Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 38 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 38 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Vie Dic 22, 2006 8:41 pm

Quisiera que hablaramos de cuantos cubanos murieron en esa estupida guerra que tiene la triste particularidad de que ha sido la primera o una de las primeras en que ambas partes tenian armas sovieticas.Ademas de que el gobierno de Cuba o mejor dicho el desgobierno apoyo primero un bando (Somalia) y luego apoyo el otro(Etiopia).
Saludos
Caballete

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 7:59 am

En la tarde del 3 de febrero de 1977, el grueso de los miembros del Derg (partido en el goberno de etiopía)asiste a una sesión rutinaria en el palacio Menelik; en el orden del día nada extraordinario figuraba. Las confiadas cestas militares que regían los destinos etíopes, ni remotamente imaginaban el juego mortal que Mengistu (presidente comunista etiope) le tenía reservado. En medio de la sesión, Mengistu se retira con el pretexto de realizar una llamada telefónica. Detrás de Mengistu entra como una tromba su guardia pretoriana que barre la mesa de conferencia con ráfagas de ametralladoras. Detrás de la guardia pretoriana entran los bedeles de palacio con enseres de limpieza mientras otros cargan apresuradamente con los cuerpos sangrantes. De esta forma, Mengistu se inviste del poder hegemónico; 24 horas después recibirá un mensaje oficial de felicitación de Castro.
En febrero de 1977 una pequeña fuerza al mando del general Ochoa atraca en el puerto de Asmara, donde el ejército de Mengistu se halla encajonado ante una ofensiva de los aguerridos eritreos. El general Ochoa destaca un contingente en Addis Abeba, para organizar cuerpos de milicias que puedan sustituir al ejército etíope destacado en Eritrea. Días después, otra misión militar y miembros de la seguridad e inteligencia cubana arriban a Addis Abeba. Sobre el terreno se hallan todos los componentes de la futura ofensiva sobre Somalia: Cuba, Alemania Oriental, Yemen del Sur y la URSS.

Castro inicia su gira africana con una agenda voluminosa que incluye: explotar su reciente conquista de Angola; mezclar a Khadafi en el Cuerno Africano; mediar en la revancha etíope‑somalí; palpar la fiabilidad de Barré con el bloque soviético; y lograr el concurso de los yemenitas en cualquier conflicto en la zona.

Acompañado de sus altos funcionarios, generales y de una impresionante guardia personal, Castro aterriza en Argelia el primero de marzo de 1977, y de allí procede para Trípoli. A la luz de las relaciones con Mengistu, Castro y Khadafi deciden renunciar a la colaboración que ambos brindan a las guerrillas eritreas, dibujándose el espectro de una guerra religiosa y civil.
El 14 de marzo Castro recala con el general Ochoa en Addis Abeba y queda con Mengistu en mandarle una cifra superior de militares. Días después los cubanos se trasladan al otro bando, a Somalia. Allí, el presidente Barré le echa en cara a Castro sus aportes militares a Etiopía. Barré exige el cumplimiento de las promesas de cooperación para la recuperación del Ogadén. Castro convence a Barre de sostener una negociación secreta con Mengistu en Adén, que se llevará a cabo el día 16 con la asistencia suya y de los líderes yemenitas10. La idea de la federación es rechazada por todas las partes en disputa. El cubano se muestra estupefacto ante la rígida postura de Mengistu, quien rehúsa discutir los litigios territoriales de Etiopía11. [/size]

El 2 de abril, el dirigente soviético Nikolai Podgorny hace escala en Somalia12 durante su turné africana donde sostiene acaloradas discusiones con Barré. El bloque comunista lanzará de inmediato una campaña difamatoria en la que se culpará a Somalia del fracaso de la mediación. El 4 de abril Castro y el general Ochoa llegan a Moscú, donde con Podgorny, Brezhnev, y otras altas figuras soviéticas analizan los imperativos geográficos y pormenores del apoyo que se deberá prestar a Mengistu en su contienda armada con Somalia.

El resultado fue rápido e impresionante; un arsenal de equipos bélicos, en el que se incluyen aviones, tanques y artillería, comienza a volcarse en Etiopía junto a una multitud de instructores yemenitas y otro conglomerado adicional de 200 cubanos. En abril de 1977, el general Ochoa traslada al Ogadén las divisiones etíopes Gessit y Tercera, para hacer frente a la embestida de los eritreos. La decisión del general Ochoa debilita en extremo el frente sur, pero logra ganar tiempo mientras espera la logística soviética que luego usará para pertrechar a los etíopes, y organizar las fuerzas cubanas que van llegando.
El 3 de mayo de 1977, Mengistu parte hacia la URSS para concretar varios acuerdos, entre ellos la compra de armas que será financiada por Libia14. Mientras se halla negociando en el Kremlin, sus fuerzas de seguridad desatan la represión contra las organizaciones estudiantiles marxistas y de izquierda.

A mediados de mayo, comienzan a llegar los cargamentos de armas soviéticas, que expide de inmediato a los bastiones enclavados en Eritrea. En junio, varias brigadas etíopes tienen que retroceder en tórrido Ogadén; un mes después ya las acciones se tornan críticas en esa región con la entrada de 80 000 efectivos más de la milicia regular somalí, apoyados con 280 tanques, 300 carros blindados, 500 piezas de artillería, 50 cazas MiGs y un escuadrón de bombarderos IL-28.

Por su parte, el general Ochoa sólo dispone a estas alturas de 5 divisiones etíopes, alrededor de 1200 soldados cubanos defendidos por 30 tanques, algunos vehículos blindados y piezas de artillería y un par de escuadrones aéreos de cazas. El empujón somalí en el Ogadén, que se realiza como dos puntas de una tenaza, logra alcanzar, no sin apuros, los bordes de la meseta central etíope. Acantonadas en estas escabrosas cordilleras, las huestes somalíes, constantemente reforzadas, dominarán el enorme valle que constituye la parte central del país, donde están acantonadas los bisoños batallones del general Ochoa.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 8:04 am

CONTINUACIÓN:

La sorpresa de la penetración somalí logra interrumpir las comunicaciones y el tránsito por ferrocarril y carretera, manteniendo las unidades etíopes clavadas en puntos fijos. El general Ochoa concentra sus hombres y su puesto de campaña en los poblados de Jijiga, Harar y Diredawa, que son sostenidos con tenacidad. La URSS y Cuba ganarán tiempo para agrupar tropas y equipos, y poner a punto la técnica de combate que se recibe. En el paradero militar de Tatek cerca de la capital, los instructores del general Ochoa fabrican aceleradamente 5 nuevas divisiones etíopes ante la amenaza de los ejércitos invasores somalíes que ya sobrepasan los 300 000 hombres.

Preocupada por el volumen logístico que del bloque soviético recibe Mengistu, Somalia asume la iniciativa y desata la tormenta sobre la gran planicie del frente de batalla, lanzando sus brigadas acorazadas contra Jijiga, Harar y el valioso nudo ferroviario de Diredawa. En esa localidad son rechazadas por las divisiones del general Ochoa, que hacían tronar sus baterías de grueso calibre.

A mediados de agosto de 1977 pasa secretamente por Addis Abeba, el ministro de defensa cubano Raúl Castro, luego de una visita a Argel. Lo acompaña una nutrida diputación militar que incluye el vicealmi­rante Santamaría, jefe de la marina de guerra, los generales Francisco Cabrera, Pedro García Peláez, Carlos Fernández Gondín, y Carlos Aldana, miembro del comité central del Partido Comunista Cubano (PCC). El objetivo principal es coordinar con el general Ochoa la llegada de 9,000 soldados cubanos y el material bélico soviético. A cambio, Mengistu queda en concederle a la URSS instalaciones en el puerto de Massawa.

Tras haber conquistado el Ogadén y en un intento último por resolver el litigio y detener la edificación del aparato de guerra etíope, Barré se encamina a la URSS el 21 de agosto. Los soviéticos le plantean como ultimátum extraer sus tropas del Ogadén e integrarse a la federación propuesta por Castro, so pena de enfrentar un incremento del conflicto.

A mediados de septiembre el general Ochoa y el presidente etíope dirigen personalmente la retirada de Jijiga, no sin ser desbordados por este cataclismo sin precedentes. Días después, Mengistu realizará relampagueantes visitas a La Habana y a Moscú para apresurar un segundo refuerzo, que incluye 4 escuadrones de MiG-21, nuevos contingentes de cubanos, 200 tanques adicionales, cohetería antiaérea y antitanque, y baterías coheteriles móviles.

Mientras transcurre este período de acumulación de medios humanos y materiales, los eritreos procuran un acuerdo temporal de cooperación entre sus diferentes facciones armadas y en diciembre asestan golpes contundentes en las inmediaciones del puerto de Massawa. El mando cubano y soviético se ve ante la crucial necesidad de traer apresuradamente batallones blindados del Yemen, que amparados por la sombrilla de cohetes y el cañoneo de dos buques de guerra soviéticos, consiguen contener el empuje de los eritreos.

Tras la campaña somalí a mediados y fines de 1977, la configuración de la línea del frente era sumamente desfavorable a las legiones del general Ochoa. Los esfuerzos por recuperar posiciones claves no fructifican; por el contrario, el grueso de los contingentes etíopes y de asesores cubanos se halla peligrosamente semicercado en la vecindad de Harar, en un amplio bolsón: el saliente de Gorey. Es allí donde el mando somalí decide jugarse su carta más valiosa, tratando de quebrar el centro del frente, y cercar las tropas del general Ochoa.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 8:26 am

La URSS y Cuba deciden que Etiopía debe vencer de forma aplastante en esta guerra, y a los efectos deciden recuperar con rapidez el Ogadén. El puente aéreo iniciado por la URSS y Cuba el 26 de noviembre dura hasta bien entrado el mes de enero de 1978 y desafía la imaginación de casi todos los servicios de inteligencia de Occidente.

