Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 30 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 30 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿Dónde están sus pacientes?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Dónde están sus pacientes?

Mensaje por glezbo el Vie Ago 17, 2012 1:20 pm

Un excelente articulo traido desde Penultimos Dias sobre la mas reciente "joya" de la filmografia castrista presentada nada menos que en el International Latino Film de New York auspiciado por HBO. Les recomiendo su lectura.

Saludos y respetos, Glezbo.





Pocas cosas me recuerdan tanto mi mortalidad como el dentista, los aviones o estar sentado frente a la pantalla grande pendiente del minutero. De tal suerte, un día después de ver El Médico: The Cubaton Story todavía me cuesta creer que sólo dure 85 minutos. Para mí, las primeras cinco horas fueron insoportables.

El documental —presentado en el International Latino Film Festival de Nueva York, que auspicia el canal HBO— reúne lugares comunes con el mismo entusiasmo con que un filatelista aficionado colecciona estampillas. Destaco y desmenuzo los más estridentes:

• el negrito cubano, hijo de una familia humilde, que es médico gracias a la Revolución (detalle que no se cansa de repetir, en sus canciones o mientras habla a la cámara);

• la madre del negrito, cuyo hijo es médico gracias a la Revolución (detalle que no se cansa de repetir, en sus silencios o mientras habla a la cámara);

• el representante del capitalismo salvaje: el “empresario” europeo sin una onza de dignidad ni talento que, soñándose Ry Cooder, se establece en Cuba para filmar culos despampanantes de mulatas ídem, y acostarse con muchachas a las que dobla en edad; pero que también se asienta en la isla con el propósito de descubrir y “producir” la obra de músicos independientes, fungir ante las grandes compañías del Primer Mundo (Warner, por ejemplo) como representante de los susodichos (que no pueden salir de territorio nacional por las restricciones internas y los problemas con el visado, en ese orden), para luego pagar a los cubanos con menudeo y baratijas: al protagonista le entrega una bicicleta dorada que compite con el teléfono de oro que le regalan a Batista en El Padrino II.

Antes de que pongan peros: el diminutivo en negrito es adrede; quiero hacer hincapié en que el doctor de marras es un personaje famélico, en un documental en el que su señora madre rememora una y otra vez el hambre que pasó durante el batistato; hambre que, por omisión, no ha pasado durante el castrismo. Tuve la suerte de no vivir bajo la dictadura de Batista, pero tuve la desgracia de vivir bajo la dictadura de Castro; lo cual quiere decir que, al igual que el resto de los cubanos que malvivieron el Periodo Especial, en más de una ocasión me vi en la penosa necesidad de discutir con mis parientes por comida o me acosté con un vacío en el estómago. Yo vivía en la capital, donde se comía mejor que en provincia. Y en mi casa —gracias, mamá— se comía mejor que en muchas de las familias de la “clase media cubana” (si se le puede dar ese nombre) de la época. Por tanto, me ofende la memoria selectiva de esta pobre negra, obnubilada por la gratitud a su patrón blanco.

No ignoraba que iba a ver material tendencioso —la sinopsis lo deja claro—, pero nada me había preparado para la vergüenza ajena que sentí en esa hora y media que se me hizo eterna. Lo primero que aletarga la trama es la ironía de que un documental sobre un (auto denominado) músico cubano no incluya ni una canción memorable. Lo de menos es que las melodías sean hechas con Garage Band o cualquier otro programa de ordenador. ¡Ya quisiéramos esa suerte para las letras! Es, con mucho, la peor banda sonora que he escuchado en años. Otro elemento que hace más intenso el dolor de muelas es la ubicua mezcla de vulgaridad con propaganda que está presente en cada escena del documental y que es un reflejo de la chabacanería rampante en que ha degenerado gran parte de la sociedad cubana. Hablando de degeneración: el protagonista se queja de que la Cuba de los años cincuenta era el prostíbulo de los norteamericanos, pero no le quita el sueño que la Cuba actual sea, además, casa de **** para italianos, suecos, noruegos, canadienses, latinoamericanos…

El médico sabe de música lo que yo de medicina. Pero también parece ignorar lo más básico de su carrera: el juramento hipocrático. Sólo así se explica que permita que lo filmen mientras consulta a una anciana con obvio retardo mental, a cuya costa los productores deciden hacer un chiste barato. Y sólo así se entiende que, al principio de un concierto, grite desde la tarima: “¿Dónde están mis pacientes?”, obviando la privacidad que debe a los susodichos quien vista la bata blanca. “¿Dónde está tu ética médica?”, pregunté yo desde mi butaca en el cine.

Por otra parte, el doctor jura y perjura que la música es su pasión, relegando a la medicina a un segundo plano: de hecho, dedica una considerable porción del tiempo en cámara a idear una manera de escurrirse de su empleo en el Ministerio de Salud Pública, para poner a la gente a bailar con sus canciones. Y esto conduce a una conclusión alarmante: si lo que le gusta hacer es cantar y el pobre es tan malo, ¿qué se puede esperar de su desempeño como médico? En cualquier caso: es un botón de muestra de la “medicina gratis” cubana y lo cara que ésta sale.

El médico —un adulto, casado y con un hijo— le pide permiso a su madre para dejar de ejercer su oficio y dedicarse a ser un “artista”. También le pide permiso al Ministerio de Salud Pública —léase, al gobierno— para viajar, para que lo dejen desarrollar su carrera musical en paralelo y vaya usted a saber para cuántas otras cosas cuando no lo filman. Las negativas que recibe de ambas partes retratan a una generación a la que no le permiten crecer y ser dueña de su destino, una generación que se ha visto forzada a casarse y tener hijos bajo el techo materno, una generación que no sabe cómo librarse del paternalismo gubernamental o el matriarcado doméstico.

Si quedaban dudas sobre la agenda para nada oculta del documental, el cantante se encarga de disiparlas a medio camino: dice que tiene una canción que va a pegar, y luego lo muestran en la grabación y en conciertos en vivo. “¡Bienvenidos a Cuba!”, canta el galeno y a uno le dan ganas de pedirle que regrese al estetoscopio y a recetar aspirinas, que su misión está cumplida: ya mis vecinos de luneta saben —aunque no quieran admitirlo— que están viendo un panfleto turístico en toda regla.

Alexis Romay
New Jersey

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde están sus pacientes?

Mensaje por EVIDIO el Vie Ago 17, 2012 4:14 pm

La fragilidad del sistema cubano es tan evidente en la realidad, que hasta edulcorandole, se percibe el sabor salado del fracaso castrista.Me recuerda, no se por qué, la historia de otro -este si pudo viajar- que no es médico ni cantante. Saludos Glezbo y gracias.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde están sus pacientes?

Mensaje por cupcake el Vie Ago 17, 2012 4:32 pm

Muy bueno el articulo Glez.

Evidio lineas verdes.

cupcake
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 520
Valoración de Comentarios : 238
Puntos : 973
Fecha de inscripción : 07/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde están sus pacientes?

Mensaje por glezbo el Vie Ago 17, 2012 5:10 pm

La facha del susodicho medico..?? o cantante..?? es un clasico estudio lombrosiano, no se sabe si te va a curar o te va asaltar, pa' su escopeta..!!

saludos y respetos, Glezbo.

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde están sus pacientes?

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:55 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.