Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 38 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 38 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

LA PRUDENCIA POLITICA DE CASTRO EN PLENA DICTADURA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA PRUDENCIA POLITICA DE CASTRO EN PLENA DICTADURA

Mensaje por europa36 el Dom Feb 24, 2008 7:30 am

La prudencia política de Castro: ¡50 años preparando la transición!


Por Pablo Molina


La renuncia de Fidel Castro a la jefatura del Estado cubano no está motivada por sus condicionantes físicos (el tío está hecho un chaval), sino porque, tras cincuenta años gobernando la Isla y garantizando la libertad y el progreso de sus conciudadanos, ha debido de considerar que la sociedad cubana ya está madura para la transición a la democracia, cuya llegada inminente anunció el propio Castro cuando correteaba por Sierra Maestra perseguido por los soldados de Batista a finales de los 50 del siglo pasado.
El objetivo de Fidel Castro siempre fue implantar un régimen democrático en la Isla. En las entrevistas que concedió a los medios internacionales mientras luchaba contra la dictadura (la anterior a la suya, me refiero) estimaba que en un par de años, en cuanto los sicópatas como el Che asesinaran a dos o tres mil cubanos, organizaría unas exquisitas elecciones democráticas.

Sin embargo, empiezas con que si hay que arreglar esto y lo otro, con que si los rusos nos dan una pasta y tal, y encima el Che no se cansa de darle al gatillo, y al final el plazo se dilata un poco. Cuarenta y ocho años, para ser más exactos, que, bien mirado, tampoco es demasiado retraso, porque lo importante no es democratizar la Isla, sino hacerlo a través de un proceso bien diseñado, y eso no se improvisa en cuatro décadas.

Además, surgió un inconveniente. Y es que mientras se preparaba la transición, Castro acertó a levantar un sistema político en el que la felicidad de los ciudadanos era tan grande y el progreso económico tan espectacular (hace un par de años incluso comenzaron a importar miles de ollas exprés, no les digo más), que, la verdad, lo de cambiar las estructuras políticas empezó a darle mucha pereza. Porque si los cubanos vivían de **** madre y los intelectuales europeos no se cansaban de alabar las conquistas del régimen comunista, ponerse a introducir cambios burgueses, como el respeto a los derechos humanos, la propiedad privada, la libertad de expresión o la de entrar y salir del país, se antojaba un esfuerzo a todas luces innecesario.

Y sin embargo, ni siquiera la evidencia palmaria de las grandes conquistas de la revolución ha conseguido torcer la voluntad firmemente democrática del Comandante, que con su renuncia al poder acaba de dar el primer paso para la tan ansiada transición. Una transición que se hará ordenadamente, como ocurre con todas las cosas en Cuba. Primero, un mandato de diez años de su delfín, casualmente su propio hermano, para, a continuación, iniciar un periodo de apertura política de otros veinte años, en el que se permitirá la existencia de más partidos, siempre, claro, que defiendan el socialismo y la revolución. O sea, que en cuestión de otros treinta o cuarenta años aquello va a ser una maravilla.

Los intelectuales españoles apuestan por este modelo transitorio. Lean ustedes cualquier análisis de la prensa progresista europea y verán cómo todos coinciden en la necesidad de iniciar una reforma económica. Política no, claro, porque eso sería alimentar el radicalismo del exilio de Miami, que allí son muy extremistas. Hombre, en su disculpa habrá que admitir que cuando uno huye de una tiranía apartando los tiburones a remazos tiende a ser escasamente condescendiente con el régimen del que ha huido jugándose la vida.

Los progres de este lado del Atlántico opinan que con una apertura tímida de la Isla al comercio los cubanos van más que servidos. Es el modelo chino, dicen, que tan grandes resultados está dando en el país asiático. Siguen los fusilamientos, los presos políticos y la prohibición de todo tipo de expansiones modernas, como el uso de internet, pero eso a nuestros progres les importa poco. Con abrir los mercados para que los dirigentes del partido comunista se forren aún más ejerciendo de intermediarios con las internacionales, sus fervores democráticos quedan colmados.

