Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 18 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 18 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Parte II. La verdad al desnudo. El caso Biscet.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Parte II. La verdad al desnudo. El caso Biscet.

Mensaje por Patrio el Sáb Feb 19, 2011 6:50 pm


Los represores.




1.Dra. Norma Silva Leal.
Durante varios años, la Dra. Norma Silva Leal, especialista de Obstetricia y Ginecología fungió como secretaria del núcleo del PCC de dicha institución. Con un largo historial revolucionario, participante en la campaña de Alfabetización, ocupó diferentes cargos en la administración de salud de varias instituciones y sobre todo en las estructuras del Partido Comunista cubano. En la década de los 80 y 90, ocupó en diversas ocasiones la secretaría del PCC en el hospital MI 10 de octubre, con la influencia decisiva en todos los aspectos del quehacer institucional.
Toda la actividad hospitalaria, nombramientos de cargos administrativos en la esfera médica, económica o gestora en la institución está condicionada a la aprobación por el núcleo del PCC, detalle al que no escapa incluso la elección del director del hospital.
La Dra. Norma Silva ha controlado los hilos del poder en la referida institución y choca de manera frontal contra todo aquello que intente modificar los patrones tradicionales de la institución. Debo insistir en que no cuestionamos profesionalmente a ninguno de los incluidos en estos hechos, sólo analizamos su proyección política y humana para la mejor comprensión de los acontecimientos.
Recuerdo que a finales de la década de los ochenta, la dirección de la institución fue asumida por el Dr. Peláez, hijo del célebre profesor Orfilio Peláez, descubridor de una variante de tratamiento para la Retinosis Pigmentaria. Este joven director, colocó como Jefe de Obstetricia al Dr. Frank Travería, por entonces un joven profesional, con experiencia y conocimientos necesarios como para revertir positivamente los resultados hospitalarios, pero pronto se colocaron en la diana del partido, por sus frecuentes alusiones al proceso de la perestroika que por entonces cobraba vida en la ex Unión Soviética. Algo cambiaba en toda una generación que en el fondo de sus corazones añoraban cambios a todos los niveles. A principios de los noventa, el especialista Frank Travería era expulsado de la institución por ser capturado en intento de salida ilegal del país. El brazo ejecutor de la Dra. Norma Silva fue implacable. El Dr. Frank Travería vive hoy en un país europeo.
El Dr. Peláez por su parte, al ser hijo de una de las “vacas sagradas” del MINSAP, culmina su trayectoria con la creación de una sociedad avalada por el MINSAP, la Sociedad Infanto Juvenil, una aberración profesional creada por supuesto para obtener privilegios y viajes.
La generación de la Dra. se daba frecuentemente de bruces con una generación ávida de conocimientos, que cuestionaba los viajes al extranjero de los llamados “confiables” y entre los que no se encontraban ninguno de los especialistas jóvenes. Una oleada de jóvenes que vieron cercenadas sus aspiraciones de mayor superación profesional por dirigentes anquilosados y con alto nivel de compromiso con el régimen cubano. Los viajes al exterior para los jóvenes eran a misiones internacionalistas a países de riesgo que les otorgaba el derecho al regreso a la compra de un automóvil de producción soviética, por entonces los conocidos por Mosvichk o más comúnmente por el pueblo como los Tractovichk, por su baja calidad.
La generación de la Dra. Norma Silva sobrepasa hoy los sesenta años y fueron consecuentes y beneficiados por la revolución, en dependencia de su lealtad a la misma. Vive en el exclusivo reparto Altahabana, en una lujosa residencia, de las que se fabricaron en los años cincuenta del pasado siglo de corte moderno. En la psiquis de la doctora la palabra libertad, cambio o mejoría está condicionada a los lineamientos del Partido Comunista. Es de esperar que su respuesta ante las palabras de Biscet en el teatro del hospital fueran reprimidas con contundencia brutal.



