Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 33 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 33 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por glezbo el Lun Mar 12, 2012 3:21 pm

Un atinado analisis sobre un asunto de candente importancia en estos dias, las pretensiones nucleares de Iran, la casi segura opcion militar de Israel y la indecision de Barack Obama a actuar en algo de vital importancia para USA y el resto del mundo. No por gusto un gran porciento de electores americanos del Deep South (Alabama, Georgia, Mississippi) opinan que el actual presidente norteamericano es musulman.....

Traido desde Cubanalisis.

Saludos y respetos, Glezbo.




ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.
Diego Trinidad, PhD, Miami.


La República Islámica de Irán lleva más de una década desarrollando un programa de energía nuclear. Esto no es nuevo, pues bajo el gobierno del Shah Mohammad Reza Pahlavi en los años cincuenta, con ayuda de Estados Unidos, Irán participó en el programa del gobierno americano conocido como Átomos para la Paz. Esto culminó en la apertura del primer reactor nuclear en Irán en 1967 (comprado a EU en 1960).

Después de la revolución islámica que derrocó al Shah y trajo a los ayatollahs (clérigos islámicos de la secta Shia) al poder, el programa fue descontinuado. Durante la guerra contra Irak en los años 1980s, dos viejos reactores fueron reconstruidos con ayuda rusa, y este fue el reinicio del presente programa, que según el gobierno iraní está diseñado para producir energía eléctrica (en un país que tiene las segundas reservas mayores de gas natural y es uno de los principales exportadores de petróleo en el mundo).

En el 2002, el primer reactor atómico abrió en Bushehr. Desde entonces, el mundo está pendiente de las intenciones del régimen, ya que su actual presidente Mahmoud Ahmadinejad anunció hace varios años que el régimen planeaba borrar a Israel del mapa del planeta. Obviamente, a pesar de todas sus negativas, el régimen iraní planea construir un arsenal de bombas nucleares para cumplir la amenaza de aniquilar a Israel y de convertir a Irán en el país dominante del Islam.

Durante la última década, Estados Unidos, como el principal aliado y protector de Israel, y como el país que pretende ser el árbitro político del Medio Oriente y protector de las riquezas petroleras del mundo árabe (y de su otro gran aliado, Arabia Saudita), ha tratado de resolver la amenaza que un Irán nuclear representaría para todo el mundo, no solo el Medio Oriente.

La administración de George W Bush no logró ni controlar a Irán y sus ambiciones nucleares, ni solucionar el conflicto entre Israel y los palestinos (como no lo ha logrado ninguna administración desde 1948, cuando Israel fue fundado). Bush prefirió invadir a Irak, uno de los tres integrantes de lo que llamó el Eje del Mal (junto con Irán y Corea del Norte), buscando destruir las armas de destrucción masiva (incluyendo nucleares) que casi todo el mundo creía que Irak poseía, y terminar con la amenaza de un Irak que ya años antes había invadido a Kuwait y continuaba con sus ambiciones de hegemonía en el área. De paso, se vengó del dictador Saddam Hussein, quien planeó asesinar a su padre en una visita a Kuwait en 1993. Una lástima, pues quizás Bush hijo se equivocó de enemigo y no escogió al peor, Irán, para eliminarlo.

Con la toma de posesión de un nuevo presidente demócrata en el 2009, quien haría retroceder las aguas del mundo a niveles de precalentamiento y salvaría el medio ambiente, entre otras incomprensibles declaraciones que suficientes incautos creyeron para elegirlo, una nueva política fue anunciada. Las relaciones con Irán serían revisadas, y ahora habría una política de “compromisos” (engagement), tal como sería con Cuba y con Rusia (a la nueva relación con Rusia se le llamó “re-calibración” (reset).

Todas las nuevas políticas han sido un fracaso total. Irán ha proseguido con sus planes para desarrollar bombas nucleares y está a punto de lograr su demente sueño. En Cuba todo sigue igual o peor, y Rusia está más cerca que antes de ser otra vez una nación dominante en Eurasia y su esfera, y un enemigo potencial de EEUU otra vez. Pero la gran amenaza desestabilizadora para el mundo es un Irán con armas nucleares. Y hay un trabajo muy serio que propone una estrategia para terminar -o al menos frenar- con el programa nuclear de Irán.

