Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 33 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 33 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

La Niña Decapitada.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Niña Decapitada.

Mensaje por lamismis el Vie Ago 31, 2007 6:59 pm

Por : Julio Cesar Gálvez Rodríguez.

Preso de Conciencia, condenado a 15 años de prisión.

--La
policía tuvo la culpa, se abalanzaron sobre mi desaforadamente. Como
siete guardias me golpearon y me sacaron esposado de la casa delante de
todos los vecinos. Dicen que yo me quería escapar saltando el muro que
divide mi casa con la de al lado. ¡ Eso es mentira!….. ¡ Mienten! …..!
Todos mienten! ……Fíjate bien ¨político¨, el borde del muro está lleno
de picos y fondos de botellas rotas, están incrustadas en el cemento,
quien se atreva a brincar se corta las gandingas en el intento.


El hombre paró un momento como tomando aliento, se atraganta, busca en
la memoria, repasa los detalles uno por uno, todo en el bulle, es como
un volcán a punto de soltar lava ardiente. Un ligero escalofrío me
recorre toda la espina dorsal, podía ver la sombra reflejada contra la
pared blanquecina pintada de cal, está frente a la reja que sirve de
puerta. La luz del bombillo de su celda mostraba una figura corpulenta,
cuello grueso y cabeza grande casi rapada. Se que tiene la piel blanca,
hace casi medio año no coge sol. Quiere evadir los gritos de los otros
reos. Le gritan ofensas, le amenazan de muerte, aunque de todas formas
la muerte le ronda constantemente. En la actualidad pesa 95 kilogramos,
dicen los que lo vieron llegar un año atrás pesaba 65 kilos solamente,
el mismo lo reafirma.

--Yo trabajaba día y noche como un mulo.
Prosigue, se que se dirige a mi, pero da la impresión que habla consigo
mismo. --¡ Ella no lo entendía! Yo soy carpintero, y de los buenos. Lo
mismo te hago un juego de cuarto que uno de sala o de comedor. --?
Cuánto cobrabas por un escaparate? Le interrumpo casi sin darme cuenta.
El subconsciente me traiciona, tal vez no estoy realmente preparado
para escuchar semejante historia, siento pavor. --Mira político, por un
escaparate de tres puertas y dos gavetas centrales, cobraba dos mil
pesos, claro, me tenían que traer la madera, bien seca y curada para
que no se jorobe o le entren los bichos, tiene que ser madera dura.

Estaba
sedado, con deseos de hablar. Diariamente toma dos tabletas de
Fernobarbital de 100 miligramos, dos Diazepan y dos Amitrictilina,
practicamente se endroga pues eso bastaría para hacer dormir a un
caballo durante tres días. Duerme de madrugada y casi toda la mañana.
Escucho sus fuertes ronquidos.Se tumba en la parte baja de la litera
por las tardes después del sancocho que nos dan. Lee la Biblia durante
horas y horas, es el único preso que duerme abajo debido a su peso
corporal. Miro y noto que el cielo estaba oscuro por completo a pesar
de que aun no era las 8 de la noche, lo se porque no había escuchado la
música del Noticiario de la televisión que los presos comunes tienen
derecho a ver. Aunque estamos a comienzos de julio y el cambio de
horario hace que oscurezca más tarde hoy la noche cayó rápido y las
farolas del penal estaban encendidas, las podía distinguir a través de
los pequeños espacios abiertos en la pared frente a las rejas de mi
celda. Murmullos de voces cercanas llegan hasta nosotros, son los
hombres que conversan en los pasillos laterales de los destacamentos
uno y cinco. Después de un corto silencio, resonó de nuevo la potente
voz de Ramón, mi interlocutor y ocupante de la celda cinco, la
penúltima, contigua a la mía. --! No se…. no se…! ? Cómo pudo suceder?
! Fue horrible!….Yo no lo pude hacer ¨político¨, tienes que creerme,
alguien tiene que crerme. Fue el mismisimo diablo quien lo hizo. El
corto pasillo que ocupan las seis celdas en solitario de máxima
seguridad del penal está iluminado por una luz amarillenta y lobrega
que se proyecta sobre el piso de granito El silencio de nuevo se apresa
de nosotros, un silencio conspirado.