2.Dra. Laura Fernández Fernández. Especialista en Pediatría. Directora del Hospital en el momento de los hechos. Militante del PCC. Durante años ha mantenido una postura incondicional a los lineamientos partidistas. A mediados de la década de los ochenta recibió en premio a sus servicios un automóvil Lada 2107, de producción soviética que fue destinado al hospital y su entrega mediada por una comisión partidista. Vive en el Cerro, en las proximidades de la antigua Clínica La Covadonga.
Al día de hoy y tras el prisma que me otorgan los años, me resulta complejo interiorizar como una doctora, con sus características humanas firmara a conciencia la petición de separación definitiva del Sistema Nacional de Salud por el simple hecho de disentir. Indudablemente primaron los intereses personales por encima de la ética y el proceder de un galeno. Además de estar mal asesorada desde el punto legal por lo expuesto en la primera parte de este artículo, es evidente que se sumaron presiones por parte del PCC y la Seguridad del Estado. La decisión pesará sobre su conciencia por el resto de sus días.



3.Dr. Julio Pérez García. Especialista en Obstetricia y Ginecología. Durante varios años secretario del núcleo del PCC del hospital. Tiene misiones internacionalistas por lo cual recibió el derecho a la compra de un automóvil Mosvichk que tenía en la época de los hechos. Educado bajo las alas de un profesor de historial tenebroso dentro de la Obstetricia cubana, el Dr. Juan Vázquez Cabrera. Este profesor de quien también recibí clases, se ufanaba en las guardias de sus tropelías en los últimos años de la dictadura de Fulgencio Batista como miembro de una cédula clandestina del Movimiento 26 de Julio en La Habana. Narraba con frecuencia como en una ocasión, secuestró a un policía y tras llevarlo a las afueras de la Virgen del Camino, le disparó con una Colt 45 a mansalva. Su sonrisa tenebrosa mientras narraba como su víctima le suplicaba clemencia y el posterior crimen, aun deben convivir en la mente de muchos de sus ex alumnos, que en su mayoría le temían, más que respetarle. Sus tropelías fueron recompensadas con una casa en el selecto reparto junto al cine Acapulco.
El Dr. Julio Pérez dedicaba la mayor parte de su tiempo a la labor partidista y se esforzaba en labrarse una reputación de orador, con discursos en cuanta ocasión se le hacía posible con citas de personajes célebres. Oriundo de Caimito, recibió una casa en la barriada de Lawton donde vivía por entonces, en las proximidades del paradero de la barriada mencionada.
Carente de toda iniciativa propia desde el punto de vista personal y con una lealtad servil a las orientaciones partidistas, era lógico esperar su respuesta desmedida ante las demandas del Dr. Oscar Elías Biscet. Para el Dr. Julio Pérez que priorizó y vió más futuro personal y prebendas en su labor partidista que en el ejercicio de la profesión médica, el Dr. Biscet y sus reclamos representaron un atentado directo a su bienestar personal y su status de dirigente partidista. La respuesta brutal ante una petición de derechos humanos era esperada.



4.Dr. Pedro Cruz. Especialista en Pediatría. Militante del PCC. Es probable que en estos momentos esté retirado pues a finales de la década de los ochenta, a mi paso por esta institución rondaba los sesenta años. Partidista de extrema izquierda, participante de la época de los primeros años de la revolución con las arbitrariedades inherentes a ella, era lógico esperar tal nivel de respuesta.


