Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 37 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 37 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

EL ENTRAÑABLE NEXO ENTRE CARLOS MANUEL DE CESPEDES Y EL NEGRITO SIMON

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL ENTRAÑABLE NEXO ENTRE CARLOS MANUEL DE CESPEDES Y EL NEGRITO SIMON

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2011 8:02 pm



La historia de como un niño esclavo logró penetrar en el corazón del
Padre de la Patria y convertirse en el catalizador del Grito de Yara y el
responsable de la Guerra de los 10 Años y la libertad de Cuba .





En las tempranas horas de la mañana del 10 de Octubre de 1868 , el
propio Carlos Manuel de Céspedes comenzó a tocar las campanas de su
ingenio La Demajagua. Las campanas repicaban con más fuerza que
nunca. Los esclavos , alarmados , corrían desaforados y se congregaban
nerviosos alrededor del amo. No era esto un hecho común. En realidad
nunca se había visto que fuera el mismísimo amo quien tañera las
campanas. Los campanazos matutinos que anunciaban el comienzo del
odioso trabajo eran siempre dados por Narciso , el mayoral. ¿Qué querría
el amo? ¿Por qué razón era hoy precisamente él quien tocaba las
campanas?



La respuesta no se hizo esperar. Una vez congregados los negros
esclavos , Carlos Manuel de Céspedes anunció que a partir de ese
momento eran hombres libres. Y tal y como concedía la libertad a sus
esclavos aseguraba que Cuba también , a partir de ese momento , se
negaba a seguir siendo esclava del yugo español. Este emocionante
momento , conocido históricamente como El Grito de Yara , dió comienzo a
la Guerra de los 10 Años. Pero había aun mucha sangre por derramar.
Cuba no lograría su total y absoluta independencia hasta el 20 de Mayo de
1902.



¿Qué motivó a Carlos Manuel de Céspedes a liberar sus esclavos? ¿Su
humanismo? ¿Su patriotismo? ¿Quizás su propio horror al darse cuenta
de que tal y como él esclavizaba a otros , su Cuba era esclava de España?



Decididamente que hubo muchas razones que llevaron al Padre de la
Patria a dar el Grito de Yara. Pero la razón principal fue el negrito Simón.



Simón de Céspedes del Castillo había nacido ocho años antes , en la casa
de Carlos Manuel. Llevaba los apellidos del amo , como era entonces la
costumbre. Todos los esclavos llevaban los apellidos de sus respectivos
amos lo cual los identificaba como propiedad privada. La mayoría de los
terratenientes llevaban esta costumbre a inhumanos extremos y herraban
sus apellidos en los antebrazos del esclavo , como si estos fuesen ganado.
Esta costumbre facilitaba su identificación , sobretodo en el caso de
cimarrones capturados. Carlos Manuel de Céspedes no herraba a sus
esclavos. El negrito Simón no tenía marcas en su tierno cuerpo. Simón
era hijo de la negra Ana , esclava nacida en Cuba . Ana vivía dentro de la
mansión señorial y era la nodriza de María del Cármen , hija de Carlos
Manuel con su primera esposa también llamada María del Cármen como
su hija.



María del Cármen , mujer enfermiza e incapaz de amamantar a su propia
hija , puso a ésta en manos de Ana , quien hacía sólo dos semanas antes
había dado a luz a Simón. Fue así como la pequeña María del Cármen y el
negrito Simón crecieron juntos , alimentados por la misma leche esclava.



El padre de Simón , el negro Joaquín , había sido traído recientemente de
Nigeria . Su verdadero nombre era Adewale y se comunicaba en yoruba ,
pués no tenía mucho dominio del español. Joaquín vivía en los barracones
y le era permitido visitar la casa solamente para ver y jugar con a su hijo.



Transcurren así las primeras primaveras de Simón y cuando el niño tiene
tan sólo cuatro añitos recién cumplidos se percata Carlos Manuel de que
en una visita del esclavo Joaquín a su hijo , el niño , que en la casa se
comunicaba en el castellano criollo de sus amos , entabla una
conversación en yoruba con su padre. Carlos Manuel queda atónito al
presenciar la facilidad del niño para cambiar de idiomas y hablarle a su
padre en yoruba y a los demás miembros del hogar en castellano.
Contaba el propio Carlos Manuel que fue en ese preciso instante cuando
tuvo la revelación de que los esclavos africanos no eran animales. Que
eran seres humanos y poseían inteligencia y sentimientos al igual que el
hombre blanco.



