Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 23 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 23 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

La Comunidad Internacional, la ONU, la hipocresía y la nada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Comunidad Internacional, la ONU, la hipocresía y la nada

Mensaje por Alcaldesa el Vie Nov 16, 2007 10:05 pm




La Comunidad Internacional, la ONU, la hipocresía y la nada asesina

Cuba, la Tragedia interminable

Publicado el 04.11.2007 08:30
Por Roxana Valdivia



El público renacentista temblaba horrorizado

al presenciar la obra de Wolfgang Goethe

cuando al morir, Fausto conjura su sino eterno:

!Oh, si mi alma debe sufrir mi pecado!

!Pon final a mi dolor incesante!

¡Haz que Fausto viva mil años en el infierno


Donde se escondan o levanten trono, los que venden el alma al diablo están cubiertos de un manto que los hace invisibles como el de Harry Potter. Nadie ve. Son ignorados, son tolerados, ¡inmoralmente tolerados hasta tanto convenga a un universo insensible e hipócrita! Este mundo que se jacta de su civilización y que mira al fascismo como algo del pasado, no ofrece redención ni esperanza para victimas de salvajes regímenes políticos actuales.
Supliquemos por Corea del Norte a modo de cruel ejemplo, ese impenetrable agujero donde el dictador Kim Jong Il es monstruo y Dios al mismo tiempo. Corea del Norte se ha convertido en uno de los estados más peligrosos con sus ambiciones nucleares, en medio de una población enajenada y esclava. ¿Qué ha decidido la ONU en relación a los campos de exterminio masivos en este país asiático?. La existencia de tal modelo infernal debería al menos ruborizar a la ONU. Y por supuesto, denunciar que al mismo tiempo ¡es una amenaza enorme para el planeta!


“Respetables” políticos, militares y humanistas de la tierra abandonan a su suerte además a los que habitan bajo el oscurantismo religioso en países islámicos. En Asia y Africa la mujer está sujeta a prácticas brutales como la lapidación; son enterradas vivas hasta la cintura y luego apedreadas hasta morir. La ablación o mutilación de los genitales femeninos, por otro lado, es una práctica horrenda que han sufrido la mayoría de las mujeres africanas, aunque algunas viven en Asia y en el Oriente Medio. Además, cada vez se encuentran más casos en Europa, Australia, Canadá y hasta en Estados Unidos, principalmente entre inmigrantes de aquellos países. Según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de niñas y mujeres que han sufrido mutilación genital se estima entre 100 y 140 millones. Se calcula que cada año, dos millones más de niñas se encuentran en riesgo de ser sometidas a mutilación genital.


Volviendo un poco atrás en la historia, los armenios fueron los primeros en sufrir en el siglo XX el experimento de matanzas organizadas. El holocausto de 1915 fue más o menos el fin de varias masacres antiarmenias que se habían producido a fines del siglo XIX y principios del XX. Esos hechos luctuosos estuvieron marcados por la indiferencia mundial. El Estado turco se ha negado hasta ahora a reconocer el genocidio. Aducen que se trata de una “razón de Estado”

Sólo después del segundo Holocausto durante la II Guerra Mundial, el de los judíos y los gitanos europeos, la causa armenia resurgió. Tras largos cabildeos en las Naciones Unidas, el argumento tuvo alguna respuesta de la comunidad internacional que, finalmente, condenó a Turquía en diversos foros como Estado criminal.

También durante la Segunda Guerra Mundial los japoneses segaron la vida de diez millones de chinos en una orgía racista indescriptible. En el siglo XX ocurrieron además otras matanzas tremendas: los bombardeos a poblaciones civiles durante la Guerra Civil Española, los crímenes del Pol Pot, en Camboya, que costaron un millón de víctimas; los musulmanes y croatas masacrados por los serbios en la Bosnia-Herzegovina.

En la culta y moderna Europa actual, la discriminación contra las minorías árabes y gitanas está trayendo en Alemania, Francia, Italia y Austria, el recuerdo de la tragedia antisemita en las primeras décadas del siglo anterior.

No se trata de una remembranza histórica morbosa. Los políticos del mundo se hacen los distraídos, observan las ventajas y desventajas. Y se mantienen indiferentes como cobardes. Por ejemplo, los gobiernos de Irán e Irak se desentendieron de la cuestión dejando que la “limpieza” étnica contra los kurdos la realizara Turquía. Sólo Francia denunció realmente el asesinato de poblaciones civiles kurdas mientras la ONU -en total anomia- miraba sin definirse ante los dramas de Bosnia, de los kurdos y de Chechenia.
El historiador Arnold Toynbee señaló que el silencio ante los genocidios no tiene disculpa. Cuando Toynbee escribió aquellas palabras todavía no se había conocido el horror hitlerista y estalinista.