5.Dr. Jesús Guzmán. Militante del PCC. Jefe de Obstetricia y Ginecología del hospital en el momento de los hechos. Este en particular resalta sobre los demás por un detalle particular y es que mientras los señalados anteriormente sobrepasan los sesenta años en estos momentos, este médico es de nuestra generación.
El Dr. Guzmán, oriundo de Bejucal pasó a vivir en La Habana unos años más tarde al separarse de su esposa y comenzar a compartir su vida con una trabajadora de una tienda de Cubalse. Es decir, un revolucionario de nuevo tipo, viviendo en las condiciones ya propias de los cubanos trabajadores en el área de la divisa dura.
A su regreso al hospital tras cumplir misión internacionalista en Nicaragua, se incorporó al grupo de guardia de la Dra. Norma Silva convirtiéndose en su brazo derecho no solo en la actividad profesional sino en la partidista. Creo que es al único al que haré cierto juicio profesional porque me siento en total derecho de establecer mi opinión por ser de nuestra generación. El galeno en cuestión, debo afirmar que no superaba ni siquiera la media de los residentes de la especialidad por entonces, ni su habilidad y conocimientos justifican su ascenso a Jefe de Obstericia y Ginecología del mencionado hospital. La única razón es su adhesión al sistema y su lealtad incondicional a la Dra. Silva Leal. Por esta institución pasaron toda una camada de excelentes residentes y con posterioridad renombrados especialistas. La mayor parte de ello ejercen sus conocimientos hoy día formando parte del extenso exilio cubano.
Lo penoso de este caso es que haya participado de forma directa en la represión a un colega, por el solo hecho de disentir y pedir derechos concernientes a todos. El Dr. Guzmán es un ejemplo de quienes triunfan en la Cuba castrista, donde no se tienen en cuenta los conocimientos profesionales sino la lealtad al régimen. Reitero que es penosa su conducta pero hay hechos que marcan la conciencia de los hombres y este es uno de ellos, es imperdonable.


6.Con relación a los administradores del hospital descritos por Biscet, no dispongo de información al respecto. No les conozco pues en la época a que hago referencia no les recuerdo en el ejercicio de dichos cargos.


Con esta breve descripción del perfil de los represores he intentado hacer ver la concepción y el tinte radical de cada uno de los implicados en los hechos. Lo hago con el propósito de resaltar un detalle especial y es la propia valentía del Dr. Oscar Elías Biscet de leer sus reclamos ante semejante auditorio. El resultado estaba previsto, incluso la condena que recibiría por tamaña muestra de patriotismo. Biscet sabía de antemano que iba camino del cadalso y ello lo eleva aun más a la categoría de héroe. Su decisión de enfrentarse a pecho descubierto a todo un grupo de incondicionales de la dictadura fue una ofrenda a sus principios. Una entrega de toda su vida, de su amada profesión al altar de la patria, la libertad y los derechos de todos los cubanos.
En la descripción dada en la Resolución 01 de 1998 para la separación de Biscet del Sistema Nacional de Salud, se señalan como agravantes los siguientes actos:

1.Levantar la voz.
2.Desobedecer las llamadas al orden por parte de los dirigentes.
3.Manotearles al rostro.

¿Son tipificables como delitos estos hechos y motivos como para separar a un médico del Sistema Nacional de Salud, privándole del derecho al ejercicio de la profesión?. Es literalmente un escandaloso uso del poder para reprimir pedidos tales como No al Aborto, No a la Pena de Muerte y Respeto a los Derechos humanos.

Como detalle adicional, es curioso y realmente grotesco, como en aparente gesto de magnanimidad e imparcialidad por parte de sus verdugos, señalan: “En su expediente laboral no constan medidas disciplinarias anteriores”. La Resolución 01 de 1998 del Hospital Materno Infantil 10 de Octubre, ha de conservarse para la posteridad y ser mostrada en un museo, para que las generaciones venideras contemplen la felonía y el deshonor a primera vista.

