Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 47 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 47 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

RADIOGRAFIA CRUEL Y VERDADERA DE NUESTRA CUBA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RADIOGRAFIA CRUEL Y VERDADERA DE NUESTRA CUBA

Mensaje por alexis el Vie Oct 12, 2007 9:24 am

Nosotros los cubanos de mas de 35 años Los cubanos de a pie los que hicimos el socialismo dia a dia, los que dejamos los sueños en los camiones de las Queridos amigos, aqui les estoy enviando un par de articulos que me han mandado de Cuba. Son un muy extensos, pero les recomiendo lo lean.
movilizaciones tenemos derecho a que nos oigan.
Mi nombre no es importante,la situación de mi país, si.
Los que tenemos mas de 35 años, aquellos que vivimos los gloriosos momentos de la efervescencia revolucionaria y que pusimos todo en juego por un futuro mejor, como si fuera un juego, y nos jugamos la vida en Angola, en Etiopia,
Zaire, el Congo y muchos lugares mas, los que bebimos con lagrimas aquellas palabras apocalípticas del conocido locutor, cuando los sucesos terribles de Granada: No se escuchan disparos en la parte cubana, el ultimo reducto de
cubanos acaba de inmolarse junto a su bandera.
Los cubanos de a pie, los que hombro con hombro y una sonrisa en el rostro,confiados, fuimos movilizados a la cosecha del café, la zafra de la caña de azúcar, a recoger mangos, papas, tomates, o a sembrar lo insembrable que nunca creció.
Los hijos de la doctrina del si y el no, que dijimos siempre si, porque si significaba defender lo nuestro y nunca no, porque el no era signo de traición y debilidad.
Los jovencitos de entonces que a pesar de las prohibiciones para oír a José Feliciano, a los Beatles, a Julio Iglesias y Roberto Carlos, nos íbamos a hacer guardia y formábamos parte del PPI ( Plan de Preparación de Ingreso para la Juventud Comunista) o no, pero íbamos igual a las guardias y a las concentraciones.
Los que tirando huevos o no vapuleamos y coreamos ¨TODO EL QUE SE QUIERA IR QUE SE VAYA¨o¨PIM POM FUERA ABAJO LA GUSANERA¨ , confiados en que ´ EL FUTURO PERTENECÍA POR ENTERO AL SOCIALISMO¨ y que éramos dueños de una herencia partidista que supondría como pago al esfuerzo inevitablemente un mañana mejor.
Una comprensión dialéctica de las cosas y los hechos.
Los que estudiamos esa misma dialéctica marxista, en la universidad a veces insondable, pero siempre necesaria, porque constituía la base de aquello que estábamos construyendo: un sistema donde el hombre no era el lobo del hombre.
Los que fuimos a estudiar a la URSS, los que aprendimos en la universidad que la política es la expresión concentrada de la economía y no al revés.
Los que nunca supimos del quinquenio gris, o los que lo supimos y no nos importó, pues no lo entendíamos.
Los que nos disparamos las películas rusas y los animados de igual factura,que criticábamos a sotto voce, pero siempre confiados en que nos podían oír y agradecer los de arriba, cuando gritáramos que algo andaba mal, al fin y al
cabo nos habíamos ganado con nuestro sudor la igualdad y porque no un escaño en el proceso real de toma de decisiones, en un proceso único en América,.
Los que nunca supimos hasta que sucedió, porque se cayó el campo socialista.
Los que nunca nos ganamos un carro, o una casa o un viaje a la Unión Soviética , o los que lo hicimos y creímos que eso era todo, lo máximo, inmersos en la euforia, simplificando e ignorando la mas de las veces que ese auto, o esa
casa, no podían venderse a otros si así lo necesitábamos, que el viaje no podía ser a Paris o Madrid, sino a Moscú o Leningrado.
Nosotros los que orgullosos construimos el socialismo y quemamos miles de imágenes yanquis, los hijos de los que rechazaron a los mercenarios de Girón, crecimos, estudiamos y fuimos dúctiles al cambio, hasta donde pudimos.
Aprendimos marketing, computación y seguimos hasta hoy venciendo maestrías y doctorados que nos hacen creer que vamos hacia delante.
El sistema socialista nuestro posee como base y estructura de ejecución un elemento psicológico críticamente estructurado con un vigor y un anclaje que lo hacen casi monolítico. Este complejo psicológico armatoste que ayudamos a
construir es perfecto. Es un proceso que copa mentalmente las pretensiones de los hombres porque esta basado en la fe y el agradecimiento, el temor a la condena y la arenga política contra un enemigo poderoso y real.
Es un sistema de ideas, donde las batallas dan por sentado en nuestra mente que estamos en constante guerra contra todos y por tanto en permanente peligro y amenaza.
Hemos batallado por el 6to, por el noveno y el 12 grado, por el regreso de Elian, por los 5 y por mil cosas mas que ahora no recuerdo.
No es por la enfermedad repentina del líder, ni por la conducción sabia o no de quienes le siguen, sino por la acumulación de la falta de bienestar, el atiborramiento desmoralizante, y la perdida de los valores. Todo parece
estar como antes pero no es así, ahora muchas cosas carecen poco de razón y el color rosa es solo un recuerdo doloso de un color blanco sucio.
Luego están los hijos: esa preocupación con cuerpo y mente propia que tienes la obligación de educar. Para hacerlo nos adherimos al camino de las buenas costumbres y a la salvadora sentencia del patriotismo y de la fidelidad, pero para entonces hemos perdido de vista al enemigo que ya no es
común. Cientos de elementos nuevos atentan contra la integridad de nuestros hijos, la prostitución, la droga, la falta de carácter de los educadores, la decadencia de buena parte de la juventud que no ha sido educada de forma adecuada, el sonido armonioso del capital triunfante ahora que tantos de nosotros no estamos y nos convertimos en el tío que vive en Italia o la
hermana que vive en Estados Unidos y que despilfarradores y bonachones les hacemos creer en 15 días de visitas que no es necesario estudiar, que basta con irse de aquí.
¿Cuantos de nuestros hijos desean emigrar? Hace falta mucha valentía política para dar real respuesta a esa pregunta, y causaría mucho dolor (eso espero) ver condenado el futuro del país a la emigración brutal y desmedida.
No es que sea un nuevo fenómeno, pero nos pasamos 50 años diciendo que tenemos el mejor sistema del mundo.
Bueno lo cierto es que los que viven afuera de una forma u otra ayudan y los de aquí apenas sobrevivimos. Todos y cada unos de los logros de los que nos vanagloriamos penden de una débil cuerda.
La salud publica es una risible y deteriorada fabula, mientras la mayor parte de esos galenos y enfermeras que están aquí sueñan con una misión humanitaria que les ayude a resolver sus mas perentorios problemas económicos.
El Tercer Mundo recordará a Cuba por la histórica y solidaria tarea de ayudar a millones de personas en todo el mundo, solo 14 millones miraran esa gesta heroica con rencor, y que los 3 millones de nosotros que viven en el extranjero doblando el lomo para mandar medicinas y sustento a sus familias.
Otro logro innegable es la educación que hemos alcanzado y que con la misma vehemencia hemos casi dejado caer. Nosotros sabemos que en Cuba estudiar no es un problema, pero solo es una virtud ser universitario, técnico medio o lo que sea que uno estudie cuando realmente se aprende y uno ha ganado su
titulo con el esfuerzo de sus neuronas,.

