Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 50 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 50 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

“”” EL TRANCAPUERTAS “””

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“”” EL TRANCAPUERTAS “””

Mensaje por EstebanCL el Dom Dic 30, 2007 9:33 pm

“”” EL TRANCAPUERTAS “””



Emilio llegaría a un palacio de ébano cuando se enroló en el “Otto Parellada”, eso pensó o quizás le dijeron sus ecobios cuando realizaba todos esos agotadores trámites que finalizan en el plato de la escala real. Como iba de Tercer Oficial, podía considerarse uno de los príncipes a bordo en aquel feudo dominado por un rey negro. Su sonrisa sería amplísima cuando le entregaron el pasaporte, la historia clínica, la tarjeta donde se reflejaban todas las vacunas recibidas en su corta vida de marino, y por supuesto, la indispensable hoja de enrolo que debía presentar ante el Primer Oficial. ¡Voy para el Otto!, le comunicaba pleno de orgullo a todos los ambias que se encontró a la salida de la Empresa. La misma felicidad reflejó en su rostro por todo el trayecto de la calle Obispo y la frase la repetiría incansablemente por la avenida del puerto hasta el muelle Sierra Maestra Nr. 3 Sur, donde tomaría la lanchita que lo conduciría hasta el buque fondeado en aquellos momentos. Mientras esperaba por la salida de la lancha, se llegó con otros felices aseres hasta la piloto del Two Brothers y se tomaron unas pergas de cerveza para celebrar el acontecimiento. La pequeña mesita donde permanecían parados y atentos a las manecillas del reloj, soportaba unos seis vasos enormes de cerveza que debían disputar a las moscas de turno. La fragancia del Tulipán Negro, perfume que adoraban por su precio y nombre, no podía anular el rancio aroma de azufre que despedía el baño. Las escandalosas carcajadas de una que otra **** madrugadora los extraía de aquella mística celebración. Aquellos vasos de cartón encerado tan típicos en nuestra geografía, eran levantados frecuentemente por manos color azabache. Luego, rastros de la primera y única espuma, formaban bigotes extremadamente blancos en aquellos rostros tan oscuros brindando una imagen algo macabra dentro de aquel infierno. Esa mezcla de orines, aguas putrefactas de la bahía en perfecto cóctel con el combustible que todos los buques derramaban a voluntad. Cerveza inmunda que siempre era adulterada con algo dañino, risas de **** expresadas con sucias vaginas, mendigos con aliento etílico. El carbono de las Ikarus que pasaban junto a la puerta de entrada, todo eso, usado como ingrediente en ese extravagante potaje a los que debe agregarse, pensamientos tan negros como los de aquel clan, no podían ofrecer un producto final que fuera tolerable al consumo humano. Emilito fue aceptado durante un proceso sumarísimo y de emergencia, realizado en aquella mesita por parte de la secta que protegía, adoraba y rendía una irracional pleitesía a ese Rey negro que una vez Changó asignó a ese buque. Desde esos instantes sagrados, integraría esa oscura pandilla que se resistía aceptar a otros seres que no compartieran su color. ¿Suena racista, verdad?

¿Quién era Emilio? Un simple negrito que había sido escribano o escribiente en el buque escuela “Viet Nam Heroico”. Era una botella de aquellas que se inventan en cualquier sistema, solo que la suya era de izquierda, digamos castrista o socialista. Poco contenido de trabajo cuando éste se comparte con otro u otros escribanos o escribientes como él beneficiados por la misma botella. Exigencia imprescindible, contar con el carné del Partido, el negrito era militante.

Pasaron años y años, los mismos que gastó la bella durmiente en surna hasta que llegó el obrero vanguardia y le dio un beso para despertarla. Durante ese sueño no me encontré con Emilio por ninguna parte, tampoco me preocupé, no era mi amigo ni nada por el estilo. Relevó al Tercer Oficial Pedro Maqueiras, único oficial blanco en aquel reino de color serio que sobrevivió por su incompetencia y subordinación ciega justificada, carné del partido aparte. Estudió conmigo y más de diez años después se mantenía en el mismo cargo, poco le había servido la “incondicionalidad”. Su incompetencia se elevaba muy por encima de la conciencia partidista, tanto, que resultó imposible ascenderlo como a otros de su estirpe, ya deben imaginar lo bruto que era. Debo aclararles que menciono estos detalles intencionalmente, mucho se ha hablado sobre la eliminación de la discriminación racial en la isla, pocos se han atrevido ha mencionar su existencia.

