Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 43 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 43 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Desgarradora entrevista a un ex-combatiente fidelista.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Desgarradora entrevista a un ex-combatiente fidelista.

Mensaje por glezbo el Miér Feb 09, 2011 7:25 pm

Desgarradora entrevista a un ex-combatiente fidelista que ahora, en su vejez, hambriento, abandonado, sucio, frustrado vive como un pobre animal, solo, sin ayuda, teniendo hasta que vender las tejas de su tugurio para poder comer. Donde esta el pregonado humanismo de la roboilusion cubana..?? Donde estan las palabras de los castros de que "la revolucion asegurara que nadie quede indefenso y desamparado.."..?? Sinceramente me he sentido conmovido hasta el tuetano al ver estas imagenes, pobre hombre...

Traido desde el blog El Pequeño Hermano.


Saludos y respetos, Glezbo.





El video que acompaña este post, creo no debería ser visto. Más aún: no debió existir, no debió ser filmado. Porque una vez que surge, que se expande en el incontenible universo tecnológico, ya resulta imposible mantenerlo a la sombra, no dejarle ser.

Y digamos la verdad: hay veces que la ignorancia protege. Sí. Lo digo con todas sus letras: yo habría dormido más en paz, habría tenido el semblante menos sombrío, si no hubiera destinado 5 minutos 28 segundos a contemplarlo. Porque una vez concluido, si se lleva dentro lo que llamamos decoro, lo que llamamos alma, no podremos ser los mismos otra vez.

Su nombre es Juan Zamora González. No conocemos su edad, aunque presumo que pasa los 70. Pero algo sabemos: hoy vive en Villa Clara, y tiempos atrás, cuando sus brazos aún lograban sostener un fusil con firmeza, arriesgó su sangre, su ser. Puso su vida a disposición de una hermosa quimera, el triunfo revolucionario de todo un pueblo en aras de un futuro promisorio. Lo hizo, como tantos otros, esperanzado en su humildad. Lleno de fe.

Yo, hablador empedernido, no tengo muchas palabras esta vez. No sé si debería excusarme también por ello. El testimonio de un triturado, de un mordido por la desdicha, me ha robado el impulso y el desvelo.

Porque yo solo conozco, hasta hoy, un credo, un dogma casi estricto por el cual rijo mi existencia: el humanismo. Así a secas. Yo amo al ser humano. Yo amo a mi raza. Yo, como los renacentistas de hace cuatro siglos, también creo en el hombre y lo admiro como invención suprema.

Y por ello, porque amo al ser humano como principio básico, detesto a quienes lo mancillan, a quienes lo frustran o privan de existencia. Sea un asesino con sus manos demoníacas, sea un sistema con sus engranajes privativos.

Y también por ello me pregunto, sintiendo la rabia ganarme cuerpo, creciéndome dentro con sutil ferocidad:

¿En qué raza deplorable nos convertimos los cubanos cuando dejamos de amar a los nuestros, al vecino que sufre y calla, y destinamos nuestras horas y nuestras vidas a la intolerancia y la represión? ¿Qué oscura esencia llevan dentro los que pueden dedicar sus horas a aprender cómo se censuran blogs, cómo se bloquea la libre comunicación, cómo se golpea a mujeres de blanco, cuando un hombre como este se les muere de hambre ante sus impávidas narices?

No. No puede ser, queridos lectores. No puede ser, cubanos de medio mundo, de dentro y de fuera: mírenle la cara a este Juan Zamora González. Sufran su dolor. Lloren cuando este hombre sonríe de vergüenza, mientras cuenta que ha vendido las tejas de su casa para comer, mientras cuenta que si aún vive, es porque la cuchilla con que por tercera vez pretendió acabar su agonía, ni siquiera tuvo el filo necesario.

Y ahora no me excuso por colgar el video, por cortarle el sosiego a quienes lo contemplen: ahora digo que todos deberíamos verlo. Sobre todo, quienes dan “vivas”, quienes no escatiman loas a favor de una Revolución hecha, en principio, por los humildes y para los humildes, y a la que una amnesia de corrupción y poder le ha hecho perder toda memoria.

Mirémosle todos la cara a este pobre infeliz, y sepamos que cada minuto en silencio, de apatía y desdén, cada minuto en que olvidemos que los desfavorecidos se ahogan en sus penas mientras los periódicos locales, como Colón, hablan de la tierra más hermosa del mundo; cada minuto en que dejemos de pelear por la felicidad de un pueblo a medio camino entre el hastío y la infelicidad, nos condena a todos un poco.

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.