Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 25 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 25 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

La génesis del mal en la escuela cubana

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La génesis del mal en la escuela cubana

Mensaje por Alicia Franklin el Dom Mayo 25, 2008 11:15 am

La génesis
del mal en la escuela cubana


Se ha comentado muy poco en la prensa internacional las palabras de Alfredo Guevara en el reciente Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba sobre la educación en Cuba y lo considero un tema muy importante para el futuro de nuestro país, por ser en ella donde el actual gobierno ha infringido uno de los mayores daños a la sociedad cubana.
Todo comenzó en 1961 con el traslado de jóvenes de todo el país hacia La Habana por el Plan Nacional de Becas. Para el ingreso al mismo, y con el noble objetivo de eliminar la discriminación de las capas más pobres de nuestra sociedad, no se tuvo en cuenta el grado de escolaridad real ni la procedencia de cada alumno, lo que marcó para siempre el sistema educativo cubano. A partir de ese momento, la promiscuidad y el populismo indiscriminado se convirtieron en la característica más significativa en la educación de los jóvenes.
Los esfuerzos de los profesores en los años 60 por inculcarles a sus nuevos alumnos costumbres y hábitos heredados de sus antiguos trabajos en escuelas privadas, católicas, protestantes o laicas, motivaron acusaciones por transmitir conductas pequeño burguesas a su nueva generación de educandos. No solo llegó el momento en que el más vulgar y chabacano era el héroe del grupo, sino que los profesores, en su intento de acercarse a los más rezagados, y sin percatarse, comenzaron también a comportarse de forma vulgar y chabacana. Se convirtió en una moda.
Para ser un maestro revolucionario era necesario estar al nivel de los alumnos
y no en las nubes y con la nariz "parada" como los ilustres profesores de "antes".
Ya los maestros no acudirían más a la escuela de cuello y corbata y las mujeres con ropa seria y recatada. Ahora la "onda" era el pantalón verde olivo o el vaquero y un pull-over, los rulos y las chancletas, porque los acercaban más al proletariado.
La cantidad de nuevas escuelas secundarias resultó realmente grande, por lo que de repente se necesitaron más profesores que los disponibles en La Habana. La inyección de un contingente de profesores jóvenes, mucho de los cuales eran aún estudiantes de la Universidad, pero sin la menor preparación pedagógica, también dejo su huella en el nuevo y masivo sistema educativo. Esta nueva generación de profesores devino mayoritaria en relación con los maestros de carrera. Llegó el momento que prevaleció la nada ortodoxa pedagogía de nuevo tipo, que nada tenía que ver con la anterior y que no tenía ni basamento teórico ni práctico, ni táctica, ni estrategia.
Otro aspecto que desde el comienzo empezó a influir negativamente en la educación de aquellos niños, fue la seguridad de merecerlo todo y no responder por nada. Las escuelas, bibliotecas, casas, parques, jardines y cines de los repartos Biltmore, Miramar, Flores, etc., puestas en sus manos en perfecto estado de conservación, en cuestión de meses, se convirtieron en verdaderas ruinas. El desperdicio de los materiales escolares también estaba a la orden del día. Todo se regalaba a diestra y siniestra sin control alguno, por lo que su cuidado por parte de los discípulos era totalmente nulo.
En lo adelante, una de las principales tareas de los maestros en las escuelas cubanas seria la lucha por aumentar el cuidado a la propiedad social y la educación formal de los alumnos. Hay que reconocer con tristeza, que con el pasar de los años, esta situación nunca mejoro, sino por el contrarío, seria cada día peor.
A lo largo de los últimos 49 años, el Estado nunca pudo suministrar el total de los recursos necesarios para la reparación y mantenimiento de las escuelas y hasta las construidas después de 1959 están destruidas por la falta de mantenimiento. ¿Cómo pretendenque un niño cuide la propiedad social si desde el primer día de clases lo sientan en un destartalado, rayado y escrito por todas partes pupitre situado en un aula sin pintar, sin ventanas y con una pizarra llena de huecos? ¿Cómo queremos que tengan educación formal si los aceptamos en la escuela sucios y en ocasiones con la ropa rota? ¿Qué ejemplo le brindan las profesoras que acuden a la escuela con rulos y chancletas? En fin, ¿podrá un niño que realiza cada día el matutino delante de un busto de José Martí sin nariz y con una oreja de menos, respetar al Apóstol?
La idea de los años 70 de llevar las escuelas al campo agregó un nuevo y triste episodio a esta realidad. A las dificultades y lagunas del sistema se le sumaron otras aun peores. El hecho de ubicar las escuelas lejos de la ciudad motivó el éxodo de los mejores y más experimentados profesores que no deseaban verse envueltos en la aventura de tener que trasladarse diariamente cientos de kilómetros para llegar hasta su trabajo o vivir en albergues. Como consecuencia, en esas escuelas quedaron solamente los profesores más jóvenes e inexpertos, los cuales al concluir su servicio social de 3 años también huyen a la ciudad en busca de mejores condiciones de trabajo, por lo que nunca se logra estabilizar el claustro profesoral, condición determinante para lograr buenos resultados.
Como los discípulos de estas escuelas deben cumplir media jornada de trabajo en labores agrícolas, se cansan y no les es posible aprovechar a cabalidad el tiempo que dedican al estudio. Por su parte a los maestros, al ver que los alumnos no responden a sus demandas académicas, no les queda otra alternativa que bajar la exigencia para lograr cumplir con los buenos índices de promoción demandados por las autoridades del Ministerio de Educación y a los padres, contratar un repasador privado para que su hijo aprenda.
Además de los problemas académicos, en estas escuelas existe otro de mayor envergadura: la promiscuidad social y sexual entre alumnos y entre alumnos y profesores de edades casi iguales.
La educación de un niño tiene formas alternativas y es, por ello, discutible. Si los internados en el campo son tan buenos, ¿qué necesidad hay de imponerlos de forma obligatoria? Hay solo una respuesta posible a esta
pregunta: los objetivos básicos del poder persiguen la utópica idea de liquidar
la influencia cultural y espiritual de la familia en el niño. A cambio, la
reemplazan por una educación pública que nivela sus rasgos individuales a
conveniencia de una ideología única.
Por otro lado, la promiscuidad entre varones y hembras y entre alumnos y profesores va creando un falso sentido de compañerismo con una marcada tendencia hacía el libertinaje.
En el año 2000, ante el éxodo masivo de profesores de la escuela media motivado por los bajos salarios y la falta de incentivos hacia la profesión, el gobierno dio un paso aun más peligroso: la creación de una brigada de maestros emergentes, las llamadas PGI (Profesores Generales Integrales). Estos chicos, apenas adolescentes traídos de los lugares mas intrincados del país, reciben un “barniz pedagógico” de apenas unos meses e inmediatamente van directamente al aula a “educar” jóvenes casi de su misma edad. Esta promiscuidad de edades y falta de educación, recientemente ha generado situaciones muy difíciles en las escuelas cubanas, incluyendo abusos sexuales, violaciones y hasta asesinatos, que ha conllevado a que en estos momentos, los padres teman enviar a sus hijos a la escuela. Es una locura más de nuestro Comandante, quien, una vez más, alimentando su egocentrismo enfermizo y tirando manotazos de ahogado para salvar lo que queda de una sociedad que se desmorona por día,
no deja que la educación cubana sea planificada y dirigida por pedagogos de
carrera (que no faltan en Cuba), de la misma manera que históricamente ha hecho con otras esferas de nuestro país como la economía, la agricultura, la
construcción, etc.
La reciente decisión de cambiar al Ministro de Educación tampoco resolverá el problema, que está en la propia génesis del sistema de dirección vertical y dictatorial imperante en Cuba. Es muy poco lo que podrá cambiar la nueva Ministra, la que, seguramente, por cuidar su silla, no escuchara a los pedagogos de carrera que repiten hace mas de 30 años que nuestro sistema es un fracaso, sino que seguirá ejecutando la línea de mando de la nomenclatura, con el “pedagogo” José Ramón Fernández, aprendiz de todo y especialista en nada, controlando sus pasos de cerca.
No basta con tener escuelas gratuitas donde enviar a nuestros hijos. No es precisamente en internados, sino en la familia, donde se aprenden y se generan la totalidad de los valores de una formación ético-moral integral.
Como dijo Alfredo Guevara en su discurso, “instrucción no es cultura, o no lo es siempre” y yo agrego, tampoco es educación.

