Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 47 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 47 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por lopezj956 el Vie Oct 05, 2007 4:24 pm

[img][/img]

lopezj956
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1456
Localización : New Orleans
Valoración de Comentarios : 701
Puntos : 1486
Fecha de inscripción : 22/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

foto Gral cuerpo Ejercito Leopoldo Cintras Frias

Mensaje por lopezj956 el Vie Oct 05, 2007 4:26 pm

[img][/img]

lopezj956
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1456
Localización : New Orleans
Valoración de Comentarios : 701
Puntos : 1486
Fecha de inscripción : 22/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Foto Gral Cuerpo de Ejercito Sixto Batista Santana

Mensaje por lopezj956 el Vie Oct 05, 2007 4:29 pm

[img][/img]

lopezj956
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1456
Localización : New Orleans
Valoración de Comentarios : 701
Puntos : 1486
Fecha de inscripción : 22/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por montero el Mar Oct 23, 2007 1:57 pm

En la foto que fue en la capital de Angola , Luena , aparecen Jorge Risquet , General Lastre Pacheco , Jose Abrantes , Carlos Lage , Luis San Martin , el escritor Norberto Fuentes ( esta aqui en Miami )y Patricio de la Guardia.

montero
VIP

Cantidad de mensajes : 1593
Edad : 49
Localización : En Miami
Valoración de Comentarios : 175
Puntos : 328
Fecha de inscripción : 10/05/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por Anonymou el Mar Oct 23, 2007 3:43 pm

En ese viaje comenzaron los tratos con los Sudafricanos, que desembocaron en el 88 con la firma de los acuerdos de Brazzaville.
Me llama la atención que Polo no este en la foto.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por lopezj956 el Mar Oct 23, 2007 4:06 pm

Pero esos generales se ven jovenes yo pense que iban a ser al menos de 60 anos

lopezj956
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1456
Localización : New Orleans
Valoración de Comentarios : 701
Puntos : 1486
Fecha de inscripción : 22/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por montero el Mar Oct 23, 2007 4:52 pm

Lopezj956 esos generales todos estan de 60 para arriba , lo que la ultima foto es de Angola , fijese bien , saludos, MONTERO.

montero
VIP

Cantidad de mensajes : 1593
Edad : 49
Localización : En Miami
Valoración de Comentarios : 175
Puntos : 328
Fecha de inscripción : 10/05/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por lopezj956 el Lun Oct 29, 2007 2:18 am

Eso mismo pienso yo Montero, lo que no se si eso pueda beneficiar o perjudicar y despues te digo por que

lopezj956
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1456
Localización : New Orleans
Valoración de Comentarios : 701
Puntos : 1486
Fecha de inscripción : 22/09/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por Anonymou el Lun Oct 29, 2007 9:59 am

Disculpen mi ignorancia...este general que pinta aqui? que ha hecho? o que va a hacer?..o sea, no entiendo, ponen su foto pero no hablan nada de su trayectoria militar.....quien es ese hombre?

Saludos

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por davisito el Lun Oct 29, 2007 10:06 am

eso es para cuando empiecen a emigrar ,sepas donde estan sus fotos y poderlos identificar everywhere!!!

davisito
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1653
Localización : miami
Valoración de Comentarios : 364
Puntos : 1090
Fecha de inscripción : 16/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por Anonymou el Lun Oct 29, 2007 10:10 am

OK comprendo, pero quien es, que ha hecho....si emigra no seria el primero que lo hace y es bien recibido en el exilio.......asi que me parece fundamental saber que es lo que ese general o generales han hecho de malo en Cuba...una especie de biografia que acompañe la foto..no se si me explico.

Saludos

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por davisito el Lun Oct 29, 2007 10:19 am

Vampi,...no se.....de esa calana te puede hablar otros foristas,....yo realmenete no conozco mas que lo que aqui exponen.

Aqui hay personas que conocen a esos personajes en detalle.

Seguro alguien te aclara mas de ellos.

mis disculpas

davisito
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1653
Localización : miami
Valoración de Comentarios : 364
Puntos : 1090
Fecha de inscripción : 16/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por Anonymou el Lun Oct 29, 2007 10:25 am

Davisito, no hay problema..no tienes por que disculparte conmigo..el comentario que yo hice es en sentido general no personal..me disculpo yo contigo por el malentendido.

Saludos

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por davisito el Lun Oct 29, 2007 10:28 am

Mis disculpas siempre son otorgadas a una dama ,no matter what!!!

davisito
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1653
Localización : miami
Valoración de Comentarios : 364
Puntos : 1090
Fecha de inscripción : 16/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por manodura el Mar Oct 30, 2007 6:48 am

Vampi, es la primera vez que me dirijo a ti, y espero hacerlo con el mayor respeto posible, ya que en otras ocasiones he visto que a un comentario tuyo alguien a respondido y tal vez al hacerlo de una manera que a ti no te agradaba o porque simplemente no se explicó bien, todo terminó con una desviación del hilo hacia cosas que no tienen nada que ver con el tema referido.
Creo que el hecho de que se ponga aquí la foto de un personaje de tan alto rango militar, simplemente responde al hecho de que es alguien al que no se le ve habitualmente, y eso facilitaría el poderlo reconocer en tiempo futuro, no puedo decir que este señor halla cometido algún crimen, yo cómo siempre creo que todos somos inocentes hasta que se pruebe lo contrario. Si este señor deserta de las filas del castro-comunismo, cómo han hecho muchos, pues será bienvenido, siempre y cuando no tenga sus manos manchadas de sangre, pero en el hipotético caso de que la “revolución se venga abajo” y este hombre por la posición que tiene se vaya a otro país con las maletas llenas de dinero, dinero arrancado del sudor del pueblo de Cuba, ¿no sería justo detenerlo y que pague por eso? Yo creo que si. Si todos podemos reconocer a estos “tipos” ellos no se sentirían cómodos en ningún lugar del mundo y tal vez esa conciencia los lleve a recapacitar sobre sus acciones futuras.
Aquí te pongo una entrevista publicada en un medio oficialista sobre este hombre, por supuesto no dice nada por lo que se le pueda condenar, pero para mi el mero hecho de estar en esa nomenclatura y no hacer nada para remediarla (incluso el hecho de desertar ayudaría mucho a limpiar su imagen) lo convierte en cómplice absoluto de la dictadura.

