Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 39 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 39 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Grito

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Grito

Mensaje por porfin libre gonzalez el Dom Sep 02, 2007 2:33 pm

Cada pueblo tiene lo que se merece. La frase tan repetida por el cubano de a pie muestra tal como una fotografía los estigmas, que a los ojos de los hombres libres del mundo, se aprecian en la frente de cada cubano. El nacido bajo esta bandera fué desmembrado meticulosamente de sus valores patrios, gracias a una cirugía política realizada por un preparado colectivo de ideólogos de la maquinaria comunista dirigida por su máximo líder: Fidel Castro Ruz. A través del programa educativo cubano, así como de sus medios informativos de prensa oral y escrita se estableció como prioridad inculcar en la población, una máxima que pasó a formar parte indisoluble de la conciencia de los nacidos en esta tierra. La tarea estaba hecha por los aguerridos barbudos que descendieron de las montañas, lo único que quedaba al pueblo por hacer era contribuir a mantener lo logrado. De ahí surgió el germen destructivo de una filosofía particularmente dañina en la media de los cubanos, no era necesario luchar por lograr mantener las libertades elementales de que disponían sino que la merma continua de las mismas perseguían el objetivo de perfeccionar la lograda, pero, ¿qué era esta libertad lograda por la nueva pléyade de jóvenes revolucionarios?. ¿Quién marcaba las pautas conceptuales de libertad a partir de 1959?. El mismo ser omnipotente, inalcanzable, archicapaz: Fidel Castro Ruz.
Sumado a esta política entró en acción un sistema de razzias progresivas contra todo aquello que pretendiera cuestionar el planteamiento oficial y para ello sirvieron de profesores quienes disponían de una experiencia sin par en la represión, los miembros del estado proletario más grande del mundo, la URSS. A través de todo un entramado de organizaciones políticas perfectamente engranadas, entre las que podemos señalar, PCC, UJC,UPC,FMC, CDR, CTC, FEU, FEEM, entre otras, se abatió cual tempestad sobre la población cubana, un sistema de control de cada uno de sus movimientos que ha funcionado a la perfección durante casi medio siglo, todo ello fortalecido por un sistema represivo directo a través de la PNR y la DGSE, que procedían de inmediato contra quienes se apartaban de la delgada línea de legalidad impuesta por el gobierno. Las generaciones de cubanos cuya adolescencia pudo contemplar la alborada verdeolivo, se vieron inmersos en una vorágine de acontecimientos que no les daba tiempo a respirar y mucho menos a pensar. Al contrario, tenían que aprender a pensar bajo las directrices del máximo líder y sus lecturas fueron dirigidas y muy bien escogidas. Todo con un fin, la creación de un autómata incapaz de generar otra idea que no fuera la que emanara del cerebro del autoproclamado Comandante en Jefe. Es elemental que quién accedió a gobernar un país por la vía armada tenía que blindar su posición y era lógico esperar que no daría posibilidad alguna a unas elecciones libres.
¿Pero que trajo como resultado?, ¿qué hombre se moldeó a lo largo de cinco decenios?. El cubano que vivió su infancia, adolescencia y primera juventud en Cuba, y aquellos que aun continúan malviviendo en la isla llevan daños irreversibles ligados a su conducta, comportamiento, visión de los conflictos humanos indisolublemente ligados a su estancia bajo el régimen castrista. En ocasiones sufren incluso de una ambivalencia afectiva compleja que los coloca en una frontera que les sirve de obstáculo a la hora de definirse por una solución radical para el conflicto de su tierra. El nativo aun cuando vive en el exterior está marcado por la barbarie y esto lo expresa a través de sus juicios, lo que es fácilmente apreciable. La división entre grupos humanos y categorías, subliminalmente inculcados por la élite castrista para separar sin opciones a sus seguidores y detractores ha llevado a una radicalización de posturas que hace dudar con toda razón de una democracia con principios sólidos para la futura Cuba que soñamos. El desastre alcanzó el alma del cubano y muy pocos están dispuestos a sacrificar más allá de una postura por recuperar su libertad. Es un cuadro realmente aterrador y no puedo más que parafrasear a Kierkegaard: "Que los demás se lamenten de la maldad de nuestro tiempo; yo me quejo de su mezquindad, hija de su falta de pasiones".