alexis
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 512
Valoración de Comentarios : 72
Puntos : 279
Fecha de inscripción : 11/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: RADIOGRAFIA CRUEL Y VERDADERA DE NUESTRA CUBA

Mensaje por alexis el Vie Oct 12, 2007 9:31 am

En mi país, la alimentación es un problema serio sin vías de
solución.¿Quien no vive cerca de alguien que no estudió, no aportó nada
y gracias a las múltiples vías que el cubano inventa para sobrevivir,
vive y come mejor que la mayoría ? Cientos de miles de universitarios
en este país se consumen por
un salario irrisorio, mientras algunos
con un negocio viven mejor, pero ojo la solución no es quitarle el
negocio al otro, sino elevar el nivel de vida del que te aportó mas
Nosotros
los de a pie, los que creíamos en aquello de cada cual según su
capacidad a cada cual según su trabajo, lo hemos visto pasar de largo
sin llegar, para ir a sentarse en las piernas del capitalismo. No nos
han multiplicado la riqueza, sino que nos han generalizado la pobreza.
El
socialismo puede construirse por diferentes caminos, pero hay que estar
alerta pues el tiempo pasa y muchos esperan a que el río se revuelva,
pues quieren el capitalismo mas férreo y están ahí a la diestra y a la
siniestra de los que poseen la llave de los truenos, disfrazados, pero
esos están demasiado lejos para nosotros poder advertirles, y habría
que ver aun
si nos quieren oír realmente.
En los intercambios
surgidos entre los intelectuales a raíz de aquellos programas de
televisión y luego el articulo de Soledad, han puesto a la palestra una
serie de cosas que no pueden esperar mas.
Es preciso el debate
abierto, pero será difícil pues el propio sistema lo rechaza, los
inquisidores son muchos y a todos los niveles. Muchos en este país aman
al bloqueo como aman los oficiales de la defensa civil los huracanes,
les es necesario el mal para vivir, para ser alguien y lo peor es que
los hemos alimentado durante todo este tiempo somos cómplices de ellos.
Entonces
nos quedamos en el diario luchar la vida, yendo a las reuniones del
Partido y del CDR,mientras pensamos en la novela o en que coño vamos a
inventar para comprar una carnecita para comer el domingo. Diciendo en
público lo que se espera oír y pensando que esto no sirve, pero hay que
seguir PA´lante. Haciendo comentarios con los amigos de verdad. O
montamos
un negocito de algo y vamos tirando escondidos ahí. Y
lloramos con las canciones y reímos con los mismos cuentos de Pepito, o
con los show de cualquier cómico de los que aun siguen en la isla.
Otro
comentario. La Habana es una ciudad oscura. Calles céntricas como 23,
otras zonas como el parque central, la fraternidad; muestran la cara
más sombría de una ciudad que recuerda la luz. El gobierno de la ciudad
no tiene idea de la situación que nos rodea cada noche, o no quiere
tenerla. La suciedad de las calles y el incremento de buzos buscadores
de carroña, locos, “palestinos” vende cuerpo; adornan un entorno
hostil, maloliente, violento. El alcalde de la Habana ya está en su
casa a las 8 de la noche, esperando en una mesa limpia que su mujer le
ponga la comida que con poco esfuerzo se llevarán esta noche a la boca;
o en reuniones fantasma, con tópicos de enemigos fantasma. ¿Cómo
monitorear el trabajo del gobierno de una ciudad, por demás capital, la
primera cara que ofrecemos de un país? ¿Cómo obligarles a no convertir
nuestras incomodidades en un montón de papeles olvidados?
Casualmente,
el pasado 19 de mayo, fecha conocida por todos los cubanos, y para
refrescar la memoria de algunos diré que es el aniversario de la muerte
de José Martí; 8:30 pm, la corona que rendía homenaje al héroe
nacional, y una luz lejana que daba el aspecto más sombrío, decadente y
fantasmal a un entorno por donde circulan varios miles de personas cada
día y cada noche. Parques oscuros, sucios y descuidados. Por allí pasan
miles de caras grises en una manzana que hoy parece estar en toque de
queda adornada con una música decadente que viene de la azotea del
Hotel Inglaterra. Gente que va pensando quizás en cómo llegar a casa,
mujeres que van pensando cómo organizar más de tres ingredientes sobre
la mesa. ¿Por qué nuestros medios televisivos no organizan una Mesa
Redonda donde nos informen los trabajos que se realizan para mejorar
nuestro entorno en vez de mostrarnos hospitales y clínicas que serán
visitados por presidentes, generales, obispos y embajadores de países
lejanos? ¿Y por qué no hablamos de cuánto ganan los especialistas que
trabajan en estos centros, de sus carencias y abundancias?
23,
corazón de la ciudad, entristece con las primeras oscuridades de la
tarde, y ya para la noche, tal parece el más provincial de los caminos.
Transitar esa calle a las 10 de la noche, ofrece la peor de las
imágenes de la capital de un país que, según los escasos datos
maquillados que nos ofrecen, mejora su economía por día. ¿Por qué no
puedo yo constatar en mis manos y con mis ojos, los logros económicos
que abanderamos? La 23 nocturna es hoy una calle surcada por la más
barata prostitución provinciana y por policías proxenetas corruptos y
analfabetos.
En el ambiente incierto en que vivimos hoy, las caras
de los cubanos casi transparentes, reflejan un gigantesco desinterés y
una comodidad sin sueños. Nada hay que hacer, piensan, no levanto mi
voz y que me aplasten. ¿Dónde está el pueblo aguerrido? Y que alguien
me diga cuáles son las batallas de todo el pueblo, un pueblo que no
lucha, que no se rebela contra la falta de atención que hemos sufrido
estos últimos años tras la máscara de bloqueos y guerras reales o
ficticias o que en el fondo la mujer que reúne los tres ingredientes en
su mesa, o el pasajero de guaguas fantasma ni los piensa, ni les
interesa. Es más bien la depresión de los autómatas.
Las mesas
redondas de cada día, nos muestran cinco mil calamidades y otras
atrocidades del mundo fuera de nosotros e inalcanzable. Tienen razón.
Son terribles los hechos que ocurren cada día en todos los países, las
realidades. Pero ¿cuándo tendremos la oportunidad de exigir a nuestros
medios televisivos que analicemos entre todos nuestras situaciones,
nuestras carencias, nuestro entorno? Sin periodistas mediatizados y
entrenados para mostrar sus caras más falsas, tan falsas que ellos
mismos no pueden creer de lo que están hablando. Y que no redacten
panfletos aburridos, carcomidos por sus propias miserias humanas. No
son periodistas, peones aterrados sin posibilidades de vida propia,
infelices, verdaderos lacayos o lameculos escuchadores sonrientes y
cobardes.

alexis
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 512
Valoración de Comentarios : 72
Puntos : 279
Fecha de inscripción : 11/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: RADIOGRAFIA CRUEL Y VERDADERA DE NUESTRA CUBA