Aquí te pongo la entrevista y espero que esto no se convierta en un intercambio sin sentido porque si queremos información podemos empezar por buscarla y no esperar a que nos caiga del cielo.

manodura
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 539
Valoración de Comentarios : 79
Puntos : 334
Fecha de inscripción : 07/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por manodura el Mar Oct 30, 2007 6:49 am

tremendo orgullo ser jefe del Ejército Oriental
El general de Cuerpo de Ejército Ramón Espinosa Martín es un hombre afable, modesto. El diálogo con él resulta muy agradable, porque todos los asuntos los responde sin dobleces. En el transcurso de la entrevista pude contemplar su sobresaliente formación militar y su extraordinaria condición humana. Este militar, que muestra en su pecho la estrella de Héroe de la República de Cuba, considera que distinciones tan honrosas lo comprometen más con la Patria y lo obligan a ser mejor y más humilde para representar dignamente al pueblo, que es el que se merece estos honores
(Tomado del libro Secretos de Generales)
LUIS BÁEZ
¿Hábleme de su infancia?
Nací en Camajuaní en Las Villas. Somos nueve hermanos. Seis hembras y tres varones. Soy el más joven de los hombres.
Mi padre trabajaba como obrero agrícola en una colonia llamada San Benigno.
A medida que crecíamos, el viejo nos iba incorporando al trabajo. Desde que tenía ocho o diez años empecé a ayudar a papá. Trabajé en la vaquería, corté caña y en otras tareas.
¿Hasta qué grado estudió?
Iba a una escuela que estaba en la misma zona donde vivíamos. Combinaba el trabajo con el estudio. A veces laboraba por la mañana y estudiaba por la tarde o viceversa.
Era necesario hacerlo para poder subsistir. El viejo siempre quiso que estudiáramos. Estuve en tres escuelas. Llegué hasta sexto grado.
¿Cuál era su entretenimiento preferido?
Vivía en una zona en que no había otra diversión que las peleas de gallos y las carreras de caballos en los terraplenes de las colonias y en fincas.
Por tradición, papá y mi hermano mayor criaban gallos. También les gustaba jugarlos. Me desarrollé en ese ambiente y aprendí los trucos que se hacían antes de echarlos a pelear.
Todas las semanas estaba enredado con los gallos o corriendo caballos. A veces me daban un peso, otras una peseta y otras nada.
Igualmente boxeé. Recuerdo que Reimundo, uno de mis hermanos, cada vez que yo perdía una pelea decía: "Mira para eso, yo que dejé de comer para que comiera él, a ver si ganaba y pierde".
Jugué pelota con equipos de la zona donde vivía. Era segunda y pitcher. No era bueno en ninguna de las dos bases. Era mejor a los gallos.
Me gustaba improvisar. Dicen que los muchachos campesinos, cuando andan de noche por el monte, cantan para darse valor. Eso es verdad.
En mi caso no recuerdo haber sentido miedo aunque a veces en la vida hay momentos en que se siente el miedo.
Cuando iba montado en el caballo siempre estaba cantando. Hacía décimas. En ocasiones me inspiro y todavía las hago.
¿Cuántos hijos tiene?
Tengo cinco hijos y tres nietos.
¿En qué momento lo comenzó a atraer la Revolución?
Después del ataque al Cuartel Moncada oí hablar de Fidel. Antes había escuchado algunas de las intervenciones radiales de Eduardo Chibás, los domingos por CMQ. Comencé a relacionarme con algunos compañeros de Camajuaní que tenían nivel político.
La primera tarea que hice fue vender bonos del 26 de Julio a finales de 1956. También los compañeros me explicaron qué significaba este Movimiento y quién era Fidel.
Posteriormente, me plantearon recoger y trasladar armas. Realizamos algunos sabotajes: quemamos caña y algunos ómnibus de la ruta Habana-Caibarién. También dejamos seriamente dañados dos puentes.
¿Cómo lo hacían?
Con explosivos. A veces los sustraíamos. Otras nos lo daban. Mi pueblo es el que más explosivos empleaba en el país, en sus fiestas tradicionales. Camajuaní es donde se lanzaban más voladores, palenques y todo tipo de fuegos artificiales.
Las fiestas en Camajuaní se dividían en dos barrios: chivos y sapos. Se premiaba al barrio que sacara la carroza más linda y el que más explosivos tirara.
Teníamos contactos que nos entregaban materia prima y había un compañero que la sabía trabajar y hacía los explosivos.
¿Cuándo se alzó?
A las decisiones militares de Raúl nunca les falta la parte política que debe llevar un Ejército Popular como el nuestro. Es profundo en su pensamiento. Intransigente con lo mal hecho. Se da a querer.
En el transcurso de 1957 quise alzarme, pero el Movimiento me dijo que era más importante en el llano.
A mediados de 1958 en unión de tres compañeros, logré irme para las lomas. Antes nos hicimos de algunas armas. Anduvimos por la zona de Júcaro, cerca de Vueltas. Caminamos varios días por lugares muy intricados antes de hacer contacto con los rebeldes. Resultó una verdadera odisea. Tenía dieciocho años de edad.
Nuestra intención era alzarnos con el Directorio Revolucionario 13 de Marzo, aunque pertenecíamos al 26 de Julio. En esos momentos el Che aún no había llegado a Las Villas.
Con los primeros que chocamos fue con la gente del II Frente del Escambray, quienes le avisaron a Jesús Carreras de nuestra presencia. Este quiso que nos quedáramos con él. Le respondí que no.
