Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 36 usuarios en línea: 0 Registrados, 1 Ocultos y 35 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

México y Cuba, entre la ética y la realidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

México y Cuba, entre la ética y la realidad

Mensaje por Anonymou el Dom Mayo 13, 2007 4:04 am

Por: JOAQUIM IBARZ

Que México es un país surrealista nadie lo dudaba. Pero no hasta el extremo de que el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes, recomendara al gobierno del presidente Vicente Fox abstenerse en el seno de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y no votar a favor de una tibia resolución que urge al régimen de Cuba a recibir a la emisaria del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, la francesa Christine Channet.

No menos surrealista fue que la diputada del Partido Verde Ecologista Erika Spezia Maldonado (PVEM) declarara en pleno Congreso mexicano que “la condena a muerte de los tres disidentes –en realidad eran secuestradores- se realizó en un mal momento, los hubiera encerrado y después del voto en Ginebra hubiera resuelto el problema". Pese al terrible significado de sus palabras, ningún medio hizo la menor mención. Como si les pareciera bien el afirmar que Castro debió meter en la cárcel a los condenados y fusilarlos en el paredón después de la votación del jueves en Ginebra.

Ocho legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del partido de la Revolución Democrática (PRD) viajaron a La Habana al día siguiente de las tres ejecuciones para transmitir personalmente al presidente Fidel Castro que el Congreso mexicano, con la aprobación de todos los partidos, a excepción del oficialista Acción Nacional, había exhortado al gobierno de Vicente Fox a abstenerse de votar en contra de Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. La delegación fue encabezada por el diputado Gustavo Carvajal Moreno, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso.

Según un comunicado oficial del Congreso mexicano, el diputado priísta Javier Sánchez Campuzano, comentó que “durante el encuentro le expresamos a Fidel Castro el deseo de que México opte por la abstención, pese a la reciente ejecución de tres cubanos, pues Castro nos manifestó su convencimiento de que los secuestradores eran culpables y se merecían ese castigo”.

Los mismos legisladores que condenan las ejecuciones en EE.UU.
A estos diputados les bastó que Castro les dijera que los secuestradores merecían la pena de muerte para que lo dieran por bueno. Son los mismos legisladores que con frecuencia denuncian en Estados Unidos que mexicanos condenados a muerte no recibieron juicio justo y piden un nuevo proceso.

Ni el señor Soberanes, ni la diputada Erika Spezia, ni el congresista Sánchez Campuzano merecieron la más mínima reseña crítica en la prensa mexicana. Ni los distinguidos analistas, ni los defensores de derechos humanos hicieron la menor referencia a estas palabras. Y muy pocos reseñaron que ocho congresistas se gastaron el dinero de los contribuyentes en viajar a Cuba –una vez más- para expresar su solidaridad a Fidel Castro al día siguiente de tres ejecuciones sumarias y poco después de que 75 periodistas y activistas por la democracia fueran condenados a duras penas.

La votación que todos los años se realiza en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU es considerada, con fundamento, como un verdadero test que permite conocer el grado de sensibilidad de los distintos pueblos y gobiernos del mundo frente a los sistemas políticos que niegan las libertades esenciales y avasallan la dignidad de la persona humana. Instalado en 1959 (se dice fácil y rápido, pero más del 80 por ciento de los mexicanos aún no habían nacido cuando Fidel Castro llegó al poder), el régimen de La Habana es exponente de un sistema que no tolera la mínima disidencia.

La votación en Ginebra sobre derechos humanos en Cuba ha puesto de relieve que la clase política mexicana es incapaz de reformarse, no es creativa, no hay renovación. Sigue en plena decadencia, sin contactar con los problemas reales del país, con los mismos vicios y dogmas del pasado. Esta carencia de renovación también afecta al oficialista Partido de Acción Nacional (PAN), que se desgarra en peleas internas, tan burocrático y gris como lo fue el PRI, sin abrir las puertas a la imaginación.

Roger Bartra, un intelectual con largo historial en la izquierda no dogmática –especie difícil de encontrar en México- declara a “La Vanguardia Digital”: “Es una vergüenza que estos legisladores mantengan una actitud de simpatía hacia una dictadura y aplaudan la represión, sin importarles que 75 personas hayan sido condenadas por hechos que en México, ni en ninguna parte, son delitos. Da vergüenza que esos congresistas utilicen el presupuesto del Congreso para viajar a Cuba a rendir homenaje a un dictador que acaba de reprimir a periodistas independientes y a activistas de los derechos humanos. Me parece repugnante. Es una ignominia lo que ha declarado la diputada Erika Spezia, quien cuestiona la oportunidad de la fecha de los ajusticiamientos pero no la aplicación de la pena capital. Ese Partido Verde Ecologista ni es verde, ni ecologista, ni partido; es un grupo sin ideología que desde su fundación está marcado por la corrupción; es folklore político, un cenagal, no tiene sentido ni línea, completamente oportunista”.


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: México y Cuba, entre la ética y la realidad

Mensaje por Anonymou el Dom Mayo 13, 2007 4:06 am

Según Bartra, el PRI está detrás de la postura de la Cámara de Diputados –en el Senado no hubo consenso sobre el tema- a favor de apoyar al régimen cubano en momentos que endurece la represión. “El PRI es la principal fuerza que apoya a Fidel Castro, junto con parte de la izquierda dogmatizada. En parte lo hace por crearle problemas al presidente Vicente Fox, pero también por una tradicional postura del PRI, que haciendo mancuerna con la izquierda dogmática, defiende la vieja política de no intervención. Durante los 70 años que monopolizó el poder en México, el PRI defendió el principio de no intervención para que ningún otro país cuestionara el autoritarismo y la falta de democracia en México. Y así siguen”.

