Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 34 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 34 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

Una Familia, Una Tragedia.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por glezbo el Jue Dic 23, 2010 12:14 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Una valerosa familia bayamesa, desesperada por las frustraciones y las falsas promesas de las autoridades castristas, ha decidido "plantarse" en una de las centricas calles de ese pueblo en reclamo por un pedazo de terreno donde poder construir una pequeña vivienda mientras el gobierno hace alarde de "ayuda internacionalista" enviando materiales de construccion a Venezuela y otros paises que son negados a los ciudadanos cubanos. Recuerdo ahora el poema de Nicolas Guillen (otro que le beso el trasero a los Castro) "Tengo" que ha demostrado ser una fantasia y un compendio del gran engaño del cagandante al pobre Liborio. Traido desde el blog El Pequeño Hermano.

Saludos y respetos, Glezbo.





Hace apenas unas horas, un acontecimiento estremecedor tuvo lugar en mi Bayamo semi invernal: aproximadamente a las siete de la noche de este miércoles 22 de diciembre, el joven de 34 años Alexander Otero Rodríguez apareció en una céntrica esquina de la ciudad, acompañado de su esposa de 18 años, Aliuska Noguer Tornés, y su bebé de 48 días de nacido.

Junto a él, un familiar y un amigo.

En cuestión de minutos levantaron una choza de fibrocemento, sujeta por frágiles tablas, en un solar yermo ocupado antaño por una tienda de víveres. Extendieron en el suelo -rodeado de hierbas- el desvencijado colchón que traían a cuestas, y se alistaron para el vendaval.

Alexander Otero acababa de dar el paso más arriesgado de su vida, el más desesperado: reclamar públicamente su derecho a una vivienda digna para él y para su humildísima familia.



No tardaron en aparecer los funcionarios públicos, políticos, y del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) cuestionando aquella covacha negruzca en la que de repente se instalaban dos personas con un recién nacido. La respuesta de ambos jóvenes era la misma: “De aquí no nos movemos hasta que alguien le ponga fin a lo que estamos viviendo. Llevamos meses vagando de un lugar para otro, no tenemos casa, y desde que nació nuestro hijo estamos durmiendo a la intemperie”.



No tardaron en aparecer, tampoco, los curiosos, y los vecinos solidarios que de repente se quedaban sin habla al advertir lo que aquellas personas estaban protagonizando; ni tardó en aparecer el informante o miembro de los servicios de inteligencia que, infeliz, pretendió evitar que yo filmara el suceso y tomara imágenes del mismo.

Repito: infeliz hombre, que jamás imaginó –como jamás imaginé yo tampoco- que una multitud de decenas de bayameses se virarían en su contra, casi expulsándole, y mostrándole un enorme desprecio por su repentina “salida del closet” como ciudadano represor.

Según palabras de Otero Rodríguez, esta acción era el punto culminante de una espera inhumana que había comenzado hacía 11 años, cuando solicitó por primera vez un pequeño espacio para construirse un hogar. Desde entonces, el Departamento de la Vivienda le conmina a que siga esperando mientras, afirma, se destinan terrenos inmensos para las casas de funcionarios gubernamentales y militares de la región.



“Desde hace meses que Aliuska y yo hemos vivido como nómadas, alquilándonos una noche en un cuartucho y otra durmiendo en una Terminal de Ómnibus. Cuando nació nuestro hijo, solicitamos atención por parte de las autoridades, por nuestra situación (sin hogar y con un bebé), y lo único que hicieron fue vendernos estas planchas de fibro y siete bolsas de cemento, sin darnos autorización para construir en ningún lugar”.

Luego de salir del Hospital Materno, los tres habían seguido durmiendo a la intemperie.

“En parques, en terminales, en portales de casas. Hemos tocado a las puertas del Órgano de Vivienda, hemos ido a la sede del Partido, y todos, absolutamente todos, se han desinteresado de nuestro caso. Nos repetían que la ayuda –vendernos el fibro y las bolsas de cemento- había terminado ahí. Por eso ahora de aquí no nos mueven con vida”.



