Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 38 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 38 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

REPORTE SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA (5 AÑOS DESPUES)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

REPORTE SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA (5 AÑOS DESPUES)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 18, 2008 2:03 pm

http://www.cubanet.org/revista/InformeCuba.pdf


Cuba
Cinco años después de la “Primavera
negra”, los periodistas independientes resisten

Marzo 2008
Una investigación de Claire Voeux, con la colaboración de Benoît Hervieu
Reporteros sin Fronteras - Despacho Américas
47, rue Vivienne - 75002 Paris
Tél : (33) 1 44 83 84 84 - Fax : (33) 1 45 23 11 51
E-mail : americas@rsf.org

Web :www.rsf.org



Érase una vez hace cinco años. Entre el 18 al 24 de
marzo de 2003, noventa opositores al régimen
castrista eran detenidos y setenta y cinco de ellos
condenados a penas de entre 14 y 30 años de cárcel,
acusados de “atentar a la independencia nacional
y la economía de Cuba”. Entre ellos había veintisiete
periodistas. Se pensaba que la “Primavera
negra” iba a representar definitivamente el final del
periodismo independiente en la isla comunista. [size]

Pero no ha ocurrido así
Ahora, la mayor parte de los
protagonistas coinciden en
decir que los periodistas
independientes son al menos
tan numerosos como en la
víspera de marzo de 2003
que, sin embargo, pasaba por
ser la
Belle Epoque de la
prensa libre. Mejor aún, sus
escritos han ganado en calidad. Nacen agencias de
prensa, se tejen redes. Una enviada especial de
Reporteros sin Fronteras ha podido comprobarlo
en una misión efectuada
in situ durante la última
semana de febrero de 2008, en el momento de la
investidura de Raúl Castro al frente del Estado. La
misión ha propiciado encuentros con periodistas
independientes, opositores políticos, familiares de
los periodistas encarcelados y corresponsales
extranjeros. Oficialmente, Reporteros sin
Fronteras no está autorizada a viajar a la isla.
“El simple hecho de no sentir el dedo amenazante
de Fidel apuntando a nuestras cabezas nos ayuda a
sentirnos más relajados”, analiza Yoani Sánchez,
una de las bloggers más influyentes de la isla. “El
gobierno no cede terreno de buena gana. Somos
nosotros quienes le robamos espacio.” La retirada
del Líder Máximo de la vida política - temporal
desde finales de julio de 2006 y convertido en definitivo
con la designación de su hermano Raúl para
la presidencia del Consejo de Estado - ha liberado
imperceptiblemente los ánimos, y las plumas. Los
periodistas, que con frecuencia han llegado al
periodismo en un desvío de la defensa de los derechos
humanos y la oposición al régimen castrista,
dicen que ya no tienen miedo.
Esperada desde hace años la firma, por Raúl
Castro el 27 de febrero de 2008, de dos Pactos de
Derechos Humanos de Naciones Unidas (uno
relativo a los derechos económicos, sociales y culturales,
y el otro referido a los derechos civiles y
políticos) es, ciertamente, una muestra de buena
voluntad. En su discurso de investidura ante la
Asamblea Nacional del Poder Popular, el pasado
24 de febrero, el ex jefe de los Ejércitos propulsado
a Jefe del Estado sostuvo incluso que “del
profundo intercambio de opiniones divergentes
salen las mejores soluciones”. Una afirmación, casi
una promesa, escudriñada
con atención por los opositores
políticos. La puesta en
libertad de cuatro presos de
conciencia, inmediatamente
exiliados en España, entre los
que se encuentra el periodista
independiente Alejandro
González Raga, ha representado un primer paso.
Sin embargo, del grupo de los “75” detenidos en
2003 todavía quedan 55 pudriéndose en los calabozos
cubanos, diecinueve de los cuales son periodistas.
En cuanto a los que disfrutan de una relativa
libertad, son sistemáticamente descartados de los
puestos públicos, controlados, humillados… y,
sobre todo, se les impide difundir sus informaciones
entre los cubanos de la isla a quienes, sin
embargo, van dirigidas prioritariamente. Por tanto,
los cerca de 11 millones de habitantes de la isla
tienen que contentarse con
Granma y Juventud
Rebelde
, los dos órganos de prensa del Partido
Comunista Cubano que, cada mañana, vierten la
retórica castrista, sin posibilidad de acceder a una
información alternativa.


“Mi marido está muy mal”
Ocho de los veintisiete
periodistas encarcelados en
la “Primavera negra” han ido
saliendo en libertad, con
cuentagotas. “No es un
gesto humanitario, sino más
bien una moneda de cambio
para ganarse el beneplácito
de Europa, y especialmente
de España”, estima Laura Pollán, esposa de Héctor
Maseda Gutiérrez, uno de los cofundadores de la
agencia
Grupo de Trabajo Decoro, que está cumpliendo
una condena de veinte años en la cárcel de
Matanzas.A los ocho liberados se les ha concedido
una “licencia extra penal”, es decir la libertad
condicional por razones de salud. “Pero, al menor
paso en falso, se vuelve al agujero”, precisa Oscar
Espinosa Chepe, periodista y economista, al que
ese riesgo no le desanima de seguir escribiendo.
Los presos políticos tienen un estatuto distinto.
“Les vigilan más que a los otros”, asegura Laura
Pollán. Pero la mayoría padecen las mismas condiciones
de higiene y la misma deplorable alimentación
que los presos comunes.Algunos están internados
fuera de sus provincias. “Es una forma de
castigar a los familiares”, suspira Laura Pollán que
cada dos meses tiene que hacer el trayecto entre
La Habana y Matanzas (90 kms. al este de la capital)
para la visita familiar, y cada tres meses para la
visita conyugal. Con sesenta y cinco años, Héctor

