Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 22 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 22 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Cuba: vigencia de los cambios violentos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuba: vigencia de los cambios violentos

Mensaje por Anonymou el Dom Jul 22, 2007 12:34 pm

Vicente Echerri
El Nuevo Herald,



Un amigo me decía hace poco, entre bromas y veras, que mi posición ideológica, en el espectro político del exilio cubano, estaba tan a la derecha que podría tomarse de paradigma o punto de referencia, semejante a lo que es, en términos climáticos, el cero absoluto; que a mi derecha ya sólo se encontraba el abismo. Esta opinión, que no me ocuparé de desmentir aquí, si bien me parece exagerada, se afirma, más bien, por contraste: la mayoría de mis compatriotas que expresan públicamente sus opiniones han ido derivando, con mayor o menor discreción, hacia posiciones más conciliatorias hacia el castrismo y, en consecuencia, situándose a la izquierda de unos pocos intransigentes que no hemos encontrado razones para movernos. Si me encuentro en la extrema derecha es tan sólo por deserción de otros; personalmente, la profesión de extremista siempre me ha repugnado.
Sucede, sin embargo que, en vísperas de que ocurran cambios en Cuba (esas vísperas, advierto, pueden tardar años) y en franco período postcastrista (aunque Castro siga vivo y en el poder), los cubanos de varias denominaciones políticas e ideológicas no pierden ocasión de subrayar que aspiran a que esos cambios sean ''pacíficos''. Este adjetivo va tan colgado de la palabra cambios, en la jerga política cubana de estos días, que temo se haya convertido ya en un epíteto, de suerte que nadie se atreva a decir ''cambios'' sin agregar lo de ''pacíficos'' como un obligado comodín.
Por supuesto, los no cubanos que opinan sobre nuestra situación, ya sean norteamericanos, latinoamericanos o europeos, líderes políticos o religiosos, intelectuales o activistas de derechos humanos, también se sienten conminados, al parecer como prueba de civilidad, a insistir en la naturaleza pacífica de los cambios que aspiran o promueven para mí país. En cualquier foro internacional en el que alguien aborda el tema de Cuba, por su propia iniciativa o respondiendo a preguntas de la prensa, el opinante, al tiempo que censura al castrismo por su agresión a las libertades fundamentales del pueblo cubano y resalta la necesidad de que éste regrese a vivir en un estado de derecho, no olvida mencionar, aunque sea como aspiración, el carácter pacífico a que parece estar condenada nuestra transición hacia la democracia. A riesgo de precipitarme por el abismo que ese buen amigo dice que tengo a mi derecha, creo, sinceramente, que sería lamentable que la transición hacia la democracia en Cuba se produzca por los reiterados medios ''pacíficos'' que todo el mundo se siente en la necesidad de invocar.
Con esto no se entienda que abogo por la degollina que podría ocurrir en caso de producirse un desplome súbito de la autoridad y que, ciertamente, conduciría a un estado de anarquía que pondría en peligro la existencia misma de la vida civilizada; pero sí deploro que la ocupación militar norteamericana y un breve gobierno interventor no hayan de ser la pauta que marque el cambio hacia la democracia en Cuba, con la necesaria exclusión, impuesta por la armas, de los elementos más comprometidos con el actual régimen, buen número de los cuales son deudores de la justicia por la comisión de graves delitos.
Como esta posibilidad es remota (pese a los temores que a diario propaga el régimen de Castro), muchos cubanos han empezado a distanciarse de ella, apostando, en cambio, por fórmulas más viables que les permitan algún grado de participación en ese cambio que estiman próximo. Muchos creen que habría que intentar obtener pequeños espacios de colaboración y de influencia en el proceso de la transición, al precio de convivir con algunos criminales reciclados. Los criminales, desde luego, tendrían la oportunidad de dictar las condiciones de esos cambios, que, necesariamente, habrían de beneficiarles y, al mismo tiempo, garantizarles impunidad para sus crímenes. Así ha pasado en casi todas partes, tanto en Europa oriental como en América Latina. El reciente caso de Irak es una honrosa excepción.
En el intento genuino de legitimar la acción pacífica para desmovilizar al castrismo y abrir nuestro país a la democracia luego de este desastroso experimento, se conjuga una especie de pragmatismo elemental con una exégesis revisionista de nuestra historia. Esta última se ha propuesto, con razón, identificar y desacreditar la violencia revolucionaria que heredamos como instrumento de cambio desde la época colonial, reivindicando, en el intento, a las fuerzas y figuras políticas que, en el siglo XIX, se opusieron a la lucha armada contra España.