Me planteó que si no me quedaba le dejara las armas. Le contesté también que no y le dije que para quitármela tenía que matarme. Entonces nos comunicó que estábamos presos. Le manifesté que no nos quedaríamos presos y que además nos íbamos y que si nos tiraban le responderíamos. Carreras era un criminal, sanguinario. En 1961 fue fusilado por actividades conspirativas contra la Revolución.
Finalmente, nos fuimos y no pasó nada. Después de dos días de caminar, hicimos el primer contacto con la gente del Directorio, hasta que llegamos al campamento Dos Arroyos, donde se encontraban Faure Chomón y Rolando Cubelas. Quedamos incorporados a dicha Jefatura.
Días después me enviaron a la guerrilla "Menelao Mora"que tenía de jefe al comandante José Moleón, en la cual yo era el segundo jefe. Intervenimos en varias acciones. Recuerdo que el 13 de octubre entramos en Fomento y Placetas. Faure le habló al pueblo mediante la estación de radio local.
Estas operaciones las hicimos para atraer al ejército con la intención de aliviar la situación del Che, que en esos días llegaba al Escambray.
¿En qué momento vio al Che por primera vez?
Cuando se trasladaba para Dos Arroyos, con vistas a entrevistarse con los principales jefes del Directorio, pasó por nuestro campamento en El Algarrobo. Posteriormente lo volví a ver cuando Faure me mandó a llevarle una respuesta a un mensaje, que él le había enviado.
Se encontraba en el campamento provisional de Sopimpa. Se lo entregué personalmente. Estaba sentado. Me preguntó que quién lo mandaba. Le informé que Faure. Me dijo que esperara, que iba a responderle. Finalmente no lo hizo, ya que en la nota le informaban que al día siguiente irían a verlo.
Participé en los combates de Fomento, Caracusey, Sopimpa, Placetas, Manicaragua, Trinidad, Santa Clara y otros. Terminé la guerra con el grado de primer teniente.
¿Qué hizo al triunfar la Revolución?
Como sabía manejar, me pusieron de chofer en uno de los camiones que trajo para La Habana al personal de nuestra guerrilla, junto a los combatientes de la columna del Che. De esa manera entré a La Habana.
Después de estar en Palacio fui para el hotel St. John, que se había convertido en cuartel general del Directorio. Esa noche, alrededor de las diez, llamó Moleón y me dijo que reuniera a nuestro personal, pues nos trasladaríamos a San Antonio de los Baños. Él me esperaría a la entrada del pueblo.
Al encontrarse, ¿qué le propuso?
No me propuso, me planteó que se había decidido ocupar la Base Aérea. Entre oficiales y guardias había unos dos mil hombres. En esos momentos todavía no había entrado ningún rebelde a dicho campamento.
Hablamos con la posta, con los oficiales. Allí se encontraba el teniente Aquiles Chinea que había sido enviado por el coronel Ramón Barquín. Nos apoderamos de la base. Al amanecer empezamos a recoger el armamento y a guardarlo en los almacenes de la propia base. En todas las postas pusimos soldados rebeldes.
¿Ocurrió algún hecho especial?
Sí. En medio de esa situación nos llegó una orden de Moleón que mandáramos un camión cargado de armas para la Universidad. Nosotros participamos en ese traslado, dejando el armamento en el Patio de los Laureles. Pusimos dos rebeldes a cuidarlo y regresé a San Antonio.
No supe nada más sobre ese tema hasta que Fidel, días después, pronunció el 8 de enero su famoso discurso de: ¿Armas para qué? Preocupación lógica si ya la guerra se había acabado. Esa situación se resolvió armónicamente. El 9 de enero el comandante Filiberto Olivera y su tropa se hicieron cargo de la Base. Yo fui con nuestro personal para La Cabaña.
¿Qué tiempo permaneció en La Cabaña?
Breve tiempo. A los pocos días, sin avisarle a nadie, me fui para la casa de mis padres en Las Villas. Me dediqué a fiestar. Hasta que recibí un recado de Moleón de que me presentara en La Habana.
Al regresar, Faure y Moleón hablaron conmigo. Me explicaron la necesidad de que me quedara pues había que organizar el nuevo Ejército. Dije que a La Cabaña no volvía. Me informaron que los compañeros del Directorio habían sido asignados en dos grupos: uno con Camilo Cienfuegos en Ciudad Libertad y el otro con el Che en La Cabaña. Me fui con Camilo.
¿En qué lo pusieron?
Me enviaron al Regimiento de Infantería, cuyo jefe era el comandante Pinares. Me hizo jefe de compañía. Lógicamente, en esa época no tenía preparación militar. Un sargento mayor del viejo Ejército era el encargado de prepararme los papeles. Yo sólo los firmaba.
También daba mis vueltas por La Habana para conocerla, pues antes de la Revolución nunca había estado en la capital. En febrero, comencé a dar clases en un colegio privado. Repetí el sexto grado. Más tarde me incorporé al primer curso de oficiales que se ofreció en Ciudad Libertad. En el mes de septiembre me gradué. Me dieron una placa y un diploma firmado por Camilo.
En los primeros días de octubre, cogimos presos a un grupo de soldados y oficiales del antiguo Ejército que estaban conspirando. Durante el proceso jurídico contra Hubert Matos en Ciudad Libertad, presté servicios de seguridad.
Después fui a trabajar a la Dirección de Investigaciones e Inspección del Estado Mayor General. El jefe era William Gálvez. Participé en Pinar del Río en la operación de búsqueda y captura del cabo Lara.
Permanecí en ese puesto hasta diciembre de 1960 en que nombraron a William, jefe de Isla de Pinos y me fui con él para ayudar en la organización de la Región Militar