[size=14]Maseda Gutiérrez, el mayor
de los periodistas encarcelados
en la isla, ha encontrado
fuerzas para escribir un libro,
Enterrados vivos, publicado en
Miami, que repasa las condiciones
de su encarcelamiento
y la vida diaria en la cárcel.
“En su celda solitaria, escribía
con letra muy pequeña en
papeles que enrollaba como cigarrillos”, cuenta
Laura Pollán. “Se los pasaba a algunos presos
comunes, menos vigilados, que los entregaban a
sus familiares y éstos me los daban a mí. “Laura
Pollán se convirtió en mecanógrafa. Regularmente,
escribía los textos en un ordenador portátil regalado
por una turista argentina, y después los
enviaba a Miami, a Manuel Vázquez Portal, otro
periodista del grupo de los “75”, que salió en libertad
en junio de 2004. La obra se publicó con ayuda
del Grupo de Apoyo a la Democracia, una organización
con sede en Florida.
Ricardo González Alfonso,
corresponsal de Reporteros
sin Fronteras, internado en
la cárcel de Combinado del
Este de La Habana, no lo
lleva tan bien. Su mujer,Alida
Viso, recuerda que, desde
enero de 2005, ha sufrido cuatro operaciones quirúrgicas.“
Mi marido está muy mal”, dice con rabia
Alida Viso, que ha tenido que abandonar sus actividades
periodísticas por falta de teléfono. A principios
de febrero de 2008 presentó una demanda de
licencia extra penal, para que le dejaran en libertad.
“A pesar de todo consigue mantener la
moral”, asegura su esposa. De 58 años de edad, el
fundador de la
Sociedad Manuel Márquez Sterling
ha escrito clandestinamente en la celda dos libros
de poesía (
Historia sagrada en 2005 y Hombres sin
rostros
en 2006), en los que denuncia la privación
de libertad. Mantenido durante mucho tiempo en
convalecencia en el hospital militar de la cárcel de
Combinado del Este, Ricardo González Alfonso
fue devuelto a la celda en el momento en que su
esposa solicitó la suspensión de la condena, por
razones médicas.
Esposas, madres y hermanas
de los “75”, las
Damas de Blanco, desfilan
todos los domingos
a la salida de la
misa celebrada en la
iglesia de Santa Rita de
La Habana. Galardonadas en 2005, junto con
Reporteros sin Fronteras, con el Premio Sajarov
para la libertad del espíritu del Parlamento
Europeo, sufren todo tipo de humillaciones. La
última en el tiempo fue que a treinta “damas” les
impidieron, hasta el último momento, la entrada en
la Catedral de La Habana donde debía celebrar
una misa el número dos del Vaticano, el cardenal
Tarcisio Bertone, de visita oficial en Cuba entre el
20 y el 26 de febrero. Finalmente, pudieron asistir
a la celebración, aunque de lejos. El 9 de diciembre
de 2007, en víspera del Día Internacional de los
Derechos Humanos, los policías cubanos retuvieron
en sus hoteles a quince españolas, bosnias,
suecas y peruanas, llegadas para acompañarles en
su marcha dominical, y después les expulsaron. Los
agentes confiscaron también los panfletos sobre
los derechos humanos que las mujeres distribuían
entre los viandantes.
Movimiento apolítico y pacífico, las Damas de
Blanco son un componente importante de la oposición
en Cuba. Entre otros, disponen del apoyo de
la ONG “Plantados hasta la libertad y la democracia
en Cuba”, con sede en Miami y compuesta de
cubanos exiliados, que todos los meses envía cincuenta
dólares a cada una, de los que las autoridades
retiran un impuesto del 10% en el momento
de cambiar los dólares en pesos convertibles. Una
cantidad que las “damas” dedican fundamentalmente
a la compra de alimentos para los presos, y
a los desplazamientos para visitarles.


“Tras la Primavera negra,
la gente tuvo miedo”
¿Cuántos son? Alrededor de ciento cincuenta. Es
muy difícil establecer con certeza el número de
periodistas independientes. En todo caso, serían
más numerosos que antes de marzo de 2003. Con
sede en Florida, el portal
Cubanet
reúne por sí solo a sesenta y cuatro
colaboradores residentes en
Cuba, procedentes de once agencias.
Desde Florida también, la
agencia
Nueva Prensa Cubana
(NPC) difunde regularmente las
grabaciones radiofónicas breves
de una veintena de periodistas. En
la isla, la
Asociación Pro Libertad de Prensa, o APLP,
fundada en 2005 y presidida por José Antonio
Fornaris, agrupa a sesenta y nueve miembros.
Evidentemente, estas cifras son solo indicativas,
porque algunos periodistas pueden pertenecer a
varias de esas estructuras. En cualquier caso, son la
muestra de una reconstrucción del periodismo
independiente desde marzo de 2003.
No obstante, la “Primavera negra” asestó un golpe
terrible a la prensa disidente. Aturdidos por el
encarcelamiento de veintisiete compañeros,
muchos periodistas optaron por renunciar o exiliarse.
“En aquel momento, la gente tenía miedo y
dejó de escribir”, recuerda Miriam Leiva, una de las


CONTINUARA...



