Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 26 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 26 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿Sabía Castro que iban a matar a Kennedy?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Sabía Castro que iban a matar a Kennedy?

Mensaje por El tuerto el Dom Abr 08, 2012 12:20 pm

Las órdenes sorprendieron al oficial de la inteligencia cubana. La mayoría de los días en su pequeño centro de comunicaciones, junto al aislado complejo familiar de Fidel Castro en el oeste de La Habana, los pasaba pegado a sus equipos de radio, recorriendo el espectro radioeléctrico de la isla en busca de señales de espías y saboteadores de la CIA, triangulando su posición para luego entregarla a las fuerzas de seguridad.

Pero entonces le cambiaron repentinamente la asignación, al menos ese día. “La jefatura quiere que abandones todo el trabajo sobre la CIA, todo”, le dijo su jefe. En su lugar, debía concentrarse en Texas, “cualquier detalle, por pequeño que fuese, en Texas”. Aproximadamente tres horas después, casi al mediodía del 22 de noviembre de 1963, el asombrado agente de inteligencia tuvo algo que reportar que era mucho más que un pequeño detalle: el asesinato en Dallas del presidente John F. Kennedy.

“Castro lo sabía”, le dijo el agente de inteligencia a un interrogador de la CIA varios años después, tras desertar a Estados Unidos. “Ellos sabían que iban a matar a Kennedy”.

La historia del desertor se cuenta en un libro que publicará el próximo mes Brian Latell, analista retirado de la CIA, donde fue director de inteligencia de América Latina, y ahora investigador adjunto del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami.

El libro, Castro’s Secrets: The CIA and Cuba’s Intelligence Machine ( Los secretos de Castro: La CIA y la maquinaria de inteligencia cubana), es el primer estudio sustancial de las operaciones de inteligencia de Fidel Castro. Basado en entrevistas con espías cubanos que desertaron, así como documentos desclasificados de la CIA, el FBI, el Pentágono y otros órganos nacionales de seguridad, tiene una buena cantidad de material que probablemente cause controversias, entre ellos relatos de cómo los espías de Castro cometieron asesinatos políticos, penetraron el gobierno estadounidense y en general se burlaron de sus contrapartes estadounidenses.

Pero no hay nada más explosivo que la alegación de Latell de que el asesino de Kennedy, Lee Harvey Oswald, advirtió a la inteligencia cubana de sus planes de matar al presidente. Latell escribió que Oswald, un beligerante partidario de Castro, se sintió cada vez más frustrado cuando funcionarios de la embajada cubana en México le negaron la visa par viajar a la isla, y prometió matar a Kennedy para probar sus credenciales revolucionarias.

“Fidel conocía las intenciones de Oswald y no hizo nada para detener el plan”, según el libro.

Incluso así, Latell mantiene que su obra es no exagerada, incluso reservada. “Todo lo que escribo está respaldado por documentos y fuentes identificadas”, le dijo a The Miami Herald. “No hay especulación. No digo que Fidel Castro ordenó el asesinato; no digo que Castro controlaba a Oswald. Pudiera haberlo estado, pero no defiendo esa idea porque no pude hallar ninguna prueba de ello”.

¿Pero quería Fidel ver muerto a Kennedy? Sí. Castro temía a Kennedy. Sabía que Kennedy le estaba apuntando los cañones. En la mente de Fidel, probablemente era un asunto de defensa propia”.

Si la prosa de Latell es sobria, los acontecimientos que describe no lo son. Castro’s Secrets, que publicará Palgrave, de Macmillan, explora un confuso y mortal capítulo de los años 1960, cuando la Guerra Fría estuvo a punto de calentarse. Estados Unidos, temeroso de que la revolución de Castro permitiera a la Unión Soviética poner un pie en las Américas, respaldó la invasión de Bahía de Cochinos. Los soviéticos colocaron misiles nucleares en la isla, lo que dejó al mundo entero al borde de la catástrofe atómica durante dos semanas.

Pero incluso cuando todos dieron un paso atrás, las infiltraciones y los sabotajes en la isla respaldados por Estados Unidos continuaron. La CIA planeo varias veces asesinar a Castro, echando mano a cuanto medio encontraba, desde tabacos envenenados hasta caracoles explosivos, y Castro mismo ofreció estremecedores pistas de que iba a responder de la misma forma. “Los líderes norteamericanos deben pensar que si están cooperando con los planes terroristas para eliminar a líderes cubanos, ellos mismos no estarán seguros”, le dijo Castro a un periodista estadounidenses en septiembre de 1963.

