Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 48 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 48 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

“”” ROGELIO.”””

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“”” ROGELIO.”””

Mensaje por EstebanCL el Dom Abr 06, 2008 9:10 pm

“”” ROGELIO.”””





Yo lo recuerdo cada vez que escucho a Celia en aquella interpretación tan simpática donde dice, ¡Pa’mí, tú no eres ná, tú tienes la bemba colorá! Rogelio tuvo que ser la fuente de inspiración para componer aquella canción, no solo por la bemba tan pronunciada que tenía, nada anormal para la clase de negro que era. Mientras no hablara no podías descubrir ese color rojo, con la boca cerrada todo era ausencia de color, oscuridad. ¿Feo? Bueno, se puede ser negro y poseer una figura atrayente, el pobre, no tenía deudas a pagar con la naturaleza. Y si lo hizo Dios se ensañó injustamente con él, porque para serles franco, era un ángel, negro, claro está. Medía unos seis pies de estatura y no me explico aún, cómo rayos podían aquellas flacas canillas soportar toda esa superestructura, le salieron buenas. En estos casos, y muy comunes entre ellos, los negros, la masa faltante en las pantorrillas se les acumula en los glúteos, son culones, poco importa el sexo. Casi siempre, estando en presencia de esos casos, descubres una desproporción terrible en la distribución de las extremidades inferiores. No guardan armonía con la caja del cuerpo, tienen las piernas exageradamente largas, y te preguntas, ¿por qué, de qué les sirve? Debe ser para brincar cercas, que bueno, interpretado deportivamente pueden considerarse vallas, para no ofender. Puede suceder una maniobra terrible esa de sentarse en el inodoro, casi todos tienen una medida estándar, los imagino sentados y con las rodillas pegadas a la quijá.

Tuve que poner el disco nuevamente, el compositor se concentró solamente en la bemba de Rogelio, pero no dice nada de la nariz. Esa era otras de sus virtudes o defectos, eran tan anchos los orificios, tanto, que no podía encerrarse al hombre en un cuarto con otra persona sin los riesgos concebidos. Rogelio solo podía consumir todo el oxígeno disponible en aquel reducido espacio y matar por asfixia a su compañero, afortunadamente en aquel buque los camarotes eran individuales. No aparece mencionado ese detalle en la canción de Celia, pero sí lo he visto reflejado en mucha de la artesanía que se produce en La Habana, algunas mascarillas que venden a los turistas es una copia fiel de su rostro. Su nariz era amplísima, ocupaba un tercio de su rostro cómodamente, y digo yo, cuánto desperdicio, porque algo de esa nariz se pudo emplear en las canillas. Las pasas enroscadas y rebeldes, duras y resistentes al paso de un peine, luchaban incansablemente por lograr todo el espacio que pertenece a la frente. Era una batalla similar a la del novio quinceañero por lograr su objetivo y la novia cerrando las piernas con fuerza, poco le faltaba a la pasa para llegar a las cejas. Y lo jodido, ese espacio casi siempre es utilizado para medir la inteligencia del hombre, si tienes menos de dos dedos de frente puedes ser condenado de bruto, son leyes de la vida que nadie puede cambiar y la pasa no lo entendía. Sus cejas eran abundantes, un par de surcos algo enroscados también y que exigían esfuerzos a un buen observador para distinguirlas, estamos hablando de un negro de pura raza donde todo es verdaderamente de ese color, pero allí estaban y podías identificarlas a dos metros de distancia. Luego, ellas también sufrían estar aisladas, es probable que años posteriores lograran unirse como todos los proletarios del mundo, no quiero verlo cejijunto, la máscara perfecta del diablo.

Cuando reía, podías comprender su alegría a cincuenta metros de distancia, su dentadura era un desfile de pequeñas piezas de marfil pintadas con extremada blancura. Ese contraste entre aquel blanco tan puro, el rojo de su bemba y el negro que servía de fondo, hubiera resultado el paisaje perfecto para cualquier cuadro de Picasso. Luego, su caja torácica tan desproporcionada a su estatura, las piernas exageradamente largas, aquel culo solamente comparado con el maletero de los autos de la década del cincuenta y esos brazos carentes de bíceps y tríceps que, denunciaran haber asistido alguna vez a un gimnasio, o cuando menos, haber participado en los trabajos voluntarios que se realizaban en la isla y ayudaban en cierta forma al desarrollo del cuerpo humano, ofrecían una triste imagen del homus sapiens cubano, una caricatura.

