Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 33 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 33 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

ORIGENES DEL MOVIMIENTO CUBANO PRO DERECHOS HUMANOS!!!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ORIGENES DEL MOVIMIENTO CUBANO PRO DERECHOS HUMANOS!!!

Mensaje por Ricardo_333 el Sáb Mayo 19, 2007 12:47 am

INDAGACION EN LOS ORIGENES DEL MOVIMIENTO CUBANO PRO DERECHOS HUMANOS
APUNTES PARA UN PROLOGO

Como hemos subrayado en oportunidades anteriores, en esta presentación del Forum organizado por la Fundación Sajarov en la Universidad Libre de Berlín, quiero referirme a las influencias que la consuetudinaria defensa del "Estado de Derecho Civil", existentes en el Presidio Político Cubano de los años sesenta, tuvieron en la renovación de nuestras fuentes de pensamiento, de esas que, en especial, fueron decisivas para el origen del movimiento de derechos humanos que contribuímos a crear.
En primer lugar, el debate y la ilustración diaria, que presencié y en los que tomé parte dentro de ese presidio irreductible, en torno a la Constitución Republicana de l940. Conjuntamente con el discernimiento sobre su contenido en materia de derechos civiles y políticos, así como en derechos derechos ecónomicos y sociales y, las consecuencias de aquellos debates y acuerdos constitucionales, en el fortalecimiento paulatino de un moderno estado de derecho, que fue emergiendo en el seno de las legislaturas parlamentarias subsiguientes, tuvieron un desempeño fundamental en el nacimiento del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.
Por otra parte, la decisión de comenzar, desde aquel centro vital de la resistencia a la opresión que era y es el presidio político cubano, la denuncia de los crímenes del castrismo contra la oposición, aun antes de creada nuestra agrupación de Derechos Ciudadanos, se oríginó también cuando fuímos testigos y, a la vez éramos víctimas, en la inmediatez de la convivencia en una galera, de los crímenes contra la dignidad y la integridad física de los seres humanos, que a cada instante se perpetraban a manos de los gamberros que representan en la cárcel al poder político de Fidel Castro. En especial, recuerdo de aquellas primicias, el impacto que nos causó el extermino físico, a través de una muerte clinicamente inducida, del prisionero político, César Páez, quien había sido Comandante del Directorio Revolucionario l3 de Marzo.
LAS INICIOS DEL ACTIVISMO
La denuncia acerca de este asesinato la hice llegar, a través de mi padre, a Heriberto Carrillo Colón, quien por esos tiempos era el Consejero de Prensa de la Embajada de México en Cuba. Unos meses mas tarde apareció, en el diario Granma, una suerte de folletín acusando a Carrillo Colón de ser "un agente de la CIA". Nosotros habíamos dirigido nuestras primeras denuncias a este funcionario diplomático mexicano, porque supimos de su labor propiciando que numerosos perseguidos políticos cubanos lograran obtener asilo político en "La Casa Mexicana del Laguito".
En este ámbito, ante cada nueva iniciativa que tomábamos en el camino que nos condujo a los primeros pasos del Comite de Derechos Humanos, surgían numerosas remembranzas anteriores en materia de resistencia a la opresión. Así, por ejemplo, cuando hicimos contacto desde la cárcel con los diplomáticos mexicanos, estuvo presente el antecedente de que ese centro de amparo del Laguito, fue abierto por el ex embajador azteca en La Habana, Gilberto Bosque, para brindar asilo a cientos de opositores a Fidel Castro que se hallaban en peligro. Precisamente, antes de ser arrestado, hice gestiones para lograr refugio en este santuario político, a favor de dos disidentes: Andrés Basilio Pérez, quien logró el propósito y, para Marta Frayde, cuyo intento de asilo fue imposible, terminando después con una condena a 29 años de cárcel., bajo la acusación de "fungir como espía de los Estados Unidos". Todo a causa de ser uno de los miembros fundadores del Comité de Derechos Humanos.
UNA CONVICCION IMPOSTERGABLE
Por lo tanto, en nosotros, la certeza de que resultaba insoslayable la necesidad de llevar a cabo esfuerzos organizativos, para utilizar las convenciones y los protocolos del Derecho Humanitario Internacional, ya contaba con varios años de preparativos. Después, una vez que estuvimos encerrados en el presidio político, comenzamos a preparar los instrumentos, destinados a denunciar de manera sistemática, la violación de los Derechos Humanos en Cuba, teniendo como bases primarias la realidad de que aquellas cárceles, en primer lugar, contituían y, siguen siendo, el centro de documentación principal del terrorismo de estado imperante en el país. Además, en esos cuarteles del stalinismo cubano, estaban y están encerradas las mas genuínas varguardias políticas del pueblo de Cuba.