El masivo movimiento logístico de recursos humanos y materiales realizado desde la URSS, Cuba y Europa Oriental empleará múltiples países africanos como trampolín y será supervisado personalmente por los ministros de defensa de la URSS y de Cuba, Dimitri Ustinov y Raúl Castro. La URSS abre las compuertas de sus arsenales militares en Tashkent y Alma Ata, y pone además en función de tal operación una buena parte de sus sistemas ferroviarios, sus radas portuarias y bases aéreas.

Alrededor de 225 transportes aéreos se utilizaron en esta operación. La porción mayoritaria del transporte civil y militar soviético, incluyendo los enormes TU-76, ponen a disposición de la “Operación Baraguá” más de 61 000 toneladas de material bélico valorado en $1,000 millones. Tan sólo en las primeras diez horas del puente aéreo el general Ochoa recibirá medios suficientes para armar tres divisiones motorizadas. Para coordinar la campaña la URSS empleará un satélite militar, el Cosmos-964.

Se iba a provocar una sangrienta guerra civil. En diciembre, los 4 000 consejeros militares soviéticos en Somalia son traspasados apresuradamente a Etiopía, llevando consigo valiosos datos sobre las unidades, preparación y tácticas del ejército que habían ayudado a formar. Un contingente de 17 000 soldados cubanos de los destacados en Angola fue aerotransportado, y otros 15 000 de los mejores entrenados, viajaron directamente desde Cuba. El cuerpo expedicionario se complementa con 4 000 asesores polacos, alemanes, búlgaros y húngaros, así como con 2 500 yemenitas.

El acuerdo de esta operación multinacional cristaliza en una reunión en Moscú a principios de 1978 a la que concurren Brezhnev y Kosigyn por la URSS, Raúl Castro y el general Ochoa, por Cuba y el premier sudyemenita Alí Nasser Mohammed. Se elige un estado mayor dirigido formalmente por el presidente etíope Mengistu, en el que figuran oficiales etíopes, soviéticos, cubanos y sudyemenitas. El centro estratégico estará en manos del mariscal Petrov, el general Koliakov, comandante de las fuerzas soviéticas en Libia, y Grigori Barisov ex-asesor militar en Somalia.

El mando de todo el teatro de operaciones recaerá sobre el general Ochoa demostrándose así la confianza de los soviéticos en sus habilidades militares.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 8:31 am

CONTINUACIÓN:
Ochoa tendrá bajo su dirección más de 30 generales del bloque comunista. Entre los cubanos figuran los generales López Cubas, Leonardo Andollo, Gustavo Chuí y Rigoberto García. Las tropas élites cubanas estarán formadas por una brigada de tanques y dos brigadas mecanizadas. Esta maquinaria superará en volumen de fuego a la emplazada con anterioridad en Angola.

De inmediato, el general Ochoa ubica su Afrika Korps en el triángulo de Diredawa, Hargeisa y Jijiga, con la perspectiva de desatar una contraofensiva a fondo hacia el norte de Somalia21. El 22 de enero de 1978, después de una intensa preparación y con diversas brigadas de infantería protegidas con artillería de campaña, el ejército somalí embiste desde dos direcciones el único bastión del general Ochoa en el Ogadén: la ciudad de Harar.

Pero el general cubano tenía reservada una sorpresa: un intenso barraje coheteril y artillería de largo alcance, matizado con golpes aéreos de cazas MiGs y de F-5, que harán estragos en las filas somalíes, permitiéndole evolucionar sus tropas exitosamente en la dirección del ataque principal. Con esta electrizante reacción el general Ochoa alcanza así recuperar en los días siguientes decenas de kilómetros, ocasionando a los somalíes incontables bajas y destrucción de medios de guerra.

Ya sobre los terraplenes del Ogadén, el general Ochoa dispone de recursos excepcionales. En la primera semana de febrero y sin dar respiro al enemigo, ensambla un ariete blindado de 120 tanques T-62 secundado con escuadrillas aéreas de MiG, y se abalanza sobre las fortificadas localidades de Harewa y Gildesa que están en manos somalíes. Esta misión es consumada con un movimiento envolvente donde el general Ochoa, valiéndose de los gigantescos helicópteros MI-10K, efectúa un sorpresivo desembarco aéreo, de tropa y tanques, franqueando la retaguardia enemiga y diezmándola. Las puertas del macizo central caen en poder del general Ochoa en una relampagueante blitz.

Sin conceder tiempo a reponerse y con las tropas a mano, el general Ochoa arrolla las unidades somalíes atrincheradas en Haraghe el 5 de febrero. En los días 8 y 9, serían fértiles en sorpresas para los somalíes cuando las tropas cubanas recobran el territorio situado al nordeste de Harar, y ocupan varias localidades, con lo cual cambia radicalmente toda la línea del frente. Pese a que ya a estas alturas, los somalíes han soportado cuantiosas pérdidas humanas y materiales, la imponente cordillera de 2,000 metros que se levanta en mitad de la meseta entre Harar y Jijiga es un obstáculo que parece impracticable de salvar. Los somalíes se hallan atrincherados en su único acceso: el estrecho cuello de botella del Paso de Kara-Marda.

El general Ochoa concebirá un plan de diversión donde algunas de sus fuerzas inician un amplio rodeo, para convencer al enemigo que se intenta atravesar por otro paraje: el paso de Sebele. El Estado Mayor somalí muerde el anzuelo al estimar que por allí se desataría la borrasca, ya que se consideraba un suicidio cualquier otra acción contra la intrincada faja montañosa de Kara-Marda. Esta idea parece confirmarse cuando el 24 de febrero, una columna combinada cubano-etíope se acerca finalmente a las cercanías de Sebele, para provocar el más deplorable desorden.

Mientras sus generales presionan por Sebele, el general Ochoa avanzará sin descanso con el grueso de sus batallones y tanques, para explotar el progreso de la Brigada 69 de infantería. Once días y once noches durará esta odisea bajo lluvias intensas, con tanques que se atascaban constantemente en el fango, arrastrando cañones por estrechos y traicioneros senderos montañosos.

Los soldados y oficiales cubanos que lo acompañaron relatan cómo a todo lo largo de la columna de soldados y equipos militares que serpenteaba los barrancos de la cordillera, el general Ochoa se desplazaba constantemente en un incansable ir y venir, dominando con su voz de mando este escenario de máquinas y hombres, lo mismo empujando una pieza de artillería atascada, que imprecando a un soldado tirado en el camino, que manejando un tanque, o bien ensimismado en sus mapas y compases. A fuerza de voluntad, tenacidad y carácter, el general Ochoa logrará infiltrarse por un punto intermedio entre los difíciles desfiladeros de Sebele y de Kara-Marda, saliendo el 28 de febrero al otro lado de la imponente cordillera. Luego girará hacia el sur para acometer en plena retaguardia enemiga.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 9:02 am

El 1 de marzo, en una encrucijada vital, los somalíes reúnen tropas auxiliares en Jijiga para demoler el ataque que desde la retaguardia inicia la columna cubana. La embestida de los antillanos se realiza con considerables pérdidas pese a la protección de la artillería. En los días siguientes el general Ochoa ordenará a los batallones cubanos y etíopes que amplíen y fortifiquen sus posiciones, para rechazar los fieros contraataques enemigos; quiere dar la impresión a los somalíes de que había estabilizado un frente y que en lo adelante la guerra sería de posiciones fijas.

El general Ochoa sorprende nuevamente con otro movimiento inesperado que inicia el 4 de marzo, arrojando contra Jijiga desde la retaguardia a la 69 Brigada reforzada con unidades de paracaidistas. Este cruce, aparentemente suicida y que a primera vista podía antojarse absurdo, dada las elevaciones del macizo central, era más juicioso de lo que parecía debido a la concentración de tropas que lleva a cabo. El cruce era sólo un regalo envenenado del general Ochoa puesto que su objetivo no era abrir dos frentes a los somalíes sino cerrarles la retirada.

Entonces, en contra del criterio de los soviéticos, el general Ochoa inicia la fase concluyente de su plan, que guardará un toque maestro: un ataque frontal y no por la retaguardia, sino sobre la zona inexpugnable que por tal razón no estaba debidamente custodiada ¡el paso de Kara-Marda! difícil acceso de estrechos senderos erizados de piedras cortantes y de raíces.

El general Ochoa hace avanzar la 75 Brigada de infantería y con ella sorprende a la enorme guarnición que protege el paso de Kara-Marda. Los somalíes se encaminaban hacia un tremendo desastre, al quedar totalmente cercados sus 300 000 soldados, en una fulminante operación que decidió el curso de la campaña, considerada una joya de concepción estratégica en muchas academias de guerra. Al fin, los enclaves decisivos y el corazón del territorio del Ogadén son capturados por el general Ochoa.

Las huestes somalíes que defienden Jijiga se retiran evadiendo el cerco que les tienden los cubanos. Dos días después las columnas del general Ochoa atacan en todas las direcciones recuperando terreno en todo el Ogadén; sus espacios inmensos retumbaban con el rechinar de las cremalleras de las hordas conquistadoras del general Ochoa. Una cuña blindada avanza casi 200 kilómetros desde Jijiga y en menos de tres días toma Dagahabur; otro avance paralelo por el oeste ocupa Fik.

En una última maniobra, la soldadesca somalí inicia un inmediato y desorganizado retroceso hacia las fronteras; sólo una pequeña fracción de los 300 000 somalíes logra escapar al círculo de blindados y artillería del general Ochoa. Sólo entonces un alarmado presidente norteamericano, Jimmy Carter, propone el cese al fuego, declarando que si el progreso de los cubanos desbordaba la frontera con Somalia, Estados Unidos se vería obligado a enviar tropas.