Irán ha sido un enemigo implacable de Estados Unidos desde 1979, al igual que de Israel. También ha sido el principal promulgador del terrorismo internacional desde entonces, mayormente por su apoyo a grupos como Hamas y Hezbollah, ambos basados en Siria y en Gaza, pero financiados por Irán. Irán ha tratado abiertamente de exportar su revolución islámica shiita a todo el Medio Oriente y, por consiguiente, es temido por casi todos los países árabes del área, los cuales son seguidores de la secta sunnita.

Entre 1980 y 1988, Irán peleó una sangrienta guerra contra Irak en la que perdió más de un millón de sus habitantes, incluyendo millares de niños enviados en las avanzadas de vanguardia contra Irak para penetrar -y ser volados en pedazos- los campos minados entre los dos combatientes. Esta guerra recordó el duelo a muerte entre los dos grandes regimenes totalitarios de la Segunda Guerra Mundial, Alemania y Rusia. Estados Unidos, correctamente en mi opinión, se inclinó hacia Irak y su líder Saddam Hussein, una alternativa menos mala que el Irán fanático del Ayatollah Khomeini.

La guerra terminó como empezó, ni vencedor ni vencido, pero libró por unos años al resto del mundo de las plagas bestiales de ambos regímenes. Con la muerte de Khomeini en 1989, se pensó que Irán tomaría un curso más racional, pero eso no sucedió. Los líderes que surgieron continuaron con las políticas de un islamismo extremo y agresivo. Mucho peor, en los 1990s, comenzaron el presente programa diseñado para producir armas nucleares. Esa amenaza es la que ahora el mundo enfrenta, después de una década perdida en inútiles negociaciones con los hábiles ayatollahs y sus nuevos líderes, Ali Khamenei y el presidente Ahmadinejad.

Admitidamente, hay una buena oposición a intervenir militarmente en Irán. Las razones de esa oposición son válidas. Sería otra guerra más en el Medio Oriente, exacerbando las tensiones con el Islam. Pudiera provocar ataques terroristas en Estados Unidos y Europa, además de Israel y otros países árabes. Los precios del petróleo aumentarían enormemente, con la gran probabilidad de hundir al mundo en otra tremenda recesión. Y la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial no deja de ser descontada por algunos, por ridícula que esta posibilidad parezca.

¿Quién pelearía al lado de Irán contra EU? Nadie. Pero por otro lado, dejar que Irán desarrolle y posea armas nucleares es claramente una opción mucho peor. Un Irán nuclear definitivamente dominaría el Medio Oriente, con las consiguientes consecuencias: aumento del terrorismo internacional; conflicto continuo con Arabia Saudita y sus aliados, los cuales se verían obligados a conseguir armas nucleares también para protegerse de Irán.

Paquistán ya tiene armas nucleares, y es un país muy inestable políticamente. Lo mismo la India, que también tiene armas nucleares, a pesar de ser más estable, pero no quedaría exenta de un conflicto en el área. Turquía probablemente sería la próxima en la carrera armamentista nuclear. La probabilidad de una guerra nuclear entre tantos países enemigos sería alta. Y el precio del petróleo sería mucho menos controlable. En fin, un mundo mucho más peligroso.

Por casi toda la década de los 2000s, se trató de negociar con Irán para que cesara en su intento de producir armas nucleares. Irán, por supuesto, siempre ha negado -y sigue negando- que sus intenciones sean producir armas nucleares. Insiste en que sus propósitos son pacíficos y solo quiere la energía nuclear para producir electricidad, algo claramente falso, debido a sus gigantescas reservas de gas natural y petróleo.

Un grupo de seis países, los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia) más Alemania, trataron por todos los medios de hacer razonar al régimen iraní. Fue inútil. Irán solo estaba interesado en ganar tiempo y continuar su programa nuclear.

