Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 50 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 50 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

DISCURSO PRONUNCIADO POR FIDEL EL 21 DE OCT DE 1959

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DISCURSO PRONUNCIADO POR FIDEL EL 21 DE OCT DE 1959

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 12, 2008 12:23 pm

Extraido de la revista Cubanet pagina 25-26 y 27.(Buenisimo para enviar a Cuba)

http://www.cubanet.org/revista/Rev_27_Cubanet_Marzo-Abril08.pdf


DISCURSO PRONUNCIADO POR EL COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ, PRIMER MINISTRO DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO, EN EL CAMPAMENTO “AGRAMONTE”, EN CAMAGÜEY, EL 21 DE OCTUBRE DE 1959. (VERSION TAQUIGRAFICA DE LAS OFICINAS DEL PRIMER MINISTRO)

Camagüeyanos:

En instantes como este se pueden experimentar los sentimientos más disímiles. Me siento alegre por un lado y triste por el otro. Más que alegre, agradecido del pueblo(EXCLAMACIONES), reconocido del pueblo.

Se experimenta esa sensación de lo que es un pueblo leal, de lo que es un pueblo revolucionario.... y frente a eso, la otra idea, la que nos entristece porque no tenía razón de ser, porque son de esos errores y de esos males que los hombres muchas veces cometen sin razón, porque es un daño a la patria sin razón; la idea de los hombres desleales, la idea de los hombres ambiciosos, la idea de los hombres que ponen su ego, su yo, por encima de los más sagrados intereses del país, y que por encaramarse, por encumbrarse, son capaces de hundir hasta su propia patria (EXCLAMACIONES).

¿Qué hacía Hubert Matos? Conspirar, atar cabitos. Y cuando se consideró lo suficientemente fuerte, alentado por la propaganda de la reacción, alentado por los halagos de la reacción, que estaba tentándolo, que estaba halagándolo a ver si conseguían obras de él, ¿a qué se dedicaba? ¡Se dedicaba a acusarnos a nosotros de comunistas! (ABUCHEOS.)

Siempre lo mismo, siempre lo mismo. Siempre lo mismo de Díaz-Lanz y de Urrutia. ¿Acusarnos de comunistas para qué? Acusarnos de comunistas para ganarse el halago y para ganarse el apoyo de la reacción, para ganarse el apoyo de cancillerías extranjeras; presentarse acusando a los compañeros más valiosos de esta Revolución de comunistas….. Quien se dedique a la innoble y ruin tarea de acusar de comunistas a los compañeros revolucionarios, lo que está haciendo es hacerles el juego a Trujillo, a la reacción nacional, a los grandes intereses internacionales, a los criminales de guerra, a Masferrer, a Batista, a Ventura, a Carratalá y a todos esos criminales (EXCLAMACIONES).

Y así, cuando consideró que todo estaba listo planea su gran trama. Me envía una carta renunciando y alegando una serie de razones... (DEL PUBLICO LE DICEN: “Lea la carta”). ¡Es que no puedo leer todos los papeles aquí! (EXCLAMACIONES.) El preparó una cartica para la publicidad:

“Compañero Fidel: “En el día de hoy he enviado al jefe del Estado Mayor, por conducto reglamentario, un radio interesando mi licenciamiento del Ejército Rebelde. “Por estar seguro de que este asunto será elevado a ti para su solución, y por estimar que es mi deber informarte de las razones que he tenido para solicitar mi baja del Ejército, paso a exponerte las siguientes

Conclusiones “Primero: No deseo convertirme en un obstáculo para la Revolución (EXCLAMACIONES), y creo que teniendo que escoger entre

adaptarme o arrinconarme para no hacer daño, lo honrado y lo revolucionario es irme. “Segundo: Por un elemental pudor debo renunciar a toda responsabilidad dentro de las filas de la Revolución, después de conocer algunos comentarios tuyos de la conversación que tuviste con los compañeros Agramonte y Fernández Vila”, coordinadores provinciales de Camagüey y La Habana respectivamente. “Si bien en esa conversación no mencionaste mi nombre, me tuviste presente. “Creo igualmente que después de la sustitución de Duque y de otros cambios más, todo el que haya tenido la franqueza de hablar contigo del problema comunista”—

como esto es para la publicidad... ¿Comprenden?— “debe irse antes de que lo quiten.” Como si yo le hubiera preguntado nunca a nadie, cuando fue a pelear, qué pensaba ni de qué partido era, porque nunca, cuando se estaba luchando se le ha preguntado a nadie por filiación política.