La capacidad de sacrificio de nuestros progres es proverbial. Porque si es cierto que con la retirada de Castro comienza un régimen de libertad, la Isla va a dejar de ser el paraíso del turismo sexual para la izquierda civilizada. Conociendo la iniciativa de los cubanos –no he visto en mi vida tíos más capaces de desenvolverse con éxito en el mundo del trabajo especializado y los negocios–, Cuba puede convertirse en un par de lustros en la potencia económica de Centroamérica, y sus ciudadanos disfrutar de estándares de vida homologables a los europeos.

O sea que se acabó lo de ventilarse a las jineteras y chaperos del Malecón a cambio de una pastilla de jabón o unos vaqueros usados. Nuestros progres lo saben, y sin embargo apuestan por la apertura del régimen. Son tan desprendidos que a veces dan ganas hasta de llorar.

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA PRUDENCIA POLITICA DE CASTRO EN PLENA DICTADURA

Mensaje por europa36 el Dom Feb 24, 2008 7:56 am

VENEZUELA SIGUE LOS EXITOS DE CASTRO. MUCHA HAMBRE Y DESTRUCCION ESTRUCTURAL DEL SISTEMA NACIONAL.



Escasez trae descontento y racionamiento en Venezuela


CASTO OCANDO


El Nuevo Herald



function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) {
window.open( "/static/popup.html?"+sPicURL, "", "resizable=1,HEIGHT=" +sHeight+ ",WIDTH=" +sWidth);
}


AP Photo/Fernando Llano
El grave desabastecimiento ha provocado varios saqueos espontáneos en las últimas dos semanas.





