Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 48 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 48 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

“”” EN MEMORIA DE UN SARGAZO.”””

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“”” EN MEMORIA DE UN SARGAZO.”””

Mensaje por EstebanCL el Miér Ene 09, 2008 4:48 pm

“”” EN MEMORIA DE UN SARGAZO.”””





…Se escuchan tres campanadas, -¡Grillete número tres en el molinete!, fue el eco de un fantasma. La lancha de Masacote espera junto al casco por unas cajetillas de cigarro. Sonríe sin complejos y nos muestra toda la encía vacía, era como aquellos Sábalos felices dentro de las aguas podridas. La lancha de Armandito se dirige hacia el Margarito Iglesias, miro por los binoculares y no observo movimiento, la brigada técnica no existe, la embarcación viaja vacía, ¿dónde está la estación de bomberos?

Dos toques de campana, -¡grillete número dos a bordo! Escucho por el walkie-talkie y respondo, tuvo que ser la voz de Luaces. ¡Continúa virando! Pastor se retira con su patana de agua, es remolcado hacia el muelle de Servicios Marítimos, nada interrumpe su marcha, la bahía está vacía y sobrevuelan unas gaviotas, por fin han regresado, pienso. Lo observo en la medida que se aleja de nosotros, habla y habla sin parar mientras salpica con saliva a quienes lo escuchan, no hay nadie junto a él.

Márquez conversa con el Capitán en el alerón de estribor, el pantalón azul de su uniforme se encuentra muy desteñido, le muestra un hueco en la suela de sus zapatos, se lamenta, hace años que no dan uniforme a los Prácticos, el Capitán no se conmueve. Suena una campanada y gritan otra vez con voz cansona, observo los movimientos del contramaestre Mayor Guerrero en el molinete. -¡Grillete número uno a bordo! Se oye nuevamente por el radiecito, no recuerdo de quién era aquella voz. -¡Continúa virando! Irán pasa muy cerca en otra lancha del Margarito, va en dirección al dique, miro hacia allá y veo al New Grove. Me froto los ojos, estoy confundido, Irán no iba en esa lancha, éramos estudiantes.

Repiquetea la campana de proa, -¡Ancla en pendura!, grito yo desde la proa y me escucho en el puente, una densa niebla comienza a cubrir mi memoria. -¡Tres pitadas cortas! Ordena Márquez y aplico presión sobre el botón del tifón. -¡Despacio atrás y todo a babor! Muevo el telégrafo y el timonel repite la orden recibida. -¡Toda avante y veinte grados a estribor! Respondo la orden y el timonel me sigue… -¡Tudo a estribordo, devagar avante! Ordena Márquez y lentamente el buque se detiene, comienza a romper la inercia, avanzamos y nos separamos del muelle de Lobito. Márquez se acuerda que tiene un telegrama para mí, lo leo desesperado, soy padre de una hembra. Sentí deseos de mentarle la madre, estuvo con el telegrama en el bolsillo diez días, solo le importaba el estado de sus zapatos.

¡Una pitada larga! Ordena Márquez y yo repito con el pensamiento, ¡no me corte usted la proa!

La pitada se va borrando lentamente mientras penetra cada recoveco de una Habana toda apuntalada, puntos con coloretes se distinguen, todos cruzan por la proa en actos temerarios, nadie sube la escala del Práctico, él no baja tampoco. Los muelles están desocupados, el fondeadero se encuentra vacío. Nadie habla por el canal 10, las oficinas de Mambicuba están oscuras y repletas de telarañas, algunos papeles se observan regados por el piso, quizás sean comunicados de los últimos barcos surtos en aquel puerto embrujado. “Actividad por el chequeo de emulación se realizará en el teatro de la empresa mañana martes a las 18:00”. Leo en el mural que se encuentra en el lobby, varias sombras hacen cola mientras dos recepcionistas llenan un formulario. Luego, entregan un solapín que debe colgarse en la tapa del bolsillo. Una sombra pasa ante la mirada del custodio, un marino puesto allí hasta que encuentre buque. Wenceslao pasa acompañado de Salado, se dirigen a la oficina de Personal, me saludan y no sé si están vivos, Fidelito me solicita presentarme en Cuadros…

