Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 34 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 34 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Corrupción en Cuba: Falsos Robin Hood.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Corrupción en Cuba: Falsos Robin Hood.

Mensaje por glezbo el Vie Ene 21, 2011 12:38 pm

Un buen articulo de la bloguera Miriam Celaya sobre la corrupcion en Cuba y la fuga de Pedro Alvarez, ex-presidente de Alimport. Traido desde Diario de Cuba.


Saludos y respetos, Glezbo.



Choteo, filosofía del delincuente, moral de la sobrevivencia: el caso de Pedro Álvarez y lo difuso de los límites entre el bien y el mal.

Después de la pequeña ola que levantara en algunos medios la noticia no confirmada de la fuga de otro importante funcionario del gobierno cubano, se ha extendido un discreto silencio en torno al caso. Huelga recordar que —como es habitual— en Cuba la prensa oficial no ha hecho mención del asunto.

Esta vez se trata de Pedro Álvarez Borrego, ex presidente de Alimport, la empresa que controla el comercio con Estados Unidos; el mismo individuo que fuera por mucho tiempo Presidente de la Cámara de Comercio —después de haberse desempeñado como consejero comercial en las embajadas de Cuba en la ex Unión Soviética y Bulgaria en los años de luna de miel con el extinto campo socialista de Europa del Este— y que por varios años fungiera como viceministro de Comercio Exterior.

Álvarez Borrego es uno de los ungidos defenestrados del año recién concluido, supuestamente por haber incurrido en el más común de los delitos de los acólitos de alto rango de la nomenclatura: corrupción; así que —según se especula— decidió poner el Estrecho de la Florida entre su persona y las leyes revolucionarias… Las leyes del mismo sistema que, desde los primeros años de la Revolución y hasta hace muy poco, le prodigara sus prebendas, mimos y preferencias.

La trama de la fuga, así como los detalles histriónicos y novelescos que la adornan (que salió disfrazado de mujer, que sobornó a funcionarios del aeropuerto, que tenía pasaporte y documentos falsos.…) se cuentan por los enterados en algunas tertulias privadas o en pequeños corrillos de amigos, con un inconfundible tono de alegre guasa: mucha gente se congratula de que el bandido de turno —esta vez en la figura de un funcionario al que sí se aplica con todo su sentido semántico la palabra "desertor"— haya burlado al gobierno de la Isla.

Los más entusiastas especulan que se llevó muchísimo dinero y documentación confidencial sobre las actividades comerciales de Cuba. Y el detalle dramático de la muerte de su esposa en el accidente del avión de Aerocaribbean que se precipitara sobre la región central de la Isla en noviembre pasado, contribuye a imprimir mayor intriga al acontecimiento. Al final, tampoco se puede censurar el disfrute popular de colocar algo más de color y de aderezo al asunto, en medio de la grisura que envuelve la vida nacional.

Pero llama la atención que en estos casos ocurre como en las películas de asaltos de banco, en las cuales los espectadores invariablemente simpatizan con el ladrón que protagoniza el desfalco, burla a la policía y desactiva las alarmas de seguridad para hacerse con el dinero y los objetos de valor de otros individuos. Es casi axiomático en Cuba el principio de "si jodes a los Castro, eres bueno". O al menos, dejaste de ser de los malos.

Así es como a veces se corre el riesgo de fabricar falsos héroes. Y, como aquí lo común es asumir la filosofía del delincuente (quizás porque la supervivencia en un país plagado de prohibiciones nos obliga a delinquir sistemáticamente), los límites entre el bien y el mal se tornan muy difusos. Por eso entre nosotros es natural, por ejemplo, que lamentemos que a Tito, el bodeguero, la policía lo haya sorprendido in fraganti sacando por detrás un saco de azúcar (él, que siempre nos "resuelve" unas libritas "por fuera" cuando se nos acaba), o que el viejo Leo no haya podido sustraer el saco de leche en polvo del almacén (él, que siempre nos reserva unas libritas para garantizar el desayuno de la casa).

La moral de la sobrevivencia, que no entiende de leyes, sino que nace de las condiciones de la realidad socioeconómica en que vivimos, ha desarrollado en los cubanos una percepción peculiar (marginal) de lo que es delito y de lo que no lo es, que se puede resumir en un principio elemental: quien me ayuda a vivir es mi aliado.

No obstante, tendremos que razonar que el caso de Pedro Álvarez Borrego es otra cosa. El suyo no es el de un talentoso deportista sin recursos que escapa porque busca triunfar por su propio esfuerzo en un mundo libre y encontrar las oportunidades que en su país se le niegan. No es el caso de un artista, un escritor, un médico o cualquier simple cubano persiguiendo un sueño de prosperidad a través del trabajo honrado. Tampoco es una nueva especie de Robin Hood justiciero.