Con ese trasfondo, las sospechas de un vínculo cubano con el asesinato de Kennedy resultaron ser cosa natural. Y fueron subrayadas por las erráticas actividades de Oswald, marxista de toda la vida que abandonó la Infantería de Marina en 1959 para desertar a la Unión Soviética, donde intentó renunciar a la ciudadanía estadounidense y se casó con una rusa que era coronel de la inteligencia militar.

Para 1963 Oswald había regresado a Estados Unidos. Pero varios meses antes de la muerte del presidente, en un momento en que las tensiones entre La Habana y Washington hervían, el enérgico y público apoyo de Oswald a Cuba —había realizado varias manifestaciones e incluso tuvo una trifulca con un grupo anticastrista— llamó la atención de los medios de prensa en Nueva Orleans, donde vivía en ese momento.

También llamó la atención de la CIA, que tenía las embajadas cubana y soviética en la Ciudad de México bajo fuerte vigilancia. La CIA observó a Oswald visitar ambas embajadas varias veces entre el 27 de septiembre y el 2 de octubre de 1963, cuando buscaba visa para viajar a los dos países.

Esas visitas —particularmente a la embajada cubana, donde Oswald se presentó con un libro de recortes de periódicos y otros documentos para demostrar su apoyo a la revolución cubana con la esperanza de recibir una visa— estuvieron entre las pruebas estudiadas por las tres investigaciones federales sobre el asesinato de Kennedy en los años 60 y 70. Las pesquisas rechazaron a final de cuentas (aunque algunas veces tras un caldeado debate interno) la idea de un vínculo causal entre Castro y la muerte de Kennedy.

Pero el libro de Latell hace nuevas revelaciones y agrega detalles a otras conocidas para argumentar que Castro jugó el menos un papel indirecto en el asesinato de Kennedy, a saber:

La revelación de Florentino Aspillaga, el desertor más valioso de la inteligencia cubana, de que la Dirección General de Inteligencia (DGI) le pidió que abandonara sus actividades de escucha radial de la CIA horas antes del asesinato para concentrarse en señales provenientes de Texas. Azpillaga informó de lo sucedido a sus controladores en la CIA cuando desertó en 1987, pero la información permaneció en secreto hasta que le repitió la historia a Latell para el libro.

El informe de un espía del FBI que trabaja como correo internacional para el Partido Comunista de Estados Unidos de que Castro, durante una reunión cinco meses antes del asesinato, reconoció que Oswald había amenazado de muerte a Kennedy durante su visita a la embajada cubana en México.

El espía, Jack Childs, que recibió póstumamente la Medalla Presidencial de la Libertad por sus 25 años de servicio de inteligencia contra Moscú y La Habana, reportó al FBI que Castro le dijo que Oswald “entró como una tromba en la embajada, exigió una visa, y cuando se la negaron, gritó mientras se marchaba: “¡Voy a matar a Kennedy por esto!”

El informe ya desclasificado de la CIA, emitido en 1964, sobre el interrogatorio de otro desertor de la DGI, Vladimir Rodríguez Ladera. En ese momento Castro alegaba que la visita de Oswald a la embajada cubana en México fue un asunto menor que no llegó a la atención de altos funcionarios del gobierno en La Habana. “Nunca escuchamos de él”, expresó Castro en un discurso en que negó rotundamente que el gobierno cubano supiera nada de Oswald, excepto lo que informaba la prensa.

Pero Rodríguez Ladera, el desertor, le dijo a la CIA que Castro seguramente mentía porque la noticia del arresto de Oswald provocó de inmediato un gran alboroto en la sede de la DGI. “Se comentó mucho que Oswald había estado en la embajada cubana”, afirmó. Y como la embajada era un importante centro de la inteligencia cubana contra Estados Unidos y el resto de América Latina, agregó Rodríguez Ladera, incluso los asuntos más rutinarios se reportaban directamente a Castro.

