Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 47 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 47 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Cómo se "Leyenda" a un supuesto "disidente"... ¿...?...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cómo se "Leyenda" a un supuesto "disidente"... ¿...?...

Mensaje por majhp el Miér Jun 25, 2014 6:26 pm

CUBA | Claves de la oposición
¿Quién es Reinaldo Escobar?

Iván García | La Habana
Actualizado viernes 11/12/2009 15:59 horas

A los 20 años, Reinaldo Escobar subió lleno de ilusiones los noventa peldaños de la escalinata universitaria. Corrían los años finales de la década del 60. Escobar, un mestizo provinciano, delgado y de pelo ensortijado, miraba con sus ojos pardos las amplias columnas dóricas de la Universidad de la Habana.

Había nacido una madrugada tibia y húmeda del 10 de julio de 1947, en la conservadora provincia de Camagüey, a 600 kilómetros al este de la capital. Su padre, un maestro de escuela severo y culto, y Raquel Casas, su madre, junto a su hermana lo educaron en una estricta disciplina sin posible apelación.

Como muchos de su generación, Reinaldo tenía una fe firme, aunque no ciega, en la Revolución de Fidel Castro. Con 14 años enseñó a leer a campesinos analfabetos y a los 16 se acogió al llamado del comandante único, de incorporarse al ejército para adiestrarse en el manejo del moderno armamento suministrado por la URSS.

Entre extensas guardias nocturnas y las cansinas marchas de preparación castrense, Escobar decidió, que al culminar su servicio militar sería periodista. Aptitudes tenía. Desde niño leía cuanto papel impreso caía en sus manos. En la soledad de su habitación componía poemas imitando a Gustavo Adolfo Bécquer.

Inconforme hasta el cansancio, con una capacidad a prueba de bombas atómicas para polemizar y ponerlo todo en duda, lo convirtieron a los 20 años en un sofista incorregible y experto en la esgrima verbal. Incluso, antes de intentar ser periodista, deseaba ser un orador inflamado y contundente. En un televisor en blanco y negro, en esos primeros años de Revolución, veía cuanto discurso pronunciara Castro.

Ya se sabe de lo extenso de su oratoria. Esa insufrible manía de hablar durante horas, terminó por hastiar a Reinaldo y lo convenció de que su futuro era detrás de una máquina de escribir y no desde una tribuna. Los cinco años de carrera de periodismo fueron azarosos y cargados de historias.

Era 1970, el año de la zafra de los 10 millones. Una quimérica campaña personal de Castro, de producir diez millones de toneladas de azúcar y que terminaría en un sonado fracaso. Escobar fue designado por la Universidad a un campamento cañero en Camagüey, su provincia natal, a redactar boletines estadísticos sobre la marcha de la zafra.

Durante esa contienda dio su primer paso disidente. Seguro de que no se iba cumplir la meta de Castro, ingenuo y confiado de que con ese paso ayudaba a la Revolución, analizó a fondo e intentó demostrar a los jerarcas del partido local la imposibilidad de que se realizara la proeza. Ardió Troya. Un tipo del partido lo miró de arriba abajo como si fuese un bicho raro y desafiante, amenazándole como si su dedo pulgar fuese una pistola le gritó: “Yo estoy convencido de que las metas se van a cumplir”.

Reinaldo volvió a las aulas universitarias

No se cumplieron. Y Reinaldo volvió a las aulas universitarias. En su grupo había tensiones. Eran dos bandos. Uno, los oficiales, intolerantes, que no aceptaban la más mínima sospecha o duda sobre los proyectos o figuras revolucionarias. Otro, los libre pensadores, amantes de la poesía, la literatura y de validar los criterios sólo cuando se estudiaran a fondo.

Tener juicios propios tuvo su costo para Reinaldo Escobar. Una tarde, Fidel Castro visitó la Universidad. Un grupo de estudiantes que lo esperaba a la salida del rectorado, lo abordó al verlo. El comandante respondió preguntas de los estudiantes. Un alumno de tercer año de la carrera de Biología, le pregunto por qué la prensa no reflejaba la destitución de decenas de funcionarios del Partido y el Gobierno, a raíz del fracaso de la zafra de los 10 millones.

'Yo no estoy de acuerdo con usted', le dijo a Castro

Castro respondió que el gran problema era la escasez de papel para los periódicos, porque en cuatro páginas no podía decirse todo. Reinaldo dejó escuchar el claro timbre de su voz de barítono. “Yo no estoy de acuerdo con usted”. Fue como si el tiempo se hubiera detenido. El silencio fue aterrador. Parecía que los alumnos habían dejado de respirar.

