Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 47 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 47 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

La destrucción espiritual, moral y psicologica de un pueblo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La destrucción espiritual, moral y psicologica de un pueblo

Mensaje por brisa del Mar el Dom Dic 16, 2007 2:59 pm

La destrucción espiritual, moral
y psicológica de
un pueblo




Los frutos amargos del comunismo cubano, y
la manipulación de la religiosidad popular por parte del régimen, como una
válvula de escape para disminuir las tensiones sociales, son analizados en este
capítulo del libro "Cuba comunista: vergüenza de nuestro tiempo", publicado poco
antes de la visita papal; un texto que posee enorme actualidad, que todo cubano
amante de la libertad debe leer, comentar y difundir
La implacable máquina de
persecución montada por el régimen comunista --con sus aspectos jurídicos,
políticos, policiales, etc.-- no podía dejar de producir frutos amargos a lo
largo de 40 años de revolución. El resultado ha sido la quiebra espiritual,
moral y psicológica de los desdichados habitantes de la isla-cárcel.
Es la
realidad de un pueblo que está en una "gran soledad", según expresión de Mons.
Boza Masvidal, y "se siente abandonado" en su dolor y su tragedia, de acuerdo
con lo manifestado por el obispo de Holguín, Mons. Héctor Luis Lucas Peña, y por
el secretario adjunto de la Conferencia Episcopal Cubana, P. José Félix Pérez
Riera, durante un simposio de la entidad "Ayuda a la Iglesia que sufre",
efectuado en Alemania en 1996.
Una realidad que pocos se atreven a
denunciar
Una realidad sobre la cual pocos se atreven a mirar de frente y,
menos aún, a denunciar. Una realidad cuya causa principal es el sistema
comunista imperante en la isla, "intrínsecamente perverso". Una realidad cuyo
mayor responsable es el dictador Fidel Castro, quien inclusive después de su
entrevista con el Pontífice, en Roma-- continuó reiterando "su fidelidad a los
principios marxistas-leninista s", tal como denunció el P. Bernardo Cervellera,
director de la agencia vaticana "Fides", en cable desde La Habana, en marzo de
1997. Una realidad cuyo régimen, "en nombre de una dictadura, sólo ha producido
fracasos económicos y humanos", según expresión del P. Cervellera en el citado
artículo. Una realidad que, según diversos observadores, llevará años y años
para ser subsanada --tal vez, generaciones- - después de la liberación de Cuba.
Una realidad que llama a no dejarse llevar por excesivos y fáciles optimismos
sobre el futuro inmediato de la isla-cárcel. Una realidad que clama al mundo por
las aberrantes injusticias que contiene en su seno. Una realidad que lleva
implícita una censura y un cuestionamiento a todos aquellos que en Occidente
guardan silencio sobre esa "vergüenza de nuestro tiempo" y de nuestro
continente.. .
Transcribiremos a continuación algunos autorizados testimonios
que describen esos frutos amargos del comunismo cubano.
"Cultura de la
muerte"
Mons. Eduardo Boza Masvidal --ex obispo auxiliar de La Habana,
expulsado por el régimen comunista en 1961-- escribió un artículo donde narra
aspectos del deterioro moral en la Cuba de hoy, fruto del régimen comunista.
Entre otras constataciones, bajo el título "La cultura de la muerte en Cuba", el
obispo exiliado afirma:
"La promiscuidad de adolescentes y jóvenes que
promueve el gobierno les hace perder el sentido de moralidad y respeto mutuo. El
aborto fue legalizado en 1965 y se practica ampliamente con todo el apoyo del
gobierno. Un tercio de las muchachas jóvenes entre 15 y 19 años han tenido por
lo menos un aborto". Más recientemente, un cable de EFE, desde La Habana,
confirmaba ese panorama, atribuyendo "la alta prevalencia de los abortos" a "las
crisis de las familias, los altos índices de divorcios, los padres que no se
preocupan por los hijos", etc. De acuerdo con estimaciones del ministerio de
Salud Pública, alrededor de un 60% de las operaciones ginecológicas corresponden
a abortos, correspondiendo un tercio del total a adolescentes.
Mayor
proporción de abortos del Hemisferio
Continúa el prelado cubano:
"En
total, de cada diez bebitos por nacer, seis son abortados. Esta proporción es la
mayor en el hemisferio y quizás sea la mayor en el mundo entero".
"Cuba
tiene el menor número de nacimientos entre los países de América Latina. En
vista de esto no hay que sorprenderse de que Cuba sea el primer país del mundo
que utilizó el tejido cerebral de bebés abortados para hacer trasplantes a
enfermos de 'Alzheimer'. Y actualmente decenas de pacientes extranjeros pagan
miles de dólares al gobierno cubano para hacerse esos
trasplantes" .
Prostitución y suicidios
Mons. Boza Masvidal constata
también que sólo en La Habana "se calcula que hay alrededor de 35.000
prostitutas" , añadiendo que Cuba cuenta con otro triste privilegio: "el más alto
nivel de suicidios en el hemisferio". Esta constatación es hoy reconocida por
informes de los propios organismos gubernamentales. Es el caso, por ejemplo, de
un estudio de la Dra. Teresita García Pérez, publicado en el Boletín del
Instituto de Medicina Legal de La Habana, de marzo de 1995, donde se reconoce
que la tasa de 22,5 por 100 mil habitantes es la más alta de América, siendo el
doble de la del segundo país colocado en el triste ranking.
Todo ello,
asevera el obispo, no es sino un "botón de muestra" de la "situación tan
dramática que vive Cuba en muchos otros aspectos"; y cita el autorizado
testimonio del P. Paul Marx OSB, conocido dirigente del movimiento Human Life
International, que visitara la isla-cárcel en fecha reciente.
