Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 17 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 17 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

MEMORIAS DE LOS DIAS DEL FUEGO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MEMORIAS DE LOS DIAS DEL FUEGO

Mensaje por VIVA CUBA LIBRE el Vie Jul 20, 2007 3:36 pm

MEMORIAS DE LOS DÍAS DEL FUEGO
EN HONOR DE LOS GUERREROS DEL SILENCIO
Por Aldo Rosado-Tuero
En estas páginas hemos escrito sobre como pudimos ayudar a mantener viva la llama de la rebelión por muchos años en Cuba, "trabajando" intensamente fuera de los canales oficiales establecidos por la CIA, con independencia y jugándole la cabeza a las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley de neutralidad.
Pero no seríamos justos si no le diéramos el crédito que merecen los que me acompañaron en esos, que bien se pudieran denominar "los años del fuego"; y a otros muchos cubanos de muchos otros grupos independientes, que en iguales o parecidas circunstancias, mantenían en jaque a la dictadura, así como a los que desde dentro de la CIA, nos ayudaban a los independientes, jugándose sus posiciones, pues conocían de nuestro patriotismo y desinterés y compartían con nosotros las ansias de conquistar la libertad por nosotros mismos. (En la foto, el autor de esta pequeña semblanza, en abril de 1962, acabado de regresar de una misión de infiltración a las costas del norte de Las Villas)
Lo dijimos hace poco en otro comentario, que hubo muchos que cobrando de las agencias del gobierno hicieron una tremenda labor, ayudando a los independientes. Por desgracia, aún hay muchos que no pueden ser mencionados, pero hoy podemos hablar de algunos--que han muerto-- que patrióticamente hacían su trabajo para la CIA y nos ayudaban a nosotros en nuestros empeños de hormiguitas bravas que picábamos constantemente al gigante comunista. Los había que trabajaban en los barcos madres y en los teams de infiltración de "La Compañía" que en su itinerario hacia las costas cubanas, hacían un alto, apenas perceptible en algún cayo cercano a la Isla grande y nos dejaban una pequeña parte, que sustraían de los empaques de la CIA, escondidos para que luego nosotros en nuestras excusiones de infiltración, los recogiéramos antes de alcanzar nuestro destino en las costas cubanas. Así pudimos suministrar explosivos, municiones y raciones de comida y otros suministros a combatientes independientes. Suministros que no nos costaban nada y que al recibirlos de la manera que los recibíamos no nos comprometían a nada. Porque hay que decirlo, en nuestro grupo, los pertrechos y las armas se compraban con nuestros magros sueldos y la ayuda de otros que como nosotros éramos unos pobres trabajadores. Cada guerrero del silencio se compraba su propia arma y su equipo de combate. Y cuando alguien nos traía un pomo de municiones que recogía en algún barco de la CIA, que habían quedado regadas después de una prácticas de tiro en alta mar, aquello era una fiesta.
Hombres como Samuel González Magdaleno, Franciso Meneses y Victor González, que fueron de una tremenda ayuda para que pudiéramos mantener viva aquella llama de rebeldia independiente de los años de fuego. Sin sus aportes, nuestras misiones, de por sí difíciles, hubieran resultado casi imposibles de realizar. Honor a esos héroes que nos han precedido hacia la eternidad y que nunca reclamaron ningún reconocimiento a la labor que realizaban.
Teníamos un pequeño y dedicado grupo de combatientes, de los que sus nombres no aparecen en los periódicos, porque aparecerán mañana en la historia , pero que ante la ola de desaliento y el desconocimiento de la lucha de los cubanos del siglo pasado contra la tiranía por parte de las nuevas generaciones criadas dentro de la Isla, creemos que es saludable que se sepa que el cubano peleó desde el primer día, con todo lo que pudo conseguir para impedir la consolidación de la terrible dictadura que veía venírsele encima. Los alzados por miles en las montañas, la clandestinidad activa en las ciudades, los que desde el destierro se introducían en Cuba cladestinamente, llevando sumistros y pertrechos y realizando ataques, los presos políticos, y sobre todo, las presas políticas que llenaron las cárceles, y se mantuvieron enhiestos, no pueden ser olvidados, ni silenciados. Es obligación de los que quedamos vivos, seguir recordando a las nuevas generaciones, no por vanidad ni alarde, sino para que sirva de ejemplo, que el pueblo cubano siempre fue un pueblo corajudo y luchador y QUE VA SIENDO HORA DE QUE ESE CORAJE SALGA A FLOTE SI QUEREMOS RECUPERAR LA LIBERTAD.
Que se sepa en Cuba y el mundo, que los que hoy clamamos por acciones concretas en contra de la tiranía, tenemos la moral de haber sacrificado nuestra juventud en esa lucha, y de haber dejado girones de nuestras vidas en ella, venimos del mismo tronco racial y de la misma tierra de los que hoy parecen onnubilados y castrados por la tiranía, Y CUANDO AQUELLO MATABAN y eso no fue óbice para la que rebedía alcanzara las proporciones que alcanzó. Por lo tanto, no es imposible resucitar el espíritu de lucha. ...(Continuará). (FOTO:ARCHIVO DEL AUTOR)