Ya el pasillero nos trajo
la comida. Al parecer todos leen en la parte de arriba de sus literas.
Solo Ramón y yo estámos de pie ante los gruesos barrotes medievales.
--No te escuche bien, le respondo a pesar de haberlo escuchado
perfectamente. --!Que no se como pudo suceder!…? No me
entiendes?…Repitió nuevamente, esta vez con desesperación, era como si
tuviese prisa por contarme. Se notaba cierta tristeza en su voz. Tenía
muchos deseos de hablar, de sacar todo lo sordido que llevaba por
dentro. Era raro que quisiera conversar de sus cosas y menos conmigo.
Era un hombre callado, extremadamente reservado, apenas habla. Nosotros
lo hacemos a gritos para podernos comunicar unos con otros. El estaba
más solo que nadie.

Esa noche oscureció temprano y Ramón tenía
deseos de hablar y yo era el elegido. Sabiendo de antemano lo terrible
del relato, haciendo un gran esfuerzo me dispuse a escucharlo con la
mayor atención, aunque sabía de antemano que el insomnio se apoderaría
de mi cuerpo y de mi mente. --Político, yo me levantaba todos los días
a las seis de la mañana. Desayunaba y abría la puerta de la calle.
Tenía una ponchera en casa, me dedicaba a coger ponches de motos,
bicicletas, de autos y de camiones. Enderezaba rayos de bicicletas,
además de los trabajos de carpintería, esos los terminaba en dos o tres
días, soy rápido con la sierra. Lo preparaba todo con anterioridad,
cortaba y después solo quedaba armar. Casi siempre almorzaba de pie y
con el último bocado me fajaba nuevamente. Mientras Ramón hablaba, noté
la sombra de Bárbaro proyectada en la pared, ocupante de la celda
contigua a la de Ramón. Podría jurar que los hombres de las tres
restantes celdas escuchaban las confecciones de aquel desdichado, no
con menos pavor que yo.

--Amalia y yo discutíamos en
ocasiones, es cierto. Pero yo hice mi casa a pulmón partido, trabajando
duro. Estoy acostumbrado, el trabajo no mata al hombre, todo lo
contrario, robustece y forma el carácter. Comencé a trabajar cuando
solo tenía 14 años y ahora tengo 39. Yo mismo levanté las paredes una a
una. Puse los azulejos del baño y de la cocina. Construí una cisterna
para que no faltara el agua en la casa. Poquito a poco fui acomodando
mi hogar. Pensaba solo en que a mi hijo no le faltara nada cuando yo
dejara de existir. Ramón hablaba y hablaba sin parar. En los 45 días
que llevo encerrado en este lugar lo veía siempre acostado en su
litera. No tomaba el sol, solo en dos ocasiones lo vi aprovechar la
hora de la solera, esto es una jaula, allí nos introducen como si
fuésemos animales peligrosos, nos sacan esposados.

--Ese día
preparé como siempre las condiciones para buscar a Amalia en casa de su
madre. Ultimamente prefería estar allá que en nuestra casa. Antes fui
al mercado, compré 40 libras de arroz y 10 libras de frijoles entre
judías, negros y colorados. Compré carne de puerco, grasa y carnero
para los niños. Lo lleve todo para la casa y salí nuevamente en busca
de mi mujer. --Allí me encontré con ella, conversaba con su madre. Me
dijo que no quería regresar, que nunca más lo haría, que estaba
aburrida y cansada de todo y de mi. Traté de convencerla pero fue
inútil. Entonces tomé a mi hijo de la mano y a la nietecita de Amalia,
salí, serían alrededor de las doce del día, yo acostumbraba a pasearlos
y los llevé a comer pizzas. Luego regresé a la casa con los dos --Como
a la media hora de estar en casa con los niños, llegó el yerno de mi
esposa, venía a buscarlos, me habló en forma descompuesta, le dije que
se llevara a mi hijo, pero que niña la tenía que buscar Amalia. El
protestó, lo saqué de la casa a la fuerza junto con mi hijo y de un
tirón cerré la puerta , yo le gritaba que se fuera y que le dijera a mi
mujer que viniera por la niña. Así lo hizo, y al rato ya la policía
estaba en mi casa.

