Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 44 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 44 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Mi inolvidable condena. Por Tania Díaz Castro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi inolvidable condena. Por Tania Díaz Castro

Mensaje por cuba4free el Miér Ago 22, 2007 12:30 pm

Mi inolvidable condena

Tania Díaz Castro

LA HABANA, febrero cubanet org - En días pasados, el fiscal general de
la República de Cuba Juan Escalona Reguera calificó de "proceso incalificable
desde el punto de vista legal y jurídico" al juicio que se le celebró en
Estados Unidos a cinco cubanos que realizaron actos de espionaje en ese país.

No es necesario darle un calificativo a ese criterio del fiscal general,
precisamente de un país donde tantos juicios inescrupulosos se han llevado a
cabo durante décadas, sobre todo contra miembros de la oposición pacífica,
activistas de derechos humanos y periodistas independientes. Por eso hoy
quiero hablarles brevemente sobre el primer juicio del que fui víctima, allá
por 1988, que fue ordenado por el propio Fidel Castro.

Los primeros días de noviembre de ese año, mi familia y yo habíamos recibido
un telegrama para visitar a los presos políticos plantados de la prisión
Combinado del Este, quienes llevaban veinte y treinta años de encierro.

A las nueve de la mañana de un día soleado ya estabamos en la entrada de la
cárcel. Confieso que no me percaté que el ambiente no era el mismo de
siempre. Los familiares de los prisioneros, muchos de ellos conocidos y
amigos nuestros, ya habían entrado y sólo quedaban en el lugar algunas
personas que no pude identificar.

Entregué el telegrama. Un mayor del Ministerio del Interior me dijo en mala
forma que por órdenes superiores yo no podía entrar al recinto. Terminamos
dicutiendo acaloradamente. Cuando el corpulento mayor y dos tenientes más me
tomaron por los brazos para sacarme de allí a la fuerza, mi hijo, con unos
veinte años de edad, le lanzó una trompada en la mejilla que le hizo perder
el equilibrio.

A partir de esos instantes, una brigada de respuesta rápida (algo similar a
los progrom organizados contra los judios) la emprendió a golpes con mi hijo,
mi nuera de 19 años y contra mí. Eran treinta o cuarenta personas que habían
salido no se sabe de donde. Todo había sido preparado de antemano.

Los tres fuimos conducidos al local de la policía del municipio Guanabacoa,
muy cerca de la capital habanera. Mi padre, con más de 70 años de edad, fue
el único que pudo regresar a casa ese día. Nosotros permanecimos en las
celdas sin almorzar ni comer hasta las seis de la tarde. A las siete de la
noche fuimos llevados a un juicio en el mismo municipio, sin abogado
defensor, amigos o familiares presentes, y nos acusaron del presunto delito
de escándalo público. En mucho menos de una hora se dictó sentencia. Ni
siquiera se tomaron el trabajo de preparar pruebas y testigos para demostrar
lo indemostrable. Todo fue producto de un mecanismo diabólico e inhumano,
propio de los regímenes totalitarios, para condenar a tres inocentes. No hubo
ningún momento ni un pequeño hilo de racionalidad.

Mi hijo fue condenado a tres meses de prisión. Mi nuera a treinta días. Yo a
un año. Durante aquel brevísimo juicio, con un tribunal compuesto por tres o
cuatro hombres que se veían nerviosos y pálidos, sólo dije que esa condena no
era por ningún escándalo público, sino porque días antes en mi casa de
Lealtad #365, en Centro Habana (sede del Partido Pro Derechos Humanos de
Cuba, primera organización opositora fundada en la isla), habíamos hecho
público en los medios de prensa extranjeros acreditados en La Habana nuestra
solicitud de un plebiscito, como única alternativa de democratización en
aquellos momentos.

A las diez de la noche ya estábamos en prisión. Mi nuera y yo en Manto Negro.
Vestidas con el uniforme azul de presa, fuimos conducidas a celdas
diferentes. Yo fui encerrada con una mujer que había asesinado a su propia
hija de seis años de edad. En esta cárcel permanecí un año rodeada de
delincuentes comunes. A los pocos meses me ofrecieron la posibilidad del
recurso de apelación que, por supuesto, rechacé. Ese año fue muy amargo para
mi, sobre todo porque quedaron completamente solas y desamparadas mis dos
hijas menores. Sin embargo, fue mucho más amargo para Fidel Castro porque fue
en 1989 que sufrió por primera vez en su vida una isquemia cerebral. Se
desplomó además el campo socialista, desapareció el Muró de Berlín, se envió
al pelotón de fusilamiento al Héroe de la República Arnaldo Ochoa, cayó en
prisión el propio jefe del Ministerio del Interior, José Abrahantes, donde
murió de forma repentina, y en los países socialistas -convertidos ya en
naciones independientes- fueron asaltados los edificios de la policía secreta
y se hicieron manifestaciones en contra del comunismo.

Sí, 1989 fue un año muy amargo para mi, pero lo fue muchos más para el hombre
que me llevó a la cárcel por la misma arrogante prepotencia que sufren
aquellos que históricamente se han aferrado al poder como el macao a su
caparazón.



Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba
no permite al ciudadano cubano acceso privado a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la
reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.

cuba4free
VIP

Cantidad de mensajes : 1291
Valoración de Comentarios : 94
Puntos : 234
Fecha de inscripción : 21/06/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.