La escasez de alimentos que afecta a Venezuela desde hace varios meses está provocando un descontento popular cada vez mayor y ha obligado al gobierno a tomar una medida sin precedentes: establecer un sistema de tickets de racionamiento, la versión bolivariana de la famosa libreta de abastecimiento de Cuba.
Según el anuncio hecho esta semana por el Ministerio de Alimentación y la red de distribución de alimentos PDVAL, financiada por la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), sólo se podrá comprar los alimentos del día. Los consejos comunales llevarán un registro de compra para evitar el "sobreabastecimiento'' de productos básicos.
Aunque la medida sólo afecta a los establecimientos subsidiados y atendidos por el gobierno, se aplicará a la compra de productos que muchas veces sólo se venden en la red oficial de distribución porque el desabastecimiento afecta por igual a los mercados privados y del gobierno.
"En los Pdvalitos comunales se crearon
unas fichas para evitar que la gente repita o que toda la familia compre el mismo día. Tienen un estudio social que permite establecer la cantidad de alimentos que requieren según las necesidades de esa familia'', explicó recientemente Asdrúbal Chávez, coordinador de PDVAL y primo del presidente venezolano.
El sistema de racionamiento tiene por fin evitar que "venga toda una familia a comprar'' y para decirle "no'' a quien "compró en la mañana y también quiere comprar en la tarde'', dijo Rafael Oropeza, alto funcionario del Ministerio de Alimentación.
"Hay unos tickets que están creando los consejos comunales'' porque "nadie mejor que los consejos comunales, que fueron creados en asamblea, que conocen a todo su pueblo, a todos los que están a su alrededor, para saber, mira, ya tu esposa compró'', detalló Oropeza en declaraciones a los medios venezolanos el jueves.
Los centros abrirán a las 8 a.m. y a cada persona se le entregará un número de control para la compra del día, y una tarjeta para registrar datos como nombre, número de
identidad y la cantidad de productos que compra.
En algunos centros ya se han establecido cupos máximos para productos como el pollo --11 libras), leche (cinco litros), leche en polvo (4.4 libras), arroz (4.4 libras) y frijoles (4.4 libras).
La medida no parece haber sido recibida con agrado. Cuando se anunció públicamente, el presidente Hugo Chávez negó que se tratara de un sistema de racionamiento, como afirmaron varios medios de prensa.
Es una "guerra mediática'' de la oligarquía, denunció Chávez, que "va a seguir tratando de que no haya alimentos''. El Presidente exhortó al sector privado a la cooperación porque "no son la solución'' sino "buena parte del problema''.
"Si no fuera por la Revolución el pueblo ya se hubiera muerto de hambre'', dijo Chávez en una conferencia de prensa el viernes. "No daremos descanso para solucionar todos estos gravísimos problemas'', agregó, refiriéndose también a los recientes problemas en el sistema de salud del país.
El gobierno ha tomado una amplia gama de medidas para enfrentar el desabastecimiento, pero aparentemente no han sido suficientes.
Además de dedicar cuantiosos recursos de PDVSA para importar grandes cantidades de productos de primera necesidad, el gobierno anunció el viernes que una reforma de la Ley Orgánica de Aduanas exonerará de impuestos los productos de primera necesidad.
El gobierno también combate la corrupción en Mercal, la otra gran red de distribución de alimentos subsidiados, creada en 2003.
Según un informe de la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), al cierre de 2007 Mercal había reportado 340 casos de desvío de suministros para ventas en locales privados o para el llamado contrabando de extracción, una cifra que en lo que va de año ya ha crecido casi 17 por ciento, con 57 nuevos casos
entre enero y febrero.
En estos momentos se procesan 35 casos, 64 esperan sentencia y 16 personas ya fueron sentenciadas a condenas de entre 3 y 15 años de prisión, según la ABN.
Sin embargo, a pesar de las medidas no hay señales de que el desabastecimiento disminuya en el futuro cercano, lo que hace aumentar el descontento del público, indicaron analistas y varias encuestas.
El problema de la escasez de productos de primera necesidad es estructural, dijo Luis Rodríguez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Supermercados y Autoservicios (ANSA), en una declaración esta semana.
Contradiciendo cálculos oficiales de que la falta de algunos productos es circunstancial, Rodríguez sostuvo que se trata de una escasez prolongada que en el caso de la leche ya se remonta a ocho meses consecutivos.
Rodríguez dijo que los supermercados carecen de suministros suficientes de pollo, carne de res y cerdo,
lácteos, queso, huevos, harina de trigo y derivados del tomate como ketchup y salsas para pastas.
La explicación de fondo es que "al no haber precios acordes con el mercado'' debido al control del gobierno, los productores "dejan de motivarse a producir'', dijo Rodríguez.
Hiram Gaviria, ex ministro de Agricultura y dirigente de Alianza Agroalimentaria, una agrupación de productores agropecuarios,
cuestionó las medidas "restrictivas y judiciales'' del gobierno y advirtió que esas actitudes "agravan más la situación'' y generan "más desestímulo a la producción interna y al normal abastecimiento'', explicó. "Los venezolanos están navegando en el mar de la felicidad que Chávez prometió al inicio de su mandato, con tarjeta de racionamiento incluida'', ironizó un análisis de la firma consultora Veneconomía divulgado el jueves.