"Gran soledad"
y "desesperació n" de un pueblo
Mons. Boza lamenta que, delante de ese cuadro,
el pueblo cubano esté en una "gran soledad" en su lucha "por la vida y la
libertad". "Parece que es el único pueblo en nuestra América que no tiene
derecho a ser libre", añade, manifestando que delante de ese abandono "es
difícil entender a los presidentes latinoamericanos por la incoherencia entre lo
que dicen y lo que hacen: hablan mucho de democracia y celebran reuniones para
promoverla en todo el continente, y a la vez reciben con todos los honores al
gobernante del régimen más opresivo y antidemocrático, lo apoyan en todo, lo
aplauden estruendosamente cuando habla, y hasta le permiten que les dé consejos
sobre cómo erradicar el hambre en el mundo, cuando él tiene a su pueblo sumido
en niveles de hambre" y de "desesperació n".
Pérdida de la "capacidad de
pensar", "quiebra de valores morales" y sentimiento de abandono
"El pueblo
cubano ha perdido su capacidad de pensar, capacidad que es la más propiamente
humana", afirmaron por su parte el obispo de Holguín, Mons. Héctor Luis Lucas
Peña, y el secretario adjunto de la Conferencia Episcopal Cubana, P. José Félix
Pérez Riera, en el ya mencionado simposio de la entidad "Ayuda a la Iglesia que
sufre", efectuado en Alemania.
Ambos eclesiásticos se refirieron también a
"la quiebra del orden de los valores morales que daña el tejido de la misma vida
familiar y social" de la isla-cárcel; lamentaron igualmente que "el pueblo
cubano se siente abandonado y existe un abismo entre la realidad en que vive y
la imagen que sus gobernantes quieren proyectar al mundo".
La alusión de los
mencionados eclesiásticos cubanos a la disminución de la capacidad de pensar del
pueblo cubano, indica la profundidad del deterioro de las mentes obtenido por el
régimen comunista. En este sentido, ya en 1994 el periodista Glenn Albin,
durante una visita a la isla-cárcel, había constatado que "la generalidad de la
población ha sido reducida a una condición semejante a la de zoombies", y que
"en las calles el pueblo parece insensible y mudo..."
"La mentira es
totalmente normal"
A mediados de 1997, el Padre Costanzo Donegana --de la
revista Mondo e Missione, órgano del Pontificio Instituto para las Misiones
Extranjeras (PIME)-- viajó a Cuba para observar la realidad de la isla, antes
del viaje papal. Posteriormente, publicó un amplio reportaje sobre lo que había
visto y oído en la isla-cárcel.
Entre sus entrevistados, está un sacerdote
residente en Cuba que hizo una profunda radiografía de la realidad espiritual y
moral del cubano de hoy, de la cual transcribimos algunos trechos.
"En la
gente, sobre todo en las generaciones mas jóvenes, ha penetrado la siguiente
mentalidad: la mentira es totalmente normal, porque la han visto practicar en
casa como un medio de sobrevivencia" .
"Entre los jóvenes la alegría es algo
desconocido"
"Preocupa constatar que entre los jóvenes de Cuba la alegría es
algo desconocido. (...) La juventud ha vivido y vive en una sociedad privada de
valores tradicionales. La cubanidad ya no existe más. El respeto por el prójimo
es una utopía, porque el sistema está baseado en la intolerancia y en el rechazo
de la diversidad. Los jóvenes son obligados a viver dentro de mecanismos que los
llevan a la hipocresía, a la duplicidad".
"Todos roban en Cuba"
"De manera
análoga, el robo se volvió usual al punto que podemos decir que todos lo
practican en Cuba. (...) El gobierno no pone a disposición los bienes
necesarios, y entonces la gente roba: en los hoteles, en los negocios para
extranjeros, en los hospitales.. ."
"Una de las mayores pobrezas es el
cansancio de las personas. Un cansancio existencial, sin ninguna perspectiva,
sin ningún proyecto, sin ninguna claridad de horizontes. (...) Esto empobrece
tremendamente, y genera una pasividad y una falta de creatividad
enormes".
"Está en curso un extraordinario proceso de empobrecimiento del
pueblo, un hecho mucho más profundo y dañino que el empobrecimiento
económico".
"Estilo de vida que vulgariza", y lleva a la pérdida de la propia
"conciencia del mal"
"Otro aspecto es la falta de espiritualidad, no sólo en
el sentido religioso del término. Se trata de un estilo de vida que vulgariza al
hombre".
"La situación económica es grave, pero lo es mucho más la situación
moral, porque esa pérdida de valores morales y espirituales en general no es
percibida por la gente, aún cuando a veces lo sienta. Me preocupan los jóvenes,
porque asimilan esta mentalidad. Dado que no hay conciencia del mal, el mal se
vuelve justamente la manera normal de comportarse. En esto consiste el
empobrecimiento más profundo de nuestra sociedad, que provoca un achatamiento de
la persona. Es muy difícil salir de él."
Revolución en las tendencias, la más
profunda, la más destructiva
Esas afirmaciones del sacerdote entrevistado por
el P. Donegana --haciendo referencia a un "estilo de vida" degradante para la
persona humana-- revisten especial importancia.
En efecto, en materia de
persecución religiosa los críticos del régimen comunista usualmente muestran la
acción destructiva de la propaganda anticatólica declarada, de las leyes inicuas
que la respaldan, y de la represión policial, todo lo cual posee indudable
gravedad. Pero no consideran suficientemente ese plano a que hace referencia el
sacerdote mencionado, que es la creación de un ambiente socio-psicoló gico en el
cual se hace prácticamente imposible el cumplimiento de los Mandamientos de la
Ley de Dios. Por esa vía, se provoca una asfixia espiritual de los católicos,
preparando las condiciones inclusive para la pérdida de la fe.
cont..