A las 9 de la noche, con una multitud considerable apoyándoles firmemente, ambos padres desafiaron a burócratas del Órgano de Vivienda, al Presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, y al puñado de funcionarios que se atrevieron a cruzar el cerco de vecinos con estos fines.

Las palabras de Alexander Otero fueron siempre las mismas: “Hasta que no pongan en mis manos un terreno donde poderle construir una casa a mi familia, de aquí no me sacan vivo, y los responsabilizo con la vida de mi hijo si intentan sacarme a la fuerza y el techo se nos viene abajo”.



Quiero hacer patente lo más emocionante, lo que a las cuatro de la madrugada me tiene escribiendo como un poseso, todavía excitado por lo que pude presenciar: el irreductible apoyo de treinta, cincuenta personas vecinas del lugar, que no sólo les dieron sábanas, comida y bebida, sino que en un acto de valentía pública -jamás visto por mí en mi entorno- no vacilaron en denunciar a sus dirigentes corruptos, no vacilaron en respaldar con sus propios puños la decisión de aquel joven, y no se sintieron amordazados ni siquiera cuando el agazapado represor pretendió bloquear mi cámara fotográfica.

Creo que es hora de que yo mismo empiece a reconsiderar lo que hace apenas dos días publiqué en este mismo blog sobre el miedo ancestral de los cubanos.

“Basta de mentiras, de dirigentes ladrones. Basta de que la única vía de escapatoria en este país sea la emigración. Yo soy cubano y no me quiero ir de mi país”, fueron otras de las palabras de Otero Rodríguez. “No soy yo quien debe irse de este país: los que tienen que irse son los que provocan cosas como esta, injusticias como esta”.



Una de las opciones que los jóvenes padres debieron rechazar fue la de una ambulancia, enviada por las autoridades, para trasladar a la madre y al pequeño hasta un hospital.

“Mi hijo ahora no está enfermo. La enfermedad de mi hijo es que no tiene casa. El más enfermo soy yo mismo, que tengo una úlcera estomacal grandísima, y no pienso moverme de aquí.

También el Presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, Arturo Pérez Sánchez, se personó en el lugar, manifestando que “actos como este eran muy dañinos, eran los que tumbaban a la Revolución” y luego de pedirle a la población que se retirara para conversar a solas con Alexander Otero –petición desaprobada por las masas, e incumplida – se comprometió con éste a evaluar su caso en las primeras horas de la mañana.

“De todas formas, repitió Otero, sin un documento firmado no salgo de aquí. Demasiado bien conocemos las promesas falsas. Apenas yo salga me tumban esto, y a dormir en la calle otra vez”.

A partir de la mañana de este jueves 24 de diciembre, estoy seguro, la vida de este padre de familia, asfixiado por la ineficiencia, la indolencia, y la miseria a la que le han condenado, cambiará drásticamente en un sentido o en otro: recibirá, quizás, un lamentable sitio donde levantar “legalmente” esta misma covacha; o será expulsado de alguna forma de su trinchera, y recibirá penalización por su acto de rebeldía.

Creo que seguir de cerca este suceso, en lo adelante, será mi mejor manera de apretarle la mano a este bayamés valeroso, junto con tantos vecinos solidarios, y decirle que no está solo. Desde luego que no.

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por armando aguilar el Dom Dic 26, 2010 4:32 pm

Soy un creyente devoto y respetuoso de Dios, pero creo que a Dios se le ha pedido demasiado... si en Cuba no se le pidió permiso a Dios para desterrarlo en la forma que se hizo desde el principio de la Robolución;
por qué tenemos que exigirle a Dios que ahora haga el trabajo que le corresponde a los hombres?
Es mi humilde opinión. Saludos.

armando aguilar
VIP

Cantidad de mensajes : 4062
Fecha de inscripción : 18/01/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por Miranda el Dom Dic 26, 2010 5:18 pm

Bueno, en parte es verdad.
Si el ser humano a repetido sus errores, pensamientos,creencias e ideas a travez de los años,porque no va a obtener los mismos resultados?....................................o castigos


Última edición por Miranda el Mar Dic 28, 2010 8:29 pm, editado 1 vez

Miranda
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 401
Valoración de Comentarios : 188
Puntos : 1110
Fecha de inscripción : 11/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Y Vivieron Felices, y Comieron Perdices.

