Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 35 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 35 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

El juicio de los aviadores, 1959

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El juicio de los aviadores, 1959

Mensaje por cardenense el Miér Oct 17, 2007 1:52 pm

EL JUICIO DE LOS AVIADORES

Ing. José A. Adán

El 2 de marzo de 1959, en Santiago de Cuba, el Tribunal Revolucionario que juzgó a 43 miembros de la Fuerza Aérea de Batista, absolvió a todos los acusados. El Presidente del Tribunal, Comandante del E.R. Félix Pena, leyó el fallo:

Considerando que este Tribunal, consciente de la responsabilidad que asume ante la Revolución, ante el pueblo y ante a Historia, por convencido de la nobleza de su proceder, e inspirado por los postulados democráticos, que de honestidad, amor, equidad y justicia, han inspirado este movimiento revolucionario, ejemplo digno para todos los pueblos de América y del mundo.

Fallamos que debemos absolver y absolvemos a todos y cada uno de los acusados en este proceso, disponiendo al propio tiempo la libertad de los mismos, solo por esta causa, debiendo dictar al efecto todos los despachos que fueren necesario para el cumplimiento de esta resolución, así como la notificación de la misma a todas y cada una de las partes.

Así, por nuestra sentencia pronunciamos, mandamos y firmamos ante mí que certifico . Comandante Félix Pena presidente, Antonio Michel Yabor, doctor Adalberto Paruas Toll, vocales; procurador Nicolás Bello, secretario. Los presos fueron conducidos a la Cárcel de Santiago de Cuba. Esa misma noche Fidel Castro, mediante la radio y la televisón, anuló el fallo y nombró un nuevo Tribunal: Fiscal al Ministro de Defensa, comandante Augusto Martínez Sánchez; presidente al comandante Manuel Piñeiro Losada, Barbaroja y vocales a a los comandantes Pedro Luis Diaz Lanz, Carlos Iglesias Fonseca,-Nicaragua-, Demetrio Montseni-Villa y Belarmino Castilla-Aníbal.
Por supuesto los acusados fueron condenados en el nuevo juicio. Así comenzó Fidel Castro a Gobernar mediante la radio y la televsión, sin tomar en cuenta a los organismos integrantes del estado.


RENUNCIA DEL COMANDANTE ANTONIO MICHEL YABOR

Se transcriben los párrafos más importantes de la carta.


"Tras largo proceso de maduración me veo obligado a tomar la más dura y dolorosa decisión de mi vida. Hoy, después de ocho años dedicado a luchar fervorosamente por mi patria , tras haber compartido dos años de prisión contigo, luego de múltiples vicisitudes y riesgos que culminaron con la hermosa lucha de la Sierra Maestra, me veo compelido a renunciar a mi puesto en la Fuerza Aérea Revolucionaria y a tomar, una vez más, el triste camino del exilio.

Yo por mi parte he visto con creciente dolor como las mismas fuerzas que combatieron al Comandante Pena y lo llevaron al sacrificio de su vida , han ido ganando potencia dia a dia hasta convertirse en los factores decisivos y determinanates del actual momento; como las mas limpias aspiraciones de la Revolución son sustituídas por planes de factura extraña que apuntan a un plano totalitario; como popo a poco los que no comparten esos planes son desplazados o eliminados. Por estas y otras cosas no me queda otro remedio que renunciar y el exilio.

Se que los grupos que ahora medran y prosperan a tu lado y que cuentan con tu decidido apoyo pondrán en juego su eficiente maquinaria de difamación para presentarme como un traidor. Quiero, por tanto, que esta única oportunidad de explicarme, deje constancia de mi postura radical e invariable. Las ideas que me llevaron al clandestinaje desde el año 1952, las que me alentaron a soportar las torturas y vejaciones de las cárceles de la Tiranía, las que me lanzaron al riesgo de mi vida y la lucha armada en las montañas, las sigo teniendo tan firmes y erguidas como siempre. Sigo aspirando a una patria justa donde cada ciudadano tenga derecho al respeto sean cuales fueran sus ideas, donde haya tribunales que juzguen antes de condenar, donde las clases humildes progresen sin demagogías ni innecesaria destrucción de riquezas, donde se abran oportunidades de trabajo para todos los cubanos y no se sacrifiquen esas oportunidades para asumir posturas internacionales que solo convienen a una potencia extrajera. Considero que eran los ideales proclamados por la Revolución. Y que, por tanto, traidor es quien se desvíe de ellos o quien desvía la Revolución hacia régimenes políticos cuya estructura dictatorial todos parecíamos repudiar antes del triunfo. No puedo serlo yo, que por manternerlos me tengo que que marchar de nuevo de una patria a la que tanto quiero y por cuya libertad hice y di todo lo que pude.

Ni la prensa extranjera, ni el viejo enemigo que combatí tan encarnizadamente me tendrán nunca en sus filas. Sigo siendo un revolucionario integral, pero de la verdadera Revolución, de la de Pena, de la cubana, de la que soñabamos todos en las limpias mañanas de la Sierra. De la que a pesar de todos los engaños , ha de triunfar definitivamente.

fdo. Antonio Michel Yabor.