A los ojos soviéticos, el mérito sobresaliente del general Ochoa estribaría en haber ensamblado un engranaje militar efectivo a partir del complejo armamento soviético con tropas rudimentarias, analfabetas y campesinas como eran las etíopes, mediante la utilización de los 30,000 cubanos conformados en un esqueleto central con calificación bélica que actuaría como elemento fusionante de ambos extremos

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 9:10 am

El régimen de Mengistu no supera las contradicciones básicas que desplomaron al ancién regime de Selassie. Las diferencias geográficas, económicas y de relaciones de tenencia entre el norte y el sur resultarán un obstáculo insalvable. Tanto Castro como la URSS tuvieron responsabilidad en el proyecto de la Gran Somalia de Barré como en el independentismo de Eritrea. Pero al patrocinar la intransigencia y la belicosidad de la casta militar etíope, demostraran su resolución en la búsqueda de una presencia física en el Cuerno Africano sin importarles ni el bando ni la bandera.

Los viejos valores autocráticos y feudo-imperiales etíopes no sólo serán asumidos por la gerencia de Mengistu, sino que se verán reforzados por la conducta colonialista y el creciente despotismo del Derg hacia las zonas de tradicional ocupación.

Tanto los tigriños como los oromos plantearán una unidad basada en la igualdad entre las nacionalidades. Pero la cerrada postura de los amharas, en especial Mengistu, polarizará la disputa, haciendo que estas nacionalidades comiencen a buscar su emancipación al igual que los eritreos y los somalíes del Ogadén. Cuando en 1978 se avistaron las tropas cubanas por vez primera en Oromia, el Frente de Liberación de Oromia (FLO) preparó una carta publica donde trataba de persuadir a Castro de su error en apoyar al Derg en contra del FLO.

Igualmente contradictoria será la conducta de La Habana para con los eritreos. La descolonización en África, y especialmente la de Argelia, influye de manera concluyente en la Eritrea islamizada y provoca la formación de entidades políticas. Las marchas militares de Etiopía contra esa jurisdicción no logran poner fin a la rebelión, y la causa eritrea empeña el consenso colectivo del Tercer Mundo, extendiéndose en consecuencia la guerrilla, donde se hará presente la contribución de Castro.

Entre los años 1970 y 1977, se adiestrará el Frente Popular de Liberación de Eritrea recibe logística de Cuba y de la URSS, sobre todo del arsenal que los soviéticos habían enviado a los baasistas sirios e iraquíes. Asimismo, se emplea a la OLP como eslabón para el trasiego de armamentos, a cambio de lo cual los eritreos les facilitan acantonamientos en las islas Hamish.

Los cubanos adiestraban a los guerrille­ros eritreos en la base Palestina de Campo 17 de Septiembre localizada en Siria. Son estas fuerzas las que, a inicios de 1974, hicieron morder el polvo al ejército imperial, precipitando la revolución en Addis Abeba. A la caída de Selassie, los combatientes eritreos señoreaban en la casi totalidad de su superficie. Pero, las promesas iniciales de la junta militar etíope, de conceder la autonomía regional a Eritrea, serán incumplidas. La contradicción esencial será la llamada cuestión nacional exacerbada por la URSS y por Cuba, primero con su amparo a Somalia y a Eritrea, más tarde al gobierno central del Derg.

La revolución etíope, y con ella la entente Castro-Mengistu, impone a La Habana el tener que escoger entre la Junta de Addis Abeba y los eritreos. En su discurso pronunciado en la reunión de los países No-alineados en La Habana de marzo de 1975, Castro instó a los eritreos a deponer las armas. Desde 1976, en forma más abierta, los medios de prensa cubana comienzan a calificarlos de contrarrevolucionarios.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 9:19 am

CONTINUACIÓN:
Pese a pregonar su neutralidad, el 16 de marzo de 1978 la máquina de guerra del general Ochoa asistirá a la tropa de Mengistu en el conflicto eritreo tras haber dado cuenta del contencioso del Ogadén. Un contingente de 3,500 cubanos desembarca en Asmara para operar contra las vecinas guerrillas eritreas, parapetadas en sus santuarios montañosos, y presentar apoyo logísti­co y aéreo a las fuerzas etíopes.

En junio, la URSS acondiciona instalaciones aéreas y navales en la isleta de Dahlak y en la ciudadela aérea de Makalé, en el sur eritreo. Allí se apostan más de 50 cazas MiG con tripulación mixta cubana y soviética, helicópteros y tanques. Los eritreos son atrapados en una tenaza de tanquistas cubanos apoyados por las baterías de cohetes que los germano-orientales y los sudyemenitas manejaban. La tarea aliada de la infantería etíope y el soporte aeronaval y blindado soviético‑cubano hacen que el enemigo se retire hacia las montañas.

Tropas cubanas participan en las batallas de Dongolo y Kenneth Road en 1978, provocando las airadas protestas de los déspotas Amín Dada de Uganda, y Nimeiry del Sudán. Amín Dada expresará a la prensa que el movimiento de tropas cubanas y soviéticas en Eritrea complicaría la balanza del Cuerno de África, con sus pautas migratorias. El presidente ugandés señalará que esta conflagración era un expediente interno de Etiopía, y hará llegar un mensaje a Castro donde la amenaza con pedir a los países africanos la prohibición de los vuelos cubanos sobre el espacio aéreo del continente.

En una entrevista concedida a la agencia noticiosa Associated Press en Beirut, el dirigente eritreo Osmán Saleh declara el poseer pruebas irrefutables de las evoluciones militares cubanas en contra de sus soldados. Añade que muchos países árabes productores de petróleo le han comunicado su preocupación ante una incontrolable masa armada cubana a orillas del Mar Rojo.

Los esfuerzos de Castro a lo largo de 1979 por mediar entre Eritrea y Addis Abeba a petición de la OLP y de Siria fracasan por la posición intransigente de Mengistu. Las violentas intentonas etíopes por recuperar totalmente a Eritrea no logran sus fines.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 9:22 am

En mayo de 1991, Mengistu huyó a Zimbabwe. Actualmente, disfruta su botín en Suiza.
En 1994, Etiopía adoptó una nueva constitución y abrazó el multipartidismo. Eritrea proclamó su independencia en 1993.
Etiopía sigue siendo una de las naciones más pobres de la tierra. Según datos del Banco Mundial, su PIB en 2002 era de 6.05 millones de dólares. La renta per cápita es de 90 dólares, y la esperanza de vida de 41 años. La tasa de mortalidad infantil es de 102 fallecidos por cada mil nacidos vivos. El hambre en Etiopía permanece como una amenaza constante.
Es probable que todos esos elementos influyan en la parquedad de la dirigencia cubana en cuanto a las conmemoraciones de su segunda victoria africana.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Sáb Dic 23, 2006 5:52 pm

oye hermano te la comiste,gracias por tan amplio escrito
saludos.Caballete

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 23, 2006 7:30 pm

Pocas veces he tenido la oportunidad de disfrutar de una narrativa epica, tan detallada y concisa.
Saludos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por IRATSI el Dom Dic 24, 2006 7:49 am

GRACIAS CABALLETE POR EL TEMA FELIZ NAVIDAD...A TODOS AHORA NO TENGO TIEMPO PERO TENGO MUCHAS PREGUNTAS SOBRE LA GUERRA DE ETIOPIA, ESPECIALMENTE SI ALGUIEN SABE SI EL GENERAL OCHOA LE TOCO RESCATAR EN COMBATE EL CUERPO DE ALGUN PILOTO Y COMO SE LLAMO ESE COMBATE.... QUE FUE LO QUE PASO EN ESE DESIERTO...HAY UN MITO SOBRE ESE SUCESO......
CABALLETE el problema de etiopia era abrir un frente comunista en africa, los eritreos eran neutrales y los zomalis se habian aliado al bando cubano, es por ello que utilizan el mismo armamento y táctica militar, luego se cambia el objetivo y resulta que los eritreos son los comunistas...la lucha era dificil y casi igualada, ellos estaban en su terreno, fue dificil vencer focos de resistencia, alli fue la mision de los mig caidos...pero por favor quien conozca el tema si nos pudiera contar..............

IRATSI
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 100
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 24/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por cid el Dom Dic 24, 2006 9:51 am

Todo esto, entre cubanos, somalies, etiopes, eritreos, etc, etc, ha sido otra de las tantas locuras del Quijote en Jefe, su ambición de todopoderoso... y nada... que vayan a morir cubanos al desierto de Ogadén en nombre de la libertad de los pueblos.

cid
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 89
Valoración de Comentarios : 8
Puntos : 8
Fecha de inscripción : 09/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Delfin Fdez el Dom Dic 24, 2006 10:14 am

Estimado TOÑO,
Cada vez que entro en el FORO, voy directo a buscar que has puesto ó escrito, porque de veras que disfruto a plenitud tus escritos, asi como el de otros foristas que también se despachan a gusto poniendo cosas interesantísimas.
Te agradezco y te felicito por tus inestimables aportes, que nos ayudan a comprender, si es que es posible lograr comprender y entender tan semejante locura de un dictador, las barbaridades que se les han impuesto a los cubanos por 50 años, tener que ver como mueren los soldados cubanos en tierras desconocidas y de nadie, por una causa absurda que en nada benefició al pueblo de Cuba, sólo en poner de luto miles y miles de familia una vez más, es penoso y avergonzante que Fidel y Raúl se jacten de una victoria en la que no perdieron a nadie de sus respectivas familias, las cuales viven como verdaderos burgueses y millonarios, en las propias narices del sufrido, hambriento, maltratado, humillado y con la falta total de derechos humanos del pueblo cubano,
Por eso cada vez que uno de nosotros aporta nuestras vivencias y nuestras historias aquí, es un golpe que le damos a esos tiranos, y poco a poco se llena la copa.
Gracias TOÑO,
Gracias a todos por la colaboración,
Felices fiestas y que el 2007 llegue la libertad!!!
Un saludo cordial,
Delfín.