Mensaje por glezbo el Mar Dic 28, 2010 7:41 pm

Continuacion de las desventuras de la familia bayamesa que dio origen a este hilo, son unos verdaderos H.I.J.O.S D.E. P.U.T.A. estos comunistas y luego se atreven a hablar por aqui algunos tontos utiles de amor y reconciliacion de la familia cubana con estos insensibles y oportunistas. Soy muy pesimista (concuerdo con mi estimado tocayo Dr. Aguilar) sobre el futuro de nuestra Patria y creo que habra violencia y correra la sangre otra vez pues cosas como estan perduran en la memoria y son muy dificiles de perdonar (cree alguien posible que en una Cuba sin los castros dos cubanos, el represor y el reprimido, se crucen en la misma calle y sigan sus caminos pretendiendo que nada ha pasado... lo dudo muchisimo..!!). Traido desde el blog Pequeño Hermano.


Saludos y respetos, Glezbo.





Podría pasar por una broma de pésimo gusto. Podría pasar por invención de un espíritu jocoso. Por desgracia, terrible desgracia, no lo es: el sitio donde el joven de 34 años llamado Alexander Otero, se encuentra en estas fotos es nada más y nada menos que el terreno que el Órgano Popular de la Vivienda en Granma le otorgó para construir su domicilio. Observémosle con detenimiento. Vale la pena analizar esta imagen deprimente y cruel.

Se trata del pater familias cuya acción desesperada -plantando una covacha de lástima en medio de la ciudad de Bayamo, para llamar la atención sobre su caso-, fue motivo noticioso en este mismo blog, en la entrada anterior. Prometí dar continuidad a la noticia; algunos lectores así lo solicitaron –según la usanza del periodismo serio, y de receptores exigentes-. Esta es esa necesaria continuación.



“Al día siguiente de que yo pernoctara en aquella choza improvisada junto con mi esposa y mi niño, los directivos del Gobierno y de la Vivienda fueron a verme, con un papel firmado y acuñado. Me daban una autorización para construir en el terreno que se me había asignado, con la condición de que desbaratara enseguida aquella casucha que, decían, creaba un caos político entre la población”.

Para un hombre que llevaba 11 años a la espera de un simple rectángulo, un fragmento de suelo para erigir su pobre vivienda, semejante proposición era la luz al final del túnel.

“Primero sacaron a mi esposa y al niño, los llevaron para la casa del padre de ella, dijeron que momentáneamente, y a mí me citaron para en la tarde entregarme oficialmente el área donde yo podría levantarme una casa para mí y para mi familia”.

Cuando, en horas de la tarde, una funcionaria cumpliendo órdenes lo condujo hasta las extremas afueras de la ciudad, en una zona semi despoblada a campo abierto, y le indicó que “ese era el lugar que se le había asignado”, Alexander Otero creyó, efectivamente, que se trataba de una broma macabra.

“Sentí una indignación que no te puedo describir – me dice con la voz reforzada por la ira-. Esto es humillante. Mira lo que me dan para construir una casa para mi hijo: un lugar donde no hay agua corriente, donde no hay electrificación. Mira lo que me dan para que me conforme y ya no pueda decir que no me permiten hacerme una casa en mi ciudad”.



Sin embargo, el tácito ensañamiento contra el humilde inconforme pudo llegar a más. Aunque no lo parezca: sí pueden hacer más.

“El mismo viernes por la tarde, estando yo aquí en el terreno, mirando el atropello que cometían conmigo y pensando qué diablos iba a hacer con esto, vino una patrulla de policía y me llevó preso sin explicación ninguna”.

