Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 39 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 39 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

TREMENDA EQUIVOCACION

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TREMENDA EQUIVOCACION

Mensaje por VIVA CUBA LIBRE el Lun Dic 31, 2007 2:07 pm

TREMENDA EQUIVOCACIÓN



Por Aldo Rosado Tuero

Unas recientes y equívocas declaraciones de Martha Beatriz Roque Cabello, más unos comentarios privados de Vladimiro Roca, llegados hasta mí, me han llevado a la conclusión que una gran parte de la dirigencia de la disidencia cubana dentro del Archipiélago, la parte más emblemática y más conocida en el exterior, ha decidido que no hay que hacer nada por ahora, que es contraproducente realizar actos de calle y que se hace necesario, primero una labor callada de divulgación para ganar la mayoría antes de actuar en contra de la tiranía que los sojuzga.

Tremenda equivocación, la pretensión de cambiar la estrategia y el comienza de la aplicación de una táctica equivocada, según mi muy particular punto de vista, ya que nunca en la historia las mayorías han propiciado ni logrado los grandes cambios. Los cambios, las revoluciones, el derribo de gobiernos, siempre han sido la obra de una resuelta minoría inasequible al desaliento.

La mayoría gritó a Cristo: “Crucifíquenlo”. La mayoría pidió para Sócrates la copa de cicuta. La mayoría humilló a Westinghoouse por descubrir el freno de aire, se río de Bell por inventar el teléfono, persiguió a Colón por descubrir un Nuevo Mundo.

La mayoría aplaudió la quema de Juana de Arcos en la hoguera. La mayoría de su época llamó a José Martí “aprovechado”, “Pepe Ginebra” y “Capitán Araña”.



La mayoría se postró histérica a los pies de Fidel Castro en 1959, mientras le decían “Fidel, esta es tu casa”, y muchos se hubieran sentido felices—y de hecho hay pruebas de que así ocurrió, baste por hoy con el ejemplo de Antonio Nuñez Jiménez—si Castro les hubiese dormida a la esposa.

Por eso, esperar ahora a que las mayorías apoyen a un Movimiento para lanzarse a la lucha, es de estúpidos, de cobardes que usan ese pretexto para no hacer nada, o en el peor de los casos, de agentes de la tiranía que les hacen el juego, en sus planes de mantener el status quo, hasta la llegada de una nueva administración al gobierno de los Estados Unidos, que pudiera salvar a los herederos del “Emperador”.

Los verdaderos líderes tienen que permanecer apegados a los principios inmutables en los que creen (sin ir detrás de lo que crean o piensen las mayorías), con tenacidad, y sobre todo, con un sentido exacto de lo que se quiere y por qué se lucha. El aspirante a líder genuino, tiene que trabajar día a día, sin descanso, por su causa, aunque sin apresuramientos que a nada conducen, midiendo las condiciones y haciéndolas propicias para su causa, sin tomarse “años sabáticos”… sin tregua.

Es un hecho demostrado a través del estudio de los acontecimientos históricos, que son las minorías selectas la que hacen historia y las que saben adonde van y hacia donde conducir (una vez que ellas mismas han creado las condiciones) a las mayorías vociferantes.

El Norte sigue estando al norte, aunque las mayorías extraviadas, señalen al Sur, diciendo “allí queda el Norte”.

Una lectura superficial de la historia de Francia, podría dejarnos bajo la impresión de que, en la mañana del 14 de junio de 1789, los parisienses se pusieron de acuerdo para asaltar un cuartel y comenzar a guillotinar aristócratas. Asimismo, un lector de mediados del Siglo XXI podría concluir que el Muro de Berlín cayó porque un buen día, unos berlineses se despertaron con ganas de caerle a mandarriazos. En fin, que eso fue posible porque las mayorías un día se despertaron con ganas de actuar. Nada más lejos de la verdad. Estos acontecimientos se produjeron porque hubo unas pequeñas y selectas minorías “inasequibles al desaliento” que no esperaron a conquistar a la mayoría, sino que mediante a un activismo constante lograron romper el status quo.

El que tenga la más mínima pretensión de convertirse en líder o conductor de pueblos, tiene que saber que, por la posición que ha adoptado, se ha convertido en una pieza superior, al servicio del interés de la patria, y que sus ideales y concepciones, no pueden cambiar por el flujo y reflujo de las mayorías moldeables, por los hacedores de opinión, que en el caso cubano, no tienen rivales ni prensa libre que les combata y demuestre al pueblo sus mentiras. (Publicado originalmente en el periódico "Radiografía Mundial")

fuente: nuevoaccion

VIVA CUBA LIBRE
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1886
Valoración de Comentarios : 115
Puntos : 282
Fecha de inscripción : 28/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.