Las escuchas y micrófonos de la CIA en la embajada cubana en México captaron conversaciones entre oficiales de la DGI que mostraron un conocimiento sorprendentemente detallado del historial de Oswald en las primeras horas después del asesinato, cuando se había informado muy poco sobre él en la prensa.

En el centro de la conversación estaba Luisa Calderón, una bonita oficial de la DGI, de unos 20 años y que hablaba inglés, quien había vivido en Miami con sus padres durante los años 50. Apenas cuatro horas después del asesinato, Calderón recibió una llamada de un hombre, aparentemente también agente de la DGI. El hombre le preguntó si sabía lo que había sucedido en . “Sí, naturalmente”, le contestó. “Me enteré casi antes que Kennedy”. La mujer siguió conversando, señalando correctamente que Oswald hablaba ruso y que le había escrito a Castro ofreciéndose para integrar sus fuerzas en 1959. Latell cree que la rapidez y detalles de esos comentarios muestran que la DGI tenía un archivo de Oswald y lo conocía bien.

Las escuchas también demuestran la opinión que tenía la seguridad cubana a Kennedy. “¡Buenísimo! ¡Excelente noticia!”, dijo Calderón a otra persona que la llamó y que mencionó el asesinato, antes de echarse a reír ante la noticia —que al final resultó incierta— de que la esposa de Kennedy y el hermano del Presidente también habían sido heridos. “Era un hombre de familia, sí, pero también un agresor degenerado”. agregó Calderón, a lo que la persona que la llamó dijo: “Tres tiros en el rostro!” La respuesta de Calderón: “¡Perfecto!”

En lo que pudiera ser el elemento más intrigante del libro, Latell concluye que Rolando Cubela, un alto dirigente cubano reclutado por la CIA para asesinar a Castro —lo que según la CIA provocaría una rebelión militar— era en realidad un doble agente que le entregó a La Habana todos los planes de Washington para atacar a la isla. Latell afirma que el que Castro conociera que la cúpula del gobierno estadounidense planeaba su asesinato es lo que llevó a su “conspiración de silencio” sobre el plan de asesinato de Oswald.

“Fidel Castro dirigía al doble agente más importante en la historia de la inteligencia”, aseguró Latell. “Castro quería una prueba definitiva de que Kennedy estaba tratando de matarlo. Y la consiguió”. En una ironía brutal, la CIA le entregó a Cubela un bolígrafo envenenado para matar a Castro en el momento exacto que Oswald mataba a Kennedy en Dallas.

Hay dos pruebas fundamentales que implican a Cubela como doble agente, escribió Latell. Una es el resultado recientemente desclasificado de un detector de mentiras aplicado al mejor amigo de Cubela y frecuente conspirador en las aventuras de la CIA, el ya fallecido joyero Carlos Tepedino, de Coral Gables. Durante una confrontación con agentes de la CIA en 1965, Tepedino confesó que Cubela todavía estaba “cooperando” con la inteligencia cubana y que nunca trató de organizar un golpe militar contra Castro.

Latell escribe que la versión de Tepedino fue más que confirmada por otro desertor de la DGI, Miguel Mir, un alto oficial de la oficina de seguridad de Castro entre 1986 y 1992. Mir dijo que había leído archivos que identificaban a Cubela como doble agente bajo el control de la DGI.

Voluble y enigmático, Cubela era uno de los héroes militares de la revolución cubana, el hombre que tomó el Palacio Presidencial en La Habana. Pero poco después comenzó a hablar descuidadamente sobre su insatisfacción sobre la dirección política de Castro. Para 1961 ya se reunía clandestinamente con la CIA; para 1962 era alguien de confianza, considerado por la CIA como su mejor agente dentro del gobierno de Castro.

Pero, según Latell en su libro, el reclutamiento de Cubela por parte de la CIA estuvo lleno de interrogantes desde el principio. Cubela parecía tener cantidades ilimitadas de tiempo y dinero para viajar, reuniéndose con agentes de la CIA en cuatro continentes. Se negó a someterse a un detector de mentiras —procedimiento normal para los nuevos reclutas— o reportar cualquier información significativa sobre el funcionamiento interno del gobierno de Castro. En su lugar, proponía constantemente “la acción violenta”, como indicó uno de sus controladores de la CIA en un reporte, como el asesinato del gobernante cubano.