brisa del Mar
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 378
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 12
Fecha de inscripción : 28/10/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La destrucción espiritual, moral y psicologica de un pueblo

Mensaje por brisa del Mar el Dom Dic 16, 2007 3:00 pm

Se trata de
aquello que el eminente pensador católico brasileño Prof. Plinio Corrêa de
Oliveira denomina "revolución en las tendencias", a través de la cual los
revolucionarios tienen como objetivo obtener un desarreglo y una exacerbación de
las inclinaciones desordenadas del alma humana.
Corrêa de Oliveira distingue
tres niveles en todo proceso revolucionario: en las tendencias, en las ideas y
en los hechos. Y muestra cómo el primero de ellos --que se opera en las
tendencias-- es el más profundo, porque modifica las mentalidades, los modos de
ser, las costumbres, etc., sin necesariamente tocar, en su inicio, en las ideas.

En una segunda etapa, el desarreglo de las tendencias profundas prepara al
alma para aceptar las doctrinas revolucionarias; y en una tercera, las personas
ya aceptan y colaboran en la transformació n --por medios cruentos o incruentos--
de las instituciones, las leyes, etc., tanto en la esfera espiritual cuanto en
la temporal.
Desde ese punto de vista, la Revolución que se verifica en la
Cuba de hoy es mucho más terrible y abarcativa pues utiliza los enormes recursos
del Estado totalitario, del Partido Comunista, de los centros de enseñanza,
etc., para impulsar la revolución tendencial en cuanto mecanismo profundo de
transformació n espiritual de un pueblo.
El Profesor Corrêa de Oliveira
explica que esos tres niveles del proceso revolucionario son, de algún modo,
escalonados. Pero al mismo tiempo aclara que de tal modo dichos niveles se
interpenetran en el tiempo, que ellos no pueden ser vistos como unidades
cronológicas distintas, y no siempre se diferencian nítidamente unos de
otros.
"Escuela, lugar de iniciación al amor libre", "con participación
activa de profesores"
Veamos a continuación de qué manera el régimen empuja a
los jóvenes cubanos --de manera sistemática-- a violar el 6o. Mandamiento (No
pecarás contra la castidad) y el 9o. (No codiciarás la mujer de tu prójimo); con
lo cual se opera una profunda deformación moral que contraría los principios de
la familia cristiana, del matrimonio indisoluble, de la fidelidad conyugal,
etc.
A ese respecto, el P. Donegana señala: "Varias personas me han
confirmado el hecho de que la escuela es un lugar de iniciación al amor libre.
Esto ocurre sobre todo durante la 'escuela del campo': a partir del séptimo
grado (cerca de los 12 años) hasta el pre-universitario completo (duodécimo
grado), cada año todos los alumnos son enviados a efectuar trabajos agrícolas
por el período de un mes. Trabajan 8 horas por día, y en la noche ocurren las
cosas más aberrantes: sexo libre como si fuese la cosa más natural del mundo. Y
con la participación activa de los profesores".
Para aquilatar la dimensión
de esta situación de corrupción institucionalizada, téngase en cuenta la
denuncia hecha por la Junta Patriótica Cubana, de que durante 1996 alrededor de
430.000 estudiantes y profesores fueron enviados por el régimen a trabajar en la
agricultura.
¿Puede extrañar que uno de los resultados "más significativos"
de todo ello sea --según el reportaje de Mondo e Missione-- "la prostitución
femenina y masculina a partir de los 12 años"?
¿Se justifican, delante de ese
cuadro, fáciles optimismos?
Pese a lo anterior, algunos observadores de la
realidad cubana han demostrado un excesivo optimismo en la interpretació n de la
vuelta de fieles a las iglesias, la multiplicació n de los bautismos, etc., en
los últimos años. "Los seminarios vuelven a poblarse, las iglesias están llenas,
los bautismos se multiplican" , exclama, exultante, Philippe Delaroche, enviado
de Le Figaro Magazine.
Sin embargo, como hemos constatado --y como también
veremos a continuación- - no todos comparten ese optimismo, el cual corresponde
más bien a un "wishful thinking" que a la realidad de los hechos.
El
desarraigo de la verdadera Religión en las almas de los cubanos fue obtenido
sistemáticamente por el régimen comunista, a través de largas décadas de
verdadero genocidio espiritual. Y ese proceso no ha ocurrido en vano.
El
caso de Polonia post-comunista
Basta pensar en la profunda crisis espiritual
y moral en que quedó sumida la otrora catolicísima Polonia --después de décadas
de dominio comunista-- para no alentar expectativas ilusorias sobre la real
situación de la sociedad cubana, aún cuando en materia de conversiones a la
Religión católica pueda haber síntomas alentadores.
Es conocido el alto
grado de permisivismo y degradación moral que afecta a la Polonia
