Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 39 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 39 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

A proposito del Che...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A proposito del Che...

Mensaje por cardenense el Mar Oct 09, 2007 10:14 pm

Vean lo que escribio una peruana que fue amiga de Hilda Gadea, primera esposa del Che:


=====================================================
En aquellos años la conocí y mantuvimos amistad cuando coincidimos en el Diario La Tribuna, en que daba yo mis pininos periodísticos. Era de carácter suave, observadora, y sonreía con facilidad. No era exactamante bella, pero tenía el aura del apasionado. Novata como era yo, no comprendía bien la profunda pasión que la animaba en el servicio al Partido del Pueblo. Nuestro enlace fue más de mujer a mujer. Es así cómo me habló de su marido, Ernesto Guevara … y que andaba de viaje, y que tenía que seguir de viaje… Ignorante estaba yo de lo que pasaba en Cuba y en Sierra Maestra.

Él estaba esos días en Lima, Vivían en un departamento de la calle General Garzón y una tarde me dijo: “Vamos, se me ha hecho tarde y la bebé esta con su papá. Me tengo que ir...” Y es así como la acompañé, subimos un piso y cuando abrió la puerta y entramos vi que era un modesto “lugar en que se vive”. Se oyó una voz varonil desde el dormitorio que decía – "¡Ya llegaste! ¿Quién está contigo?” –“Es una amiguita del diario, es poeta…” y nos reímos todos. Cuando entramos al dormitorio su esposo estaba echado en la cama, de costado, en camiseta sin mangas y la bebé que se llamaba Hildita era una gordita graciosa y estaba jugando con algo, sentadita al lado de su padre. Tengo una foto de ellos dos en mis archivos, que hoy no puedo localizar. A través de mis propios viajes y peripecias por mi propia disidencia, o siguiendo parte de mi destino, muchas cosas me han tomado, y tengo temor de que alguien haya birlado esa tierna foto.

Nos fuimos a la cocina a hervir agua, nos sentamos sin nada de efusiones. Era bien pacífico el ambiente, nuestro modo. Él tomaba mate parece y tenía su bombilla argentina.
Ella y yo nos preparamos te de ese fuerte que viene de nuestra selva. Unos crocantes panes franceses habíamos comprado antes de llegar y con aceitunas negras, como se usaba en Lima, los comimos disfrutando.

Y: –"¿De qué escribes?” –“Sobre el campo, mis recuerdos...” –"Humm, no hay mucho campo por aquí, che…” –“Es que yo te hablo de las sierras...” Hildita era el centro, se portaba muy bien, no charlamos mucho más que sobre el periódico La Tribuna en que ambas trabajábamos, unas preguntas sobre libros y poetas. Mencionó a Garcia Lorca. Nada más. Era una persona nueva, diferente para mí, su acento argentino me era agradable. Con el tiempo he llegado a divagar que cuando él se volvió famoso, las personas curiosamente lo empezaron a ver alto, más grande y fuerte de lo que realmente fue.

Poco después me dijo que su marido se había ido. Me sorprendí. –“Hay algo político en Cuba”, me dijo. –“Y, ¿por qué tiene que irse? –“No entiendes, hay una revolución, hay gente que está en Sierra Maestra, allí está el Che…” –“Y ¿por qué no has ido tú? No deberías haberlo dejado ir a una revolución...” –“Es algo muy grande que está pasando…” me respondió. –“Pero, mejor te vas”, dije al notar su aire entristecido. –“Y ¿con quién está? Me has dicho que hay guerrilleros y guerrilleras, mejor te vas, no debes dejarlo solo allí en esas sierras...” –"Mira, Ceci, yo se lo que me quieres decir, pero ahora yo te pido que entiendas ésto: lo dejo que esté alla, porque lo amo, lo amo…” Me parece oir hoy el sonido de esas palabras.

Me callé la boca y de allí en adelante me dediqué a informarme sobre lo que estaba pasando en Cuba. Llegaban muchos cubanos por la redacción, conocí a otros dirigentes ya que trabajaba como editorialista; parecía que esperaban todos el nacimiento de un nuevo mundo, sino, me decía, ¿cómo seguir adelante? Los entretelones de esos tiempos de relación de Fidel con el APRA, nunca los he conocido sino someramente.