--! Me asusté!… Ellos entraron a la fuerza,
gritando como locos, rompieron las puertas, la de la calle y la del
patio. La niña estaba acostada en la cuna, no se asustó, dormía
tranquilita, sin cabeza. No recuerdo como ocurrió, veo destellos
borrosos delante de mi, es como un enorme velo. Mis recuerdos son
turbios, imprecisos, van y vienen sin darme explicaciones. --! No se,
no se como pudo sucederme esto a mi!….? puedes creerme politico?

Quedé
petrificado como de piedra, no podía respirar. Los musculos de mi cara
estaban contraídos, creo que el lo percibió a través del silencio.
Sentí como se alejaba de las rejas de su celda poco a poco. Yo y los
demás quedamos de pie largo rato. Caminé unos pasos y me tendí de
rodillas ante la litera, oré y le pedí a Dios me diera fuerzas para
soportar lo que había escuchado, luego me acosté en mi duro lecho y una
paz se apoderó de mi, cerré los ojos y me quedé profundamente dormido.
Al despertar le di gracias a Jesús por estar allí condenado a 15 años
de prisión solo por decir lo que siento.

La familia de Ramón
está consternada. Los vecinos , amigos y todos aquellos que lo conocen
no pueden concebir que este hombre haya sido capaz de crimen semejante.
Dicen que fue una persona apacible, servicial y trabajadora. Lo
sometieron a juicio y fue condenado en primera instancia a la pena
capital. Los médicos determinaron trastornos psiquiátricos. Estuvo
recluido tres meses en una institución hospitalaria, sometido a
intensos tratamientos. Sus padres solicitaron un perdón de madre para
que sea revisada la causa y no sea ejecutado. La sangre redime y
perdona.

Cuando la policía entró en la casa de Ramón, en el
municipio villaclareño de Placetas, al norte de la Isla de Cuba, la
pequeña niña de tres años, nieta de Amalia la esposa de Ramón, estaba
acostada en la cuna completamente decapitada, sobre un gran charco de
sangre que llegaba el piso, mientras, la cabeza yacía a los pies del
carpintero, le quitaron un enorme cuchillo ensangrentado metido dentro
de la camisa y el pantalón. Este atroz suceso es motivo todavía de
comentarios en la localidad donde acaeció. Médicos y especialistas
llevaron a cabo una profunda investigación de las causas que motivaron
a cometer este asesinato. Ramón espera solitario la definición de su
futuro.Devora los pasajes bíblicos como si este libro sagrado le
pudiera descifrar los motivos de su conducta homicida. Amalia y Ramón
se divorciaron, sin embargo por ironías del destino toda la familia se
marcha hacia los Estados Unidos como emigrantes legales, mediante una
lotería ganada por Ramón, El Asesino. Nada, jugarretas el destino y de
las fuerzas del mal.

NOTAS AL EDITOR. Los nombres de esta historia verídica fueron cambiados para no herir a los implicados.

lamismis
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Niña Decapitada.

Mensaje por francisco germes cuesta el Vie Ago 31, 2007 8:58 pm

EL ARTICULO ME DEJA CONTERNADO.

SALUDOS
PACO

francisco germes cuesta
VIP

Cantidad de mensajes : 3472
Edad : 55
Localización : EN EE UU
Hobbies : Combatir al Enemigo
Valoración de Comentarios : 1008
Puntos : 2091
Fecha de inscripción : 14/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.