…-¿Shiespí? Me pregunta y no lo entiendo, sentí deseos de decirle un millón de cosas. ¿Shiespí? Insistió nuevamente, ¿qué carajo deseas decirme?, lo miré a los ojos. ¿jaumeninots? Me respondió aquel chino cabrón y creo que me llevé el pase. ¡Ahhhh! How many knots? Usted quiere saber la velocidad del buque… Debe decir, querido amigo, What is the ship speed? Do you understood, okay? Our speed is 15 knots. Ya sabes, cuando no hay muchos bateos en máquinas. Ye, ye, ye… shiespí. Dale a la mierda mi amigo, tú estás más jodido que yo. Qué importa mi socio, hay que luchar la jama. No se te entiende ni timbales, pero así debe ser el varo que tumbas. ¡Porisi! Dale despacio a babor. ¡Despacio a babor! Repitió el timonel en español. Port easy! Le repetí al Práctico, por babor podía distinguirse la torre de Tokio. El narrita no me enseñaba la suela de los zapatos, lo miré detenidamente y usaba guantes blancos. Creo que sentía miedo consumir algo de nosotros o estaba haciendo dietas. Tomó un sorbito del café que subió la camarera y lo vi cuando hizo una mueca. ¿Cómo no la haría? Yo la hacía diariamente, no es sencillo tragarse aquellos chícharos molidos. Y tuvo suerte que quedaba azúcar en la ganbuza, el de Panamá se lo tuvo que sonar endulzado con sirope de dulce de frutabombas cuando regresamos…

…Capitán, aquí está el bistec para el Práctico que usted me dijo separara para guardar en su refrigerador. Se lo entregó muy bien envuelto en una bolsita plástica, no era muy grande, un bistec normal. ¿Y si el Práctico viene acompañado de un practicante? Ya ha sucedido otras veces. ¡Qué se joda! Todavía no ocupa la plaza. ¿Y si se interrumpe el paso por el Canal? Ya ha pasado otras veces. ¡Que se joda! Nadie los manda a ser tan ineficientes. Vamos a pescar en cuanto fondee el buque…

…-¡Hazle señas a los Prácticos con el blinker! ¡Hazle señas a los Prácticos con el blinker! ¡Toca el pito, ese barco nos está cruzando la proa a poca distancia! ¡Toma posición! ¡Toca el pito! Corría de una banda a la otra dando saltos y tirándose peos, los nervios lo traicionaban. Saqué el blinker, toqué el pito. ¡Toma, toma posición, hazle señales! Repitió su orden alocada. ¿Por donde está el punto de Prácticos? ¡Por la amura de babor, por la amura de babor! Titaaa, titaaa, titaaa, titaa, titaa. Me detuve y tomé posición. ¡Hazle señales!, ¡hazle señales, coño! ¡OYE, el coño te lo metes! Por babor hay una mezquita, los Prácticos están por la amura de estribor. ¡hazle señales, por Dios, hazle señales! Titaa, titaa, titaa… Pausa… Taaa, ahí están. ¡La numeral, la numeral, la numeral. ¡Yaaaaa, no jodas más! No sé cómo eres Capitán siendo tan pendejo…

…¡Todo a babor! ¡Todo a estribor! ¡Para máquinas! ¡Toda avante! ¡Toda atrás!... ¡Ay Antonio me has embarcao! ¡Ay Antonio, estamos en una zona minada! ¡Ay Antonio, no me des, no me des, no me des!... ¡PARA DÓNDE CARAJO PONGO EL TIMÓN! Gritó el timonel, ¡Ay Antonio, no me des! Toni lo tenía agarrado por el pescuezo sobre el sofá del cuarto de derrota, era risible la postura ridícula que mantenía Ferreiro implorando por la piedad del gallego. ¡Vete del puente, pedazo de maricón! Regresamos por el rumbo inverso, Toni no había consultado el NEMEDRI en la recalada a Rumanía o Bulgaria…

…¡Yo quiero que me la metan! ¡Yo quiero que me la metan! Gritaba desesperada aquella infeliz estudiante de enfermería por todos los pasillos del barco. La actividad se había interrumpido involuntariamente, la gente andaba dispersa por sus camarotes. Ella había sido una cifra impar y vagaba sin rumbo por todos aquellos laberintos desconocidos y que nada se parecían a un hospital. -¡Ven, corazoncito! Yo te voy a resolver el problema. Dijo un voluntario que acababa de soltar en el pasillo a su anterior presa, aquella, salió muy contenta en busca del salón. -¡Alto ahí! Nadie puede tocar a esa compañera, ella se encuentra en estado de embriaguez. Intervino el secretario del partido. ¡Oye Anselmo! Nadie la va a matar, ella quiere que se la metan. Le respondió asombrado aquel marinero. ¡El que toque a esa camarada sale sancionado de este buque! La infeliz no comprendió nada de lo que ocurría y fue conducida por su protector lejos de las fauces de aquel animal salvaje…