Maqueiras era la oposición de aquella vieja hipótesis que calificaba a los blancos de espejuelos como “inteligentes”. Era bruto e incompetente, razones suficientes para subordinarse irreflexivamente a una persona ascendida a Capitán por ser miembro de la inteligencia cubana. Me refiero a Remigio Aras Jinalte, ya le he dedicado algunos párrafos en otros relatos. El negrito Emilio era el negativo de su fotografía, pero lo aventajaba en el color de la piel para ser mejor aceptado por la plebe.

-¡Látigo con todos estos negros! El Rey de ébano se había quedado de vacaciones y fue relevado por un Capitán blanco y de ojos verdes. ¡Desgracia! Fueron los pronósticos, las letras de los babalaos. ¡Desgracia! Ha sido invadido el reino de Yemayá, anunciaron el presagio de lo que sería ese viaje para todos aquellos cabrones. ¡Látigo con todos estos cabrones! Me repetía el Capitán sin necesidad, nunca sentí tantos deseos por el desquite.

Los problemas comenzaron muy temprano, creo que a pocas millas de la costa una vez que zarpamos. Emilito me llamó al camarote durante su guardia para decirme que había perdido la posición del buque. Una vez frente a la carta, comencé la reconstrucción de la derrota desde su salida y observé la configuración de la costa. Luego, frente al radar, pude comprobar que no existían razones que condujeran a la duda. El problema era mucho más sencillo, el negrito tenía dificultades para interpretar la información que le brindaba el radar. Por un gesto de solidaridad humana, y por algo mucho más importante, nuestra seguridad, le dije que ante cualquier duda no lo pensara en llamarme. Es de suponer que aquellas llamadas fueran de una frecuencia anormal, Emilio no tenía lagunas técnicas, era el propietario de los grandes lagos.

Luego de pasar el Canal de Panamá y una semana después de dejar tierra, el carácter de los hombres va variando por muchas razones. Las principales deben ser la abstinencia sexual a las que se someterán en esa larga travesía y la escasez de alimentos frescos que se enfrentarán los próximos días. Profundizarán esa metamorfosis involuntaria otros factores de menor importancia, pueden ser el racionamiento de agua en los barcos de vieja construcción, ausencia de medios de distracción y en el caso cubano, esa comemierdería de círculos de estudios políticos, reuniones, emulación, pruebitas LPV, trabajitos voluntarios y cuanta estupidez perturba la vida de cualquier marino normal.

En el puente comenzaron muy temprano los problemas, un día llego a mi guardia y me encuentro con un letrerito pegado al equipo de satélites de navegación, con letras gigantes decía así; ¡NO TOCAR!

-¡Oye! ¿Qué coño es esto? Le pregunté asombrado al Segundo Oficial. ¿Está roto el equipo?

-¡Ná, compadre! El equipo está bien, pero cuando el monito le mete las patas lo saca de circulación. Me respondió el Segundo Oficial a quien conocía desde hacía unos años y había pasado conmigo el curso de Primer Oficial. Amador realizaba el viaje en esa plaza cumpliendo una sanción por haber hundido a un pesquero en aguas de China. Eso pudo pasarle a cualquiera que navegara por allí, donde los pescadores chinos con sus sampanes, se atravesaban en riesgosas maniobras en las proas de buques de gran porte. Resultaba imposible evadirlos por la lentitud de los últimos en responder a las órdenes del timón. Amador le colocó el cartelito y yo no ofrecí resistencia, ya conocía de la pata que cojeaba Emilio y no tenía dudas de la preparación técnica de mi compañero de estudios.

Las rectas del sol tomadas por Emilio diariamente e indispensables para obtener la posición del buque al mediodía eran inservibles. La posición a la hora de la meridiana dependía exclusivamente de las observaciones que realizara Amador. En resumen, contábamos con un “mira’palante” a la hora de la guardia correspondiente al Tercer Oficial. Mientras tanto, y durante esa casi infinita navegación desde Panamá hasta Shanghai, Emilio no se preocupó en superar todas las lagunas técnicas que poseía. Desvió su atención en cerrar filas con la masa negra del buque, un ochenta por ciento durante ese viaje. Aspirando tal vez, consolidar viejas posiciones adquiridas durante el mandato del rey negro. Él no era el único de su especie en nuestra flota, eran jugadores de su mismo equipo Gabriel Sánchez (descansando en el infierno actualmente) y el Capitán del buque Lázaro Peña. En todos los casos, sus tripulaciones eran predominantemente negras, caminos tortuosos para los blancos que se enrolaran en esas naves. (Y eso que en Cuba había sido abolido el racismo con la revolución)

Dos días después de haber pasado el meridiano ciento ochenta o “Línea Internacional de la Fecha”, Emilio acude en mi ayuda muy alarmado.