Con estas premisas, dimos inicios al lento andar, que ha durado décadas, para batallar ante el muro del silencio, la indiferencia y, por sobre todo, la complicidad con Fidel Castro y sus maquinarias de desinformación, que inundaba, -y aun en cierta medida predomina-, en las redacciones de los grandes órganos de la prensa mundial. A consecuencia de esa impunidad ante la opinión pública, la aplastante mayoría de las instituciones supranacionales de derechos humanos, en la década de los años sesenta y en gran parte de los setenta, cerraban sus puertas ante las denuncias del, "caso Cuba", que llegaban a sus oficinas. Esta fue la reprobable época que el desaparecido cineasta Néstor Almendros resumió en su documental, "Nadie Escuchaba".
EXPERIENCIAS ALECCIONADORAS
En aquellos comienzos de la protesta, otros hechos culminantes que dieron impulson a los primeros pasos de nuestro esfuerzo contestario, lo fueron la eliminación física de dos de los integrantes de los sectores de la disidencia, a los que estábamos vinculados desde mediados de la década de los sesenta. Fueron dos los asesinatos, después que fuímos arrestados a mediados del año l967, los que hicieron que nos declaráramos en una suerte de "sesión permante", buscando alternativas para abrir una plataforma de oposición civilista al comunismo. Por una parte, los pandilleros de Fidel Castro mataron a Eurípides Núnez, quien había sido miembro del Partido Comunista de Cuba desde l934 y, quien fungiera hasta su apresamiento como Secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Fábrica de Tabacos H.Uppman de La Habana. Así mismo, elementos gansteriles de similar estirpe liquidaron a Javier de Varona, joven historiador y brillante pensador, quien, como muchos de nosotros, provenía de las filas de la izquierda. Ambos fueron exterminados por sicarios del G-2, a las órdenes de José Abrantes. El propósito del crimen fue el de sentar un escarmiento de terror, que silenciara al resto de los encartados, en aquel proceso conocido como "La Microfracción" . Los demás treinta y seis acusados en aquella farsa al estilo moscovita, fuímos condenados hasta a quince años de prisión, acusados de "propaganda enemiga" y "diversionismo ideológico".
Sin embargo, esta agrupación disidente primaria se dispersó por completo. Apenas tres de los integrantes de aquel grupo pasamos a la nueva fase de activismo antitotalitario. En ese proceso nos convertimos en defensores de los valores clásicos de la democracia, los derechos individuales y de la economía de libre mercado, con la presencia activa del sindicalismo y de los equilibrios de poder entre los diversos sectores de la sociedad.
EL RECURSO DEL METODO
Despúes de nuestros esfuerzos originales para propiciar la creación del Comité Cubano Pro Derechos Humanos en l976, el reto mayor que debimos enfrentar fue el de documentar, con rigurosidad de datos, las denuncias, sobre los crímenes y otras atrocidades que, como política oficial de estado, cometían los gavillas de rufianes castristas. En este capítulo de la historia de nuestro esfuerzo contestario, la colaboración del abogado Aramís Taboada resultó de trascendental importancia. Por su conducto, conseguimos que fueran extraídos, indirectamente, expedientes completos del Registro Penal Central del Ministerio de Justicia, que contenían los casos de ciudadanos que habían sido condenados a muerte y fusilados, mediante patrañas perpetradas por aquellos fatídicos "tribunales revolucionarios" y, posteriormente, por las "salas de delitos contra la seguridad del estado", de cada tribunal popular provincial.
Con esta documentación, que remitidos por conducto de las Embajadas en Ciudad de La Habana, a los Gobiernos de Francia y de Gran Bretaña, proporcionamos pruebas irrefutables, -que terminaron en manos de Organizaciones Internacionales de Derechos Humanos- y, que eran demostrativas de una aplastante verdad: todo el sistema de justicia de Cuba, había sido trocado por Fidel Castro en una implacable arma para matar y para someter a los peores suplicios, a todo aquel que retara su frenesí por perpetuarse en los poderes del estado y, por crear una suerte de dinastía de su legado esclavizante.
CONTINUA...

Ricardo_333
VIP

Cantidad de mensajes : 2776
Edad : 49
Localización : Donde menos se imaginan mis enemigos y donde saben los amigos
Valoración de Comentarios : 235
Puntos : 210
Fecha de inscripción : 04/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ORIGENES DEL MOVIMIENTO CUBANO PRO DERECHOS HUMANOS!!!

