Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 27 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 27 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Cubanos, mirense en este espejo:Quién es quién en el cambio de mando del régimen chino para 2012

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cubanos, mirense en este espejo:Quién es quién en el cambio de mando del régimen chino para 2012

Mensaje por Milan Lopez2010 el Jue Dic 22, 2011 11:22 am

Quién es quién en el cambio de mando del régimen chino para 2012
La historia de sucesión de poder en el Partido Comunista Chino disipa esperanzas de un cambio real
Por Michael Young - La Gran Época
Mar, 20 Dec 2011 14:51 +0000


En 2012, el Partido Comunista Chino (PCCh) tendrá un nuevo líder, las cabezas del partido una vez más calculan que no tienen otra opción que cooperar, incluso a medida que luchan entre sí por el poder detrás del telón.

Cuando en 2002, Hu Jintao, en sustitución de Jiang Zemin, se convirtió en el secretario general del PCCh, los medios de comunicación occidentales señalaron que una transferencia pacífica del poder había tenido lugar y tomaron esto como una señal de que el régimen chino había avanzado políticamente.

Las apariencias pueden ser engañosas. En 2002, Hu asumió nuevas funciones, pero no todo el poder que se transfirió a Hu junto con sus nuevos títulos.

Siguiendo el ejemplo de Deng Xiaoping

Después de la muerte de Mao, Deng Xiaoping y otros siete veteranos comunistas, que en conjunto eran conocidos como los "ocho inmortales" o los "ocho ancianos", se encontraban en el centro del poder en China, con Deng como el líder supremo.

Con tanques y ametralladoras, este pequeño grupo de personas decidió aplastar la demanda de los estudiantes por transparencia y democracia en China en junio de 1989. También decidió eliminar a Zhao Ziyang, entonces secretario general del PCCh, que fue considerado simpatizante con los estudiantes a favor de la democracia. A pesar de que Zhao ocupó el puesto más alto en el partido, este aún gobernaba a favor o en contra de este pequeño grupo detrás del escenario.

Uno de los principales delitos que cometió Zhao, a los ojos de Deng, era poner de manifiesto en la visita del líder de la ex Unión Soviética, Mijail Gorbachov, que Deng tuvo la última palabra en todas las decisiones importantes en la política de China. Deng en ese momento había renunciado a todas las posiciones que había ocupado en el PCCh.

Deng Xiaoping estableció un ejemplo que hasta ahora se ha convertido en una especie de tradición: los líderes retirados del PCCh tienen el poder suficiente para elegir la próxima generación de liderazgo y tomar el control hasta la llegada de su propia muerte.

Deng también inició una tradición de elegir al sucesor de su sucesor a fin de asegurar que su familia este protegida mucho tiempo después de que él muera. Eligió a Jiang Zemin para suceder al depuesto Zhao Ziyang y a Hu Jintao para que sucediera a Jiang Zemin.

Jiang, siguiendo el ejemplo de Deng, eligió a Xi Jinping para suceder a Hu Jintao, y continuó su control sobre los temas importantes en el PCCh. Una diferencia entre él y Deng fue que Jiang quería mostrar al público en cada oportunidad que continuó ejerciendo el poder. Asistió a tantos eventos nacionales públicos como pudo e hizo aparecer su nombre junto a Hu en los medios de comunicación.

Quién es quién en China

En el régimen chino, no hay tal cosa como un partido de oposición o un grupo de oposición dentro del Partido Comunista. Sin embargo, así como en todas partes, las personas construyen sus propias redes sobre la base de sus antecedentes y circunstancias de vida.

Desde la muerte de Mao, ha habido tres grandes grupos de personas que de alguna manera han compartido el poder.

El primer grupo es el llamado “los principitos", son los hijos de los dirigentes veteranos del Partido Comunista. Por ejemplo, Xi Jinping, con la esperanza de suceder a Hu Jintao el próximo año, y Bo Xilai, haciendo campaña para ser uno de los miembros del Comité Permanente del Politburó, ambos son “principitos”. Sus padres fueron los principales líderes en la era de Mao y se fortalecieron aún más como aliados de Deng Xiaoping.

Estos dos representan a el grupo más poderoso, con más derechos y privilegios de la China actual, tanto política y económicamente, y aun más importante, militarmente.

Los principitos tomaron la oportunidad de las reformas económicas en China, no tuvieron restricciones de control institucional o de equilibrio de poder familiar para enriquecerse y enriquecer a sus familiares y amigos. Ellos creen que son los herederos naturales del poder político del país, y más ahora con la creciente necesidad de proteger sus intereses financieros.

El segundo grupo es conocido como el "tuan pai” o facción juvenil. Estos fueron los líderes de la Liga Juvenil Comunista, una organización que garantiza a las generaciones jóvenes de China continuar adhiriéndose a la doctrina comunista y mantener el PCCh en el poder.

Algunos de ellos naturalmente son de los principitos, pero la mayoría de ellos provienen de familias de gente común. Este grupo de personas tiende a ser políticamente sensible y leal al Partido Comunista, con personas que tienen personalidades carismáticas y entusiastas.