Mensaje por alexis el Vie Oct 12, 2007 9:32 am

Hablemos de nuestra prostitución y sus causas. Hablemos sobre cómo ocupan su tiempo libre los miles de jóvenes que hoy se agrupan en el muro del malecón a la espera de algún marciano que les maquille la noche. El parque de 23 y G, frikilandia, es tan real como oscuro espejo de la irrealidad tangible de los jóvenes combinada con cualquier alcohol y metilfenidato, parquisonil (llamado por ellos paco blanco o paco rosado), ketamina y otras anfetaminas; carísimas marihuanas criollas enrolladas en papel de cajas registradoras por demás amargo. Nadie se pregunta y no preguntan a los jóvenes, por qué acuden al parque. Los periodistas de la mesa redonda no salen, cámara en mano, a indagar por los sueños o la falta de ellos entre los jóvenes. Cierran los sitios por presencia de drogas, ahora las drogas se hacen en espacios abiertos. Reprimen a los jóvenes, lejos de ayudarlos, con desfachatados e ininteligibles policías que han salido huyendo de su entorno y se corrompen rápidamente.
¿Por qué nos mantienen al margen de la búsqueda de posibles soluciones a nuestros problemas más elementales? ¿Por qué mostrar la cara horrible de otras realidades que por demás nada tienen que ver con nosotros? Éstas sólo se convierten en preocupaciones muy aledañas y en teque, cuando nuestro propio techo está a punto de caernos encima. ¿Por qué no compararnos con nosotros mismos ahora? Un mejor país es posible siempre que trabajemos juntos, que le pidamos al pueblo opiniones reales y sin miedos ni coacciones y que barramos desde nosotros mismos lo desagradable, lo deteriorado, lo inservible, lo oscuro que cada día nos rodea. Somos nosotros los partícipes de una guerra inventada y otras olvidadas, para esconder la falta de gestión, el mal papel de muchos, la falta de motivación y la poca inteligencia de mentes grasientas y descoloridas que intentan convencernos de que no hay nada que hacer, sólo esperar unidos una invasión, o cualquier otro entretenimiento.
La juventud se vende al peor postor, aunque hay muchas y muchos que cultivan precios del primer mundo para asombro de marcianos aburridos que nos visitan. Estoy hablando de **** de 60, y hasta 100. En el caso de los varones, puede ser de 20 y hasta 50. Es la lucha tenaz de cada noche por buscar dinero fácil, el de verdad, con un simple movimiento tropical de caderas. Y hay centros nocturnos que son hoy reales mercados de la carne, lejos de mercados de la música. Centros bien organizados con proxenetas que cuidan puertas, redes de celulares para anunciar redadas e informar los frutos de la pesca. Los jóvenes encuentran esta opción mucho más rápida y efectiva que optar por un puesto de trabajo que sólo les pagará en un mes lo que ellos pueden hacer en media hora. Y en media hora llenan su vida de sueños falsos, de otros olores y tampoco pueden darse cuenta de que ya están perdidos. Es un trabajo que harán mientras sean jóvenes, y lo seguirán haciendo en cualquier parte. Es un trabajo que les paga su estancia en La Habana, y les paga en la moneda con que no se le paga al pueblo.
¿Por qué no organizan una mesa redonda para explicarnos por qué aún seguimos teniendo dos monedas? La existencia de dos monedas en Cuba denigra al pueblo, le hace ver que su trabajo no vale nada y sus aspiraciones se ven truncas o inalcanzables cuando el país se mueve en dos economías paralelas, una de las cuales no llega al pueblo. ¿De cuál crecimiento económico nos están hablando? ¿Por qué no mostrar lo ineficiente y deteriorado de nuestra economía? Esta doble economía empuja al pueblo a lo marginal. Es el pueblo de los maestros, de los obreros, de los profesionales que delinquen todos los días. Pudiéramos decir que la verdadera economía de nuestro país es de marginalización. Provoca un crecimiento de la bolsa negra, de los robos a la economía, de dobleces y de sinrazones que el pueblo no entenderá nunca. Una solución para este problema principal de nuestra vida diaria, sería la urgencia de establecer una moneda única, el peso cubano, la misma moneda con que se le paga a los trabajadores. Aunque tengamos que pagar el champú más caro que nuestro salario del día, de todas formas lo hacemos con más trabajo. Entonces tendrían que multiplicar los precios que hoy son en CUC por 25. La casi ridícula canasta básica a la que tenemos acceso a precios muy bajos en la moneda en que recibimos nuestros salarios hoy, nos obliga a utilizar pesos convertibles, ya sea adquiridos en las casas de cambio donde se venden CUC o gracias a remesas que muchas familias reciben de familiares que viven en el extranjero o por algún pago de algunas empresas en CUC como forma de premio a los trabajadores – estamos hablando de 10, 20 o 30 CUC al mes. Con estos pesos convertibles compramos productos que no están incluidos en la canasta básica; o sea, champú, detergente para lavar la ropa, aceite para cocinar (ya que el que nos dan en las bodegas o no alcanza, o no llega en dos meses), leche en polvo (ya que las bodegas solo ofrecen leche a menores de 7 años o a personas de la tercera edad u otras personas con dietas especiales).
