Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 52 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 52 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

La amnesia del Vaticano

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La amnesia del Vaticano

Mensaje por odioafifo el Lun Mar 17, 2008 1:40 pm

15/03/2008
La amnesia del Vaticano, por María C. Werlau
Por Opiniones del autor

By MARIA C. WERLAU
La reciente visita a Cuba del cardenal Bertone, secretario de Estado de la Santa Sede, deja claro nuevamente que el Vaticano peca de un profundo y siniestro olvido ante los crímenes del castrocomunismo. Entre innumerables aberraciones se destaca el silencio de la Iglesia Católica con respecto a los fusilamientos y asesinatos o los largos y viles encarcelamientos de líderes religiosos católicos y de otras denominaciones. Pero un incidente en particular llama la atención por ser la nunciatura en La Habana, sede diplomática del Vaticano, el escenario que dio pie a una gran injusticia. Con el caso de los hermanos García-Marín Thompson, fusilados de 21, 25 y 19 años respectivamente, se escribe uno de los capítulos más infames de la historia de una Iglesia Católica que rehúsa denunciar los atropellos de la dictadura castrista. La triste historia emerge de informes de organizaciones internacionales y el desgarrante testimonio de Ricardo Bofill, uno de los fundadores del movimiento de derechos humanos de la isla, quien sirvió prisión con los hermanos y los acompañó hasta su noche final.
Los hermanos Cipriano, Eugenio y Ventura García-Marín Thompson fueron fusilados en 1981 en la prisión-fortaleza de la Cabaña, en La Habana, meses después de su captura en un intento de salida del país, lo que no es ''ilegal'' en casi ninguna parte del mundo. De procedencia muy humilde, eran miembros de los Testigos de Jehová, congregación muy perseguida por el gobierno cubano por someterse sólo a Dios. Al menos uno había sido preso político, pero los tres habían recibido varias advertencias de que serían encarcelados por violaciones a la ''ley de peligrosidad''. Después de intentar el asilo político en la embajada del Vaticano durante varias semanas, el 3 de diciembre de 1980 los tres hermanos junto a dos hombres y tres mujeres forzaron la puerta de la Nunciatura y solicitaron asilo. Horas más tarde, un equipo elite de tropas especiales del Ministerio del Interior asaltó la embajada. Curiosamente estaban al mando del coronel Antonio de la Guardia, quien años después fuera fusilado por el mismo régimen al que servía entonces, el monstruo que devora a sus propios hijos.

Todos los refugiados fueron apresados y los hermanos llevados a la sede de Seguridad de Estado en Villa Marista. Allí trataron de obligarlos a filmar un video inculpándose con falsedades, a lo cual se negaron valientemente. Después de un juicio sumarísimo, el fiscal Carlos Amat les anunció sentencia de muerte, acusados de haber matado a un empleado cubano de la embajada. Una madrugada meses más tarde, las autoridades de La Cabaña, donde habían sido encarcelados, sacaron a los tres de sus celdas y se presume que fueron fusilados, aunque nunca se confirmó su suerte o paradero.

El gobierno cubano sostuvo que los refugiados estaban armados con una pistola, pero varios testigos insistieron que estaban desarmados y así lo aseveraron los tres hermanos hasta su día final. Luego se supo que el supuesto muerto, quien trabajaba en la embajada bajo contrato de la empresa estatal CUBALSE, era agente de la inteligencia cubana. Había usado sangre falsa para efectuar el plan ingeniado para entrampar a los refugiados. Después de su supuesta muerte, se comprobó que vivía muy saludable en el reparto Fontanar de la Habana. Los otros refugiados fueron sentenciados a prisión entre 15 a 25 años, pero puestos en libertad ocho años después cuando el caso recibió atención internacional. La madre de los tres jóvenes también pagó con años de prisión política.

En 1988, un equipo enviado a Cuba por la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en una misión histórica, tomó el testimonio de la señora en la residencia del embajador de España. Se vieron forzados a esta inusual cita luego de que el gobierno cubano le prohibió asistir a las vistas oficiales de la Comisión en el Hotel Comodoro de La Habana. En los años noventa, el relator especial para Cuba de Naciones Unidas, Karl John Groth, pidió sin éxito al gobierno cubano en varias ocasiones que le devolvieran los restos a la familia. La madre murió en 1992 aún clamando ''los huesitos'' de sus hijos para su entierro digno.

La acción del gobierno cubano, acostumbrado a tales excesos, no sorprende especialmente meses después del éxodo del Mariel. Pero sí deja mucho que desear la Iglesia, supuesta protectora de los necesitados, aparte de que fue su sede diplomática la violada. Existen versiones encontradas sobre si el nuncio dio o no permiso al gobierno cubano para penetrar la sede y llevarse a los refugiados. Lo que está muy claro es que posterior a los hechos la Iglesia hizo mutis y sigue sin condenar este y muchos otros crímenes contra el pueblo de Cuba.


Dtora. ejec. Proyecto Verdad

y Memoria de Archivo Cuba.


Fonte:El Nuevo Herald
http:www.elherald.com

odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2578
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3758
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La amnesia del Vaticano

Mensaje por odioafifo el Lun Mar 17, 2008 1:41 pm

El cardenal Bertone y la fraudulenta "política religiosa" castrista, por Armando Valladares
Por Opiniones del autor
Las escuelas y universidades cubanas pasaron a ser refinados laboratorios de ateismo y de apostasía de católicos, las mismas que, cuarenta años después, el cardenal Bertone califica increíblemente de "renombrados centros educativos superiores y universitarios de que Cuba dispone"

Por Armando Valladares

Poco después de su reciente viaje a Cuba, el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de la Santa Sede, concedió una extensa entrevista al periódico "L’Osservatore Romano", órgano oficioso de la Santa Sede (Marzo 1o., 2008). En ellas, el cardenal afirma textualmente, contradiciendo la verdad histórica y la realidad de nuestros días, que la Iglesia en Cuba, a pesar de "algunas dificultades" y "limitaciones", en realidad "no es una Iglesia perseguida" sino una "Iglesia ‘normal’ como en tantos otros países".

