Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 13 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

El riesgo de la Soledad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El riesgo de la Soledad

Mensaje por cuba4free el Vie Ago 10, 2007 11:28 am

Luis Cino

LA HABANA, agosto (www.cubanet.org) - Alguna vez, a inicios de los 90, en un
antológico artículo del periódico Juventud Rebelde, la periodista Soledad Cruz
anunció que había estado en el futuro y había vuelto para contarlo. Su recorrido
de ciencia-ficción fue por las provincias orientales. Casualmente, acompañaba al
general Raúl Castro.

En aquella ocasión, Soledad Cruz no hizo bien el cuento de lo que vio. No bastó
que el general comprendiera la superioridad de los frijoles sobre los cañones y
de las jabas repletas de viandas que no podrían cargar las viejas. Ni siquiera
que afirmara que “sí se puede”. Se supone que el futuro sea algo más.

La periodista tuvo que esperar más de 17 años, “período especial”, campos llenos
de marabú, sucesión raulista y secreto de estado de por medio, para intentar
volver a pintarnos el futuro. Como ella quisiera que fuera o como se lo
orientaron que lo pintara.

Da la casualidad que coincidió con el “discurso de la leche” del número dos en
Camagüey. A Soledad Cruz sólo hay que echarle una moneda (preferiblemente
convertible y dura) para que active sus dotes proféticas y adivinatorias.

La Revelación la tocó como un rayo. Montó los espíritus de Trostky y Rosa
Luxemburgo. Guardó en el closet con naftalina el abrigo parisino de su época de
embajadora ante la UNESCO y el capuchón de comisario inquisitorial. Con el I
Ching, las cartas del Tarot y el tablero de Ifá a mano, decidió correr el
riesgo.

Como talismán y escudo contra los peligros (no eran tantos, ella que juega con
los dados marcados lo sabe), bastó el cabo con comején de una guataca.
Suficiente para mostrar su devoción blindada por Fidel y Raúl Castro.
La simple mención del “enemigo imperialista” y “los atorrantes y
desnaturalizados de Miami” fue el “ábrete, sésamo” que la libró de toda
sospecha.

Tampoco le salió bien ahora. Viniendo de alguien como ella, nadie se lo cree.
No es que le falte razón a lo que dice, sino que estuvo demasiado tiempo del
otro lado de la línea dura para ahora descubrir de un golpe el agua tibia y el
Mediterráneo. Cual si hubiera vagado ingrávida estos años sobre la superficie
de Júpiter. O la hubiera sustraído de un maleficio el beso de un príncipe del
entorno raulista.

Su desconcertante artículo “El revolucionario riesgo de la verdad” provocó
brincos a ambos extremos del columpio. Tanto del siempre fiel cantautor
fidelista Amaury Pérez, como del periodista digital Wenceslao Cruz, que no
quiere que le den gato chino por liebre rusa.

Y siguen saltando. De asombro y de indignación. No es para menos. En tiempos
como los que corren, los oportunistas que antes fueron extremistas, asustan.

Se incuba otra tormenta de e-mails. Dicen, es un rumor, que la anterior, la de
los intelectuales, la alentó Alfredo Guevara, políticamente despistado, en pos
de la perestroika y con una chaqueta lila sobre los hombros. Sabrá Lenin quién
está detrás de esta tormenta y cuales son sus intenciones.

El caso es que cuando empezaban los bostezos, se puso interesante la trama del
culebrón.

¿Volverá el Comandante a vestir el uniforme verde olivo? ¿Alcanzarán los fulas
de los atorrantes y los inmigrantes económicos para arreglar la casa? ¿Se
acabará el marabú? ¿Veremos la leche correr? ¿Quién hará de Deng Xiao Ping?
¿Regresará Carlos Aldana? ¿Robertico Robaina podrá vender sus cuadros? ¿Hablará
Don Rafael del Junco? ¿Soledad Cruz se irá con los indios o con los cowboys?

Luego de más de tres décadas en Juventud Rebelde, Soledad Cruz “descubre” las
taras estalinistas del periodismo oficial y, por los motivos que sean empieza a
escribir en un idioma más próximo al de la vida real. Ojalá otros la sigan.
Enhorabuena. Espero que mis colegas de la prensa independiente, por decir más o
menos lo mismo que la Sole, corran ahora menos peligro de ir a prisión.
______________________________________________________________
Dándole la voz, a los que en cuba, no la tienen.

cuba4free
VIP

Cantidad de mensajes : 1291
Valoración de Comentarios : 94
Puntos : 234
Fecha de inscripción : 21/06/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.