Hace mucho que he visto en el credo de la revolución --ese expediente de violencia política en el que varias generaciones de cubanos creyeron encontrar el instrumento idóneo para el cambio-- la más perniciosa y grave de las causas que engendran el castrismo. Lo fatal no fue la ''revolución traicionada'' por Castro, como insisten en afirmar algunos, sino la fe en la existencia de la Revolución (así con mayúscula) como un programa incumplido que nos venía impuesto por la historia y de cuya realización dependían, como logros subsidiarios, la liquidación de las rémoras que se interponían entre Cuba y la sociedad ideal. Cierto que esa fe ''revolucionaria'' --que alcanzó un auge en la vida cubana a partir del derrocamiento de Gerardo Machado hasta culminar como un estallido colectivo en el triunfo castrista de 1959-- tiene sus orígenes en la mística de nuestras guerras de independencia; pero no creo que debamos derivarla de ellas como una secuela inevitable, del mismo modo que nos sería muy difícil --en el esquema pacifista que se va haciendo hoy tan popular-- soslayar la contradicción que nos presenta José Martí, quien, siendo un hombre con un indiscutible apego a las fórmulas de la vida civil, las que ambicionaba con pasión para su país, desató una de las guerras más cruentas que se haya librado jamás en suelo americano.
Costaría mucho trabajo sostener que a Martí --hijo de españoles y orgulloso de su herencia cultural-- lo animaba un rencor tan ciego por España que le impidió tomar el camino que siguieron Rafael Montoro, Elíseo Giberga y otros intelectuales cubanos que militaron en el autonomismo y que aspiraban a que Cuba obtuviese de su metrópoli, por vías pacíficas, el mismo régimen que Gran Bretaña le había concedido al Canadá. Martí inició nuestra última guerra de independencia por estar convencido de que la tozudez del gobierno colonial nunca iba a hacer en Cuba reformas significativas. Alguien que vio en la violencia un recurso doloroso, pero inescapable.
Así como creo injusto deslegitimar la opción violenta en nuestras guerras de independencia por culpa del hábito malsano de recurrir a la ''revolución'' como instrumento de cambios políticos en nuestra breve historia republicana, me parece del todo infundado suponer, como han hecho en Cuba algunos historiadores oficiales, que la intervención norteamericana de 1898 fue una coyuntura de la que se aprovechó Estados Unidos para frustrar el triunfo de los cubanos y mediatizar nuestra soberanía. La guerra hispano-americana, que puso fin a la dominación española en Cuba, fue más bien el resultado del intenso cabildeo de los cubanos del exilio --apoyados por el liderazgo insurrecto-- que lograron, gracias a la colaboración de sus amigos de la prensa --Horatio Rubens, Joseph Pulitzer, Henry Dana y William Randolph Hearst--, persuadir a la opinión pública norteamericana y al nada entusiasta presidente William McKinley de la necesidad de intervenir en la contienda que se libraba en Cuba.
Me parece admirable que los cubanos de entonces consiguieran interesar masivamente a los norteamericanos en la causa de su rebelión nacional, seducir al gobierno de Estados Unidos con esa guerra y comprometerlo públicamente (mediante la resolución conjunta del Congreso en abril de 1898) a respetar la independencia de Cuba; en fin, lograr que fueran a sacar a los españoles, a reconstruir y sanear el país y, hecho este trabajo, devolvérselo a los cubanos. Así mirado, la Enmienda Platt y los terrenos cedidos a la armada norteamericana para unas carboneras fueron en verdad un precio ridículo. Tristemente, los cubanos de un siglo después, no obstante la influencia indiscutible de algunos cabilderos en Washington, no hemos conseguido ese respaldo de la opinión pública de Estados Unidos, en tanto la tesis de la remoción violenta del castrismo ha perdido pertinencia y tiende a verse, cada vez más, como una irrealizable utopía, de cuyo descrédito dan testimonio, desde los tiempos de Bahía de Cochinos, una serie de intentonas fallidas. A esto se suma el acomodo, por partida doble, de un pueblo que se ha ido asentando a ambos lados del Estrecho de la Florida y que, en su inmensa mayoría, ha perdido la fe en los cambios políticos y en la necesidad de procurarlos, sobre todo si ello conlleva poner la vida en juego. Ya entre los nuestros apenas hay quien crea que ``morir por la patria es vivir''.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuba: vigencia de los cambios violentos

