Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 21 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 21 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

EL HERMANO DE FIDEL QUE YO CONOCÍ

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL HERMANO DE FIDEL QUE YO CONOCÍ

Mensaje por Anonymou el Sáb Abr 21, 2007 5:13 pm

TESTIMONIO/EL HERMANO DE FIDEL QUE YO CONOCÍ

MI JEFE, RAUL


«La tarde del caluroso abril de 1981
en que Raúl Castro me recibió,
sonriente y jaranero, en su enorme oficina
del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias
cambió definitivamente mi vida.
La bienvenida del segundo hombre de Cuba
y hermano menor de Fidel Castro,
fue directa al grano:
-¡Así que eres el que no quiere trabajar conmigo!,
dijo, extendiendo la mano desde la ventajosa posición
que le proporcionaba su atronadora voz
y el atuendo único de general de cuatro estrellas.
En términos cubanos, una oferta que no podía rechazarse.




Por Alcibiades Hidalgo
El Mundo
España
Infosearch:
José F. Sánchez
Jefe de Buró
Cuba
Dept. de Investigaciones
La Nueva Cuba

«La tarde del caluroso abril de 1981 en que Raúl Castro me recibió, sonriente y jaranero, en su enorme oficina del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias cambió definitivamente mi vida. La bienvenida del segundo hombre de Cuba y hermano menor de Fidel Castro, fue directa al grano: -¡Así que eres el que no quiere trabajar conmigo!, dijo, extendiendo la mano desde la ventajosa posición que le proporcionaba su atronadora voz y el atuendo único de general de cuatro estrellas. En términos cubanos, una oferta que no podía rechazarse.

El asunto había comenzado pocos días atrás ante Carlos Aldana -entonces jefe del despacho del propio Raúl en el Comité Central del Partido Comunista, y luego tercer hombre fugaz en la estructura del poder-, quien me comunicó que, tras varios años de andanzas periodísticas por todos los conflictos políticos y guerras posibles en el Medio Oriente y Africa, mis servicios eran requeridos de inmediato como analista de asuntos internacionales en el exclusivo grupo de asesores del Segundo Secretario del Partido. Los sensibles informes allí elaborados a partir de la materia prima aportada por varios servicios secretos del Estado cubano y otras fuentes, sólo estaban destinados a los ojos de ambos hermanos Castro. Ser seleccionado para esta tarea revolucionaria, explicó Aldana, era la prueba de la más absoluta confianza.

NADIE DICE NO

Supongo que mi mezcla de sorpresa y duda ante tal propuesta motivó su oportuna sugerencia de que meditara la respuesta definitiva.«Piénsalo bien, que aquí nadie dice que no», fueron sus palabras exactas.

El desenlace previsible de mi entrevista con Raúl Castro me llevaría en los próximos años por muy distintos escenarios. Todos, en su momento, de interés prioritario para el apetito universal del poder cubano: desde inhóspitos campamentos de guerrillas en el Sáhara Occidental o el sur de Sudán hasta la Ghana de Jerry Rowlings o la Polonia sacudida por el sindicato Solidaridad.Misiones diplomáticas en palacios de Saddam Hussein, en dachas reservadas a la nomenklatura en las Colinas Lenin o la sede de la KGB en las afueras de Moscú; Windhoek en tiempos de la retirada sudafricana.

Muchas veces Angola y demasiados salones de conferencias de Naciones Unidas en Ginebra, Viena o Nueva York. Un largo camino que paradójicamente me conduciría de las filas del Comité Central del Partido Comunista al destierro por la peligrosa vía del Estrecho de la Florida, cuando los hermanos Castro se percataron, años después, de que ya no pensábamos de la misma manera.

El hombre que ejerce hoy el poder en Cuba, y con el cual trabajé directamente por más de una década como jefe de su despacho político, es mal conocido fuera de la isla, pero también una incógnita para la mayor parte del pueblo cubano, pese a su decisiva participación en la larga aventura de la revolución cubana, de la que es parte imprescindible. Su vida ha transcurrido paralela y a la sombra de su muy famoso hermano, al que ahora reemplaza, todavía de manera provisional. Esta designación como heredero se hizo oficial ahora, pero fue anunciada mucho antes, el 21 de enero de 1959, en uno de los primeros discursos de Fidel Castro tras la toma del poder, donde describió como «más radical que él» al sucesor escogido. Pese a muchos tropiezos y distanciamientos entre ambos hermanos, se cumple también ahora la voluntad del Comandante en Jefe.