Jamás he andado en esas averiguaciones (APLAUSOS).

“Tercero: Solo concibo el triunfo de la Revolución contando con un pueblo unido, dispuesto a soportar los mayores sacrificios.” Y él trata de dividir a ese pueblo. Y añade: “Porque vienen mil dificultades económicas y políticas.” Vienen mil dificultades económicas, y él es el que las está agrandando; dificultades políticas, y él es el que está engrandeciendo. “y ese pueblo unido y combativo no se logra ni se sostiene si no es a base de un programa que satisfaga parejamente sus intereses y sus sentimientos” —¿es que la

Revolución no ha hecho leyes revolucionarias? (EXCLAMACIONES DE: “¡Sí!”) ¿Es que la Revolución no está cumpliendo su programa? (EXCLAMACIONES DE: “¡Sí!”)— “y de una dirigencia que capte la problemática cubana en su justa dimensión y no como cuestión de tendencia ni lucha de grupos.” Y él está fomentando un grupo. “Si se quiere que la Revolución triunfe dígase a dónde vamos y cómo vamos” (EXCLAMACIONES). Exactamente lo que ustedes oyen leer, lo oyen en el diario de La Marina, señores. Exactamente. “Óiganse menos los chismes y las intrigas.” Y él es el primero que renuncia porque dicen, le hablan de una conversación –según dice– en que no lo menté, pero lo tenía presente. “Y no se tache de reaccionario ni de conjurado al que con criterio honrado plantee estas cosas. Por otro lado recurrir a las insinuaciones para dejar en entredicho a figuras limpias y desinteresadas que no aparecieron en escena el Primero de Enero...” ¡Que no aparecieron el Primero de Enero, pero que no aparecieron tampoco el 2 de Diciembre, ni aparecieron tampoco el 26 de Julio, señores! “...que estuvieron presentes en las horas de sacrificio y están responsabilizados en esta obra por puro idealismo, es además de una deslealtad una injusticia.

Continuara…


Última edición por M.L. matanzas el Lun Mayo 12, 2008 12:52 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: DISCURSO PRONUNCIADO POR FIDEL EL 21 DE OCT DE 1959

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 12, 2008 12:37 pm

Continuación… Parte II:

Y es bueno recordar que los grandes hombres comienzan a declinar cuando dejan de ser justos. “Quiero aclararte que nada de esto lleva el propósito de herirte, ni de herir a otra persona. Digo lo que pienso y lo que siento, con el derecho que me asiste en mi condición de cubano sacrificado por una Cuba

mejor. Porque aunque tú silencies mi nombre cuando hablas de los que han luchado y luchan junto a ti, lo cierto es que he hecho por Cuba todo lo que he podido ahora y siempre. Yo no organicé la expedición de Cienaguilla, que fue tan útil a la resistencia de la ofensiva de la primavera, para que tú

me la agradecieras, sino por defender los derechos de mi pueblo. Y estoy muy contento del deber cumplido, como estoy muy contento de haber cumplido la misión que me encomendaste al frente de una columna del Ejército Rebelde, como estoy contento de haber organizado una provincia.