Mensaje por Ricardo_333 el Sáb Mayo 19, 2007 12:47 am

LOS PRIMEROS ECOS
Según nos relató posteriormente Ian Martin, por ese entonces secretario general de Amnistía Internacional, con parte de esta información en sus manos, esta entidad dió comienzo a un profundo trabajo de monitoreo de la crisis total en materia de derechos de la persona del pueblo cubano. En estos mismos términos actuaron las autoridades francesas, de acuerdo al recuento que al respecto nos hizo, años mas tarde, Claude Malhuret, por aquellos teimpos Secretario de Estado para Derechos Humanos, del Gabinete de Gobierno de Francois Mitterrand en Francia.
Las fuentes de información, para la elaboración de los informes que hacíamos llegar a las organizaciones internacionales, como la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Amnistía Internacional, Gobiernos y Personalidades Publicas de todas partes, desde los mismos orígenes de nuestra labor, eran parte de los horrores cotidianos que teníamos que padecer en unos casos y, presenciar en otros, ya que el presidio político cubano, desde l959, fue una galería de horrores interminables, que llega hasta nuestros días.
De esta manera, comenzamos a reconstruír los elementos de juício, que demostraban que en Cuba, las maquinarías represivas, al igual que en otras tiranías " de izquierda" del planeta, asesinaban indiscriminadamente a cuanto opositor fuera marcado para morir, enmascarando los hechos como el resultado de "la justicia revolucionaria", que daba orígen a los fusilamientos, ordenados en Consejos de Guerra Sumarísimos, donde todo el tribunal estaba integrado por guardías de la policía de Seguridad del Estado, incluyendo a los supuestos abogados defensores, quienes, de acuerdo a las funciones correspondientes, se unían a las peticiones de condenas previamente elucubradas.
A partir del año l976, de esta manera comenzamos a aportar una cada vez mas nutrida base de documentación sobre los brutales sistemas represivos del castrismo, que paulatinamente se fue filtrando hacía diversas cancillerías europeas y, hasta algunas instancias de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, ayudando así, conjuntamente con otras iniciativas, a abrir una nueva étapa, introductoria de la hoy aceptada noción de que en Cuba impera una suerte de "Orden de Ley Marcial Permanente" y, que el país se controla a través de un "Estado de Sitio Perpetuo", copiado al calco del ordenamiento stalinista imperante en toda la otrora órbita soviética.
A estas alturas, ya pudimos probar que numerosas sentencias de pena de muerte en Cuba , habían sido dictadas por tribunales fantoches, que no obedecían a las mas mínimas reglas del Derecho Procesal y Penal que prevalece en los países civilizados. De esta manera, obtuvimos que en una Carta Abierta, firmada en l979 por mas de 50 destacados intelecutales, entre los que se encontraban Jorge Sempún, Ernesto Sábato, Juán Goytisolo, K.S.Karol, Francesco Rossi, Milan Kundera y otros, fueran califícados como "escuadrones de la muerte", los pelotones de fusilamiento de Fidel Castro.
A todo este caudal de evidencias directas que llegamos a poseer, para denunciar con todo rigor los atentados contra las esencias mas primitivas de la naturaleza humana, -que representan las estructuras de barbarie intrínsecas al stalinismo-, al unísono fuímos sumando las descripciones del terror que nos reconstruyeron prisioneros políticos cubanos, como lo fueron Ernesto Díaz Rodríguez, Alberto de la Cruz, Ramón Guín, René González Herreros, Guido Faramiñán, y otros, que nos permitieron preparar acusaciones muy ilustradas sobre el regimen de atrocidades sin límites y torturas sistemáticas, contra los resistentes a la opresión, esencialmente empleadas a través de los tratos crueles y degradantes y, de las condiciones de vida infrahumanas, que el sistema penitenciario del totalitariasmo en Cuba había instituído para, por una parte exterminar a los opositores que se mantenían incólumes en su ideario contestario y, por la otra, utilizar todo género de procedimientos de guerra sucia para intentar doblegar con la extorsión y los chantajes, a los familiares de esos resistentes.
EL RAYO QUE NOS MARCA PARA SIEMPRE
Un capítulo trascendental en estas crónicas del bestiario castrista lo fue el asesinato de los tres hermanos García Marín, -Ventura García Marín, Ciprián García Marín y Eugenio García Marín-, conjuntamente con los exterminios, mediantes fusilamientos, que se ejecutaron por los comienzos de los años ochenta, contra los también prisioneros políticos, Emilio Reloba Carduliz, Ramón Vera Chaviano, Armando Hernández, Ramón Toledo Lugo y Omar Villavicencio, entre decenas de otras víctimas que conocimos personalmente y, que perecieron en aquellas degollinas, a pesar de ser totalmente inocentes.