Última edición por el Mar Oct 30, 2007 6:54 am, editado 2 veces

manodura
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 539
Valoración de Comentarios : 79
Puntos : 334
Fecha de inscripción : 07/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por manodura el Mar Oct 30, 2007 6:49 am

¿Qué responsabilidad le asignaron?
Estuve con las fuerzas tácticas que estaban ubicadas en Siguanea, al sur de la Isla. También mandé la Tercera Columna Especial de combate que se había formado en la Escuela de Voluntarios del Esperón. Fui jefe de un batallón de una gran Unidad de Infantería y a la vez responsable de la Escuela de Formación de todas las unidades de la Región Militar.
Continué estudiando hasta concluir la Facultad Obrera Campesina. Durante la invasión de Playa Girón y la Crisis de Octubre me encontraba en Isla de Pinos.
Algún tiempo después fui nombrado primer oficial de una Sección de la Dirección de Operaciones del Estado Mayor General. El jefe de dicha Dirección de Operaciones era el comandante Flavio Bravo.
Posteriormente, fue designado jefe de la misma el comandante Antonio Enrique Lussón; con quien trabajé algunos años. También ocupé el cargo de Jefe de Estado Mayor de una gran Unidad de Infantería, cuyo jefe era el hoy general de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintra Frías.
¿Ha pasado muchos cursos militares?
Unos cuantos. Estuve en el primer Curso Regular de Preparación de Oficiales en Matanzas, Primer Curso Superior de Guerra en La Cabaña, con profesores soviéticos.
También pasé el Académico Superior que funcionó en el Reparto Kohly, curso especial de superación desde el punto de vista militar a varios dirigentes y jefes de las FAR.
Ese mismo año estaban pasando el curso el Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, General de Ejército Raúl Castro, y otros altos oficiales.
¿En qué año es enviado a Angola?
En 1975.
¿Fidel los despidió?
Él despedía a la mayoría de los grupos. Al nuestro no pudo por la rapidez con que tuvimos que salir.
Por diversas vías me envió indicaciones por escrito, donde me informaba en detalle sobre mi misión. Compañeros que llegaron posteriormente, me narraron que al despedirlos, Fidel les había explicado ampliamente la situación que había en Angola, las características del país, en qué consistía la ayuda y por qué Agostinho Neto la pedía.
También habló sobre cómo debía ser el comportamiento de los cubanos. Recalcó mucho el problema de la preparación de los angolanos, de que si llegaba el momento de combatir, tener todo preparado, todo pensado, que no hubiera sorpresa en ningún momento, tratar de que en cualquier acción se produjera el menor número de bajas.
¿A qué zona lo mandaron?
A Cabinda.
¿Con qué misión?
Preparar combatientes para que el MPLA contara con fuerzas para enfrentar los grupos contrarios apoyados por algunos países vecinos y el imperialismo.
Si se desataba la agresión, debíamos estar listos para combatir junto a las unidades que les estábamos dando instrucción, ya fuera como asesores de los jefes de esas unidades o como jefes adjuntos.
¿Cómo hizo el viaje?
Vía Lisboa.
¿Por qué escogieron esa ruta?
En esa época para entrar en Angola había que hacerlo mediante terceros países.
Salimos en grupos pequeños. El primero con Raúl Díaz-Argüelles al frente.
Posteriormente, Romárico Sotomayor. Después, yo y seguidamente el cuarto, con el comandante Eulicer Estrada Reyes. Los cuatro, con nuestros respectivos acompañantes, nos reunimos en Lisboa.
Mi grupo estaba integrado por seis compañeros. Yo iba como médico. El resto como especialistas en puerto, aunque iba un médico de verdad, que era el doctor Fernando Cotilla.
Argüelles había sido nombrado Jefe de la Misión en Angola. Ya había estado en el país haciendo las coordinaciones. Las visas para continuar viaje a Angola teníamos que recogerlas en Lisboa. Al llegar no estaban. Se demoraron en entregárnoslas.
Permanecimos varios días en dicha ciudad. Nos alojamos en diferentes hoteles. Por cierto, me ocurrió algo muy simpático. El hotel donde estaba hospedado el grupo de Eulicer se encontraba lleno de familias portuguesas que acababan de salir de Angola.
Pues un hijo de uno de esos señores se enfermó con fiebre muy alta. Al correrse la voz de que había un médico cubano pidieron que lo atendiera. Fuimos a buscar a Cotilla, pero este había salido. ¡Imagínate que situación! No me quedó más remedio que hacer como si lo estuviera examinando.
Les recomendé que lo llevaran rápidamente para el hospital. Al otro día me agradecieron la intervención, pues el menor tenía paludismo crónico y necesitaba tratamiento de urgencia.
Finalmente, nos dieron las visas y el primero en salir fue el grupo encabezado por Argüelles.
¿Qué llevaba como equipaje?
Un portafolio con algunos documentos para la organización de un centro de instrucción y algún dinero. En la maleta, las ropas y también me acompañaba una caja bien presentable, donde trasladaba un equipo de radio para transmitir desde Cabinda hacia Cuba y otros artículos militares.
¿Qué actividades realizó al llegar a Angola?
Al arribar a Luanda todavía estaban los portugueses traspasando el gobierno a los angolanos.
Al día siguiente, Argüelles y yo fuimos a hablar con Neto que estaba radicado en el hotel Presidente.
Le explicamos el contenido de la misión. Nos dijo que el traslado para Cabinda estaba difícil, pues no había transporte fijo en esos momentos y que en barco nos demoraríamos mucho, pero que buscaría alguna manera de resolver la situación.
Finalmente, ¿en qué fue?
El general Espinosa (a la izquierda del Ministro de las FAR) en ocasión en que Raúl, el Comandante de la Revolución Juan Almeida y otros altos jefes militares comprobaban el aporte de la industria nacional a la defensa en fábricas orientales.
Pasaron dos, tres días sin recibir respuesta. Decidimos alquilar una avioneta deportiva que era pilotada por un portugués. Se lo informamos a Neto y estuvo de acuerdo.
Al piloto le dije que era periodista argentino que iba hacer un reportaje al MPLA en Cabinda.
En la travesía, el piloto me preguntó que si quería volar por arriba de Ambrisette y San Antonio de Zaire, en la desembocadura del río Congo, para que viera las tropas del FNLA.
Me planteó aterrizar, pero le dije que no podía perder tiempo, ya que me esperaban en Cabinda a una hora determinada. Mentira, nadie me estaba esperando.
A los treinta minutos de nuestro arribo se apareció un capitán angolano que nos recogió. Después supimos que era el Jefe de Operaciones de la Región Militar. Era mediados de septiembre de 1975.
Ya en Cabinda, ¿qué fue lo primero que hizo?
Después de entrar en contacto con los jefes militares angolanos y explicarles el objetivo de la misión, me dediqué a recorrer los puntos fundamentales del teatro de operaciones incluyendo los lugares fronterizos con Zaire y el Congo Brazzaville, para relacionarme lo más rápido posible con el terreno.
En la frontera me presenté como periodista argentino. Me bajé del jeep con una cámara fotográfica. Hablé con los FAPLA que estaban en la misma línea fronteriza.
Se nos acercó un capitán zairense. Los angolanos que me acompañaban le explicaron que estaba haciendo un reportaje sobre Cabinda. Estuvimos conversando un rato. Después levantaron la barrera de la Aduana y pasaron a la frontera angolana.
En esos momentos no había guerra en la frontera. El capitán zairense nos brindó cerveza, las mandó a buscar y tomamos.

manodura
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 539
Valoración de Comentarios : 79
Puntos : 334
Fecha de inscripción : 07/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por manodura el Mar Oct 30, 2007 6:50 am

¿Qué otros sitios
visitó?


