Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 18 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 18 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

¿Lo cubano?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Lo cubano?

Mensaje por Miranda el Vie Oct 22, 2010 9:47 am

¿Lo cubano?



Octubre 22, 2010 at 08:00 · Clasificados en Sin Evasión




Como todo el mundo conoce, es proverbial la tendencia de muchos cubanos a magnificar las cualidades de la naturaleza de la Isla y de sus nativos como si hubiésemos sido elegidos por la gracia divina. No son pocos los textos –algunos de ellos verdaderas joyas de la sátira­– que se han dedicado a ironizar sobre esa peculiar manía de creernos “los más-más mejores”: los más bailadores, los más pícaros, los más ligones, los más guapos, los mejores amantes, los más cariñosos, los más tomadores (y timadores), los más simpáticos, los más solidarios, los más generosos, los mejores anfitriones, los mejores peloteros y un larguísimo etcétera que, por supuesto, solo incluye integridades. Para mayor dicha, hemos nacido en “la tierra más hermosa que ojos humanos vieron”, por lo que en Cuba están las playas más lindas del mundo, las tierras más fértiles, el clima más bondadoso y se producen el mejor tabaco, el mejor ron, el mejor café …(aquí, un etcétera similar al anterior). Como si tanta perfección no fuera suficiente, además, estamos tocados por el don de la sabiduría: los cubanos sabemos de todo y nos las sabemos todas. Somos, pues, algo así como una estirpe superior, el resultado de una especie de magma celestial colocado en este mundo para admiración, asombro y envidia de la humanidad.

Lástima que, al parecer, tantas virtudes resultan inútiles a la hora de lidiar con la dura realidad que nos ha tocado; sobre todo la que hemos estado viviendo en el último medio siglo y, en particular, en la coyuntura actual. Desde el pasado 4 de octubre de 2010 entró en fase activa el volcán de despidos que se había anunciado y –hasta donde sé– en las reuniones que se han desarrollado ya en algunos centros de trabajo han quedado relegadas cualidades tan célebres de los cubanos como son la solidaridad y la simpatía, y se están escenificando verdaderas batallas campales de todos contra todos para conservar los puestos de trabajo. Por supuesto, mientras más atractivos son tales puestos, como ocurre con los vinculados al turismo y a otros con similares posibilidades de acceso a la moneda “convertible”, más cruentas son las agresiones y más fuertes las acusaciones de unos contra otros: “¿Por qué me van a sacar a mí y no a Fulanita, que es una corrupta que acepta sobornos?”, “¿Por qué yo y no Mengano, que siempre llega tarde?”. En medio de tanta miseria moral, no han faltado las revelaciones de secretos de alcoba: “Claro, a Ciclanita no la sacan porque es la que se t…… al jefe de la comisión”. Se dice que en días pasados, la reunión de la comisión de despidos de la terminal número 3 del Aeropuerto Internacional fue un verdadero escándalo que sacó al sol una cantidad tal de trapos sucios y corruptelas de los “compañeros” de trabajo, que incluso la Fiscalía va a tomar cartas en el asunto.

Definitivamente, en el momento de la verdad, demasiados son los cubanos que dejan a un lado su cariño y su famoso sentido del humor y se arrancan unos a otros, inmisericordemente, las tiras del pellejo. Y lo peor es que no es una nueva experiencia, igual hacían en las reuniones de los años 70 y 80 del pasado siglo, aquellas en las que se “asignaban” los efectos electrodomésticos en los centros de trabajo y más de 500 trabajadores debían competir en méritos revolucionarios por un solo refrigerador soviético; o también cuando llegaba la hora de repartir una veintena de apartamentos de un nuevo edificio de microbrigada entre centenares de candidatos – los que habían estado trabajando durante años a pleno sol en su construcción y los funcionarios de guayabera que permanecieron todo ese tiempo en sus oficinas refrigeradas– y se desataban súbitamente los odios y las más ácidas acusaciones, no entre los dirigentes del sistema, sino entre los que hasta entonces habían compartido juntos a pie de obra las meriendas y las esperanzas .