Fracasando la diplomacia, se trató de implementar sanciones económicas. Pero solo Estados Unidos estaba dispuesto a aplicar sanciones fuertes, y aún con la concurrencia de los demás países, las sanciones económicas raramente son efectivas.

A fines del 2011, por fin se acordaron sanciones contra el Banco Nacional de Irán, las cuales pudieran parar en seco las exportaciones de petróleo iraní al resto del mundo. En enero de este año, la Unión Europea acordó no importar petróleo de Irán. Ambas decisiones, de haber sido tomadas años atrás, podían haber obligado al régimen iraní a abandonar su programa nuclear. Ahora ya es demasiado tarde.

Además, las sanciones contra el Banco Nacional fueron suspendidas hasta que el presidente decida aplicarlas, y la no importación de petróleo de Irán no comienza hasta julio, si es que se llega a implementar.

No solo eso: el Asesor de Seguridad Nacional James Clapper declaró ante un Comité del Congreso en días pasados que, a pesar de que las sanciones han tenido bastante efecto en la economía de Irán, el régimen sigue adelante con el programa nuclear, el cual NO ha sido afectado por las sanciones.

Ha habido ataques secretos con virus de computadoras, asesinatos de científicos iraníes y algunas explosiones inexplicables en instalaciones nucleares recientemente, pero ya Irán los ha rebasado. Es más, de acuerdo con los últimos reportes de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Irán está listo para construir bombas nucleares en cualquier momento, y en los últimos años ha desarrollado más y mejores cohetes capaces de cargar cabezas nucleares y de alcanzar no solo a Israel, sino a gran parte de Europa. En su demencia, el régimen iraní hasta trata de producir cohetes intercontinentales que puedan llegar a Estados Unidos, y hace tiempo está cooperando con Venezuela para tratar de llevar cohetes de alcance intermedio al país suramericano: otra posible crisis como la de 1962 con Cuba.

El domingo 4 de marzo, el presidente Obama pronunció un importante discurso ante la organización AIPAC (American Israeli Political Action Committee) en Washington. Críptica y confusamente, el presidente declaró que su administración había hecho más por la seguridad de Israel que ninguna otra. Además, aseguró a la escéptica audiencia, que “protegía las espaldas de Israel” (I have Israel’s back) y que Israel tenía el derecho soberano de tomar cualquier decisión en su defensa. Algo obvio, pero que no obstante en tres años nunca se había declarado. Su discurso fue bien recibido.

El día siguiente, llegó a Estados Unidos Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, a conferenciar con el presidente. Netanyahu había pronunciado un fuerte discurso en Canadá la noche antes, defendiendo el derecho de Israel de tomar cualquier medida necesaria para evitar que Irán obtuviera armas nucleares. La reunión debe haber sido tensa, aunque cuando aparecieron en público, los dos líderes dieron la impresión de cordialidad. El tema tratado fue obvio: un posible ataque de Israel a Irán.

Esa noche Netanyahu también habló ante AIPAC y se mostró complacido con la conferencia de la mañana, declarando que Israel y Washington compartían opiniones sobre el tema.

Pero al día siguiente, en una conferencia de prensa, el presidente Obama retrocedió de sus declaraciones en apoyo a Israel y acusó a los candidatos republicanos de casualmente alentar a una nueva guerra. El presidente cree firmemente que sus palabras son suficientes tanto para gobernar como para negociar con otros países. Pero las palabras sin acciones que las respalden no sirven para nada, como se ha visto por más de medio siglo en Cuba y por una docena de años en Venezuela.

También, de acuerdo con algunos reportes, en esa reunión habían tratado ampliamente la situación en Siria. Resulta que Siria tiene una gran capacidad en cohetería de mediano alcance, que fácilmente puede hacer mucho daño a Israel, con el cual comparte fronteras. Siria tiene además armas químicas y bacteriológicas con qué armar sus cohetes. Si atacara a Israel conjuntamente con Irán -una posibilidad que no se considera mucho, pero que no puede ser descartada- tal ataque no solo sería devastador, sino casi seguro necesitaría un contra-ataque conjunto de Israel y Estados Unidos a Irán y a Siria.