EL LARGO TRAYECTO

Durante 47 años Raúl Castro ha sido el ministro, organizador y jefe de la más poderosa institución del país, las Fuerzas Armadas, además de sus otras posiciones determinantes en la cúpula del poder. Ese largo trayecto puede comprenderse mejor si se tiene en cuenta que Neil Hosler McElroy, secretario de Defensa en la administración de Dwight Eisenhower en el mismo año que Raúl Castro asumió su cargo, falleció hace ya 30 años.

Cinco años menor que su hermano Fidel, compartieron en la infancia y adolescencia el inusual mundo rural de la familia Castro Ruz y los largos extrañamientos en lejanos colegios religiosos adonde los enviara su padre, el terrateniente gallego Angel Castro Argüíz.

A diferencia de Fidel, doctorado en leyes en la Universidad de La Habana, no concluyó estudios universitarios. Mientras su hermano se convertía en figura conocida en las bandas gangsteriles que dominaron la agitada política universitaria a mediados del siglo, Raúl escogió una temprana afiliación comunista que lo llevó en 1953 a Austria y países de la Europa del Este, en uno de sus escasos viajes fuera de Cuba.

En el largo regreso de Europa a bordo del Andrea Gitti, conoció a Nikolai Leonov, un joven oficial de la KGB que llegaría a las más altas posiciones en esa organización, en gran parte gracias a esta relación con uno de los principales protagonistas de la futura revolución cubana, forjada en «un paquebote destartalado», según la descripción del soviético.

En 1956, cuando preparaba junto a Fidel la expedición a Cuba del yate Granma, se encontró de nuevo con Leonov, esta vez en el Distrito Federal mexicano. Fue Raúl, recuerda Alejandro en sus memorias, quien lo presentó a Ernesto Che Guevara, un nuevo amigo argentino incorporado ya a la naciente empresa revolucionaria.

Pocas semanas después de su viaje a Viena, Raúl participó en el fracasado asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba. Capturado por las fuerzas del Gobierno, fue condenado a 10 años de prisión.Los inculpados cumplieron sólo 18 meses en la Prisión Modelo de Isla de Pinos, gracias a una amnistía del dictador Fulgencio Batista y una parte de los asaltantes del Moncada, Raúl entre los primeros, viajó a México y regresó a Cuba en 1956 para iniciar la guerra contra Batista desde las montañas de Oriente.

Antes de partir en el yate Granma, Raúl -quien luego se distinguiría por su proclividad a la pena de muerte- ejecutó por orden de su hermano Fidel a un expedicionario sospechoso de traición en favor de Batista. Una historia que sólo solía referir, calladamente, en el círculo más íntimo de sus colaboradores.

En la Sierra Maestra fue ascendido tempranamente al grado de comandante y nombrado jefe de un frente guerrillero independiente, en el cual se distinguió, más que por acciones combativas, por la eficiente administración de los amplios territorios bajo su control. En Guantánamo, en junio de 1958, con la captura de un grupo de militares norteamericanos, inauguró la era moderna de los secuestros políticos. Varios de los hombres de su confianza en aquel mando forman hoy el sólido núcleo de raulistas en el seno del Gobierno, el partido único y las Fuerzas Armadas cubanas.

Tras el triunfo de 1959, tuvo un papel central, junto al Che Guevara, en la derivación hacia las ideas del comunismo de la joven Revolución. Reconocido luego por los dirigentes soviéticos como un hombre clave en las relaciones con Cuba y su difícil líder mercurial, fue protagonista de momentos cruciales de aquellas relaciones. Su encuentro en Moscú por instrucciones de Fidel con Nikita Jruschov ultimó los detalles del acuerdo para la instalación de cohetes con ojivas nucleares en Cuba que llevaría a la Crisis de Octubre en 1962.

