Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 41 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 41 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Bueno ¿hay que tener Valor para hablar de Valores?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bueno ¿hay que tener Valor para hablar de Valores?

Mensaje por Invitado el Miér Jul 13, 2011 7:56 am

De valor a valores: otra historia.

Opinión. 05.07.2011

Santiago Álvarez de Mon.

En On Value and Values Douglas, Smith hace una distinción interesante. “La noción de valor surge en conversaciones sobre economía, finanzas, inversiones, compras, negocios y mercados.

La gente se preocupa por el valor, una estimación presente o futura que acaba traduciéndose en una determinada equivalencia monetaria”. Si se pasa del singular al plural, de valor a valores, las cosas cambian: “La evaluación de proyectos es intemporal en lugar de fugaz. Si el valor es lo que nos hace ricos, los valores son los que nos hacen humanos”. Acierta Smith. Se habla y escribe del valor de la acción de una empresa determinada, del valor de una inversión y su posible retorno, del valor de una marca (producto, país…) y como no, del valor de nuestra vivienda.

Siendo lógica esta sensibilidad hacia el valor de nuestras apuestas, lo llamativo es la vocación expansiva del referido vocablo. Si no se habla de economía en el contexto de una competencia global, diversa e interdependiente, caemos en la demagogia, el populismo o en el peor de los totalitarismos. La idea de mercado, odiosa para los nostálgicos de una frustrada utopía colectivista, traza la dramática diferencia entre las dos Coreas, entre la China de Mao y la actual, entre Cuba y Chile Sentada esta premisa, si solo se habla de economía incurrimos en una suerte de castración intelectual que deviene en contraproducente. El hombre exclusivamente económico se empobrece en una asfixiante telaraña de números, tipos de interés, márgenes de eficiencia e índices de productividad, reduciendo su existencia a una lucha desigual y darwinista por la supervivencia.

Europa es un buen exponente de lo que intento decir. Es evidente que tenemos un gravísimo problema económico. Países en quiebra, endeudamientos temerarios, alarmantes déficits presupuestarios… la crisis del euro no es casualidad. El valor de la marca Europa se deteriora, resulta marginal en comparación con países emergentes o con la potencia norteamericana. ¿Qué es antes, el huevo o la gallina? ¿Tenemos un problema político por la crisis del euro, o la moneda europea sufre por falta de visión y liderazgo políticos? ¿En qué consiste el sueño europeo, simplemente es un inmenso mercado torpedeado por trabas burocráticas y tics nacionalistas? ¿Resultado de esta impotencia política y cultural?, una grave crisis económica que hipoteca seriamente el futuro.

Si la crisis es filosófica, hablemos de valores. Algunos innegociables. Libertad. El más manoseado y el peor tratado. Sin ella, ahogada en la opacidad, el nepotismo y la desconfianza, la imaginación no vuela, la innovación se exilia y el espíritu emprendedor desaparece. Justicia. Se observan abanicos salariales que no se justifican por criterios de talento, experiencia y contribución objetiva a un proyecto común. Los sueldos fijados en algunas cajas a personas que pasaban por allí por su pedigrí político son un escándalo. Solidaridad. ¿Alguien puede pensar que me puede ir bien a largo plazo si muchos se desangran a mi lado? ¿Se puede vivir bien en una isla de riqueza en medio de un océano de pobreza? Integridad. Existen gaps difíciles de explicar entre nuestro discurso público y nuestra conversación privada. Callamos fuera lo que pensamos y sentimos dentro. Se dan brechas visibles entre lo que decimos y lo que hacemos. Honestidad. Demasiado tramposo en el ruedo ibérico al que le va sorprendentemente bien, generalmente deambula cerca de los mentideros del poder, mientras hombres y mujeres honrados y trabajadores se dejan la piel para llegar a fin de mes. Austeridad. Mucho hortera exhibiéndose de cara la galería, apalancado al límite, en lugar de vivir de modo más sobrio, moderado, realista y elegante. Ahora ya no es una opción, tocan lentejas. Humildad ¿Si la adversidad, si los golpes de la vida no nos enseñan a ser un poco más humildes, a renovar nuestros ladrillos mentales, qué diablos nos enseña? Responsabilidad. La crisis nos desnuda, muestra nuestras vergüenzas. Pocas personas ponen el acento en su responsabilidad, la culpa de lo que pasa tiene nombre y apellidos ajenos. Instalados en este victimismo infantil, excusados en ataques a fáciles chivos expiatorios, no afrontamos el cambio, un desafío personal e intransferible. Solo desde la propiedad de nuestra biografía, por muy limitados que sean nuestros recursos, podemos transformar la realidad.

Conclusión final. Hablemos de valores, y no de la manida noción valor. Paradójicamente, en una sociedad de valores, el valor subiría, la cuenta de resultados respiraría, la economía crecería. Seguro.

http://www.expansion.com/2011/07/05/opinion/tribunas/1309895598.html

Hoy no voy a decir casi nada porque cuando hablan "Los que Saben", me callo... pero voy a continuar ejercitando el Músculo Cerebral Antizquierdoglobal en silencio... porque no debiera repetirse, en Este Mundo Nuestro, lo vivido y casi por vivir en Cuba y demás sitios donde se ha instaurado la nefasta tendencia de Izquierdas y la no menos nefasta Insensibilidad Habitual de "La Derecha Tradicional" que ha generado, indirectamente, LAS MASAS DE IGNORANTES DEVOTAS/ ASPIRANTES AL POPULISMO DE LOS NEOFASCISTAS ROJOS CUYA ABERRACIÓN MÁS ESPANTOSA LLEVÓ A CAMBODIA A LA PESADILLA DE LOS JEMERES ROJOS...

Pero también decir que "entre la China de Hoy y La de Mao"...: ME QUEDO CON NINGUNA!... pregúntenle "por qué" a los 250 000 000 de Pobres de Raza Reprimidos que ha ratificado ese "Sistema Mixto" que los Capitalistas Rojos Chinos han instaurado allá y que LE SIRVE DE "PÁLIDO REFLEJO" A LAS ASPIRACIONES FEUDALCAPITALISTAS ROJAS QUE LOS CASTRO LE QUIEREN IMPONER A CUBA AHORA EN SU MUY PARTICULAR "SUMA Y SIGUE" REVOLUCIONARIO CAMINO YA DEL 2º MEDIO SIGLO DE ASPIRACIONES DEMOCRÁTICAS FRUSTRADAS PARA NUESTRO PAÍS Y NUESTRA GENTE!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bueno ¿hay que tener Valor para hablar de Valores?

Mensaje por EVIDIO el Miér Jul 13, 2011 9:16 am

Cuba avanza por el "camino chino " hace ya un rato.Este modelito, sin entrar en consideraciones profundas, se nos muesta como aquel, donde algunos con poder político, y mucho dinero, mantienen a sus pueblos en la miseria, y esclavizados.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.