-Primero, ya no sé de cuál manera resolver las rectas del sol. Yo no me había preocupado por aquel detalle, conocía los orígenes del error por experiencias pasadas con otros oficiales. Me detuve un segundo a ojear su libreta de cálculos.

-¿Y dónde consideras que se encuentre el error?

-No sé, hay un trancapuertas en toda esa maraña y no me dan.

-¿Un trancapuertas? O sea, ¿el sol tiene un trancapuertas?

-Sí, yo creo que es así, ninguna recta me da desde hace dos días.

-¡Claro! Nunca te darán por culpa de ese trancapuertas. ¿Sabes qué? No sé si te enteraste, pero hace dos días cruzamos la Línea Internacional de la Fecha.

-¿Y qué?

-¡Y nada! Que cambiamos de hemisferio y al hacerlo cambian los signos. ¿No crees que signifique algo? Tomó su libreta de cálculos y se fue hasta el alerón del puente, pude observarlo con el rabillo del ojo como pasaba hoja por hoja sus cálculos. No pudo decirme si había logrado arribar a una conclusión, tampoco lo presioné, ya estaba resignado a tener un individuo en el puente que solo servía para mirar palante.

Sus vínculos con la gente del color serio eran cada vez más estrechas, Emilio se iba convirtiendo en un líder dentro de la nave, pero no en un líder cualquiera, era el Evo Morales de aquella tripulación, el sueño, la esperanza de todos los prietos al que le destronaran su rey, mal pretendiente a la corona fue seleccionado para aquella sucesión. Una mañana y estando atracados en el puerto de Whampoa, me levanto temprano y realizo una inspección de rutina por toda la cubierta. Como resultado de aquel recorrido matutino, encuentro a una parte de la escala real hecha mierda, el Oficial de guardia esa noche era Emilio.

-Espero me expliques las causas que produjeron la avería en la escala real. Se encontraba nervioso en los momentos que lo abordé y no sabía cómo llenar el diario de navegación.

-El lío es que hubo un problema en una de las bodegas que estaban cargando y tuve que desviar al timonel para atenderla.

-¿Y cuánto duró el problema en la mencionada bodega?

-Duró un rato.

-Y pretendes decirme que en un rato subió y bajó la marea al extremo de averiar la escala real.

-Tuvo que haber sido en ese tiempo.

-O sea, la escala se encuentra averiada a una altura de unos cuatro metros y pretendes que te crea. Bueno, debo suponer que la marea en este puerto baje y suba con la misma rapidez que hace un elevador. ¿No es eso?

-No tanto, pero tuvo que averiarse en ese tiempo que atendimos la bodega.

-Y supongo hayas registrado la hora de parada de operaciones en esa bodega. Trató de buscar infructuosamente entre las anotaciones que había realizado en el libro.

-Debo arreglar las horas anotadas.

-Debes saber que en el diario no se hacen borrones.

-El problema es como te dije, hubo un lío en la bodega y en eso el trancapuertas que averió la escala del buque.

-¿Tienes idea de lo que cuesta la reparación de esa escala?

-No me imagino.

-Debe superar los dos mil dólares, y puedes estar convencido de que yo no los voy a pagar, ¿sabes una cosa?

-¿Qué?

-¿Has oído hablar de las tablas de marea?

-Por supuesto.

-Pues con ellas los inspectores calcularán las alturas y tiempos que duran las mareas. Si no sabes calcularlas te recomiendo lo hagas para que trates de justificar el trancapuertas que ocurrió en tu guardia. Hubo silencio, tomé el diario de navegación y me dirigí hasta mi camarote.