El asunto es que triunfó la revolución y era gran jolgorio. Empiezan a regresar a su isla los cubanos, y más y más personas vinculadas al movimiento van yéndose a Cuba. Pero Hilda... no se embarcaba, no iba, empezamos a sentirnos incómodos sus amigos; pero así fueron las cosas. El Che para entonces ya tenía a Aleida March. Hilda y los amigos lo sabían, mas, armada de coraje cuando le tocó turno, se fue…
Ella trabajó en un alto cargo en el equipo de economistas de la triunfante Revolución Cubana. Yo me casé y luego nos desconectamos.

Un par de años después en Lima, cruzando la avenida Wilson, por el Paseo Colón, por allí me parece, voy por la berma central y veo en la acera al frente caminando a ¡Hildaaaa!… Estaba tan bien, elegante la vi, a gritos nos llamamos y nos saludamos con los brazos en alto... Cruce rápido y nos abrazamos, tuve ganas de llorar, ella ahora era tan importante en el gobierno de Castro, viajaba por muchos países. Me dijo que había estado en Yugoslavia y etc., etc. Me olvidé de preguntarle por Hildita… Iba apurada a alguna entrevista muy importante y nos despedimos con muchos besos, recuerdo la tibieza de su cuello, el olor de su piel y su cabello. Nunca más nos volvimos a ver. Nunca más. Y tengo resentimiento por ello.

Supe que había muerto no mucho después, nunca he sabido qué le ocurrió, las circunstancias de su muerte. Y no hace mucho me he enterado que Hildita Guevara Gadea, la hija del Che, también murió.
Me fastidia íntimamente cuando veo la publicidad para la hija de Aleida March, y nunca mencionan a su hermana. Bueno, todo está en el pasado, la historia es el pasado.
Yo, por mi lado, siempre recuerdo sus palabras: "...Porque lo amo, porque lo amo…”

===================================================

Tambien aqui tienen los datos del hijo que el Che nunca reconocio como tal, y que nacio en 1964, estando casado con Aleida March:



Omar Pérez López b. 19 marzo 1964

Persona:58430
Árbol completo
Descendientes (Inventario)
Linaje (al nacer)
López
Sexo
Masculino
Nombre completo
Omar Pérez López
Padres
♂ Ernesto Guevara [Guevara] b. 14 junio 1928 d. 9 octubre 1967
♀ Lilia Rosa López [López]
Acontecimientos
19 marzo 1964 nacimiento, Havana, Cuba\


====================================================

Ultima visita del Che a sus hijos y esposa, ya disfrazado como si fuera un anciano para que nadie lo reconociera







=================================================
Curioso ¿verdad?











PUBLIQUEN, PUBLIQUEN A CUBA POR TODOS LOS AGUJEROS, LAS GUERRAS VAN SOBRE CAMINO DE PAPELES.
Jose Marti

cardenense
Fundador

Cantidad de mensajes : 3964
Valoración de Comentarios : 153
Puntos : 263
Fecha de inscripción : 14/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A proposito del Che...

Mensaje por cardenense el Jue Oct 11, 2007 1:12 pm

En realidad la disposicion a entregar la vida por las ideas, como en el caso de los autoproclamados "lideres" como Fidel, El Che, Mussoulini, Hitler y tantos otros, esconde un proposito tenebroso: la disposicion a arrebatarsela a quien no las comparta.






PUBLIQUEN, PUBLIQUEN A CUBA POR TODOS LOS AGUJEROS, LAS GUERRAS VAN SOBRE CAMINO DE PAPELES.
Jose Marti

cardenense
Fundador

Cantidad de mensajes : 3964
Valoración de Comentarios : 153
Puntos : 263
Fecha de inscripción : 14/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A proposito del Che...

Mensaje por porfin libre gonzalez el Jue Oct 11, 2007 6:05 pm

La razón siempre se impone, estos no son más que unos criminales.
Porfin
Gracias hermano Cardenense por sus exclusivos aportes.

porfin libre gonzalez
VIP

Cantidad de mensajes : 1827
Localización : Canarias
Valoración de Comentarios : 158
Puntos : 155
Fecha de inscripción : 11/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A proposito del Che...

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:04 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.