Última edición por M.L. matanzas el Mar Mar 18, 2008 2:14 pm, editado 6 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: REPORTE SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA (5 AÑOS DESPUES)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 18, 2008 2:05 pm

líderes del movimiento de las Damas de Blanco.
“Luego volvieron a escribir artículos, primero de
forma anónima y después firmándolos de nuevo.”
Algunas agencias, entre ellas la
Sociedad Manuel Márquez Sterling,
no consiguieron sobrevivir a la
oleada represiva. Fundada en 2001
por el corresponsal cubano de
Reporteros sin Fronteras, Ricardo
González Alfonso, condenado a
veinte años de cárcel en 2003 que sigue detenido,
ese centro de formación y redacción llegó a imprimir
tres números de la revista
De Cuba. Pero, en
cambio, otras agencias que estuvieron temporalmente
“durmientes” han conseguido salir de
nuevo a la superficie, como
Cuba Press, fundada por
Raúl Rivero - puesto en libertad a finales de 2004
y exiliado en España al año siguiente -,
Nueva
Prensa Cubana
Habana PressFélix Varela o la
Cooperativa Avileña de Periodistas Independientes,
cuyos directores están, o han estado, en la cárcel.
Una veintena de pequeñas agencias conocidas
envían textos o reseñas radiofónicas a portales de
Internet con sede en el extranjero, especialmente
en Miami, como
Cubanet,Nueva Prensa Cubana
o
Payolibre.
Desde marzo de 2003 han surgido nuevas estructuras,
que han venido a hinchar las filas de estas
agencias supervivientes:
Cubanacán Press, Jagua
Press
, Villa Blanca Press, Jóvenes sin Censura o también
la
Agencia Libre Asociada , la última de
todas, creada en La Habana en noviembre de
2007.