El máximo líder volteó la cabeza y a medio metro de un Escobar, pálido, demudado, estupefacto, tras interrogarlo y ante la tozudez del estudiante de periodismo, Castro inquirió:

-¿Tu quieres oírme decir en público que yo no sé gobernar? Pues mira te voy a complacer -y subiendo el tono de la voz, dos veces repitió- yo no sé gobernar.

Todavía en los años 70, Escobar creía en Fidel Castro. Pero tenía muchas preguntas sin respuestas. Luego de purgar dos años en un campamento cañero de una brigada del ejército juvenil del trabajo, en Camagüey, donde era el responsable de una revista de poca monta que hacía apologías a granel sobre los éxitos de los cortadores de caña, Escobar terminó recalando de nuevo en La Habana, esta vez para trabajar como redactor en la revista Cuba Internacional.

En su etapa en la revista, una publicación dirigida al exterior, donde todo lo que se publicaba era color de rosa, Reinaldo Escobar no hizo periodismo: solamente propaganda. Eso lo hacía sentirse un miserable.

'El nacimiento de su primera hija'

Además, llevaba una existencia de gitano. No tenía casa propia y dormía todas las noches en una balsa de playa, debajo de una mesa de comer de la estrecha vivienda de un amigo. El nacimiento de Luzbel, su primera hija, una noche de lluvia, durante una guardia junto a imponentes cohetes antiaéreos rusos, a raíz de ser movilizado por 45 días como reservista militar, le hizo interiorizar si estaba conforme con su vida.

Se cuestionó su labor de amanuense oficial y su vida sentimental. Y rompió con ese lastre. Fue un proceso lento y gradual. Después de un encontronazo con el aparato de censura estatal, debido a una entrevista con la cantante lírica Alina Sánchez, Escobar recaló en el diario Juventud Rebelde, además de escribir para la revista Somos Jóvenes.

Un artículo firmado por Escobar, titulado “30 años después: ¿De qué se quejan los jóvenes en Cuba?” fue el detonante final en la cadena de incomprensiones y tropiezos que tuvo Reinaldo en su vida como periodista oficial. A las nueve de la mañana del 19 de diciembre de 1988 salió de su casa, para ir a pie hasta la redacción del periódico Juventud Rebelde. Varias personas con un humor de perros lo esperaban en una oficina.

Era el final, presintió Reinaldo. Y lo fue. En el salón se encontraban varios personajes de la unión de periodistas cubanos (UPEC), de la unión de jóvenes comunistas y el director del diario. Con voz fúnebre el director le dijo

-Reinaldo Escobar, lo hemos citado para informarle que a partir de este momento usted deja de ser periodista de nuestro órgano de prensa.

Escobar no se inmutó. Estaba esperando esa declaración. Sacó su carnet de periodista y lo colocó en la mesa. Brevemente, el director le dijo los motivos de su expulsión. Sus delitos eran, entre otros, reunirse con jóvenes intelectuales en su casa, donde -según el director- tenían informes confiables que se formulaban críticas a Fidel Castro.

Para ganarse la vida, Escobar ha tenido un periplo sinuoso. Trabajó en la Biblioteca Nacional, fue mecánico de ascensores y guía de turistas. Ha dado clases de alemán y escrito como periodista independiente. Nunca se arrepintió de haber redactado aquel artículo.

A principios de los90 conoció a Yoani, hoy su mujer

A principios de los años 90 conoció a una joven filóloga delgada y tímida. “Este va ser mi bastón, la mujer para el resto de mi vida”, pensó al verla una noche a la salida de una cuartería en la barriada de Cayo Hueso, dónde la muchacha vivía. Era Yoani Sánchez. La misma que desde 2007 hace historia con su blog Generación Y. En la actualidad es su esposa y madre de su segundo hijo, Teo, de 14 años.

Ya cumplió los 62, pero a Reinaldo Escobar le bullen tantas ideas como ganas de llevarlas a cabo. A veces cree que no le alcanzará el tiempo.

Coleccionista de diccionarios y amante del cine. Dialéctico y divertido. Orgulloso de sí mismo, agudo y con frases para enmárcalas con letras góticas, Escobar es conocido entre sus amigos con el apodo de Macho Rico. Para quienes no lo son, prefiere que lo llamen Reinaldo a secas.

http://www.elmundo.es/america/2009/12/11/cuba/1260543291.html

---

Vaya... Sencillamente de campeonato!... Una Leyenda casi perfecta la de Reinaldo Escobar... una Leyenda, además, "Demostrable" ...

En términos de Inteligencia y creación de Agentes de Inteligencia, la Leyenda es un tipo de Invento que se va tejiendo en torno a alguien y mediante el cual termina por "ser" quien en realidad no ha sido nunca... la mejor Leyenda, se afirma, es aquella que no se puede demostrar porque, por ejemplo, los únicos testigos de lo que se cuenta en torno al personaje inventado estuvieran muertos, o porque el registro civil donde debieran aparecer su partida de nacimiento y datos genealógicos resulta que se quemó en el año tal y etc...