Delfin Fdez
Miembro Moderado

Cantidad de mensajes : 99
Valoración de Comentarios : 90
Puntos : 104
Fecha de inscripción : 23/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por bolo_habanero el Dom Dic 24, 2006 10:24 am

toño, igualmente me uno a las felicitaciones por haber escogido tan buen y detallado relato. es algun de libro conocido? en caso afirmativo, por favor pásame el título para buscarlo lo antes posible...yo soy polilla de biblioteca!!

gracias y feliz navidad

el bolo

bolo_habanero
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 461
Valoración de Comentarios : 59
Puntos : 56
Fecha de inscripción : 30/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Dom Dic 24, 2006 11:08 am

Bolo, estos datos los extraje de un libro llamado; Grandes estrategias, y estratégas militares, en el Capítulo XIV se detalla al General de División Ochoa. Y dentro de ese capítulo, Operación Baragua-Batalla de Ogadén.

Gracias a ti, y a Delfin; por el sincero reconocimiento.
¡Viva Cuba libre!
¡Féliz Navidad!

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Luis Dominguez el Dom Dic 24, 2006 12:03 pm

Tono
Sigue con eso, esta de maravilla, ya te lo dijeron otras personas, pero lo que estas sacando es candela pura.
Luis

Luis Dominguez
Fundador

Cantidad de mensajes : 2781
Valoración de Comentarios : 132
Puntos : 194
Fecha de inscripción : 22/08/2006

Ver perfil de usuario http://www.secetocuba.com/blog

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Luis Dominguez el Dom Dic 24, 2006 12:21 pm

Marianela.
Se un poco de los pilotos que perdieron la vida en Etiopia. Yo tengo a tres.

W/o MiG-17F Teniente Eladio Campos killed Ethiopia
2 de febrero de 1978 MiG-21BIS Primer teniente Raul Hernandez Vidal killed shotdown in Ethiopia by AAA
w/o MiG-21BIS Cor Benigno Gonzalez Cortez shotdown in Ethiopia

Aqui te pondre un poquito de historia.


Última edición por Luis Dominguez el Lun Dic 25, 2006 10:44 pm, editado 1 vez

Luis Dominguez
Fundador

Cantidad de mensajes : 2781
Valoración de Comentarios : 132
Puntos : 194
Fecha de inscripción : 22/08/2006

Ver perfil de usuario http://www.secetocuba.com/blog

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Luis Dominguez el Dom Dic 24, 2006 12:26 pm

La Guerra de Etiopía (Ogadén) 1977-1978, y la Aviación Cubana
por Rubén

Somalia jamás se repuso de la derrota en la guerra del Ogadén de 1977-1978 a manos de los ejércitos cubanos y etíopes. Este conflicto venía latiendo hacía años. Etiopía por esta época se vio convulsionada por revueltas que llevan el 12 de setiembre de 1974 a la deposición del emperador Haile Selassie, y los siguientes conflictos internos entre los militares etíopes, que terminan con la toma del poder por el teniente coronel Mengistu Haile Mariam el 11 de febrero de 1977. Mengistu declara socialista a su país, y se acerca a Cuba y la URSS. Un mes después ya llegaban los primeros asesores militares cubanos, y Mengistu cierra el programa de asesoría americano. Este país había recibido ayuda militar occidental por decenios, adquiriendo para su Fuerza Aérea (“Ye Ityopia Ayer Hayl”) 36 F-86F, 12 F-5A, 2 F-5B, 4 Canberra B.52 (B.2), y otros equipos. En 1973 Etiopía pide otros 14 F-5E y 3 F-5F, pero con los cambios políticos del país, el gobierno americano de Jimmy Carter bloquea su entrega, y llegan sólo 8 F-5E. Para mediados de 1977 la Fuerza Aérea etíope contaba en servicio con unos 35 aviones de combate, entre ellos 16 cazas F-5A/B/E, 3 bombarderos Canberra y varios F-86. Se basificaban en Debre Zeyit (la mayor base, cerca de Addis Abeba), y Asmara, Bahir Dar, Azezo, Goba, Dire Dawa, Jijiga, y Mekele.

Antes en Somalia el general Mohamed Siad Barre había tomado el poder el 15 de octubre de 1969 mediante un golpe de estado, y también declara a su país socialista. En 1974 firma un tratado de cooperación con la Unión Soviética, que incrementa la ayuda militar a Somalia. Unos 2,000 asesores soviéticos y 50 cubanos arribaron para preparar a los pilotos y especialistas somalos, reorganizar sus fuerzas armadas, reconstruir sus bases aéreas. En la URSS se preparan 590 aviadores somalos. Para 1977 el CAS (siglas de su Fuerza Aérea “Cuerpo Aeronautico della Somalia”), tenía más de 50 aviones de combate en servicio (cerca de 35 MiG-21 y 15 MiG-17), 10 helicópteros Mi-8, y otros equipos. Su base aérea principal era Mogadishu, además de Hargeysa, Kismayu y Baidoa.
El General Siad Barre tenía planes de crear la "Gran Somalia", pretendiendo territorios de sus vecinos Djibouti, Kenia, y la provincia etíope de Ogaden, y con el caos en Etiopía estos reclamos se agudizan. Siad Barre da amplio apoyo militar en secreto a las guerrillas somalas del Frente de Liberación de Somalia Occidental (WSLF) en Ogaden, algo denunciado por Etiopía, pero negado por Somalia. Los choques armados fronterizos entre ambos países se multiplican, y el 11 de julio de 1977 las fuerzas regulares somalas ya abiertamente invaden Etiopía, en ayuda de los 50,000 milicianos del WSLF. El ejército invasor contaba con 34 Brigadas de infantería, motorizadas y de tanques, con 50,000 hombres, 350 tanques T-34/T-55, 350 blindados y 600 piezas de artillería. El CAS los apoya desde el 21 de julio con sus 50 MiG-17 y MiG-21, asestando golpes al ejército etíope, y derribando ese mismo día un DC-3.

Las Fuerzas Armadas etíopes tenían 55,000 hombres, pero 20,000 de ellos estaban enfrascados en la lucha contra Eritrea, y en Ogaden se enfrentaban a los somalos sólo elementos de la 3° División y otras pequeñas unidades, con 10,200 hombres en total, 45 tanques M41/M47, 48 piezas de artillería y 10 cañones antiaéreos. Etiopía moviliza 100,000 milicias y resiste ferozmente, pero la superioridad somala en equipamiento y preparación es tan importante, que derrotan a los etíopes, y para mediados de setiembre ya ocupaban 320.000 km2 del territorio etíope, cuyo ejército se ve en una situación crítica.

Llegada de las fuerzas cubanas a Etiopía



--------------------------------------------------------------------------------
Antes de la guerra Cuba había tratado de mediar entre las dos partes, ambos aliados de La Habana. El 16 de abril de 1977 Fidel Castro se reúne en Aden (Yemen), con Siad Barre y Mengistu Haile Mariam, con la participación del Presidente yemenita Ali Rubayi. A pesar de que Mengistu estaba dispuesto a dialogar, Siad Barre se mostró intransigente en sus ambiciones expansionistas, confiado en su poderío militar, aunque al final le promete a Castro que no atacaría a Etiopía. La agresión contra Etiopía tres meses después, es vista como una gran traición, y es duramente criticada por La Habana y Moscú. Siad Barre rompe con ellos y expulsa a los asesores cubanos y soviéticos, que llegan a Etiopía con información completa sobre las FAS somalas, elemento clave para derrotarlos en la guerra.

Mapa de la zona de combates, el Ogadén ocupado, y las bases aéreas

Ante el avance somalo, en noviembre de 1977 el gobierno etíope pide ayuda militar a Cuba. Estas tropas son enviadas a pesar de que la URSS inicialmente estaba en contra de la participación militar cubana, alegando que esa intervención de tropas extranjeras podría ser usada por somalos o eritreos para solicitar tropas árabes, agudizando el conflicto, lo cual no impide el habitual mito occidental acusando a La Habana de seguir órdenes de Moscú. La isla caribeña comienza en envío de de tropas regulares y especialistas por buques desde Cuba, que estarían al mando del General de División Arnaldo Ochoa. El primer batallón de tanques cubanos llega al frente el 28 de diciembre de 1977. La URSS deja sus vacilaciones y apoya al lado etíope-cubano, enviando 1,500 asesores al mando del General de Ejército Vasily Petrov. El jefe de los asesores soviéticos para la aviación es el Teniente General de la aviación G. Dolnikov.
Los soviéticos establecen desde el 25 de noviembre un gran puente aéreo con 225 An-12, An-22 y Il-76, trayendo entre otros equipos 600 tanques T-55/T-62/PT-76, 300 blindados BMP-1, BRDM-2, 400 piezas de artillería. Se transportaron tropas cubanas de Angola. Para controlar la operación, Moscú lanza el satélite de reconocimiento militar Kosmos-964. La aviación recibe 48 cazas MiG-21bis y MiG-21R para pilotos cubanos y etíopes, 10 helicópteros Mi-6, 6 de ataque Mi-24 y varios de transporte Mi-8.