Pedro Álvarez Borrego, que ahora quizás sí timó a los Castro, por mucho tiempo nos ha estado exprimiendo a todos. Vivió de este régimen, ayudó a sostenerlo y presumiblemente se apropió de beneficios que no eran ni de los Castro ni suyos, sino de los cubanos. Si, como sostiene el imaginario popular, el señor Álvarez Borrego tiene jugosas cuentas bancarias personales o huyó con efectivo, es dinero que expolió a los cubanos de a pie y no a los gobernantes, y si abandonó con su precipitada fuga a sus mentores de antaño, es porque antes ellos lo habían apartado y condenado a él. Su poder y su cacicato habían terminado aquí.

No se trata ahora de exigir la lapidación de este y otros funcionarios del régimen, que hemos visto caer, sino de hacer justicia. Rodarán otras ilustres testas antes que llegue el final y también —a no dudarlo— mañana veremos surgir nuevos magnates entre los hoy comunistas predicantes de austeridad.

De seguro, no será divertido. El peligroso apego a la chanza y al choteo que profesamos los cubanos por idiosincrasia y "gracia" natural, rasgo sobre el que tanto nos alertaron preclaras figuras de la intelectualidad en la República, puede empujarnos a una homologación de quienes no son iguales a nosotros ni comparten nuestra condición de expoliados, como si todos entrásemos en el mismo saco. No nos equivoquemos: Pedro Álvarez Borrego no es un héroe, ni tampoco ha sido ni será "nosotros".

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Corrupción en Cuba: Falsos Robin Hood.

Mensaje por armando aguilar el Vie Ene 21, 2011 1:08 pm

Muy de acuerdo con lo que expone la bloguera Miriam Celaya en su artículo.
Pueden haber "pros" y "contras", dependiendo de nuestras vivencias personales en la isla-cárcel; las mías me han hecho desconfiar siempre de los "antes y despues" de quienes han desertado porque les pisaron el callo literalmente.
Gracias por traer este artículo, mi estimado tocayo. Muy bueno.
Saludos.

armando aguilar
VIP

Cantidad de mensajes : 4062
Edad : 60
Valoración de Comentarios : 1726
Puntos : 4151
Fecha de inscripción : 18/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bienvenido Pedro Álvarez Borrego, Ex Presidente de Alimport y de la Cámara de Comercio de La Habana.

Mensaje por glezbo el Vie Ene 21, 2011 1:35 pm

Mas informacion, querido tocayo Dr. Aguilar, sobre el sujeto motivo del post de Miriam Celaya que permite conocer mejor a este personaje y su entorno, otra rata castrista que salta del barco mientras se va a pique.

Saludos y respetos, Glezbo.




El gobernador de Nebraska, Dave Heineman, y Pedro Álvarez Borrego, en La Habana, en noviembre de 2008.

Bienvenido Pedro

***************
La revolución se ha convertido en una escuela muy eficiente para hacer comprender, sobre todo a los más capaces, de que aquello no es una suma sino una división
***************
Por Diego Cobián
Vancouver
20/01/2011


Nos conocimos alrededor de mil novecientos noventa y ocho. Por aquel entonces yo empataba los cables multicolores de una red de computadoras mientras él bajaba diligente hasta el tercer piso, para tomar posesión de la abandonada oficina del Director, luego de que el último de ellos salió corriendo con sus secuaces, espantado por el perfume escandaloso de Ricardo Cabrisas.

De lejos parecía un hombre fácil y reposado aunque caminaba por los pasillos de la empresa, como si alguien muy importante lo estuviera eternamente esperando al otro lado de un teléfono descolgado. Alguna vez logré colarme en su oficina y hablar con él más allá del buenos días automático de encontrarnos en el camino. Siempre adivinó lo que yo venía a decirle mucho antes de que el cuento se terminara. Venía de las grandes ligas y estaba bien entrenado. Tenía un excelente olfato para calcular a quién tenía delante y le jugaba el dominó a los Castros sin perder la sonrisa, pero sabiendo que aquella partida no la podría ganar.

No dudo que los de allá arriba tuviesen depositada en él toda su confianza, pero a mí siempre me pareció que había llegado hasta allí como el remedio de último minuto para remendar una empresa que por entonces era la lotería de los que sabían aprovecharse de sus oportunidades. Él, sin embargo, no es que fuera familia de Emerio Izquierdo como lo demostró posteriormente la vida, pero se conocía muy bien los mecanismos y también a sus mecánicos, con quienes se había tomado más de una taza de café en tantos años de convivencia. Pedro Álvarez, ex presidente de Alimport, tal parece que se ha escapado de la Isla, según sugieren los periódicos de los último días. Para haber sido el principal encargado de los negocios de Cuba con los Estados Unidos, debe haberle dolido muchísimo a los que allá se empeñan en controlar la vida privada de los ciudadanos, con un apretado grillete político que los vuelve esclavos del Gobierno y del partido.