VIVA CUBA LIBRE
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1886
Valoración de Comentarios : 115
Puntos : 282
Fecha de inscripción : 28/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MEMORIAS DE LOS DIAS DEL FUEGO

Mensaje por VIVA CUBA LIBRE el Vie Jul 20, 2007 3:37 pm

MEMORIAS DE LOS DÍAS DEL FUEGO
EN HONOR DE LOS GUERREROS DEL SILENCIO- II
Por Aldo Rosado-Tuero
Sé que resulta dificil para los jóvenes de ahora y para los que no vivieron "los días del fuego", imaginar que alguien que quisiera arriesgar la vida combatiendo a la recién instaurada dictadura fidelista, adquiriera de su propio bolsillo, las armas y los pertrechos con que se realizaban las acciones. Y es que éramos una generación criada en el culto al heroismo, en la veneración a la gesta mambisa y en las lecciones de moral y cívica que se nos inculcaban a diario en la escuela cubana de la pre-robolución; que creíamos de verdad, en que "morir por la patria es vivir". Pero además habíamos dejado en Cuba a camaradas y hermanos de lucha que dependían de nosotros para seguir combatiendo, y en muchos casos su súpervivencia dependían de lo que hiciéramos nosotros. No veníamos a labrarnos un porvenir, sino a buscar un regreso digno a la patria esclava.
Si a esto agregamos que cuando aquello, adquirir un arma era mucho más fácil que ahora, podrán darse cuenta que no mentimos. Bastaba con ir a un a armería, y hasta se podían ordenar por correo COD, en otros Estados. Yo compré un rifle Einfield inglés por $ 19.95, más gastos de envío y COD por correo. Una subametralladora inglesa, de las del magazine al lado, costaba $ 37.00. Cabe destacar que de todas maneras era un gran sacrificio adquirirlas pues nuestros sueldos rondaban el dólar la hora.

Mientras escribo me vienen a la memoria los nombres de algunos de los "guerreros del silencio" que nos acompañaban: Los veteranos de la Brigada 2506 Pablo Castellón Hernández y Raúl Hernández (no eran familia), el cubano nacido en España Gregorio del Campo del Valle, el guajiro Orlando Lorenzo, Wilfredo Fernández "Cabilla". Evelito Sardá Vila,(en la foto de la izquierda, tomada en agosto de 1965, imprimiendo proclamas para ser introducidas en Cuba aparecen el autor de este trabajo a la izq. y Evelio Sardá a la derecha de la foto) ) José Guerra, Henry Agüeros Garcés, el jovencito norteamericano Thomas J. Bleming "Tom el gringo" , Roberto Fernández, Angel Manuel Moreno, Pepe Freyre, y muchos más que serán recordados en otra parte de estas memorias.
Merecen también una mención los instructores que nos ayudaban a entrenar, sin cobrar un centavo, y que muchas veces llegaron a comprar las municione de salva y las balas vivas con que practicábamos. En primer lugar, el coronel Croata, dirigente Ustachi, Vladimir Secen y el mayor Miller, un ex militar norteamericano a quién rechazamos por un tiempo, por creerlo de la CIA, pero que después comprobamos a cabalidad que no era un espía de la Agencia y nos ayudó mucho.
Nuestros campos de entrenamiento, donde no se usaban municiones vivas, eran unos maniguales situados en lo que es hoy la Universidad de la Florida, muy cerca del antiguo Tamiami Airport. Para prácticas de tiro, nos íbamos por la calle 8 hacia el Oeste, hasta donde existe (todavía está ahí) un gran arco de concreto. Téngase en cuenta que en esa época, Miami no rebasaba más al oeste de la 47 avenida. En los fines de semana, nos íbamos a los Evegrlades o a lo que es hoy Montura Ranch States, donde Jorge González "Bombillo", nos facilitaba unos terrenos llenos de agua hasta media pierna cubiertos de Palmetto Saw Palms y algunos robles, en los terrenos un poco más altos. Luego más adelante pudimos establecer un campamento fijo en la finca de los Nordelo, en Belle Glade, gracias a la generosidad y patriotismo de los hermanos Kike y Gustavo Nordelo, por gestiones de Oscarito Barreto. El equipamiento del campamento permanente fue posible gracias a la generosidad de Tomás García Fusté, que en aquellos momentos trabajaba en la emisora WFAB, la Fabulosa, bajo la dirección de Sergio Vidal Cayro y junto a Antonio Arias, padre del actual productor de Sábado Gigante Antonio "Cuco" Arias Jr. Los duffers bags, los sacos para depositar agua, las bandejas y los cubiertos para las comidas, la pequeña cocina, todo se compró en el Army & Navy que estaba en Flagler y la esquina de la 14 ó 15 ave del SW, con una donación hecha por Tomás García Fusté. Este campamento fue tomado y desmantelado por las autoridades, en 1970, con un gran despliegue de fuerzas, incluyendo helicópteros, pero lo encontraron vacío, pues lo habíamos abandonado una semana antes.