Las bolsas de aseo personal que algunas empresas entregan a sus trabajadores, no satisfacen todas las necesidades y además, no son todos los organismos del estado los que entregan estos productos. Muchos trabajadores que las reciben, las venden a cualquier precio para tener acceso a otras cosas. También las meriendas que le entregan a los custodios y a otros muchos empleados de muchas empresas se venden a 20 pesos por los mismos trabajadores. Esto implica 20 pesos diarios, que al mes se convierten en 600 pesos, el salario de un médico especialista. Estos trabajadores prefieren no consumir las meriendas con tal de hacer un poco más de dinero.
Y volviendo a la canasta básica, está probado que con lo que recibimos, no se puede sostener ninguna familia. Preguntémosle en la mesa redonda al ministro de la industria alimenticia, al de comercio interior, al de economía.
Otro mercado paralelo, el mercado agropecuario, nos ofrece alguna cantidad de productos muy necesarios a precios muy altos comparados con nuestros salarios. Y los mercados agropecuarios estatales no tienen la variedad ni la calidad de productos que necesitamos en nuestras mesas cada día. Y se organizan ferias agropecuarias en diferentes lugares de la capital, por ejemplo, en la Plaza de la Revolución, pero los precios son casi los mismos de los tan criticados mercados campesinos.
Con pesos convertibles debemos comprar casi la mayoría de los productos necesarios para nuestra vida diaria.
El subempleo, los risibles salarios, y la inflación de plantillas en muchas empresas de nuestro país, hace que crezca el desinterés y la pasividad entre la gente.
Hemos estado oyendo entonces que tenemos acceso a la medicina y a la educación gratuitas para todos. Pero ¿de qué gratuidades estamos hablando cuando no tenemos transporte, cuando nuestros salarios no valen nada, cuando no vemos el fruto de años de trabajo ante nosotros? Pagamos la salud y la educación cuando salimos cada día a la calle a enfrentarnos con un transporte que casi no existe, (llamemos también al ministro de transporte para que comparezca ante las cámaras en la mesa redonda), pagamos la salud y la educación cuando hacemos largas colas en los hospitales para lograr atención médica, cuando miramos a nuestro alrededor en los hospitales y vemos suciedad, locales como chabolas sin ventanas, todas cubiertas con los falso-techos arrancados para cubrir los huecos para proteger a los pacientes de las noches frescas o de la lluvia. Salas de recién operados sin agua, con colchones manchados de sangre vieja, baños que no descargan y llenos de mierda hasta el tope, sin luz, laboratorios sin reactivos para realizar determinadas pruebas, consultas de oftalmología sin guantes y sin agua, con una doctora que con cara de asco toca una y otra vez a cientos de pacientes. Consultas en cuerpos de guardia sin puertas, pacientes en camillas manchadas en los pasillos, limpiapisos chancleteras que gritan de una punta del pasillo a la otra, vendedores de café mezclado, panes a cualquier hora, cual mercado fétido latinoamericano. El ministro de Salud Pública debería atenderse en el Calixto García, y después comparecer ante las cámaras en la mesa redonda para explicarnos cuánto cuesta exportar un hospital, construir clínicas en cualquier selva ajena. Cada vez que vemos un reportaje de estos hospitales exportados, me pregunto por qué no tenemos guantes en los nuestros. O ¿por qué se reparan 20 hospitales a la vez y ninguno se termina en tiempo y forma? Y en los policlínicos integrales encontramos un salidero de agua que han tapado con cualquier cosa y alambre, se sigue saliendo el agua que busca escape, ponen cartones en el piso cual habitación solariega para que la gente no resbale y el agua se almacena afuera en una poza verde. ¿No sería mejor que el encargado de mantenimiento se ocupara de cambiar la tubería? Entonces creo que el sistema que está establecido para estos lugares no funciona. Todos sabemos que hoy debemos acudir a amistades y contactos y hasta pagos para poder tener una verdadera atención y que no nos dejen tirados en cualquier cama esperando un reactivo o una aguja para poner un suero. No todos los hospitales son iguales, pero tampoco los pacientes.
