uno. Aunque los animales en extinción están protegidos por una convención internacional que prohíbe su comercio, The Times señala que son cazados y vendidos habitualmente.

Otro vendedor de animales explica que el propósito para el que son adquiridos los monos no tiene importancia para los vendedores. Da igual que sea para un zoo o un laboratorio, lo importante es que paguen. Y obviamente el lugar de procedencia del comprador tampoco tiene ninguna importancia.
Uno de los destinos de gran parte de los primates en los últimos años es Irán.

Según cuenta a The Times uno de los exportadores de monos tanzanos, el Instituto Razi de investigación de vacunas y sueros de Teherán ha adquirido 215 monos este año, pero sospecha sobre el verdadero destino de los animales ya que, según dice, Irán mantiene un gran secretismo.

Los iraníes le dicen que los necesitan para elaborar vacunas porque ellos no compran vacunas a ningún país, las fabrican ellos mismos, pero el comerciante de monos –que lleva 22 años exportando estos animales– explica a The Times que él cree que los usan para otras cosas porque quieren monos de 1,5 kilos a 2,5, y las investigación con vacunas no es posible con animales de sólo 1,5 kg.

El diario considera que estas revelaciones refuerzan las sospechas sobre la existencia de un programa iraní para desarrollar armas biológicas. Los primates son usados para probar tanto la efectividad de este tipo de armas como para desarrollar defensas contra las mismas. Además el Instituto Razi ya fue acusado por un grupo de la oposición iraní de hacer pruebas con armas biológicas. También la inteligencia estadounidense ha revelado que la industria farmacéutica iraní ha sido utilizada como tapadera para desarrollar agentes biológicos de uso militar.

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Lun Jul 07, 2008 3:28 pm

Photobucket

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Mar Jul 08, 2008 2:14 pm

La cancillería francesa condenó los recientes arrestos de opositores cubanos y dijo que Francia, que ocupa la Presidencia Rotativa de la Unión Europea, busca con los otros miembros del bloque una respuesta concertada a esta situación.



El portavoz del Ministerio galo de Asuntos Exteriores, Eric Chevalier, declaró en París que la Unión Europea, condena las detenciones del 3 y 4 de julio.



Así respondió el funcionario cuando un periodista le preguntó si consideraba que estos arrestos significan que el levantamiento de las sanciones diplomáticas contra el gobierno de la isla no ha sido útil.



En junio pasado, el organismo europeo anuló las sanciones impuestas al régimen cubano tras la ola represiva del 2003. También decidió abrir un diálogo político con La Habana y exhortó a las autoridades de la isla a mejorar la situación de los derechos humanos.



La disidencia dijo que el objetivo de las detenciones temporales de decenas de opositores fue impedir un encuentro de la concertación Agenda para la Transición y que los opositores asistieran a la recepción de la Sección de Intereses por el Día de la Independencia de Estados Unidos.

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por europa36 el Miér Jul 09, 2008 2:41 pm

Plan de viviendas en Cuba sólo cubre 7% de la demanda
Servicios de El Nuevo Herald
El plan de construcción y mantenimiento de viviendas en Cuba, incumplido por dos años consecutivos, sólo cubre entre el 5% y 7% de la demanda acumulada, pese a "las millonarias inversiones'' destinadas al sector, informó este miércoles el diario oficial Granma.

"El actual plan de construcción, rehabilitación y conservación de viviendas, aunque ha requerido millonarias inversiones en divisas para reanimar la industria, apenas cubre entre el 5 y el 7% de las necesidades acumuladas'', según estimaciones del Instituto Nacional de la Vivienda (INV), que citó Granma.

Víctor Ramírez, presidente del INV, informó que entre enero y junio se terminaron 22.558 casas, que representan 45,1% de las 50.000 previstas este año, aunque, añadió, se espera cumplir el plan.

En una reunión con diputados previa a la primera de las dos sesiones anuales del Parlamento, que se realizará el viernes, Ramírez destacó también que "de los 47.000 edificios que existen en la isla, más de 40.000 precisan de algún mantenimiento''.

Pero "la falta de materiales no permite avanzar como requiere ese programa'', admitió.

El presidente de la Comisión de Atención a la Industria y las Construcciones del Parlamento, Carlos Liranza, comentó que en un recorrido por la isla se constató "atrasos en el movimiento de tierra'' para iniciar las obras, "problemas de calidad'' en su terminación, "deficiencias organizativas'' e "irregularidades como el robo y la venta ilícita de materiales''.

"Lo inaceptable es el bajo rendimiento y la falta de integralidad de costosas inversiones en plantas productoras, los problemas organizativos en esas instalaciones y en las transportaciones'', dijeron los parlamentarios, según Granma.

También "el incumplimiento por parte de distintos organismos e instituciones de los compromisos contraídos con el programa, cuando en más de una oportunidad habían asegurado que estaban preparados'' para ejecutarlo, añadieron.

"La más elemental evaluación económica permite comprender fácilmente que el país no tiene dinero ni materiales para proponerse hoy empeños superiores'', reconocieron los diputados.

La construcción y mantenimiento de viviendas es uno de los problemas sociales más sensibles de Cuba, según sus autoridades, que ubican en más de medio millón de casas el déficit habitacional.

En 2005, con una asignación millonaria, el gobierno implementó un programa de construcción de 100.000 casas al año; pero la falta de mano de obra y organización, según fuentes oficiales, hicieron bajar la meta a 70.000 viviendas en 2007 y a 50.000 para este año.

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por Opossum el Mar Jun 03, 2014 10:07 pm

.

Opossum
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1087
Valoración de Comentarios : 1310
Puntos : 2489
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA CUBA DE HOY, LA VERDADERA, LA DE RAUL Y EL FANTASMA

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:04 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.