Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 34 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 34 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Cuando Fidel pidió ayuda a Aznar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando Fidel pidió ayuda a Aznar

Mensaje por Qaissiam el Dom Feb 03, 2008 6:28 pm

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Fidel/pidio/ayuda/Aznar/elppgl/20080203elpepiint_1/Tes

Apenas un día antes de que regimientos leales y una iracunda pueblada le devolvieran el mando, Hugo Chávez permanecía atrincherado en el palacio de Miraflores de Caracas, sede del Gobierno venezolano. Era un hombre profundamente abatido, dispuesto al suicidio, convencido de que el golpe cívico castrense del 11 de abril del año 2002 contra su presidencia había triunfado. "¡No te inmoles!", le pidió Fidel Castro, telefónicamente, la madrugada del día 12. Alarmado por el derrumbe emocional de su amigo y aliado, el líder cubano pidió ayuda al presidente José María Aznar (1996-2004) para salvar su vida y concederle asilo en España, según afirma en sus memorias sobre aquella crisis el obispo Baltasar Porras, ex presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).






Los cubanos temieron que Chávez llegara a suicidarse




"¡No dimitas! ¡No renuncies!", le pidió Fidel Castro desde La Habana

Chávez se negó a firmar su renuncia porque la situación había cambiado

"Si no nos lo devuelven esto se va a poner feo", advirtió un soldado


"Nos enteramos que, vía la Embajada de España, hubo un pedimento del propio Fidel Castro al jefe del Gobierno español, don José María Aznar, para que se le recibiera en la Península, pues el mandatario cubano manifestaba no querer recibirlo en la isla caribeña", escribe Porras, cuyo acompañamiento personal pidió Chávez antes de entregarse a los generales que acabaron derrocándole tras una jornada de cruentas confrontaciones civiles en la capital. Para entonces, la oposición y la Iglesia católica estaban hartas del ex teniente coronel de paracaidistas. "La intransigencia, la descalificación, el insulto y la amenaza hacen imposible el diálogo", subrayaba la Exhortación Pastoral de enero de 2002.
Durante la madrugada del viernes 12 de abril, poco después de hablar con Castro, el presidente llamó a Porras para comunicarle una renuncia que, por equívoca y condicionada, causó general confusión. El ex teniente coronel de paracaidistas saludó al obispo y le pidió la bendición: "Perdóneme todas las barbaridades que he dicho de usted. Lo llamo para preguntarle si está dispuesto a resguardar mi vida y la de los que están conmigo en Miraflores [sede del Gobierno]". A renglón seguido admitió su derrota: "He decidido abandonar el poder. Unos están de acuerdo y otros no. Pero es mi decisión. No quiero que haya más derramamiento de sangre, aunque aquí en el palacio estamos lo suficientemente armados para defendernos de cualquier ataque. Pero no quiero llegar a eso".
Pese al alarde, la potencia de fuego de su gente era mínima: entre 200 y 300 hombres, ministros, cuadros bolivarianos y guardia de honor, con un pequeño arsenal, acompañaban a Chávez en palacio. Nada sabían los sitiados sobre la División Blindada, ni sobre el regimiento de paracaidistas de Maracay, que el día 13 amenazaron con irrumpir a sangre y fuego por las calles de Caracas si Hugo Chávez no era restituido. Esas unidades determinaron el fracaso de aquella singular asonada cívico-castrense. Chávez retomó la presidencia el día 14, poco después de que el presidente de facto, el empresario Pedro Carmona, hubiera perdido el apoyo de los militares antichavistas y de buena parte de la oposición, al haber anulado por decreto las instituciones democráticas de Venezuela.
Durante las vísperas de su regreso al poder, Hugo Chávez se movía desorientado, perdido. "Lo que yo quiero es salir del país, si se garantiza la vida de los que están conmigo. Le pido a usted que me acompañe hasta la escalerilla del avión o inclusive que me acompañe [al extranjero] si es el caso", le solicitó a Baltasar Porras. El presidente de la Conferencia Episcopal pidió permiso a la jefatura golpista para acudir a Miraflores. No lo obtuvo porque, según señala el prelado en sus memorias, temieron que fuera tomado como rehén. Fidel Castro, mientras tanto, sostenía a Hugo Chávez: "¡No dimitas! ¡No renuncies!", le pidió, según explica en el libro Cien horas con Fidel, del periodista Ignacio Ramonet.
Castro almorzaba el día de la crisis con el lehendakari Juan José Ibarretxe, al frente de una delegación oficial de visita en la isla. El comandante observaba diferencias de fondo entre el trance de Chávez y el padecido por el presidente chileno Salvador Allende, derrocado el 11 de septiembre de 1973. Murió combatiendo en el palacio de la Moneda contra las fuerzas de asalto del general Augusto Pinochet. "Allende no tenía un solo soldado. Chávez contaba con una gran parte de los soldados y oficiales del ejército, especialmente los más jóvenes". Pero la partida parecía estar perdida para Chávez. Castro efectuó entonces gestiones ante España y otros países, "para conseguir que pudiera salir de Venezuela porque la situación era muy delicada. Temíamos que lo matasen o que todos [Chávez y los 200 o 300 leales] se inmolaran en Miraflores", señalan fuentes oficiales cubanas.