Tomé conocimiento de esas declaraciones después que había escrito el artículo "Benedicto XVI y el viaje a Cuba del cardenal Bertone" en el cual tuve ocasión de analizar, con base en las declaraciones del alto eclesiástico, la enigmática continuidad de la política de mano extendida del Vaticano y de importantes figuras eclesiásticas hacia la tiranía del Caribe, durante casi cuatro décadas; continuidad que ineludiblemente llega al propio pontificado de Benedicto XVI.

Por un imperativo de conciencia no podría pasar por alto esas nuevas y graves declaraciones cardenalicias, sin hacer algunas precisiones históricas, aunque sea esquemáticamente.

En los primeros años de la revolución, el odio antirreligioso se manifestó en la expulsión de centenas de sacerdotes y religiosas, la clausura de iglesias y la expropiación de universidades y escuelas católicas, llegando a un auge con los fusilamientos en el "paredón" de la tristemente célebre prisión de La Cabaña. Entre los fusilados, se encontraban jóvenes católicos, que dieron sus vidas gritando "¡Viva Cristo Rey! ¡Abajo el comunismo!" Narro en mis memorias cómo esos gritos, que yo mismo oía todas las noches, estremecían los fosos centenarios de aquella fortaleza, pero sobre todo estremecían los corazones de los prisioneros, confirmando el adagio de que "la sangre de mártires es semilla de nuevos cristianos". El régimen comunista pronto lo percibió e hizo que los carceleros comenzaran a amordazar a los condenados a muerte.

Esa mordaza fue al mismo tiempo un símbolo del temor castrista a los mártires cristianos y de un cambio estratégico que a partir de allí se realizaría. La meta pasó a ser la de crear apóstatas, en vez de mártires, tal como lo mostró el libro "La Pasión de Cristo en Cuba", escrito por un joven sacerdote desterrado, y publicado en 1962 por el Arzobispado de Santiago de Chile. Se trataba de evitar los "errores" cometidos en los países del Este y en la España de la década del 30, con asesinatos masivos de católicos.

El propio Castro reconoció esa estrategia, en discurso que resonó a mediados de la década del 60 en la Universidad de La Habana, la misma en la cual, cuarenta años después, resonarían palabras conciliadoras del Pastor llegado de Roma, el cardenal Bertone, en relación a los Lobos rojos. Dijo Castro en la ocasión: " No caeremos en el error histórico de sembrar el camino de mártires cristianos, pues bien sabemos que fue precisamente el martirio lo que dio fuerza a la Iglesia. Nosotros haremos apóstatas, miles de apóstatas..." (cf. Juan Clark, "Cuba: mito y realidad", Ediciones Saeta, Miami-Caracas, 1990, pp. 358 y 658).

A partir de allí, comenzaron décadas de aplicación de "métodos diabólicos", según expresión usada por el obispo cubano exiliado monseñor Eduardo Boza Masvidal, para lograr la pérdida de la fe y conseguir las apostasías. Escuelas y universidades cubanas pasaron a ser refinados laboratorios de ateismo y de apostasía, las mismas que, cuarenta años después, en la entrevista a "L’Osservatore Romano" que estoy comentando, el Pastor llegado de Roma califica increíblemente de "renombrados centros educativos superiores y universitarios de que Cuba dispone".

En la década del 80, el tristemente célebre religioso dominico brasileño Fray Betto reforzó en el dictador Fidel Castro y en la camarilla comunista cubana la eficacia de esa estrategia antirreligiosa, explicando a Castro que lo más conveniente era "ayudar a la Iglesia a que se integre en el proceso de construcción de una sociedad socialista" (cf. "Prisma Latinoamericano", No. 160, La Habana, 1985).

En 1986 se realizaba en La Habana el Encuentro Nacional Eclesial Cubano (ENEC), que abría una etapa sin precedentes de lamentable colaboración y de "coincidencia" en "objetivos fundamentales" entre los Pastores y los Lobos de Cuba. Los 22 años transcurridos entre la realización del ENEC y este viaje del cardenal Bertone a Cuba fueron marcados por ese enigmático proceso eclesiástico vaticano-cubano de mano extendida hacia la tiranía del Caribe, al que me referí en mi último artículo, un proceso que he tenido ocasión de analizar en numerosos artículos anteriores.

El actual malestar de los fieles católicos cubanos de la isla y del destierro ante la actitud colaboracionista de sus Pastores no es nuevo. No es por acaso que durante la realización del ENEC, el entonces arzobispo de Santiago de Cuba, monseñor Pedro Meurice, llegó a reconocer: "Nos consideraban una Iglesia de mártires y ahora algunos dicen que somos una Iglesia de traidores" (cf. "La Voz Católica", arquidiócesis de Miami, 14 de marzo de 1986).

Armando Valladares, ex preso político cubano, fue embajador de Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, durante las administraciones Reagan y Bush. E-mail: armandovalladares2005@yahoo.es

Fonte:Identificada en el texto
http://www.cubalibredigital.com

odioafifo
Moderador

Cantidad de mensajes : 2578
Valoración de Comentarios : 423
Puntos : 3758
Fecha de inscripción : 02/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.