Debe también recordarse que, de acuerdo a reportes de agencias de espionaje israelí hace años, muchas de las armas de destrucción masiva de Irak -las que nunca aparecieron-fueron secretamente transportadas a Siria días antes de la invasión americana a Irak en el 2003. Siria, entonces, tiene que ser considerada en la ecuación, sobre todo ahora con el caos existente en el país hace meses.

Meses atrás el Secretario de Defensa americano, Leon Panetta, declaró públicamente que Israel atacaría entre abril y junio (después se retractó, pero el daño estaba hecho). Varios altos oficiales militares americanos han visitado a Israel, incluyendo el Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y el Asesor de Seguridad Nacional. Sus propósitos han sido aconsejar (más bien presionar) a Israel para que siga esperando por las sanciones, evitar por todos los medios que ataque a Irán.

La administración teme las consecuencias de un ataque y ya se ha admitido que son válidas. Pero también teme las consecuencias políticas de un ataque a siete meses de las elecciones presidenciales. Nadie puede predecir como un ataque de Israel a Irán pudiera afectar el resultado de las elecciones, pero el presidente no quiere de ninguna manera correr el riesgo.

Esta semana, dos artículos en The Wall Street Journal han puesto en duda la sinceridad del presidente, y ambos (escritos por Dan Senor el lunes 5 y por Bret Stephens el martes 6) destacan que, en tres años, esta administración, lejos de proteger la seguridad de Israel, ha hecho, más que ninguna otra, todo lo posible por enemistarse con Israel y por presionarlo para que NO ataque a Irán, a la vez que ha apoyado a los palestinos en todas sus reclamaciones contra Israel, hasta el punto de apoyar que se regrese a las fronteras de 1967, antes de la Guerra de los Seis Días. Ninguna administración americana desde entonces apoyó volver a esas fronteras, porque son, como siempre fueron, imposibles de defender por Israel.

Finalmente, en otro artículo publicado esta semana en la revista The Weekly Standard, el investigador de Hoover Institution y Editor de su revista Policy Review, Tod Lindberg, predice también un próximo ataque a Irán y el inevitable involucramiento de Estados Unidos en tal ataque, aunque no lo apoye. Las consecuencias pudieran ser hasta peores para Estados Unidos en ese caso.

Y ahora, un periódico de Israel, el Diario Maariv, reporta que EU aparentemente le ha ofrecido a Israel sus últimas bombas penetradoras y sus más modernos aviones cisterna para reabastecer aviones de ataque en el aire, a cambio que Israel posponga cualquier ataque hasta después de las elecciones presidenciales de noviembre

De manera que ahora el tema político entra en juego. Cada vez que Estados Unidos ha puesto su política interna sobre sus intereses nacionales, los resultados han sido funestos. Si Israel confía en cualquier promesa podría tener mucho de qué arrepentirse, porque el problema es que de nada servirá arrepentirse cuando el país se encuentre entre cenizas atómicas.

Llegamos entonces al qué hacer. Hay pocas dudas que Israel atacará a Irán. Solo es cuestión de cuando.

¿Es posible que Israel pueda tener éxito en un ataque a las facilidades nucleares de Irán? Si lo es. A continuación se verá como lo puede hacer. El análisis que sigue está basado principalmente en las investigaciones y escritos de cuatro prominentes expertos en el tema: Anthony Cordesman y Edward Luttwak, del Center for Strategic and International Studies de Washington, y los profesores Arthur Herman, historiador y escritor de varios libros sobre diversos temas, ahora afiliado al American Enterprise Institute de Washington y Matthew Kroenig, afiliado al Council on Foreign Relations de Washington. Las opiniones de opositores como Michael Ledeen, afiliado a Foundation for Defense of Democracy, uno de los más prominentes investigadores sobre el tema, y el presente candidato a la nominación presidencial republicana, el Doctor y Congresista Ron Paul, líder libertario y gran oponente a las intervenciones americanas en el Medio Oriente, han sido también debidamente consideradas.