A Bartra le duele que un analista como Sergio Sarmiento, hijo de republicanos españoles, en un comentario en el diario “Reforma” defienda el principio de no intervención en otros países. “Es otra vergüenza que José Luis Soberanes, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, pida que México no vote en favor de que una relatora de Naciones Unidas visite Cuba para ver sobre el terreno la situación de los derechos humanos en la isla. Esa propuesta ni siquiera era una condena al régimen cubano. Soberanes y esos diputados del PRI y del PRD no entienden que el mundo ha cambiado. No pueden pretender seguir haciendo política basándose en los viejos principios de la no intervención. La defensa de los derechos humanos forzosamente tiene que atravesar fronteras”, señala Bartra.

Sin embargo, Bartra subraya que una parte importante de la izquierda ha cambiado. Pone como ejemplo al escritor José Saramago, que ha tenido “la decencia” de hacer pública su ruptura con el régimen cubano. “Saramago no se dejó confundir por el momento”, dice Bartra. Difícil divorciarse de la revolución con las escenas de Bagdad de fondo. Pero, pensador universal al fin, sabe que ni las bombas de fragmentación ni la fotografía de una niña con las piernas despedazadas, o la del niño Alí sin brazos, puede ser la excusa para que un régimen meta a la cárcel a 75 opositores que propugnan la democratización de Cuba por medios pacíficos.

“Cuando en 1984 critiqué al régimen cubano en la revista mexicana ‘Nexos’ me quedé solo, recibí una montaña de insultos, nadie salió en mi defensa. Ahora, reconocidos escritores de izquierda, como Carlos Monsiváis, han condenado la represión en Cuba”, afirma Bartra.

Por su parte, Lorenzo Meyer, historiador, catedrático del Colegio de México y destacado analista de la compleja realidad política mexicana, comenta a “La Vanguardia” que la relación entre México y Cuba nunca ha sido directa, siempre ha habido una relación mediatizada. En todo momento, Cuba ha sido importante para México por un tercer país, España lo fue en el siglo XIX y Estados Unidos en el XX y XXI.

“En el siglo XIX Cuba era importante para México porque España la gobernaba. En 1820, la isla fue la base para un intento de reconquistar México por parte de la Corona española. Por sí misma, Cuba tenía una importancia secundaria. México incluso intentó adquirir Cuba a España en 1890. El dictador Porfirio Díaz pidió a España que Cuba se integrara a México para que no fuera norteamericana. Más tarde, Cuba fue importante porque los Estados Unidos estaban al lado. México siempre ha deseado que en Cuba mandara un gobierno nacionalista con el fin de neutralizar la presencia norteamericana en esa parte del Caribe”, afirma Lorenzo Meyer.


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: México y Cuba, entre la ética y la realidad

Mensaje por Anonymou el Dom Mayo 13, 2007 4:07 am

El ilustre historiador recuerda a los lectores de “La Vanguardia” que en 1898, Porfirio Díaz, el dictador que parecía entregado a Estados Unidos, permitió que una delegación encabezada por un capitán de la Armada española adquiriera en México avituallamiento y municiones para llevarlo a Cuba; sin embargo, ese cargamento fue hundido por un navío norteamericano al salir de aguas mexicanas. También señala que, por su tendencia antinorteamericana, Porfirio Díaz apoyó a España porque prefería que Cuba siguiera unida a la metrópoli que sometida a Estados Unidos. “Ahora también prefiere que esté bajo el régimen de Castro que bajo la órbita o sometida a Estados Unidos”, añade Meyer.

“Eso explica –añade el profesor Meyer- que desde la perspectiva mexicana la revolución cubana sea vista como un intento de neutralizar la presencia de Estados Unidos en el Caribe. Por lo tanto, para el interés geopolítico mexicano no es enteramente malo la posición antinorteamericana del gobierno de Fidel Castro. Eso ayuda a comprender que desde nuestro país se vea en forma matizada el problema de las violaciones a los derechos humanos y la falta de libertades en Cuba. México lo ve desde una posición geopolítica, Sin negar la importancia de la defensa de los derechos humanos, hay una dimensión geopolítica que es muy peculiar”.

Meyer reconoce que es muy complicado analizar la postura de México hacia el régimen cubano. “En estricta defensa de los valores éticos, no hay duda de que México debe mostrar solidaridad con las víctimas de la represión, y tiene que condenar la política cubana de violaciones a los derechos humanos y el encarcelamiento de periodistas y disidentes políticos. En cierto modo, es una situación parecida a las relaciones de España con Marruecos. España para nada denuncia las carencias democráticas de su vecino. Cuba es para nosotros como Marruecos para España. Pero, debo reconocer, que al final del día México tiene que enfrentar que el régimen cubano viola lo que en este momento consideramos esencial de cualquier política en cualquier parte del universo: el respeto a las libertades individuales y el respeto a los derechos humanos. Son los conflictos profundos y eternos de la política, entre la ética y la realidad”.


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: México y Cuba, entre la ética y la realidad

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:10 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.