Mensaje por Anonymou el Dom Jul 22, 2007 12:35 pm

Son cada vez más los cubanos ''exiliados'' que viajan regularmente a Cuba a ver a familiares y amigos o, simplemente, a participar con entusiasmo del comercio sexual que en Estados Unidos les resultaría más riesgoso y más caro. En tanto otros se dedican a lucrar en el mercado negro, al tráfico de inmigrantes o a la importación de artículos que violan el embargo. No faltan los que a título de particulares --y hasta algún presunto ''líder'' del exilio-- han vuelto a Cuba, a vivir, con el pretexto de reinsertarse en la vida cubana y ayudar a propiciar cambios internos, cuando, en muchos casos, se trata de jugar una vulgar carta de notoriedad a poco costo.
Por su parte, los cubanos de allá o bien son candidatos o aspirantes a la emigración o bien, con un derrotismo inculcado desde el poder, se han resignado a la vida de explotación, mendicidad, discriminación y envilecimiento que prima en esa sociedad. Los disidentes políticos, activistas pro derechos humanos, periodistas y bibliotecarios independientes que responden por el decoro de nuestro país, son todos ellos pacifistas, por convicción o por miedo. Ninguno de los encarcelados en la última oleada represiva, a quienes les impusieron atroces sanciones totalmente injustificadas, se ha pronunciado jamás, al menos que yo sepa, a favor del derrocamiento del régimen por medios violentos, sobre todo si ello conlleva la participación de fuerzas armadas de una potencia extranjera. Resulta que frente a la más inmovilista represión que haya padecido nuestro país desde la época colonial, los cubanos más dignos, valerosos y políticamente comprometidos responden como fieles discípulos de Gandhi y Luther King. ¿Se trata de que el comunismo ha logrado por fin civilizarnos o estamos frente a un caso de emasculación colectiva?
A menos que se produzca una sublevación imprevista y que el régimen desate una matanza de última hora, la inevitable transición en Cuba, de la dictadura a la democracia, se hará por esos medios ''pacíficos'' de los que casi todos se sienten partidarios; es decir, mediante avenencias y componendas entre empresarios y generales, funcionarios y disidentes, cuadros del partido y representantes de los grandes consorcios, en los que no faltará la contribución de algunos exiliados. No habrá trauma sangriento, ciertamente, pero incontables violaciones de los derechos humanos se quedarán impunes, la galopante corrupción de hoy encontrará motivos de acrecentamiento, y la explotación de los más pobres alcanzará niveles de máxima crueldad.
Frente a esa perspectiva sigo creyendo, contra toda esperanza, que la mejor receta para el porvenir de mi país comienza por la sanidad de las magnas demoliciones, semejantes a las que vimos en meses pasados ocurrir en Bagdad; del derrocamiento del régimen de Castro o de sus herederos; y de una ocupación militar que disuelva e ilegalice el partido gobernante y encarcele a los máximos responsables de nuestro desastre nacional. Esto, lo sé, es muy difícil que acontezca; pero creo que el verdadero patriotismo de los cubanos debería asemejarse al de nuestros exiliados del siglo XIX, que lograron convencer a un gobierno norteamericano renuente de la importancia y ventajas de intervenir en Cuba.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.