Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 37 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 37 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

HUNGRIA Y LAS " RELIQUIAS " DE EL CHE GUEVARA .

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HUNGRIA Y LAS " RELIQUIAS " DE EL CHE GUEVARA .

Mensaje por Rafael alfonso el Lun Dic 03, 2007 7:09 am

Publicado el lunes 03 de diciembre del 2007

reimpresiones imprimir Enviar por e-mail
Digg it del.icio.us

Hungría, clave en la entrega de reliquias del Che a Cuba

MARCELO NAGY / EFE

BUDAPEST


Cuarenta años después de la muerte del Che Guevara, y gracias a la desclasificación de documentos de la era comunista, Hungría puede hoy reivindicar un papel primordial en la llegada a Cuba de la mascarilla mortuoria y las manos amputadas del revolucionario marxista en 1970.

Las pruebas de la muerte de Ernesto Guevara de la Serna, recogidas por sus ejecutores bolivianos antes de deshacerse del cadáver, viajaron desde La Paz a La Habana a través de diversos correos humanos, previa escala en Budapest.
Janos Domény, embajador de Hungría jubilado y el único hasta ahora que ha podido consultar la totalidad de los documentos desclasificados por el gobierno, explicó que los telegramas entre la embajadas magiares de La Paz y la Habana y el ministerio de Exteriores en Budapest demuestran que su país jugó ''un papel decisivo'' en el éxito de la operación, algunos de cuyos detalles cuenta en un artículo publicado en el último número de la revista histórica Rubicon.
''Hungría era el único país socialista que contaba con embajada en Bolivia en aquellos años'', recuerda Domény, que estuvo destinado en La Habana entre 1963 y 1967, cuando conoció personalmente al Che.
El Partido Comunista Boliviano (PCB) --prosigue-- ''nos pidió que nosotros trajéramos las manos y la máscara hasta Budapest'' porque ''querían normalizar su relación con los cubanos'', que se había deteriorado cuando el guerrillero Mario Monje (ex secretario general del Partido) exigió al Ché la supremacía política de la sublevación boliviana.
El Partido Socialista Obrero Húngaro (comunista), que gobernó hasta la caída del telón de acero) aceptó jugar el papel de intermediario y apoyó una operación cuyo itinerario pasó por La Paz, Santiago de Chile, Buenos Aires, Montevideo, Río de Janeiro, París y Budapest.
La historia había empezado en junio de 1969, dos años después de la muerte del Che, cuando el entonces ministro de Interior boliviano, Antonio Arguedas, quien había escondido las manos y la máscara del Ché en el sótano de su casa, autorizó a Víctor Zannier, hombre de confianza de La Habana, para que se hiciera con las reliquias.
Esa misma noche Zannier se reunió con sus amigos Juan Coronel (miembro del PCB) y Jorge Sattori en un restaurante de La Paz. Este último estaba casado con una empleada de la embajada húngara y contribuyó a establecer las negociaciones.
El 14 de noviembre, la embajada húngara de La Habana informó de que un funcionario del Ministerio del Interior les pidió que hicieran ``todo lo posible para que las reliquias llegaran a La Habana lo más pronto posible, pero discretamente''.
Antes de acabar el mes dos funcionarios húngaros viajaron a La Paz, donde se les hizo entrega de la mascarilla de yeso y las manos del Che, conservadas en un frasco de formol, para su traslado a Budapest.
Juan Coronel llegó a finales de diciembre a la capital húngara, donde recogió las reliquias y se las llevó a Moscú para establecer contacto allí con la embajada cubana. A los pocos días apareció Zannier, hombre de confianza de la Revolución.
Fue entonces cuando la Embajada cubana en Moscú le comunicó a Coronel que ``miembros del partido comunista boliviano no podrán ingresar en Cuba''.
Así, Zannier, bajo el seudónimo Rodríguez, subió al avión y, acompañado por un funcionario de la embajada, emprendió viaje a La Habana con las reliquias en una maleta de mano.


_krdDartInc++;
document.write('');




Rafael alfonso
VIP

Cantidad de mensajes : 2729
Valoración de Comentarios : 120
Puntos : 120
Fecha de inscripción : 08/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.