Antes que arribara el
primer barco cubano —La Plata—
fui a Punta Negra e hice coordinaciones para garantizar la llegada de los
buques y los grupos que por avión se trasladarían: Habana-Punta Negra en el
Congo Brazzaville, vía Moscú, al frente de los cuales venían los comandantes
Rafael Vázquez y Reynaldo Reyes, más conocido por Marino.

Decidí crear la base
fundamental del centro de preparación en Dinge, lugar en la premontaña del
Mayombe, y establecer un centro de preparación auxiliar en Landana, más cerca
de Ciudad Cabinda.

En relación con la compañía
norteamericana, que explotaba el petróleo, ¿qué instrucciones le dieron?

No meternos en ese lugar.
No interferir en el trabajo de los norteamericanos. Tratar por todos los
medios, si había una confusión por parte de los angolanos, intervenir para que
se les garantizara la seguridad y el trabajo sin ningún inconveniente.

No permitimos a ningún
cubano moverse por esos lugares. Este objetivo estaba al lado de la bahía, un
lugar importante para el cumplimiento de nuestra misión. Nos preocupaba desde
el punto de vista militar pues contaban con una pequeña pista aérea por donde
podían producirse desembarcos enemigos.

Hicimos reconocimientos
alrededor de aquel sitio con mucha discreción.

Cumplimos lo ordenado,
aunque previmos actuar, si el enemigo trataba de ocuparlos, para evitarlo.

En todo el tiempo que
estuve en Cabinda, nunca se produjo problema alguno con el funcionamiento de la
compañía norteamericana GULF. Ellos se marcharon por decisión propia. En toda
la zona donde se encontraban ubicados nunca se disparó un tiro. Más bien
protegimos esas instalaciones petroleras.

¿En algún momento apoyó
con parte de sus fuerzas a las acciones en el resto de Angola?


Sí. En ocasión del segundo
combate de Quifangondo enviamos personal cubano de morteros y antiaérea.

Con anterioridad me habían
solicitado de la Misión
en Luanda el apoyo con hombres para reforzar la defensa de los accesos a la
capital. A lo cual no accedí.

¿Por qué razón?

Debido a que en ese momento
aún no había creado las condiciones para garantizar la defensa de Cabinda,
aunque ya se trabajaba intensamente en esa dirección.

A los varios días, ante la
inminencia de un segundo ataque en la dirección de Quifangondo, el compañero
Argüelles en compañía del hoy general de Brigada Víctor Schueg y el coronel
Armando Saucedo me visitaron en Cabinda y solicitaron nuevamente el apoyo con
combatientes cubanos para reforzar la defensa de Luanda.

Argüelles me planteó que
con esa ayuda, ellos podían impedir la entrada del enemigo en la capital angolana
y que resuelta esa situación me regresarían a los hombres.

¿Cómo se entendió en
Cuba esa decisión?


No se comprendió del todo,
por ser Cabinda, dentro de Angola, el territorio que no podía perderse, pues
contaba con las condiciones para garantizar una lucha prolongada debido a su
posición geográfica, características del terreno y contar con una economía
independiente, por ser un gran productor de petróleo.

Además, consideraban que
con la preagrupación de las fuerzas existentes en el resto de Angola se podía
evitar que fuera tomada Luanda.

El grupo de compañeros
enviados de refuerzo por nosotros desempeñó un papel importante en este segundo
combate de Quifangondo y posteriormente en la defensa de Cabinda.

¿Qué hacía pensar que
Cabinda sería atacada?


Por distintas vías nos
había llegado información de un ataque relámpago de las fuerzas principales del
enemigo en dirección a Ciudad Cabinda para el once de noviembre.

Ese mismo día se iba a
proclamar la independencia de Angola y en esos momentos querían tener a Cabinda
en su poder y presentarlo al mundo como un hecho consumado. Los angolanos no
tenían fuerzas en dicho lugar para defenderse de una agresión.

El Comandante en Jefe me
escribió una nota en la que me alertaba que estuviera preparado, pues entre el
ocho y el once de noviembre iban a atacar a Cabinda. Precisé todas las
decisiones en dirección e interés de lo que me había mandado a decir Fidel. Tal
como lo previó ocurrieron los acontecimientos. Nos invadieron el ocho. Eso fue
una muestra, una vez más, del poder de análisis y la visión del Jefe de la Revolución.

En esos momentos los dos
mil portugueses que quedaban en Cabinda se habían ido para Luanda. También eso
era señal de una posible agresión. Querían dejarles las manos libres a Zaire y
al Frente de Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC).

Todos esos indicios
informativos, junto con el trabajo realizado, dieron al traste con la agresión.

¿Por dónde se inició la
agresión?


Por Chimbuande y Chimbundo,
una zona al este de Cabinda, bastante boscosa. Por ahí penetraron el ocho de
noviembre fuerzas mixtas del FLEC, zairenses y asesores mercenarios blancos.

Habíamos ayudado a preparar
la defensa con la instalación de campos de minas antitanques y antipersonales,
que son de gran densidad, y nudos de obstáculos. El enemigo, con el fuego de
todas sus armas, quebró la defensa de los angolanos, aunque sufrieron grandes
bajas a causa de las minas y explosivos.

Apreciamos que los
invasores, por haber caído en los campos de minas y tener que restablecerse y
crear las condiciones para seguir avanzando, saldrían al Río Congo, al final
del día o primeras horas de la noche. Como ocurrió.

Todo eso posibilitó la
organización y reagrupación de las fuerzas angolanas y cubanas para la
respuesta.