El desabastecimiento podría tener un costo político para el gobierno de Chávez a medida que se radicalizan las opiniones, indicó un estudio de la firma encuestadora Hinterlaces dada a conocer el viernes.
El 79 por ciento de los entrevistados dijo que la escasez de alimentos está igual o peor, mientras que 42 por ciento culpó directamente a Chávez del desabastecimiento. Un 58 por ciento dijo que para resolver el pro
blema el gobierno debería dialogar con los empresarios, mientras que el 32 por ciento dijo que Chávez debería cambiar de política económica.
El grave desabastecimiento ha provocado varios saqueos espontáneos en las últimas dos semanas.
En Maracaibo un grupo de personas del barrio Cristo de Aranza forzó la entrada de un depósito de alimentos de Mercal, que vende productos subsidiados a personas de escasos recursos, y en una noche lo vaciaron, llevándose incluso las neveras y el aire acondicionado.
Según informes de la policía, unas 200 personas cargaron el martes pasado por la noche con casi dos toneladas de leche, azúcar y pasta que debían abastecer unos 155 locales de Mercal en el estado Zulia.
El miércoles pasado, otro grupo interceptó y saqueó un camión del Grupo Polar en un barrio de Puerto Ordaz, unos 700 kilómetros al sureste de Caracas. Según informes de prensa, decenas de personas vaciaron en cuestión de minutos un cargamento de harina precocida de maíz, arroz, aceite y detergente, entre otros productos, en el segundo incidente de este tipo en la zona en lo que va de año.
Curiosamente, hace más de una semana pobladores de la localidad de Sabaneta, en el estado Barinas, ciudad natal del presidente Chávez y cuyo alcalde es uno de sus hermanos, irrumpieron en un local de Mercal para saquearlo. Pocos momentos después del incidente el gobierno regional, presidido por Hugo de los Reyes Chávez, padre del mandatario venezolano, ordenó la militarización de la zona para prevenir nuevos incidentes.
Los problemas de desabastecimiento y escasez se producen a pesar de que la economía venezolana tuvo un crecimiento superior al 8 por ciento en el 2007 y recibió ingresos de unos $70,000 millones por concepto de exportaciones, según cifras divulgadas el viernes por el Banco Central de Venezuela.

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA PRUDENCIA POLITICA DE CASTRO EN PLENA DICTADURA

Mensaje por europa36 el Dom Feb 24, 2008 8:01 am

Escepticismo y presencia policial en La Habana


Redacción de The Miami Herald


LA HABANA



function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) {
window.open( "/static/popup.html?"+sPicURL, "", "resizable=1,HEIGHT=" +sHeight+ ",WIDTH=" +sWidth);
}


AP Photo/Javier Galeano
Algunos dicen que la presencia policial en la capital no ha cambiado en los últimos días; otros dicen lo contrario. Agentes en uniforme azul y gris y perros policía se ven patrullando las calles.