Alicia Franklin
aliciafrank@hotmail.com
La Habana

Alicia Franklin
Nuevo Integrante

Cantidad de mensajes : 7
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La génesis del mal en la escuela cubana

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 25, 2008 1:53 pm

En una nación donde un simple policía gana el doble de salario que un maestro, está definida la política gubernamental para todas las demás esferas socio-político-culturales del país.

Los maestros, según su capacidad y ejercicio, son quienes hacen posible que se multiplique o descienda la población penal.

Peores maestros generan más criminales.
Mejores maestros generan mejores ciudadanos.

Pero ninguna sociedad humana puede tener éxito cuando un solo individuo piensa o se arroga el derecho a pensar.

En Cuba las nuevas generaciones no han oído ni mencionar a José de la Luz y Caballero:
“Instruir puede cualquiera, educar… sólo quien sea un evangelio vivo.”

En mi opinión personal, es en la enseñanza primaria donde se “hace” al individuo; lo que siga aprendiendo después no es más que valor agregado al producto. Para bien o para mal.

Muy bueno ese análisis acerca de la educación (¿o des-educación?) en Cuba.
Saludos,
Rolando

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

La verdad

Mensaje por servio el Dom Mayo 25, 2008 7:18 pm

Alicia: muy bueno tu articulo. Fui victima de todo eso que describes desde 1962 hasta que me gradue en la Universidad de La Habana. El resultado fue un joven traumatizado, que no solo salió de la escuela con infinidad de lagunas, sino que odia el trabajo en el campo. Es todo una gran mentira. Ibamos allí obligados a cumplir con una orden y no solo trabajamos sin ningún interes, sino que destruiamos las cosechas, recolectabamos las futas verdes, maduras, y pintonas, sin compasión ninguna y nos burlabamos de los pobres campesinos que nos atendian.
En la beca, todo era un desorden. Las tias de los albergues se acostaban con los alumnos y los profesores con las alumnas, pasabamos hambre y para mitigarla, no quedaba otra que escaparse a la cafeteria mas cercana para conseguir un tenteenpie.
No nos morimos de hambre gracias al chicharo que nos regalaba la Unión Sovietica y que los alumnos llamaban "espacuba", aludiendo a la palabra "Spasibo" que en ruso significa "Gracias" A pesar de todo esto, en lugar de agradecer, nuestros dirigentes, despues de 1990 cuando la URSS alcanzó su libertad, los tildaron de traidores, etc. ¡Que falta de agradecimiento!
Me cuentan que despues se puso peor, pero eso ya no lo se, porque gracias a Dios, en 1994, salí de Cuba.
Gracias por la verdad.
Servio

servio
Nuevo Integrante

Cantidad de mensajes : 1
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La génesis del mal en la escuela cubana

Mensaje por Huésped el Sáb Mayo 31, 2008 12:12 am

Magnifico análisis , cosas así aclaran muchas dudas ! Gracias Americo.

Huésped
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La génesis del mal en la escuela cubana

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:25 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.