Hu Jintao es de este grupo, y muchos miembros del grupo han sido promovidos a puestos importantes en el PCCh en los últimos años, incluyendo al próximo primer ministro, Li Keqiang. Este grupo tiende a ser percibido por el público en general como menos corruptos y menos pragmáticos.

El tercer grupo es de los tecnócratas, que por lo general tienen una formación en tecnología, ciencia o economía. Escalan hasta altos cargos por ser políticamente leales a los comunistas, así como tener una fuerte capacidad de gestión. Los ejemplos típicos son el ex primer ministro Zhu Rongji y el actual primer ministro Wen Jiabao.

Ellos tienden a ser pragmáticos para manejar las operaciones del día a día de la gran máquina del régimen. Con frecuencia están preocupados por las decisiones tomadas por razones políticas o luchas de poder que son perjudiciales para la economía y la estabilidad de la sociedad. Pero tienen poca influencia en el proceso político del Partido.

El equilibrio de poder

En público, estos grupos no luchan por el poder, todos se han dado cuenta que se necesitan mutuamente para perpetuarse en el poder y proteger sus intereses familiares. En sus propias palabras, están en el mismo barco y tienen que ayudarse unos a otros. Comparten intereses y por lo tanto tienen que compartir el poder también.

El reconocimiento de su dependencia mutua no significa que no luchan entre sí en voz baja por beneficios individuales. Dado que la corrupción está en todas partes y en todos los niveles, cada uno tiene un esqueleto en el armario. Si el equilibrio de poder se ve amenazado, deshacerse de opositores políticos y sus aliados bajo el nombre de la “lucha anticorrupción” es una herramienta perfecta para luchar unos contra otros.

Cuando Jiang se convirtió en el nuevo jefe del partido, el alcalde de Beijing Chen Xitong no era feliz y cooperativo. Jiang consiguió que la mano derecha de Chen, el vicealcalde, Wang Baosen, cometiera "suicidio" y logró llevar a Chen a la cárcel por el delito de corrupción.

Hu encarceló al jefe del Partido Comunista de Shanghai con el fin de mantener la "Banda de Shanghai" bajo control. El juego termina cuando todas las partes se comprometen a seguir la regla de no amenazas entre unos y otros.

El año que viene, Hu tiene que dimitir de los cargos más altos, como el de presidente de China y el de secretario general del Partido Comunista Chino. Está esperanzado con la idea de hacer lo mismo que hizo Jiang, en primer lugar, quiere mantener el poder como presidente de la Comisión Militar Central por dos años más, y segundo, quiere elegir el sucesor de su sucesor.

Al parecer, Hu recibió la resistencia de Jiang y sus aliados, que están manteniendo el poder que Jiang tenía. Por lo tanto, vimos a un Lai Changxing sorpresivamente de regreso en China para estar justo en el medio de las negociaciones. Lai había huido a Canadá, es un criminal económico que estuvo involucrado en actos masivos de corrupción oficial y estaba conectado con los aliados de Jiang.

En la misma época del retorno de Lai, un informe sobre la muerte de Jiang fue anunciado en una red de televisión de Hong Kong. Cualquiera que sea la verdad sobre la salud de Jiang, la noticia de su muerte fue considerada posteriormente por las autoridades como un rumor.

Hu nunca tuvo la oportunidad de ganar tanto poder como Jiang lo hizo mientras estuvo en el cargo. Jiang tenía la ventaja de que Deng falleció mientras Jiang estaba todavía en el poder. Se considera que Jiang todavía está vivo, y Hu tiene que dimitir, o "retirarse a la segunda línea", como dicen los líderes del PCCh.

Ni Hu ni Jiang tiene el máximo poder en la organización de la próxima generación de líderes. Los propios candidatos por primera vez tienen que trabajar duro para ganar poder. Por ejemplo, Bo Xilai, en este momento jefe del Partido en Chongqing y también uno de los 24 miembros del Politburó, ha estado llevando a cabo una campaña de estilo Mao en Chongqing para traer de vuelta el legado de Mao con el fin de demostrar que él representa el verdadero espíritu de la Partido Comunista.

Wang Yang, el favorito de Hu, es ahora el jefe del Partido en Guangdong, una de las provincias económicamente más avanzadas de China. Wang quiere demostrar que tiene la verdadera intención reformista de mantener el avance del Partido y del país hacia adelante, no hacia atrás. Recientemente, incluso permitió que en una manifestación callejera organizada en su provincia se gritara consignas contra la corrupción.

A pesar de todo, lo qué pasará con la distribución del poder es irrelevante para el común del pueblo chino, no esperan otra cosa que el resultado del compromiso y balance entre estos poderosos grupos de interés. La esperanza que se dé un cambio real en el Partido Comunista Chino básicamente está desvanecida.

Milan Lopez2010
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 640
Valoración de Comentarios : 297
Puntos : 1305
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.