Mezcle a partes iguales el deseo de cambio y el temor al cambio, sazónelo con un puñado de apatía y una pizca de nostalgia por los buenos tiempos de los subsidios soviéticos, y cocínelo todo al fuego lento de la omnipresencia policial.
Esa es La Habana la víspera de la trascendental votación para elegir al sustituto de Fidel Castro en la presidencia del Consejo de Estado, que marcará la conclusión oficial de sus casi 50 años al frente del gobierno y abrirá las puertas a las reformas de su hermano Raúl Castro, un dirigente más pragmático. Quizás.
A simple vista, todo parece igual que siempre, pero varios cubanos entrevistados dicen que, aunque no lo parezca, hay gran ansiedad y preocupación por el futuro político del país. ¿Se harán finalmente algunos cambios? ¿Serán para mejorar? ¿Mantendrá Cuba los sistemas de salud, educación y bienestar social de los que se jacta? ¿O se hundirá como la Unión Soviética, en la delincuencia, la corrupción y las drogas?
‘‘Todo parece tranquilo, pero no es así'', nos dijo un joven en un parque de La Habana Vieja patrullado por la policía y donde había un agente con un perro policía.
Aunque algunos dicen que la presencia policial en la capital no ha cambiado en los últimos días; otros dicen lo contrario.
En sólo una cuadra en el centro de la ciudad, vimos cuatro soldados en una esquina, un carro de la Policía en la otra y otro patrullero dando vueltas. A una cuadra de distancia, agentes en uniforme azul y gris esperaban en las parte de atrás de un camión junto con sus perros policía.
Jorge, profesor en una escuela técnica que capacita a trabajadores de la industria azucarera, dijo que el aumento de la presencia policial "se debe al período en que estamos. . . . Ellos están ahí para mantener la paz."
Sin embargo, la mayoría de los cubanos parece poco preocupada por una erupción de violencia y mucho más interesada en lo que les reserva el futuro, tanto a ellos como a uno de los últimos sistemas comunistas del mundo.
"Sabemos que el cambio viene'', dijo Ray, un taxista de 58 años. "Lo que no sabemos es la forma que va a tomar. Uno no se preocupa por uno sino por sus hijos, por sus nietos''.
"Conocemos muy bien la historia de la Unión Soviética'', dijo. "No queremos ni la mafia rusa ni el narcotráfico''.
Y siente cierta nostalgia por aquellos años, hasta 1991, en que Moscú le daba a Cuba una cifra calculada de entre $4,000 y $6,000 millones anua les en subsidios.
"Eramos millonarios y ni siquiera lo sabíamos'', comentó suspirando.
Los alimentos escasean, los precios son altos y el salario mensual típico de un empleado estatal --la mayoría-- es de apenas 225 pesos, $11.25 en la moneda dura necesaria para comprar en algunas tiendas estatales mejor abastecidas.
Ese es un tema en el que la mayoría de los cubanos concuerda: cualquiera que sea el próximo presidente tendrá que hacer frente a los problemas económicos de la isla.
"Los precios no van con los salarios'', dijo Carlos, de 68 años, un marino retirado.
Pero más allá de los graves problemas económicos, muchos cubanos miran con apatía las elecciones del domingo y no comprenden su importancia, dijo un maestro llamado Jorge.
La mayoría de los intelectuales, afirmó, no quiere ver a Raúl Castro, de 76 años, suceder a Fidel Castro. Añadió que aunque se ha hablado mucho del pragmatismo de Raúl y de su apertura a las reformas económicas, muchos consideran que los dos hermanos son ‘‘uno y lo mismo''.
Fidel Castro no ha dicho si retendrá el cargo de primer secretario del Partido Comunista, un cargo tanto o más
poderoso que la presidencia del país.
Jorge prefiere que el nuevo presidente fuera el canciller Felipe Pérez Roque, porque es más joven --42 años -- y representa una nueva generación. "El puede hacer los cambios económicos que hacen falta''.
Pero cuando sólo faltan unas horas para el anuncio de hoy, la abrumadora reacción de los jóvenes cubanos es la apatía, nacida de la convicción de que poco importa quién sea elegido.
"No importa lo que pase el domingo [hoy] porque en realidad no va a pasar nada'', dijo Hermes, un chofer de bicitaxi de 30 años que esperaba pasajeros en la zona del Vedado. "Aquí la generación joven está cansada de luchar duro por nada. No tenemos tiempo para preocuparnos por la política. Estamos demasiado cansados. Trabajamos muy duro sólo para sobrevivir''.
Hermes opina que Raúl Castro será el próximo presidente, aunque dijo que muchos cubanos no saben si eso significa si habrá menos represión, o más.
"En el pasado Raúl Castro ha tenido la reputación de ser todavía más duro que su hermano'', dijo.
Para Hermes, en estos días en las calles parece haber demasiados policías y muy poca gente.
"Yo trabajo en la calle, y cuando estoy manejando por la noche tengo que mirar el reloj porque no puedo creer lo desiertas que quedan las calles tan temprano''. dijo. ‘‘La gente no sale''.
Añadió que hace alrededor de un mes el gobierno prohibió llevar cuchillos. "Han estado usando eso como pretexto para detener a la gente en la calle y regis trarla'', dijo.
Otros cubanos ven el futuro con fatalismo.
"El pueblo cubano tiene una soga alrededor del cuello y lo único que hace es apretarse'', dijo Paulo, de 20 años, durante una pausa en un juego callejero de pelota en el Malecón.
"Todos los días son lo mismo''.
Cree que van a elegir a Raúl Castro y añadió que se iría a otro país si pudiera, "a cualquier lugar menos aquí''.
Mario, de 29 años y técnico de informática, coincidió con esa opinión.
"Nada va a cambiar'' después del domingo, afirmó. "Toda la vieja guardia tendría que irse para que hubiese alguna esperanza . . . El nuevo gobierno hará algunos cambios menores, lo suficiente para poder decir que ha hecho cambios, pero no será nada real''.
Mario dijo que estaba tan pesimista sobre el futuro que ha decidido no tener hijos hasta que consiga irse de la isla. "No quiero criar hijos y no poder decidir lo que es mejor para ellos'', dijo. "Aquí te dicen a qué escuela asistir, lo que pueden hacer y adónde puedes viajar. No quiero eso para mis hijos''.
Afirmó que eso se había convertido en una decisión cada vez más común entre los jóvenes.