Mención aparte merece un viejo roble de la lucha contra Batista y contra el fidelato: Antonio Pérez Quesada "Antoñico el Isleño", coterráneo nuestro, el hombre que mejor conocía la cayería y los canalizos de la costa norte central de Cuba. Antoñico, le daba la mano a todo el mundo y que servía a los grandes movimientos, participando como práctico en cientos de viajes a Cuba, nunca nos negó un consejo, unas instrucciones, de decirnos por donde podíamos entrar y a que horas. Y nos hizo muchos favores aprovechando viajes y misiones de otras organizaciones más conocidas y favorecidas por las agencias de este gobierno, para introducir pequeñas ayudas nuestras o mensajes importantes y hasta nos condujo (de gratis, sin cobrarnos ni siquiera el precio de un galón de gasolina o petróleo) hasta la misma tierra firme.(Foto tomada en un alto en un cayo antes de iniciar una infiltración a la Isla grande. De espaldas, el reportero Oscar Angulo, de pie, con el sombrero australiano Aldo Rosado-Tuero)
Así se luchaba sin aceptar ayuda o directrices de agencias extranjeras. Porque creíamos--y el tiempo nos dió la razón--que no se puede entregar la dirección de una lucha de liberación nacional en las manos de ningún gobierno extranjero, por muy amigo que sea. Sabíamos o intuíamos en nuestra juventud sin mucha experiencia, que el día que nuestros intereses nacionales no coincidieran con los de la gran potencia, seríamos echados por la borda, traicionados si hubiese sido necesario y maniatados (como ocurrió); o "botados" como se hizo con los valientes de la Brigada 2506, en las candentes arenas de Girón, que fueron sentenciados cuando el Presidente John F. Kennedy ordenó "Dump them", en español: Bótenlos. (continuará- próximo relato: Un cañón de 20 MM para cazar venados en los Evergales") (FOTOS DEL ARCHIVO DEL AUTOR)
fuente nuevoaccion

VIVA CUBA LIBRE
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1886
Valoración de Comentarios : 115
Puntos : 282
Fecha de inscripción : 28/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MEMORIAS DE LOS DIAS DEL FUEGO