“Creo que he trabajado bastante y esto me satisface, porque independientemente del respeto con que hablan los que me han visto cerca, los hombres que saben dedicar su esfuerzo a la consecución del bien colectivo disfrutan dentro de la fatiga que proporciona el estar consagrado al servicio del interés común. Y esta obra que he enumerado no es mía en particular, sino producto del esfuerzo de unos cuantos que, como yo, han querido cumplir con su deber. “También quiero que entiendas que esta determinación, por meditada, es irrevocable. Por lo que te pido, no como el comandante Hubert Matos, sino sencillamente como cualquiera de tus compañeros, que accedas a mi solicitud cuanto antes, permitiéndome regresar a mi casa...” Esta es la carta que envía……. Y si algo compensa, si algo compensa ese daño, ha sido la actitud del pueblo. Porque ellos verán las fotografías del pueblo y sabrán lo que hizo el pueblo. Sobre todo, sabrán lo siguiente: Había una conjura en un cuartel. ¿Y qué pasó? Nosotros teníamos tanques, cañones, aviones, tropas entrenadas, soldados numerosísimos. ¿Qué hicimos? (En la multitud se produce un incidente.)

(EXCLAMACIONES)... Bueno. No, que había un grupito de los incondicionales

de Hubert Matos que estaban tratando de agitar a los estudiantes (ABUCHEOS), un grupito de los directivos. Pero no importa. Los estudiantes los van a destituir, porque aquí están los guajiros y aquí están los obreros

de Camagüey (APLAUSOS). ¡Aquí están los guajiros, y aquí están los trabajadores, y aquí está el pueblo humilde de Camagüey! (APLAUSOS.)

¿Y qué hicimos? ¿Qué hicimos? ¡Ah! ¿Que hay una conjurita en Camagüey? Un momento, ¡un momento! Ningún soldado, ningún cañón, ningún mortero. No, no, no. No hace falta. Me traslado a Camagüey. Eso sí es creer en el pueblo, eso sí es tener confianza en el pueblo. Vengo solo a

Camagüey (APLAUSOS). Vengo solo a Camagüey y me bajo en mi cuartel, que es la plaza pública (APLAUSOS). Vengo solo a Camagüey y me bajo en mi cuartel, que es la ciudad. Me bajo, y allí no hubo que convocar

a nadie ni dar mitin. No, no, no. ¡Nada de eso! Me bajé allí en el pueblo, porque yo sí creo en el pueblo (APLAUSOS). Yo no pensé, no me preocupé de la conjurita qué tamaño tenía, cuánta gente. No, no, no. Yo digo: Allí está el pueblo de Camagüey, a ese pueblo lo conozco bien; ese es un pueblo revolucionario y voy para Camagüey (APLAUSOS). Otros, cuando han tenido problemas de ese tipo, buscan ... soldados. ¡No, no, no! ¿Soldados contra los rebeldes? No, si los rebeldes son el pueblo (APLAUSOS). Los soldados rebeldes no son los casquitos (EXCLAMACIONES DE: “¡No!”). Los soldados son del pueblo. Aquí había que venir con el pueblo. Y en el camino, pues, se iban sumando rebeldes, policías, soldados. Todo el mundo, ¡todo el mundo! ¿Y quién, quién se opone contra el pueblo? Así que me bajé en mi cuartel, que es la ciudad, porque el ejército de nosotros es el pueblo. Nosotros para qué queremos estos cuarteles tan grandes ni mucho menos (EXCLAMACIONES). ¿Para qué? ¿Para que haya conjuritas y conspiracioncitas? ¡No, hombre! Si para defender esta Revolución tenemos a los guajiros, a los trabajadores, ¡al pueblo, señores! (APLAUSOS.)



A continuacion la carta Original de Renuncia de Huber Matos....las partes en negritas (destacadas, bold) fueron omitidas de este discurso....



Continuara...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: DISCURSO PRONUNCIADO POR FIDEL EL 21 DE OCT DE 1959

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 12, 2008 12:51 pm

Carta de renuncia de Huber Matos

Camaguey, octubre 19 de 1959
Dr. Fidel Castro Ruz
Primer ministro
La Habana

Compañero Fidel:

En el día de hoy he enviado al jefe del Estado Mayor, por conducto reglamentario, un radiograma interesando mi licenciamiento del Ejército Rebelde. Por estar seguro que este asunto será elevado a ti para su solución y por estimar que es mi deber informarte de las razones que he tenido para solicitar mi baja del ejército, paso a exponerte las siguientes conclusiones: Primera: no deseo convertirme en obstáculo de la Revolución y creo que teniendo que escoger entre adaptarme o arrinconarme para no hacer daño, lo honrado y lo revolucionario es irse. Segunda: por un elemental pudor debo renunciar a toda responsabilidad dentro de las filas de la Revolución, después de conocer algunos comentarios tuyos de la conversación que tuviste con los compañeros Agramonte y Fernández Vila. Coordinadores Provinciales de Camagüey y la Habana, respectivamente: si bien en esta conversación no mencionaste mi nombre, me tuviste presente. Creo igualmente que después de la sustitución de Duque y otros cambios más, todo el que haya tenido la franqueza de hablar contigo el problema comunista debe irse antes de que lo quiten. Tercera: sólo concibo el triunfo de la Revolución contando con un pueblo unido, dispuesto a soportar los mayores sacrificios... porque vienen mil dificultades económicas y políticas..., y ese pueblo unido y combativo no se logra ni se sostiene si no es a base de un programa que satisfaga parejamente sus intereses y sentimientos, y de una dirigencia que capte la problemática cubana en su justa dimensión y no como cuestión de tendencia ni lucha de grupos. Si se quiere que la Revolución triunfe, dígase adónde vamos y cómo vamos, óiganse menos los chismes y las intrigas, y no se tache de reaccionario ni de conjurado al que con criterio honrado plantee estas cosas. Por otro lado, recurrir a la insinuación para dejar en entredicho a figuras limpias y desinteresadas que no aparecieron en escena el primero de enero, sino que estuvieron presentes en la hora del sacrificio y están responsabilizados en esta obra por puro idealismo, es además una deslealtad, una injusticia, y es bueno recordar que los grandes hombres comienzan a declinar cuando dejan de ser justos. Quiero aclararte que nada de esto lleva el propósito de herirte, ni de herir a otras personas: digo lo que siento y lo que pienso con el derecho que me asiste mi condición de cubano sacrificado por una Cuba mejor. Porque aunque tu silencies mi nombre cuando hablas de los que han luchado y luchan junto a ti, lo cierto es que he hecho por Cuba todo lo que he podido ahora y siempre. Yo no organicé la expedición de Cienaguilla, que fue tan útil a la resistencia de la ofensiva de primavera para que tú me lo agradecieras, sino por defender los derechos de mí pueblo, y estoy muy contento de haber cumplido la misión que me encomendaste al frente de una de las columnas del Ejército Rebelde que más combates libró.

Como estoy muy contento de haber organizado una provincia tal como me mandaste. Creo que he trabajado bastante y esto me satisface porque independientemente del respeto conquistado en los que me han visto de cerca, los hombres que saben dedicar su esfuerzo en la consecución del bien colectivo, disfrutan de la fatiga que proporciona el estar consagrado al servicio del interés común. Y esta obra que he enumerado no es mía en particular, sino producto del esfuerzo de unos cuantos que, como yo, han sabido cumplir con su deber. Pues bien, si después de todo esto se me tiene por un ambicioso o se insinúa que estoy conspirando, hay razones para irse, sino para lamentarse de no haber sido uno de los tantos compañeros que cayeron en el esfuerzo. También quiero que entiendas que estádeterminación, por meditada, es irrevocable,por lo que te pido no como el comandanteHuber Matos, sino sencillamente como unocualquiera de tus compañeros de la Sierra -¿te acuerdas? De los que salían dispuestos a morir cumpliendo tus órdenes-, que accedas a mi solicitud cuantoantes, permitiéndome regresar a mi casa en condición de civil sin que mis hijos tengan que enterarse después, en la calle, que su padre es un desertor o un traidor. Deseándote todo género de éxitos para ti en tus proyectos y afanes revolucionarios, y para la patria –agonía y deber de todos- queda como siempre tu compañero,

Huber Matos

Nota: las partes de la carta señaladas en negritas, no fueron leídas en el discurso del 21 de octubre de 1959.
http://www.cubanet.org/revista/Rev_27_Cubanet_Marzo-Abril08.pdf

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: DISCURSO PRONUNCIADO POR FIDEL EL 21 DE OCT DE 1959

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:07 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.