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA PRUDENCIA POLITICA DE CASTRO EN PLENA DICTADURA

Mensaje por europa36 el Dom Feb 24, 2008 10:32 am

Una mirada a la Cuba de hoy


Jóvenes negros cubanos viven frustrados


Redacción de The Miami Herald


LA HABANA



function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) {
window.open( "/static/popup.html?"+sPicURL, "", "resizable=1,HEIGHT=" +sHeight+ ",WIDTH=" +sWidth);
}


The Miami Herald Staff
Cuatro habaneras matan el tiempo frente a su casa destartalada en la capital cubana.






Dos jóvenes cubanos van por una bulliciosa calle de la Habana Vieja intercambiando chistes en medio de la densa masa de turistas y el sonido de la música salsa saliendo de los bares.
Súbitamente, un policía los detiene y les pide identificación. Abren sus carteras y quedan en silencio mientras el policía estudia sus identificaciones.
"Eso es Cuba," comenta luego Liván, de 25 años, que tiene la piel color chocolate oscuro. ‘‘Eso es lo que significa ser negro aquí. No hace falta ninguna razón para que lo paren a uno''.
Probablemente estos sean los más inquietos dentro de la inquieta juventud cubana: jóvenes negros que viven en un sistema que les dice que son iguales y una realidad que frecuentemente les dice otra cosa.
"Esto se resume en una palabra'', dice Liván, refiriéndose a las habituales detenciones. "Es tremenda m....."
En lo que se alejan, su amigo Franco empieza a cantar algo que es parte rumba y parte rap con una letra que habla de las constantes detenciones, las infinitas regulaciones y la falta de oportunidades, con Liván haciéndole coro.
Ninguno de ellos cree que la renuncia oficial de Fidel Castro, anunciada el martes, vaya a significar ningún cambio a breve plazo. Ambos han llegado a la misma conclusión: probablemente ambos se vayan de Cuba en cuanto se les presente una oportunidad.
"Yo quiero a mi país, vamos a estar claros. Realmente lo quiero porque tiene cosas buenas y malas," dice Liván. "Lo que pasa es que no creo que nada vaya a cambiar''.
De los 11 millones de cubanos, unos 2.5 millones se han hecho adultos tras el principio de la crisis económica de 1990, según el ministro de Relaciones Exteriores Felipe Pérez Roque. Alrededor del 60 por ciento de esa cifra son negros. Y los jóvenes han tomado parte en una serie de recientes demostraciones con diversos tonos antigubernamentales. Para Liván y Franco, es probable que cualquier cambio que venga después de Castro no sea suficiente. Estos artistas y músicos quieren más de lo que la Cuba de hoy puede ofrecerles.
El año pasado, Raúl, el hermano menor de Castro y su sucesor designado, llamó a la juventud a que discutiera los problemas nacionales "sin miedo'', y ha habido discusiones más abiertas, como se vio con el duro intercambio en un video entre un estudiante universitario y Ricardo Alarcón, el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular.
El estudiante se convirtió en inmediato ídolo de la inquieta juventud de la isla.
"Yo creo que ese muchacho debería de pasar a la historia'', dijo Franco, de 22 años. "Es un campesino, alguien que no tiene familia en Estados Unidos, es parte de la juventud revolucionaria. Fue el único que pudo haber hecho eso sin que lo metieran en la cárcel''.
Aunque Franco no cree que el dramático intercambio signifique que haya una transformación en el horizonte, o por lo menos una transformación lo suficientemente grande para él, dice que es importante "que lo hiciera y me alegra que alguien haya tenido el valor de pararse y decir las cosas que todo el pueblo cubano está pensando''.
Tanto Liván como Franco trabajan en empleos del gobierno, pero ambos tienen su pequeño negocio marginal, vendiendo arte a los turistas o a los cubanos capaces de pagarlo. Sueñan con una vida haciendo música, una fusión de los sonidos que definen sus vidas: la salsa y la rumba con la que crecieron, y el rap y el funk americano que han aprendido a querer.