Periodistas del interior para
el exterior
Son escasas las publicaciones fundadas y publicadas
por periodistas independientes en un país
donde el Estado dispone del monopolio informativo,
y del de los medios de difusión e impresión.
De Cuba y Vitral son las dos únicas experiencias
destacables, y ahora ya forman parte del pasado.
Actualmente no circula ningún periódico de la
prensa cubana independiente, si exceptuamos
algunas páginas fotocopiadas de la revista
Consenso, del Partido del Arco Progresista.A la isla
llegan algunos periódicos y revistas que se hacen
fuera de Cuba y se reparten bajo capa, como
Primavera de Cuba, un periódico de disidentes que
residen en Suecia, creado en 2006 y que edita cuatro
números anuales. “Recibimos pocos pero los
distribuimos mucho”, asegura Miriam Leiva. La
revista
Enepecé, de Nueva Prensa Cubana de Miami,
o
Encuentro en la Red, llegan a un círculo restringido.
Globalmente, los periodistas independientes
están condenados a escribir desde el interior para
el exterior del país. Los cubanos de los que hablan,
y a los que se dirigen, quizá no les lean nunca.
Queda Internet. Pero están mayoritariamente excluidos,
porque el acceso a la Red es restringido y caro.
Aparte del centro público del Capitol en La Habana,
la mayoría de los cafés de Internet están reservados
para los turistas. Incluso aunque se facilitara el acceso
a las pantallas,muchos sitios de disidentes están bloqueados,
como
Cubanet, Carta de Cuba, Payolibre,
Encuentro en la Red y Damas de Blanco. Incluso aunque
no apareciera ningún mensaje de error, la página de
entrada del sitio de
Nueva Prensa Cubana parece no
funcionar desde la isla. Curiosamente, son accesibles
los sitios de
Bitácoracubana, Desde Cuba, el blog de
Yoani Sánchez y los sitios de Reporteros sin
Fronteras o del
Miami Herald.
Desde Cuba y el fenómeno
de Yoani Sánchez
Se cuenta que la leen los reporteros
de
Juventud Rebelde, y hasta
en las más altas esferas del régimen.
Con su blog Generación Y
(www.desdecuba.com/generaciony),
Yoani Sánchez, de 32
años, encarna la nueva generación de periodistas,
sin complejos ante sus mayores que vivieron la llegada
del comunismo.“A la generación de los 25-40
años le han puesto nombres exóticos o rusos, que
empezaban por ‘Y’, explica. “Una generación desengañada
que no conoció la época gloriosa de los
revolucionarios de la Sierra Maestra.” La joven se
presenta a pecho descubierto con su foto, su nombre
y su mini curriculum de filóloga.“Tener el valor
de firmar con mi nombre era una forma de infundir
valor a mis actos”, indica, sentada a la mesa del
apartamento que comparte con el periodista
Reinaldo Escobar.
Procedente de un medio popular,Yoani Sánchez no
tardó en hacerse con una reputación de “rebelde”.
“Comencé a tener problemas con mi tesis sobre
la literatura de la dictadura”, recuerda. Conocer a
su marido, Reinaldo Escobar, fue decisivo : después
de trabajar en
Juventud Rebelde se vio obligado a
dimitir tras algunos artículos desagradables.Yoani
Sánchez pone su espíritu insumiso al servicio de la
magia del blog :“Descubrí el poder de los blogs en
los opositores marroquíes o chinos.” La joven
mamá se ha hecho rápidamente un nombre, gracias
a algunos apuntes de tono libre y sin florituras
que prefieren hablar de la vida cotidiana de los
cubanos, en lugar de perderse en conceptos
amplios. Compara la dificultad para descifrar los
discursos de Raúl Castro a la de Champollion para
descubrir el secreto de los jeroglíficos.
El blog de Yoani Sánchez se encuentra en un portal
más amplio, Consenso/Desdecuba.com, ani-
mado por cinco bloggers y un consejo de redacción
de seis personas. Su objetivo es esencialmente
comentar la actualidad política del país. El
sitio puede presumir de haber franqueado, tras un
año de existencia, la barrera del
millón y medio de clics en el
pasado febrero, 800.000 de los
cuales fueron al blog
Generacion
Y
. Más impresionante aún, el 26%
de los visitantes están domiciliados
en Cuba, en tercera posición
detrás de Estados Unidos y
España. El sitio lo fundó, en febrero de 2007, el
equipo de la revista
Consenso, que gravitaba en
torno al opositor socialdemócrata Manuel Cuesta
Moruá. Como la efervescencia crea las divergencias,
Manuel Cuesta Morua ha creado, por su
parte, el
Grupo mediático Consenso. Ahora, ambas
entidades se disputan el nombre de “Consenso”.
Creado en diciembre de 2007, el
Grupo mediático
Consenso
, que agrupa a una treintena de periodistas,
se presenta como un proyecto cultural global
y una emanación del Partido del Arco Progresista.
Comprende una revista, archivos y un periódico
que acaba de publicar su séptimo número. Impreso
clandestinamente con máquinas de oficinas, de
este semanario se hacen una centena de ejemplares
que se venden al precio de dos pesos convertibles,
es decir dos dólares.
Convivencia o la revancha
del equipo de
Vitral
Ya no existe la única cabecera de presa escrita que
disfrutaba de una relativa libertad de tono y se
difundió durante muchos años. La
revista católica
Vitral, fundada en
1994, se vio obligada a echar el
cierre en abril de 2007. Con una
tirada de 10.000 ejemplares y distribuida
a 8.500 abonados, esa
publicación de calidad, de entre 30
y 80 páginas, se convirtió en el florón
de la expresión de la sociedad civil.“Gracias a
las relaciones entre las diócesis y a la red de
Internet que posee la iglesia, los escritos llegaban
a todos los rincones de la isla”, recuerda, con
amargura, Dagoberto Valdés, antiguo director de
Vitral.Algunos incordios administrativos y la penuria
de papel - muy real - explican en parte la desaparición
de la cabecera. “El presupuesto que
teníamos nos habría permitido continuar”, precisa
Dagoberto Valdés. “Pero la llegada de un nuevo
obispo, más próximo al régimen, lo cambió todo.”
Desde su creación en 1994 la revista, con sede en
Pinar del Río (Oeste), adoptaba una libertad de
tono sin igual, en un contexto mediático estrechamente
controlado. El paralelismo que estableció,
en una serie de editoriales, entre el camino de la
cruz y la vida cotidiana de los cubanos bajo el régimen
comunista, fue la gota que colmó al nuevo
obispo, que temía el enfado de los dirigentes castristas.
El prelado Jorge Enrique Serpa empezó desaprobando
los escritos de los periodistas, religiosos
y laicos, de
Vitral, precisando que no estaban
comprometidos con su diócesis. “En abril de 2007
dijimos que, en esas condiciones, no seguiríamos
redactando la newsletter destinada a la difusión a
través de la Intranet”, prosigue Dagoberto Valdés.
“Ante las protestas, en el interior y en el exterior
del país, por el cierre de la revista, el obispo relanzó
Vitral, pero con una línea puramente pastoral. La
nueva revista no tiene nada que ver con la antigua.”
Señalados con el dedo en las misas celebradas en la
iglesia de Pinar del Río, obligados a dimitir, doce de
los miembros del equipo de
Vitral tuvieron que
enfrentarse a un dilema.“Finalmente nos decidimos
por la opción difícil de permanecer en el interior de
la Iglesia, en el interior de Cuba, y no unirnos a la
disidencia”, resume Dagoberto Valdés. Tras un año
“sabático” según sus propias palabras, una parte del
equipo fundó, en febrero de 2008, la revista digital
Convivencia, que se define como un espacio de
expresión de la sociedad civil, con una parte reservada
a los derechos humanos, pero también a la cultura
y la historia. Como ejemplo de las redes de solidaridad
que se tejen entre los medios independientes,
Yoani Sánchez les sirve de consultora técnica.
La prensa católica - la Iglesia romana está mal vista
pero tolerada por el régimen - ha sabido hacerse
con un cierto espacio de libertad.Todas las diócesis
disponen de su propia revista. Muy próxima a la de
La Habana,
Palabra Nueva franquea prudentemente
la línea oficial. En su edición del pasado febrero, el
redactor jefe Orlando Márquez no dudaba en recordar
las palabras que Juan Pablo II pronunció, en la
pista del aeropuerto José Martí, en su visita a Cuba
en 1998, acerca de “la angustia de Cuba causada por
la pobreza material y moral, las desigualdades y las
limitaciones de las libertades fundamentales”. En su
crónica titulada “Para superar la angustia”, el periodista
añadía que las causas del mal cubano son “tanto
externas como internas” citando, desordenadamente,
la política de la administración Bush, la penuria
de bienes de primera necesidad, la crisis educativa,
las discriminaciones y la restricción de las libertades
: unos males que, según él, han entrado a formar
parte de los debates públicos organizados por
el régimen, desde la llegada al poder de Raúl Castro.