Lo escucho y creo que puedo confirmar su versión: ese mismo viernes yo había pactado con él un segundo encuentro para ver con mis ojos –y el lente de mi cámara- el sitio que nuestros funcionarios habrían reservado para él. Lo esperé largamente en mi casa, y jamás apareció.

“Me encarcelaron por setenta y dos horas. Como hasta ese término es legal tenerte detenido, me pusieron tras las rejas y diez minutos antes de cumplirse los tres días exactos me sacaron y me impusieron una multa de treinta pesos por desorden público. Así consideraron mi acción de levantar las vigas en aquel otro lugar, y pasar la noche allí junto con mi familia”.

Alexander y yo conversamos de pie, entre la maleza, a las tres de la tarde. A nuestro alrededor, solo murmullos de hierba, de caballos distantes, de soledad. La única casa de todo aquel paraje, a escasos metros del sitio donde este joven deberá erigir la suya, me enseña lo que será también su hogar: una denuncia como un templo contra el paraíso socialista que desde que tengo uso de razón me dicen que es mi país. Pienso en el frío, en los insectos, pienso en su bebé, y siento una vergüenza inconfesable por la casa que –con sacrificios ingentes- mis padres lograron construir para mí treinta años atrás.

Miro este espacio pestilente y no consigo alejar de mi recuerdo la imagen citadina de los barrios residenciales, las zonas reservadas para los militares y los dirigentes partidistas de mi localidad, con sus jardines esmerados y sus parqueos espaciosos, sus paneles solares para el agua caliente, su savoir affaire. Para los incrédulos: si no hay imágenes de esas casas en este mismo blog, es porque resulta imposible. Apenas saque mi cámara, antes de oprimir el obturador, ésta será confiscada. Nadie puede tomarles fotos exteriores a las residencias oficiales.

Sé que ahora mismo, mientras escucho hablar a este pobre hombre, soy una pésima compañía. Quisiera decirle que tenga fe, que luche por sus derechos, que algún día podrá tener un mejor horizonte para los suyos. Quisiera desearle un mejor Año Nuevo. Pero las palabras no me salen. Por eso los dos volvemos sobre nuestros pasos como zombies que buscan, ciegos, el camino de regreso a la ciudad.

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por manofling72 el Miér Dic 29, 2010 11:49 pm

@armando aguilar escribió:Soy un creyente devoto y respetuoso de Dios, pero creo que a Dios se le ha pedido demasiado... si en Cuba no se le pidió permiso a Dios para desterrarlo en la forma que se hizo desde el principio de la Robolución;
por qué tenemos que exigirle a Dios que ahora haga el trabajo que le corresponde a los hombres?
Es mi humilde opinión. Saludos.
.............EXELENTE REFLECCION AMIGO, LO FELICITO, SIN EN ALGO YO TENGO FE CIEGA, POR SUPUESTO A MI ESTILO PERSONAL, ES EN DIOS. HUBO ALGUIEN QUE DIJO QUE SOY UN CASO POR LO QUE DIJE SOBRE EL CASTIGO DE DIOS, PERO EL PROBLEMA QUE INCLUSO PADECE LA HUMANIDAD HOY POR HOY, ES DEBIDO A QUE A DIOS LO HEMOS DESECHADO CASI POR COMPLETO, LO QUE PASA ES QUE A LOS CUBANOS, SIMPLEMENTE NOS ESTA DANDO LO QUE LE PEDIMOS A GRITOS AL COMIENZO DE ESA PESADILLA

manofling72
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 503
Edad : 44
Localización : california EUA
Hobbies : hablar mal del regimen, criticarlo, por eso GRACIAS SECRETOS DE CUBA.COM
Valoración de Comentarios : 329
Puntos : 885
Fecha de inscripción : 15/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por farito09 el Miér Dic 29, 2010 11:59 pm

Excelente trabajo, Glezbo....si es posible, continua dandonos noticias de este caso.
Manofling72. Tienes razon sobre lo que dices acerca de Dios. La humanidad lo desecho y mira los resultados. La mayoria de los cubanos lo desecho...y mira lo que nos toco...un pais destruido. Pero no pierdo las esperanzas. Se que en este ano, Dios cambiara las cosas.
Saludos.