Paul considera, por ejemplo, que Irán tiene derecho a poseer armas nucleares, tal como Rusia y China las tienen y nunca las han usado contra EEUU. Sus críticos responden que los ayatollahs no son seres racionales, sino fanáticos que creen -y esperan- el Armagedón del fin del mundo. Punto válido, para mí. Ledeen mantiene que es mejor tratar de derrocar al régimen iraní apoyando a la oposición interna. Punto muy dudoso y lo cual tomaría mucho tiempo.

Uno de los primeros que propuso un ataque a Irán, aunque por parte de Estados Unidos, fue Luttwak, en un artículo publicado en el Wall Street Journal el 9 de febrero del 2006. Herman publicó otro mucho más influyente artículo en la revista neoconservadora judía Commentary en noviembre del 2006. Cordesman ha publicado varios largos ensayos de cómo atacar a Irán desde el 2009, pero especialmente uno muy detallado en el Wall Street Journal de septiembre 25 del 2009. Kroenig acaba de publicar su trabajo en la edición de enero/febrero de Foreign Affairs. En mi opinión, el mejor de todos estos escritos y argumentos es el de Herman.

En una conferencia sobre Irán en la Universidad de Miami patrocinada por la organización judía Anti Defamation League en el 2007, cuestioné a un profesor experto en el panel (no recuerdo su nombre) sobre este importante artículo. Nadie contestó mi pregunta sobre si lo propuesto por Herman funcionaría. Repetí mi pregunta al Cónsul de Israel en otra conferencia en enero del 2009, ya bajo la nueva administración demócrata. También evadió la pregunta y se mostró optimista sobre mejores relaciones con el nuevo presidente. Ilusiones vanas, como le dije entonces y quizás ahora recuerde.

Herman, secundado ahora por Luttwak, Cordesman (con ciertas dudas) y Kroenig, propone que un ataque aéreo quirúrgico a las principales instalaciones nucleares de Irán puede tener éxito y no sería necesario más que utilizar un reducido número de aviones en la operación, que pudiera conducirse en un par de noches.

La razón primordial por qué el presidente George W Bush no ordenó tal ataque durante su segundo término (si es que estaba a favor, debido a las guerras en Irak y Afganistán) fue, según Luttwak, que los jefes militares americanos, temiendo que EEUU se involucrara en una tercera guerra, nunca le presentaron al presidente todas las posibles alternativas, sino que solo le ofrecieron un plan masivo de guerra total, el cual Bush, naturalmente, rechazó.

Luttwak mantiene, como lo hizo Herman desde el 2006, pero con datos del momento, que Irán no puede defenderse de tal ataque quirúrgico. Su aviación se encuentra en condiciones deplorables, obsoleta y sin piezas de repuesto; la mitad no puede ni volar. Sus defensas antiaéreas, aún con las nuevas baterías rusas, son inadecuadas contra la tecnología stealth americana y las nuevas bombas guiadas por laser.

El hecho que muchas de las instalaciones nucleares están profundamente enterradas y protegidas por metros de concreto es inconsecuente. Las nuevas bombas penetradoras americanas de 30,000 libras pueden destruir instalaciones protegidas por hasta 200 metros de concreto. Israel tiene estas bombas.

Israel ya ha probado que sus aviones pueden llegar a Irán (en enero del 2003, según Cordesman, tres aviones F-15 de Israel, volaron a Polonia, a 1,600 millas náuticas de distancia, 200 millas más que las instalaciones nucleares de Irán) y regresar, pues además tiene aviones tanques que pueden abastecer a los aviones de ataque en vuelo.

Israel puede también haber desarrollado armas secretas adicionales en estos últimos años, y sus agencias de espionaje conocen bien donde están las más importantes instalaciones nucleares de Irán.