post-comunista, fruto del régimen marxista que asoló ese país. Lo que lleva a la
mayoría de la población, que se dice católica, a aceptar costumbres y leyes que
contradicen las enseñanzas de la Iglesia. Es lo que constatan los periodistas
Marco Politi y Carl Bernstein, en biografía sobre S.S. Juan Pablo II, Su
Santidad Juan Pablo II y la historia oculta de nuestro tiempo. En ese sentido,
ellos comentan que el Pontífice --después de numerosos viajes y Misas
multitudinarias- - dejó sentir su consternación ante una situación de disolución
de las costumbres. Los referidos periodistas ponen el ejemplo de los debates en
torno del aborto. "Sus amonestaciones (del Pontífice) no tuvieron efecto frente
a la nueva Polonia, en donde la idea de libre elección en materia sexual ya
estaba tan interiorizada que la mayor parte de la gente no veía contradicción
alguna en llamarse católica (95%) y oponerse a la prohibición del aborto (65%).
(...) Para el Papa, Polonia se había transformado de repente en un ejemplo de
derrota".
Polonia "se descubrió profundamente laica después de la caída de la
Cortina de Hierro", constata en el mismo sentido un periodista
italiano.
Reconstrucció n que podrá llevar varias generaciones
¿Cuánto
tiempo, y cuántos sacrificios, llevará la reconstrucció n moral y espiritual del
país, a partir del momento de la liberación de nuestra Patria? Sin duda, cuando
caiga el comunismo, comenzará una lucha --toda ella de carácter espiritual--
para la cristianizació n de Cuba: "Pienso que deberán pasar algunas generaciones
antes de llegar a la superación de estos males morales y espirituales del
pueblo, que se expresan en comportamientos como la simulación y la doble moral",
afirma el ya citado sacerdote que fuera entrevistado por el P. Donegana, de
Mondo e Missione. Nótese que él habla, nada más y nada menos, de varias
generaciones. ..
Seminarios
Analicemos --como ejemplos característicos de
un superficial optimismo sobre la realidad religiosa cubana-- las tres
afirmaciones del enviado de Le Figaro Magazine en el párrafo que transcribimos
en el penúltimo item.
Comencemos con la afirmación "los seminarios vuelven a
poblarse".
El P. Chasco, misionero franciscano en Cuba, narra que en los
primeros seis años de actividades apostólicas en Cuba, 132 jóvenes cubanos le
manifestaron algún tipo de inquietud vocacional. Pero, constata a continuación
de manera sensata y prudente, "la educación oficial del Estado cubano ha borrado
casi del todo, la cultura religiosa, por lo que antes de admitirles a esos
aspirantes, es absolutamente necesario un proceso de años de formación religiosa
en la Fe y de formación vocacional". Obsérvese bien: el referido misionero prevé
largos años de apostolado con esos jóvenes, antes mismo de ser admitidos como
seminaristas franciscanos. No es algo, por lo tanto, que pueda darse de la noche
a la mañana.
El P. Donegana, por su parte, constata que de hecho "las
vocaciones religiosas son más numerosas", y existen reales casos de conversión.
"Pero, aclara acto seguido, la perseverancia es pequeña. Entran muchos, sin
embargo al final llegan en menor número que los sacerdotes diocesanos. Es
difícil hacerle la propuesta vocacional explícita al joven cubano. "Los jóvenes
se resisten a aceptar un compromiso por cualquier cosa seria debido a la crisis
de la sociedad y de la familia, de las cuales son las mayores
víctimas".
También, añade el mencionado sacerdote, "existe el peligro de que
un joven busque la vocación sacerdotal y religiosa como una promoción social",
"para alcanzar aquello que no tiene (posición social, respeto, instrucción y un
relativo bienestar)".
Iglesias
Analicemos la segunda afirmación del
enviado de Le Figaro Magazine: "Las iglesias están llenas".
En relación a
este aspecto de la realidad religiosa cubana, es preciso considerar una vez más
el testimonio aportado por el P. Donegana, quien afirma que de hecho "en los
últimos diez años, los católicos habrían pasado del 2 al 12 por ciento de la
población". Sin embargo, él reconoce a continuación que en la Iglesia cubana se
dio a esa cifra una interpretació n excesivamente optimista: "En un primer
momento se pensó que hubiese sonado la hora del gran triunfo, del gran cambio.
Después se dieron cuenta que no era así, que se encontraban frente a un
crecimiento muy significativo para la Iglesia, pero limitado a un porcentaje
reducido de la población".
Tampoco se puede olvidar el hecho de que en la
población cubana "la mayoría, educada durante treinta años en un ateísmo total,
no sabe quién es Dios y mucho menos quién es el Papa", añade el citado
sacerdote.
Además, como el periodista de Le Figaro Magazine reconoce en su
reportaje, las creencias de muchos católicos están "mezcladas con supersticiones
vudús" y "animistas", incompatibles con los principios de la verdadera Religión.

