Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 39 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 39 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

A propósito de las nostalgias izquierdistas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A propósito de las nostalgias izquierdistas

Mensaje por Anonymou el Sáb Abr 21, 2007 6:26 am

A propósito de las nostalgias izquierdistas de algunos pueblos latinoamericanos:
Materialismo histórico vs. dialéctico, o la Filosofía del desastre.

Por Baltasar Martín

Repasando la Filosofía Marxista-Leninista a la luz de la desaparición de la Unión Soviética y del Campo Socialista, excepto Cuba y Corea del Norte (China y Viet Nam son ya hoy economías semi- capitalistas), lo primero que llama la atención del que tuvo que estudiar esta materia en Cuba en los años del esplendor soviético es cómo el materialismo histórico ha sido derrotado por la propia historia, y cómo las revoluciones socialistas violaron las leyes de la dialéctica de esa propia historia.
Si analizamos las revoluciones burguesas europeas, específicamente la francesa, que fue la más sangrienta y espectacular, veremos que ya desde antes de estallar, la burguesía tenía el poder económico, y la economía de tipo feudal había sido sustituída por una economía capitalista, en la que el comercio y las manufacturas determinaban ese poderío económico, mientras que el poder político estaba en manos de la nobleza, los señores feudales y el clero.
Por esta clara y evidente razón, la burguesía, apoyándose en los siervos y en el incipiente proletariado, comienza una revolución para arrebatarle el poder político a la aristocracia feudal, pero sin necesidad de transformar la economía, que ya era capitalista.
Una vez que se alza con el poder político, la burguesía consolida su poderío económico, eliminando las trabas feudales que la frenaban, y se dedica a fortalecer las bases capitalistas de dicha economía.
Desde el punto de vista de la dialéctica marxista, pudiéramos decir que en vísperas de la Revolución Francesa, ya la economía había sufrido las transformaciones previas necesarias para convertirse en capitalista, mucho antes de que la burguesía se lanzara a luchar por el poder político.
Si nos trasladamos mucho más atrás, a la transición del esclavismo al feudalismo, veremos que la economía basada en el trabajo esclavo va siendo sustituída paulatinamente por la economía feudal, sustentada en la explotación de las tierras de los señores feudales por los campesinos siervos de éstos, sin necesidad de ninguna revolución, y sin que los esclavos tuvieran que tomar el poder político.
Este proceso se repite en lo esencial en el Siglo XIX, en el proceso de abolición de la esclavitud, cuando a partir de las revoluciones industriales de finales del XVIII en Europa y en los Estados Unidos, la máquina baja los costos de producción y eleva grandemente la cantidad de productos a comercializar, por lo que para el buen funcionamiento de esta economía de mercado era necesario convertir a los esclavos en obreros asalariados, operadores de esas máquinas y compradores de esa avalancha de productos con el dinero que recibían por la venta de su mano de obra a los capitalistas, negocio redondo en verdad, pero que mejoraba sustancialmente la calidad de vida del ex-esclavo y en general de toda la sociedad.
Carlos Marx se percata del funcionamiento dialéctico de la economía, motor impulsor de la sociedad, pero se equivoca cuando trata de aplicar al combate de esa nueva explotación, más sutil que la esclava pero todavía con grandes injusticias, sus conclusiones sobre las leyes que rigen el desarrollo de la Historia.
Formula una sociedad ideal, donde la clase obrera, que no tiene el poder económico, tomará las riendas del poder político y acabará con "la explotación del hombre por el hombre", desplazando a la burguesía de las riendas de la sociedad, a la que enajena en una supuesta lucha de clases, antagónicas e irreconciliables, que no tiene perdón, pues las supuestas fronteras entre las clases las determina el esfuerzo y la superación de cada individuo, y no una separación resentida y envidiosa del que no tiene o tiene poco ante el empresario exitoso o la clase media emprendedora, olvidando que el capitalismo se nutre de la abundancia y de las ventas, y que por simple interés procurará que la gente tenga trabajo y consuma, para que el Mercado no se desplome.
Lenin, que es el primero en llevar a cabo una revolución socialista guiado por los postulados marxistas, viola las leyes de la Historia en Rusia, un país semifeudal, lanzando a un proletariado incipiente, sin ningún poder económico, a la conquista del poder político.
Una vez en él, lejos de basarse en una estructura económica previamente transformada, como sucedió en la transición del feudalismo al capitalismo, se lanza a imponer por la fuerza las nuevas relaciones de producción socialistas, basadas en la propiedad estatal sobre los medios de producción y servicios, desmantelando la estructura económica existente, tanto en la industria, la agricultura, el comercio como en el transporte, creando un caos tal que se vió obligado a dar marcha atrás, dictando una "Nueva Política Económica", su famosa "NEP", que no fue más que una retirada a tiempo hacia la economía de Mercado, para tratar de evitar la hambruna y el desabastecimiento total.
A la luz de hoy, esto es comparable a que la burguesía francesa hubiera permitido o exigido a los obreros que volvieran a ser siervos de la gleba después de la Revolución, cosa que no habría logrado por supuesto por ningún medio, como tampoco los abolicionistas ingleses si hubieran tratado de re-esclavizar a los nuevos asalariados de la era del vapor.

