Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 47 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 47 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿A quiénes beneficiarían los cambios?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿A quiénes beneficiarían los cambios?

Mensaje por El tuerto el Lun Abr 30, 2012 6:55 pm

¿A quiénes beneficiarían los cambios?
Alexis Jardines | San Juan | 26-04-2012 - 2:43 pm.




Desde el ascenso de Raúl Castro a la Presidencia de la República se viene prestando atención al modelo chino cuando se habla del futuro de Cuba. Se sabe que lo más característico del viraje de Pekín fue la total continuidad en el poder de la cúpula partidista. Entre algunos intelectuales de la Isla, en cambio, existe la creencia ―¿acaso el "Síndrome de Saladrigas"? ― de que las transformaciones económicas llevarán a reformas políticas. Así lo ha expresado Leonardo Padura días atrás (en Río Piedras, Puerto Rico) respondiendo a una pregunta del autor de estas líneas.

Nunca pude saber las razones del optimismo del escritor porque, incluso obviando el caso chino, el panorama no luce tan esperanzador. Veamos qué sucedió con la otra cara de la moneda.

En una documentada investigación sobre las élites políticas postcomunistas de la Europa Oriental, Jacques Coenen-Huther, apoyándose en la tesis del economista, sociólogo y filósofo Wilfredo Pareto (1848- 1923) acerca de lo difícil que resulta "desposeer a una clase gobernante que sabe servirse de la astucia, el fraude, la corrupción, de una manera avisada", brinda datos como éstos: "El análisis de tres generaciones de dirigentes políticos —la generación Brézhnev, la generación Gorbachov y la generación Yeltsin— indica que en medio de los años 90, alrededor del 75% de la administración-presidencia, cerca del 75% de los miembros del Gobierno y más del 80% de las élites regionales estaban constituidas por miembros de la nomenklatura soviética".

Las cifras reflejan el incontestable hecho, revelado ya por otros autores (Mink y Szurek) que la nomenklatura comunista fue el grupo más beneficiado con el cambio de régimen. Quizás lo más interesante del análisis de Coenen-Huther son las fases que distingue en esa peculiar trasmutación de la cúpula gobernante: "Se está tratando, pues, con un proceso que se ha desenvuelto en dos tiempos; la tesis de la renovación de la elite dirigente es aplicable a la fase de degradación de la economía socialista, mientras que la tesis de la supervivencia de la elite es aplicable a la fase siguiente: la de la transición".

El contraste con la situación cubana resulta revelador: en medio de la degradación de la economía socialista no se ha producido la renovación de la elite. Hemos saltado directamente a la supervivencia de la casta gobernante, correspondiente a la fase de transición, mientras nos mantenemos en la fase anterior: la degradación. La junta militar octogenaria que gobierna en Cuba evitó con éxito la necesidad de renovación. Esto significa que aún no se ha salido de la etapa de degradación de la economía y que ―considerando el factor biológico― la fase de transición podría ser abrupta. Sin embargo, cabe también la posibilidad de una acelerada renovación de cuadros a fin de contar con el capital humano necesario para encarar la transición desde el poder.

En mi opinión, es esta la salida por la que ha apostado el Gobierno cubano. El 17 de Octubre del 2011, por ejemplo, tuvo lugar la apertura estratégica (el término es del propio Miguel Díaz-Canel) de la Escuela Superior de Cuadros del Estado y del Gobierno. ¿Qué se estudia allí? Gestión empresarial, Administración pública y Dirección.

El sector privado

A juzgar por las reflexiones de Coenen-Huther, relativas a los socialismos de Estado de la Europa del Este, la economía cubana apenas comienza la fase de erosión, toda vez que el factor fundamental de cambio parece ser el sector privado, incipiente en nuestro caso. Sin embargo, también aquí hay peculiaridades que no se pueden pasar por alto.

Se sabe que en Cuba las licencias de los cuentapropistas se entregan y retiran según consideraciones ideológicas y el sistema de impuestos obliga a las microempresas a comportarse de manera leal con el régimen. Como un ejemplo de todo ello, los llamados cuentapropistas desfilarán en la Plaza de la Revolución ―junto a la Central de Trabajadores Cubanos (CTC)― durante las próximas celebraciones del 1 de Mayo. El mismo sistema de chantaje y vigilancia (CDR) a que está sometida la población casa por casa se extiende ahora a las microempresas privadas.

Lo curioso de todo esto es que, como en el caso de los socialismos de la Europa del Este, a la elite comunista cubana no le simpatiza el desarrollo del sector privado. Con el propósito de contenerlo y marginarlo, desestimula el interés que pueda tener hacia él el sector estatal en términos de intercambio. El marasmo de la sociedad cubana reside en buena medida en los mecanismos de freno (tormozshénie) que el sistema socialista necesita imponer al sector privado y levantarle, a su vez, al sector estatal. Se trata de un imposible porque las potencialidades del uno no se liberan sino mediante el otro. No por gusto los soviéticos caracterizaron una situación semejante con la palabra zastói (inmovilismo).

He aquí una noticia reciente, poco realista ―por no decir, triunfalista― pero indicativa de cómo la transición cubana va, con algún que otro matiz, siguiendo la ruta de todos los socialismos de Estado: "Hoy casi el 95 por ciento del Producto Interno Bruto del país es producido por el Estado. Dentro de cuatro o cinco años, el 40 ó el 45 por ciento será producido por diferentes formas de producción no estatales», ha dicho Esteban Lazo, miembro del Buró Político, a la televisión local. Lo que resulta ilusorio es ese plazo de los 4 ó 5 años. Tras la apariencia de una información meramente económica se busca calmar los ánimos de la población para ganar tiempo. La dirigencia cubana sabe que en el 2016 los avances serán apenas perceptibles, a menos que sucedan una de estas dos cosas: la reforma política o el cese del embargo norteamericano.