Eso no era muy diferente de los propios planes de la CIA. Para principios de 1963, la CIA estaba bajo fuerte presión del gobierno de Kennedy para “generar algunas ideas para matar a Castro”, como un agente de la CIA testificó posteriormente en una audiencia ante el Congreso.

En octubre, la CIA comenzó a hacer circular un documento entre los altos funcionarios de seguridad en Washington, titulado Plan de emergencia para un golpe en Cuba. El documento indicaba que Cubela y los demás militares cubanos confabulados “neutralizarían” a Castro y a “la cúpula del liderazgo cubano”, y entonces proclamarían un nuevo gobierno favorable a EEUU que, de ser necesario, pediría la asistencia militar norteamericana para aplastar cualquier resistencia. “En el plan no había nada que contemplara que Fidel fuese capturado vivo”, escribió Latell.

Cubela se enteró del plan y de su participación, y se mostró entusiasta. Pero insistió en una reunión con Robert Kennedy, hermano del Presidente y encargado de todo lo relacionado con la política hacia Cuba, para pedirle seguridades de que el plan tenía la aprobación de Kennedy. Desmond FitzGerald, alto oficial de la CIA y amigo cercano de Robert Kennedy, voló a París para reunirse con Cubela y darle seguridades. La CIA también consiguió que Kennedy insertara un fragmento de retórica extraordinariamente dura en un discurso sobre Cuba pronunciado en Miami Beach, que fue un apoyo virtual a un golpe militar, cuatro días antes de su muerte.

La CIA canceló los planes del golpe en La Habana después del asesinato de Kennedy y el nuevo presidente, Lyndon Johnson, restó importancia rápidamente a la guerra encubierta de Estados Unidos contra Castro; aunque Cubela siguió presionando durante dos años tanto a la CIA como a grupos militantes del exilio cubano, para que lo ayudaran a matar a Castro. La mayoría de los agentes de la CIA que supervisaron la participación de Cubela en los planes de la CIA insistieron hasta la muerte que era un enemigo genuino del gobernante cubano.

Cubela fue arrestado en La Habana en 1966 y enjuiciado por planear el asesinato de Castro. Pero durante el juicio los fiscales nunca mencionaron a la CIA ni el bolígrafo envenenado, limitándose a presentarlo de colaborar con los exiliados de Miami. Fue declarado culpable y condenado a muerte, pero le conmutaron la pena a solicitud de Fidel. Durante 12 años fue médico de la prisión y vivió en condiciones cómodas, y con frecuencia se le veía manejando por las calles. Se informa que Cubela, que ahora tiene casi 80 años, divide su tiempo entre España y el sur de la Florida. Varios intentos de The Miami Herald de contactarlo a través de familiares resultaron infructuosos.


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/03/17/v-fullstory/1154870/sabia-castro-que-iban-a-matar.html#storylink=cpy





El tuerto
MIEMBRO DE HONOR SC
MIEMBRO DE HONOR SC

Cantidad de mensajes : 7114
Edad : 57
Localización : Miami
Hobbies : Cumplir la norma de aplaudir a los farsantes,..dizque anticastristas,..
Valoración de Comentarios : 2154
Puntos : 6967
Fecha de inscripción : 05/02/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Sabía Castro que iban a matar a Kennedy?

Mensaje por ElpidioValdez el Mar Jul 10, 2012 4:23 am

............."Fidel conocía las intenciones de Oswald y no hizo nada para detener el plan".........

Ni Fidel Sabia ni timbales ni Oswald mato a nadie senor, esa es la cama mas bonita y mejor vestida que le hayan hecho a otro ser humano, yo estuve parado en ese parque en Dallas, esta todavia la marca en la calle, el famoso repositorio de libros, olvidense de las mentiras esas del Discovery Channel senores, esa por lo menos no estan tan grande la guayaba como la de Septiembre 11, el ataque a las torres, jaaa, a ese Oswald lo encamaron, La CIA contrato a la mafia, Trafficante fue el que se movio en esto, con operativos de la CIA incluyendo Bush senior, hasta Johnson estaba prestado, eso fue todo un circo, un gran bochorno de lo sucia que esta politica de WAshintong.

Ese disparo o dos disparos que alegan Oswald hizo desde ese edificio del repositorio de libros son casi imposibles muy lejos y un blanco movible.