A la hora cero, ningún cubano –o casi ninguno, para evitar ser absoluta, aunque todavía no he conocido de ninguna excepción de esta regla– tiene la sabiduría de descubrir dónde está su verdadero enemigo. En la hora cero, el cubano de la Isla, en vez de cerrar filas con sus compañeros de infortunio y plantar bandera y decir: “de aquí no se va nadie o nos vamos todos”, en lugar de decir sin cortapisas lo que piensa y lo que siente, descarga su ira y su frustración contra el compañero, en una actitud ruin, oportunista y agresiva que solo defiende la precariedad de la supervivencia propia. Ningún cubano aquí va a salir con un cartel donde se lea al menos una frase implorante: “No me despidan, tengo familia que mantener”, muchísimo menos señalarán al patrono de siempre. Por estos días cualquier cubano se erige en verdugo de otro, creyendo estúpidamente que eso mantendrá su cuello a salvo. Se quiebra el mito de la bondad nativa, porque, en el fondo, si de este sistema algo ha calado bien en la conciencia nacional ha sido el miedo, con su máxima expresión externa, la cobardía. Esa es hoy la característica más visible del cubano. El gobierno, que lo sabe bien, tiene la ventaja del poder y de la fuerza, por eso se da el lujo de despedir impunemente a medio millón de trabajadores en apenas seis meses, por eso se permite decidir el momento, el ritmo y la profundidad de las llamadas “reformas” para “actualizar” un modelo que ya demostró su ineficacia a lo largo de 50 años y que, gracias a la demostrada “valentía” de los cubanos, amenaza con mantener el sultanato hasta el fin de los tiempos



Gracias Mirian.

En algunos parrafos,resaltado en oscuro por mi, describes muy bien como somos los cubanos.

Y cualquier parecido con algunos aqui, en este foro,y en otros foros y blogs, es pura coincidencia?

Miranda
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 401
Valoración de Comentarios : 188
Puntos : 1110
Fecha de inscripción : 11/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Lo cubano?

Mensaje por Gandalf el Vie Oct 22, 2010 9:56 am

Bien como observe que estaba con letras chiquiticas este post y me recorde aquello de que lo mas bueno y lo mas malo bienen en chiquito.. pues con mucha dificultad lo pude leer pero antes de comenzar cruce mis dedos, para que como se dice todo lo que hables se vuelva al reves..
Creo que resulto, no pienso que los cubanos de pura sepa seamos asi.. mas bien esto se refiere al hombre nuevo creado por el castrismo.

Gandalf
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 3919
Edad : 72
Localización : Tampa
Hobbies : combatir ala dictadura cubana.
Valoración de Comentarios : 2351
Puntos : 6566
Fecha de inscripción : 09/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Lo cubano?

Mensaje por Miranda el Vie Oct 22, 2010 10:05 am

Gracias por su comentario
Acaba de reafirmar lo resaltado por mi.
Y recuerde pinchar en el link,SinEvasion,para que pueda leerlo mejor

Miranda
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 401
Valoración de Comentarios : 188
Puntos : 1110
Fecha de inscripción : 11/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Lo cubano?

Mensaje por El Compañero el Vie Oct 22, 2010 10:08 am

Miranda, amiga, muchas gracias por traer ese interesante articulo de Miriam Celaya. Solo como cordial sugerencia sería bueno quizas una letra un poco más grande para poder disfrutar mejor los argumentos que presenta Miriam.

Sobre el articulo, yo pienso que cuando a una persona le toca vivir en modo de sobrevivencia en un sistema totalitario como el cubano cosas así resultan de algunos como mecanismo desafortunado y triste para subsistir.

Pienso Miriam destaca bien la dualidad de muchos cubanos en el contexto Darwiniano que les toca vivir en Cuba. Miriam trasciende los estereotipos de un pueblo "humorístico" y "sonriente" y según la interpreto nos motiva a ver mas allá de la punta del Iceberg. Por un lado hay "sonrisas" y "humor" por otro lado lo sombrío de los bajos instintos. Me recuerda aquello de los 80 sobre la 'guerra de todo el pueblo' que lejos de ser ejercicio combativo alguno como lo presentaba la propaganda oficial se resumia en el pueblo peleando a diario por migajas, en la cola, en el centro laboral, en la escuela. Esto reciente que hizo el gobierno con los despidos es poner al pueblo a pelear entre si para tristemente aferrarse a un trabajo miseria que representa un sueldo simbolico de $250 pesos.

Presentar esas dualidades es importante cuando se analiza realmente y con objetividad como vive y se comporta la gente en Cuba. Como mismo del otro lado del “humor” esta la “pelea por sobrevivir” igual esta también la triste realidad del suicidio cosa de la que no se habla lo suficiente pero es una realidad en Cuba.

¿Que puedo decir? Así se comportan muchos seres humanos, en este caso el cubano que le tocó la desdicha de sobrevivir en circunstancias hostiles.


Saludos cordiales,

El Compañero

El Compañero
VIP

Cantidad de mensajes : 3535
Localización : "Donde mora la libertad, allí está mi patria."
Valoración de Comentarios : 1960
Puntos : 6405
Fecha de inscripción : 17/12/2007

Ver perfil de usuario http://politicacubana.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Lo cubano?