¿Qué nueva acción realizaron
los invasores?


Al amanecer del nueve, tal
y como habíamos previsto, el enemigo intentó cruzar nuevamente el río. Ya para
esa hora teníamos reforzada, organizada y fortificada nuestra posición.

Lo rechazamos. En esa
oportunidad le ocasionamos muchas bajas. Entre ellos, el Jefe del Batallón, un
capitán del ejército zairense, que resultó ser el mismo con el que había
hablado y tomado cerveza en el punto fronterizo de Chimbundo, cuando visité el
lugar durante el reconocimiento.

Por esa dirección, el enemigo
no intentó nuevos ataques, sino que se retiró a mejores posiciones.

¿Cuándo iniciaron la
ofensiva?


El día once en horas de la
mañana comenzaron la gran ofensiva en dirección al poblado NTO-Cabinda.
Pensaban estar al mediodía en Ciudad Cabinda.

Al amanecer me encontraba
en nuestro Puesto de Mando en la región de Subantando, escuché el fuego de la
artillería enemiga. Eran obuses de 105 mm. Salí inmediatamente hacia esa
dirección.

Después que empezaron a
tirar con la artillería unos treinta minutos, realizaron el despliegue en
columnas precombativas de compañías. Aquello es un valle muy grande en la
dirección de NTO y comenzaron a desplegarse en el propio borde delantero de
nuestra defensa, parecía una maniobra demostrativa que estaban haciendo y toda
nuestra gente metidas en trincheras, observándolos.

El comandante Marino no
había mandado hacer fuego todavía y cuando le dijeron que me aproximaba a su
Puesto de Mando bajo la tierra, salió y me dijo: "Corre, Espinosa",
le respondí: "Corre coño, manda a tirar la artillería".

Mandó a tirar con los
obuses y estos cayeron como a dos km delante del borde delantero nuestro.

Cogí el teléfono y ordené
al Jefe de Batería de obuses de 122
mm que tirara a ochocientos metros delante de nuestras
trincheras. Cayeron encima del enemigo que estaba desplegándose.

Comenzamos a tirarles con
los morteros 120 y 82 mm,
obuses 122, las cuatro bocas. Todo el sistema de fuego organizado. Las bajas
mayores se las hicimos con la artillería.

En medio de los combates,
cuando me trasladaba en dirección a NTO, me informaron que en la costa, en un
punto conocido por Yabe, se estaba produciendo un desembarco naval.

Rápidamente me dirigí hacia
el lugar, donde teníamos emplazada una batería GRAD 1P y ordené hacer fuego.
Los agresores fueron rechazados, pues huyeron debido al enorme volumen de
metralla que recibieron, no sin antes dejar varias bajas en el sitio.

Fueron combates muy
intensos. A pesar del extraordinario poder de fuego con que contaban, no
pudieron romper nuestras defensas.

Lo más cerca que llegaron
fue a cincuenta metros de nuestras trincheras.

Muchos compañeros tuvieron
una actitud destacada. Recuerdo a Luis Rosales, le decíamos "El
Guajiro", pinareño, jefe de una Compañía que enfrentó el esfuerzo
principal del enemigo en esa dirección.

Este compañero salía por
toda la posición buscando el medio abastecido, para él, personalmente, realizar
el fuego y destruir al enemigo y con ello impedir que penetraran en su
posición.

También el camarógrafo
Dervis Espinosa, en un momento determinado, tuvo que poner la cámara a un lado,
coger un fusil y combatir con valentía.

manodura
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 539
Valoración de Comentarios : 79
Puntos : 334
Fecha de inscripción : 07/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por manodura el Mar Oct 30, 2007 6:51 am

¿En qué momento ordenó
la contra ofensiva?


Al amanecer del día 12.
Estuvimos combatiendo hasta el 13
a las quince horas, en que llegamos a la frontera. En
esos momentos todo el territorio de Cabinda ya había sido recuperado, por la
tenacidad y valentía de los combatientes angolanos y cubanos.

¿Quién era el jefe de la
operación?


Un norteamericano. Según
nos informaron algunos de los prisioneros que capturamos, este mercenario había
muerto en los combates.

¿En qué misión se
encontraba cuando se lesionó?


Tenía planificada una
operación de limpieza en el este de Cabinda, en la región Chiobo, Zenza-Lucula,
Vacacace, este último punto en las proximidades de la frontera con Zaire.

El movimiento desde Cabinda
hasta Chiobo lo hacíamos de día, pues ese territorio, producto de operaciones
anteriores, lo habíamos limpiado de bandidos, pero el enemigo al retirarse dejó
algunos campos de minas y el día era mejor para detectar y superar dichos
obstáculos.

El día de la operación,
poco antes de la salida, recibí una comunicación superior para que recibiera a
los embajadores cubanos en Brazzaville y Zaire, Arquímedes Columbié y Lázaro
Mora, respectivamente, y les diera información sobre la participación de Zaire
en la invasión a Cabinda.

Dichos diplomáticos se iban
a incorporar a la delegación cubana que, presidida por Osmany Cienfuegos,
participaría en la reunión de la Organización de la Unidad Africana
(OUA), que trataría el problema de Angola.

A la hora prevista ordené a
las tropas que se pusieran en camino y que me esperaran en un sitio llamado
Champuto-Rico, a unos pocos kilómetros al este de Subantando, al este de Ciudad
Cabinda.

Al terminar con los
embajadores partí hacia donde me esperaban las tropas. Llegué aproximadamente a
las dieciséis horas. Di instrucciones de preparar y comenzar la marcha.

¿En qué vehículo iba?

En un jeep, a pesar de los
señalamientos de varios compañeros, para que me montara en el BTR-60 PB de
mando. Al dejar la carretera asfaltada, los tanques pasaron adelante con los
barreminas; inmediatamente detrás, la exploración, seguido por el pelotón de
zapadores con sus detectores. Cuando solo habíamos avanzado unas decenas de
metros, sacaron una mina. Al parecer, habían colocado varias.