Pero... De verdad que desconocíamos el "¿muy convincente?" currículum "disidente" de este "portento anticastirsta" de "casi toda la vida" que ha sido Reinaldo Escobar, marido de la Sra Yoani Sánchez y actual Editor en J´ de 14ymedio... Repasemos en síntesis:

-Graduado de periodismo en las fábricas de robots propagandísticos del régimen castrofascista, me refiero a sus "universidades abiertas a todo el pueblo de Cuba, gratuitas" ...

-Reinaldo Escobar trabajó, a pesar de sus pesares y los del régimen del que supuestamente "discrepaba" , en los medios de comunicación de ESE Régimen:

La Revista Cuba Internacional y el Periódico Juventud Rebelde...

-Pero, lo más espectacular de todo es que este super-disidente, Reinaldo Escobar, SE DICE QUE SE ENFRENTÓ CARA A CARA, EN LOS PASILLOS DE LA UNIVERSIDAD, CONTRA LA BESTIA MAYOR DE BIRÁN, EL MISMÍSIMO COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO...!

... y va y "sí", "se enfrentó a fidel castro", pero de mentirita, en plan montaje de teatro gedocista... Jajajaja... pero Reinaldo Escobar no sólo está vivo para contarlo (ni siquiera ha purgado cárcel en toda su vida de supuesto desafecto contra el régimen") sino que ha abierto... bueno, él no, su mujercita Yoani... bueno, su mujercita Yoani no, "ALGUIEN" , ha abierto un diario-web ¿disidente?... en las mismas fauces del imperio castrofascista, a poquísimos kilómetros de Punto "0"...

¡Coño, este Reinaldo Escobar, que no tanto su mujercita Yoani, ES INMORTAL E INTOCABLE POR NECESIDAD...!... ¡¿por necesidad del régimen castrofascista o por necesidad de todos, nacionales y extranjeros, que están metidos en este sucio y mierdero potage pseudo aperturísta del "reformador ekonómiko" el tal raulito castro en Cuba?!...

... pero lo de INMORTAL E INTOCABLE de Reinaldo Escobar "se pega" ...: según su mujercita, la Señora Yoani Sánchez, el G2 de Los Castro la habría secuestrado y maltratado y hasta golpeado entonces... pero la Yoani no pudo probarlo porque sólo le quedaron, dice ella, moretones en las nalgas y, qué va, su culito supuestamente amoratado sí que no iba a salir en las portadas del la BBC... Jajajaja...

¿Qué decir de más?... vamos a darle la palabra a dos APESTADAS Ex-Castristas (con las que tampoco estoy completamente de acuerdo, que conste):


PERIÓDICO DE YOANI SALE LA PRÓXIMA SEMANA
Catorce y medio, la web que le cuadra al régimen. Por Tania Quintero
by Zoé Valdés ¡Libertad y Vida!

(...)

Me imagino que el nombre ("14y medio") ha influido. Porque ese nombrecito que le han puesto se las trae: recuerda la señalización en una carretera, el número de una vivienda ilegal, el tamaño del pene de un adolescente o el nombre de una posada (casa de citas) habanera. Cualquier cosa, menos el nombre de un medio periodístico que aspire a ser serio y profesional.(...)(CITA)

Link Referencia del Foro SC: http://secretoscuba.cultureforum.net/t24954p60-periodico-de-yoani-sale-la-proxima-semana?highlight=Peri%F3dico+de+Yoani#245452

---

¿En qué no estoy de acuerdo con estas dos APESTADAS Ex-Castristas?...: en el error de unidades... no son "14y medio centímetros como el pene de un adolescente" sino 14ymedio PULGADAS del pene propagandístico de un régimen fascista que se la mete a LOS TONTOS ÚTILES por todo hueco:

Entonces adelante, relájense y gocen qué caray, ya la tienen bien adentro!...

majhp
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 13
Valoración de Comentarios : -28
Puntos : 7
Fecha de inscripción : 16/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo se "Leyenda" a un supuesto "disidente"... ¿...?...