Y ¿de qué educación estamos hablando en un país donde todo se ha vulgarizado? No nos enseñan a hablar, muchos niños de hoy ladran, no leen, no tienen maestros de peso y cerebro que puedan guiar una verdadera educación, y mucho menos pueden ser un ejemplo a seguir. En muchos casos, los alumnos deben prestar atención a un video de asignaturas como física, con instructores en el aula sin experiencia o que se han formado en otras especialidades que ni idea tienen de qué va el video, y lo peor, tampoco les interesa. Maestros graduados en promociones relámpago, mal formados, y que están muy lejos de poder educar a otros.
¿Cuál es el sueño de un estudiante de 15 años? ¿Bajo qué principios ha sido formado como para que respete su entorno y a los demás? ¿De qué temas podemos hablar con estos muchachos que no sean los que repiten cada día impuestos por ridículas tribunas que no aportan ningún conocimiento? Es monstruoso ver a una niña de 10 años en una mesa redonda decir que su sueño es ser seguidora de los pinos nuevos. ¿Qué idea puede tener una niña de 10 años sobre los pinos nuevos o los viejos, si no es por la cantaleta repetitiva y sin sentido de mentes huecas que tampoco saben qué son los pinos nuevos? A los hijos del ministro de educación los pondremos en escuelas con maestros fantasma o con videomaestros y nos explicará en la mesa redonda cómo se beneficia el país llevando a los verdaderos maestros a otros países y que nuestros niños se eduquen de la forma en que lo están haciendo. Todo esto se sabrá en 10 o 20 años, cuando hayamos contribuido a la destrucción de la verdadera educación y de nuestra nacionalidad.
Por todo esto hay que decir que ni la educación ni la salud son gratuitas en nuestro país, se pagan bien caro con impuestos supuestamente invisibles, pero que más visibles no pueden ser.
Y ¿por qué no escuchamos en las mesas redondas a personas que digan “nosotros tenemos la solución para nuestros problemas”? Tal parece que nuestros problemas son insolubles. Y no se forman grupos de especialistas para mejorar las condiciones de vida del pueblo. Hagamos una simple pregunta: ¿Por qué no mejoran las condiciones de vida de nuestro pueblo? Las asambleas del Poder Popular no funcionan y solo sirven para tratar problemas menores que no le atañen a la mayoría. Los sindicatos son parte de la misma cosa y no funcionan. Y todas las organizaciones, lo mismo, una masa homogénea controladora y eficaz a la inversa.
No se puede hablar del avance de la economía cuando los índices delictivos llegan a niveles insospechados. Sabemos que lo económico y lo social , así como lo político van de la mano. La violencia avanza por nuestras calles y en 10 años, si no tomamos medidas, y no hablo de medidas represivas, si no preventivas, nuestra sociedad podrá entonces competir con El Salvador, Colombia o cualquier otro infierno. Y entonces ¿cuáles pueden ser estas medidas preventivas? Organizar la sociedad de forma tal que cada persona sienta que su trabajo aporta mejoras a su vida y a su país, donde las personas puedan disfrutar del real descanso después del trabajo, en un país donde se respeten todas las condiciones laborales de limpieza, organización, buenos servicios, buenos tratos, sin tener que ocuparse de la alquimia que significa reunir tres ingredientes en una mesa, donde se pueda pasear por parques iluminados donde las plantas las cuidamos todos, sin tener que pensar cómo nos iremos a casa después del trabajo, donde podamos recibir salarios reales en puestos reales, donde la atención médica dé gusto y no tener que soportar la mala cara de la doctora que ha atendido a 200 personas hoy, o la enfermera que no tiene cabeza nada más que para pensar en qué le va a dar de comer a sus hijos, o que su marido no hace nada en la casa y espera por ella para que invente. Esa enfermera no nos puede tratar bien. Pero si ella gana un salario digno de su trabajo, que le permita organizar su vida y la de los suyos sin tantos esfuerzos, si no tiene que quitarse la comida para dársela a sus hijos, si el transporte corre como el agua que hoy se bota, si su marido fue formado para ayudarla y enseña a sus hijos en estos principios, si no tiene que hacer cola, o cambiar en la cadeca los 250 pesos que logró reunir con los tres últimos salarios para comprar 10 CUC para comprar aceite, leche, puré de tomate; entonces ella nos tratará bien.