Retomemos a Coenen-Huther, el paso siguiente lo describe así: "La entrada en la fase de transición propiamente dicha creó una situación nueva. El Estado [...] dio a conocer su voluntad de establecer las condiciones legales e institucionales del funcionamiento normal de una economía de mercado. La barrera que separaba al sector privado del sector público, desapareció entonces. El sector privado pudo emprender actividades que habían seguido siendo antes el privilegio del sector público".

Es en este punto donde ocurre la bifurcación del sector privado por cuanto se desgaja uno nuevo, distinto del tradicional (este último, que alguna vez llamé economía de kiosco, es el que aún existe en Cuba). Justo aquí nos encontramos detenidos, ya que el nuevo sector en expansión supone la privatización de propiedades estatales y "nuevas disposiciones legislativas que permitan la acumulación de capital". Todo ello se llevó a cabo en los antiguos países socialistas y, como saldo, la nomenklatura partidista de segunda generación ―que aprovechó sus ventajas posicionales, su nivel de instrucción y hasta su "aptitud para transformar el poder político en carta de triunfo económica"― fue la beneficiaria de los cambios. Así, se puede asegurar con Coenen-Huther, siguiendo también las investigaciones de Grabher y Stark en este punto, que la nueva élite económica de la Europa del Este no emergió del sector privado tradicional, marginado durante décadas, sino de las filas de los cuadros socialistas.

Potenciar la sociedad civil

¿Qué queremos, en suma, para Cuba? ¿El largo camino de las transformaciones económicas o la reforma política? Esta situación la ha expresado Rafael del Pino mediante la siguiente paradoja: ¿qué se cambia primero, el sistema económico colectivista o el sistema político unipartidista? Si tomamos la primera vía (la del gobierno) podemos imaginar, tras la experiencia de los socialismos de la Europa Oriental, lo que nos espera: más de lo mismo, con el plus de una represión brutal e interminable. Si optamos por la segunda, nos encontraremos con una carencia total de experiencia política, de cabildeo entre partidos, de figuras con sus gabinetes, de programas e infraestructura, de fondos para las campañas y un largo etcétera, que nos dejarían a merced de los poderosos comunistas transmutados. Es por eso que no solo los intelectuales de la Isla, sino los exiliados (inversores, académicos, artistas, etc.) que hoy hacen lobby con el oficialismo deberían salir de la Big Bubble y apoyar no las maniobras raulistas, sino la sociedad civil cubana, único terreno fértil donde puede prender la semilla de los cambios políticos.

Téngase en cuenta que el pacto entre los Castro, la jerarquía de la Iglesia Católica y un puñado de inversores cubanoamericanos es sin duda beneficioso, solo que para los Castro, la jerarquía de la Iglesia Católica y el puñado de inversores cubanoamericanos; para nadie más. A la pregunta concreta de cómo implementar la reforma política voy a responder de un modo parabólico: aquéllo ―como la energía― no desaparece, se transforma; y eso, si se empuja desde abajo.

No hay recetas en esto por la simple razón que es a través de la potenciación de la sociedad civil que se puede llegar a cambios políticos. Recuerdo que el contenido de la sociedad civil, desde el punto de vista de la filosofía política, son las asociaciones voluntarias, el mercado y la esfera pública. Sí se quieren fórmulas vaya, pues, ésta: sociedad civil + push, push, push...

Así, pues, todo depende de la expansión de la sociedad civil y del apoyo que la misma reciba desde el exterior, principalmente en lo que toca al fomento de los proyectos independientes de orientación opositora, cívica y contestataria (que no deben confundirse con la oposición tradicional ni con la disidencia, las cuales, por supuesto, también necesitan atención). Es muy necesario, en este sentido, que el intercambio académico-cultural desde el exterior se concentre en esos proyectos y no en las instituciones del Estado.

Lo que resta, en términos de potencial subversivo (internet, la corrupción, la anomia y las luchas intestinas) se hará su lugar con la propia dinámica de diversificación de la sociedad. Pero, mientras ello va tomando cuerpo, hay que ir trabajando ya ―como una manera más de potenciar ese desarrollo― en la práctica pluripartidista, a la par que en el desmontaje conceptual del sistema político unipartidista, tarea esta última que es menester emprender a partir de los propios fundamentos legales, a saber: la Constitución y, particularmente, su artículo 5: "El Partido Comunista de Cuba, martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista".

Queda claro que no se trata de una fuerza política, sino de una estructura jerárquica de control. De modo que Cuba no está gobernada políticamente, sino administrada por una cofradía endógamica y nepotista que se vale de una suerte de sociedad fraternal (el Partido único), la cual ejerce las funciones de control nacional, social e individual. Cuando se dice que el Partido es la "fuerza dirigente superior de la sociedad" se indica al hecho de estar por encima de la ley y, como "vanguardia organizada de la nación", por encima de la nación misma. Por otra parte, si se tiene ―teleológicamente― un objetivo supremo (la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista) al cual obviamente no responden ya las políticas gubernamentales, estamos ante un caso de violación flagrante de esta, de por sí tendenciosa, Constitución.


http://www.diariodecuba.com/cuba/10817-quienes-beneficiarian-los-cambios




El tuerto
MIEMBRO DE HONOR SC
MIEMBRO DE HONOR SC

Cantidad de mensajes : 7114
Edad : 57
Localización : Miami
Hobbies : Cumplir la norma de aplaudir a los farsantes,..dizque anticastristas,..
Valoración de Comentarios : 2154
Puntos : 6967
Fecha de inscripción : 05/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.