…¡Una pitada larga! Estos lancheros están locos, ¿no te enteraste de la colisión que hubo los otros días? Sí, varios muertos innecesariamente, solo por no respetar las regulaciones. ¿Crees que las conozcan? Le ronca estar navegando toda la vida para morir con los pulmones llenos de esta agua llena de mierda y petróleo. La pitada estremece toda la bahía y miro con los binoculares hacia el dique, anochece en esos cortos minutos. Me veo brincando la cerca de peerles con las jimaguas y Ríos, no teníamos dinero para entrar en una posada. Cebolla era el oficial de guardia y me trajo una caja de cerveza, bebimos sin parar hasta agotarla. A Ríos lo acomodamos con la otra jimagua en el camarote del tercer oficial. ¿Viste qué clase de cabrón es García? Le dijo a Pineda que anoche se habían robado un puerco, tremendo gato ese mayordomo.

En el morro no izan la bandera señalando que el canal está ocupado y somos un buque de gran porte. Por el malecón no corren niños para despedirnos, crecieron y están muy ocupados, algunos no están, otros se han prostituido. Varias guaguas de turistas permanecen estacionadas junto al muro y apuntan sus cámaras hacia nosotros, cuando revelen sus rollos aparecerá el indiferente Cristo con su pose artística. Alexander y Manolito corren junto a su hermana, pero ya no son niños, usan charreteras de Capitanes. Me confundo, no lo hacen por el malecón, están en el rompeolas de Las Palmas, viven allá desde hace varios años.

-¡Mambicuba habana! Través con el morro a las 10:40. Nadie contesta y mis pensamientos se pierden en el éter, vuelan desordenados. Desde el Morro no preguntan nada, está abandonado. Varias parejas hacen el amor escondidos de la calle por el Castillo de la Punta, les gritamos como siempre, pero nadie nos escucha, nadie se para sobre el muro con el rabo afuera, nadie los alumbra con la lámpara Aldis, nadie nos grita ¡TARRÚOS! La gente anda entretenida, ausente, luchando su yuca, pensando en los frijoles del día siguiente. Aleida enciende la luz de la sala y abre la ventana de su apartamento, siempre lo hacía cuando entraban y salían nuestras naves, la observo diciendo adiós con un pañuelo. Siempre busco esa ventana por encima del techo de la embajada española, hoy se encuentra silenciosa, la soledad es su más preciada compañía.

Debo apurarme y organizar cada letra, cada palabra, cada frase. Tengo que escribirlas antes de que todos se despidan para siempre en ese viaje que se borrará entre singladuras eternas. Debo hacerlo para que sus nietos sepan de sus vidas, porque la vida de un hombre no puede valer menos que un sargazo a la deriva, ni la ola perdida que choca entre las olas. Tengo que controlar la ira, olvidar el dolor, los sueños destrozados entre pantocazos. Ellos me esperarán en cada barra recorrida durante nuestras mundanas vidas, quién pudiera adivinar en cual de ellas. Los citaré para el Casa Granda, El Jagua, Conejito, Polinesio, Capri, tal vez el Riviera fuera el escenario más tranquilo para contarnos y gritar. No, creo que El Patio es mejor, el aire deja escapar toda la nicotina de nuestros Populares y la bulla no queda atrapada entre cuatro paredes. Los convocaré a todos, incluyendo a los hombres que nos antecedieron y quedaron medio sordos por el ruido de las maquinillas de vapor. Los que me enseñaron a manipular cuarteles y subir como un mono por todos los palos hasta sus crucetas, los que rasparon conmigo los tanques de fuel sin mascaritas. Llamaré a los que salieron junto a mí para revisar el trincaje de las cubertadas en medio de galernas. Los que se levantaban temprano y me disputaban los peces voladores que caían sobre cubierta. Llamaré a todos aquellos que siempre nacían un día cualquiera y no era reflejado en sus certificados de nacimientos, los que dormían tranquilos encima de una bomba flotante, los que rezaban, odiaban, amaban, se emborrachaban en el primer bar que encontraban a su paso. Los convocaré a todos, poco importa donde se encuentren ahora, no me interesa si vienen acompañados de sus esposas o las puticas que se aprovechaban de sus soledades, eso no es interesante.