Mensaje por Opossum el Miér Jun 25, 2014 8:45 pm

Oye coprófago pronto conoceremos tu nombre y apellidos... recuerdalo..... Ahora quien es el tal Ivan? El mismo lo cuenta.... asociado nada mas y nada menos con..... MAX LESNIK.... again...... MAX LESNIK.... de nuevo...... MAX LESNIK jajajaja Tremenda "credibilidad la del tal Ivan. Pero veamos su "Autobiografía":
Un tal Iván

La Carpeta de Iván enero 26, 2010

En octubre de 2009 comencé a escribir para el diario español El Mundo, un blog a dos manos, llamado 90 millas, con el periodista cubano radicado en Miami, Max Lesnik, así como algunas notas, artículos, crónicas e historias sobre la vida del cubano y mi percepción del gobierno de los Castro. No pasaron muchos días cuando varios amigos (otros no tanto) se me acercaron. Después de felicitarme, me dieron algunos consejillos.

Un viejo zorro y experimentado reportero, en confianza y en tono apagado, me dijo: “Tira muchas curvas, enseña poco la recta, intenta hacer historias de color que no te traigan problemas, luego cobras y vive lo mejor posible, si andas con el AKM en ristre, el gobierno te va a pasar la cuenta”, me indicó el avezado periodista, vividor, oportunista y cínico como muchos en Cuba, que quieren tener un buen salario en moneda dura, sin tener grandes complicaciones con el status quo.

El viejo reportero conoce mi amor por el periodismo deportivo, y por ello usó la jerga beisbolera. “Dar curva” en la isla es narrar sobre la historia del malecón, el barrio chino o el Capitolio. Hablar de cosas curiosas o contar cómo un paquete de periódicos Granma tirado por una avioneta en las montañas orientales mató por la fuerza del golpe a una vaca. O sea, que escribiera “noticias” intrascendentes y dejara a un lado los artículos críticos.

Para escribir crónicas de color y tirar curvas, renuncio a escribir en El Mundo. Digo y cuento lo que pienso. Ustedes, los lectores, tienen la oportunidad de mostrar sus desacuerdos en los comentarios. Estoy muy lejos de creer que lo que escribo sean verdades absolutas. Quizás esté equivocado. Pero son mis opiniones sobre algún suceso, tema o personaje.

A estas alturas de mi vida, con casi 45 años, defiendo sin temor mis criterios. Tengo miedo de ir preso muchos años como prometen las leyes cubanas hacia todas aquellas personas que disienten públicamente. No tengo vocación de mártir. Pero no voy a cambiar mis ideas. Aunque vaya a parar a una celda tapiada de la seguridad del estado o una sucia galera de una prisión cubana.

Es sano el ejercicio de la discrepancia. Y también el debate de ideas y el diálogo con personas que piensen distinto. Pero cuando en Cuba un medio te critica o ataca, tiembla. Te están enviando un mensaje de ida y vuelta. Algo así como, cállate o te haremos talco.

Se sabe que el inicio de una ofensiva vigorosa por parte del aparato estatal, es el preludio de otras acciones. Desde actos de repudio hasta amenazas y humillaciones a tu familia. O en último caso, detenerte, sancionarte y mandarte a chirona.

Yo le preguntaría a un periodista de calibre como Max Lesnik o al abogado José Pertierra, si alguna vez han sentido sobre sus nucas el soplo paralizante de los servicios secretos de Estados Unidos o el abrazo de oso del gobierno gringo, por tener criterios discrepantes sobre el sistema norteño o manifestar admiración por la Revolución cubana.

Me temo que no. Cierto que en la Florida, en los años 70 u 80, un grupo de intolerantes cubanos, más terroristas que otra cosa, llegaron hasta el asesinato de personas que apoyaban a Castro. Pero en este siglo 21 algo debe haber cambiado en la Pequeña Habana. Y de más está decir que ninguna administración estadounidense instruye a sus medios oficiales, como la Voz de América, para intimidar a sus rivales políticos.

Estados Unidos es capaz de lo mejor y de lo peor. Cualquier loco que tenga un mal día, con una carabina al hombro y silbando una canción de Bruce Springsteen, liquida a una docena de personas como si estuviera practicando el tiro al blanco en una feria. Presiento que Lesnik o Pertierra y los compatriotas al otro lado del charco, tienen toda la libertad del mundo para escribir y decir lo que piensan.

En Cuba no. Y ese es el punto. Desde que nací, en 1965, nunca he conocido eso que se llama democracia. Y antes de morir, quisiera vivir en una sociedad plural, donde tu persona no le interese en lo más mínimo al Estado. Y si los gobernantes no me aprecian, por ciertas leyes escritas en la Constitución, no se me encierre en una cárcel.

Me da igual quien esté en el poder. Sea comunista, liberal, verde, socialdemócrata, de derecha o de centro izquierda. Pero que haya ganado en unas elecciones. Me pregunto si esto es un sueño imposible. Creo que no. Por eso escribo lo que pienso.

Recuerdo que en una tarde fría y gris de febrero del 2003, el poeta y periodista cubano Raúl Rivero, con dos dedos en su máquina Olivetti Lettera-25 tecleaba: “Ningún mandato me puede impedir escribir en el país donde nací y nacieron mis abuelos. Soy un hombre que escribe”. Yo también. Aunque tenga mucho que perder.