En ese sentido, una enviada del diario La Segunda --citando informaciones
recogidas en la isla-- sostiene que el "70% de los isleños practican la
santería". La "santería" es la denominación con que se denomina a la religión
yoruba, nacida en el África negra y traída a Cuba y a otros países del
continente por esclavos. En Brasil se la conoce como "candomblé", y en Haití
como "vudú". Para aquilatar la difusión de la "santería" en Cuba, debe tenerse
en cuenta algo que el profesor universitario nigeriano Wanda Abímbola,
especialista en dicha religión pagana, afirma: "Cuba es la segunda patria
yoruba".
Ya en 1986, los obispos católicos de Cuba habían constatado --en el
documento final del ENEC-- "un resurgimiento de las supersticiones y de las
religiones de corte animista", las cuales "no entrañan grandes compromisos
morales ni sociales"; y "cuyas referencias cristianas, cuando las hay, son
superficiales" . En una palabra, añadían los obispos, se trata de una forma de
"neo-paganismo" , que en particular arrastra a "alto número de jóvenes".
Es
decir, son religiones sin principios --"sin compromisos morales"-- que de
ninguna manera representan una oposición o resistencia a las ideas comunistas,
como las que provienen de la sana doctrina católica (por tanto, que no esté
contaminada por errores como los de la "teología de la liberación" condenada por
la Santa Sede).
La confusión espiritual, el error y hasta la blasfemia en
que están sumergidas esas religiones sincretistas y neopaganas, queda en
evidencia en la siguiente constatación de enviados a La Habana del diario
madrileño El País: la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, "en las
religiones afro-cubanas se sincretiza con Ochún, 'orisha' (deidad) que simboliza
la femineidad, la coquetería y la sexualidad".
Al comentar la proximidad del
viaje papal, el mencionado artículo da un dramático ejemplo de la confusión
espiritual que ha tomado cuenta de incontables cubanos: "Para muchos, el
Pontífice será un símbolo de fe y religión, pero sin duda la Patrona de Cuba
seguirá siendo para ellos Ochún, la diosa mulata de la sensualidad" .
El
propio periodista de Le Figaro Magazine, cuyas afirmaciones estamos analizando,
aporta otro lamentable ejemplo de "sincretismo" religioso: "En la figura de San
Lázaro, los santeros festejan a Babalu Ayé, el dios de los leprosos".