farito09
Miembro Normal

Cantidad de mensajes : 10
Valoración de Comentarios : 8
Puntos : 18
Fecha de inscripción : 07/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por EVIDIO el Jue Dic 30, 2010 9:03 am

Muy bien por UD, Glezbo, por mantener "en vivo" este trabajo que es una denuncia mas, a la tirania castrista.Este es el claro ejemplo de la igualdad socialista.Por estos dias los tiranos,complices y familias, celebran Navidad y la llegada del Año Nuevo, con todo tipo de placeres, capitalistas, segun ellos, cuando de darselos al pueblo se trata.Del otro lado, como muchos mas, esta joven, y humilde familia cubana, en la calle, sin hogar ni derechos.

EVIDIO
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 7468
Localización : Home of the brave.
Hobbies : Leer. musica...
Valoración de Comentarios : 6557
Puntos : 14168
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por Clara Cleyne Serrano el Jue Dic 30, 2010 10:28 am

Mis companeros y mis familias y siempre van a ver cubanos que ballan en contra de otros que tienen su opinion, porque no hay democracia,yo necesito que alguien me diga adonde me puedo dirigir con un comentario.
por ejemplo yo soy de la isla de la juventud y frente de mi casa hay un parque y en ese parque siempre y cuando a la gente le da la gana ponen los bafles de frente para mi casa,por supuesto no hay quien hable dentro de la casa porque por logica no se escucha nada, y aparte mi abuela vive ahy y ella tiene demencia cenil,mi mama ya ha mandado cartas a donde quiera y llamadas telefonicas otras tandas y no se hace nada ni recive una respuesta.
Ella no se opone a que un fin de semana por una actividad lo pongan pero no es siempre que ellos quieran.
Por favor diganme donde puedo mandar un comentario porque aparte de todo no quiero que mi mama se busque un problema.
Besos

Clara Cleyne Serrano
Nuevo Integrante

Cantidad de mensajes : 2
Valoración de Comentarios : 0
Puntos : 2
Fecha de inscripción : 30/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Hecho denigrante en Bayamo

Mensaje por Armando Capiro el Dom Ene 09, 2011 1:18 pm

Esto ocurrio en Bayamo

Hace apenas unas horas, un acontecimiento estremecedor tuvo lugar en mi Bayamo semi invernal: aproximadamente a las siete de la noche de este miércoles 22 de diciembre, el joven de 34 años Alexander Otero Rodríguez apareció en una céntrica esquina de la ciudad, acompañado de su esposa de 18 años, Aliuska Noguer Tornés, y su bebé de 48 días de nacido.

En cuestión de minutos levantaron una choza de fibrocemento, sujeta por frágiles tablas, en un solar yermo ocupado antaño por una tienda de víveres. Extendieron en el suelo -rodeado de hierbas- el desvencijado colchón que traían a cuestas, y se alistaron para el vendaval.

Alexander Otero acababa de dar el paso más arriesgado de su vida, el más desesperado: reclamar públicamente su derecho a una vivienda digna para él y para su humildísima familia.

No tardaron en aparecer los funcionarios públicos, políticos, y del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) cuestionando aquella covacha negruzca en la que de repente se instalaban dos personas con un recién nacido. La respuesta de ambos jóvenes era la misma: “De aquí no nos movemos hasta que alguien le ponga fin a lo que estamos viviendo. Llevamos meses vagando de un lugar para otro, no tenemos casa, y desde que nació nuestro hijo estamos durmiendo a la intemperie”.

No tardaron en aparecer, tampoco, los curiosos, y los vecinos solidarios que de repente se quedaban sin habla al advertir lo que aquellas personas estaban protagonizando; ni tardó en aparecer el informante o miembro de los servicios de inteligencia que, infeliz, pretendió evitar que yo filmara el suceso y tomara imágenes del mismo. Repito: infeliz hombre, que jamás imaginó –como jamás imaginé yo tampoco- que una multitud de decenas de bayameses se virarían en su contra, casi expulsándole, y mostrándole un enorme desprecio por su repentina “salida del closet” como ciudadano represor.