La afortunadamente desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas levantó un trono sangriento. El exterminio masivo con fines políticos avergonzó la faz de la tierra, porque la peor de las culpas es bajar la mirada y permanecer impertérrito, impasible. Gozó de impunidad por casi un siglo y se derrumbó por su propio peso. El bloque socialista no sólo fue tolerado y apañado, sino que ocupó posiciones políticas internacionales como gobierno moral y legítimo. Nadie intercedió por los masacrados sino que estrecharon las manos de sus verdugos y ocuparon cómodos sillones junto a ellos en Naciones Unidas.






Desde principios de los años sesenta, Cuba habita sobre un charco de sangre. Cientos de miles de adolescentes de 13, 16 o 18 años fueron condenados a muerte por razones políticas o revanchas personales. Muchos jóvenes católicos o estudiantes universitarios junto a hombres del pueblo, guajiros o simples trabajadores que no se sumaron a la mansedumbre enardecidamente manipulada, terminaron en tenebrosas prisiones como La Cabaña. Ellos hacían su lucha callejera, como la emprenden hoy los estudiantes venezolanos contra el ex militar golpista Hugo Chávez Frías.

Muchos de ellos no murieron, sino que cumplieron décadas de presidio. Pero no salieron de las galeras de la muerte, ni de la pesadilla salvaje a la que fueron sometidos cuando se les extraía la sangre hasta dejarles casi sin sentido en el piso. Les obligaban entonces a arrastrarse hasta el palo del patio para los fusilamientos. Después de taparles la cabeza, los asesinos de Fidel Castro gritaban: ¡Preparen, apunten, fuego!... pero no morían pues eran balas de salva. Mientras reían a carcajadas, los criminales les levantaban del suelo y les recordaban: “Nos equivocamos. Tu fusilamiento no es hoy, sino mañana”. Muchos familiares de los condenados a muerte eran impelidos a conseguir las llamadas “pintas de sangre” por el Gobierno de La Habana. Les explicaban que sus hijos necesitaban transfusiones con urgencia, y sin dar detalles, exigían que mandaran a buscar la sangre a Estados Unidos.


Si el mundo quisiera testigos de estos crímenes y otras bárbaras torturas del ilegítimo Gobierno dictatorial de La Habana, solamente tendría que buscarles. Uno de aquellos jóvenes es parte del glorioso exilio cubano, sobrevive en el centro de la Florida muy solo y retirado. Tiene ahora 68 años de edad. Hacerlo sería un acto de defensa de la vida contra el crimen y sus ejecutores, para los cuales no habrá olvido, ni punto final, ni obediencia debida, ni indultos. Pero la peor de las amnesias es la moral. Pueblo que no recuerde, que no tenga memoria de tales crímenes, tarde o temprano pagará su indiferencia con el regreso de la barbarie.


Los crímenes del gobierno totalitario de Fidel Castro perduran y se perpetran día a día. Medio siglo de impunidad. Como antes lo hiciera la URSS, hoy los verdugos de La Habana son aplaudidos y apoyados en Naciones Unidas. ¿Saben ustedes si el Relator Especial de la ONU pudo al fin visitar las cárceles-sepulcros de la isla, donde se despedaza el alma nacional y se evaporan los mejores hijos de la Patria?


Si en nuestros días apareciera un nuevo Führer, no llevaría puesto uniforme militar ni mucho menos una swástica. Antes bien usaría un fino traje sastre o un glorioso atuendo militar con boina roja; un uniforme verde olivo o un traje Addidas; o tal vez un atuendo más sencillo y popular. Llamaría la atención de las masas a las virtudes y valores patrióticos de la Guerra de Independencia, la igualdad, la filantropía, el bienestar social, la defensa de los humildes, un cambio de constitución y un proyecto que le permita la entrada nefasta hacia otras naciones, le llamaría por ejemplo, “Confederación de Republicas Latinoamericanas (en el sentido semántico neofascista, la traducción sería CONFABULACIÓN de Repúblicas).

Nada de discursos triunfalistas, antisemitas, homofóbicos, nada de justificar la eliminación de enfermos o débiles en crematorios, nada de revanchas políticas o religiosas, no campos de concentración de exterminio o paredones de fusilamientos. ¡Claro que no! El discurso ha cambiado. Pero la swástica es la misma...



Fuente:
Gentiuno/Roxana Valdivia Periodista y expresa política cubana Exiliada en Miami Estados Unidos

Alcaldesa
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1579
Edad : 105
Hobbies : cazar moscas y mentirosos. las moscas son mas dificiles.
Valoración de Comentarios : 626
Puntos : 1325
Fecha de inscripción : 29/10/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.