alexis
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 512
Valoración de Comentarios : 72
Puntos : 279
Fecha de inscripción : 11/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: RADIOGRAFIA CRUEL Y VERDADERA DE NUESTRA CUBA

Mensaje por alexis el Vie Oct 12, 2007 9:33 am

Hagamos una tarea, preguntémosle a nuestros hijos cuáles son sus sueños, de ellos podemos aprender. Pero parémonos nosotros mismos ante el espejo y hagámonos esa misma pregunta, la enfermera, la doctora, la maestra y hasta los propios ministros, ¿cuáles son sus sueños?
Hay muchos datos que el pueblo desconoce, y sería bueno que se informaran con detalles. ¿Cuánto cuesta organizar una tribuna? Estoy hablando de transporte, alimentación, impresión de pancartas, miles de camisetas con imágenes impresas. ¿Cuánto le cuesta al pueblo un hospital que se exporta? ¿Recibe el estado algún dinero por esto? Eso lo desconocemos.
También deberíamos preguntarnos por qué existe tanto furor con el control de la información. ¿Por qué el pueblo no puede sencillamente contratar todos los canales de televisión que quiera y pagarlos con su salario sin incurrir en incumplimiento de leyes que nadie conoce. ¿Se han preguntado cuáles son los programas o los canales que la gente ve? Pero hay tendederas de cables de puerta en puerta en los barrios y por 10 CUC al mes se pasan canales de telenovelas para sirvientas. Y hay bancos de películas y seriales que la gente alquila diariamente. Preguntémonos por qué recurren estas personas a esto. ¿Por qué no comunicar las razones por las cuales el pueblo no tiene acceso a estos servicios? ¿Cuáles son los temores? ¿No somos acaso un pueblo instruido y preparado para sacar nuestras propias conclusiones? Hoy han sacado otra solución de la manga, el cable es para todos, televisión norteamericana de seriales famosos y películas del sábado para todos.
El correo electrónico es hoy el mecanismo más eficaz para comunicarse con el mundo, ¿por qué cualquier persona no tiene acceso a este servicio en su casa, en la computadora que se ha comprado con su salario? ¿Por qué debemos esperar a que nuestras empresas nos asignen el servicio de correo electrónico? ¿Por qué sencillamente no podemos contratar este servicio libremente? O internet. ¿Cuáles son los requisitos que deben cumplirse para que una persona pueda solicitar el servicio de internet? ¿y por qué no puede contratarse libremente en cualquier agencia? Vivimos hoy en un mundo que cambia y se mueve a velocidades insospechadas, ¿por qué no podemos ser partícipes de esta movilidad? Ya sabemos que las instituciones y parte del personal tienen acceso a internet en sus oficinas, pero ¿por qué no habilitar este servicio para que todos tengamos acceso a él libremente sin controladores ni sospechantes?
Las comunicaciones ocupan también un lugar protagónico en el movimiento del mundo. La telefonía celular conecta a personas en cualquier latitud y a cualquier hora. Es usual ver hoy, sobre todo, a muchos jóvenes con celulares colgando de los cinturones o del cuello en nuestras calles. Se han preguntado cómo consiguieron este servicio. Les explico, toda persona que quiera adquirir un celular debe hacerlo a través de un extranjero, el servicio se habilita a nombre de este extranjero y el cubano consta como beneficiario o copropietario. Pero ¿por qué no podemos contratar estos servicios directamente en las oficinas de cubacel y pagar con nuestros salarios?
Todas estas explicaciones serían muy útiles para el pueblo. Por eso deberíamos escuchar al ministro de informática y al de comunicaciones para que nos expliquen todos estos detalles en la mesa redonda.
Y en resumen, vivimos en un país que delinque. Compramos en la bolsa negra, ponemos antenas ilegales, compramos cuentas de internet a trabajadores de firmas e instituciones, perseguimos a extranjeros para comprar celulares y vivimos al borde todos los días.
La batalla de ideas repara hospitales, teatros para reuniones y tribunas, escuelas
para videomaestros. Es atendida especialmente por el estado. Pero también caen sus financistas y contadores impulsados por el dinero fácil y ostentaciones. Agrupa a jóvenes sin historia que presumen de su conectividad, su movilidad, su ejecutividad. Los hemos visto, celulares, ladas con chapas carmelitas, libre acceso a conciertos, centros nocturnos, se reúnen con los ministros y se tornan mafiosos, con aspecto de chicos malos que se van a comer al mundo, y no han hecho otra cosa que gritar o rapear consignas en tribunas que ni ellos mismos creen. ¿Cuál es el sueño de estos jóvenes?
¿Por qué no nos informan cuáles son los gastos de la batalla de ideas y para qué se realizan? ¿Quién paga esos celulares, esos ladas? ¿En qué tiempo estudian esos muchachos?
Y ¿por qué los propios trabajadores de la batalla de ideas venden después en bolsa negra la pintura con que pintan los hospitales, el cemento o cualquier tornillo al que puedan sacarle dinero?
¿Por qué no podemos ganar salarios que nos permitan y que el gobierno nos permita hospedarnos en cualquier hotel del país pagando con nuestra moneda sin sentirnos denigrados? ¿Por qué llega un cubano que ahora está instalado en cualquier país y puede hospedarse en cualquier hotel, alquilar un carro, entre otras cosas, y nosotros los de adentro no podemos? También debemos escuchar al ministro del turismo en la mesa redonda para que nos informe.
El pueblo cubano es uno de los más consumistas que he conocido, quizás por la carencia de opciones. Y lo peor, consumimos pacotilla de todo por un dólar, negocios redondos con firmas italianas de poca monta que comercializa artículos cuyo valor de producción no pasa los 5 centavos de dólar y a veces menos.
Y ¿por qué los precios de los productos en divisas en nuestro país tienen un 300% sobre el valor real? Pero ¿por qué no nos explican cómo funciona la economía de este país? Creo que estamos lo suficientemente preparados para analizar cada detalle.