CONTINUARA...
[/size]


Última edición por M.L. matanzas el Mar Mar 18, 2008 2:18 pm, editado 3 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: REPORTE SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA (5 AÑOS DESPUES)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 18, 2008 2:06 pm

“La gente ya no teme llamarnos”
Los periodistas cubanos, antiguos o nuevos, se han
dado cuenta del partido que pueden sacar de este
período de transición. Una parte importante de su
Cuba
Cinco años después de la “Primavera negra”, los periodistas independientes resisten
4
Manuel Cuesta
Morúa
Dagoberto Valdés
trabajo consiste en desmenuzar las palabras y apariciones
de los dirigentes castristas, y en sondear
la dirección que podría tomar el régimen.Aunque
eso suponga tener que seguir asiduamente la
prensa oficial.
Dotados de un sólido conocimiento
de la actualidad y la historia
política cubana, a los periodistas
más conocidos como Miriam
Leiva, o su marido Oscar Espinosa
Chepe, les llaman regularmente las
redacciones extranjeras y colaboran
con frecuencia en cabeceras
como
El País (España), Libération (Francia),
International Herald Tribune, así como en diferentes
diarios de América Latina. Las informaciones más
destacadas de los reporteros de la isla, como la
reciente muerte de un escolar en La Habana maltratado
por su profesor, revelada por Jaime
Leygonier, a veces las reproduce el
Miami Herald.
Tantos escaparates para el periodismo independiente
en Cuba.
Además, los periodistas que van en busca de
información reciben ayuda de sus conciudadanos.
“La gente tiene menos miedo y se cercana a
nosotros más fácilmente”, admiten al unísono.
“Nos llaman para denunciar una detención arbitraria
o para señalar el caso de un enfermo de
cáncer que no encuentra un centro de asistencia,
por ejemplo”, confirma Jaime Leygonier, que oficia
de independiente en La Habana.Adepto al “periodismo
de calle”, pone el ejemplo de su propio
caso.“Cuando me negaron la guarda de mi hija, en
el momento del divorcio, sentí la necesidad de
manifestarme sobre ese tema”, dice. “Y así fue
como escribí mi primer artículo, y lo envié a José
Antonio Fornaris, de la agencia
Cuba Verdad.”
Jaime Leygonier contó recientemente la historia
de un hombre ebrio que apareció tumbado en un
sótano, y que resultó ser un veterano de la guerra
de Angola (donde los militares cubanos ayudaron
al movimiento marxista a vencer a Sudáfrica,
entre 1975 y 1991). “Sus hermanos habían vendido
la casa para pagarse la marcha al exilio, y el
hombre estaba sin techo.” Una historia que también
es un reflejo de la realidad cubana.
Expulsado del Ministerio del Azúcar en 1990 a causa
de sus opiniones, Carlos Ríos Otero, de la agencia
Habana Press, mantiene algunos contactos oficiales.
“Mucha gente sigue trabajando para el gobierno,
aunque sin apoyarle, y se sienten felices de poder
hablar, pero de forma anónima”, precisa. Una limitación
a esta relativa “liberación de las fuentes”, la protección
del anonimato sigue siendo frecuente,como
sigue siendo imposible conseguir información en
fuentes oficiales.
“Me gustaría mucho poder
escribir en
Granma
Más numerosos, mejor informados,
los periodistas independientes
están también mejor organizados.
Desde la desaparición de la
Sociedad Manuel Márquez Sterling
que también servía de centro de
formación, otros han tomado el
relevo. Guillermo Fariñas y su
agencia
Cubanacán Press, con sede en Santa Clara,
se han marcado el objetivo de crear talleres de
formación periodística en toda la provincia de
Oriente.
Ningún periodista disidente es auténticamente
profesional en Cuba. Algunos disponen de formación
académica elevada, otros menos; no
existe ningún modelo de prensa libre ni ninguna
redacción-faro que pueda servir de referencia.
Está todo por inventar. La mayoría ha llegado al
oficio impulsada por un rechazo íntimo, y en
ocasiones visceral, al régimen establecido. “Ante
todo, intentamos conseguir que emerja una
sociedad civil en un país donde ha quedado
reducida a muy poca cosa” estima, por su parte,
Dagoberto Valdés. “El objetivo es hacer pagar al
régimen un coste político por sus errores y
exacciones, mediatizándolos”, añade Guillermo
Fariñas. “Los dirigentes no rinden cuentas a
nadie.” ¿Cómo mantenerse objetivo cuando a
uno se le expulsa a la disidencia, al margen de la
sociedad cubana?
Demasiado politizados, a los artículos les falta a
veces perspectiva. “Todos los medios de comunicación
están al servicio del
régimen establecido”, precisa
Ahmed Rodríguez Albacía, de 23
años, de la agencia
Jóvenes sin
Censura
. “Por eso, necesariamente
nos dedicamos a enseñar
la otra cara del poder, la que es
menos bonita. A mí me gustaría
mucho poder escribir en
Granma, pero no hay
lugar para una mirada crítica en el interior del
sistema.” Yoani Sánchez, a través de su blog
Generación Y, prefiere asumir su subjetividad :
“Escribo en primera persona, a partir de mi
experiencia personal, con mi edad y mis convicciones.”
Hay una frontera extremadamente
tenue entre periodismo independiente y oposición
política. “Muchos opositores son periodistas,
y a todos los periodistas independientes se
les considera opositores”, resume Jaime
Leygonier.