Con la paranoia típica de las personas hostigadas y con mis temores a cuestas, enviaré historias, artículos y crónicas sobre la realidad de mi país. Redactadas desde mi destartalado apartamento en la barriada de la Víbora, mi patria chica. No seguiré el consejo del avezado reportero. Escribiré muchas rectas, pocas curvas.

Iván García

------------------------------
--------------------------
---------------------
Ahora yo le preguntaria al tal Ivan: Esa autobiografía la creo el con Reinaldo o fue una co-creación con el consulado castrista de Las Palmas en Gran Canaria?


Opossum
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1087
Valoración de Comentarios : 1310
Puntos : 2489
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo se "Leyenda" a un supuesto "disidente"... ¿...?...

Mensaje por Opossum el Miér Jun 25, 2014 9:00 pm

Algunos apuntes del autodenominado "biógrafo" de Reinaldo Escobar:

Cuando he escrito notas para Diario de Cuba, El Mundo, Diario de las Américas, Martí Noticias, Infobae o blogs como el de la escritora Zoé Valdés, siempre he tenido sus puertas abiertas. Con 14ymedio me ha sucedido todo lo contrario.

El ego exagerado de Yoani, que incomoda a tantos en Cuba y en el exilio, suele infundir falsas expectativas. Según Yoani, su meta no es hacer otro periódico, sino el mejor periódico.


También ignorar y menospreciar a los otros. Hace un mes llamé a Reinaldo Escobar, su esposo y editor de 14ymedio, para que me comentara y ofreciera detalles del nuevo diario.

Solo recibí argumentos evasivos y la promesa de que me llamaría antes que saliera el primer número. No cumplió su palabra. Muchas preguntas quedaron sin respuestas.

jajaja Tal parece que te calaron bien tal Ivan.

Bravo por Yoani y Reinaldo!!!


http://www.desdelahabana.net/fundar-un-periodico-desde-la-habana/

Opossum
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1087
Valoración de Comentarios : 1310
Puntos : 2489
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo se "Leyenda" a un supuesto "disidente"... ¿...?...

Mensaje por Opossum el Miér Jun 25, 2014 9:12 pm

JAJAJAJA

Y quien es el administrador del Blog Desde La Habana del tal Ivan? .......

Siéntense!!!!

Nada mas y nada menos que.....


Tania Quintero Ya sabia quien era el coautor


JAJAJAJAJA

Opossum
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1087
Valoración de Comentarios : 1310
Puntos : 2489
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo se "Leyenda" a un supuesto "disidente"... ¿...?...

Mensaje por CnelKurtz el Jue Jun 26, 2014 2:41 am

@majhp escribió:CUBA | Claves de la oposición
¿Quién es Reinaldo Escobar?

Iván García | La Habana
Actualizado viernes 11/12/2009 15:59 horas

A los 20 años, Reinaldo Escobar subió lleno de ilusiones los noventa peldaños de la escalinata universitaria. Corrían los años finales de la década del 60. Escobar, un mestizo provinciano, delgado y de pelo ensortijado, miraba con sus ojos pardos las amplias columnas dóricas de la Universidad de la Habana.

Había nacido una madrugada tibia y húmeda del 10 de julio de 1947, en la conservadora provincia de Camagüey, a 600 kilómetros al este de la capital. Su padre, un maestro de escuela severo y culto, y Raquel Casas, su madre, junto a su hermana lo educaron en una estricta disciplina sin posible apelación.

Como muchos de su generación, Reinaldo tenía una fe firme, aunque no ciega, en la Revolución de Fidel Castro. Con 14 años enseñó a leer a campesinos analfabetos y a los 16 se acogió al llamado del comandante único, de incorporarse al ejército para adiestrarse en el manejo del moderno armamento suministrado por la URSS.

Entre extensas guardias nocturnas y las cansinas marchas de preparación castrense, Escobar decidió, que al culminar su servicio militar sería periodista. Aptitudes tenía. Desde niño leía cuanto papel impreso caía en sus manos. En la soledad de su habitación componía poemas imitando a Gustavo Adolfo Bécquer.

Inconforme hasta el cansancio, con una capacidad a prueba de bombas atómicas para polemizar y ponerlo todo en duda, lo convirtieron a los 20 años en un sofista incorregible y experto en la esgrima verbal. Incluso, antes de intentar ser periodista, deseaba ser un orador inflamado y contundente. En un televisor en blanco y negro, en esos primeros años de Revolución, veía cuanto discurso pronunciara Castro.