alexis
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 512
Valoración de Comentarios : 72
Puntos : 279
Fecha de inscripción : 11/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: RADIOGRAFIA CRUEL Y VERDADERA DE NUESTRA CUBA

Mensaje por alexis el Vie Oct 12, 2007 9:34 am

Un profesional decide jubilarse después de muchos años de trabajo y esfuerzos y alquimias e inventos. Su retiro, 250 pesos al mes, quizás 300, pero luego tiene que vender dulces, limpiar casas, alquilar cuartos-posada en su casa, vender comida o inventarse algo que le permita seguir sosteniendo a su familia. No alcanza el dinero, los salarios son ridículos. Preguntémonos, ¿cuánto gana Arlín Rodríguez o Randy? ¿En qué tienda compran? ¿Qué cocinan cada día? ¿Cuántas bocas alimentan? ¿Dónde pasan sus vacaciones en el verano? Y ¿por qué piensan así? ¿Cuáles son sus sueños?
Una familia decidió – cuando permitían las licencias - destinar dos habitaciones de su casa para alquilar. El padre es médico retirado, su mujer es ama de casa, las hijas son profesionales y trabajan en cualquier empresa de la ciudad. Todos se esfuerzan para cambiar la casa y que sea lo más confortable posible para los visitantes. Todos se unen, pintan las paredes, arreglan las ventanas, arreglan los jardines. Después de grandes esfuerzos, colas y esperas, el padre consiguió la licencia hace algunos años. Todos trabajan en la casa en función del pequeño hotel que han inaugurado. No les faltan los clientes que llegan desde todas partes de Europa. Cobran 35 CUC por noche. Han contratado a una señora que se ocupa de la limpieza, y a otra para la cocina. Deben pagar un impuesto mensual bien elevado. Y lo peculiar es que este impuesto lo deben pagar tengan clientes o no. Comenzaron a llover los inspectores que han visto que el negocio prospera. La familia está feliz, aunque trabaja de sol a sol para mantener un entorno agradable y que funcione el negocio. Llegan los inspectores que miran la casa con ojos de pocos amigos. Revisan cada rincón, los refrigeradores, el baño, la cocina, los lugares de uso común. Pero siempre encuentran algún incumplimiento de las normas. Se ponen entonces en posiciones de: “Sí, pero aquí hay problemas”. La familia está nerviosa. El padre le brinda una cerveza a los inspectores, y alguna merienda rápida para que el diálogo fluya. Explican entonces que el baño tiene problemas con el inodoro, y que la cocina huele a gas. Ya ellos lo sabían y contrataron a un plomero que revisará esta tarde ambas tuberías. Intentan multarlos con cifras elevadas. El padre, que siempre ha sido una persona correcta, legal y trabajador, decide entonces mostrar su mejor sonrisa, explicarles la situación y las soluciones y advierte de un modo muy sutil, que hablando se arreglan las cosas siempre. Los inspectores salen felices del lugar, ambos con sendos billetes de 20 CUC en los bolsillos de sus camisas. Y han prometido regresar el próximos mes. Cosa que cumplen cabalmente, y el hecho se convierte en una regularidad. Los inspectores tienen hijos pequeños, dos cada uno. Sus salarios son de aproximadamente 400 pesos cubanos al mes. Y ahora ya tendrán una entrada regular para contribuir con los gastos más importantes de la casa.
Pero ahora viene el lector del reloj de la empresa eléctrica. La familia del pequeño hostal tiene dos equipos de aire acondicionado. Este mes la cuenta de la luz ha subido a 2000 pesos cubanos. Pero el lector de la empresa eléctrica y el doctor retirado han llegado a un acuerdo. Ahora el lector tendrá en su bolsillo otros 20 CUC mensuales para llevar a su casa, y se hará el de la vista gorda cuando vea que el doctor acostó el contador para que camine lento. A partir del próximo mes, la cuenta de la electricidad irá bajando, hasta alcanzar una cómoda cifra.
Los inspectores visitan varias casas en su sector, y todos están contentos. El lector visita muchas casas donde a partir de ahora la electricidad no será un problema.