Con aquel tamañón y características vírgenes de sus antepasados, Rogelio era un simple camarero en el buque Bahía de Cienfuegos. Fue subordinado mío en otros barcos y no lo deseaba mejor, era la persona más noble que tuve bajo mi mando, un excelente trabajador. Le tocó la suerte o desgracia de dar un viaje de circunnavegación conmigo, tuvo una duración de nueve meses aquella aventura, donde por supuesto, no fueron pocas las sorpresas y calamidades vividas. Una de aquellas escalas se produjo en el puerto de Adbiján, capital de Costa de Marfil. Allí tuvo contacto con sus antepasados y creo comprendió el origen de las virtudes mencionadas. Debo destacar, Rogelio superaba en feo a la mayoría de los negros de aquel país, lugar de África donde encontré a los negros más altos y fuertes de ese continente.

Un día y encontrándonos en el dique santanderino del pueblo llamado así, Astillero, el negro no asiste a su puesto de trabajo. Pasan dos días sin que el hombre desempeñara sus funciones como camarero de los oficiales, no le presté mucha importancia por varias razones y se destaca, lo ocupadísimo que se encuentra el Primer Oficial, responsable de las reparaciones que se realizan en cubierta y cámara. Pero al tercer día no postergué mi decisión de visitarle en su camarote, yo conocía a Rogelio e imaginaba algo serio le ocurría cuando él no asistía a su puesto de trabajo. Debo destacar que el buque contaba entre los tripulantes con un oficial enfermero y que éste, debía mantenerme informado sobre el estado de salud de toda la tripulación. En el momento de mi visita le habían traído la comida y Rogelio se esforzaba por restarle importancia a su estado de salud. Se sentó a comer y pude observar ciertas convulsiones y falta de energías para cortar un bistec, no solo eso, probó un bocado a duras fuerzas y alegó falta de apetito, se acostó tembloroso con mi ayuda y partí muy preocupado. Creo haber señalado este caso en otra oportunidad, pero hoy me llega con mucha frescura, salí de su camarote para el del Capitán Arquímedes Montalbán.

-Capitán, tenemos a un tripulante enfermo que requiere llevarlo al médico.

-Ya sé, el enfermero me ha hablado del caso de Rogelio, es probable que sea una gripe.

-No es ninguna gripe, yo conozco a ese negro desde hace varios años y nunca lo he visto en estas condiciones.

-Aquí tenemos a un enfermero naval, Primero, no se preocupe tanto.

-¡Oye! Sí me tengo que preocupar, ese hombre es un subordinado mío y es un ser humano.

-Pero no podemos estar llevando a todo el mundo al hospital, ese es un gasto. ¿Y si declaran al buque en cuarentena?

-Y a mí que coño me importa el gasto o la cuarentena, ni usted, ni el enfermero ni yo, sabemos nada sobre los padecimientos del negro.

-¡Mire, Primero! Vamos a esperar varios días antes de tomar una decisión, hay que ver como evoluciona.

-Usted esperará todo lo que le de la gana, yo no.

-Manolito, tengo que hablar contigo antes de que subas al barco. Nos conocíamos del Jade Island donde él estuvo como Jefe de Máquinas, compartimos varias veces fuera de la nave y siempre me inspiró confianza. Manolito huevo de toro, así era conocido en toda la flota, era en esos instantes el representante de Navegación Mambisa, nuestra empresa armadora durante el proceso de reparación en Santander. Se encontraba atendiendo de paso al Bahía de La Habana, ambos buques realizábamos la reparación de garantía.

-¿Qué te pasa, flaco? Me preguntó mientras me pasaba el brazo sobre el hombro, comencé unos pasos que me alejaban de la escala donde había varios tripulantes. Él comprendió mis intenciones y me siguió.