En total Cuba envía 18,000 efectivos, y Yemen del Sur otros 2,000. Para dirigir las operaciones se establece un estado mayor conjunto, cuyo líder político es Mengistu, y del cual formaban parte 5 Generales etíopes, 8 cubanos, 5 soviéticos y 2 yemenitas. El jefe militar de las operaciones es el cubano General de División Arnaldo Ochoa, y bajo su mando están también los generales soviéticos, aunque en algunas fuentes occidentales surge la leyenda de que el líder era el General soviético Vasily Petrov.

Las Brigadas de Tanques cubanas serían apoyadas en su avance por la Fuerza Aérea Revolucionaria (FAR), cuyas primeras unidades llegan en diciembre de 1977. Eran un escuadrón de MiG-17F, un escuadrón de MiG-21bis, 2 cazas de reconocimiento MiG-21R y varios helicópteros Mi-8, fuerzas que en occidente las estimaron en “100 pilotos cubanos y 1,000 técnicos”, exagerando la cifra real de pilotos varias veces, mientras que los técnicos eran sólo soviéticos. Ellos se basifican en Dire Dawa y Harer. El jefe de la FAR en Etiopía es designado el piloto teniente coronel Rubén Interián, y su segundo es el teniente coronel Luis Alonso Reina, ambos experimentados aviadores, acabados de terminar sus estudios superiores en la Academia Kalinin de la Defensa Antiaérea, por Moscú.

Para enero de 1978 el frente se había estabilizado ante las ciudades de Harar y Dire Dawa. La FAE y el CAS se habían desgastado en 6 meses de choques entre ellas, y en las misiones de apoyo a su tropas terrestres. Pero la FAE ya había ganado la supremacía aérea, se repuso con nuevos equipos soviéticos, y tenía a la FAR de aliada. Vietnam e Israel le ayudan con piezas para F-5, también combaten varios pilotos israelíes. Somalia por su parte no había recibido nuevos aviones, aunque recibe apoyo militar de USA, Egipto, Arabia Saudita, Irak, Siria, y llegan pilotos de Pakistán.

El contrataque



--------------------------------------------------------------------------------
A principios de enero los MiG-17F y MiG-21bis de la FAR comienzan los ataques desde la base aérea de Dire Dawa contra las tropas somalas por Harer, destruyéndole numerosos equipos pesados. La acción de la FAR es tan eficaz, que el 6 de enero el presidente de Egipto Anwar Sadat acusa a los pilotos cubanos de bombardear tropas somalas, y anuncia su apoyo militar a Somalia. Pero es tarde, la gran contraofensiva comienza el 22 de enero de 1978 en la zona de Harer y Dire Dawa. El lado etíope-cubano se habían concentrado 35 Brigadas, 300 tanques, 156 piezas de artillería, 46 aviones de combate. Los somalos tenían allí 27 Brigadas, 135 tanques, 205 piezas de artillería y 100 blindados.
El plan del General Ochoa era el de limpiar la zona Harer-Dire Dawa, empujando a los somalos en dirección de Jijiga, para destruírlos por allí después. La contraofensiva se inicia con el empleo masivo de la aviación, que hace cientos de misiones. Los MiGs de la FAR apoyan el avance de las Brigadas de Tanques cubanas, y los MiG-21bis y F-5A/E de la FAE a las tropas etíopes. Los MiG-21R cubanos de reconocimiento penetraban profundamente el territorio enemigo, reconociendo sus posiciones e imitando a cazas MiG-21bis, lo que obliga a las antiaréreas somalas a descubrirse, mientras los MiG-17F y MiG-21bis lanzan bombas y cohetes no dirigidos contra las fuerzas acorazadas. En un mes los MiG-21R de la FAR hacen más de 120 vuelos, descubriendo 136 objetivos a atacar. Los somalos son derrotados perdiendo más de 4,000 hombres y 60 tanques, y el 2 de febrero comienzan a retirarse hacia la trampa de Jijiga.

Estos combates de fines de enero-principios de febrero de 1978 son intensos, y traen las primeras pérdidas cubanas. Las tropas somalas tenían una buena defensa antiaérea, con numerosos cañones de 23mm ZSU-23-4 Shilka, ZU-23-2, de 37mm, ametralladoras de 12,7mm, misiles Strela (SA-7), protegiendo sus fuerzas acorazadas y la artillería. Los MiG-17/21 de la FAR cumplían misiones de apoyo aéreo a baja altura, que permite destruír con precisión gran parte del equipo pesado somalo, pero en ello la AAA le derriba algunos aviones. Es aquí donde la FAR tiene sus únicas dos pérdidas mortales en la guerra: el teniente Eladio Campos en un MiG-17F, y el primer teniente Raúl Hernández Vidal en un MiG-21bis. También el mayor Benigno Cortés es derribado en su MiG-21bis, pero se catapultea a salvo. Varios otros aviones son averiados. Al capitán Manuel Rojas García se le apaga el motor de su MiG-21bis sobre las líneas enemigas, pero logra arrancarlo otra vez. Sin embargo, la acción de los MiGs cubanos contra los medios AAA fue eficaz, y en el futuro los somalos abrían poco fuego antiaéreo para no descubrirse.

La toma de Jijiga



--------------------------------------------------------------------------------
El enemigo en estos combates pierde gran parte de su equipo pesado, y retrocede bajo los golpes de la FAR y FAE, hasta la zona de Jijiga, tratando de hacerse fuerte en los pasos montañosos ante la ciudad. Pero la catástrofe somala estaba por venir. Aquí funciona la brillante operación del General Ochoa, estudiada hasta hoy en día en las academias militares. Inicialmente se había planificado un ataque frontal contra las defensas somalas fortificadas en las montañas, acompañadas de algunos desembarcos aéros. El plan fue realizado por los equipos de Ochoa y Petrov, Sin embargo, cuando el plan fue enviado a la Habana para su aprobación, fue rechazado. Se planteó que durante este tiempo los somalos habían reforzado bastante sus posiciones, establecieron fuertes campos de minas, su eficaz artillería dominaba los camino de acceso, que no valía la pena un ataque frontal y riesgo de grandes pérdidas frente a un enemigo que ya estaba siendo derrotado. La Habana recomendó cambiar el plan, por uno en que las posiciones somalas iban a ser machacadas masivamente por la artillería, mientras que una Brigada de tanques cubana al mando del general Fleitas rodeara las montañas por el sur cayendo sobre Jijiga desde el otro lado. Al mismo tiempo otra Brigada de tanques cubana al mando del General Cintra Frías cruzaría las montañas por una zona no fortificada y caería sobre Jijiga por el noroeste, formando de tal forma una tenaza que golpearía a los somalos en Jijiga sin que se recuperaran jamás. A los somalos se les dejaba un pasillo por el cual sus restos pudieran escapar perseguidos por los T-55 cubanos hasta la frontera. Este nuevo plan cubano, pulido por el equipo del general Ochoa, hecho sin participación de los generales soviéticos, fue el aprobado por Mengistu.
El 3 de marzo se inicia la operación. La artillería cubano-etiope, con todos los medios disponibles, incluyendo el apoyo del Grupo de BM-21 yemenitas, lanza su carga mortífera durante casi una hora sobre las tropas somalas en el paso de Marda, apoyando el avance de la infantería etíope. Al mismo tiempo, las Brigadas de Tanques cubanas de Fleitas y Cintra frías con 90 T-55 cada una, atraviesan y rodean las montañas, cayendo sobre Jijiga desde direcciones totalmente inesperadas para las cinco Brigadas somalas. Ante el masivo ataque artillero y la sorpresa de la tenaza cubana de tanques, los somalos caen en pánico.

La FAR apoya la operación, realizando más de 130 ataques con sus MiG-17 y MiG-21, junto a la participación de los helicópteros de ataque Mi-24. La catástrofe del Ejército somalo es total, siendo hostigado por los MiGs de la FAR y los T-55 en su desbandada por los caminos hacia Somalia, y perdiendo en la debacle 6,000 hombres.

El resultado de la campaña está decidido. El 5 de marzo Jijiga es capturada, y en una semana son liberadas las demás ciudades de Ogadén. El 9 de marzo Siad Barre admite la derrota y anuncia la retirada de sus tropas. Para el 13 de marzo las tropas cubano-etíopes ya habían limpiado todo el Ogaden de invasores, finalizando el conflicto. La guerra causa 60,000 muertos (de ellos 15,000 militares etíopes, 20,000 somalos, y 25,000 civiles), 600,000 refugiados. Somalia pierde 250 tanques (3/4 del total), gran parte de su artillería y vehículos.

Esta exitosa operación causa fuerte conmoción en occidente. Los rumores sobre el plan inicial Ochoa-Petrov, el eficaz puente aéreo de suministros desde la URSS hasta Dire-Dawa y la aparición inesperada de los tanques cubanos al otro lado de las montañas, crea las condiciones para que se crea el mito de una supuesta gran "operación aerotransportada" hacia la retaguardia somala en Jijiga. Incluso hay fuentes donde la imaginación les supone el traslado por aire en helicópteros de transporte pesados Mi-6 y medianos Mi-8 desde Dire Dawa hacia Jijiga sobrevolando las montañas, a tropas con unos 70 blindados BMD y BRDM-2, etc.

En esta guerra Somalia y el WSLF reclaman la destrucción de más de 50 aviones etíopes, de ellos una docena de cazas F-5 y MiG-21 por sus propios MiG-21 (supuestamente 4 por pilotos pakistaníes), y el resto por las defensas AA. De sus cazas F-5 Etiopía admite la pérdida de sólo dos. Por su parte Etiopía reclama el derribo de 23 aviones somalos. De ellos 2 por misiles antiaéreos S-125 (SA-3), varios por otros medios antiaéreos, y una docena por sus cazas F-5. El Mayor Sisay de la FAE reclama 4 MiGs derribados, y los pilotos israelíes reclaman cinco victorias. Entre derribos y accidentes Somalia pierde la mitad de su Fuerza Aérea, quedándole sólo 12 MiG-21 y varios MiG-17. Hoy en día, ya no existe Fuerza Aérea en Somalia.

