Secretos de Cuba
Bienvenido[a] visitante al foro Secretos de Cuba. Para escribir un mensaje hay que registrarse, asi evitamos que se nos llene el foro de spam. Pero si no quieres registrarte puedes continuar y leer toda la informacion contenida en el foro.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Facebook
Anuncios
¿Quién está en línea?
En total hay 33 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 33 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1247 el Jue Sep 13, 2007 8:43 pm.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo

Respecto a la normalización de relaciones o el intercambio de presos realizado el miércoles como parte del acuerdo entre Cuba y EEUU

54% 54% [ 42 ]
42% 42% [ 33 ]
4% 4% [ 3 ]

Votos Totales : 78

Secretos de Cuba en Twitter

FELICIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FELICIDAD

Mensaje por WES el Dom Sep 26, 2010 12:55 pm

Felicidad
Por la gracia de la realidad y la naturaleza de la vida, el hombre – cada hombre – es un fin en sí mismo, existe por su propio beneficio, y alcanzar su felicidad es su más alto objetivo moral.

La felicidad no se puede conseguir consintiendo en caprichos emocionales. Felicidad no es satisfacer cualquier deseo irracional en el que tú ciegamente intentes incurrir. La felicidad es un estado de alegría no-contradictoria – una alegría sin pena ni culpa, una alegría que no choca con ninguno de tus otros valores y no actúa en tu propia destrucción; no la alegría de escapar de tu propia mente, sino de usar el máximo poder de tu mente; no la alegría de falsear la realidad, sino de conseguir valores que son reales; no la alegría de un borracho, sino la de un productor. La felicidad es posible solamente para un hombre racional, el hombre que sólo quiere objetivos racionales, busca sólo valores racionales y encuentra su alegría sólo en acciones racionales.

Del mismo modo que yo soporto mi vida, no a través de robos o limosnas, sino a través de mi propio esfuerzo, tampoco busco derivar mi felicidad a través del perjuicio o el favor de otros, sino ganarla a través de mis propios logros. Del mismo modo que yo no considero el placer de otros como el objetivo de mi vida, tampoco considero mi placer como el objetivo de las vidas de otros. Del mismo modo que no hay contradicciones en mis valores ni conflictos entre mis deseos – tampoco hay víctimas ni conflictos de interés entre hombres racionales, hombres que no desean lo inmerecido y no se miran entre ellos con una lujuria de caníbal, hombres que ni hacen sacrificios ni los aceptan.

Pero ni vida ni felicidad pueden obtenerse persiguiendo caprichos irracionales. Así como el hombre es libre de intentar sobrevivir de cualquier manera al azar pero perecerá a menos que viva como su naturaleza requiere, también es libre de buscar su felicidad a través de cualquier fraude insensato, pero la tortura de la frustración es todo lo que hallará a menos que busque la felicidad apropiada al hombre. El objetivo de la moralidad es enseñarte, no a sufrir y a morir, sino a disfrutar y a vivir.
. . .

La felicidad es el estado de éxito en la vida, el dolor es un agente de la muerte. La felicidad es ese estado de consciencia que procede de alcanzar los valores de uno. Una moralidad que se atreve a decirte que encuentres felicidad en renunciar a tu felicidad – que valores el fracaso de tus valores – es una insolente negación de la moralidad. Una doctrina que te ofrece como ideal el papel de un animal expiatorio buscando ser inmolado en los altares de otros, te está dando la muerte como tu criterio.

La felicidad es ese estado de consciencia que procede del logro de los propios valores. Si un hombre valora el trabajo productivo, su felicidad es la medida de su éxito en el servicio de su vida. Pero si un hombre valora la destrucción, como un sádico – o la auto-tortura, como un masoquista – o la vida después de la muerte, como un místico – o antojos insensatos, como el conductor de un coche acelerado – su supuesta felicidad es la medida de su éxito en el servicio de su propia destrucción. Debemos añadir que el estado emocional de todos esos irracionalistas no puede propiamente ser llamado felicidad o ni siquiera placer: es solamente un momento de alivio en su crónico estado de terror.

Ni vida ni felicidad pueden lograrse persiguiendo caprichos irracionales. Así como el hombre es libre de tratar de sobrevivir por cualquier medio al azar, como un parásito, un vagabundo o un saqueador, pero no es libre de tener éxito en ello más allá del alcance del momento – igualmente él es libre de buscar su felicidad a través de cualquier fraude irracional, cualquier capricho, cualquier ilusión, cualquier necio escape de la realidad, pero no es libre de tener éxito en ello más allá del alcance del momento ni de escapar las consecuencias.



GLOSARIO






WES
Miembro Activo

Cantidad de mensajes : 422
Valoración de Comentarios : 218
Puntos : 1091
Fecha de inscripción : 11/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.