Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 64 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 64 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿Mirando a China?...: ¡Sí, "por El Ojo de la Cerradura!"...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Mirando a China?...: ¡Sí, "por El Ojo de la Cerradura!"...

Mensaje por Invitado el Lun Feb 21, 2011 5:00 am

El castrismo busca nombre para su fracaso económico.

17.09.2010 José Javaloyes.

Se desdijo Fidel Castro de su confesión sobre el fracaso del modelo económico de socialismo real en Cuba. Afirmó, después del revuelo que se montó con esas declaraciones, que había sido malinterpretado.

Fue seguramente lo más cierto que el alboroto interno en el régimen comunista cubano, aquejado de ese otro mal de la piedra que fue y sigue siendo la escolástica soviética, forzó al semijubilado a desdecirse de lo que había dicho. Pero las evidencias previas y los hechos subsiguientes al cambio biológico operado en el sistema castrista, como los desmoronamientos de obra que sobrevienen en la isla, ponen las cosas en su sitio.
Quizá por ello el todavía jefe del comunismo cubano se aplique como terapia cierta cura de reposo en las tareas doctrinales de certificar las verdades revolucionarias.

No será, en cualquier caso, porque se haya llegado a un pacto de silencio propiamente dicho en el nivel cardenalicio del Partido, sino porque, como resulta lógico, habrán caído en la cuenta de que mejor estar callados cuando aquello que se hace, el obligado rectificar, es tarea tan delicada. Difícil de tragar y de entender en toda clase de fascismos, montados siempre, sean del color que sean, en el principio de que el mando (o el Partido, tanto da) nunca se equivoca.

Para tesituras como estas, cuando la escolástica soviética se aplica a la bizarra tarea de molturar las evidencias, la semántica es sometida a toda suerte de torsiones y estrujamientos, como llamar “cuentapropistas” (quienes actúan por cuenta propia) a los empresarios que vienen, para los que el Estado, que podrá ser cliente suyo en productos o servicios, reservará créditos bancarios. En circunstancias así nunca las cosas son llamadas por su nombre.

Economía de mercado.

Especialmente si de lo que se trata es de reconocer que la economía centralizada pasa, en términos inmediatos, a ser sustituida por prácticas y fórmulas de economía de mercado. Todo lo vergonzantes que se quiera, pero prácticas de mercado, por estar abiertas, de una manera o de otra, a la libertad económica. Por ejemplo el cooperativismo o a la creación de microempresas, en las que el 25 por ciento de los salarios que pasarán a las arcas de la Seguridad Social y los beneficios que generen serán también materia de tributación para el Estado.

Conforme las informaciones trascendidas, muy especialmente en lo que toca al desmontaje del insostenible, por masivo y gigantesco, empleo público –propio de modelo económicamente inviable de Estado, que carga con el 80 por ciento del empleo–, algo tendrían que hacer los dirigentes castristas para que encuentre acomodo en las pequeñas empresas que se creen, el medio millón de funcionarios que el próximo año habrán de ir a la calle. A los que habrán de seguir otros 500.000 en los dos ejercicios siguientes.

Las dificultades principales y los problemas para acampar fuera de la sombra del Estado todos esos “funcionarios” que van a la calle, se presentarán tanto en el ámbito de las empresas dedicadas a la transformación, por las tremendas carencias de materias primas o de piezas de recambio, y la práctica imposibilidad de importarlas por razón de las inexistentes divisas, o por las no inferiores carencias de mano de obra disponible para cualquier industria en todos los niveles de empleo, por la sobreoferta de profesionales del Derecho y semejantes menesteres, generada a lo largo de medio siglo de demanda de burócratas propia del modelo de Estado y de la planificación extrema de la economía, a la manera soviética.

Otro dato revelador de la magnitud del cambio a que obliga el porte del fracaso del socialismo en Cuba, así como por lo elefantiásico del intervencionismo totalitario en cualquiera de los órdenes de la vida, es la desaparición de las cartillas de racionamiento. Con éstas no sólo se subvenía y se subviene a la distribución igualitaria de unos bienes de consumo escasos, sino qué se controlaba y se controla qué consume cada familia. No sólo por los cupones cortados de la cartilla, sino también a través de las basuras revisadas por los inspectores del Partido en cada uno de los niveles comunitarios, casa a casa y portal a portal en que se distribuye la población.

Es de observar, conforme las últimas informaciones sobre los cambios en el modelo económico, la diferenciación de los gravámenes fiscales a los beneficios obtenidos en cada tipo de actividad que se liberaliza. Así los restaurantes tendrán gravados sus beneficios en un 40 por ciento, mientras que los artistas tributarán con un 25 por ciento de los suyos, y con un porcentaje del 20 quien arriende una vivienda o cualquier espacio.

Parece lo más relevante en todo caso el esfuerzo de los gobernantes cubanos en dar con una pendiente adecuada para el deslizamiento desde el modelo económico que Fidel Castro tachó de fracasado a otro modelo donde quepa la libertad creadora, mientras espera su turno la confesión de que el modelo político se encuentra más fracasado y muerto todavía. Algunos creemos que los Castro buscan el cambio mirando a China.

http://www.expansion.com/2010/09/17/opinion/tribunas/1284753067.html

Este Artículo tiene mucho Mérito al Reunir TANTOS PEDAZOS SUELTOS DEL DESASTRE Económico CASTROFASCISTA... pero "sale fatal" con aquello del "mirando a China"... sin hacer alguna salvedad, por ejemplo, como no sea: "por El Ojo de La Cerradura"... El Fascismo de Fidel Castro NO es capaz ni siquiera de poner al País a "la altura" de los 250 000 000 de Pobres Chinos que, según el Banco Mundial, Malviven por debajo de los 1,25 USDs diarios (mientras que el gobierno comunista chino "salva" las economías de EEUU y La UE Comprando Su Deuda Pública... y Quintacolumnizando Sus Economías)...: 1,25 USDs diarios equivaldría al "Tesoro" para cualquier Cubano del Orden de los 37,5 USDs Mensuales cuando Los Salarios "Agraciados por el Régimen" no superan los 12-15 Dólares Mensuales... en Cuba NO hay Pobreza... HAY MISERIA... y El Pueblo NO podrá Demandar Servicios como para Satisfacer esa "oferta" ARTIFICIAL de TPCPs... "La ESPERANZA DE DESARROLLO" SIGUE SIENDO, PARA La CUBA DE CASTRO, LA MIGRACIÓN FORZOSA DE SUS CIUDADANOS...!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.