Salvo honrosas excepciones de hombres que guardan prisión en las mazmorras castristas, la mayor parte de la población vive confinada dentro de sus propias conciencias, ejerciendo una doble moral que convierte a Cuba en un inmenso teatro. "Quod licet Iovi, non licet bovi" (Lo que es lícito para Júpiter, no es lícito para todos), el viejo aforismo latino es el patrón a seguir por la mayor parte de la población. El individuo sufre, desea, ansía, pero esos estados de bienestar soñados por todo ser humano deben ser adquiridos cuando a algún ente especial lo proporcione a través de la libreta de racionamiento, mientras tanto es incapaz de exponer nada, absolutamente nada por lograrlo. Le bloquearon de tal forma sus posibilidades de razonar que se siente incapaz de hacerlo y menos aun el de intentar modificar su estado de inmovilismo social. La mal llamada revolución cubana logró en pocos años no que no logró la iglesia católica en miles de años, tatuar un dogma en la personalidad del individuo, un acto hoy es una herejía, mañana un acto de fe y ni siquiera se cuestiona el por qué de ello, sencillamente se obedece sin cuestionar, sin rechistar y sólo se permiten algunos análisis con la complicidad del espejo, sin otras licencias del intelecto. El ejemplo más ilustrativo de tal afirmación es el enfoque de la religión por la dictadura. Durante decenios y siguendo las líneas marxistas los religiosos fueron perseguidos y vetados por el estado, convertidos en parias errantes por la isla, En décadas recientes, hasta los militantes del Partido Comunista pueden practicar diversas religiones, cuestión esta que no se cuestionan ni los de la extrema izquierda isleña. ¿Es que no pueden vislumbrar que el sistema que defienden y al que sirven de eco, no toma directivas en función del bienestar del pueblo sino en lograr la permanencia de la élite castrista en el poder?. Diga usted que viven obligados a ello por una infernal maquinaria de terror, yo soy más radical, les llamo hombres sin principios.
Soy un amante de la historia, de la nuestra y del mundo, pero los cubanos del insilio y del exilio estamos escribiendo una página histórica que tal vez no se encuentre entre las lecturas de preferencia de nuestros nietos. Que la verguenza no nos corroa ya por nosotros sino por nuestros descendientes. ¿Qué hemos hecho por la Patria?, ¿hacemos lo que debemos?, ¿damos todo lo que exige gozar del bien de la libertad?. Cuan orgullosos estarían nuestros hijos y nietos de vernos preparar nuestras mochilas para combatir de frente al tirano, tal vez sentirían el miedo de nuestras pérdidas pero sus corazones se inflamarían de orgullo, al saberse hijos de hombres íntegros y patriotas. ¿Merecemos descender de Céspedes, de Agramonte, de Maceo?. Nos hemos acostumbrado a digerir la nostalgia en sillones y de brazos cruzados, mientras los tentáculos comerciales de la dictadura se extienden por el mundo a nuestro alcance. ¿Hasta cuando nos miraremos al espejo con el rubor de la verguenza de los resignados?. ¿Esperaremos por el milagro?. Comparto una frase de Amado Nervo que debe convertirse en nuestra fuente de inspiración:"Todos los milagros son así, repentinos. El milagro -dijo un pensador- no es más que la aparición súbita de una realidad escondida".
No puedo dar como cierta la frase con la que comenzé este escrito. Es hora de que nuestros corazones se inflamen, es hora de sentirnos como soldados de la libertad y alistarnos por la causa de nuestros sueños, la libertad de Cuba.
Porfin Libre González

porfin libre gonzalez
VIP

Cantidad de mensajes : 1827
Localización : Canarias
Valoración de Comentarios : 158
Puntos : 155
Fecha de inscripción : 11/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.