A una hora de camino
llegamos a un lugar llamado Tando Zince, donde hicimos una parada de control,
ocasión en que de nuevo los compañeros me insistieron en que pasara para la BTR de mando, comentando
correctamente que este vehículo guarda, al igual que el tanque y los camiones,
el ancho del camino que van limpiando los tanques con los barreminas y que el
jeep no. En esa oportunidad tampoco lograron convencerme.

Al transcurrir otra hora de
movimiento al norte de Fubo, chocamos con otro campo de minas, en el cual cayó
un camión ZIL-157 del pelotón de zapadores, pero sin lamentar bajas.

Posteriormente, en la
preparación de un vado para bordear la zona minada, fue herido el operador del
buldócer que iba en la columna, por lo que decidí atraer los tanques con los
barreminas y abrir el paso de los mismos a través de dicho campo minado. Eso
provocó que nos cogiera la noche para reanudar la marcha.

¿Hacia dónde?

Rumbo a un pobladito
llamado Cacata, donde ordené hacer una parada, pues ya de todas formas nos
había cogido la noche sin llegar a Chiobo. Di instrucciones de bajar la técnica
y de que comieran. Llevábamos ración fría para todos.

Al terminar la comida
impartí indicaciones al jefe de la
Compañía que a partir de ese punto marcharían a pie, para introducirse
por el flanco derecho de la posición enemiga y salir a su profundidad, con el
objetivo de cercar e impedir su retirada.

A la hora de la salida,
nuevamente los compañeros insistieron en que pasara para la BTR. Ya teníamos la
experiencia del anterior campo de minas que superamos, no sin antes tener un
herido.

Volví a decir que no.
Ordené iniciar el movimiento y monté en el WAZ-469, ya dentro del carro el
chofer José Vargas me dice: "Comandante, los compañeros tienen razón, pase
a la BTR".
Reaccioné bruscamente. Me bajé del carro y tiré la puerta y exclamé:
"¡Coño, tú también!"

Fui y me monté en la BTR. Antes de subirme,
el comandante Arides Estévez, jefe de la Contrainteligencia
Militar que iba conmigo en el asiento de atrás me comentó:
"Jefe, los compañeros tienen razón, ahí va con más seguridad, no le había
dicho nada pues como vengo con usted en el jeep, no quería que fuera a pensar
que tengo miedo".

Al montar, me paré sobre el
asiento del departamento de mando en el carro, o sea, el puesto del jefe, tomé
el micrófono y di la orden de arrancar, comenzando por la exploración, los
tanques y después toda la tropa.

Orienté que todo el
personal saliera del interior del BTR y viajara en el exterior como medida de
seguridad, con excepción de los conductores y el radista.

¿Por qué tomó esa
medida?


Debido a que si vas dentro
y tropiezas con una mina el impacto te puede tirar contra las paredes blindadas
del BTR y fracturarte el cráneo y matarte.

Mientras que arriba te bota
por los lados. También puedes morir, pero en la mayoría de los casos tienes
posibilidades de que no te pase nada, como sucedió con la mayor parte de los
oficiales que íbamos en la BTR,
cuando chocamos con una mina.

¿Cómo cayeron en la
mina?


En el camino, el conductor
del BTR me comentó que en Cacata no pudo comer nada, pues tuvo que reabastecer
el vehículo, y me pidió autorización para tomarse un chocoleche. Le dije al
radista que le abriera una lata. Comenzó a tomárselo y a guiar con la mano
izquierda.

En eso me alcé y observé
que la BTR iba
fuera del rastro que dejaban los tanques con los barreminas, de inmediato me
incliné y le dije: "Melanio (Nemesio Molina) te saliste del rastro de los
tanques, coge para la izquierda, busca la huella de los tanques". Él tiró
la lata para el compartimiento de atrás y agarró el timón con las dos manos.
Empezó a girar para meterse en el rastro de los tanques y cuando ya lo tenía
casi logrado, la última rueda trasera del lado derecho hizo contacto con una
carga de unos 15 kg
de TNT, o sea, una mina antitanque con cien paquetes de TNT, más un proyectil
de obús 105 mm.

Habían colocado una carga
capaz de virar con las ruedas hacia arriba un carro de más de diez toneladas.

¿Qué sintió?

Aquello fue como un bombazo
atómico. Me pareció que volaba junto con la BTR entre una nube blanca y de polvo. Sentí un
gran peso encima que poco a poco me enterraba en el terreno arenoso de la
cuneta del terraplén, lo cual ayudó que no me oprimiera y pudiera causarme la
muerte. El blindado, al volcarse con las ruedas hacia arriba, me cayó encima.

En esos instantes, ¿qué
le vino a la mente?


Pensé en mi familia e hijo
y recordé al Comandante en Jefe, al Ministro de las FAR y la Revolución.

¿Cómo se salvó?

Después de la explosión,
rápidamente los compañeros recogieron a los heridos y organizaron la
evacuación. Al momento de dar la orden de salida, el capitán Oberto Espinosa
exclamó: "¡Hay que esperar! El jefe no ha aparecido". Era de noche y
estaba aprisionado bajo la BTR,
no me encontraban. Como no perdí el conocimiento en el momento, al escuchar la
voz de Oberto que estaba relativamente cerca del carro grité: "¡Estoy
aquí!".

Comenzó a buscarme hasta
que me encontró, cosa que no fue fácil, pues sólo la cabeza no estaba
aprisionada y apenas podía hablar por el peso que tenía encima. Al sentirlo
junto a mí me vino el alma al cuerpo.

Después empezó la batalla
para sacarme debajo del BTR. Lo primero que hicieron fue traer un pelotón de
infantería para tratar de levantarme el vehículo de arriba y poder sacarme.
Cosa que no pudieron.

Eso empeoró mi situación.
Cada vez que movían el carro me volvía a caer encima y me presionaba más.
Escuché que Oberto le gritó al ingeniero Ranger Molina que trajera el buldócer
para levantar el BTR, a lo que éste le contestó que no había operador, pues
había sido herido y evacuado. Oberto tenía mi cabeza sobre sus manos y le
susurré: "El conductor del primer tanque es operador de buldócer".

De esa forma me sacaron el
carro de encima y me trasladaron al hospital en Ciudad Cabinda. Ese día ocho de
mayo de 1976 jamás se me olvidará.