Luis Dominguez
Fundador

Cantidad de mensajes : 2781
Valoración de Comentarios : 132
Puntos : 194
Fecha de inscripción : 22/08/2006

Ver perfil de usuario http://www.secetocuba.com/blog

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Luis Dominguez el Dom Dic 24, 2006 12:37 pm

El papel de la FAR



--------------------------------------------------------------------------------
El papel de la FAR fue muy importante, realizando en total 1,013 misiones de combate, la mitad con MiG-17F, y el resto con MiG-21, que destruyen innumerables tanques, cañones y otros objetivos enemigos, sufriendo la pérdida de dos pilotos. Como hecho interesante, en este conflicto los MiG-17/21 cubanos combates codo a codo junto a los F-5A/B/E de la "Ye Ityopia Ayer Hayl" etíope contra un país armado con los mismos MiG-17/21 y entrenado con la misma filosofía soviética. Sin embargo, los MiG-21bis cubanos no llegan a emplear sus misiles aire-aire K-13, pues en el aire no ocurren encuentros con los MiGs enemigos, ya que los etíopes ya habían conquistado la superioridad aérea antes de que llegaran los isleños. Los MiGs somalos aparecen sólo tres veces sobre las tropas cubanas en misiones de reconocimiento, calculando el momento en que los cazas cubanos aterrizaban en sus bases. Según reportan los veteranos cubanos, al enterarse el mando de la Fuerza Aérea somala y los principales oficiales, de que los cubanos estaban volando sobre el Ogadén, se niegan a combatir, y se sublevan a Siad Barre. Este encarceló a los jefes principales. Muchos de sus pilotos habían estudiado en Cuba, o junto a cubanos en la URSS, y éste fue uno de los factores de que la fuerza aérea somala dejara de participar, incluyendo a helicópteros o transportes.

Los oficiales etíopes, educados en academias occidentales, al principio no apreciaban las cualidades de los MiG-21, frente al F-5 (especialmente por el menor radio de acción), pero al comenzar a usarlo en el conflicto real desde diciembre de 1977, cambian rápidamente de opinión. Aunque según el General Rafael del Pino en sus memorias escritas en USA "Proa a la libertad", después de la guerra en el Ogaden, en Addis Abeba se efectúan varios combates simulados, en los que los MiG-21 cubanos de los tenientes coroneles José Febles y Luis Quiñones pierden frente a los F-5 etíopes. Sin embargo, los mismos combates entre MiG-21/F-5 simulados en la URSS, demuestran que entre pilotos de preparación similar, el resultado dependía mucho de la altura y velocidad de tales simulacros, pues cada uno de estos cazas había sido diseñado para diferentes regímenes de vuelo, el MiG-21 a baja velocidad y poca altura podía ser menos maniobrable que el F-5, pero era superior fuera de esos límites.

Etiopía fue donde la FAR usó el MiG-23 por primera vez, cuando 44 MiG-23BN comienzan a llegar de la URSS a bordo de los An-12 en marzo 1978 al aeropuerto de Addis Abeba. En abril ya estaban listos en la base aérea de Dire Dawa, pero el conflicto había finalizado. Sus pilotos cubanos llegaron directamente de la URSS, tras los cursos de preparación. El 13 de setiembre de 1978 Fidel Castro visita Etiopía, y preside junto a Mengistu un triunfal desfile militar, donde participan 5 MiG-23BN piloteados por cubanos.
Algunos MiGs de la FAR se quedan en Etiopía un tiempo, pero no combaten más en éste país ni en choques con Somalia ni con Eritrea, a pesar de erróneos reportes en occidente al respecto, aunque algunas pérdidas son inevitables. El 14 de enero de 1982 un An-26 de la FAE es derribado sobre la capital Addis Abeba, pereciendo 73 militares, entre ellos 24 militares cubanos y 24 libios. Después de la guerra las tropas cubanas son reducidas de 18,000 en 1978 a 3,000 hombres en 1984. En abril de 1988 Etiopía y Somalia por fin firman un acuerdo, donde ésta renuncia al Ogaden, y Cuba decide retirar su presencia militar, los últimos criollos abandonan el país en setiembre de 1989, terminando un período de 12 años de colaboración, por el cual más de 40,000 militares cubanos pasaron por Etiopía. Esta guerra se destacó fue por varias causas. El campo soviético demostró su capacidad en realizar grandes y efectivas operaciones helitransportadas, lo cual causó conmoción en los círculos de la OTAN. En el conflicto se estrenan nuevas armas, como los helicópteros de ataque Mi-24 y los vehículos de combate BMD.

Luis Dominguez
Fundador

Cantidad de mensajes : 2781
Valoración de Comentarios : 132
Puntos : 194
Fecha de inscripción : 22/08/2006

Ver perfil de usuario http://www.secetocuba.com/blog

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por jrg.perez el Miér Ene 10, 2007 2:22 pm

Las Guerras Secretas de Fidel Castro
Juan Benemelis

CAPÍTULO 14
ETIOPIA: OPERACIÓN BARAGUA




En la década de los sesenta tiene lugar una larga serie de eventos que facilitarán la presencia del bloque soviético en el área: el diferendo entre Etiopía y Somalia por el desierto del Ogadén, el cambio de Somalia como estado‑cliente soviético por Etiopía, y la participación soviético‑cubana en los inextricables revoltijos del Ogadén, Tigré y Eritrea.

La URSS, Cuba y China se lanzan en una puja por Somalia, a todo lo largo de los años sesenta. Aún no ha sido analizado del todo el papel substancial del Partido Comunista Italiano en los eventos que desembocan en la ascensión al poder de Mengistu Haile Mariam y sus gestiones por lograr que éste sea apoyado por Cuba y la URSS. La URSS comenzó a navegar con destreza en Somalia por intermedio del Partido Comunista Italiano y de elementos marxistas somalíes parapetados en los sindicatos1. Todos ellos amparan la unificación de los territorios ocupados por tribus somalíes en manos de Etiopía y Kenya, o sea, favorecen la creación de “la Gran Somalia”.

Al término de la década del setenta, Cuba, al igual que la URSS, contribuye a reverdec­er el sueño somalí de hacerse del Ogadén; a tal efecto ayuda a conformar el Movimiento de Liberación de la Somalia Occidental y está presente en el entrenamiento y equipamiento del ejército regular de Mogadicio. La prensa y la retórica oficial cubana calificarán como la Somalia ocupada a la posesión francesa del Yibuti, trozo desértico atravesado por un sinuoso ferrocarril de una sola vía que desemboca en un puerto del Océano Indico. Cuba mantendrá su contribución al movimiento de liberación de la Somalia Francesa, para irritación de París.

En enero de 1964, Somalia comienza a recibir pertrechos procedentes de la URSS; seguidamente se verifica la inestabilidad en la frontera etíope‑somalí. El fortalecimiento del aparato militar somalí suscita un desbalance institucional de tal magnitud que el posterior golpe de estado pro-soviético, resulta un corolario casi automático.

A través de un violento amotinamiento castrense, el 21 de octubre de 1969 ascenderá al poder Barré, soldado entrenado en los ejércitos italianos inspirado en el naserismo. Por otra parte, los soviéticos comienzan a estructurar los servicios secretos somalíes, proponiendo para su jefatura a uno de sus favoritos, el coronel M. Suleiman. Esta alianza confidencial se confirma en la visita privada que realiza a Mogadiscio en 1972 el por entonces caporal de la KGB Yuri Andropov2.

Ya desde 1968, la presencia física de los moscovitas comienza a sentirse en Somalia, en una doble conveniencia donde ésta pretenderá usar a los euroasiáticos como piedra de toque para saltar sobre Etiopía. Para los soviéticos y los cubanos resultaba claro que el control sobre Etiopía aportaba no sólo el dominio del Cuerno de África, sino también una posición beneficiosa en la creciente carrera con Estados Unidos por el Océano Indico.

En febrero de 1972, el ministro de defensa soviético, mariscal Grechko es invitado a Somalia, donde se firma un protocolo según el cual la URSS obtiene instalaciones navales en las costas del Indico, que incluirán el emplazamiento de plataformas coheteri­les, instalaciones de comunicaciones, una base para su flota naval y submarinos en los puertos de Berbera y Birikao, y facilidades para sus bombarderos de largo alcance en el aeropuerto de Van‑Le‑Van.

En mayo de 1972 Barré, acompañ­ado de su ministro de defensa, es agasajado en la URSS y Corea del Norte, en un intento por organizar las fuerzas somalíes destinadas a operar en el Ogadén. Estas unidades serán acondicionadas por instructores cubanos en campos de adiestra­mientos coreanos. Para abril de 1976, los servicios secretos británicos daban cuenta de estos arreglos, estimando que los soviéticos ya disponían en Somalia 2,500 soldados y los cubanos alrededor de 650, incluyendo pilotos de guerra, amén de un extenso arsenal bélico3.

Según Barré, durante su etapa de luna de miel con los soviéticos y cubanos estos le habían confiado que Somalia resultaba una plataforma importante para la conquista del Cuerno Africano. Una Somalia militar­ment­e equipada podría hacerse del Yibuti, alentar movimientos guerrill­eros en Kenya, propiciar el derrocamiento del presidente sudanés Gaafar El Nimeiry, y el ascenso del partido comunista del Sudán. Los soviéticos y cubanos se proponían que Barré estrangulase a la Etiopía de Selassie y provocase la secesión del Ogadén y Eritrea. Todos estos pasos estaban enfilados, según Barré, a la ocupación final del Cono Sur con sus cuantiosos recursos mineros y su localización neurálgica que le permitiría al bloque cubano-soviético privar al Occidente de vitales rutas navales.