A partir de ese día Carlos Manuel de Céspedes comienza a observar
detenidamente al negrito Simón , quien sigue dando muestras de una
inteligencia superior. Simón no para de hacer preguntas a su pobre
madre , quien no las sabe nunca contestar. ¿Mamá , qué es la luna?
¿Mamá , qué es el sol? ¿Mamá , quién dibujó el arco iris? ¿Mamá , por qué
anda el tren echando vapor? ¿Mamá , quién se lleva el agua del río al cielo
para que después llueva? La negra Ana , en gran exasperación , sólo
contesta al negrito: "¡Niño , no seas preguntón!" Es entonces el propio
Carlos Manuel quien se da a la tarea de responder al negrito cuanta
pregunta éste le hace. Y así , poco a poco , va surgiendo una relación
padre-hijo entre Carlos Manuel de Céspedes y el negrito Simón.



Tambíen contaba Carlos Manuel que un día día al llegar la negra Ana a
casa empapada le preguntó que le había ocurrido. "Ay , mi señó é que
agua tá caé mientre yo tá caminá" respondió en su dialecto la negra Ana.
El pequeño Simón con carita pícara de maestro de escuela interrumpió
entonces a su madre y le dijo en perfecto castellano: "No mamá , no se
dice así. Se dice Señor Don Carlos Manuel estoy mojada porque comenzó
a llover mientras yo venía caminando y me he empapado" Carlos Manuel
de Céspedes no tuvo otra opción que reir a carcajadas ante la precocidad
del niño.



Ya para aquel entonces Carlos Manuel sentía por el negrito Simón un
cariño muy especial y lo veía como a uno más de sus hijos. Cuando una
institutriz es contratada para venir al ingenio a impartirle clases a María del
Carmen , de Céspedes le pide que imparta también clases a Simón. La
institutriz se niega rotundamente y le dice que ella no imparte clases a
animalillos negros. Otras tres mujeres son llamadas a La Demajagua y las
tres también se niegan a enseñar a un negro. Finalmente , un jóven
español de ideas progresistas , el señorito Jesús del Pozo , acepta la plaza
de maestro de María del Carmen y Simón , quienes reciben una educación
completa que incluye inglés y francés , idiomas que con el tiempo Simón
perfeccionará hasta hablarlos fluidamente. También aprenden Simón y
María del Cármen a tocar el piano , instrumento de rigor para la sociedad
de aquellos tiempos.



La juventud de Simón transcurre en un ambiente totalmente blanco lo cual
lo convierte en un paria entre su propia gente. Los negros lo repudian
porque lo ven como un traidor a su raza. Simón sabe leer , escribir , y habla
correctamente el castellano. Además habla inglés , francés y yoruba. Es
concertista de piano y tiene modales impecables. Sabe como comportarse
en sociedad. Pero son precisamente estas las razones por las cuales los
blancos también lo odian , pues no pueden concebir que un negro esclavo
pueda igualarlos en cultura , mucho menos superarlos.



Poco a poco Simón se percata de que no pertenece a ningún grupo. Ni a
los negros , ni a los blancos. La situación se vuelve insoportable con el
asesinato de Carlos Manuel de Céspedes a manos de las tropas
españolas. Al morir su protector , el hombre que lo había tratado siempre
como a un hijo , Simón se ve de pronto solo , perdido , abandonado , y sin
cabida en la sociedad cubana.



La vida del joven Simón se torna caótica cuando se enamora de una mujer
blanca , Nora Escobar , hija de un terrateniente chileno radicado en
Bayamo. Su amor es correspondido plenamente , pero el matrimonio entre
blancos y negros está prohibido en Cuba . Además , el negro que se
acerque a una blanca corre peligro de muerte segura.



En 1882 Simón y Nora logran escapar de Cuba y tomar un barco hacia
Mérida , Yucatán. Allí contraen matrimonio y Simón obtiene empleo como
traductor en una empresa de exportación de productos derivados del
agave. La pareja tiene tres hijos. Al primogénito le dan el nombre de
Carlos Manuel en honor a de Céspedes. Simón comienza una nueva fase
de su vida como escritor de libros para niños. Algunos , como Los
Escorpiones en Primavera , El Hijo de Doña Belinda , y Los Chicos de la
Banda del Parque Central se hacen muy populares en México y algunos
hasta son publicados en el extranjero.



Simón de Céspedes del Castillo falleció en Mérida a los 38 años durante la
epidemia de cólera que azotó la península de Yucatán en el verrano de
1898. Vivirá por siempre en la historia de Cuba como la chispa que
encendió el fuego de libertad en el corazón de Carlos Manuel de
Céspedes , Padre de la Patria.



Extracto del libro "El Eterno Tañir de las Campanas de La Demajagua" de
Marucha Caramangiata. Próxima publicación Noviembre 2011 , editorial
Pavê Miranda , S.A.






Simón , Ana y María del Cármen





Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.