Esa guayaba se la metan a otro, los disparos se lo hicieron desde dos puntos uno desde los matojos en el Parque aledayo y el otro punto, nunca hubo conceso desde donde pudo haber venido.SE alega uno de los tiradores era un cubano americano Eladio del Valle con nexos con la familia Trafficante.Cagastro cuando lo sucedio investigo por su cuenta porque se preocupo lo implicaran en el asesinato, como en realidad sucedio.

Ni voy a meter en ese M****, ni tampoco voy a debatir esto, no tengo deseos de contar la historia del tabaco.Hay libros enteros en este tema.

Chequeen este articulo que considero es muy cercano a la realidad de lo ocurrido.

Eladio del Valle was born in Cuba. He was a supporter of Fulgencio Batista and served as a congressman in Havana. He went into exile just before Fidel Castro gained power in January, 1959.

Del Valle moved to Florida where he was active in the Free Cuba Committee, an organization formed by Sergio Arcacha Smith. He also worked for Santo Trafficante and with his friend, David Ferrie he was involved in fire-bombing sugar fields in Cuba.

During his investigation into the assassination of John F. Kennedy case, Jim Garrison wanted to interview Eladio del Valle to obtain information against Clay Shaw. However, he was unable to find him.

Eladio del Valle was murdered on 22nd February, 1967. He had been shot in the heart. He died only hours after his friend, David Ferrie. Diego Gonzales Tendera, a close friend, later claimed de Valle was murdered because of his involvement in the assassination of President John F. Kennedy.

In 1975 Harry Dean claimed he had been an undercover agent for the Federal Bureau of Investigation. In 1962 he infiltrated the John Birch Society. He later reported that General Edwin Walker and John Rousselot had hired two gunman, Eladio del Valle and Loran Hall, to kill President John F. Kennedy. However, Dean was unable to provide any evidence to back up his claim.

Three years later further evidence emerged linking Del Valle with the assassination. Tony Cuesta had been captured during a mission at Monte Barreto in the Miramar district of Cuba on 29th May, 1966. A member of his team, Herminio Diaz Garcia, was killed during the raid. Cuesta, who always vowed that Castro would never take him alive, attempted suicide by setting off a grenade, which blinded him and blew off his right hand. Cuesta spent a long time in hospital as a result of his serious injuries.

In 1978 President Jimmy Carter arranged for a group of imprisoned exiles to be released. This included Tony Cuesta. Just before leaving Cuba Cuesta asked to see General Fabian Escalante, the head of Cuba's G-2 Spy Agency. Cuesta told Escalante that he had been involved in the assassination of President John F. Kennedy. He also named De Valle and Herminio Diaz Garcia as being involved in the conspiracy.

1) Robert Morrow, First Hand Knowledge (1992)

My involvement with the plans to assassinate John F. Kennedy commenced at the end of June, 1963. On July 1, I was contacted by (CIA head of Domestic Operations Officer) Tracy Barnes. He requested that I purchase four Mannlicher 7.35 mm surplus rifles. According to Barnes, the rifles were available in the Baltimore area from Sunny's Supply Stores. Upon my agreement to make the purchase, Barnes requested that I alter the forepiece of each rifle so that the rifles could be dismantled, hidden and reassembled quickly. I thought this last request odd until I was informed that the rifles were to be used for a clandestine operation.

One day later I received a second phone call. It was Eladio del Valle calling from, I assumed, Miami. He asked me to supply him with four transceivers which were not detectable by any communications equipment then available on the market. Although his request seemed impossible, I told him that I had an idea which might fulfill his requirement. I could provide him with sub-miniaturized units whose operation would be confined to a range of fifty or one hundred kilohertz. To operate any sizable distance, the units would require an antenna at least several feet in length. A wire taped to the user's leg would easily suffice for this purpose. The set-up would not be pretty, but I could assure him that no one would be monitoring these low frequencies.

Del Valle then requested that I deliver the transceivers and the rifles to David Ferrie. I was surprised by Ferrie's involvement in the transaction. Barnes, in our previous conversation, had neither informed me that the rifles were being made for Clay Shaw in New Orleans nor that David Ferrie would be the person responsible for picking them up once I had completed the required alterations. Del Valle explained to me that the rifles and communications equipment were for his Free Cuba Committee, and that Clay and Ferrie were assisting him in the operation. I assured him that the equipment would be ready on time as I would immediately order the Motorola-made special transceiver units. Motorola was manufacturing the units for railroad communications equipment; they were relatively easy to secure.