Por supuesto, para Israel solo, la tarea es muy difícil y complicada, pero todos estos expertos están de acuerdo en que un ataque exitoso es no solo posible, sino probable. Además, ya esto ocurrió en 1986, según lo describe Herman en Commentary, por lo que su argumento me parece irrebatible

Este sería el plan de ataque de Israel. A pesar de que la mayoría de los analistas (casi todos opuestos a un ataque) que comentan sobre el tema creen que Israel necesitaría al menos 100 aviones, la probabilidad es que serían como 50. Israel tiene más de 350 aviones de ataque y nunca ha utilizado todo su potencial. Ya muy pocos recuerdan que en 1967, con un puñado de aviones, la fuerza aérea israelí destruyó -en las pistas de despegue- a casi toda la aviación de Egipto, Siria y Jordania.

Los aviones israelíes atacarían primero que nada las instalaciones de radar y las baterías antiaéreas que protegen los centros nucleares. La red eléctrica probablemente sería el próximo blanco. Posiblemente las refinerías de gasolina del Golfo vendrían después.

Finalmente, los cuatro puntos críticos en el programa nuclear de Irán: las centrífugas alrededor de Natanz; el reactor que produce light water (uno de los componentes integrales de las bombas) cerca de Bushehr; el reactor que produce heavy water en Arak -el mejor protegido y el más importante, ya que produce plutonio, el elemento clave de las bombas nucleares; y las instalaciones más nuevas, las 3,000 centrífugas al sur de Qom.

Probablemente la fuerza aérea israelí no lograría destruir completamente estas instalaciones esenciales, pero aún dañándolas en gran parte atrasaría el programa nuclear de Irán quizás por 10 años. Difícilmente el régimen de los ayatollahs sobreviviría tanto tiempo.

Lo sugerido por Herman ya sucedió, parcialmente, excepto por los bombardeos a las instalaciones nucleares, las cuales no existían entonces. Hacia el final de la guerra entre Irán e Irak en 1987, Irán, en su desesperación, trató de cerrar el Estrecho de Hormuz, como ha amenazado hacer recientemente.

La administración del presidente Reagan reaccionó decisivamente. Ordenó a la Marina americana organizar convoyes para proteger a los buques-tanques que transportaban petróleo de Arabia Saudita, los Emiratos y Kuwait. Varios barcos iraníes fueron hundidos cuando trataron de impedir el paso de los tanqueros. Brigadas de Marines y Fuerzas Especiales tomaron muchas de las plataformas de petróleo iraníes en el Golfo Pérsico (casi todas las plataformas están en el Golfo), impidiendo la extracción del petróleo por Irán.

Cuando EEUU amenazó con bombardear las pocas refinerías de Irán (pocos saben que Irán, a pesar de su riqueza petrolera, tiene que importar la gran mayoría de su gasolina), los ayatollahs se aconsejaron, cesaron en su intento de cerrar el Estrecho, y poco después la guerra con Irak terminó.

De acuerdo, la Ley de las Consecuencias no Intencionadas indudablemente aplicaría en cualquier ataque de Israel a Irán, y pese a este relativamente optimista análisis, el ataque puede fracasar y todas las terribles consecuencias predichas por Ledeen, Paul y otros prominentes escritores como Fareed Zakaria, de Newsweek, pudieran realizarse.

Sin embargo, lo único cierto es que el precio del petróleo aumentaría enormemente por varias semanas. Pero Arabia Saudita puede fácilmente suplir el petróleo adicional que sea necesario si las exportaciones de Irán son suspendidas, con lo que los precios se estabilizarían prontamente. Y con la situación en Siria, principal aliado de Irán y base de Hezbollah en el Medio Oriente, la amenaza de ataques terroristas en Europa y EEUU se reduce mucho (si esto fuera posible hoy en día).

Irán, ya se ha probado, no puede, aunque quiera, cerrar el Estrecho de Hormuz, de manera que sus opciones son pocas. Puede lanzar algunos cohetes sin carga nuclear contra Israel, en una inútil represalia, pero poco más.