¡Una pitada larga! Por Dios, que se escuche en todos los mares por donde transitamos, ríos, lagos, continentes, vaginas. Una pitada que escuchen sus nietos y les sirva con el mismo significado, ¡No me corte usted la proa!, que sirvan para eso nuestras experiencias, porque nuestras proas fueron cortadas de la misma manera que ocurrió con nuestros sueños. Es necesario que esos niños nos conozcan y sepan de nuestros dolores y sufrimientos.

Cuando estemos reunidos en ese lugar que solo Neptuno nos asignó, solo entonces seremos capaces de integrar un consejo de oficiales como establece nuestro reglamento. Allí, juzgaremos a todos aquellos que traicionaron nuestras tradiciones, poco importarán sus cargos, marino somos todos, desde el Capitán hasta el último camarero. Marinos digo y hablo de hombres con escamas en su conciencia y alma, agua salada corriendo por sus venas. Mientras todo eso ocurre, mientras un barco no sea confundido con un templo, dejaré una mota negra en los camarotes de todo aquel que destruyó una vida. Después del juicio final, corresponderá a nuestros nietos juzgarnos y sacar sus propias conclusiones. Ellos nos dirán en qué nos equivocamos un día.

¡Que nadie me corte la proa! ¡Contramaestre!, ponga el buque a son de mar. ¡Timonel! todo a estribor, rumbo 000. Hacemos un giro y el Morro nos queda por estribor, sobre las rocas que le sirven de cimientos, las tristes sombras de pescadores sentados sobre ellas, en el mismo lugar donde gasté madrugadas enteras tratando de pescar una esperanza. La Habana iba quedando atrás, comenzaba a pertenecer a un pasado que cada día se torna más lejano y susceptible de ser olvidado. Tengo prisa, el tiempo apremia y atenta contra la memoria. Sirvan estas líneas, como primer capítulo de ese libro que tanto he soñado, el que un día dedicaré a la memoria de esos hombres de mar que pretenden sepultar con toneladas de agua de mar en el olvido.







Esteban Casañas Lostal.

Montreal..Canadá.

2008-01-09



Y si tenéis por rey a un déspota, deberéis destronarlo, pero comprobad que el trono que erigiera en vuestro interior ha sido antes destruido.
Jalil Gibrán.

Otros trabajos pueden encontrarse en las sig. direcciones:


http://www.conexioncubana.net/index.php?st=content&sk=blogcategory&id=176&sitd=416&showcatname=ok
http://www.amigospais-guaracabuya.org/#casanas
http://www.conexioncubana.net/blogs/esteban/

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” EN MEMORIA DE UN SARGAZO.”””

Mensaje por Patrio el Miér Ene 09, 2008 10:19 pm

Maestro, entre los pantocazos de mi corazón, intentando enfrentar esta mar de desesperanza con la amura de estribor de los sentimientos, escucho un SOS desde su corazón de hombre bueno. ¿Qué digo?, ¡Hombre al agua! o ¡Agua al hombre que necesita que alguien le diga en la lejanía: Aquí tienes un hermano!
Mis respetos,
Patrio
PD: Para usted, al poeta de las aguas que nos envuelven, como hombres islas que somos, usted, yo, aquel, el que se fue, el que está por venir, el que se está escapando para al final..., ahogarnos todos en este inmenso mar de lejanías y nostalgias.

Patrio
VIP

Cantidad de mensajes : 3948
Valoración de Comentarios : 1734
Puntos : 5002
Fecha de inscripción : 19/11/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” EN MEMORIA DE UN SARGAZO.”””

Mensaje por EstebanCL el Sáb Ene 12, 2008 10:28 am

Muchas gracias por tus notas Patrio, pues claro, siento muchas más nostalgias por el mar que por nuestra tierra. Ya eso lo he manifestado en varios trabajos, yo no pertenezco a ningún país. Debe escucharse horrorosas estas palabras, pero la realidad es que siempre viví más tiempo en el mar que en la isla. Te lo juro, cuando pasaba el mes de estar allí, deseaba partir desesperadamente, yo era un hombre con escamas.
Pero bueno, más que ataques de esa nostalgia que a veces mata, creo me impulsa ese afán por dejar escrita alguna nota sobre la vida de aquellos hombres unas veces desafortunados. Si buscas por todo Internet es muy poco lo que se ha dicho de ellos, como si se pretendiera borrar de la historia.

Un abrazo..

Esteban

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” EN MEMORIA DE UN SARGAZO.”””

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:29 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.