Ya se sabe de lo extenso de su oratoria. Esa insufrible manía de hablar durante horas, terminó por hastiar a Reinaldo y lo convenció de que su futuro era detrás de una máquina de escribir y no desde una tribuna. Los cinco años de carrera de periodismo fueron azarosos y cargados de historias.

Era 1970, el año de la zafra de los 10 millones. Una quimérica campaña personal de Castro, de producir diez millones de toneladas de azúcar y que terminaría en un sonado fracaso. Escobar fue designado por la Universidad a un campamento cañero en Camagüey, su provincia natal, a redactar boletines estadísticos sobre la marcha de la zafra.

Durante esa contienda dio su primer paso disidente. Seguro de que no se iba cumplir la meta de Castro, ingenuo y confiado de que con ese paso ayudaba a la Revolución, analizó a fondo e intentó demostrar a los jerarcas del partido local la imposibilidad de que se realizara la proeza. Ardió Troya. Un tipo del partido lo miró de arriba abajo como si fuese un bicho raro y desafiante, amenazándole como si su dedo pulgar fuese una pistola le gritó: “Yo estoy convencido de que las metas se van a cumplir”.

Reinaldo volvió a las aulas universitarias

No se cumplieron. Y Reinaldo volvió a las aulas universitarias. En su grupo había tensiones. Eran dos bandos. Uno, los oficiales, intolerantes, que no aceptaban la más mínima sospecha o duda sobre los proyectos o figuras revolucionarias. Otro, los libre pensadores, amantes de la poesía, la literatura y de validar los criterios sólo cuando se estudiaran a fondo.

Tener juicios propios tuvo su costo para Reinaldo Escobar. Una tarde, Fidel Castro visitó la Universidad. Un grupo de estudiantes que lo esperaba a la salida del rectorado, lo abordó al verlo. El comandante respondió preguntas de los estudiantes. Un alumno de tercer año de la carrera de Biología, le pregunto por qué la prensa no reflejaba la destitución de decenas de funcionarios del Partido y el Gobierno, a raíz del fracaso de la zafra de los 10 millones.

'Yo no estoy de acuerdo con usted', le dijo a Castro

Castro respondió que el gran problema era la escasez de papel para los periódicos, porque en cuatro páginas no podía decirse todo. Reinaldo dejó escuchar el claro timbre de su voz de barítono. “Yo no estoy de acuerdo con usted”. Fue como si el tiempo se hubiera detenido. El silencio fue aterrador. Parecía que los alumnos habían dejado de respirar.

El máximo líder volteó la cabeza y a medio metro de un Escobar, pálido, demudado, estupefacto, tras interrogarlo y ante la tozudez del estudiante de periodismo, Castro inquirió:

-¿Tu quieres oírme decir en público que yo no sé gobernar? Pues mira te voy a complacer -y subiendo el tono de la voz, dos veces repitió- yo no sé gobernar.

Todavía en los años 70, Escobar creía en Fidel Castro. Pero tenía muchas preguntas sin respuestas. Luego de purgar dos años en un campamento cañero de una brigada del ejército juvenil del trabajo, en Camagüey, donde era el responsable de una revista de poca monta que hacía apologías a granel sobre los éxitos de los cortadores de caña, Escobar terminó recalando de nuevo en La Habana, esta vez para trabajar como redactor en la revista Cuba Internacional.

En su etapa en la revista, una publicación dirigida al exterior, donde todo lo que se publicaba era color de rosa, Reinaldo Escobar no hizo periodismo: solamente propaganda. Eso lo hacía sentirse un miserable.

'El nacimiento de su primera hija'

Además, llevaba una existencia de gitano. No tenía casa propia y dormía todas las noches en una balsa de playa, debajo de una mesa de comer de la estrecha vivienda de un amigo. El nacimiento de Luzbel, su primera hija, una noche de lluvia, durante una guardia junto a imponentes cohetes antiaéreos rusos, a raíz de ser movilizado por 45 días como reservista militar, le hizo interiorizar si estaba conforme con su vida.

Se cuestionó su labor de amanuense oficial y su vida sentimental. Y rompió con ese lastre. Fue un proceso lento y gradual. Después de un encontronazo con el aparato de censura estatal, debido a una entrevista con la cantante lírica Alina Sánchez, Escobar recaló en el diario Juventud Rebelde, además de escribir para la revista Somos Jóvenes.

Un artículo firmado por Escobar, titulado “30 años después: ¿De qué se quejan los jóvenes en Cuba?” fue el detonante final en la cadena de incomprensiones y tropiezos que tuvo Reinaldo en su vida como periodista oficial. A las nueve de la mañana del 19 de diciembre de 1988 salió de su casa, para ir a pie hasta la redacción del periódico Juventud Rebelde. Varias personas con un humor de perros lo esperaban en una oficina.