Lo que ocurrió la mañana del 24 de febrero de 1998 en la salón de actos o teatro del hospital es otro Grito de Baire, un joven galeno de 37 años, nacido y formado en la revolución, rompiendo todos los esquemas preconcebidos y saltando la barrera que presupone un auditorio fiel a la dictadura, reclama el cese de la pena de muerte y el respeto a los derechos humanos para los cubanos. Es inaudito, inesperado, sobrecogedor y apabullante. Biscet sabía que se estaba condenando, fue una inmolación en toda regla por el pueblo, por su patria.
Imagino la sorpresa que tiene que haber producido en el teatro, la voz viril del joven galeno desafiando a la multitud de leales al régimen. El efecto tiene que haber sido el mismo que leer en voz alta un versículo bíblico en un campamento de Al Qaeda. Y a la sorpresa, sobrevino la violencia acostumbrada a los reclamos de libertad bajo una dictadura. El efecto tiene que haber sido demoledor, la alarma tiene que haber cundido entre los partidistas alcanzando cada uno de sus receptores nerviosos y la respuesta tenía que ser violenta, brutal, visceral, desde los más profundos rincones de las retorcidas conciencias educadas por la tiranía.
Espero que este análisis de los hechos, del entorno, de los participantes y sus características particulares, sirvan en alguna medida para aclarar aun más los hechos ocurridos la mañana de 24 de febrero de 1998, en el Hospital Hijas de Galicia y que se perciba con más nitidez la valentía, entrega total a la lucha por la libertad y la entereza moral de un gran héroe cubano de estos tiempos, el Dr. Oscar Elías Biscet.

(Continuará...)

Dr.Ramón Muñoz Yan
es.

Patrio
VIP

Cantidad de mensajes : 3948
Valoración de Comentarios : 1734
Puntos : 5002
Fecha de inscripción : 19/11/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Parte II. La verdad al desnudo. El caso Biscet.

Mensaje por El Compañero el Mar Feb 22, 2011 10:54 am

La Dra. Norma Silva ha controlado los hilos del poder en la referida institución y choca de manera frontal contra todo aquello que intente modificar los patrones tradicionales de la institución. Debo insistir en que no cuestionamos profesionalmente a ninguno de los incluidos en estos hechos, sólo analizamos su proyección política y humana para la mejor comprensión de los acontecimientos.

Excelente escrito y denuncia del amigo Patrio. ¿Me pregunto como la Dra. Norma Silva será representada en los libros de historia en los próximos 50 años vs la figura del Dr. Oscar Elías Biscet? ¿La burda delatora, extremista y censora vs el médico opositor que actuó motivado por valores y principios?

Expresa Patrio: "La Dra choca de manera frontal contra todo aquello que intente modificar los patrones tradicionales de la institución"

La Dra. es sencillamente un Castrico mas de los muchos Castricos que mantienen vivo las peores características de los seres humanos cuando se fanatizan, cuando son extremistas, cuando en nombre de una "idea" delatan, humillan, golpean y hacen daño a colegas, amigos e incluso a su propia familia. Es lo que Montaner ha llamado el "El Matón Patriota" - espécimen que habita en regimenes totalitarios y piensa que contribuyendo al mal, esta haciendo un bien. Esta es la forma mas patológica de maldad humana.

Saludos cordiales,

El Compañero

El Compañero
VIP

Cantidad de mensajes : 3535
Localización : "Donde mora la libertad, allí está mi patria."
Valoración de Comentarios : 1960
Puntos : 6405
Fecha de inscripción : 17/12/2007

Ver perfil de usuario http://politicacubana.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Parte II. La verdad al desnudo. El caso Biscet.

Mensaje por EVIDIO el Mar Feb 22, 2011 12:03 pm

La Doctora en cuestión,y demas acompañantes, han ganado un puesto, entre los más retrogrados, y odiados personajes, de esta fauna castrista, al prestarse, junto a los tiranos, a la imposible mision de tratar de silenciar a la verdad.Mientras la figura de Oscar Elias Biscet, brilla cual luz de esperanza, a ellos les opaca el fango de la ignominia.Gracias Patrio, mis respetos y saludo.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Parte II. La verdad al desnudo. El caso Biscet.

Mensaje por armando aguilar el Mar Feb 22, 2011 6:32 pm

Excelente trabajo de nuestro querido Patrio. Esperamos las siguientes entregas que en conjunto van a representar un invaluable archivo de enorme utilidad.
Saludos.

armando aguilar
VIP

Cantidad de mensajes : 4062
Edad : 60
Valoración de Comentarios : 1726
Puntos : 4151
Fecha de inscripción : 18/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Parte II. La verdad al desnudo. El caso Biscet.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:03 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.