Mensaje por VIVA CUBA LIBRE el Dom Jul 22, 2007 8:20 pm

UN CAÑÓN DE 20 MM PARA CAZAR VENADOS EN LOS EVERGLADES
Por Aldo Rosado-Tuero
Nuestro pequeño yate Crish Craft, necesitaba con urgencia ser artillado. Su débil estructura no resistiría una ametralladora calibre 50, ni tampoco la teníamos. Y mucho menos disponíamos del dinero necesario para adquirirla. Ojeando una revista de cazadores en la Farmacia Robert de Flagler y la 7 Avenida, descubro un anuncio de la Hunter Lodge, de Arlington, Virginia, donde ofrecían un cañón anti tanque Lahti finlandés, por la increible suma de $99.99. Arranco la hoja y me la meto en el bolsillo. No había para hacer el gasto de comprar la revista entera. Se me mete en la cabeza que esa es la solución para nuestro problema y decido que hay que comprarlo. Hay reunión urgente de camaradas de lucha y de mi familia, que decide una vez más sacrificar la economía familiar en aras de mis ideales. Mi esposa Lidia aporta $50.00, su cheque completo de la semana de su trabajo en El East Coast Fisheries. Su hermano, mi cuñado Roberto , que pesca en las Bahamas y muchas veces nos ha llevado recados y cartas a pescadores cubanos amigos, que se ven con él en los lugares de pesca entre Cuba y Las Bahamas, nos regala los otros $ 50, aduciendo que eso él se lo gasta en una juerga con sus compañeros de pesca. Pablo Castellón ofrece su automovil y paga la gasolina en el viaje de Miami a Arlington. Yo pagaré, los sandwiches y los refrescos que consumamos él y yo en el viaje de ida y regreso y aporto 45 dólares para comprar 40 balas de 20mm(a 0.99 cada una).
Pablito y yo nos vamos para Virginia con la misión de comprar el Lahti. Cuando llegamos a la Hunter Lodge descubrimos que más que un cañón es un viejo rifle anti tanque de 20 mm, sobrante de la guerra ruso finlandesa. El rifle tiene unos pequeños esquies, como para arrastarlo en la nieve.
En esta foto de la época que narramos, aparecen en mi casa: de izquierda a derecha, Pablo Castellón Hernández, Orlando Lorenzo y Raúl Hernández, estos dos últimos mencionados en la anterior semblanza de esta serie(FOTO ARCHIVO DEL AUTOR)
Cuando estamos llenando los papeles para la compra se produce un momento embarazoso. Mi inglés en esa época se limitaba a lo poco aprendido en las clases del Colegio presbiteriano que me había impartido Miss Ann Horton y unas clases particulares recibidas en micasa en Cuba, con el libro de Sorzano Jarrín, con la jamaicana Hilda (Tom is a boy, Mary is a girl, and the Smith Family). Cuando me preguntan el propósito para el que quiero el cañón, no hallé que decir. Pensé para mi, "se jodió la cosa", pero Pablo, veterano del batallón de paracaidistas de la Brigada 2506, que había cursado estudios en los Estados Unidos, y hablaba perfecto inglés, salió en mi ayuda y les dijo muy campante, "para cazar venados en los Everglades, en la Florida". Yo quedé paralizado. Le susurré a Pablo en español;- "tú estás loco, de esta salimos presos". Pablito me calló con un gesto. Para mi asombro, el dependiente se limitó a apuntar el propósito en la factura y a cobrar el importe y a entregarnos la enorme caja, pues al cañoncito hubo que desbaratarlo, para que cupiera en el carro de Pablo.
Llegados a Miami, nos fuimos a los Everglades a probar el arma. Tres disparos bastaron para saber de su eficaia. Nos quedaban 37 proyectiles. Había que ahorrarlos. Aceptando una idea de Jorge Dorticós, le quitamos los esquies al enorme "rifle" y le atornillamos las patas en unos huecos que horadamos en el fiber glass de la cubierta.
El cañoncito nos salvó la vida, en 1964. Salíamos de dejar un pequeño cargamento de pertrechos y de infiltrar un par de camaradas de armas, por el norte de Las Villas, entre Caibarén y Sagua, cuando nos descubrió una Lancha R 60, tripulada por varios milicianos. Nos alcanzaron y hubo que responder a sus disparos, cuando no nos detuvimos, al darnos el alto. Seguramente pensaron que eran civiles que abandonaban la isla y esa fue su perdición. Cuando los tuvimos cerca disparamos con todo lo que llevábamos abordo. Los rifle personales, garand, carabinas M1 y un M3. Con el Lahti se dispararon 4 proyectiles. Al cuarto, que aparentemente le pegó al depósito de combustible de la lancha de los milicianos, ésta estalló en llamas y voló por los aires.
Nunca habíamos calculado el recoil o "culateo" del cañón, ni lo habíamos probado disparando ya montado en la proa y atornillado al enconfrado. Aquello fue el acabose, cada vez que se disparaba un proyectil, el "culateo" del 20mm, estremecía todo el yatecito y casi lo detenía y lo hacía ladearse. Yo creo que si se hubiera seguido disparando con el Lahti, hubieramos destrozado la cubierta. (Continuará. La próxima semblanza: "El día que el Tio Sam nos dijo ¡Basta!)
fuente nuevoaccion

VIVA CUBA LIBRE
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1886
Valoración de Comentarios : 115
Puntos : 282
Fecha de inscripción : 28/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MEMORIAS DE LOS DIAS DEL FUEGO