Era el final, presintió Reinaldo. Y lo fue. En el salón se encontraban varios personajes de la unión de periodistas cubanos (UPEC), de la unión de jóvenes comunistas y el director del diario. Con voz fúnebre el director le dijo

-Reinaldo Escobar, lo hemos citado para informarle que a partir de este momento usted deja de ser periodista de nuestro órgano de prensa.

Escobar no se inmutó. Estaba esperando esa declaración. Sacó su carnet de periodista y lo colocó en la mesa. Brevemente, el director le dijo los motivos de su expulsión. Sus delitos eran, entre otros, reunirse con jóvenes intelectuales en su casa, donde -según el director- tenían informes confiables que se formulaban críticas a Fidel Castro.

Para ganarse la vida, Escobar ha tenido un periplo sinuoso. Trabajó en la Biblioteca Nacional, fue mecánico de ascensores y guía de turistas. Ha dado clases de alemán y escrito como periodista independiente. Nunca se arrepintió de haber redactado aquel artículo.

A principios de los90 conoció a Yoani, hoy su mujer

A principios de los años 90 conoció a una joven filóloga delgada y tímida. “Este va ser mi bastón, la mujer para el resto de mi vida”, pensó al verla una noche a la salida de una cuartería en la barriada de Cayo Hueso, dónde la muchacha vivía. Era Yoani Sánchez. La misma que desde 2007 hace historia con su blog Generación Y. En la actualidad es su esposa y madre de su segundo hijo, Teo, de 14 años.

Ya cumplió los 62, pero a Reinaldo Escobar le bullen tantas ideas como ganas de llevarlas a cabo. A veces cree que no le alcanzará el tiempo.

Coleccionista de diccionarios y amante del cine. Dialéctico y divertido. Orgulloso de sí mismo, agudo y con frases para enmárcalas con letras góticas, Escobar es conocido entre sus amigos con el apodo de Macho Rico. Para quienes no lo son, prefiere que lo llamen Reinaldo a secas.

http://www.elmundo.es/america/2009/12/11/cuba/1260543291.html

---

Vaya... Sencillamente de campeonato!... Una Leyenda casi perfecta la de Reinaldo Escobar... una Leyenda, además, "Demostrable" ...

En términos de Inteligencia y creación de Agentes de Inteligencia, la Leyenda es un tipo de Invento que se va tejiendo en torno a alguien y mediante el cual termina por "ser" quien en realidad no ha sido nunca... la mejor Leyenda, se afirma, es aquella que no se puede demostrar porque, por ejemplo, los únicos testigos de lo que se cuenta en torno al personaje inventado estuvieran muertos, o porque el registro civil donde debieran aparecer su partida de nacimiento y datos genealógicos resulta que se quemó en el año tal y etc...

Pero... De verdad que desconocíamos el "¿muy convincente?" currículum "disidente" de este "portento anticastirsta" de "casi toda la vida" que ha sido Reinaldo Escobar, marido de la Sra Yoani Sánchez y actual Editor en J´ de 14ymedio... Repasemos en síntesis:

-Graduado de periodismo en las fábricas de robots propagandísticos del régimen castrofascista, me refiero a sus "universidades abiertas a todo el pueblo de Cuba, gratuitas" ...

-Reinaldo Escobar trabajó, a pesar de sus pesares y los del régimen del que supuestamente "discrepaba" , en los medios de comunicación de ESE Régimen:

La Revista Cuba Internacional y el Periódico Juventud Rebelde...

-Pero, lo más espectacular de todo es que este super-disidente, Reinaldo Escobar, SE DICE QUE SE ENFRENTÓ CARA A CARA, EN LOS PASILLOS DE LA UNIVERSIDAD, CONTRA LA BESTIA MAYOR DE BIRÁN, EL MISMÍSIMO COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO...!

... y va y "sí", "se enfrentó a fidel castro", pero de mentirita, en plan montaje de teatro gedocista... Jajajaja... pero Reinaldo Escobar no sólo está vivo para contarlo (ni siquiera ha purgado cárcel en toda su vida de supuesto desafecto contra el régimen") sino que ha abierto... bueno, él no, su mujercita Yoani... bueno, su mujercita Yoani no, "ALGUIEN" , ha abierto un diario-web ¿disidente?... en las mismas fauces del imperio castrofascista, a poquísimos kilómetros de Punto "0"...

¡Coño, este Reinaldo Escobar, que no tanto su mujercita Yoani, ES INMORTAL E INTOCABLE POR NECESIDAD...!... ¡¿por necesidad del régimen castrofascista o por necesidad de todos, nacionales y extranjeros, que están metidos en este sucio y mierdero potage pseudo aperturísta del "reformador ekonómiko" el tal raulito castro en Cuba?!...