Según palabras de Otero Rodríguez, esta acción era el punto culminante de una espera inhumana que había comenzado hacía 11 años, cuando solicitó por primera vez un pequeño espacio para construirse un hogar. Desde entonces, el Departamento de la Vivienda le conmina a que siga esperando mientras, afirma, se destinan terrenos inmensos para las casas de funcionarios gubernamentales y militares de la región.

“Desde have meses que Aliuska y yo hemos vivido como nómadas, alquilándonos una noche en un cuartucho y otra durmiendo en una Terminal de Ómnibus. Cuando nació nuestro hijo, solicitamos atención por parte de las autoridades, por nuestra situación (sin hogar y con un bebé), y lo único que hicieron fue vendernos estas planchas de fibro y siete bolsas de cemento, sin darnos autorización para construir en ningún lugar”.

Luego de salir del Hospital Materno, los tres habían seguido durmiendo a la intemperie.

“En parques, en terminales, en portales de casas. Hemos tocado a las puertas del Órgano de Vivienda, hemos ido a la sede del Partido, y todos, absolutamente todos, se han desinteresado de nuestro caso. Nos repetían que la ayuda –vendernos el fibro y las bolsas de cemento- había terminado ahí. Por eso ahora de aquí no nos mueven con vida”.

A las 9 de la noche, con una multitud considerable apoyándoles firmemente, ambos padres desafiaron a burócratas del Órgano de Vivienda, al Presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, y al puñado de funcionarios que se atrevieron a cruzar el cerco de vecinos con estos fines.

Las palabras de Alexander Otero fueron siempre las mismas: “Hasta que no pongan en mis manos un terreno donde poderle construir una casa a mi familia, de aquí no me sacan vivo, y los responsabilizo con la vida de mi hijo si intentan sacarme a la fuerza y el techo se nos viene abajo”.

Quiero hacer patente lo más emocionante, lo que a las cuatro de la madrugada me tiene escribiendo como un poseso, todavía excitado por lo que pude presenciar: el irreductible apoyo de treinta, cincuenta personas vecinas del lugar, que no sólo les dieron sábanas, comida y bebida, sino que en un acto de valentía pública -jamás visto por mí en mi entorno- no vacilaron en denunciar a sus dirigentes corruptos, no vacilaron en respaldar con sus propios puños la decisión de aquel joven, y no se sintieron amordazados ni siquiera cuando el agazapado represor pretendió bloquear mi cámara fotográfica.

Creo que es hora de que yo mismo empiece a reconsiderar lo que have apenas dos días publiqué en este mismo blog sobre el miedo ancestral de los cubanos.

“Basta de mentiras, de dirigentes ladrones. Basta de que la única vía de escapatoria en este país sea la emigración. Yo soy cubano y no me quiero ir de mi país”, fueron otras de las palabras de Otero Rodríguez. “No soy yo quien debe irse de este país: los que tienen que irse son los que provocan cosas como esta, injusticias como esta”.

Una de las opciones que los jóvenes padres debieron rechazar fue la de una ambulancia, enviada por las autoridades, para trasladar a la madre y al pequeño hasta un hospital.

“Mi hijo ahora no está enfermo. La enfermedad de mi hijo es que no tiene casa. El más enfermo soy yo mismo, que tengo una úlcera estomacal grandísima, y no pienso moverme de aquí.

También el Presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, Arturo Pérez Sánchez, se personó en el lugar, manifestando que “actos como este eran muy dañinos, eran los que tumbaban a la Revolución” y luego de pedirle a la población que se retirara para conversar a solas con Alexander Otero –petición desaprobada por las masas, e incumplida – se comprometió con éste a evaluar su caso en las primeras horas de la mañana.

“De todas formas, repitió Otero, sin un documento firmado no salgo de aquí. Demasiado bien conocemos las promesas falsas. Apenas yo salga me tumban esto, y a dormir en la calle otra vez”.