CONTINUARA...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: REPORTE SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA (5 AÑOS DESPUES)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 18, 2008 2:07 pm

“Me han echado de todos
los trabajos”
Opositores, por tanto… tratados como tales.
Considerados “perjudiciales”, calificados tanto de
“mercenarios” como de “enemigos de la revolución”
o “agentes de la CIA”, a los periodistas independientes
se les persigue metódicamente.Aparte
de los 19 detenidos de la “Primavera negra”, otros
cuatro han sido encarcelados desde 2005, y tres
de ellos después de la llegada al poder de Raúl
Castro. Ahora, los disidentes temen menos otra
“Primavera negra” - demasiado visible para un
régimen en búsqueda de legitimidad internacionalque
una guerra de baja intensidad.
Los agentes de la Seguridad del Estado (policía
política) disponen para ello de todo un panel de
medios de presión. En un país comunista donde la
práctica totalidad de los empleos está en manos
del Estado, lo más fácil es privar a los periodistas
de su puesto de trabajo.“Me han echado de todos
los trabajos, ahora me gano la vida pintando casas
y echando una mano”, completa Carlos Ríos
Otero, antiguo funcionario. Hay muchos ejemplos:
Ahmed Rodríguez Albacía fue despedido de una
fábrica de tabaco, Jaime Leygonier de su puesto de
profesor y Dagoberto Valdés se vio obligado a
dejar la dirección de una importante fábrica de
cigarros. De hecho, la mayoría de los periodistas
independientes no tiene empleo fijo.
La búsqueda de información les expone a frecuentes
brutalidades. María Antonia Hidalgo, de la agencia
Holguín Press, en la ciudad del mismo nombre
(Este), cuenta que le pegaron cuando estaba embarazada.
Otros, como Reinaldo Escobar, del colectivo
Consenso/Desdecuba.com, estuvieron retenidos
durante horas en un puesto de policía, antes
de que les soltaran. Los “actos de repudio” también
van viento en popa : se acordona el barrio y
decenas de vecinos se reúnen “espontáneamente”
ante el domicilio de la persona elegida para gritarle
insultos, lanzar objetos y eventualmente
hacer pintadas en la casa. “Una experiencia terrible”,
cuenta Ahmed Rodríguez Albacía, que pasó
por ella. El joven periodista de
Jóvenes sin Censura
estuvo además detenido por la Seguridad del
Estado durante seis días, en diciembre de 2006,
después de que le confiscaran todo su material :
ordenador, notas y cámara de fotos.A eso hay que
añadir el experimentado método de vigilancia
mutua y marginación de contestatarios. “Los vecinos
me consideran radiactiva”, sonríe Yoani
Sánchez.
A veces, los medios de presión son más atípicos.
Yoani Sánchez, acostumbrada a los “ataques cibernéticos”,
como los califica, también recibe comentarios
insultantes en su blog, y también “copiercoller”
de artículos que no tienen nada qué ver
con los temas que aborda. Pero, cuando alguien se
sorprende de verla globalmente inmunizada
contra las fechorías de la Seguridad del Estado,
responde:“Mi alma, es la mediatización. Las autoridades
saben que si me atacan se sabrá.”
Jaime Leygonier asegura que a su
propia hija, de catorce años, le
encargaron que le espiara y registrara
sus cosas. La Seguridad del
Estado habría hecho aparecer un
falso anuncio, según el cual el
periodista quería intercambiar su
casa (la venta de alojamientos
está prohibida), descrita como una construcción
sublime y bien situada. “Me telefoneó la mitad
de la población de La Habana”, asegura Jaime
Leygonier. “Era una forma de acoso”. A la mayoría
de los periodistas les escuchan, o piensan
que lo hacen. Es difícil evaluar el nivel de vigilancia
que padecen, pero la posibilidad que les
escuchen o vigilen es suficiente para desencadenar
la paranoia. Raramente los periodistas
hablan por teléfono con total libertad, prefieren
emplear códigos. “Me sobresalto cada vez que
llaman a la puerta y desconfío cuando me miran
por la calle”, confirma Jaime Leygonier.“Hay que
tener espíritu de kamikaze para hacer este trabajo.”
“Hay que apañarse”
La cuestión de la retribución de los periodistas
disidentes, excluidos de los empleos públicos, es
un rompecabezas. “Ser periodista en Cuba no
proporciona dinero, al contrario, te cuesta”,
resume Reinaldo Escobar. Son escasos, e inciertos,
los artículos y reseñas radiofónicas remunerados.
Cubanet, financiada por la organización
gubernamental norteamericana US Aid, que entre
otras cosas pretende el restablecimiento de la
democracia en Cuba, paga algo a los periodistas
de la isla que trabajan para ella.También les paga
Nueva Prensa Cubana. “Pero la transferencia de
ayudas se interrumpió en 2006 [a
causas de los riesgos, ndlr], antes
de volver a reanudarse poco más
tarde”, cuenta Jaime Leygonier.“Yo
no lo entendí, y por eso dejé de
trabajar para ellos”. Famosa por
remunerar correctamente los artículos,
la revista madrileña
Encuentro en la Red cada vez
recurre menos a los cubanos del interior de la
isla, según Oscar Espinosa Chepe. Las ayudas, puntuales,
concedidas por algunos países, y las dotaciones
de premios y recompensas diversas ayudan
a completar esos salarios.
Cuba
Cinco años después de la “Primavera negra”, los periodistas independientes resisten
6
Jaime Leygonier
Oscar Espinosa
Chepe
Mientras Miami es la ciudad donde reside un
mayor número de cubanos después de La Habana,
y el gobierno norteamericano aprobó en tres ocasiones,
entre 2004 y 2007, partidas de decenas de
millones de dólares para desestabilizar el régimen
de la isla, Estados Unidos sigue siendo el primero
tesorero de los disidentes de la isla. Pero aceptar