Barré expone que Yemen del Sur, Cuba y la URSS esperaban la explosión del conflicto fronterizo con Yemen del Norte para lograr mediante la supremacía militar la fusión de ambos países en un estado que sirviese de contrapeso a la Arabia Saudita y que desestabilizara al Omán y a los Emiratos del Golfo.



LA CAIDA DEL NEGUS

El año de 1974 es clave en la mar de incidentes políticos que se escenifican en todo el continente africano, porque acontecen el desmorona­mien­to del imperio de ultramar portugués y el colapso del estado monárquico etíope. La cruenta derrota del ejército imperial de Etiopía a manos de los guerriller­os eritreos, entre diciembre de 1973 y enero de 1974, y el millón de víctimas de la horrenda hambruna en Tigré y Wollo, serán sin dudas los catalizadores del huracán social que dará al traste con el ya senil déspota Selassie.

Una junta militar toma el poder en Addis Abeba a título de resolver la escandalosa hambruna, el "affair­e eritreo" y el contencioso del Ogadén. Pero una facción dentro de esta junta, encabezada por el coronel Mengistu, se proclama contraria a la autonomía de las diferentes nacionali­dades y a la solución negociada de Eritrea.

Mengistu, entrenado en academias militares norteamericanas y de pensamiento nihilista, trae consigo fuertes ambiciones personales. Se presentará como un consumado marxista, ascendiendo a la cima en medio de una purga cruenta que transformará la Junta Militar del Derg en una dictadura personal, configurando el bonapartismo de la revolución etíope4.


El 23 de noviembre Mengistu determina el arresto del general Amán Andom, decano de la junta militar, a quien fusila junto a 95 de sus oficiales. Este baño de sangre precipita a los golpistas por una pendiente de ejecuciones y crímenes que sobrecogen al país, clausurando toda opción civilista de gobierno y de arreglo pacífico con Eritrea.

Por lo menos cinco partidos de izquierda emergen en las espantosas semanas que presencian el desplome del ancién regimen de Selassie: el Movimiento Socialista de Toda Etiopía (MEISON), la Llama Revolucionaria (SEDED), el pro-soviético Lucha Revolucionaria por el Pueblo de Etiopía (EPRG), la La Liga Proletaria (WOZLEAGUE) y la Organización Revolucionaria Marxista‑L­eninista (MELERID). Estas organizaciones le disputan a Mengistu la regencia de la revolución en una lucha intestina de la que saldrá triunfante la soldadesca luego de liquidar alrededor de 30 000 militantes de esta oposición organizada.

Así, la reconstrucción del gobierno centralizado patrocinada por una claque militar recostada a la URSS y Cuba resultará una réplica del viejo estado imperial, a la vez que una fuente de discordia. En 1975 Cuba pacta relaciones diplomáticas con Etiopía, ante las críticas de Barré quien es recibido en La Habana en ese mismo año. A mediados de 1976, en los momentos en que Mengistu se hace espacio hacia la cúspide de la junta militar, los soviéticos y los cubanos establecerán contactos secretos con él. Mengistu presenta una lista de necesidades para ampliar su capacidad militar ante la inminente y temida confrontación fronteriza y pide la mediación de Moscú y de La Habana cerca de Somalia, como también la de los países africanos que sostienen logísticamente la disputa en Eritrea.

En julio de 1976, después de una acre discusión en el seno de la junta militar sobre el tema eritreo, Mengistu ordena la movilización de los órganos de seguridad y de unidades leales, para prevenir cualquier reacción al asesinato del gobernador militar en Eritrea, general Getachew Nadew, y de los comandantes Sissay Habte y Kiros Alemayeh­u, que él mismo había ordenado. A fines de ese año, el dominio de la junta militar vacila ante la pleamar guerrillera en la Eritrea y el tajo desértico del Ogadén, así como las constantes manifestaciones de las organizaciones políticas de izquierda, las estudian­tiles y los sindicatos.

La URSS se compromete a proveer los artefactos de muerte necesarios para apuntalar a Mengistu en Eritrea y así consolidar su potestad. En los meses concluyentes de 1976 un alto número de militares soviéticos y cubanos llegan a Eritrea con la misión de ensamblar el material bélico que va llegando5. Ya para 1977‑78 es evidente que la KGB ha decidido estabilizar el Cuerno Africano, fortificando a Mengistu y buscando a propósito cómo expulsar a los Estados Unidos de Etiopía. La URSS aún negociará con los eritreos y los somalíes para hacerlos entrar en razón y contener astutamente el conflicto, eliminando de paso a figuras titubeantes en el tablero de Yemen del Norte y de Yemen del Sur.

Con el apuntalamiento de la URSS, Mengistu se mueve durante todo el año 1977 con absoluta confianza aplastando a sus opositores. Castro expresa públicamente, en el recibimiento oficial a Mengistu, que desde mucho antes de que el etíope asumiese el control de la junta militar, ya existían entre ellos relaciones personales directas6.


El 5 y 6 de enero de 1977 sostiene una audiencia con Castro en La Habana una delegación conjunta palestino‑Libia donde se aborda la debacle del Líbano y se discute el tenso asunto del cuerno africano. La OLP sugiere a Castro que convocase una conversación entre los mandatarios de Somalia y Etiopía para diseñar una federación de todo el Cuerno de África, que ofreciese un recurso al problema Eritreo. Al principio los soviéticos no divisaron benefic­io alguno en el conciliábulo y aceptaron suscribirlo sólo por que Arafat y Castro estaban comprometidos en ella.



A esto le sigue lo que escribio Toño al inicio del hilo.

Pueden leer el libro completo en http://www.gadcuba.org/Guerras%20Secretas/Index.htm

jrg.perez
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 295
Edad : 50
Localización : en el Monstruo que ahora se extraña
Hobbies : Pesca, Tenis, Golf
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 27/12/2006

Ver perfil de usuario http://www.cuba-liberal.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por LarryDaley el Sáb Feb 03, 2007 9:09 pm

?Alguien sabe algo de Ochoa cuando era escopetero durante la Guerra contra Batista?

Larry Daley

LarryDaley
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 26
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 13
Fecha de inscripción : 02/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por angolano el Mar Feb 06, 2007 6:23 pm

Todo lo que se ha publicado sobre el Ogaden es falso Ogaden fue una derrota cubana.

angolano
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 38
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 13
Fecha de inscripción : 01/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por LarryDaley el Mar Feb 06, 2007 7:02 pm

Angolano:

Explica, pues tambien en Angola hubo serios derrotas.......

Larry

LarryDaley
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 26
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 13
Fecha de inscripción : 02/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Luis Dominguez el Mar Feb 06, 2007 11:48 pm

Angolano
Dichosos los ojos que te ven.

Oye entra aqui y escribe que de eso sabes tu bastante.
Luis

Recuerdenme que tengo, bastante fotos de Angola.

Luis Dominguez
Fundador

Cantidad de mensajes : 2781
Valoración de Comentarios : 132
Puntos : 194
Fecha de inscripción : 22/08/2006

Ver perfil de usuario http://www.secetocuba.com/blog

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por IRATSI el Miér Feb 07, 2007 6:44 am

esto es increible, tengo que buscarme el frasco de aspirina, angolano, quieres decir que lo que ha contado toño es mentira. por favor ruego se explique esta en juego el prestigio de muchos cubanos muertos en ese desierto. no creo que el compañero toño hubiera escrito con tan magnifica precisión basandose en la mentira. por favor seamos serios, señor angolano. expliquese.

IRATSI
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 100
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 24/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Anonymou el Miér Feb 07, 2007 7:02 am

La victoria de Ogaden es una de las más sonadas internacionalmente, y una de las que lanzó a la fama a Ochoa; como estratega militar.
Señor Angolano, estudie historia Universal Contemporanea.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por cuba_nitro el Miér Feb 07, 2007 9:29 am

http://www.militaryphotos.net/forums/archive/index.php/t-81717.html


Última edición por el Miér Feb 07, 2007 9:33 am, editado 1 vez

cuba_nitro
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 140
Valoración de Comentarios : 27
Puntos : 28
Fecha de inscripción : 22/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por cuba_nitro el Miér Feb 07, 2007 9:30 am

EL PASO DE KARA-MARDA

El 1 de marzo, en una encrucijada vital, los somalíes reúnen tropas auxiliares en Jijiga para demoler el ataque que desde la retaguardia inicia la columna cubana. La embestida de los antillanos se realiza con considerables pérdidas pese a la protección de la artillería. En los días siguientes el general Ochoa ordenará a los batallones cubanos y etíopes que amplíen y fortifiquen sus posiciones, para rechazar los fieros contraataques enemigos; quiere dar la impresión a los somalíes de que había estabilizado un frente y que en lo adelante la guerra sería de posiciones fijas.

El general Ochoa sorprende nuevamente con otro movimiento inesperado que inicia el 4 de marzo, arrojando contra Jijiga desde la retaguardia a la 69 Brigada reforzada con unidades de paracaidistas. Este cruce, aparentemente suicida y que a primera vista podía antojarse absurdo, dada las elevaciones del macizo central, era más juicioso de lo que parecía debido a la concentración de tropas que lleva a cabo. El cruce era sólo un regalo envenenado del general Ochoa puesto que su objetivo no era abrir dos frentes a los somalíes sino cerrarles la retirada.

