Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 22 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 22 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Tienen permiso para ser ******.....

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tienen permiso para ser ******.....

Mensaje por cardenense el Sáb Jul 07, 2007 11:36 pm

Les traigo otro escrito de ese mismo blog que habla por si solo sobre el desastre que llego a nuestra Patria.
========================================================

n el año 1965 a Raúl le dió la manía por formar altos cuadros militares al guerra moderna, primero había que pasar por la Escuela Superior de Guerra de Matanzas, para después partir a la URSS sea a la Borochilov o a la Academia Frunze

Y como nadie escapa a su destino en el hormiguero rojo gigante que es un país comunista, yo pobre hormiga perdida en los laberintos del poder, fuí llamado al Minfar para entrar en la Escuela Superior de Guerra. . En medio de aquel polígono gigantesco se habían formado los oficiales de milicia y ahora se estaban preparando los futuros jefes de ejército.

Sabía que al final me encontraría como un pinguino en la URSS durante dos años, a aprender no sé que arte de hacer la guerra y más tarde jefe de una unidad militar perdida en el cu.. del mundo.

La sola idea ya me disgustaba y el verde olivo me daba alergia. Mi vida transcurría tranquilamente en medio de aquella nomenklatura cubana, basilando el socialismo falta de algo mejor ¿Soldado? Ni por todo el oro del mundo, renunciar a mi vida de nabab por una estricta disciplina militar, ni en sueños.

Pero como donde manda capitán no manda marinero, una semana más tarde entré a la escuela militar Antonio Maceo, el top gum de las fuerzas armadas cubanas, pero con toda la intención de quitarme de arriba aquella desgracia costara lo que costara.

Cuando llegué el director de la escuela era el Gallego Fernández, antiguo oficial del ejército de Batista que se pasó a Fidel y que todavía está vivo dando lata. Desde que me vió me advirtió que me conocía y que no quería que le pusiera “malo el dado”. En suma que mantuviera la disciplina. Pero como uan cosa piensa el borracho y otra el bodeguero, mi meta era que me expulsaran de la escuela a cualquier precio, en eso iba mi futuro de civil o de milico. Durante la primera semana cuando sonaban el matutino, a las 5 y media de la mañana en medio del polígono ponían los alumnos a correr y dar brincos como los monos y remover los brazos, supestamente para calentar los músculos. Me sorprendieron el primer día, a partir de este momento cuando tocaban diana, me escondía en los almacenes a dormir sobre los sacos de arroz, para recuperar de mis viradas de las noches en los clubs de Varadero, a donde me escapaba cada noche. En fin el desastre, supuestamente había que saludar a los profesores con el estricto saludo militar. . nada, la lista de los reportes por mala conducta se acrecentaban a ojos vista.

Los viernes se celebraban las Cortes, en donde se daban los méritos por buena conducta que permitían salir esa noche hasta el lunes por la mañana y los desmeritos, que te reducían de acuerdo a su número las horas de salida.

Cuando el mal es de cag.. no valen guayabas verdes. A las Cortes como todo el mundo, bueno distinto a todo el mundo.

La Corte estaba presidida por el gallego Fernández con otros cinco oficiales profesores de la escuela. Aquello fué una bomba atómica. Algunos teían dos o tres desmeritos, se defendían como podían parados en atención delante del jurado;cuando llegó mi turno el gallego estaba con cara de dolor de barriga.

-Increíble que un futuro jefe haya tenido tal actitud, en la historia de esta escuela jamás un alumno ha recibido tal cantidad de desmeritos. Sin juzgarlos depasan los 200 ¿Y tu qué tienes que decir a esto?

-Que yo ofresco otros 300 para la reforma agraria.

Media hora después estaba rumbo al batallón disciplinario de la División 50 en Guantánamo, que se encuentra frente a frente a la base naval de los americanos. Mosquitos, jejenes, muerde y huye, tábanos. . . cuanto bicho pica, muerde y hace rascar está en la lista y el trabajo de forzados era hacer trinchera en pleno diente de perro a pico y pala. El jefe de la unidad, ”el guajiro macho tronco e yuca, el comandante Tomasevich”. Aunque su apellido es de orígen ruso era un guajiro macho con antepasados rusos que ni se sabe como fueron a para a Cuba.

Cuando llegué al batallón disciplinario de la división 50 de Guantánamo, me sorpredió ver a Tomasevich que era mi socio, cuando le entregué el pliego de presentación lo leyó y me dijo-El gallego Fernández está que arde contigo, estás aquí hasta que te olviden.