A partir de la mañana de este jueves 24 de diciembre, estoy seguro, la vida de este padre de familia, asfixiado por la ineficiencia, la indolencia, y la miseria a la que le han condenado, cambiará drásticamente en un sentido o en otro: recibirá, quizás, un lamentable sitio donde levantar “legalmente” esta misma covacha; o será expulsado de alguna forma de su trinchera, y recibirá penalización por su acto de rebeldía.

Creo que seguir de cerca este suceso, en lo adelante, será mi mejor manera de apretarle la mano a este bayamés valeroso, junto con tantos vecinos solidarios, y decirle que no está solo. Desde luego que no.












Armando Capiro
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1160
Valoración de Comentarios : 281
Puntos : 1659
Fecha de inscripción : 08/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por TOMMY el Dom Ene 09, 2011 1:36 pm

CLARO QUE HAY QUE SEGUIR ESTE CASO, DESGRACIADAMENTE EN CUBA HAY MUCHOS ASI, PERO VER QUE LOS POBLADORES APOYARON A ESTE CUBANO Y A SU FAMILIA, ES ALGO QUE HAY QUE TOMAR MUY EN CUENTA Y DEMUESTRA QUE LA GENTE YA ESTA PERDIENDO EL MIEDO, ESO LO SABE TAMBIEN LA TIRANIA Y SIN DUDAS ESTAN "MUY PREOCUPADOS", AUNQUE TRATEN DE MOSTRARSE "CONVENCIDOS" DEL APOYO DEL PUEBLO Y TODA ESA BASURA QUE HAN REPETIDO POR MAS DE 50 AÑOS Y QUE NI ELLOS MISMOS SE CREEN ........

PERO CONFIO EN QUE LA DESGRACIA DE CUBA ESTA POR TERMINAR, CADA GESTO DE "OPOSICION POPULAR" A LAS BARBARIDADES QUE COMETE LA TIRANIA CONTRA NUESTRO PUEBLO, ES MENOS TIEMPO DE VIDA PARA LOS HIJOS DE PU.. CASTRISTAS ........

EL FINAL SERA SANGRIENTO Y HABRAN MUCHOS "AJUSTES DE CUENTA", QUE NADIE DUDE ESO, LA JUSTICIA POPULAR SERA MAS RAPIDA EN HACER PAGAR A LOS ESBIRROS .............. YA LO VERAN ...

TOMMY
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1974
Valoración de Comentarios : 634
Puntos : 1967
Fecha de inscripción : 28/09/2006

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por Gandalf el Dom Ene 09, 2011 9:48 pm

El dictador se burlo de este cubano de a pie nuevamente, le dieron un terrenito en un lugar donde no hay ni agua ni electricidad, para que construlla una casa igual a la de una mujer que vive al lado en las condiciones mas malas que ustedes puedan imaginar, con tres hijos. Esa es la verdadera obra de la robolucion.
Pero el dictador y sus compinches esos si tienen buenas casas. Ademas no pagaron nada para su construccion. Lo pago Liborio. Como es posible que exista alguien que defienda a semejante infame regimen.

Gandalf
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3919
Edad : 72
Localización : Tampa
Hobbies : combatir ala dictadura cubana.
Valoración de Comentarios : 2351
Puntos : 6566
Fecha de inscripción : 09/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por Patrio el Lun Ene 10, 2011 9:36 am

Valiente postura la de este joven y el apoyo del vecindario meritorio. Esa es la Cuba real y su miseria.

Patrio
VIP

Cantidad de mensajes : 3948
Valoración de Comentarios : 1734
Puntos : 5002
Fecha de inscripción : 19/11/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por bauta el Miér Ene 19, 2011 1:02 pm

Bueno... y por fin el grupo lagartija ya libero a Cuba el 1ro de enero o no? es que no lo he visto en las noticias. jajaajajaja

elcazalagartijasdebauta

bauta
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 571
Valoración de Comentarios : 198
Puntos : 689
Fecha de inscripción : 13/06/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Familia, Una Tragedia.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:00 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.