===================================================

5 marzo. El antijurídico juicio a 43 aviadores de la Fuerza Aérea. El 13 de febrero habían sido presentado a juicio en Santiago de Cuba, estos 43 miembros de la aviación militar, bajo los cargos de haber bombardeado a los rebeldes. El tribunal estaba presidido por el Comandante de la Revolución Félix Pena, y otros revolucionarios, los cuales absolvieron a todos los encartados, y firmaban la absolución: Feliz Pena, Antonio Michel Yabor, Adalberto Paruas Toll, y Nicolás Bello.

Al enterarse Fidel Castro fue a la televisión, y expresó que había que hacerle otro juicio. En este otro juicio del 5 de marzo, Fidel designó de presidente del tribunal al conocido comandante de la revolución Manuel "Barbaroja" Piñeiro, y de fiscal a su Ministro de Defensa comandante Augusto Martínez Sánchez, los cuales condenaron a los aviadores. Tiempo después aparecía "suicidado", el Comandante Félix Pena, el presidente del tribunal que absolvió a los aviadores en el primer juicio.

======================================================
El día 10 de Enero Villafaña fue relevado por el Comandante Pedro Luis Díaz Lanz, ratificando en sus cargos a todos los jefes de escuadrones.
De inmediato, la suerte de los pilotos cubanos, fué el arresto de más de sesenta aviadores, acusados de "crímenes de guerra" y genocidio
Durante un celebre juicio durante el mes de Febrero de 1959, a más de cuarenta de los aviadores, artilleros y mecánicos acusados de genocidio, en Santiago de Cuba, Castro exigió el fusilamiento de la mayoría de ellos. Un tribunal formado por oficiales rebeldes del Ejército Castrista, formado por el Cmdte. Félix Lugerio Peña, de la Columna de Raúl Castro, como presidente, el Cmdte. (Piloto). Antonio Michel Yabor Juztiz Jefe de la Aviación en la Sierra Maestra y el Tte. Adalberto Paruas Toll, Auditor de la Columna de Raúl Castro, encontró a los aviadores inocentes del crimen impugnado. Al ser Fidel Castro informado de fallo, en una de sus rabietas, acusó al tribunal públicamente en la radio y la TV, de ser contra revolucionario y demandó una investigación del mismo ordenando un nuevo juicio, teniendo que partir al exilio del Cmdte. Michel, por temor de su vida y "suicidándose" el Cmdte. Pena.
Otro Tribunal Supremo revolucionario, ordenado por Castro, burlando todos los principios jurídicos existentes y la "santidad de la cosa juzgada", revirtió la sentencia absolutoria y condenó a los aviadores a sentencias de hasta treinta años de prisión con trabajo forzado, pero no a la pena de muerte.
Además de esté juicio, fueron encausados los restantes pilotos aviadores por el mismo delito, y juzgados en juicios celebrados en Santa Clara, La Habana y Camagüey, llegando a ser más de setenta y cinco los aviadores cubanos que guardaron prisión por más de 20 años.

=======================================================

EL JUICIO DE LOS AVIADORES

Entre los muchos juicios arbitrarios que se celebraron en los inicios de castrismo, elegimos como ejemplo típico de arbitrariedad judicial el famoso juicio de los aviadores, en el cual se violó el principio de la «santidad de la cosa juzgada». Sucedió de la siguiente manera. El 4 de enero de 1959, Fidel Castro, en su recorrido triunfal de Santiago de Cuba a La Habana, citó a los pilotos de la Fuerza Aérea Cubana en la provincia de Camagüey advirtiéndoles que no tendrían ningún problema con la «justicia revolucionaria»; es más, ofreciéndoles su integración en la compañía aérea Cubana de Aviación. A pesar de esta cita, a finales del siguiente mes, un total de 43 pilotos, artilleros y mecánicos fueron encausados de modo arbitrario y acusados de varios delitos entre los cuales se incluía el genocidio, razón por la cual se pidieron altas penas de privación de libertad para artilleros y mecánicos, y para los pilotos la pena de muerte.
Sin embargo, para sorpresa e indignación del «máximo líder», el tribunal revolucionario que los juzgó -presidido por el Comandante del Ejército Rebelde Félix Pena en la ciudad de Santiago de Cuba- no encontró pruebas y los absolvió. Esta sentencia absolutoria hizo que Castro desestimase públicamente el veredicto y ordenase que volviesen a ser juzgados. Como resultado de ello, los encausados no fueron liberados y regresaron a la cárcel de Boniato donde, en la tarde del día del juicio estuvieron a punto de ser linchados por las turbas partidarias del régimen revolucionario. El segundo juicio se celebró de inmediato en la misma ciudad en un ambiente de «circo romano». Las turbas, dentro de la sala del tribunal, intimidaban a los abogados de la defensa ante la presencia impertérrita de los miembros del tribunal que ahora estaba integrado por incondicionales de Castro, entre ellos el Ministro de la Defensa, Augusto Martínez Sánchez, que actuaba como fiscal. La segunda sentencia fue condenatoria. Se les impuso a los acusados altas penas de prisión, incluyendo a los mecánicos quienes, en un principio, habían sido citados sólo como testigos. Como atinadamente observa Juan Clark en Cuba. Mito y Realidad: «En la práctica, fue la palabra televisada de Fidel Castro la que determinó la sentencia a largos años de prisión (...) Castro dijo que no podía dejarse en libertad a enemigos potenciales de la Revolución».

cardenense
Fundador

Cantidad de mensajes : 3964
Valoración de Comentarios : 153
Puntos : 263
Fecha de inscripción : 14/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.