Pero estos inspectores no visitan las cafeterías del estado porque saben que allí no hay solución. En estos lugares no existen baños, en algunos puede haber solo un agujero en el piso. La comida que ofertan es manjar de moscas y otros bichos. El sudor del lunchero cae sobre el pan con empella de puerco. Y no ha cambiado el aceite desde hace un buen tiempo, porque de ahí saca la cuota extra que llevará cada semana a su casa.
El panadero hace el pan para las familias en la madrugada. Y las familias deben apurarse en retirar su pan, o ya en la tarde estará fermentado y verde. Varios de los ingredientes encuentran también abrigo en su casa, o en la casa del fabricante de pizzas. El fabricante de pizzas también recibe la visita de los inspectores… No necesitamos comentarios.
El pueblo coge guaguas todos los días, a veces ni sabe si ha comido, no sabe lo que es un hotel, no recuerda lo que es divertirse, relajarse, despreocuparse. Que se avergüencen entonces los que traman todos los días el obtuso control sobre el pueblo, los que limitan la vida, los que mueven la masa como acéfalos andantes, los que agrian la existencia. Sepan, estamos inconformes, y sabemos que todas nuestras soluciones están aquí con nosotros, dentro. Y no queremos fórmulas de vecinos norteños ni de otros petroleros, ajenos. Nosotros podemos hacer un país, real, con una economía real; contamos con mejor materia prima, quiero decir gris. Sin dobles monedas ni dobles caras, trabajando por una vida real. Pregúntenle al pueblo, que respondan sin miedo. Ahí están las respuestas. Realicen encuestas reales para que, de forma secreta, el pueblo pueda exponer sus ideas, sin miedos, sin controles, sin dobles caras. No tienen idea de la verdadera opinión del pueblo, porque el pueblo no las comunica. Los diálogos ocultos en las cocinas no se airean, y los monólogos mucho menos. Éstas son las verdaderas opiniones y no los fervientes apoyos a causas impuestas a una multitud domada.
Vivimos un autobloqueo que es más perjudicial y hasta efectivo que cualquier otro al alcance de la mano para dar respuestas rápidas. Este autobloqueo doma multitudes.
El mundo cambia, el cubano se estanca. Y si ahora no estamos viviendo la guerra, vivamos entonces la vida, es la única oportunidad que tenemos, y es la única vez que estaremos aquí. Dialoguemos entre nosotros, aquí en nuestro país.
Denle las herramientas a la gente, que creen negocios legales con sus familias, que el banco los apoye, que le ofrezcan empleos reales a otros para que también sostengan a sus familias, que se sientan personas que valen, que sudan por su vida, una vida mejor y no la que están viviendo. Cuando el país marche con un paso coherente, el de la verdad y no la impostura, “con todos y para el bien de todos”, entonces podremos decir que avanzamos, y será el fin de la oscuridad, de la carencia de sueños, del camino precipitado a la aniquilación total de los valores y la nacionalidad.
O entonces háganse otra pregunta: ¿Hacia dónde va Cuba? ¿Cómo la ven en el futuro? Eso necesitamos saber.

ABAJO FIDEL CASTRO
VIVA CUBA LIBRE
AL MACHETE CUBANOS

alexis
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 512
Valoración de Comentarios : 72
Puntos : 279
Fecha de inscripción : 11/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: RADIOGRAFIA CRUEL Y VERDADERA DE NUESTRA CUBA

Mensaje por Jaime Bravo el Vie Oct 12, 2007 9:56 am

Alexis,admiro tu claridad y tu patriotismo,muy evidente cuando expones este triste tema de la realidad cubana.No tengo mas nada que decirte,GRACIAS por tus magnificos
comentarios, un abrazo en la distancia, Jaime.

Jaime Bravo
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 529
Edad : 62
Localización : Winnipeg, Manitoba, Canada
Hobbies : Fine Arts
Valoración de Comentarios : 135
Puntos : 336
Fecha de inscripción : 12/12/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: RADIOGRAFIA CRUEL Y VERDADERA DE NUESTRA CUBA

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:12 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.