Mensaje por Invitado el Vie Oct 22, 2010 10:54 am

El régimen kastrista “sabe” cómo “trabajar a los suyos”... “en todas las esferas”... ¡pero ¿quién no lo vivió?... si ya nació en Kuba?!... Incluso se llegó hasta a publicar “Un Libro” que se titulaba:

“Cuba, un País donde se nace por casualidad.”

También existe la Lotería Negativa... Mal que Nos Pese El Decirlo!... y, con La Moral Más Alta que el Pico Turquino:

¡Cubano antes que Kubano!... y “a morirse en eso”, AQUÍ Y AHORA!


http://secretoscuba.cultureforum.net/cubacombate-f10/divide-a-los-tuyos-y-tambien-venceras-t15780.htm


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Lo cubano..??

Mensaje por glezbo el Vie Oct 22, 2010 11:29 am

Excelente articulo de la blogera independiente Miriam Celaya que retrata la exacerbacion de las bajas pasiones y la corrupcion a sazon de los procesos de despidos masivos aplicados por el regimen.

Saludos y respetos, Glezbo.



¿Lo cubano?

por Miriam Celaya del blog Sin Evasion.





Como todo el mundo conoce, es proverbial la tendencia de muchos cubanos a magnificar las cualidades de la naturaleza de la Isla y de sus nativos como si hubiésemos sido elegidos por la gracia divina.

No son pocos los textos –algunos de ellos verdaderas joyas de la sátira­– que se han dedicado a ironizar sobre esa peculiar manía de creernos “los más-más mejores”: los más bailadores, los más pícaros, los más ligones, los más guapos, los mejores amantes, los más cariñosos, los más tomadores (y timadores), los más simpáticos, los más solidarios, los más generosos, los mejores anfitriones, los mejores peloteros y un larguísimo etcétera que, por supuesto, solo incluye integridades. Para mayor dicha, hemos nacido en “la tierra más hermosa que ojos humanos vieron”, por lo que en Cuba están las playas más lindas del mundo, las tierras más fértiles, el clima más bondadoso y se producen el mejor tabaco, el mejor ron, el mejor café …(aquí, un etcétera similar al anterior).

Como si tanta perfección no fuera suficiente, además, estamos tocados por el don de la sabiduría: los cubanos sabemos de todo y nos las sabemos todas. Somos, pues, algo así como una estirpe superior, el resultado de una especie de magma celestial colocado en este mundo para admiración, asombro y envidia de la humanidad.

Lástima que, al parecer, tantas virtudes resultan inútiles a la hora de lidiar con la dura realidad que nos ha tocado; sobre todo la que hemos estado viviendo en el último medio siglo y, en particular, en la coyuntura actual. Desde el pasado 4 de octubre de 2010 entró en fase activa el volcán de despidos que se había anunciado y –hasta donde sé– en las reuniones que se han desarrollado ya en algunos centros de trabajo han quedado relegadas cualidades tan célebres de los cubanos como son la solidaridad y la simpatía, y se están escenificando verdaderas batallas campales de todos contra todos para conservar los puestos de trabajo. Por supuesto, mientras más atractivos son tales puestos, como ocurre con los vinculados al turismo y a otros con similares posibilidades de acceso a la moneda “convertible”, más cruentas son las agresiones y más fuertes las acusaciones de unos contra otros: “¿Por qué me van a sacar a mí y no a Fulanita, que es una corrupta que acepta sobornos?”, “¿Por qué yo y no Mengano, que siempre llega tarde?”. En medio de tanta miseria moral, no han faltado las revelaciones de secretos de alcoba: “Claro, a Ciclanita no la sacan porque es la que se t…… al jefe de la comisión”. Se dice que en días pasados, la reunión de la comisión de despidos de la terminal número 3 del Aeropuerto Internacional fue un verdadero escándalo que sacó al sol una cantidad tal de trapos sucios y corruptelas de los “compañeros” de trabajo, que incluso la Fiscalía va a tomar cartas en el asunto.

Definitivamente, en el momento de la verdad, demasiados son los cubanos que dejan a un lado su cariño y su famoso sentido del humor y se arrancan unos a otros, inmisericordemente, las tiras del pellejo. Y lo peor es que no es una nueva experiencia, igual hacían en las reuniones de los años 70 y 80 del pasado siglo, aquellas en las que se “asignaban” los efectos electrodomésticos en los centros de trabajo y más de 500 trabajadores debían competir en méritos revolucionarios por un solo refrigerador soviético; o también cuando llegaba la hora de repartir una veintena de apartamentos de un nuevo edificio de microbrigada entre centenares de candidatos – los que habían estado trabajando durante años a pleno sol en su construcción y los funcionarios de guayabera que permanecieron todo ese tiempo en sus oficinas refrigeradas– y se desataban súbitamente los odios y las más ácidas acusaciones, no entre los dirigentes del sistema, sino entre los que hasta entonces habían compartido juntos a pie de obra las meriendas y las esperanzas .