el dinero, o cualquier ayuda norteamericana, alimenta
la retórica castrista de “colaboración con el
enemigo”.“Mi sitio está alojado en Alemania, no en
Estados Unidos, y es mucho mejor”, comenta Yoani
Sánchez. “Evitamos los apoyos que lleguen de
Estados Unidos”, subraya Manuel Cuesta Morúa.
“Preferimos antes que sean de Europa.” “Yo no
recibo ni busco ninguna ayuda económica”, corta
Yoani Sánchez, que dice aceptar solamente tarjetas
de acceso a Internet y el software que le regalan
amigos “No quiero, de ninguna manera, limitar mi
independencia.”
Como el resto de la población, los periodistas disidentes
disfrutan también de la
libreta (tarjeta de
racionamiento que da acceso a los bienes de primera
necesidad), agua y teléfono baratos y alojamiento
gratuito. Para el resto - porque, sin
embargo, esas ventajas, ciertas, del régimen comunista
no permiten llegar a fin de mes -, los periodistas
independientes recurren al sistema D.“Con
mi marido Reinaldo Escobar, acompañamos a los
turistas a visitar La Habana y les damos clases de
español”, indica Yoani Sánchez.“Nos las apañamos,
recibimos algunos regalos y nos ayudamos entre
los amigos”, completa Ahmed Rodríguez Albacía.
“Escribo los artículos a mano”
Por falta de medios, los periodistas independientes
han regresado a la época de hacer las cosas a lo
Albert Londres : textos escritos a mano, o con
máquina de escribir, sin cámara de fotos para ilustrar
los temas, ni coches para desplazarse.
“Dictamos los artículos por teléfono después de
redactarlos a mano”, explica Ahmed Rodríguez
Albacía, al que le confiscaron todo su material.
Como resulta muy difícil llamar al extranjero, los
periodistas esperan en la “sede” (un apartamento
del centro de La Habana) de
Habana Press la llamada
telefónica de
Nueva Prensa Cubana, desde
Miami, para dictar sus reseñas radiofónicas.
“Escribo mis textos en casa de otro disidente que
tiene un ordenador”, indica Jaime Leygonier “El se
encarga de transmitir mis artículos : a veces, ni
siquiera sé si se han publicado.” Algunos periodistas
más conocidos, o simplemente más afortunados,
consiguen un ordenador. Se trata generalmente
de un regalo, porque la compra de material
informático sin autorización expresa de las autoridades
está prohibida en la isla, y su precio en el
mercado negro resulta prohibitivo. Esos privilegiados
pueden, al menos, redactar. Las cosas se complican
cuando llega el momento de enviar los textos.
De todos los disidentes entrevistados, ninguno
dispone de acceso privado a Internet. De los tres
cibercafés públicos de la capital, dos están cerrados
desde 2006 y el único que todavía permanece
abierto, el Capitol en el centro de La Habana,
cuesta cinco pesos convertibles (o dólares) a la
hora.“El 99% de mi trabajo lo hago sin conexión”,
precisa Yoani Sánchez.“Así, una tarjeta de una hora
a veces me dura tres semanas, a razón de dos visitas
por semana”. Pocos periodistas buscan una
oportunidad en los hoteles, donde los cubanos tienen
prohibido el acceso.
Queda la solución de las representaciones diplomáticas.
Algunas embajadas europeas - Francia no
figura entre ellas - o la Sección de Intereses
Norteamericanos (SINA, que hace de Embajada de
Estados Unidos) ponen ordenadores a disposición
de los disidentes. En represalia, según varios usuarios,
esas embajadas padecerían interferencias de
los satélites, lo que disminuye aun más la velocidad
de conexión.
Con veinticuatro puestos informáticos, la SINA es
el principal proveedor de acceso. Pero las condiciones
en que se navega están muy limitadas,
sobre todo desde el 11 de septiembre de 2001 y
el refuerzo de los controles de seguridad.“No se
pueden utilizar claves USB por temor a un virus,
ni sobre de correo postal, por temor a un atentado
con ántrax”, cuenta Miriam Leiva “La
Seguridad del Estado vigila constantemente las
entradas y salidas de esas embajadas, para identificar
las idas y venidas de los opositores. Una vez
se desencadenó incluso una alarma en el
momento en que entraba un disidente en uno de
los edificios diplomáticos.”
La prohibición de claves USB es un auténtico
handicap
para los disidentes, que prefieren redactar
sus artículos y correos electrónicos fuera de
conexión. La SINA acaba de dar un paso autorizando,
desde hace algunas semanas, las tarjetas de
memoria de las cámaras fotográficas con ciertas
condiciones (únicamente envío de fotos profesionales
y en un formato inferior a 100 KB).
La odisea de los corresponsales
extranjeros
La elección de Raúl Castro por la Asamblea
Nacional, el 24 de febrero de 2008, representó el
momento de una mini revolución para los corresponsales
extranjeros en la isla. “Al final de la
sesión, los diputados vinieron a hablar con nosotros”,
se sorprende el corresponsal de un gran diario
norteamericano “Era algo que no había pasado
nunca. Ciertamente, no nos dijeron gran cosa,
pero ya era algo.” Dejando aparte ese gesto, el trabajo
de los periodistas extranjeros es una odisea.
Empezando por la obtención del visado de prensa,
que deben solicitar en la Embajada de Cuba de su
país de origen. Sin ese
ábrete sésamo
, no se tolera
ninguna actividad periodística en la isla. La expulsión
de los contraventores, y la confiscación de su
material, son de rigor. En el sitio oficial del Centro
Internacional de Prensa de Cuba, se entera uno de
que hay 140 corresponsales, procedentes de 35
países, acreditados de forma permanente, y que
cerca de 1.500 periodistas extranjeros, procedentes
de sesenta países, se acreditan cada año para
eventos puntuales. Una información difícil de verificar.