Religiosidad "neo-pagana" , incentivada por el régimen
No puede extrañar
entonces que el propio régimen incentive ese tipo de religiosidad "neo-pagana"
--que no perjudica su estabilidad- - a la manera de una válvula de escape para
las tensiones sociales. De pasada, contribuye a crear una confusión religiosa
que sin lugar a dudas perjudica la expansión de la verdadera Religión.
"Lo
más perturbador es que la santería no sólo es tolerada, sino incentivada. Son
numerosos los funcionarios del gobierno que ostentan brazaletes y collares que
son insignias de su pertenencia al culto yoruba", constata un enviado de la
revista Le Point, en artículo "Cuba: Le retour des sorciers", quien añade que
"esa rehabilitació n ha sido inspirada por las más altas instancias del
régimen".
"Hay ocasiones en las que pareciera haberse sustituído el ateísmo
de Estado por la santería cubana como religión oficial", declara por su parte el
Cardenal de La Habana, Mons. Jaime Ortega.
Se afirma inclusive que el propio
dictador Castro se ha mostrado simpatizante de la "santería".
"La religión
como solución"...
La religión como una "solución" del gobierno comunista para
disminuir las tensiones sociales, es uno de los temas abordados por la enviada a
La Habana de Le Monde Diplomatique, Janette Habel, que escribe a ese propósito:
"En la concepción de los dirigentes, el incentivo de la religiosidad puede
permitir la canalización de las tensiones sociales. 'Voy a ver un babalao para
que me cambie la vida', canta el grupo 'Palmas y Cañas' en la televisión. Ante
las frustraciones y el sentimiento de inseguridad provocados por la crisis, 'la
religión puede ser vista como una salida válida', concluye un artículo de la
revista del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC)" (cfr. HABEL,
Janette, "Miser sur l'Église pour sauver la révolution cubaine?", subtítulo "La
religion comme solution", Le Monde Diplomatique, Febr. 22, 1997).
De esa
noticia --que se basa en afirmaciones de una revista del Partido Comunista-- se
desprende una vez más la constatación a que ya nos hemos referido: ese tipo de
religiosidad impregnada de neo-paganismo no incomoda para nada al régimen, pues
no se ejerce "contra la existencia y fines del Estado socialista" (art. 62 de la
Constitución) ; más aún, lo favorece en la medida en que sirve como válvula de
escape para las presiones sociales.
Mons. Emilio Aranguren Echeverría,
secretario de la Conferencia Episcopal Cubana, observó por su parte que, en la
actual coyuntura, el régimen ve el factor religioso como un elemento
"tranquilizante" : "También las dificultades materiales, sobre todo en estos
últimos años, han empujado las autoridades a conceder una mayor libertad en
materia de religión, considerándola un elemento 'tranquilizante' en medio de las
penurias y las dificultades" .