Mensaje por VIVA CUBA LIBRE el Miér Jul 25, 2007 2:44 pm

MEMORIAS DE LOS DÍAS DEL FUEGO-III
EL DIA QUE EL TIO SAM NOS DIJO ¡BASTA!
Aldo Rosado-Tuero
Entre 1969 y 1970, le hemos jugado muchas cabeza a las Autoridades, nos han confiscado varios alijos de armas, pero seguimos en la brega. Nos cierran una via y nos las arreglamos para abrir otra. Por esos días se produce el desembarco de Vicente Méndez al frente del grupo de Alpha 66 por Oriente. Nosotros, a pesar de no estar coordinados con Alpha, apresuramos los preparativos para realizar un desembarco de una pequeña guerrilla por la parte central, para aliviarle la presión al grupo de Vicente.
Por esos días concurro a varios programas radio y hago declaraciones demasiado atrevidas. Es a mediados de 1970 y el gobierno norteamericano y el cubano están en conversaciones secretas. Los cubanos podemos ser nuevamente vendidos como en el Tratado de París, al terminar nuestra Guerra de Independencia. Lo denuncio y afirmo que Cuba es una pieza más en la mesa de ajedrez del juego entre las grandes potencias. Y afirmo que si los cubanos no tenemos participación en el juego en que se va a decidir nuestro futuro, lo que hay que hacer es salirse del juego y darle una patada al tablero de ajedrez y regar las fichas, para que que se acabe el juego. Al mismo tiempo hemos enviado un telegrama a Fidel Castro advirtiéndole que los cubanos que han desembarcado en la isla lo han hecho vistiendo uniformes militares cumpliendo con las leyes de la Convención de Ginebra y que si resultasen capturados, la tiranía tenía la obligación de tratarlps como prisioneros de guerra y no fusilarlos. En ese mismo telegrama le advertíamos al tirano cubano que de fusilar a algunos de los patriotas que habían desembarcado, las Embajadas cubanas en el mundo entero y sus representantes diplomáticos y consulares serían objetivos de guerra.
Llegamos demasiado lejos. El régimen cubano advirtió privada y públicament6e a su personal en el extranjero, que no pagarían rescate, ni los canjearían por ningún preso político cubano, y al mismo tiempo contactaron al Gobierno de USA, advirtiéndole al respecto y asegurando que la conducta de nuestro grupo hacía peligrar las serias negociaciones que venían llevándose a cabo.

El Departamento de Estado tomó cartas en el asunto y notificó a las Autoridades de Inmigración. A mediados de mayo de 1970 (no recuerdo el día exacto y los papeles los perdí cuando el ciclón Andrew) fui llamado al edificio del Servicio de Inmigración y allí, en presencia de varios funcionarios se me leyó sumariamente la cartilla. (En la foto de la izquierda, el autor de esta semblanza, fotografiado unos instantes después de haber salido del Edificio de Inmigración donde se le confinó al Condado de Dade, en 1970) Se me dijo que la tolerancia se había terminado. Que una gran nación no podía permitir que un grupo de "irresponsables independientes" le dictara su política. Que habíamos estado jugando con fuego por mucho tiempo y que ya eso se había terminado. Se me notificó que desde ese mismo instante yo quedaba confinado al territorio del Condado de Dade, el que no podía abandonar por tierra, sin obtener antes permiso de Inmigración y que al mar "era mejor que ni me acercara". Esa misma tarde era desmantelado nuestro campamento en Belle Glade, en una aparatosa excursión. No recuerdo, si antes o después que a mí, pero si que con una diferencia de un par de horas, a Andrés Nazario Sargent, se le aplicó la misma medida y le leyeron la misma cartilla.
El Tio Sam, usando de todas sus prerrogativas y poniendo, como es lógico, sus intereses primero, se quitó los guantes de seda, con que hasta ese entonces había tratado a los "independent freedom figthers". Y desde entonces, todo cambió y todo intento de lucha armada se dificultó al cuadrado.
Tal vez en el futuro( si la vida me alcanza) me decida a contar como un día me decidí a quitarme yo mismo el confinamiento por mi cuenta y lo que pasó después.

VIVA CUBA LIBRE
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1886
Valoración de Comentarios : 115
Puntos : 282
Fecha de inscripción : 28/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MEMORIAS DE LOS DIAS DEL FUEGO

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:42 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.