El diplomático Jesús Gracia, embajador de España en Cuba (2001-2004) durante el segundo mandato de José María Aznar, atestigua las frenéticas gestiones cubanas para salvar a Chávez. "Esa noche [el día 12] nos llamaron a un grupo de embajadores al Palacio de la Revolución. Fuimos entre 15 ó 20. Estaba el brasileño, no estoy seguro si el mexicano también, y varios europeos". El ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, recibió a los diplomáticos. "Nos dijo que el asunto era muy urgente, que Fidel Castro estaba en palacio, pero al frente de una operación para ayudar a Chávez, y que él hablaba en su nombre". El canciller subrayó la gravedad de la situación en Venezuela "y nos comunicó que Chávez estaba al borde o de la muerte o el suicidio. No sabían cómo podría reaccionar. Querían proteger su vida".
Pérez Roque preguntó cuántos embajadores estaban dispuestos a viajar a Venezuela con él mismo y otros funcionarios con la misión de sacar a Chávez. Lo harían en un avión de la fuerza aérea cubana, ya preparado para el despegue. La misión del grupo internacional sería salvaguardar vidas y compromisos. "Llamé a Madrid porque con el cambio de hora ya me podían atender y [en el Ministerio de Asuntos Exteriores] me dijeron que iban a pensar cómo podíamos ayudar", agrega el ex embajador en La Habana. Paralelamente, el director de Europa de la cancillería cubana se le acercó en un aparte para pedir la ayuda de España porque manifestantes extremistas de la oposición rodeaban la Embajada de Cuba en Caracas y se temía una invasión de la legación y choques armados.
"También llamé a Madrid y me dijeron que iban a ver de qué manera podía ayudarse a solucionar el problema. Jesús Gracia llamó de nuevo a Felipe Pérez Roque para decirle que estábamos pensando qué podíamos hacer para ayudar, tanto en lo de viaje como en otro tipo de ayuda humanitaria". Hacia las cuatro o cinco de la madrugada de aquel día, el embajador español recibió otra llamada oficial cubana para agradecer sus gestiones y comunicarle que todo quedaba cancelado porque, según se le indicó, la situación entraba en vías de solución y se había levantado el cerco a la Embajada cubana. "El objetivo hasta ese momento era sacar a Chávez de Venezuela. A mí no me pidieron llevarlo a España, eso seguro que no, pero sí ayudarlo a salir del país".
Finalmente, el mismo día 12 Hugo Chávez se entregó a los generales opositores, que le presentaron a la firma un papel escrito con su renuncia. Baltasar Porras acudió a recibirle a Fuerte Tiuna, sede de la Comandancia General del Ejército. "Por el diálogo que mantenían los negociadores, era claro que la condición que había expresado el presidente era que firmaba la renuncia si se le trasladaba directamente a Maiquetía [aeropuerto internacional de Caracas] para salir del país", señala el obispo en sus memorias. "Le informaron al presidente que aquí estaba yo para garantizarle la vida, tal como había solicitado, pero que no podía poner condiciones".
Porras notó en el semblante de Chávez las huellas del traumático episodio en curso: el cansancio, las expectativas, los estragos de la incertidumbre. "Era un hombre entregado a la suerte de sus captores". Cuando quedó a solas con el obispo y el secretario de la CEV, monseñor José Luis Azuaje, Chávez evocó su niñez, su juventud, la Escuela Militar, sus destinos castrenses, sus hijos. A veces se le quebraba el ánimo y asomaban las lágrimas, que el prisionero procuraba contener. La conversación fue larga, intensa, hasta la reaparición de los generales con una decisión: no se permitía su salida del país.
Hugo Chávez protestó, según el relato de Porras, testigo de aquel momento. Los generales habían cambiado las reglas de juego, de acuerdo con el mandatario, que se declaró desde entonces prisionero político. "Tendrán preso a un presidente electo popularmente. Pero no voy a discutir eso. Hagan conmigo lo que quieran", dijo. Todo se dispuso para trasladarlo, bajo custodia, a la isla La Orchila. De los últimos en despedirse fueron los dos obispos. Chávez estaba emocionalmente quebrado. "Le brotó una lágrima y nos dijo: 'Transmitan a todos los obispos que recen por mí y les pido perdón por no haber encontrado el mejor camino para un buen relacionamiento con la Iglesia. Denme su bendición". Sin más, subió a un vehículo y desapareció de la vista de los dos prelados. Eran las 6.30 del 12 de abril.
El siguiente día fue decisivo: el decreto anticonstitucional de Carmona alejó a los sectores moderados del levantamiento, movilizó a los paracaidistas del general Isaís Baduel y activó las manifestaciones oficialistas. Este periodista vivió en el palacio de Miraflores las horas anteriores al triunfal regreso de Chávez.
Soldados leales, policías y edecanes se abrazaban en los salones de la retomada sede gubernamental cuando se anunció la liberación del líder. "Si no nos lo devuelven, esto se va a poner muy feo", advertía, minutos antes, el servidor de una ametralladora pesada. Aquellas 48 horas fueron feas, amargas, reveladoras de una polarización social todavía vigente en Venezuela.

Qaissiam
Nuevo Integrante

Cantidad de mensajes : 3
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 01/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.