Casi todos los países árabes, desde Arabia Saudita a Jordania, apoyarían en privado un ataque a Irán que frenara el programa nuclear. Lo mismo Europa, que en su ceguera, por mucho tiempo ha tratado de ignorar el peligro de un Irán nuclear, cuando en definitiva, no es solo Israel quien sería amenazado, y muchos menos Estados Unidos, sino los países europeos, que son los principales importadores del petróleo iraní y que podrían ser alcanzados por cohetes nucleares desde Irán. ¿Rusia y China? Protestas inconsecuentes ante la ONU. Mientras el resto del mundo respiraría con alivio.

Por otro lado, hacer nada ya no es una opción. Israel parece haber tomado la decisión de atacar. No puede hacer otra cosa por necesidades de supervivencia, y ya no parece creer que puede esperar más tiempo.

Inclusive se reportó que cuando Netanyahu llegara a Washington el lunes 5 le pediría al presidente, quien por su cuenta sigue negando que habrá guerra, que Estados Unidos públicamente amenace a Irán con un ataque militar de no cesar en su afán de producir armas nucleares.

Ya sabemos que el presidente no se dejó presionar, pero también es muy dudoso que Netanyahu haya cedido. El presidente pudo advertir a Netanyahu, como se piensa ya lo ha hecho, negar apoyo alguno a Israel de parte de EEUU en caso de un ataque israelí.

Pero Netanyahu simplemente puede haber llegado al convencimiento que a Israel no le queda otra opción que un ataque a Irán, y que no es posible esperar casi otro año más para hacerlo. En mi opinión, este ataque se puede producir, tal como predijo el Secretario Panetta, entre abril y junio. Pronto sabremos.

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por EVIDIO el Mar Mar 13, 2012 8:00 am

Israel debe actuar en consecuencia, pues peligra como nación, y junto con ella, los intereses de la civilización occidental amenazados por los extremistas iranies. Estados Unidos, debe tener en cuenta, que como mismo le construyen mezquitas por doquier, en su territorio, en cualquier momento tendrá cohetes apuntandole desde Venezuela.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por Gandalf el Mar Mar 13, 2012 10:32 am

Gracias Glezbo, vale la pena leer este analisis, pero desde siempre no tengo duda alguna que bajo la actual administracion no habra mano dura con el demonio Irani. Lo puse en mis favoritos.

Gandalf
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3919
Edad : 72
Localización : Tampa
Hobbies : combatir ala dictadura cubana.
Valoración de Comentarios : 2351
Puntos : 6566
Fecha de inscripción : 09/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por alexovera el Miér Mar 14, 2012 3:06 pm

excelente tema, creo que es de lo mejor que han traido aqui, gracias hermano glezbo!!! esto es fundamental por lo que reviste para el destino de la humanidad toda!!!!!
ISRAEL NO DEBE ESPERAR NADA DE LA COMADREJA DE CASA BLANCA, MUSULMAN ES POCO PA LO QUE ES!!!! ADEMAS DE OPORTUNISTA Y MIL COSAS MAS, PORQUE NO SE COMO LLAMAR A UN CONVERSO EN RELIGION, SINO TIENE NI A SU DIOS CLARO... NO SE QUE ESPERAR DE ESA PERSONA. SI ACASO, ISRAEL RECIBIRA ALGUNA PUNALADA TRAPERA, LA NACION DE DAVID DEBE SABER QUE UNA VEZ MAS ESTA SOLA FRENTE A TODAS LAS FUERZAS DEL MAL, Y DE NUEVO SALVANDOSE SALVARAN AL MUNDO.
lo bueno? Que no es primera vez, y si algo no me gusto de semejante analisis , es que noto cierta subestimacion del poder , valor y determinacion de la nacion hebrea.... ya han enfrentado peores amenzas antes, lo de iran sera mas rapido creo, que si lo hicieran los mismisimos USA, ya veran.
adelante ISRAEL, la peor eleccion puede ser quedarse quietos, no?
es increible la injusticia, Israel defendiendose nos defiende a todo occidente y solo recibe criticas y escarnio de europa y ahora tambien de norteamerica!!!! a dios gracias, ellos no reparan en eso, y no esperan agradecimiento, solo sobrevivir y ser EL PUEBLO ELEJIDO, a veces creo que SI LO SON.

alexovera
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3802
Localización : austin, TX
Hobbies : la lectura , futbol y numismatica.
Valoración de Comentarios : 1399
Puntos : 5060
Fecha de inscripción : 19/06/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por glezbo el Miér Mar 14, 2012 8:49 pm

Hola hermanos, gracias por sus comentarios a este muy importante analisis.