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” EL TRANCAPUERTAS “””

Mensaje por EstebanCL el Dom Dic 30, 2007 9:35 pm

Las operaciones de carga en aquel puerto eran algo complicadas, agrava la situación el hecho de que ningún estibador habla inglés y sus jefes se ausentaban con frecuencia. Ante esas dificultades e incomprensiones, la salida más efectiva que encontré fue cerrarle la bodega y detener las operaciones. Antes de partir le hacía esa advertencia a Emilio, se la repetía en varias oportunidades teniendo en cuenta que estaba en presencia de un minusválido técnico. Una tarde, salí con Amador a tomarme unas cervezas en la ciudad. Disfrutaba mucho de mis salidas en esa China nueva donde su población podía vincularse y compartir con nosotros. Siempre que les mencionaba al viejo Mao, me respondían con gestos de desagrado e inclinando el pulgar hacia el suelo. Teníamos una fondita donde hacíamos grandes paradas, me permitían pasar hasta la cocina donde yo inspeccionaba las carnes antes de ser preparadas, no deseaba comer perros. Hubo noches en los cuales nos pasamos de tragos, no fueron grandes borracheras, simples notas que al andar provocaban inesperados bandazos. Ese día estábamos más contentos de lo acostumbrado, hablamos mal de Fidel, del director de la empresa, del hambre que pasábamos a bordo, de la madre de los tomates. Conspirábamos sin darnos cuenta, participábamos en una reunión muy peligrosa, éramos miembros de un núcleo compuesto por dos personas. Luego, cuando la borrachera pasaba, nacía la preocupación sobre una posible delación, por fortuna no ocurrió nada. Luego de burlar la barrera de la aduana y a escasos cien metros de distancia de ella, pudimos divisar la enorme mole de acero de nuestro buque escorado unos quince grados sobre el muelle. Los efectos de la cerveza se detuvieron ante el impacto de aquella grotesca escena y aligeramos los pasos.

-¿Qué cojones sucede Emilio?

-Nada, el asunto es que no me entienden y mira el trancapuertas que se ha formado.

-¡Para! ¡Para cojones! Te advertí diez veces que detuvieras las operaciones en una situación como esa. Las grúas no pueden trabajar con esta escora. ¡Amador! ¡Dile a esos chinos que salgan de las bodegas y se vayan al coño de su madre!

-El problema es que yo trataba de explicarles y ellos se reían…….

-Y claro que deben reírse de un estúpido como tú. ¡Amador! Vamos a cerrar las tapas de estribor. Esto es lo que debiste hacer imbécil, te lo expliqué en varias oportunidades. Emilio calló durante el tiempo que dedicamos a cerrar las bodegas, yo tampoco deseaba escuchar una estúpida explicación.

El viaje continuó y después de China pasaríamos por Tailandia y la India, el Capitán se encontraba en los límites de tolerancia permisibles en apariencias. Mi preocupación era otra, muy distinta a las de formales deberes y obligaciones. Temía por la seguridad del buque y la mía personal. Cualquiera de los errores cometidos por Emilio repercutiría indudablemente en mi cargo como jefe de los oficiales de cubierta. Mis temores eran fundados, yo no pertenecía al partido y él, además de gozar el “privilegio” de su militancia, era el “clavista” abordo, condición que lo elevaba por encima del nivel privilegiado gozado por cualquier militante del partido, eso yo lo sabía.

El black power del buque fue neutralizado en los meses que duró aquella travesía, el reglamento era mi Biblia, su sola aplicación rigurosa podía condenarle la vida a cualquier marino, procedí de acuerdo a ella. Eso sí, un barco puede ser considerada la extensión de un país cualquiera, se goza de esa aparente independencia mientras el mar es el único refugio, el mando es su gobierno y el personal subalterno es el pueblo. Hay de todo como en botica, muchos de aquellos incondicionales a la voluntad de Remigio Aras Jinalte nos vendieron su lealtad, como es de suponer, no se puede confiar en traidores u oportunistas.