Bueno como yo no tenía la menor intención de ponerme a dar pico y pala, el guajiro me puso de jefe de personal, cada mañana debía entregar la lista de los presentes y se alguién se había fugado. Todo el mundo sabía que la gente se iban por las noches para Guantánamo. Aquello no era un batallón disciplinario, era un batallón de jodedores. Estaban desde unos que habían montado un ballú cerca de la unidad militar conocida como La Cívica que estaba en el acueducto de Camagüey y a donde por las noches los soldados iban a jalarse y de put.., hasta otros que habían organizado una bolita clandestina tirada con la lotería de Puerto Rico.

Nunca hubo un batallón de ejército tan heteroclipto.

Los días pasaban hasta que la noticia llegó. Vendría un espectáculo cultural para la Disión 50 y estabamos invitados. ALELUYA, al fin algo para cambiar las escapadas a Guantánamo.

Era la época en que se le había metido en la cabeza a Fidel las imágenes de propaganda soviética en donde mostraban una orquesta sinfónica tocando para las tribus de la Siberia oriental. Bueno él también quería llevar la cultura a las masas.

Estaba en gestación el teatro Escambray, los camiones de cine móvil recorrían los campos de Cuba y en medio de aquel corre ve y dile cultural, Alicia Alonso se proponía de llever su ballet Gisele a las fuerzas armadas en los lugares más recónditos del país y la división 50 de Guantánamo era un símbolo de lucha anti-imperialista.

Llegó el domingo y nos fuimos hasta la comandancia de la división, en donde habían montado una estrada donde bailarían el ballet; bueno algunos pasajes.

La soldadesca lo que estaba interesada era en verle las nalgas a las bailarinas con tutú y el balet les importaba un carajo.

En eso comenzaron les “pas de deux” y otras figuras clásicas, cuando entraron varios bailarines en aquel tinglado-se oyeron gritos MARIQUITAS, ******...... DE PLAYA, las burlas y las risas casi cubrían la música.

No se podía esperar otra cosa, los domingos desde por la mañana las gentes del batallón empezaban el día de reposo tragando ron Paticruzao, que le llamaban warfarina.

Es escándalo aumento y Alicia Alonso fué directamente hasta donde estaba Tomasevich, que ya estaba con tremenda nota. Ante las protestas de la primera bailarina, se encaramó en tinglao, que tenía más de estrada de circo que de otra cosa y gritó-Me cago en Dios, coño. Que paren esa música de mierda.

Todo el mundo quedó asombrado de la intempestiva aparición del “guajiro “ como le decíamos. Un silencio de catedral se sintió.

Cuando Tomasevich continuó a gritos-Al primero que diga coño le voy a partir los coj... y le dejan de decir mariquitas a estos ******..., ellos tienen permiso para ser afeminados. que me oigan bien, le voy a romper el cu.. al primero que diga una mala palabra.

La algarabía fué enorme y la tropa estaba al borde de ataques de risa incontrolados, casi una histeria colectiva.

De más está decir que Alicia ldesmontaban la tribuna improvisada en escenario de ballet.

Asombrado Tomasevich se dirijió al grupo que estábamos delante y nos dijo- Ya ven lo que traen las jodederas de ustedes, esta cabrona se lo va a contar a Fidel y nos vamos a quedar haciendo huecos hasta cuando las gallinas tengan dientes.

Realmente no sé como acabó aquella historia, por algún lado debe haber explotado. Algunos días más tarde fuí llamado a la Habana para cumplir una misión estratégica para Celia Sánchez;se le había acabado el CHANEL numero 5 y partía a París para comprarle ciertos productos que necesitaba. En fin regresaba a mis peligrosas y ultra secretas misiones del comunismo cubano y como diría el otro, BASILANDO EL SOCIALISMO.

cardenense
Fundador

Cantidad de mensajes : 3964
Valoración de Comentarios : 153
Puntos : 263
Fecha de inscripción : 14/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tienen permiso para ser ******.....

Mensaje por soycubana el Dom Jul 08, 2007 12:54 am

Gracias Cardenense...asi que esos tenian permiso de ser patos.......muy bueno.
soycubana.

soycubana
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 540
Localización : miami
Hobbies : internet, leer, mis perros,mis plantas,fotos,
Valoración de Comentarios : 71
Puntos : 138
Fecha de inscripción : 07/03/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.