¿Qué heridas recibió?

Ocho costillas fracturadas
que provocaron como complicación un cuadro de pulmón húmedo traumático. También
fracturas de la pelvis, del peroné y calcáneo. Al igual que serias lesiones en
la columna, caderas y un brazo.

Al llegar al hospital aún
no había perdido el conocimiento, pues me acuerdo cuando el cirujano José
Manuel Ruiz Sánchez y el estomatólogo Jacinto Otero me bajaron y Oberto le
pidió que me inyectara por el tremendo dolor que tenía, el médico le respondió
que eso no se podía hacer sin antes revisarme. Ahí fue donde perdí el
conocimiento.

Lo recobré al otro día como
a las diez horas. Al abrir los ojos vi a mi lado al compañero Abelardo Colomé
que me dijo que venía a buscarme, a lo que contesté: "Estoy bien, puedo
quedarme". De ahí en adelante hasta que me trajeron para Cuba, fue más el
tiempo que estuve inconsciente que consciente.

Del grupo de heridos, el
más grave era Arides Estévez, el cual al llegar a Luanda, murió. También
quedaron heridos de gravedad Guido Santana, artillero; Romelio Martínez, del
Ministerio del Interior, y Reynaldo Rufin, comunicador. Los demás compañeros
que iban en el BTR, o no les pasó nada o fueron heridos leves.

En esos momentos el
compañero Raúl Castro se encontraba de visita en Angola y solicitó al
Comandante en Jefe que enviara a un especialista en vías respiratorias y
mandaron al profesor Sergio Rabell.

Recuerdo que las pocas
veces que recobré el conocimiento en esos días estaban junto a mí los doctores
Pura Avilés y Rabell y la enfermera Mayra Abréu, quienes posteriormente, me
contaron que me mantuvieron vivo a base de punciones al pulmón para extraerme
flemas y sangre que producto de las costillas fracturadas, se alojaban en el
pulmón y no me dejaban respirar.

Antes de la llegada de
Rabell, me atendieron Ruiz Sánchez y otros especialistas cubanos, en la clínica
de Prenda en Luanda. Todos esos médicos no se movieron de mi lado en ningún
momento hasta que me recuperé y pude viajar a La Habana. Estuve
internado seis meses en el Hospital Naval. Durante un tiempo caminé con muletas
a la vez que aprendía ruso.

¿Qué fue lo primero que
hizo cuando se restableció?


Formar parte de la
delegación que en marzo de 1977 acompañó al Comandante en Jefe en su viaje por
África y el Medio Oriente, que incluyó una visita a Etiopía. También formaba
parte de la comitiva el general de División Ulises Rosales, que en unión de
otros compañeros, trabajamos en los planes de ayuda militar que daríamos a
Etiopía, a solicitud del Presidente de ese país.

A mediados de 1977 viajé a la Unión Soviética
para pasar la Academia
del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas y culminar mi restablecimiento.

En 1980 fui nombrado Jefe
de la Misión Militar
en Etiopía. Antes de tomar posesión presidí una delegación a Viet Nam, para
adquirir experiencias en la organización de las MTT. Al terminar, en 1982 mi misión en Etiopía,
fui nombrado en el Ejército Oriental, donde he permanecido hasta hoy.

¿Cómo han sido sus
relaciones con Raúl?


Excelentes. Me cuentan los
compañeros que en los momentos de mi mayor gravedad en Angola, él entraba a la
habitación, me ponía la mano en la frente y decía: "Este hombre no se
puede morir".

Actualmente cuando se
entera de que me sube un poco la presión no deja pasar un día sin llamarme. Se
preocupa en conocer si estoy tratándome y tomando los medicamentos.
Extraordinaria calidad humana.

Es un revolucionario que
conjuga muy bien lo político con lo militar. A sus decisiones militares nunca
les falta la parte política que debe llevar un Ejército Popular como el
nuestro. Es profundo en su pensamiento. Intransigente con lo mal hecho. Se da a
querer. Me ha ayudado enormemente en mi formación militar. Mucho de lo que soy
se lo debo a él. Además del Jefe, veo en Raúl a un hermano mayor.

¿Qué significa para
usted ser Jefe del Ejército Oriental?


Una gran responsabilidad y
un tremendo orgullo. Oriente es una región de larga tradición de lucha. Este
Ejército lo fundó Raúl, el cual abarca alrededor del cincuenta por ciento del
territorio del país, tiene cerca de cinco millones de habitantes, pues se
disloca en seis provincias incluyendo a Camagüey.

Los cuatro ejércitos que
componen nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias marchan muy bien: el del
Centro es muy estable y con excelentes resultados, el Occidental es el que más
ha avanzado en el último año y el Ejército Juvenil del Trabajo (EJT) mantiene
una extraordinaria labor.

Nuestras unidades regulares
tienen excelentes resultados, pero no podemos decir que sean las fuerzas
fundamentales, pues es el pueblo uniformado, en formación de milicias, unidades
de reservas, especiales, combativas, brigadas de producción y defensa quienes
constituyen la base de la doctrina de la Guerra de todo el Pueblo.

Si nuestro país se viera
sometido a una agresión, me gustaría estar en esos momentos al frente de este
Ejército para enfrentarlos. Este inmenso territorio, con sus llanuras
camagüeyanas, las históricas montañas orientales de la Sierra Maestra y
del II Frente y toda su heroica población, constituirán la tumba de cualquier
invasor. Seremos el escudo protector de todo nuestro pueblo.

manodura
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 539
Valoración de Comentarios : 79
Puntos : 334
Fecha de inscripción : 07/11/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por montero el Miér Oct 31, 2007 3:03 pm

Aqui tienes Vampiresa la ficha de unos de los generales cabesillas de el regimen de la Habana, saludos a todos , MONTERO.
http://www.pcc.cu/pccweb/glosario/personalidades/colome.php

montero
VIP

Cantidad de mensajes : 1593
Edad : 49
Localización : En Miami
Valoración de Comentarios : 175
Puntos : 328
Fecha de inscripción : 10/05/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Foto general cuerpo de ejercito Ramon Espinoza Martin

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:00 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.