Durante los largos años en que, junto a su hermano, han impuesto su poder sobre el resto de los cubanos, el menor de los Castro ha intentado contener dentro de cánones institucionales el desbordado individualismo del Máximo Líder. Impulsó, bajo exigencias soviéticas, la llamada institucionalización del país, adoptada en 1975. Bajo su supervisión directa se inició finalmente, tras 17 años de gobierno revolucionario, una organización del Estado y el Partido según moldes socialistas. Como ministro de las FAR respaldó activamente la participación de tropas cubanas en las guerras de Angola y Etiopía, decididas, claro está, por Fidel. Fue también factor esencial en el regreso a Cuba de esas fuerzas, que llegaron a sumar cerca de 60.000 hombres, solamente en Angola.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL HERMANO DE FIDEL QUE YO CONOCÍ

Mensaje por Anonymou el Sáb Abr 21, 2007 5:13 pm

SUBORDINADO TOTAL

En casi cinco décadas ha enfrentado múltiples contendientes por la preferencia de Fidel, con quien mantiene una contradictoria relación de subordinación total y apoyo imprescindible, nublada por la indiferencia del hermano mayor. Su poder sobre las instituciones militares se hizo absoluto en l989, tras el affaire por acusaciones de narcotráfico contra el general Arnaldo Ochoa y los gemelos La Guardia que terminaría ante un pelotón de fusilamiento. Sus hombres de mayor confianza, integrantes de la poderosa Contra Inteligencia Militar, encabezaron la virtual absorción del Ministerio del Interior, considerado hasta entonces por las Fuerzas Armadas como un peligroso rival potencial.

Pragmático en temas económicos, adicto a los informes de los servicios secretos y a voluminosos expedientes sobre el resto de los dirigentes, desconfiado como su hermano de la cultura y los intelectuales, amante de sus cuatro hijos y siete nietos, despiadado en las decisiones en que se pone en juego la supervivencia del régimen, nostálgico del comunismo soviético, inexperto en relaciones internacionales, aficionado impenitente al vodka y el dominó y temido sin excepción entre la clase dirigente, el ministro, como se le llama respetuosamente en esos círculos, no es hombre que pueda describirse de una sola pieza.

Ahora, y todavía en la misma oficina donde nos encontramos hace 25 años -en la que suele pasearse alrededor de un monumental globo terráqueo semejante al que adornaba los despachos de los mariscales de la URSS- protagoniza el primer episodio de la obra más difícil de su vida: intentar prolongar el castrismo sin Fidel.Le deseo, de todo corazón, que no lo logre.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL HERMANO DE FIDEL QUE YO CONOCÍ

Mensaje por Anonymou el Sáb Abr 21, 2007 5:14 pm

LOS CASTRO, UNO A UNO


Así son los miembros de la familia de Fidel, numerosa y dividida entre el poder y el exilio.
Fidel no fue nunca un hombre de familia. Y en esto coinciden tanto sus detractores como los incondicionales del régimen. En cualquier caso, su vida personal siempre fue tratada en la isla como un secreto de Estado. Sea como fuere, sus ocho hermanos, la media docena de mujeres con las que compartió algo de su vida y sus ocho hijos reconocidos sí han influido en el devenir humano del líder cubano.

SU PRIMERA MUJER

Fidel conoció a Mirta Díaz-Balart muy jovencito, en sus tiempos de universitario. Mirta, miembro de la alta burguesía cubana, era hermana de Rafael Díaz-Balart, senador y subsecretario de Gobernación de la Cuba precastrista. Se casaron en 1948 y se divorciaron siete años más tarde, cuando él estaba en la cárcel.De esta relación nació Fidelito, el único hijo oficial de Castro.Actualmente, Mirta vive en Madrid tras casarse de nuevo con un médico cubano.

SU COMPAÑERA DE ARMAS

En opinión de muchos, Celia Sánchez Manduley ha sido la persona más influyente en la vida de Fidel. Ella fue su compañera en la sierra, su alter ego femenino y la única mujer presente durante décadas -fue secretaria ejecutiva del Consejo de Ministros- en el cerrado círculo que rodeaba a Castro. De hecho, se dice que sólo ella se atrevía a decirle «no» en sus decisiones. La llamaban la primera dama de la Revolución. En el documento de identidad de Fidel figura todavía la dirección del apartamento en el que vivía Celia, en la zona del Vedado.Nunca se casó y murió de cáncer pulmonar en 1979.