Entonces, en contra del criterio de los soviéticos, el general Ochoa inicia la fase concluyente de su plan, que guardará un toque maestro: un ataque frontal y no por la retaguardia, sino sobre la zona inexpugnable que por tal razón no estaba debidamente custodiada ¡el paso de Kara-Marda! difícil acceso de estrechos senderos erizados de piedras cortantes y de raíces.

El general Ochoa hace avanzar la 75 Brigada de infantería y con ella sorprende a la enorme guarnición que protege el paso de Kara-Marda. Los somalíes se encaminaban hacia un tremendo desastre, al quedar totalmente cercados sus 300 000 soldados, en una fulminante operación que decidió el curso de la campaña, considerada una joya de concepción estratégica en muchas academias de guerra. Al fin, los enclaves decisivos y el corazón del territorio del Ogadén son capturados por el general Ochoa.

Las huestes somalíes que defienden Jijiga se retiran evadiendo el cerco que les tienden los cubanos. Dos días después las columnas del general Ochoa atacan en todas las direcciones recuperando terreno en todo el Ogadén; sus espacios inmensos retumbaban con el rechinar de las cremalleras de las hordas conquistadoras del general Ochoa. Una cuña blindada avanza casi 200 kilómetros desde Jijiga y en menos de tres días toma Dagahabur; otro avance paralelo por el oeste ocupa Fik.

En una última maniobra, la soldadesca somalí inicia un inmediato y desorganizado retroceso hacia las fronteras; sólo una pequeña fracción de los 300 000 somalíes logra escapar al círculo de blindados y artillería del general Ochoa. Sólo entonces un alarmado presidente norteamericano, Jimmy Carter, propone el cese al fuego, declarando que si el progreso de los cubanos desbordaba la frontera con Somalia, Estados Unidos se vería obligado a enviar tropas.

A los ojos soviéticos, el mérito sobresaliente del general Ochoa estribaría en haber ensamblado un engranaje militar efectivo a partir del complejo armamento soviético con tropas rudimentarias, analfabetas y campesinas como eran las etíopes, mediante la utilización de los 30,000 cubanos conformados en un esqueleto central con calificación bélica que actuaría como elemento fusionante de ambos extremos. Este experimento militar en Etiopía ya había sido aplicado en Angola; luego será introducido en Nicaragua por el propio general Ochoa.

Los motivos de Castro en la contienda etíope responden a la misma lógica que en la angoleña. Durante los años sesenta las acciones políticas cubanas se realizarán basadas en la exportación del foco guerrillero. Una vez fracasada económicamente y atada al carro soviético, la revolución cubana será una entelequia en la que Castro intervendrá con su ejército en África, en los no‑alineados y luego en Centroamérica y el Caribe, para conformar un prestigio internacional que le conceda un respiro interno.



LA DISYUNTIVA ERITREA

El régimen de Mengistu no supera las contradicciones básicas que desplomaron al ancién regime de Selassie. Las diferencias geográficas, económicas y de relacion*es de tenencia entre el norte y el sur resultarán un obstáculo insalvable. Tanto Castro como la URSS tuvieron responsabilidad en el proyecto de la Gran Somalia de Barré como en el indepen*dentismo de Eritrea. Pero al patrocinar la intransigencia y la belicosidad de la casta militar etíope, demostraran su resolución en la búsqueda de una presencia física en el Cuerno Africano sin importarles ni el bando ni la bandera.

Los viejos valores autocráticos y feudo-imperiales etíopes no sólo serán asumidos por la gerencia de Mengistu, sino que se verán reforzados por la conducta colonialista y el creciente despotismo del Derg hacia las zonas de tradicional ocupación.

Tanto los tigriños como los oromos plantearán una unidad basada en la igualdad entre las nacionali*dades. Pero la cerrada postura de los amharas, en especial Mengistu, polarizará la disputa, haciendo que estas nacionalidades comiencen a buscar su emancipación al igual que los eritreos y los somalíes del Ogadén. Cuando en 1978 se avistaron las tropas cubanas por vez primera en Oromia, el Frente de Liberación de Oromia (FLO) preparó una carta publica donde trataba de persuadir a Castro de su error en apoyar al Derg en contra del FLO22.

Igualmente contradictoria será la conducta de La Habana para con los eritreos. La descolonización en África, y especialmente la de Argelia, influye de manera concluyente en la Eritrea islamizada y provoca la formación de entidades políticas. Las marchas militares de Etiopía contra esa jurisdicción no logran poner fin a la rebelión, y la causa eritrea empeña el consenso colectivo del Tercer Mundo, extendiéndose en consecuencia la guerrilla, donde se hará presente la contribución de Castro.

Entre los años 1970 y 1977, se adiestrará el Frente Popular de Liberación de Eritrea recibe logística de Cuba y de la URSS, sobre todo del arsenal que los soviéticos habían enviado a los baasistas sirios e iraquíes. Asimismo, se emplea a la OLP como eslabón para el trasiego de armamen*tos, a cambio de lo cual los eritreos les facilitan acantonamientos en las islas Hamish.

Los cubanos adiestraban a los guerrille*ros eritreos en la base Palestina de Campo 17 de Septiembre localizada en Siria. Son estas fuerzas las que, a inicios de 1974, hicieron morder el polvo al ejército imperial, precipitando la revolución en Addis Abeba. A la caída de Selassie, los combatientes eritreos señoreaban en la casi totalidad de su superficie. Pero, las promesas iniciales de la junta militar etíope, de conceder la autonomía regional a Eritrea, serán incumplidas. La contradicción esencial será la llamada cuestión naciona*l exacerbada por la URSS y por Cuba, primero con su amparo a Somalia y a Eritrea, más tarde al gobierno central del Derg.

La revolución etíope, y con ella la entente Castro-Mengistu, impone a La Habana el tener que escoger entre la Junta de Addis Abeba y los eritreos. En su discurso pronunciado en la reunión de los países No-alineados en La Habana de marzo de 1975, Castro instó a los eritreos a deponer las armas23. Desde 1976, en forma más abierta, los medios de prensa cubana comienzan a calificarlos de contrarrevolucionarios24.

Pese a pregonar su neutralidad, el 16 de marzo de 1978 la máquina de guerra del general Ochoa asistirá a la tropa de Mengistu en el conflicto eritreo tras haber dado cuenta del contencioso del Ogadén25. Un contingente de 3,500 cubanos desembarca en Asmara para operar contra las vecinas guerrillas eritreas, parapetadas en sus santuarios montañosos, y presentar apoyo logísti*co y aéreo a las fuerzas etíopes26.

En junio, la URSS acondiciona instalaciones aéreas y navales en la isleta de Dahlak y en la ciudadela aérea de Makalé, en el sur eritreo. Allí se apostan más de 50 cazas MiG con tripulación mixta cubana y soviética27, helicópteros y tanques. Los eritreos son atrapados en una tenaza de tanquis*tas cubanos apoyados por las baterías de cohetes que los germano-orientales y los sudyemen*itas manejaban28. La tarea aliada de la infantería etíope y el soporte aeronaval y blindado soviético‑cubano hacen que el enemigo se retire hacia las montañas.

Tropas cubanas participan en las batallas de Dongolo y Kenneth Road en 1978, provocando las airadas protestas de los déspotas Amín Dada de Uganda, y Nimeiry del Sudán. Amín Dada expresará a la prensa que el movimiento de tropas cubanas y soviéticas en Eritrea complica*ría la balanza del Cuerno de África, con sus pautas migratorias. El presidente ugandés señalará que esta conflagración era un expediente interno de Etiopía, y hará llegar un mensaje a Castro donde la amenaza con pedir a los países africanos la prohibición de los vuelos cubanos sobre el espacio aéreo del continente29.

En una entrevista concedida a la agencia noticiosa Associated Press en Beirut, el dirigente eritreo Osmán Saleh declara el poseer pruebas irrefutables de las evoluciones militares cubanas en contra de sus soldados. Añade que muchos países árabes productores de petróleo le han comunicado su preocupación ante una incontrolable masa armada cubana a orillas del Mar Rojo.

Los esfuerzos de Castro a lo largo de 1979 por mediar entre Eritrea y Addis Abeba a petición de la OLP y de Siria fracasan por la posición intransigen*te de Mengistu. Las violentas intentonas etíopes por recuperar totalmente a Eritrea no logran sus fines.

cuba_nitro
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 140
Valoración de Comentarios : 27
Puntos : 28
Fecha de inscripción : 22/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por angolano el Miér Mar 14, 2007 7:01 pm

Bueno en vista de lo que dije que la guerra del Ogaden no fue una victoria cubana les explico porque a continuacion
Es cierto que se derroto al ejercito de Somalia pero las guerrillas del Ogaden continuaron hasta ahora.

A continuacion les mando un articulo interesante.

http://www.newcastle.edu.au/school/ept/politics/apsa/PapersFV/IntRel_IPE/Lockyer,%20Adam.pdf

En cuanto a lo que toño escribio es falso ya que el usa como fuente a un escritor cubano que se llama Juan Benemelis y que todo lo que ha escrito sobre Africa y los cubanos es falso.

Le dare un ejemplo que toño puede confirmar al principio del libro del señor Benemelis escribe los cubanos derrotaron a Marruecos en 1963,cosa falsa ya que los cubanos del gobierno niegan esto,ahora ve como esete señor(benemelis inventa cosas)

Pero si quiere conocer mas de la guerra del Ogaden consulte internet y vera lo que se dice de esta guerra que no fue una victoria cubana.

Señor Toño me gustaria saber cuales son sus fuentes para decir que Ogaden fue una vicoria cubana,espero no sean fuentes castristas ya que estas no son validas ni en la China.

Deberas quisiera conocer sus fuentes(libros,articulos,revistas,etc)

angolano
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 38
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 13
Fecha de inscripción : 01/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les propongo hablar sobre la guerra de etiopia

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:07 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.