Y quieren tocarla en un lugar donde puedan decir lo que les parezca sin tener que preocuparse por las consecuencias.
Liván es el más inquieto de los dos. Escucha constantemente música a través de los pequeños audífonos conectados a un aparato de MP3 que lleva debajo de la camisa, y con frecuencia habla de ella, sonriendo mientras habla.
Franco es más sutil, con trencitas peinadas hacia atrás, y recogidas en una cola de caballo. Hace pinturas comerciales que luego vende, pero esto le hace sentirse que se está comercializando demasiado. "Yo no soy así, y me daría vergüenza que usted las viera'', dijo.
Tampoco le gusta hablar mucho sobre los problemas en Cuba. "Me hace sentir que me estoy hundiendo'', dijo.
Los dos viven en uno de los barrios que rodean a La Habana, un área de muchos árboles llena de casas modestas y pequeños edificios de apartamentos.
El abismo que existe entre los cubanos de más edad y los jóvenes ansiosos de cambios se hacen patentes a la hora de la cena, cuando Liván y su madre de 63 años hablan de los más de 50 años de historia de revolución.
"Creo que las cosas han mejorado un poco porque sé cómo eran antes'', dijo su madre. "Sé cómo sufría la gente bajo el capitalismo''.
La madre dice con benevolencia que la impaciencia de su hijo con el presente es el lujo de una generación que no conoció nada mejor.
"No me gusta cuando me dices que no entiendo porque yo no viví esa época, mamá'', le responde él. "Aquellos eran tus tiempos, y éstos son los míos''.
Liván y Franco se mueven a través del mundo underground del rap cubano, escuchando a grupos como Los Aldeanos, de música contestaria, que no se escucha en ninguna de las emisoras de radio controladas por el gobierno. "¿Por qué no dejan de preguntarme qué estoy haciendo y quién soy?", dice la letra de una de las canciones de Los Aldeanos. "Mi nombre no es ‘Oígame, muéstreme su carné de identidad' ''.
"Dicen que no hay diferencias de clases, pero hay clasismo, y dicen que no hay racismo, pero hay racismo'', dijo Liván. "Esta música habla de todo eso''.
Muchos de sus raperos favoritos tocan en un club oscuro y lleno de humo del Vedado, donde recientemente, raperas con altos tacones metálicos y jeans superapretados tocaron juntas con artistas hip hop de España y Chile que visitaban el país.
El rapero Anderson, el artista principal de la noche, a menudo toca canciones de Los Aldeanos. Tras apoderarse del escenario frente a un público mayormente negro, Anderson soltó una canción muy dura y crítica sobre la vida cubana en una voz casi llorosa, que recordaba la del rapero norteamericano Mystikal.
Tres hombres altos de aspecto rígido entraron en el club, miraron alrededor y se pararon en una de las esquinas del lugar, desde donde se veía cada parte del local.
Anderson rompió su rítmica cadencia, hizo una ligera improvisación con algunas de las personas del público, y luego abruptamente terminó el número. "Bueno'', dijo. "Se acabó''.
Entonces, un disc jokey empezó a poner música de Tupac and the Fugees, y el público bailó, mientras los presuntos agentes de la Seguridad observaban lo que ocurría.
"Cosas así'', dijo Liván refiriéndose a la actuación interrumpida de Anderson. "Me rompen el corazón''.
El nombre del corresponsal de The Miami Herald que escribió este reportaje, así como los apellidos de los cubanos entrevistados, se han mantenido en secreto, ya que el periodista no tenía permiso para trabajar en la isla.

europa36
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 990
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 16
Fecha de inscripción : 12/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA PRUDENCIA POLITICA DE CASTRO EN PLENA DICTADURA

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:34 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.