A la hora cero, ningún cubano –o casi ninguno, para evitar ser absoluta, aunque todavía no he conocido de ninguna excepción de esta regla– tiene la sabiduría de descubrir dónde está su verdadero enemigo. En la hora cero, el cubano de la Isla, en vez de cerrar filas con sus compañeros de infortunio y plantar bandera y decir: “de aquí no se va nadie o nos vamos todos”, en lugar de decir sin cortapisas lo que piensa y lo que siente, descarga su ira y su frustración contra el compañero, en una actitud ruin, oportunista y agresiva que solo defiende la precariedad de la supervivencia propia. Ningún cubano aquí va a salir con un cartel donde se lea al menos una frase implorante: “No me despidan, tengo familia que mantener”, muchísimo menos señalarán al patrono de siempre. Por estos días cualquier cubano se erige en verdugo de otro, creyendo estúpidamente que eso mantendrá su cuello a salvo.

Se quiebra el mito de la bondad nativa, porque, en el fondo, si de este sistema algo ha calado bien en la conciencia nacional ha sido el miedo, con su máxima expresión externa, la cobardía. Esa es hoy la característica más visible del cubano. El gobierno, que lo sabe bien, tiene la ventaja del poder y de la fuerza, por eso se da el lujo de despedir impunemente a medio millón de trabajadores en apenas seis meses, por eso se permite decidir el momento, el ritmo y la profundidad de las llamadas “reformas” para “actualizar” un modelo que ya demostró su ineficacia a lo largo de 50 años y que, gracias a la demostrada “valentía” de los cubanos, amenaza con mantener el sultanato hasta el fin de los tiempos.

glezbo
Miembro Especial

Cantidad de mensajes : 1705
Edad : 56
Localización : Miami, Florida, USA
Hobbies : everything related to the big blue sea
Valoración de Comentarios : 857
Puntos : 3159
Fecha de inscripción : 05/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Lo cubano?

Mensaje por reynaldo ramos pacheco el Vie Oct 22, 2010 2:38 pm

en tiempos de bonansa , y digo bonansa para ubicar tiempos anteriores , no porque fueran mejores pues los cubanos siempre hemos vivido con el credo en la boca , y si se trata de poner en riesgo , los escasos frijoles alli no hay buena virtud que se sostenga , el quitate tu pa ponerme yo siempre fue una guerra sangrienta entre cubanos , y la mejor arma para ganarla la tiene quien posea el arte de la chivateria y el chantaje ,
armado con un equipo ligero de buceo y en compañia de otro oficial un sabado en la tarde nos echamos al agua , nos basto solo alejarnos unos escasos 100 metros , de la playa y en 20 minutos a lo sumo teniamos acopiado ya mas de medio saco de colas de langosta ,euforicos por el exito de nuestra clandestina tarea, no nos percatamos , que desde la orilla , nos observava la ley vestida de verde olivo un viejo teniente guarda fronteras , no mas tocamos tierra empezo con las amenazas legales , y tambien con la promesa de comunicarle el asunto a nuestro jefe de unidad , en cuanto amaneciera el lunes , pero .....coño justicia divina .......esa misma noche al muy desgraciado le cayo la teja , porque mientras cumplia , con mi servicio de guardia , la brisa marina trajo hasta mis narices un fuerte olor a gasolina .. y que creen ?, si lo sorprendi robandose la gasolina de nuestra unidad ,entonces hay mismo , vinieron los hayes , los perdones , y el no vallas a decirle nada a nadie , eso si me aclaro muy bien que en la mañana el estaba jodiendo con nosotros , que nunca penso , decirle nada a nuestro jefe , que el no era nigun chivato no le dije nada solo , un <termina ,secamente y en tono amenazante. el asunto de la langosta quedo sellado , creo que los cubanos que quedan alla dentro se van a destrosar un dia , por eso digo siempre que aun una guerra abierta , que termine de una vez con estos males , es necesaria y hasta piadosa .

reynaldo ramos pacheco
Miembro Extremo

Cantidad de mensajes : 2624
Valoración de Comentarios : 1665
Puntos : 4451
Fecha de inscripción : 20/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Lo cubano?

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:04 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.