Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 35 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 35 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Una enfermedad llamada Cuba

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una enfermedad llamada Cuba

Mensaje por QBANO 76 el Jue Ene 24, 2008 3:27 pm

UNA ENFERMEDAD LLAMADA CUBA

Por Agustín Tamargo



Tengo un amigo argentino con el que comparto ideas y aficiones. Soy amante del tango, como él; creo que Borges es el más grande escritor de la lengua española desde Calderón de la Barca, como él. Y creo que la peor plaga que puede caerle a un país cualquiera es la del despotismo, como él.

Mi amigo quiere a Cuba y simpatiza con nosotros los cubanos pero ayer me dijo: pero, che.
Ustedes no se estarán volviendo locos con el problema de Cuba? Lee uno un periódico u oye
la radio hispana de Miami y todo lo que se habla es Cuba.

Hasta en los retretes aparecen letreros que dicen "Abajo Castro y Viva Cuba. ¿Ustedes se abran creído de verdad que Cuba es el centro del mundo? ¡Ah! Pero es que no lo es? Le contesto yo.
Y añado, mira tu no lo puedes entender porque tú estas sano, pero Cuba... Cuba es una enfermedad. Esa enfermedad se llama nostalgia, se llama ausencia, que sé yo. Pero es de todos modos una fragmentación. Tu sientes, si eres cubano, que te falta algo. Aquí tienes empleo y tienes casa, tienes dinero, tienes familia, pero te falta algo. ¿Que es lo que te falta? Que se yo. Un cielo, un aire, un mar, que eran diferentes. ¡Ah! me replica mi amigo. ¿Pero me vas a decir también que el cielo, el mar y el aire de Cuba eran únicos, que son superiores a los de Miami? No sé, le digo yo, pero es una diferencia que siento aunque no lo puedo explicar. ¿No dicen que eso pasa siempre con el amor? Pues será eso: amor... ¡Un amor estrujado por la lejanía, un amor estremecido por la imposibilidad de abrazar al objeto amado¡

Cuba esta allí, de Cuba se reciben cartas, de Cuba llegan películas o música, de Cuba arriban gentes que uno conoció. Pero no es lo mismo. Cuba sigue del otro lado, envuelta en una bruma triste y dulce a la vez que embellece todo lo que existió o una vez transcurrió. Había una ciudad, había un pueblo, tu viviste en esa ciudad, o naciste en ese pueblo. Y el que llega de la Isla te lo describe como lo dejo, pero tu lo ves de una manera diferente. No, no, eso no era así; no, no,
eso no estaba allí; no, no, ni Pedro ni Juan, la llamaban así. ¿Habremos creado los desterrados
un país fantasmal, una isla de sueños, que ya no existe, y que acaso no existió nunca mas que en nuestra imaginación? No lo sé, no lo sé, le digo a mi amigo. Es algo que no puedo explicar y que si te lo explicara tampoco lo podrías entender.

Mi amigo es un realista, que no divaga en boberías. Me dice: ¿Y cuando veas a esa Cuba otra
vez la vas a reconocer? ¿Y cuando llegues a tu casa, a tu cine de barrio y a tu café de la esquina, crees que lo vas a encontrar como los dejaste? ¿Tu crees que el tiempo se detiene? Se detuvo en
tu cabeza de soñador, mi amigo, pero nunca en la realidad. Ni la Cuba que tu dejaste existe ya,
ni la Cuba que tu sueñas será tampoco mañana la Cuba real. Los tiempos cambian, che, tú eras joven cuando te conocí, y ya vas para viejo. ¿Por que no acabas de ver las cosas como son? Es
que la tristeza, la nostalgia o el anhelante amor por lo perdido puede lograr alguna vez que dos
y dos no sean cuatro? Despierta, che, despierta, que el mundo no se detiene, que el mundo de hoy es distinto al que tu dejaste y la Cuba de mañana será distinta no solo a la de hoy, sino de la de ayer. El milagro que tu esperas, que todos ustedes los cubanos esperan, no forma parte de la realidad. Es hijo del delirio.

Como mi amigo argentino es enemigo de Castro y de su tiranía, y como es mi amigo y me quiere bien, yo sé que no hay en sus palabras la fría mala fe del que te rompe deliberadamente las
ilusiones, sino la reflexión de alguien que habla inconscientemente de lo que no le duele.

Pienso. ¿Le hablaría yo tal vez, como él me habla a mí, a un amigo chino o palestino que tuviera, si este me contara congojas como yo le cuento al argentino las mías? ¿Será que algunos sentimientos son tan íntimos que no pueden ser compartidos? ¿O será, como dicen muchos que al que le duele lo suyo le duele y a los demás no les importa nada? ¿Quién sabe?

Pero al separarme de el ese día yo no pude evitar decirle. Mira, yo sé que mi país es una islita,
yo sé que esa islita esta dominada por el odio, yo sé que los que están allí, como quisiera estar
yo, lo que quieren no es quedarse en ella sino salir huyendo para donde sea, hasta para las tierras mas inhóspitas. Yo sé todo eso. Yo no ignoro el estrago que el tiempo cumple sobre los países, como sobre los hombres. Pero déjame con mi enfermedad, mi amigo, déjame con mi enfermedad que es al mismo tiempo mi salud. El día que yo me cure de este mal, el día que Cuba me importe poco, el día que ya Cuba se haya disuelto en mi memoria con el humo del olvido, me abre curado, dirás tu. Pero yo sé que ese..., ese es el día en que me abre muerto.

QBANO 76
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1465
Valoración de Comentarios : 78
Puntos : 81
Fecha de inscripción : 25/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.