CONTINUARA

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: REPORTE SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA (5 AÑOS DESPUES)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 18, 2008 2:08 pm

“Hace cuatro meses que presenté la demanda”, se
irrita un periodista español que quiere instalarse
definitivamente en La Habana. “Quiero estar aquí
cuando pase lo que pase. Juegan con nuestros nervios.
Solo los muy perseverantes, y los muy motivados,
se convierten en corresponsales.” El de la
agencia española
EFE tuvo que esperar once
meses. Los periodistas autorizados a quedarse
deben después alojarse en apartamentos concedidos
por el Estado, con alquileres prohibitivos.
Muchos periodistas extranjeros temen que las
autoridades cierren repentinamente las ventanillas
de acreditaciones, sobre todo en caso de fallecimiento
de Fidel Castro.
Tras conseguir la acreditación principal, hay que
presentar demandas de autorización, previo pago,
para cubrir cada uno de los acontecimientos,
como en el caso de la sesión constitutiva de la
Asamblea Nacional o la Feria del Libro. Incluso
para realizar unas entrevistas callejeras, hay que
conseguir una autorización en el Centro
Internacional de Prensa, que cuesta entre 60 y 70
dólares.”A veces nos niegan las peticiones más
anodinas”, suspira el corresponsal de un gran diario
norteamericano, encargado de cubrir América
Central. “No han querido que entreviste al
conservador de la casa de Hemingway, por ejemplo.”
La paranoia llega también hasta los corresponsales
extranjeros.“Temo que no me dejen volver
a causa de un asunto muy halagüeño que
escribí la semana pasada”, prosigue. “Además, un
fotógrafo del periódico ha estado una semana sin
acreditación oficial”. Se comprende bien el sentimiento
de persecución En febrero de 2007 las
autoridades cubanas se negaron a renovar las
acreditaciones de Stephen Gibbs, corresponsal de
la
BBC, Gary Marx, del diario Chicago Tribune y
César González-Calero, de
El Universal de México,
a pesar de que levaban varios años destacados en
La Habana.
Conclusiones y recomendaciones
El triste aniversario de los cinco años de la
“Primavera negra” al menos ha traído una buena
noticia: los periodistas independientes, más numerosos,
más temerarios y mejor organizados, no se
han desarmado. Las cárceles cubanas siguen albergando
a veintitrés periodistas, entre los cerca de
240 presos de conciencia. Más allá de estas víctimas
visibles, el régimen cubano ha ganado el
tour
de force
de hacer a los periodistas del interior inofensivos,
e inaudibles para la población, sin necesidad
de recurrir a otra oleada de detenciones, ni a
castigos corporales serios. Los periodistas que
han optado por quedarse han hecho la apuesta,
incierta todavía, de que a corto plazo emerja una
sociedad civil y se produzca un cambio interno en
el régimen castrista, gastado por los años. Raúl
Castro, de 76 años ¿va a dar una oportunidad a la
libertad de expresión e información?
La puesta en libertad, el 15 de febrero de 2008,
de cuatro disidentes, entre los que estaba el
periodista Alejandro González Raga, y la firma
por el gobierno cubano, el 27 de febrero de 2008,
de dos Pactos de Naciones Unidas sobre los
derechos humanos, son signos alentadores del
régimen de La Habana en dirección a la comunidad
internacional. El anuncio, el 13 de marzo, del
levantamiento de las restricciones para la adquisición
individual de material informático, significa
igualmente un paso muy positivo. Esa aparente
voluntad de apertura del gobierno cubano, que
comenzó a manifestarse durante la transición al
frente del Estado, en julio de 2006, pide a gritos
ser traducida en actos. Por eso, Reporteros sin
Fronteras emite el deseo de:
- que sean rápidamente liberados los veintitrés
periodistas encarcelados. Reporteros sin
Fronteras anima las conversaciones emprendidas,
en este sentido, por el gobierno español,
- que se acabe con las discriminaciones, las sanciones
y los acosos sufridos por los periodistas independientes
de la isla, y sus familiares,
- que el gobierno cubano ponga fin al monopolio
estatal de la información, difusión e impresión y
facilite el acceso a Internet,
- que se abandone el sistema de acreditación, destinado
a controlar la actividad de los periodistas extranjeros
que trabajan en la isla, así como las limitaciones
de acceso del público a las publicaciones extranjeras,
- que el gobierno de Estados Unidos levante las
restricciones en las comunicaciones telefónicas y
Cuba
Cinco años después de la “Primavera negra”, los periodistas independientes resisten
8
el acceso a la red de Internet, en la medida en
que obstaculizan los contactos entre los ciudadanos
de la isla y sus familiares exiliados, así
como las de los periodistas independientes con
sus redacciones, que tienen la sede en el extranjero,
- que las embajadas y representaciones diplomáticas
extranjeras, en particular las de los países miembros
de la Unión Europea, abran más ampliamente sus
puertas a los periodistas independientes.La demanda
va especialmente dirigida a Francia que, a partir del 1
de julio de 2008, asumirá la presidencia de la UE.

Cuba
http://www.cubanet.org/revista/InformeCuba.pdf



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: REPORTE SOBRE LA LIBERTAD DE PRENSA (5 AÑOS DESPUES)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:38 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.