... pero lo de INMORTAL E INTOCABLE de Reinaldo Escobar "se pega" ...: según su mujercita, la Señora Yoani Sánchez, el G2 de Los Castro la habría secuestrado y maltratado y hasta golpeado entonces... pero la Yoani no pudo probarlo porque sólo le quedaron, dice ella, moretones en las nalgas y, qué va, su culito supuestamente amoratado sí que no iba a salir en las portadas del la BBC... Jajajaja...

¿Qué decir de más?... vamos a darle la palabra a dos APESTADAS Ex-Castristas (con las que tampoco estoy completamente de acuerdo, que conste):


PERIÓDICO DE YOANI SALE LA PRÓXIMA SEMANA
Catorce y medio, la web que le cuadra al régimen. Por Tania Quintero
by Zoé Valdés ¡Libertad y Vida!

(...)

Me imagino que el nombre ("14y medio") ha influido. Porque ese nombrecito que le han puesto se las trae: recuerda la señalización en una carretera, el número de una vivienda ilegal, el tamaño del pene de un adolescente o el nombre de una posada (casa de citas) habanera. Cualquier cosa, menos el nombre de un medio periodístico que aspire a ser serio y profesional.(...)(CITA)

Link Referencia del Foro SC: http://secretoscuba.cultureforum.net/t24954p60-periodico-de-yoani-sale-la-proxima-semana?highlight=Peri%F3dico+de+Yoani#245452

---

¿En qué no estoy de acuerdo con estas dos APESTADAS Ex-Castristas?...: en el error de unidades... no son "14y medio centímetros como el pene de un adolescente" sino 14ymedio PULGADAS del pene propagandístico de un régimen fascista que se la mete a LOS TONTOS ÚTILES por todo hueco:

Entonces adelante, relájense y gocen qué caray, ya la tienen bien adentro!...

y, vaya... esto de abajo lo ha publicado Un Tal David Sosa de martinoticias.com...!:

---

Reinaldo Escobar, sobre arrestos y reformas en Cuba

David Sosa / martinoticias.com
noviembre 20, 2012

A sus 65 años, Reinaldo Escobar ya no tiene las ilusiones intactas, de cuando era un joven universitario en los años sesenta. Este periodista, nacido el 10 de julio de 1947, en la provincia de Camagüey, fue bastante conocido por sus artículos en el diario Juventud Rebelde, que terminaron abruptamente en 1988 después de uno de ellos -“30 años después: ¿De qué se quejan los jóvenes en Cuba?”- y que acabó con su carrera en los medios oficiales.

(...)

Iván García, también periodista, lo describió hace unos años como: “Coleccionista de diccionarios y amante del cine. Dialéctico y divertido. Orgulloso de sí mismo, agudo y con frases para enmarcarlas con letras góticas, Escobar es conocido entre sus amigos con el apodo de Macho Rico. Para quienes no lo son, prefiere que lo llamen Reinaldo a secas”. (...) (Citas)

http://www.martinoticias.com/content/entrevista-a-reinaldo-escobar-periodista-independiente/16790.html

---

Pero esta gente que ¿"capitanea"? SC se supera a sí misma cada vez... Jajajaja... Esto parece ahora una auténtica guerra de pandillas:

Los Ex-castristas ¿creíbles? contra los Ex-castristas ¿increíbles?... (¿para quién o para cuál?)

No, no me pregunten quiénes son quiénes o cuáles son cuáles... pregúntenselo a Una Tal Opossum... ¿...?...

... O PREGÚNTENSELO MEJOR A LOS HECHOS COMO TAL... ya verán ustedes qué hacen... :


Yoani Sánchez: la disidente camaleónica.

http://www.youtube.com/watch?v=Q1SmZdx0eYc

---

Firmado:

Un Tal Kurtz...


CnelKurtz
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 22
Valoración de Comentarios : -33
Puntos : -11
Fecha de inscripción : 16/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo se "Leyenda" a un supuesto "disidente"... ¿...?...

Mensaje por Opossum el Jue Jun 26, 2014 12:15 pm

@Opossum escribió: JAJAJAJA

Y quien es el administrador del Blog Desde La Habana del tal Ivan? .......

Siéntense!!!!

Nada mas y nada menos que.....


Tania Quintero Ya sabia quien era el coautor


JAJAJAJAJA





Cropófago tu lo que le tienes celos a Yoani desde que oiste que le llamaban a Reinaldo "macho rico".

confiesalo de una vez











.

Opossum
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1087
Valoración de Comentarios : 1310
Puntos : 2489
Fecha de inscripción : 15/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo se "Leyenda" a un supuesto "disidente"... ¿...?...

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:37 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.