The radio transceivers for del Valle were more difficult to create than I had originally thought they'd be. An unusual amount of power was required for them to transmit over any significant distance. To solve this dilemma, I included an extra pack of four "D" type battery cells to be used for transmitting purposes only. The pack was plugged into the transceiver unit and could easily be carried in the user's pocket. Ironically, I later learned from del Valle that the transmission time was to be limited to five minutes, which meant my additional adjustments had been unnecessary.
(2) Fabian Escalante, Cuban Officials and JFK Historians Conference (7th December, 1995)

Eladio Del Valle worked for two police services - military intelligence and the traditional police. He was in charge of narcotics. He was also a legislature in the government - a representative. He was from a little town from the south of Havana. He was a captain in the merchant marines. In 1958 he was doing business dealings with Santos Trafficante in a little coastal town south of Havana. There he brought in contraband whose destination was Santos Trafficante. When the revolution triumphed, he went to Miami. Eladio Del Valle went to Miami. He settled in Miami, we don't know the address and he allied himself with Rolando Masferrer and other Batista supporters and they formed an organization called the Anti Communist Cuban Liberation Movement. From that moment on, Eladio was involved in many project against Cuba. But as I told you yesterday, we managed to penetrate this organization. And we came to know of a lot of projects, efforts, for an invasion of Cuba in secret. In order to provide arms to internal rebel groups, they needed David Ferrie as the pilot on these flights. In 1962 Eladio Del Valle tried to infiltrate Cuba with a commando group of 22 men but their boat had an English key - a little island. In the middle of 1962. Of course, we knew this. I tell you about this, because one of our agents who was one of the people helping to bring this group to Cuba, was a man of very little education. They talked English on many occasions on this little island with Eladio Del Valle told this person, on many occasions, that Kennedy must be killed to solve the Cuban problem. After that we had another piece of information on Eladio Del Valle. This was offered to us by Tony Cuesta. He told us that Eladio Del Valle was one of the people involved in the assassination plot against Kennedy. As you know, he was taken prisoner and he was very thankful to be taken back - he was blind.

He asked that this information not be public. I am only saying it here, because he is already dead. It is finished. We didn't have any other kind of information to give. There are some things you must respect. He gave us this information and in 1978 we didn't know if it was true or not. In 1978, we were not aware of the participation of Eladio Del Valle. We didn't know who he was. Remember that I explained to you yesterday that when the Select Committee when they came to Havana - they didn't give us any specific information. They just came to question us. We didn't know the relationships.
(3) Dick Russell, The Man Who Knew Too Much(1992)

The most intriguing news to come out of the Nassau conference, however, was Escalante's revelation about what another leader of the Alpha 66 group allegedly told him. As we have seen, Nagell would never reveal the true identities of "Angel" and "Leopoldo" - the two Cuban exiles who he said had deceived Oswald into believing they were Castro operatives. Instead, on several occasions when I prodded him, Nagell had cleverly steered the conversation toward a man named Tony Cuesta - indicating that this individual possessed the knowledge that he himself chose not to express. Cuesta, as noted earlier, had been taken prisoner in Cuba during a raid in 1966.

"Cuesta was blinded (in an explosion) and spent most of his time in the hospital," Escalante recalled. In 1978, he was among a group of imprisoned exiles released through an initiative of the Carter Administration. "A few days before he was to leave," according to Escalante, "I had several conversations with Cuesta. He volunteered, 'I want to tell you something very important, but I do not want this made public because I am returning to my family in Miami - and this could be very dangerous.' I think this was a little bit of thanks on his part for the medical care he received."

Escalante said he was only revealing Cuesta's story because the man had died in Miami in 1994. In a declaration he is said to have written for the Cubans, Cuesta named two other exiles as having been involved in plotting the Kennedy assassination. Their names were Eladio del Valle and Herminio Diaz Garcia.

ElpidioValdez
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2888
Localización : Central Florida
Hobbies : Destapando la verdad
Valoración de Comentarios : -642
Puntos : 1998
Fecha de inscripción : 06/11/2006

Ver perfil de usuario http://www.luzdeyara.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.