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A propósito de las nostalgias izquierdistas

Mensaje por Anonymou el Sáb Abr 21, 2007 6:26 am

O sea, que la necesidad de la NEP es el primer testimonio práctico del fracaso del Materialismo Histórico aplicado a la Historia, valga la redundancia, y recordemos que "la práctica es el criterio de la verdad", según el propio Marx, así que los socialistas no han querido ver en esa práctica lo que fue demasiado evidente para los millones que murieron de hambre en la Unión Soviética en 1930, gracias a que "el padrecito" Stalin quitó la NEP inmediatamente después de la muerte de Lenin, sumergiendo al país de lleno en la anti-economía socialista, porque no puede llamársele de otro modo, al no garantizar ni siquiera la comida de las grandes masas.
Resumiendo, es cierto que existen leyes generales que han funcionado a través de la Historia, pero el Materialismo Histórico las interpretó a su modo, enunciándolas equivocadamente, pues la revolución proletaria no se realizó con la economía transformada previamente en estatal, ni con la clase obrera detentando el poder económico antes de tomar el poder político, como había ocurrido antes con las otras revoluciones sociales como la Francesa. Sin preparación económica previa, e ignorando las leyes del Mercado, es decir, de la oferta y la demanda, así como las ventajas de la competencia, la clase obrera no fue capaz de superar dialécticamente a la economía capitalista, como en una verdadera "negación" de aquélla, por lo que el Materialismo Histórico marxista ha sido invalidado por la propia práctica, previsible desde un verdadero enfoque dialéctico, que sale invicto en medio del desastre de la filosofía socialista.
Baltasar Martín
Hialeah

Anonymou
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A propósito de las nostalgias izquierdistas

Mensaje por armando aguilar el Sáb Abr 21, 2007 12:01 pm

Gracias, Toño por traer este escrito que para mí es sumamente importante. Yo tuve que estudiar el marxismo en Cuba y no fueron pocas las discusiones con amigos que aún siendo contrarios al sistema decían que el verdadero socialismo, comunismo o lo que fuere era una maravilla pero que no se practicaba como debía ser. Tuve que tragarme muchos buches amargos y llenarme de paciencia para tratar de convencer a no pocos sobre la verdadera esencia del marxismo como filosofía del fracaso.
Al fin me veo resarcido con el artículo que muy acertadamente has presentado para conocimiento de muchos que aunque combaten el castrocomunismo piensan que el Marxismo es "precioso" en teoría. Hermanos, en principio, una filosofía que que promueva la lucha de clases y enfrente al hombre contra su propia especie no puede ser buena.
Ya lo dijo el Apóstol Martí: "ENOJA OIR HABLAR DE CLASES. ESO SOLO CONTRIBUYE A LA EXISTENCIA DE LAS MISMAS".
Gracias, hermano Toño.

armando aguilar
VIP

Cantidad de mensajes : 4062
Edad : 60
Valoración de Comentarios : 1726
Puntos : 4151
Fecha de inscripción : 18/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A propósito de las nostalgias izquierdistas

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:34 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.