En aquel Año de l98l, sicarios de los cuerpos represivos, además, asesinaron a golpes, en el antro de barbarie del G-2 conocido por Villa Marista, a Caridad Pavón Tamayo, quien actuó como una de las principales activistas de un sindicato independiente nombrado, "Solidaridad de Cuba", que había surgido unos meses antes. Por otra parte y, en medio de un asalto a la Embajada del Ecuador en Ciudad de La Habana, perpetrado contra un grupo de disidentes que había pedido asilo político en esta sede, por esa misma fatídica época, fue asesinado a golpes el niño de l4 años Owen Delgado Temprana, hijo de Rómulo Juán Delgado Fernández y de Elsa Temprana, quienes junto a Pascual Ovidio Delgado y a de otros opositores, fueron secuestrados mediante todo género de atrocidades, en la citada sede diplomática del Ecuador, por un comando de las Tropas de Asalto del Ministerio del Interior, que fueron dirigidas por el propio General José Abrantes, por ese entonces Ministro del Interior y, mas tarde, otra cifra mas entre los "estrangulados", por esa misma maquinaria de muerte de Fidel Castro.
Esta agudización de los operativos de salvajismo criminal por parte de la jefatura pandilleril de la Isla, estuvo motivada por las furias y, por las ansías de venganzas escarmentadoras que estremecían a Castro, a consecuencia del ridículo y de la derrota internacional, de que hacía poco había sido objeto, con el asilo masivo de miles de cubanos en la Embajada del Perú y, con la posterior huída del infierno de unos l25 mil habitantes del país, que corrieron a refugiarse en los Estados Unidos de América.
TESTIGO DE CARGO
En primera persona, recuerdo el asesinato de Ventura García Marín, de Cipriano García Marín y de Eugenio García Marín, pues durante largos meses permanecí junto a ellos, en las celdas de Castigo de la Cárcel Combinado del Este de La Habana. Allí, estos tres miembros de la Iglesia Testigos de Jehová, quienes, junto a otros perseguidos, habían intentado lograr asilo político en la Nunciatura Apostólica en Cuba, me relataron con lujo de detalles todos los hechos. Incluída la falsa acusación que les habían fabricado, en torno a la muerte de un empleado de esa Misión Diplomática.
Nuestro Comité de Derechos Humanos pudo aclarar posteriormente y, así lo presentamos a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, -durante su visita a Cuba en l988-, que aquel supuesto empleado civil de la Embajada del Vaticano no era mas que un agente de la Seguridad del Estado, que mediante un montaje, apareció ensangrentado y haciéndose el muerto, ante funcionarios de esa sede, acción por la que fueron inculpados y fusilados los hermanos García Marín. Sin embargo, en l985 y tras efectivas indagaciones, logramos establecer que aquel muerto de utilería, estaba vivo, que vivía en el Reparto Fontanar del Municipio Habanero de Boyeros y, también, que su nombre real es el de Isidro Peñalver León, un sub teniente por esa época del Ministerio del Interior.
La noche en que un escuadrón de la muerte se llevó de la celda que compartíamos, a los tres Hermanos García Marín, los abracé y los despedí con una indescriptible desolación. Ellos iban serenos, seguros que nosotros denunciaríamos sus asesinatos e impediríamos la impunidad del regimen. Así ha sido. Unos años mas tarde, también tuve que decir adios para siempre al abogado Aramís Taboada, quien tanto nos había ayudado en los tiempos iniciales del Comité. Aramís había sufrido un infarto cardiaco por falta de asistencia médica, en esa misma cárcel del Combinado del Este.
El Coronel Edelmo Castillo, jefe de aquel recinto para la ejecución de las venganzas de Fidel Castro, ordenó que dejarán morir a Aramís Taboada. La esposa de aquel afamado jurista, Clotilde Fernández, hizo cuanto pudo por intentar salvarlo, incluyendo el hacerle llegar medicamentos a través de prisioneros comunes para así , tratar de aliviar el azote de salud que padecía. Una y otra vez, esas medicinas fueron confiscadas por guardias a las órdenes del mayor José Aladros, jefe de orden interior de la citada prisión. Nosotros hicimos cuanto estuvo a nuestro alcance para preservar la vida de ese amigo entrañable. Todo fue inutil. Aramís Taboada fue asesinado mediante una muerte clinicamente inducida, según las instrucciones de Fidel Castro. El crimen fue a fines de l965.-

Ricardo_333
VIP

Cantidad de mensajes : 2776
Edad : 49
Localización : Donde menos se imaginan mis enemigos y donde saben los amigos
Valoración de Comentarios : 235
Puntos : 210
Fecha de inscripción : 04/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.