Una noche y después de entregarle la guardia a Emilio, hacía dos días que dejáramos atrás el Cabo de Buena Esperanza, es de suponer que navegábamos por el Atlántico Sur. Durante aquella entrega, la marejada era recibida por la popa. Cualquier marino es capaz de identificar por dónde le da el mar a su buque durante una navegación sin necesidad de observar al mar, los movimientos y comportamiento de la nave se ajustan a ese momento. Dos horas después de bajar a mi camarote, noto que el buque se encontraba dando cabezadas violentas y decido subir al puente. Llegué tarde y no pude evitarle el amargo momento a Emilio, la palabra más suave que escuché en boca del Capitán fue “estúpido”. Traté de calmarlo, pero la mala suerte del negrito estaba echada, pudo ser una uemba que le sonaron en su vieja Guanabacoa. El buque se había ido de rumbo y la alarma del timón no funcionó, Emilio siguió conversando animadamente con el timonel mientras el barco navegaba en un rumbo opuesto de ciento ochenta grados. Aquella fue la última trastada de él, llegando a La Habana el Capitán lo largó por el chicote.

Considero que aquella tripulación, la del “Otto Parellada”, fue una de las peores con la que me tocó trabajar durante mi vida de Oficial. Integrada en casi su totalidad por tripulantes de la raza negra y fieles a la política racista de su Capitán Remigio Aras Jinalte. No se detuvieron ante tripulantes de su mismo color, Enrique Macías Villavicencio, un marinero de cubierta negro como ellos, fue víctima de todo tipo de atropellos y discriminación por ser uno de mis mejores amigos. Ellos no entendían que un negro pudiera ser amigo de un blanco, ni que yo tuviera cinco hermanos mulatos, su mundo era negro como ellos. Me río cuando escucho que en Cuba no existía discriminación racial.

Emilito no era mala persona, no creo tampoco guarde rencor o resentimientos sobre mi persona. Creo mas bien sea otra víctima seducida por ese régimen, una persona que un día se creyó capaz de tolerar un pantalón que le quedó muy grande. Porque amigos míos, un verdadero marino no se puede fabricar, no es suficiente la afinidad con una ideología, hay que sentir el mar y destilar salitre por los poros de todo el cuerpo. Un verdadero Piloto es mucho más que eso, no puede resumirse con el discurso perfecto. Un Piloto es sol, luna, estrellas, corrientes, mareas, vientos, presión barométrica, límites de bandazos, calados, ETA bien calculados, ortodrómicas y loxodrómicas aplicadas, faros, costas, ríos, lagos, radares. ¿Y cuando no existía nada? Había un verdadero Piloto, traje que no puede usar todo el mundo, charreteras que le quedaron grandes a gente como Emilito, porque la vida en el mar no es un trancapuertas. El verdadero hombre de mar las abre y conquista el mundo.







Esteban Casañas Lostal.

Montreal..Canadá.

2007-12-30





Y si tenéis por rey a un déspota, deberéis destronarlo, pero comprobad que el trono que erigiera en vuestro interior ha sido antes destruido.
Jalil Gibrán.

Otros trabajos pueden encontrarse en las sig. direcciones:

http://www.conexioncubana.net/index.php?st...&showcatname=ok
http://www.amigospais-guaracabuya.org/#casanas
http://www.conexioncubana.net/blogs/esteban/

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” EL TRANCAPUERTAS “””

Mensaje por Patrio el Miér Ene 02, 2008 7:52 pm

¿Por casualidad el capitán blanco de ojos verdes fué Omar Leis?
Patrio
Respóndeme por mp si quieres.

Patrio
VIP

Cantidad de mensajes : 3948
Valoración de Comentarios : 1734
Puntos : 5002
Fecha de inscripción : 19/11/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” EL TRANCAPUERTAS “””

Mensaje por Patrio el Miér Ene 02, 2008 8:01 pm

Maestro, este escrito es algo especial y le sugiero que recopile usted sus vivencias de a bordo. Si se lo propone Lord Jim quedará en pañales.
Mi respeto hecho abrazo,
Patrio

Patrio
VIP

Cantidad de mensajes : 3948
Valoración de Comentarios : 1734
Puntos : 5002
Fecha de inscripción : 19/11/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” EL TRANCAPUERTAS “””

Mensaje por EstebanCL el Jue Ene 03, 2008 12:17 pm

Hola Patrio..

No, no era Omar Leis, yo lo conocí pero nunca navehamos juntos. Bueno, entre mis planes futuros se encuentra publicar un libro con todas estas historias exclusivas del mar. En este caso puedo asegurarte que hago mención a una de las peores tripulaciones con las que tuve que navegar.

Abrazos..

Esteban

EstebanCL
VIP

Cantidad de mensajes : 575
Valoración de Comentarios : 212
Puntos : 705
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: “”” EL TRANCAPUERTAS “””

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:15 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.