Yo creo que todo esta interconectado desde el inicio, yo estoy seguro que Obama, aunque diga y aparente lo contrario, esta profundamente influenciado desde su ninez por la religion musulmana de su padre biologico africano y de su padre adoptivo surasiatico (recuerdo haber leido declaraciones de Obama sobre que "pase lo que pase mi corazon estara con los musulmanes"..) y le es muy dificil a nivel consciente interior apoyar a una iniciativa israeli contra un pais musulman, pienso que tratara de dilatar en lo posible la decision ya tomada por Israel en legitima defensa y hacer que no afecte sus aspiraciones de ser re-electo para un segundo termino. No creo que sea capaz de contener a un Israel cuya propia existencia depende de radicales acciones militares y es muy posible que su indecision y flojera sean los factores que terminen de inclinar la balanza en su contra en noviembre 2012 a pesar de la debil banderia republicana.

Por su parte Israel ha demostrado no titubear en los momentos dificiles y, con o sin apoyo estadounidense, saberse imponer, es muy posible que este escenario se repita a pesar de la segura algarabia europea (los muy estupidos, deben darle las gracias a los israelies por hacerles el trabajo sucio, Europa y en particular España no saben o no tienen el valor de controlar la creciente invasion musulmana de sus territorios, los disturbios raciales en Francia son el ejemplo clasico).

He sacado desde las profundidades de la memoria del internet unas imagenes de Hussein Barack Obama que hablan por si solas, aqui les van.


Obama no saluda la bandera al oir el himno nacional americano durante la campaña electoral.



Obama se inclina frente al Rey de Arabia Saudita, uno de los lideres del mundo musulman.



Obama se inclina ante el emperador japones representante del shintoismo.


Maria Isabel asistente de la campaña de Obama con la imagen del Che en su oficina, simbolo inconfundible de la izquierda mundial.


Saludos y respetos, Glezbo.

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por EVIDIO el Jue Mar 15, 2012 8:40 am

Europa es el clásico pez parásito, viviendo de las migajas q deja el tiburón. No hablan alemán todos ellos gracias a EEUU, y ahora los están invadiendo los musúlmanes.Ningún país, necesita permiso de otros, para defender su integridad, y esa norma la saben y la aplican, mejor que nadie en ISRAEL.A pesar de Obama, y otros males, la nación israelí prevalecerá.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por alexovera el Jue Mar 15, 2012 12:05 pm

a europa GRACIAS A ALEMANIA !!! aun se le llama continente siquiera, pues luego del fascismo, los teutones se concentraron en trabajar y producir, cosa en que nadie los supera, y son el motor que tira de la union europea.
pero lo de obama es descarado, esas fotos hablan solas, pero hermanos, recuerdo hace unos anos, las declaraciones de un amigo de universidad que decia que Obama se lanzaba a rezar a las doce del dia!!!! siempre fue MUSULMAN, la esposa, parece que con mas luces, le dijo que si queria hacer politica en el PAIS MAS GRANDE DEL MUNDO, debia pintarse de catolico, pero ES Y SERA SIEMPRE MUSULMAN!!!! tratare de buscar las declaraciones de ese sr, pero hace tanto tiempo... si alguien recuerda algo que me ayude a reforzarlo aqui.
salud!!!

alexovera
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3802
Localización : austin, TX
Hobbies : la lectura , futbol y numismatica.
Valoración de Comentarios : 1399
Puntos : 5060
Fecha de inscripción : 19/06/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por EVIDIO el Vie Mar 16, 2012 12:05 pm

Que aunque les duela, a algunos en Europa, Alemania ayer, los pateó militarmente, y hoy les domina desde el punto de vista económico. Saludos.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ISRAEL Y LA BOMBA NUCLEAR.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:32 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.