-El asunto es que tengo a un tripulante enfermo y el Capitán no quiere enviarlo al médico alegando gastos de divisas, sinceramente, estoy muy preocupado y temo pueda morirse a bordo.

-¿Cómo, de qué me hablas?

-Manolito, no sé en las condiciones que se encuentra ese negro, pero estoy muy asustado, yo lo conozco desde hace varios años y estoy convencido de que no finge.

-Y aunque así fuera, ¿cómo es posible que ese idiota no lo envíe a un hospital? ¡Vamos hasta el camarote del Capitán! Era visible el encabronamiento experimentado por Manolito cuando escuchó mi confesión. Cinco minutos nos tomaría llegar a nuestro destino.

-¡Capitán! Parece mentira que usted esté jugando con la vida de sus tripulantes. Fue su introducción, sobrada razón para reflejar cobardía en el rostro de Arquímedes.

-¡Pero mira, Manolo! Su voz temblaba y no tuvo tiempo a concluir.

-¡Primero! Manda a vestir inmediatamente a ese tripulante y dile al enfermero que se disponga para acompañarlo. Manolito tomó el teléfono y pidió un taxi. -¡Manda **Censurada**! Parece mentira que usted esté jugando con la vida de su gente, Capitán. Arquímedes trató de darle alguna explicación y Manolito lo dejó con la palabra en la boca. Ambos salimos del camarote al mismo tiempo, yo permanecí en el portalón hasta que llegó el taxi.

En el hospital no descubrieron las razones de aquella enfermedad y le mandaron algunos medicamentos que no aliviaron el estado del negro. Manolito consideró prudente enviarlo a La Habana, todavía nos quedaba cumplir el viaje de regreso y no se podía predecir su duración. Aquella afortunada decisión le salvó la vida a Rogelio, fue enviado directamente a la clínica de enfermedades tropicales de Siboney y luego de un examen profundo, detectaron que padecía de paludismo. Posterior a nuestra salida de Adbiján arribó otro buque cubano, no recuerdo exactamente el nombre de aquella nave, han pasado muchos años desde esta fecha. Uno de sus tripulantes falleció de paludismo, es muy probable haya corrido la misma suerte del negro, no la misma, peor y eso le costó la vida. Estoy convencido que las causas fueron las mismas, evitar los gastos médicos se destacan entre otras.

Rogelio visitó nuestro buque dos meses después, vino a recoger su documentación y liquidaciones. Nunca me dio las gracias y no se las pedí, él no supo nunca la suerte que había corrido, el negro era militante, Montalbán jugaba en su equipo, yo no. Imagino se encuentre vivo, tal vez, aunque cada vez que hablo con alguien me dice sobre la muerte de nuestra gente, los de mi generación. Leo los obituarios del Nuevo Herald, mueren cubanos diariamente, todos de setenta a noventa, mi gente anda por los sesenta y mueren.

En las penumbras de su cuarto y mirando esas figuras abstractas que dibujan los mechones en medio de un apagón sobre el techo, no dudo haya pensado alguna vez. Miro por la ventana y la nieve no se ha derretido, pongo un disco y me abstraigo, viajo hasta Adbiján y me rodeo de negros, Rogelio es más feo que todos ellos y tiene la bemba colorá.



Esteban Casañas Lostal.

Montreal..Canadá.

2008-04-06

Y si tenéis por rey a un déspota, deberéis destronarlo, pero comprobad que el trono que erigiera en vuestro interior ha sido antes destruido.
Jalil Gibrán.

Otros trabajos pueden encontrarse en las sig. direcciones:


http://www.conexioncubana.net/index.php?st=content&sk=blogcategory&id=176&sitd=416&showcatname=ok
http://www.amigospais-guaracabuya.org/#casanas
http://www.conexioncubana.net/blogs/esteban/

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” ROGELIO.”””

Mensaje por Jesus Hernandez el Dom Abr 06, 2008 9:55 pm

excelente historia esteban,todo lo que he leido suyo me parece fabuloso,ojala nunca deje de contarnos sus historias.un saludo

Jesus Hernandez
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 64
Localización : Florida
Hobbies : billar
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : -1
Fecha de inscripción : 21/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.