La noticia no me sorprendió, siéntense cómodamente en su silla y los verán llegar uno tras otro sin tener que esperar demasiado. La revolución se ha convertido en una escuela muy eficiente para hacer comprender, sobre todo a los más capaces, de que aquello no es una suma sino una división. Los que tienen la posibilidad de ver el problema desde arriba y no se vendan los ojos con el trapo de la conveniencia, se dan cuenta inmediatamente de que aquel dominó está trabado y que todas las fichas no están sobre la mesa. No se puede culpar a nadie por negarse a seguir gastando energías en algo que hace mucho rato dejo de tener sentido, que no te dejan arreglar y que un día no muy lejano, se va a derrumbar por su propio peso.

Y es que allá arriba en el Palacio, no quieren a nadie más que a los que se quedaron enganchados en el programa del Moncada. Lage, Pérez Roque y Robertico, son excelentes ejemplos de la desigualdad de intereses entre los que se fajaron en la Sierra y los que nacimos en el llano. No fue por convertir los jardines del MINREX en un zoológico exótico, ni por haber tenido relaciones extra-conyugales con el enemigo, por lo que todos ellos fueron expulsados de la corte, sin aviso y con la lengua enteipada. Para ascender las gloriosas escaleras del poder revolucionario, tienes que estar dispuesto a ser enterrado, vivo o muerto, el mismo día en que se extingan los comandantes y se acabe la revolución. No puede haber en tus intenciones ninguna iniciativa de cambio, ni mucho menos te puede interesar el futuro del país. Al menos no el futuro de las siguientes generaciones, porque esas están equivocadas. El que con sus actos cause una grieta, por donde pudiera escapárseles el control total, será expulsado del Palacio, explica claramente el contrato. Tal parece que cuando todos ellos se mueran, la Isla se hundirá en el Caribe como le pasó a la Atlántida, y solo quedará flotando el nombre, como recuerdo de aquellos que prefirieron desaparecer en el mar, antes de enfrentarse a la factura de los últimos cincuenta años y tener que explicar la irresponsabilidad de sus actos.

Por eso mi estimado Pedro, creo que después de todo terminaste haciendo lo correcto. El futuro es papel virgen hasta un día en que la vida lo imprime y es solo entonces que se vuelve historia. Supongo que así es como terminamos todos, encontrándonos con nosotros mismos. Te advierto que al principio te vas a sentir perdido, como si hubieras llegado a un mundo más nítido, donde todo es más ancho y más claro. Luego empezarás a soñar que regresaste a la Isla y esta vez no te van a dejar salir. La agonía de estar nuevamente preso te va a hacer despertar del sueño y cuando por fin abras los ojos y descubras que no es cierto, vas a sentir un alivio infinito. Lo sé de primera mano, es algo que nos ha pasado a todos. Vas a notar que el fantasma que te seguía a todas partes no se fue contigo, ahora eres libre de decir lo que piensas sin que nadie te esté espiando, pero eso te va a tomar tiempo creerlo. Es que fueron muchos años creyéndole el cuento a otro más astuto e inteligente, que mientras más se le enredaban los inventos, menos nos quería y más nos necesitaba. Pero eso ya lo dejaste atrás, bienvenido al club de los traidores, ¿quién iba a imaginar que al final terminaríamos con el mismo acento y en el mismo bando? Seguramente en La Habana, otro que aún no se ha ido está hoy hablando de ti como nunca lo hubieras imaginado. Es normal, tienes que entenderlo, tenle paciencia, espera a que se escape y cuando sepas que está aquí escríbele a él también un artículo.

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Corrupción en Cuba: Falsos Robin Hood.

Mensaje por EVIDIO el Vie Ene 21, 2011 2:03 pm

Glezbo, estimado, muchas gracias por toda esta informacion valiosa que trae ud.Yo estoy, al igual que mi hermano Armando, en ese grupo que no cree en ninguno de estos "arrepentidos".Vivieron a la sombra del tirano y a espaldas del pueblo cubano.Vieron todas las infamias y crimenes de la tirania, y las compartieron, con su accion o silencio complice.Para mi son traidores por naturaleza, y solo el buen vivir personal les interesa, sin importar sacrificar lealtades, o principios para ello.Mi saludo para uds.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Corrupción en Cuba: Falsos Robin Hood.

Mensaje por CR2 el Vie Ene 21, 2011 2:21 pm

Estos son los cubanos que deberian ser devueltos y no los que cogen en el estrecho de la Florida, lamentablente, nuestro gobierno ha decidido recompensar a los que no lo merecen. Saludos!

CR2
Miembro Regular

Cantidad de mensajes : 156
Localización : Rochester NY
Valoración de Comentarios : 133
Puntos : 297
Fecha de inscripción : 23/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Corrupción en Cuba: Falsos Robin Hood.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:46 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.