brisa del Mar
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 378
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 12
Fecha de inscripción : 28/10/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La destrucción espiritual, moral y psicologica de un pueblo

Mensaje por brisa del Mar el Dom Dic 16, 2007 3:00 pm

Bautismos
"Los bautismos se multiplican" ,
fue el tercer y último elemento resaltado por el periodista de Le Figaro
Magazine, para justificar su visión optimista de la realidad religiosa
cubana.
De hecho, según el Anuario Pontificio, el número de bautismos pasó de
27.410 en 1986 para 70.081 en 1995. Cifra esperanzadora, por cierto. Pero
testimonios recogidos por el P. Donegana muestran una "diversidad de
motivaciones que impelen a las personas a acercarse a la Iglesia", y que llaman
también a la cautela en materia de interpretaciones.
Así, en el caso de los
bautismos, están aquellos que lo hacen por un sincero movimiento de conversión.
Pero también "hay quien lo hace por conveniencia, en el momento en que se va del
país, pensando que un certificado de bautismo pueda servir como certificado de
buena conducta frente a las autoridades norteamericanas" . "Otros piden para
bautizarse, porque la santería, un culto afro-cubano, lo exige para sus
adeptos", etc.
Ejemplo heroico y admirable: católicos anticomunistas que han
resistido presiones inimaginables
Hemos visto el estado de postración
espiritual y moral en que el comunismo ha dejado al pueblo cubano.
Hemos
visto los beneficios que el régimen viene obteniendo con aquellos tipos de
práctica religiosa que no cuestionan los fundamentos de la sociedad
comunista.
Hemos visto también --al transcribir artículo del ex preso
político Armando Valladares, y al dedicar capítulos específicos sobre la
persecución contra los católicos-- diversos aspectos de la fraudulenta "política
religiosa" castrista; así como actitudes lamentables de eclesiásticos de la isla
que han asumido posiciones colaboracionistas en relación al gobierno
comunista.
En ese panorama, nos ha faltado decir una palabra sobre aquellos
fieles católicos que en Cuba, en nombre de la fe, han permanecido
anticomunistas; y se han resistido a aceptar cualquier tipo de entendimiento con Fidel.

brisa del Mar
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 378
Valoración de Comentarios : 16
Puntos : 12
Fecha de inscripción : 28/10/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La destrucción espiritual, moral y psicologica de un pueblo

Mensaje por Invitado el Vie Ago 01, 2008 11:03 pm

Up

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La destrucción espiritual, moral y psicologica de un pueblo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:25 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.