Cuba y las tres preguntas