LA «SEÑORA»

Sólo después de la muerte de Celia, Fidel legalizó su matrimonio de hecho con Dalia Soto del Valle, Lala, madre de cinco de sus hijos y eterna compañera silenciosa. Se conocieron durante la campaña de alfabetización de 1961. Dalia era maestra y vivía en el pueblo de Trinidad, hoy provincia de Cienfuegos, donde su familia tenía una finca. Rubia, alta, de ojos verdes, desde hace unos años comenzó a frecuentar desfiles y actos públicos sentada siempre unos bancos por detrás del padre de sus hijos.Se encuentra con él en una casa de dos plantas en la playa de Jaimanitas.

LA «AMANTE»

Natalia, Naty, Revuelta fue la querida insuperable en su período de militante y conspirador, anterior a las etapas decisivas de la lucha guerrillera. Naty era una hermosísima rubia de ojos verdes salida de la aristocracia cubana, con quien mantuvo una relación escondida, porque ambos estaban casados. Dicen que ella fue la causa de la separación de Fidel con Mirta. Es la madre de Alina Fernández y vive exiliada en Miami.


Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL HERMANO DE FIDEL QUE YO CONOCÍ

Mensaje por Anonymou el Sáb Abr 21, 2007 5:15 pm

«SIMPLEMENTE ALINA»

Ella misma se hace llamar la hija rebelde de Fidel, pues es la única de los hijos de Castro que ha elegido el exilio. Alina Fernández Revuelta nació en 1956, aunque nunca mantuvo una estrecha relación con su padre con el que sólo tiene una foto juntos. Sólo se enteró a los 10 años de que aquel hombre que solía visitar a su madre, Natalia Revuelta, era su progenitor.En 1993 salió de Cuba disfrazada con una peluca y portando un pasaporte español falso con destino a Miami, donde escribió un libro narrando su autobiografía. Actualmente tiene allí un programa de radio titulado Simplemente Alina.

«FIDELITO»

Fidel Castro Díaz-Balart, 54 años, es el único de los hijos de Castro nacido antes de la Revolución y el que ha tenido alguna responsabilidad gubernamental. Es físico nuclear, catedrático del Instituto de Ciencias Avanzadas y Tecnología de Cuba y asesor científico de su padre. Fue destituido por él del cargo de secretario de la Comisión de Energía Nuclear, en 1992, por la ostentación que hacía del mismo.

LOS HIJOS DE LA «A»

Así llaman a los cinco hijos varones que Fidel tuvo con Dalia Soto: Alexis, Alex, Alejandro, Antonio y Angel. Unos explican la reiteración de la letra «A» en el comienzo de sus nombres por la admiración del dictador hacia Alejandro Magno mientras que otros la achacan a un postrero homenaje a su padre Angel. Apenas han trascendido datos de sus vidas. Alexis y Alejandro se dedicaron a la programación de ordenadores, Alex trabaja como camarógrafo para la cadena Mundo Latino y, además, es gestor de programas informáticos. Antonio, el más cercano a su padre, es cirujano ortopédico y médico del equipo nacional de béisbol. Por su parte, Angel, el menor, es mecánico.

LOS HERMANOS

Fidel tiene ocho hermanos: Ramón, Lidia y Pedro Emilio -fruto del primer matrimonio de su padre- y Angela, Raúl, Juana, Emma y Agustina, hijos de la segunda esposa. Ramón, el mayor, tiene 82 años, es experto agrónomo y asesor de los asuntos relacionados con el azúcar. Emma vive en México y Juanita, de 73 años, se exilió en Miami en 1964, donde tiene una farmacia, tras militar en la disidencia interna contra sus hermanos mayores.

EL SOBRINO «YANQUI»

Lincoln Díaz-Balart nació en Cuba en 1954 y es hijo de Rafael Díaz-Balart Gutiérrez, político vinculado a la dictadura de Fulgencio Batista, y a la sazón hermano de su madre Mirta. Miembro del Partido Republicano, ultraconservador, fue elegido vicepresidente del Comité de Reglamento de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, donde ejerce de enemigo acérrimo de la Revolución. Aboga por la intervención militar en Cuba.




Con información de Juan Carlos de la Cal y Angel Tomás González.






Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: EL HERMANO DE FIDEL QUE YO CONOCÍ

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:50 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.